Psicologia

stdClass Object
(
    [id] => 320
    [title] => Cómo tratar a los psicópatas en la vida personal o laboral
    [alias] => tratar-psicopatas
    [catid] => 37
    [published] => 1
    [introtext] => 

Han existido desde siempre desbaratando vidas con golpes físicos y emocionales. No son más abundantes o frecuentes que antes. Más bien, incluso, todo lo contrario conforme se conocen sus mañas y maneras para hacer daño ya que se van acorralando de algún modo u otro. Con eso se impide que sigan alimentándose de más víctimas, a veces, de extrema vulnerabilidad como los ancianos o los niños pequeños. Bien es verdad que los psicópatas extienden sus redes en todos los ámbitos de la vida haciéndose fuertes especialmente en los cuatro muros del hogar, pero eso, desgraciadamente, no quita para que también lo encontremos en otras áreas de la vida. De hecho, aunque juegan al despiste, que esta es una de sus características, las personas tóxicas que entran en esta categoría lo son en todos los aspectos vitales. No lo son con unos y con otros no. Su forma de conducirse es siempre la misma. Y, reitero, si hacen más daño en el hogar es porque allí se espera de sus miembros un mínimo de amor, comprensión y empatía que estos individuos no poseen. 

Lo que debes saber antes de empezar: cómo se comportan los psicópatas

Hay algunos que están en las cárceles porque han traspasado todas las líneas rojas, pero estos son una minoría. Desgraciadamente, la inmensa mayoría están integrados en la sociedad, algunos tanto que se consideran respetados padres de familia e, incluso, miembros brillantes de la sociedad. La triste verdad es otra, una más cruel que solo se conoce con el tiempo, a veces mucho (años o décadas). ¿Y eso por qué? Sencillamente por sus características. Y estas son las que siguen: 

1.- Se esconden bajo una máscara de buenas maneras

Y ponen especial celo en ello. De tal forma que los que están alrededor de sus víctimas ni de lejos sospechan que un ser así esté detrás de sonrisas educadas y modos corteses. Para ellos es fundamental que nadie sospeche lo que están haciendo desplegando sus tentáculos de destrucción incluso hasta llegar al gasligting o la destrucción total de su víctima.

2.- Los psicópatas son egoístas, egocéntricos y narcisistas

Todo ello y por ese orden, aunque no todas las personas con estas características llegan a este punto de personalidad, el cual es uno de los vértices de la conocida como triada oscura (los otros dos son el sadismo y el maquiavelismo). El psicópata es siempre un narcisista, un ser que solo mira sus necesidades sin importarle la de los demás, aunque en esos demás se incluyan sus propios hijos. Todo su mundo gira en lo que les conviene, les da placer o les interesa desechando sin piedad y contemplación cuando ya han usado a esa persona. 

3.- Usan los seres más vulnerables que están a su alrededor para conseguir sus fines

Por eso los psicópatas suelen elegir como parejas a personas con autoestima baja o que están pasando un mal momento o que han sido criadas en entornos de delación y han desarrollado indefensión aprendida. Tienen un radar especial para ello y no dudan de valerse de estos seres para conseguir lo que quieren. Puede ser placer, dinero, posición social o alguien que trabaje gratuitamente para ellos. A la par, se emplean en criar a hijos (si los llegan a tener) vulnerables que no pongan en duda su autoridad, su falso amor o que desarrollen las herramientas necesarias para desenmascararlos en un futuro.  Para ello no dudarán en machacar emocionalmente a sus vástagos haciéndolos sentir culpables por todo. Con ello se aseguran un ejército fiel de seguidores que les sirve para alimentar su ego.

4.- A los psicópatas solo les interesan ganar y el poder 

Aunque se les llene la boca de grandes palabras como amor, espíritu cívico, dignidad o moralidad, no llegan a comprender los pliegues de lo que estos grandes dones significan. Tanta es la cantidad de veneno que acumulan en su interior que no tienen ningún sentimiento de empatía, piedad o cariño. Todo ello es fingido. A poco que los vayas conociendo (desgraciadamente para ello se necesita tiempo) te darás cuenta que no se corresponde lo que dicen de boca para afuera con lo que hacen cuando las puertas se cierran. El fingimiento, por tanto, es una de sus armas fundamentales para sobreponerse a los otros.  

5.- De cara a la galería se esfuerzan por dar un aspecto agradable y amigable

Y esto es importante porque los psicópatas extienden sus redes allí donde no están identificados. Una vez te has dado cuenta lo que son tienen más difícil hacerte daño o exprimir tus dones al máximo. Por eso, ellos trabajan mucho sus formas, su aspecto físico e, incluso, pueden parecer extremadamente amables y educados. 

6.- No cambian y aún no se sabe muy bien cómo tratarlos 

Y aquí comienzo diciendo desde ya que ni lo intentes. Lo único que conseguirás es desgastarte hasta límites insanos o que descarguen sus iras (emocionales, psicológicas, físicas…) con más facilidad. De hecho, ya hay una corriente de psiquiatras (como el famoso Iñaki Piñuel, autor de Amor Zero) que abogan por no tratarlos en terapia. ¿Por qué? Porque ellos no pretenden el crecimiento personal, como cualquier otra persona que busca ayuda profesional, sino que van tomando herramientas para seguir extendiendo sus redes con más eficacia y de una forma más sibilina. Esto es, la supuesta terapia la utilizan para recoger más datos que luego utilizarán para manipular con más acierto a sus víctimas. 

7.- Los psicópatas no tienen remordimiento y no paran

Y esta es una de sus características principales, aparte de la falta absoluta de empatía. Es más, te harán creer una y otra vez que la responsabilidad de todo lo que pasa siempre es tuya. Además, son maestros en el arte de crear sentimientos de culpa, situaciones de extremo estrés para las personas que están a su alrededor y un ancho mar de infelicidad. Si, de alguna manera u otra, le intentas explicar que te sientes mal y que esto o aquello te ha dolido, te saldrá con la frase: “… es que tú eres muy sensible”… “no he hecho nada”… “todo te lo tomas a la tremenda”… Si te sientes dolido (y además cada día con más frecuencia), pon el sistema de alerta. Ese dolor es real y no inventado por ti. Quizás necesites desenmascarar a un psicópata.  

8.- Son vampiros emocionales que aíslan a sus víctimas de familia, amigos y vida social

Porque así los utilizan con mayor facilidad. En el amor encandilan a sus víctimas nada más conocerlas con unas artes de seducción afinadas pero que no se corresponden con un corazón generoso. Suelen hacer las cosas muy rápido, tanto que a la otra persona no le da tiempo a reaccionar, pensar o reflexionar. A poco que se dé cuenta se encontrará entre las cuatro paredes de la casa sin poder desarrollar una mínima vida social o laboral satisfactoria. Además, se las apaña para desbaratar cualquier plan de independencia del otro. Este tipo de hilos venenosos se extienden en todos los ámbitos de la vida: desde la familia tóxica que no permite crecer a sus miembros hasta los ambientes enrarecidos del trabajo. Aquí, además, encuentran su habitat natural para desplegar sus redes en aras a la productividad, profesionalidad o eficacia. 

Entonces, qué hago si tengo psicópatas en el trabajo 

Aunque pueda parecer lo contrario, aquí es un poco más fácil ya que siempre se puede cambiar de empleo o pedir un traslado. Eso sí, tendrás más difícil reconocer a estas personalidades por la esencia misma del entorno. Dificultad no implica imposibilidad. Por eso, vamos a intentar desbaratar sus planes. 

1.- Es difícil pero intenta que no te saquen de tus casillas

Ya sea un superior o un compañero. La calma les molesta así como las personas centradas que saben lo que quieren en la vida. Eso es como un espejo que les devuelve lo que no tienen. Se las apañan para hacer que hagas cosas a tontas y a locas o que falles a ojos de los otros. Por eso, debes tener siempre muy presente que ese es su problema y no el tuyo. Condúcete con honestidad y eficacia. Si es alguien que está bajo tus órdenes, en cuanto tengas oportunidad, sácalo del grupo. Este tipo de personalidades envenenan los mejores ambientes laborales. 

2.- A los psicópatas les molesta los seres con luz que brillan con su personalidad e ideas 

Por eso, no les de opción a que se apropie de tu trabajo o que se pongan medallas a tu costa. Si ves que algo así hace, ya lo tienes identificado y es necesario que te pongas a actuar cuanto antes. Además, si intuyen que eres una persona inteligente y creativa vas a ser el blanco de sus iras. No es cuestión de ocultar lo que vales (entonces estarían ganando de verdad) pero sí de ofrecerlo donde se valore abiertamente.  

3.- No te lo tomes como algo personal. Son ellos y no tú 

Como son maestros en generar culpa, te harán creer que toda la responsabilidad es tuya, que algo hay en ti que va mal. Cuida tu autoestima y no dudes en recurrir al empoderamiento para librarte de sus garras. Si te dice que eres tú y no acepta ninguna parte de responsabilidad en el asunto cuando, a las claras, se ve que hay algo, ten presente que te están manipulando, táctica en la que son maestros. El Síndrome del Burnout está creado, en buena parte, por personalidades de este tipo.  

4.- Pon límites de todo tipo para que no entren en tu espacio

En este sentido es importante que te alejes de confidencias  y que te inhibas de contar asuntos personales o los detalles de tu vida familiar. Los psicópatas se las apañan para enterarse de todo lo tuyo y no con la sana intención de ayudar (eso es lo que hacen creer) sino para tener datos en tu contra. No le des nunca esas herramientas. Cuando llegues a un sitio nuevo pon una barrera hasta conocer las intenciones de los que allí se encuentran. 

5.- Si no puedes manejar la situación, busca otro empleo, destino o departamento  

Porque, como hemos anotado, este tipo de personalidades no cambian nunca y, además, la única manera de alejarse de sus garras es poner tierra de por medio. Ten en cuenta que, en este caso la huida es una gran victoria y no una cobardía. 

Más difícil aún: cuando los psicópatas forman parte de tu vida personal

Desafortunadamente, aquí solo cabe el alejamiento y el contacto cero. Y las más de las veces no es una tarea fácil. Así que mientras eso llega o es posible ten en cuenta lo siguiente:

1.- Haz lo posible para que no lean tus emociones aunque sea difícil

No cuentes tus planes y prepárate si estás pensando en una separación o un divorcio. Llegado el momento no va a cooperar (como te hará creer) y te situará en una posición de extrema vulnerabilidad. Por eso, debes realizar esta retirada con discreción, sigilo y una gran dosis de inteligencia emocional.  

2.- No caigas en sus redes a través de la lástima o el perdón constante y no sincero 

Porque los psicópatas son maestros del apego tóxico, de un día te quiero y al otro te odio, de las reconciliaciones constantes, de los momentos de volver a intentar, de las nuevas oportunidades. Nada de eso funciona. Lo único que consiguen con esto es desbaratar emocionalmente aún más a sus víctimas y de seguir alimentando su narcisismo. Con estas tácticas van cogiendo ese poder que tanto buscan. No se lo des. Cuando hayas tomado la decisión de apartarte y del contacto cero (cuanto antes te des cuenta de la catadura del individuo que está delante), mucho mejor.  

3.- Pide ayuda para aumentar tu autoestima si hiciera falta

Y esta puede provenir de cualquier ámbito. No temas buscar un profesional de la psicología o hacerte con algún grupo de apoyo. Eso sí, si en un primer momento el acompañamiento es necesario, tienes que hacer un esfuerzo para ganar en empoderamiento constante y soltar amarras en cuanto puedas. Dentro de la ayuda también se encuentra el conocimiento: lee sobre el tema, pregunta, investiga, indaga… Cuanto más sepas, mejor saldrás de la situación. 

4.- Hazle creer que han ganado o, directamente, déjales hacerlo

Embarcarse en una guerra constante con estas personas es, simplemente, dejarse la vida en ello y muy pronto te darás cuenta. Por eso, es importante que alimentes tu independencia y libertad en todos los sentidos (económico, personal, anímico, vital, familiar…) y que pases página lo más pronto posible. Cuanto más tiempo estés en el enredo de los psicópatas, más tardarás en hacerte con las riendas de tu vida y caminar hacia la felicidad que mereces.

5.- Mientras te sientas vulnerable, no hables mal de él o ella 

Porque su ira se volverá contra ti. Recuerda que este tipo de perfiles oscuros cuidan mucho su imagen hacia los demás. En cuanto puedas (o la ocasión lo requiera) no dejes de desahogarte con personas de tu absoluta confianza. También debes tener cuidado con conocidos, relaciones o amigos mutuos. Este tipo de personas son expertos en crear bandos enfrentados entre sí.  

6.- Ten siempre presente que con los psicópatas solo cabe el contacto cero y el alejamiento: que esto sea tu meta 

Y no hay otra. Con ellos no valen las medias tintas, el ser amigos, el verse de vez en cuando… Si  accedes a ello, le sigues dando herramientas para la manipulación, el chantaje y que vuelva a utilizarte de una manera incluso más vil. Con este tipo de personas, cuanto menos hables mucho mejor.  

7.- Pon límites y no permitas que te chantajee 

En este reto de contacto cero, pon límites. Aunque tengáis hijos pequeños en común (lo más difícil de gestionar), no permitas que entre en tu espacio físico o emocional. Suelen enarbolar la bandera del bien común, pero tú ya sabes que eso no es verdad. Así que queda siempre en un lugar público y no permitas que envenene tu hogar, nuevas amistades (o antiguas) o tu esperanzador proyecto de vida.  

8.- Busca apoyo en la familia, los amigos e, incluso, en personal profesional

Porque de aquí no se sale solo. Los psicópatas dejan a sus víctimas hundidas emocionalmente por un buen tiempo y lo siguen intentando constantemente. Las herramientas para deshacerte de sus artes son complicadas y eso no se consigue de la noche a la mañana. Pide ayuda sin anclarte en el pesado. Recuerda que tu meta es convertirte en la mejor versión de ti mismo. 

9.- Céntrate en lo que verdaderamente importa para ti y no pienses en él o ella

Cuanto menos rumies, mucho mejor. Haz un plan de vida e intenta no apartarte mucho de lo que te has propuesto (para no caer en el desánimo). Analiza cuáles son tus puntos fuertes y cómo puedes empezar a andar sin esta persona en tu vida. En cuanto des el primer paso los otros serán más fáciles.  

10.- Los psicópatas dejan una huella imborrable en el alma. Utilízala para construir una mejor versión de ti mism@

Y es innegable. Sus heridas son tantas que es imposible borrar todas las cicatrices. Tú decides si quieres regodearte en ellas y no avanzar o ser como las piezas japonesas de Kintsugi. Aquí las roturas se pegan con oro líquido para conseguir un objeto aún más bello. El símil en el plano espiritual es la resilencia que te hace más fuerte y sabio al superar los embates de la vida.  

Recuerda siempre: apartamiento y contacto cero. Este es la meta ideal que debes conseguir. Si no es posible por tu situación personal, lo que más se acerque a ese ideal.  

Por Candela Vizcaíno | Doctora en Comunicación por la Universidad de Sevilla

[fulltext] => [video] => [gallery] => [extra_fields] => [] [extra_fields_search] => [created] => 2020-01-15 17:52:24 [created_by] => 953 [created_by_alias] => [checked_out] => 0 [checked_out_time] => 0000-00-00 00:00:00 [modified] => 0000-00-00 00:00:00 [modified_by] => 0 [publish_up] => 2020-01-15 17:52:24 [publish_down] => 0000-00-00 00:00:00 [trash] => 0 [access] => 1 [ordering] => 24 [featured] => 0 [featured_ordering] => 0 [image_caption] => [image_credits] => [video_caption] => [video_credits] => [hits] => 184 [params] => Joomla\Registry\Registry Object ( [data:protected] => stdClass Object ( [enable_css] => 0 [jQueryHandling] => 1.8remote [backendJQueryHandling] => remote [userName] => 1 [userImage] => 1 [userDescription] => 1 [userURL] => 1 [userEmail] => 0 [userFeedLink] => 1 [userFeedIcon] => 1 [userItemCount] => 10 [userItemTitle] => 1 [userItemTitleLinked] => 1 [userItemDateCreated] => 1 [userItemImage] => 1 [userItemIntroText] => 1 [userItemCategory] => 1 [userItemTags] => 1 [userItemCommentsAnchor] => 1 [userItemReadMore] => 1 [userItemK2Plugins] => 1 [tagItemCount] => 10 [tagItemTitle] => 1 [tagItemTitleLinked] => 1 [tagItemDateCreated] => 1 [tagItemImage] => 1 [tagItemIntroText] => 1 [tagItemCategory] => 1 [tagItemReadMore] => 1 [tagItemExtraFields] => 0 [tagOrdering] => [tagFeedLink] => 1 [tagFeedIcon] => 1 [genericItemCount] => 10 [genericItemTitle] => 1 [genericItemTitleLinked] => 1 [genericItemDateCreated] => 1 [genericItemImage] => 1 [genericItemIntroText] => 1 [genericItemCategory] => 1 [genericItemReadMore] => 1 [genericItemExtraFields] => 0 [genericFeedLink] => 1 [genericFeedIcon] => 1 [feedLimit] => 10 [feedItemImage] => 1 [feedImgSize] => S [feedItemIntroText] => 1 [feedTextWordLimit] => [feedItemFullText] => 1 [feedItemTags] => 0 [feedItemVideo] => 0 [feedItemGallery] => 0 [feedItemAttachments] => 0 [feedBogusEmail] => [introTextCleanup] => 0 [introTextCleanupExcludeTags] => [introTextCleanupTagAttr] => [fullTextCleanup] => 0 [fullTextCleanupExcludeTags] => [fullTextCleanupTagAttr] => [xssFiltering] => 0 [linkPopupWidth] => 900 [linkPopupHeight] => 600 [imagesQuality] => 95 [itemImageXS] => 100 [itemImageS] => 200 [itemImageM] => 600 [itemImageL] => 800 [itemImageXL] => 1200 [itemImageGeneric] => 300 [catImageWidth] => 1200 [catImageDefault] => 1 [userImageWidth] => 100 [userImageDefault] => 1 [commenterImgWidth] => 48 [onlineImageEditor] => splashup [imageTimestamp] => 0 [imageMemoryLimit] => [socialButtonCode] => [twitterUsername] => [facebookImage] => Medium [comments] => 1 [commentsOrdering] => DESC [commentsLimit] => 10 [commentsFormPosition] => below [commentsPublishing] => 1 [commentsReporting] => 2 [commentsReportRecipient] => [inlineCommentsModeration] => 0 [gravatar] => 1 [antispam] => 0 [recaptchaForRegistered] => 1 [akismetForRegistered] => 1 [commentsFormNotes] => 1 [commentsFormNotesText] => [frontendEditing] => 1 [showImageTab] => 1 [showImageGalleryTab] => 1 [showVideoTab] => 1 [showExtraFieldsTab] => 1 [showAttachmentsTab] => 1 [showK2Plugins] => 1 [sideBarDisplayFrontend] => 0 [mergeEditors] => 1 [sideBarDisplay] => 1 [attachmentsFolder] => [hideImportButton] => 1 [googleSearch] => 0 [googleSearchContainer] => k2GoogleSearchContainer [K2UserProfile] => 0 [redirect] => 113 [adminSearch] => simple [cookieDomain] => [taggingSystem] => 1 [lockTags] => 0 [showTagFilter] => 0 [k2TagNorm] => 0 [k2TagNormCase] => lower [k2TagNormAdditionalReplacements] => [recaptcha_public_key] => [recaptcha_private_key] => [recaptcha_theme] => clean [recaptchaOnRegistration] => 0 [akismetApiKey] => [stopForumSpam] => 0 [stopForumSpamApiKey] => [showItemsCounterAdmin] => 1 [showChildCatItems] => 1 [disableCompactOrdering] => 0 [metaDescLimit] => 150 [enforceSEFReplacements] => 0 [SEFReplacements] => À|A, Á|A, Â|A, Ã|A, Ä|A, Å|A, à|a, á|a, â|a, ã|a, ä|a, å|a, Ā|A, ā|a, Ă|A, ă|a, Ą|A, ą|a, Ç|C, ç|c, Ć|C, ć|c, Ĉ|C, ĉ|c, Ċ|C, ċ|c, Č|C, č|c, Ð|D, ð|d, Ď|D, ď|d, Đ|D, đ|d, È|E, É|E, Ê|E, Ë|E, è|e, é|e, ê|e, ë|e, Ē|E, ē|e, Ĕ|E, ĕ|e, Ė|E, ė|e, Ę|E, ę|e, Ě|E, ě|e, Ĝ|G, ĝ|g, Ğ|G, ğ|g, Ġ|G, ġ|g, Ģ|G, ģ|g, Ĥ|H, ĥ|h, Ħ|H, ħ|h, Ì|I, Í|I, Î|I, Ï|I, ì|i, í|i, î|i, ï|i, Ĩ|I, ĩ|i, Ī|I, ī|i, Ĭ|I, ĭ|i, Į|I, į|i, İ|I, ı|i, Ĵ|J, ĵ|j, Ķ|K, ķ|k, ĸ|k, Ĺ|L, ĺ|l, Ļ|L, ļ|l, Ľ|L, ľ|l, Ŀ|L, ŀ|l, Ł|L, ł|l, Ñ|N, ñ|n, Ń|N, ń|n, Ņ|N, ņ|n, Ň|N, ň|n, ʼn|n, Ŋ|N, ŋ|n, Ò|O, Ó|O, Ô|O, Õ|O, Ö|O, Ø|O, ò|o, ó|o, ô|o, õ|o, ö|o, ø|o, Ō|O, ō|o, Ŏ|O, ŏ|o, Ő|O, ő|o, Ŕ|R, ŕ|r, Ŗ|R, ŗ|r, Ř|R, ř|r, Ś|S, ś|s, Ŝ|S, ŝ|s, Ş|S, ş|s, Š|S, š|s, ſ|s, Ţ|T, ţ|t, Ť|T, ť|t, Ŧ|T, ŧ|t, Ù|U, Ú|U, Û|U, Ü|U, ù|u, ú|u, û|u, ü|u, Ũ|U, ũ|u, Ū|U, ū|u, Ŭ|U, ŭ|u, Ů|U, ů|u, Ű|U, ű|u, Ų|U, ų|u, Ŵ|W, ŵ|w, Ý|Y, ý|y, ÿ|y, Ŷ|Y, ŷ|y, Ÿ|Y, Ź|Z, ź|z, Ż|Z, ż|z, Ž|Z, ž|z, α|a, β|b, γ|g, δ|d, ε|e, ζ|z, η|h, θ|th, ι|i, κ|k, λ|l, μ|m, ν|n, ξ|x, ο|o, π|p, ρ|r, σ|s, τ|t, υ|y, φ|f, χ|ch, ψ|ps, ω|w, Α|A, Β|B, Γ|G, Δ|D, Ε|E, Ζ|Z, Η|H, Θ|Th, Ι|I, Κ|K, Λ|L, Μ|M, Ξ|X, Ο|O, Π|P, Ρ|R, Σ|S, Τ|T, Υ|Y, Φ|F, Χ|Ch, Ψ|Ps, Ω|W, ά|a, έ|e, ή|h, ί|i, ό|o, ύ|y, ώ|w, Ά|A, Έ|E, Ή|H, Ί|I, Ό|O, Ύ|Y, Ώ|W, ϊ|i, ΐ|i, ϋ|y, ς|s, А|A, Ӑ|A, Ӓ|A, Ә|E, Ӛ|E, Ӕ|E, Б|B, В|V, Г|G, Ґ|G, Ѓ|G, Ғ|G, Ӷ|G, y|Y, Д|D, Е|E, Ѐ|E, Ё|YO, Ӗ|E, Ҽ|E, Ҿ|E, Є|YE, Ж|ZH, Ӂ|DZH, Җ|ZH, Ӝ|DZH, З|Z, Ҙ|Z, Ӟ|DZ, Ӡ|DZ, Ѕ|DZ, И|I, Ѝ|I, Ӥ|I, Ӣ|I, І|I, Ї|JI, Ӏ|I, Й|Y, Ҋ|Y, Ј|J, К|K, Қ|Q, Ҟ|Q, Ҡ|K, Ӄ|Q, Ҝ|K, Л|L, Ӆ|L, Љ|L, М|M, Ӎ|M, Н|N, Ӊ|N, Ң|N, Ӈ|N, Ҥ|N, Њ|N, О|O, Ӧ|O, Ө|O, Ӫ|O, Ҩ|O, П|P, Ҧ|PF, Р|P, Ҏ|P, С|S, Ҫ|S, Т|T, Ҭ|TH, Ћ|T, Ќ|K, У|U, Ў|U, Ӳ|U, Ӱ|U, Ӯ|U, Ү|U, Ұ|U, Ф|F, Х|H, Ҳ|H, Һ|H, Ц|TS, Ҵ|TS, Ч|CH, Ӵ|CH, Ҷ|CH, Ӌ|CH, Ҹ|CH, Џ|DZ, Ш|SH, Щ|SHT, Ъ|A, Ы|Y, Ӹ|Y, Ь|Y, Ҍ|Y, Э|E, Ӭ|E, Ю|YU, Я|YA, а|a, ӑ|a, ӓ|a, ә|e, ӛ|e, ӕ|e, б|b, в|v, г|g, ґ|g, ѓ|g, ғ|g, ӷ|g, y|y, д|d, е|e, ѐ|e, ё|yo, ӗ|e, ҽ|e, ҿ|e, є|ye, ж|zh, ӂ|dzh, җ|zh, ӝ|dzh, з|z, ҙ|z, ӟ|dz, ӡ|dz, ѕ|dz, и|i, ѝ|i, ӥ|i, ӣ|i, і|i, ї|ji, Ӏ|i, й|y, ҋ|y, ј|j, к|k, қ|q, ҟ|q, ҡ|k, ӄ|q, ҝ|k, л|l, ӆ|l, љ|l, м|m, ӎ|m, н|n, ӊ|n, ң|n, ӈ|n, ҥ|n, њ|n, о|o, ӧ|o, ө|o, ӫ|o, ҩ|o, п|p, ҧ|pf, р|p, ҏ|p, с|s, ҫ|s, т|t, ҭ|th, ћ|t, ќ|k, у|u, ў|u, ӳ|u, ӱ|u, ӯ|u, ү|u, ұ|u, ф|f, х|h, ҳ|h, һ|h, ц|ts, ҵ|ts, ч|ch, ӵ|ch, ҷ|ch, ӌ|ch, ҹ|ch, џ|dz, ш|sh, щ|sht, ъ|a, ы|y, ӹ|y, ь|y, ҍ|y, э|e, ӭ|e, ю|yu, я|ya [k2Sef] => 0 [k2SefLabelCat] => contenido [k2SefLabelTag] => etiqueta [k2SefLabelUser] => autor [k2SefLabelSearch] => buscar [k2SefLabelDate] => fecha [k2SefLabelItem] => 0 [k2SefLabelItemCustomPrefix] => [k2SefInsertItemId] => 1 [k2SefItemIdTitleAliasSep] => dash [k2SefUseItemTitleAlias] => 1 [k2SefInsertCatId] => 1 [k2SefCatIdTitleAliasSep] => dash [k2SefUseCatTitleAlias] => 1 [sh404SefLabelCat] => [sh404SefLabelUser] => autor [sh404SefLabelItem] => 2 [sh404SefTitleAlias] => alias [sh404SefModK2ContentFeedAlias] => rss [sh404SefInsertItemId] => 0 [sh404SefInsertUniqueItemId] => 0 [cbIntegration] => 0 [show_page_heading] => [categories] => Array ( [0] => 37 ) [menu_text] => 1 [secure] => 0 [page_title] => Vida sana [page_description] => [page_rights] => [robots] => [inheritFrom] => 0 [num_leading_items] => 0 [num_leading_columns] => 1 [leadingImgSize] => Large [num_primary_items] => 10 [num_primary_columns] => 1 [primaryImgSize] => Medium [num_secondary_items] => 0 [num_secondary_columns] => 1 [secondaryImgSize] => Small [num_links] => 0 [num_links_columns] => 1 [linksImgSize] => XSmall [catCatalogMode] => 0 [catFeaturedItems] => 1 [catOrdering] => rdate [catPagination] => 2 [catPaginationResults] => 0 [catTitle] => 1 [catTitleItemCounter] => 0 [catDescription] => 1 [catImage] => 1 [catFeedLink] => 1 [catFeedIcon] => 1 [subCategories] => 0 [subCatColumns] => 2 [subCatOrdering] => alpha [subCatTitle] => 1 [subCatTitleItemCounter] => 0 [subCatDescription] => 1 [subCatImage] => 1 [catItemTitle] => 1 [catItemTitleLinked] => 1 [catItemFeaturedNotice] => 0 [catItemAuthor] => 1 [catItemDateCreated] => 1 [catItemRating] => 0 [catItemImage] => 1 [catItemIntroText] => 1 [catItemExtraFields] => 0 [catItemHits] => 0 [catItemCategory] => 1 [catItemTags] => 1 [catItemAttachments] => 0 [catItemAttachmentsCounter] => 0 [catItemVideo] => 0 [catItemVideoAutoPlay] => 0 [catItemImageGallery] => 0 [catItemDateModified] => 0 [catItemReadMore] => 1 [catItemCommentsAnchor] => 1 [catItemK2Plugins] => 1 [itemDateCreated] => 1 [itemTitle] => 1 [itemFeaturedNotice] => 0 [itemAuthor] => 1 [itemFontResizer] => 1 [itemPrintButton] => 1 [itemEmailButton] => 1 [itemSocialButton] => 1 [itemVideoAnchor] => 1 [itemImageGalleryAnchor] => 1 [itemCommentsAnchor] => 1 [itemRating] => 1 [itemImage] => 1 [itemImgSize] => Large [itemImageMainCaption] => 1 [itemImageMainCredits] => 1 [itemIntroText] => 1 [itemFullText] => 1 [itemExtraFields] => 1 [itemDateModified] => 0 [itemHits] => 0 [itemCategory] => 1 [itemTags] => 1 [itemAttachments] => 1 [itemAttachmentsCounter] => 1 [itemVideo] => 1 [itemVideoAutoPlay] => 0 [itemVideoCaption] => 1 [itemVideoCredits] => 1 [itemImageGallery] => 1 [itemNavigation] => 1 [itemComments] => 1 [itemTwitterButton] => 0 [itemFacebookButton] => 0 [itemGooglePlusOneButton] => 0 [itemAuthorBlock] => 0 [itemAuthorImage] => 0 [itemAuthorDescription] => 0 [itemAuthorURL] => 0 [itemAuthorEmail] => 0 [itemAuthorLatest] => 0 [itemAuthorLatestLimit] => 5 [itemRelated] => 1 [itemRelatedLimit] => 3 [itemRelatedTitle] => 1 [itemRelatedCategory] => 0 [itemRelatedImageSize] => Small [itemRelatedIntrotext] => 0 [itemRelatedFulltext] => 0 [itemRelatedAuthor] => 0 [itemRelatedMedia] => 1 [itemRelatedImageGallery] => 0 [itemK2Plugins] => 1 [catMetaDesc] => Información y consejos de viajes por España, Europa, Africa, Asia y América. [catMetaKey] => viajes, turismo, vacaciones, viajes por España, viajes Europa, viajes Asia, Viajes Africa, información viajes, qué ver y hacer en... viajes en familia, rutas naturaleza [catMetaAuthor] => Candela Vizcaíno ) [separator] => . ) [metadesc] => Consejos básicos para tratar o convivir con los psicópatas (seres que no saben amar) en el trabajo o en el ámbito personal. [metadata] => robots= author=Candela Vizcaíno [metakey] => psicopatas, psicopata, psicópatas, psicópata, tratar psicópatas, vivir con un psicopata, [plugins] => [language] => * [acy_created] => 2020-01-15 19:09:47 [categoryname] => Vida Sana [categoryid] => 37 [categoryalias] => vida-sana [categoryparams] => {"inheritFrom":"1","theme":"","num_leading_items":"2","num_leading_columns":"1","leadingImgSize":"Large","num_primary_items":"4","num_primary_columns":"2","primaryImgSize":"Medium","num_secondary_items":"4","num_secondary_columns":"1","secondaryImgSize":"Small","num_links":"4","num_links_columns":"1","linksImgSize":"XSmall","catCatalogMode":"0","catFeaturedItems":"1","catOrdering":"","catPagination":"2","catPaginationResults":"1","catTitle":"1","catTitleItemCounter":"1","catDescription":"1","catImage":"1","catFeedLink":"1","catFeedIcon":"1","subCategories":"1","subCatColumns":"2","subCatOrdering":"","subCatTitle":"1","subCatTitleItemCounter":"1","subCatDescription":"1","subCatImage":"1","itemImageXS":"","itemImageS":"","itemImageM":"","itemImageL":"","itemImageXL":"","catItemTitle":"1","catItemTitleLinked":"1","catItemFeaturedNotice":"0","catItemAuthor":"1","catItemDateCreated":"1","catItemRating":"0","catItemImage":"1","catItemIntroText":"1","catItemIntroTextWordLimit":"","catItemExtraFields":"0","catItemHits":"0","catItemCategory":"1","catItemTags":"1","catItemAttachments":"0","catItemAttachmentsCounter":"0","catItemVideo":"0","catItemVideoWidth":"","catItemVideoHeight":"","catItemAudioWidth":"","catItemAudioHeight":"","catItemVideoAutoPlay":"0","catItemImageGallery":"0","catItemDateModified":"0","catItemReadMore":"1","catItemCommentsAnchor":"1","catItemK2Plugins":"1","itemDateCreated":"1","itemTitle":"1","itemFeaturedNotice":"1","itemAuthor":"1","itemFontResizer":"1","itemPrintButton":"1","itemEmailButton":"1","itemSocialButton":"1","itemVideoAnchor":"1","itemImageGalleryAnchor":"1","itemCommentsAnchor":"1","itemRating":"1","itemImage":"1","itemImgSize":"Large","itemImageMainCaption":"1","itemImageMainCredits":"1","itemIntroText":"1","itemFullText":"1","itemExtraFields":"1","itemDateModified":"1","itemHits":"1","itemCategory":"1","itemTags":"1","itemAttachments":"1","itemAttachmentsCounter":"1","itemVideo":"1","itemVideoWidth":"","itemVideoHeight":"","itemAudioWidth":"","itemAudioHeight":"","itemVideoAutoPlay":"0","itemVideoCaption":"1","itemVideoCredits":"1","itemImageGallery":"1","itemNavigation":"1","itemComments":"1","itemTwitterButton":"1","itemFacebookButton":"1","itemGooglePlusOneButton":"1","itemAuthorBlock":"1","itemAuthorImage":"1","itemAuthorDescription":"1","itemAuthorURL":"1","itemAuthorEmail":"0","itemAuthorLatest":"1","itemAuthorLatestLimit":"5","itemRelated":"1","itemRelatedLimit":"5","itemRelatedTitle":"1","itemRelatedCategory":"0","itemRelatedImageSize":"0","itemRelatedIntrotext":"0","itemRelatedFulltext":"0","itemRelatedAuthor":"0","itemRelatedMedia":"0","itemRelatedImageGallery":"0","itemK2Plugins":"1","catMetaDesc":"Noticias sobre salud, hábitos saludables, nutrición, psicología y vida familiar sana. ","catMetaKey":"salud, plantas medicinales, vida sana, alimentación, alimentación sana, nutrición, hábitos saludables, significado de los sueños, interpretación de los sueños, psicología, coaching","catMetaRobots":"","catMetaAuthor":"Candela Vizcaino"} [itemGroup] => leading [category] => TableK2Category Object ( [id] => 37 [name] => Vida Sana [alias] => vida-sana [description] => [parent] => 0 [extraFieldsGroup] => 0 [published] => 1 [image] => [access] => 1 [ordering] => 7 [params] => {"inheritFrom":"1","theme":"","num_leading_items":"2","num_leading_columns":"1","leadingImgSize":"Large","num_primary_items":"4","num_primary_columns":"2","primaryImgSize":"Medium","num_secondary_items":"4","num_secondary_columns":"1","secondaryImgSize":"Small","num_links":"4","num_links_columns":"1","linksImgSize":"XSmall","catCatalogMode":"0","catFeaturedItems":"1","catOrdering":"","catPagination":"2","catPaginationResults":"1","catTitle":"1","catTitleItemCounter":"1","catDescription":"1","catImage":"1","catFeedLink":"1","catFeedIcon":"1","subCategories":"1","subCatColumns":"2","subCatOrdering":"","subCatTitle":"1","subCatTitleItemCounter":"1","subCatDescription":"1","subCatImage":"1","itemImageXS":"","itemImageS":"","itemImageM":"","itemImageL":"","itemImageXL":"","catItemTitle":"1","catItemTitleLinked":"1","catItemFeaturedNotice":"0","catItemAuthor":"1","catItemDateCreated":"1","catItemRating":"0","catItemImage":"1","catItemIntroText":"1","catItemIntroTextWordLimit":"","catItemExtraFields":"0","catItemHits":"0","catItemCategory":"1","catItemTags":"1","catItemAttachments":"0","catItemAttachmentsCounter":"0","catItemVideo":"0","catItemVideoWidth":"","catItemVideoHeight":"","catItemAudioWidth":"","catItemAudioHeight":"","catItemVideoAutoPlay":"0","catItemImageGallery":"0","catItemDateModified":"0","catItemReadMore":"1","catItemCommentsAnchor":"1","catItemK2Plugins":"1","itemDateCreated":"1","itemTitle":"1","itemFeaturedNotice":"1","itemAuthor":"1","itemFontResizer":"1","itemPrintButton":"1","itemEmailButton":"1","itemSocialButton":"1","itemVideoAnchor":"1","itemImageGalleryAnchor":"1","itemCommentsAnchor":"1","itemRating":"1","itemImage":"1","itemImgSize":"Large","itemImageMainCaption":"1","itemImageMainCredits":"1","itemIntroText":"1","itemFullText":"1","itemExtraFields":"1","itemDateModified":"1","itemHits":"1","itemCategory":"1","itemTags":"1","itemAttachments":"1","itemAttachmentsCounter":"1","itemVideo":"1","itemVideoWidth":"","itemVideoHeight":"","itemAudioWidth":"","itemAudioHeight":"","itemVideoAutoPlay":"0","itemVideoCaption":"1","itemVideoCredits":"1","itemImageGallery":"1","itemNavigation":"1","itemComments":"1","itemTwitterButton":"1","itemFacebookButton":"1","itemGooglePlusOneButton":"1","itemAuthorBlock":"1","itemAuthorImage":"1","itemAuthorDescription":"1","itemAuthorURL":"1","itemAuthorEmail":"0","itemAuthorLatest":"1","itemAuthorLatestLimit":"5","itemRelated":"1","itemRelatedLimit":"5","itemRelatedTitle":"1","itemRelatedCategory":"0","itemRelatedImageSize":"0","itemRelatedIntrotext":"0","itemRelatedFulltext":"0","itemRelatedAuthor":"0","itemRelatedMedia":"0","itemRelatedImageGallery":"0","itemK2Plugins":"1","catMetaDesc":"Noticias sobre salud, hábitos saludables, nutrición, psicología y vida familiar sana. ","catMetaKey":"salud, plantas medicinales, vida sana, alimentación, alimentación sana, nutrición, hábitos saludables, significado de los sueños, interpretación de los sueños, psicología, coaching","catMetaRobots":"","catMetaAuthor":"Candela Vizcaino"} [trash] => 0 [plugins] => [language] => * [_tbl:protected] => #__k2_categories [_tbl_key:protected] => id [_tbl_keys:protected] => Array ( [0] => id ) [_db:protected] => JDatabaseDriverMysqli Object ( [name] => mysqli [serverType] => mysql [connection:protected] => mysqli Object ( [affected_rows] => 1 [client_info] => mysqlnd 5.0.12-dev - 20150407 - $Id: 38fea24f2847fa7519001be390c98ae0acafe387 $ [client_version] => 50012 [connect_errno] => 0 [connect_error] => [errno] => 0 [error] => [error_list] => Array ( ) [field_count] => 3 [host_info] => Localhost via UNIX socket [info] => [insert_id] => 0 [server_info] => 5.6.40-84.0-log [server_version] => 50640 [stat] => Uptime: 251350 Threads: 14 Questions: 535738990 Slow queries: 13001 Opens: 4231621 Flush tables: 1 Open tables: 2048 Queries per second avg: 2131.446 [sqlstate] => 00000 [protocol_version] => 10 [thread_id] => 3366850 [warning_count] => 0 ) [nameQuote:protected] => ` [nullDate:protected] => 0000-00-00 00:00:00 [_database:JDatabaseDriver:private] => candelav_joom624 [count:protected] => 132 [cursor:protected] => [debug:protected] => [limit:protected] => 0 [log:protected] => Array ( ) [timings:protected] => Array ( ) [callStacks:protected] => Array ( ) [offset:protected] => 0 [options:protected] => Array ( [driver] => mysqli [host] => localhost [user] => candelav_joom624 [password] => yZU?(Dzm)[,W [database] => candelav_joom624 [prefix] => candv_ [select] => 1 [port] => 3306 [socket] => ) [sql:protected] => SELECT * FROM #__k2_tags WHERE name = 'Psicologia' [tablePrefix:protected] => candv_ [utf:protected] => 1 [utf8mb4:protected] => 1 [errorNum:protected] => 0 [errorMsg:protected] => [transactionDepth:protected] => 0 [disconnectHandlers:protected] => Array ( ) ) [_trackAssets:protected] => [_rules:protected] => [_locked:protected] => [_autoincrement:protected] => 1 [_observers:protected] => JObserverUpdater Object ( [observers:protected] => Array ( ) [doCallObservers:protected] => 1 ) [_columnAlias:protected] => Array ( ) [_jsonEncode:protected] => Array ( ) [_errors:protected] => Array ( ) [link] => /vida-sana.html ) [link] => /vida-sana/tratar-psicopatas.html [printLink] => /vida-sana/tratar-psicopatas.html?print=1&tmpl=component [imageXSmall] => /media/k2/items/cache/eefd4fe8f589e64e0e66a4f2937ae4ae_XS.jpg [imageSmall] => /media/k2/items/cache/eefd4fe8f589e64e0e66a4f2937ae4ae_S.jpg [imageMedium] => /media/k2/items/cache/eefd4fe8f589e64e0e66a4f2937ae4ae_M.jpg [imageLarge] => /media/k2/items/cache/eefd4fe8f589e64e0e66a4f2937ae4ae_L.jpg [imageXLarge] => /media/k2/items/cache/eefd4fe8f589e64e0e66a4f2937ae4ae_XL.jpg [imageGeneric] => /media/k2/items/cache/eefd4fe8f589e64e0e66a4f2937ae4ae_Generic.jpg [cleanTitle] => Cómo tratar a los psicópatas en la vida personal o laboral [numOfComments] => 0 [text] =>

Han existido desde siempre desbaratando vidas con golpes físicos y emocionales. No son más abundantes o frecuentes que antes. Más bien, incluso, todo lo contrario conforme se conocen sus mañas y maneras para hacer daño ya que se van acorralando de algún modo u otro. Con eso se impide que sigan alimentándose de más víctimas, a veces, de extrema vulnerabilidad como los ancianos o los niños pequeños. Bien es verdad que los psicópatas extienden sus redes en todos los ámbitos de la vida haciéndose fuertes especialmente en los cuatro muros del hogar, pero eso, desgraciadamente, no quita para que también lo encontremos en otras áreas de la vida. De hecho, aunque juegan al despiste, que esta es una de sus características, las personas tóxicas que entran en esta categoría lo son en todos los aspectos vitales. No lo son con unos y con otros no. Su forma de conducirse es siempre la misma. Y, reitero, si hacen más daño en el hogar es porque allí se espera de sus miembros un mínimo de amor, comprensión y empatía que estos individuos no poseen. 

Lo que debes saber antes de empezar: cómo se comportan los psicópatas

Hay algunos que están en las cárceles porque han traspasado todas las líneas rojas, pero estos son una minoría. Desgraciadamente, la inmensa mayoría están integrados en la sociedad, algunos tanto que se consideran respetados padres de familia e, incluso, miembros brillantes de la sociedad. La triste verdad es otra, una más cruel que solo se conoce con el tiempo, a veces mucho (años o décadas). ¿Y eso por qué? Sencillamente por sus características. Y estas son las que siguen: 

1.- Se esconden bajo una máscara de buenas maneras

Y ponen especial celo en ello. De tal forma que los que están alrededor de sus víctimas ni de lejos sospechan que un ser así esté detrás de sonrisas educadas y modos corteses. Para ellos es fundamental que nadie sospeche lo que están haciendo desplegando sus tentáculos de destrucción incluso hasta llegar al gasligting o la destrucción total de su víctima.

2.- Los psicópatas son egoístas, egocéntricos y narcisistas

Todo ello y por ese orden, aunque no todas las personas con estas características llegan a este punto de personalidad, el cual es uno de los vértices de la conocida como triada oscura (los otros dos son el sadismo y el maquiavelismo). El psicópata es siempre un narcisista, un ser que solo mira sus necesidades sin importarle la de los demás, aunque en esos demás se incluyan sus propios hijos. Todo su mundo gira en lo que les conviene, les da placer o les interesa desechando sin piedad y contemplación cuando ya han usado a esa persona. 

3.- Usan los seres más vulnerables que están a su alrededor para conseguir sus fines

Por eso los psicópatas suelen elegir como parejas a personas con autoestima baja o que están pasando un mal momento o que han sido criadas en entornos de delación y han desarrollado indefensión aprendida. Tienen un radar especial para ello y no dudan de valerse de estos seres para conseguir lo que quieren. Puede ser placer, dinero, posición social o alguien que trabaje gratuitamente para ellos. A la par, se emplean en criar a hijos (si los llegan a tener) vulnerables que no pongan en duda su autoridad, su falso amor o que desarrollen las herramientas necesarias para desenmascararlos en un futuro.  Para ello no dudarán en machacar emocionalmente a sus vástagos haciéndolos sentir culpables por todo. Con ello se aseguran un ejército fiel de seguidores que les sirve para alimentar su ego.

4.- A los psicópatas solo les interesan ganar y el poder 

Aunque se les llene la boca de grandes palabras como amor, espíritu cívico, dignidad o moralidad, no llegan a comprender los pliegues de lo que estos grandes dones significan. Tanta es la cantidad de veneno que acumulan en su interior que no tienen ningún sentimiento de empatía, piedad o cariño. Todo ello es fingido. A poco que los vayas conociendo (desgraciadamente para ello se necesita tiempo) te darás cuenta que no se corresponde lo que dicen de boca para afuera con lo que hacen cuando las puertas se cierran. El fingimiento, por tanto, es una de sus armas fundamentales para sobreponerse a los otros.  

5.- De cara a la galería se esfuerzan por dar un aspecto agradable y amigable

Y esto es importante porque los psicópatas extienden sus redes allí donde no están identificados. Una vez te has dado cuenta lo que son tienen más difícil hacerte daño o exprimir tus dones al máximo. Por eso, ellos trabajan mucho sus formas, su aspecto físico e, incluso, pueden parecer extremadamente amables y educados. 

6.- No cambian y aún no se sabe muy bien cómo tratarlos 

Y aquí comienzo diciendo desde ya que ni lo intentes. Lo único que conseguirás es desgastarte hasta límites insanos o que descarguen sus iras (emocionales, psicológicas, físicas…) con más facilidad. De hecho, ya hay una corriente de psiquiatras (como el famoso Iñaki Piñuel, autor de Amor Zero) que abogan por no tratarlos en terapia. ¿Por qué? Porque ellos no pretenden el crecimiento personal, como cualquier otra persona que busca ayuda profesional, sino que van tomando herramientas para seguir extendiendo sus redes con más eficacia y de una forma más sibilina. Esto es, la supuesta terapia la utilizan para recoger más datos que luego utilizarán para manipular con más acierto a sus víctimas. 

7.- Los psicópatas no tienen remordimiento y no paran

Y esta es una de sus características principales, aparte de la falta absoluta de empatía. Es más, te harán creer una y otra vez que la responsabilidad de todo lo que pasa siempre es tuya. Además, son maestros en el arte de crear sentimientos de culpa, situaciones de extremo estrés para las personas que están a su alrededor y un ancho mar de infelicidad. Si, de alguna manera u otra, le intentas explicar que te sientes mal y que esto o aquello te ha dolido, te saldrá con la frase: “… es que tú eres muy sensible”… “no he hecho nada”… “todo te lo tomas a la tremenda”… Si te sientes dolido (y además cada día con más frecuencia), pon el sistema de alerta. Ese dolor es real y no inventado por ti. Quizás necesites desenmascarar a un psicópata.  

8.- Son vampiros emocionales que aíslan a sus víctimas de familia, amigos y vida social

Porque así los utilizan con mayor facilidad. En el amor encandilan a sus víctimas nada más conocerlas con unas artes de seducción afinadas pero que no se corresponden con un corazón generoso. Suelen hacer las cosas muy rápido, tanto que a la otra persona no le da tiempo a reaccionar, pensar o reflexionar. A poco que se dé cuenta se encontrará entre las cuatro paredes de la casa sin poder desarrollar una mínima vida social o laboral satisfactoria. Además, se las apaña para desbaratar cualquier plan de independencia del otro. Este tipo de hilos venenosos se extienden en todos los ámbitos de la vida: desde la familia tóxica que no permite crecer a sus miembros hasta los ambientes enrarecidos del trabajo. Aquí, además, encuentran su habitat natural para desplegar sus redes en aras a la productividad, profesionalidad o eficacia. 

Entonces, qué hago si tengo psicópatas en el trabajo 

Aunque pueda parecer lo contrario, aquí es un poco más fácil ya que siempre se puede cambiar de empleo o pedir un traslado. Eso sí, tendrás más difícil reconocer a estas personalidades por la esencia misma del entorno. Dificultad no implica imposibilidad. Por eso, vamos a intentar desbaratar sus planes. 

1.- Es difícil pero intenta que no te saquen de tus casillas

Ya sea un superior o un compañero. La calma les molesta así como las personas centradas que saben lo que quieren en la vida. Eso es como un espejo que les devuelve lo que no tienen. Se las apañan para hacer que hagas cosas a tontas y a locas o que falles a ojos de los otros. Por eso, debes tener siempre muy presente que ese es su problema y no el tuyo. Condúcete con honestidad y eficacia. Si es alguien que está bajo tus órdenes, en cuanto tengas oportunidad, sácalo del grupo. Este tipo de personalidades envenenan los mejores ambientes laborales. 

2.- A los psicópatas les molesta los seres con luz que brillan con su personalidad e ideas 

Por eso, no les de opción a que se apropie de tu trabajo o que se pongan medallas a tu costa. Si ves que algo así hace, ya lo tienes identificado y es necesario que te pongas a actuar cuanto antes. Además, si intuyen que eres una persona inteligente y creativa vas a ser el blanco de sus iras. No es cuestión de ocultar lo que vales (entonces estarían ganando de verdad) pero sí de ofrecerlo donde se valore abiertamente.  

3.- No te lo tomes como algo personal. Son ellos y no tú 

Como son maestros en generar culpa, te harán creer que toda la responsabilidad es tuya, que algo hay en ti que va mal. Cuida tu autoestima y no dudes en recurrir al empoderamiento para librarte de sus garras. Si te dice que eres tú y no acepta ninguna parte de responsabilidad en el asunto cuando, a las claras, se ve que hay algo, ten presente que te están manipulando, táctica en la que son maestros. El Síndrome del Burnout está creado, en buena parte, por personalidades de este tipo.  

4.- Pon límites de todo tipo para que no entren en tu espacio

En este sentido es importante que te alejes de confidencias  y que te inhibas de contar asuntos personales o los detalles de tu vida familiar. Los psicópatas se las apañan para enterarse de todo lo tuyo y no con la sana intención de ayudar (eso es lo que hacen creer) sino para tener datos en tu contra. No le des nunca esas herramientas. Cuando llegues a un sitio nuevo pon una barrera hasta conocer las intenciones de los que allí se encuentran. 

5.- Si no puedes manejar la situación, busca otro empleo, destino o departamento  

Porque, como hemos anotado, este tipo de personalidades no cambian nunca y, además, la única manera de alejarse de sus garras es poner tierra de por medio. Ten en cuenta que, en este caso la huida es una gran victoria y no una cobardía. 

Más difícil aún: cuando los psicópatas forman parte de tu vida personal

Desafortunadamente, aquí solo cabe el alejamiento y el contacto cero. Y las más de las veces no es una tarea fácil. Así que mientras eso llega o es posible ten en cuenta lo siguiente:

1.- Haz lo posible para que no lean tus emociones aunque sea difícil

No cuentes tus planes y prepárate si estás pensando en una separación o un divorcio. Llegado el momento no va a cooperar (como te hará creer) y te situará en una posición de extrema vulnerabilidad. Por eso, debes realizar esta retirada con discreción, sigilo y una gran dosis de inteligencia emocional.  

2.- No caigas en sus redes a través de la lástima o el perdón constante y no sincero 

Porque los psicópatas son maestros del apego tóxico, de un día te quiero y al otro te odio, de las reconciliaciones constantes, de los momentos de volver a intentar, de las nuevas oportunidades. Nada de eso funciona. Lo único que consiguen con esto es desbaratar emocionalmente aún más a sus víctimas y de seguir alimentando su narcisismo. Con estas tácticas van cogiendo ese poder que tanto buscan. No se lo des. Cuando hayas tomado la decisión de apartarte y del contacto cero (cuanto antes te des cuenta de la catadura del individuo que está delante), mucho mejor.  

3.- Pide ayuda para aumentar tu autoestima si hiciera falta

Y esta puede provenir de cualquier ámbito. No temas buscar un profesional de la psicología o hacerte con algún grupo de apoyo. Eso sí, si en un primer momento el acompañamiento es necesario, tienes que hacer un esfuerzo para ganar en empoderamiento constante y soltar amarras en cuanto puedas. Dentro de la ayuda también se encuentra el conocimiento: lee sobre el tema, pregunta, investiga, indaga… Cuanto más sepas, mejor saldrás de la situación. 

4.- Hazle creer que han ganado o, directamente, déjales hacerlo

Embarcarse en una guerra constante con estas personas es, simplemente, dejarse la vida en ello y muy pronto te darás cuenta. Por eso, es importante que alimentes tu independencia y libertad en todos los sentidos (económico, personal, anímico, vital, familiar…) y que pases página lo más pronto posible. Cuanto más tiempo estés en el enredo de los psicópatas, más tardarás en hacerte con las riendas de tu vida y caminar hacia la felicidad que mereces.

5.- Mientras te sientas vulnerable, no hables mal de él o ella 

Porque su ira se volverá contra ti. Recuerda que este tipo de perfiles oscuros cuidan mucho su imagen hacia los demás. En cuanto puedas (o la ocasión lo requiera) no dejes de desahogarte con personas de tu absoluta confianza. También debes tener cuidado con conocidos, relaciones o amigos mutuos. Este tipo de personas son expertos en crear bandos enfrentados entre sí.  

6.- Ten siempre presente que con los psicópatas solo cabe el contacto cero y el alejamiento: que esto sea tu meta 

Y no hay otra. Con ellos no valen las medias tintas, el ser amigos, el verse de vez en cuando… Si  accedes a ello, le sigues dando herramientas para la manipulación, el chantaje y que vuelva a utilizarte de una manera incluso más vil. Con este tipo de personas, cuanto menos hables mucho mejor.  

7.- Pon límites y no permitas que te chantajee 

En este reto de contacto cero, pon límites. Aunque tengáis hijos pequeños en común (lo más difícil de gestionar), no permitas que entre en tu espacio físico o emocional. Suelen enarbolar la bandera del bien común, pero tú ya sabes que eso no es verdad. Así que queda siempre en un lugar público y no permitas que envenene tu hogar, nuevas amistades (o antiguas) o tu esperanzador proyecto de vida.  

8.- Busca apoyo en la familia, los amigos e, incluso, en personal profesional

Porque de aquí no se sale solo. Los psicópatas dejan a sus víctimas hundidas emocionalmente por un buen tiempo y lo siguen intentando constantemente. Las herramientas para deshacerte de sus artes son complicadas y eso no se consigue de la noche a la mañana. Pide ayuda sin anclarte en el pesado. Recuerda que tu meta es convertirte en la mejor versión de ti mismo. 

9.- Céntrate en lo que verdaderamente importa para ti y no pienses en él o ella

Cuanto menos rumies, mucho mejor. Haz un plan de vida e intenta no apartarte mucho de lo que te has propuesto (para no caer en el desánimo). Analiza cuáles son tus puntos fuertes y cómo puedes empezar a andar sin esta persona en tu vida. En cuanto des el primer paso los otros serán más fáciles.  

10.- Los psicópatas dejan una huella imborrable en el alma. Utilízala para construir una mejor versión de ti mism@

Y es innegable. Sus heridas son tantas que es imposible borrar todas las cicatrices. Tú decides si quieres regodearte en ellas y no avanzar o ser como las piezas japonesas de Kintsugi. Aquí las roturas se pegan con oro líquido para conseguir un objeto aún más bello. El símil en el plano espiritual es la resilencia que te hace más fuerte y sabio al superar los embates de la vida.  

Recuerda siempre: apartamiento y contacto cero. Este es la meta ideal que debes conseguir. Si no es posible por tu situación personal, lo que más se acerque a ese ideal.  

Por Candela Vizcaíno | Doctora en Comunicación por la Universidad de Sevilla

[event] => stdClass Object ( [BeforeDisplay] => [AfterDisplay] => [AfterDisplayTitle] => [BeforeDisplayContent] => [AfterDisplayContent] => [K2BeforeDisplay] => [K2AfterDisplay] => [K2AfterDisplayTitle] => [K2BeforeDisplayContent] => [K2AfterDisplayContent] => ) )

stdClass Object
(
    [id] => 319
    [title] => Resilencia, la cualidad que te permite crecer con los golpes de la vida
    [alias] => resilencia
    [catid] => 37
    [published] => 1
    [introtext] => 

 

Es otro término que está en boca de todos, como la panacea para todos nuestros males, aunque la resilencia quizás sea una virtud que se acerca mucho a este concepto filosófico. El vocablo comenzó a utilizarse en psicología a mediados de los años sesenta, aunque antes era un tecnicismo aplicado a la construcción o a los productos químicos. Antes de ser piedra angular del crecimiento personal, la palabra resilencia se utilizaba para nombrar la capacidad de ciertos materiales elásticos de volver a su forma original tras someterse a un proceso de estrés. Esto es, era la cualidad (en principio de objetos inanimados) que les permitía no perder su esencia a pesar de someterse a tensiones extremas.  

Pero, ¿qué es la resilencia y cómo nos puede ayudar?

Esta definición nos permite entender qué se espera de una persona que cultiva este don: que no pierda su espíritu positivo y capacidad de amar (las mayores virtudes humanas) a pesar de las vicisitudes. Pero vamos a más, en las últimas décadas el término se ha transformado y se considera que una persona resilente es la que, además, sale fortalecida de los avatares de la vida. Cultivar la resilencia significaría que estaríamos en constante crecimiento espiritual y personal a pesar de graves problemas económicos, duelos complicados, soledad, aislamiento o haber sufrido abuso en cualquiera de sus modalidades. 

¡Ojo! No hay que confundir la resilencia con el aguantar, con el soportar, con el permitir humillaciones o situaciones de injusticia. Es más, las personas que se agarran a esta virtud luchan denodadamente contra este tipo de actos o situaciones. Aunque una infancia feliz con el acompañamiento saludable por parte de adultos responsables es la mejor manera de cultivar la resilencia, hay quienes son socios permanentes de este club a pesar de provenir de una familia tóxica o de situaciones de abusos. La diferencia entre el que tira la toalla y el que quiere seguir adelante (además fortalecido) es la actitud, la cual (ya lo sabemos) no es innata (aunque hay seres de luz que ya vienen de serie) sino que se aprende. 

La resilencia y la fábula del patito feo 

Profundizamos más en el concepto con uno de esos cuentos infantiles con moraleja que debe ser cabecera de todas las familias: el del patio feo. En muy resumidas cuentas el relato nos dice que Mamá Pata puso seis huevos que nacieron todos el mismo día. Cinco de ellos eran blancos, con plumas suaves y sedosas como ella. El sexto era un pequeñajo oscuro con un plumaje extraño y de aspecto patoso. Mamá Pata se pone enseguida a enseñar a sus polluelos los rudimentos de la vida. Muy pronto, los cinco hermanos blancos e iguales entre sí (no olvidemos el matiz) aprenden al dedillo todo aquello que le enseña su madre repitiendo fielmente lo que los patos han hecho de generación en generación desde el inicio de los tiempos. Sin embargo, el sexto patito no logra asimilar todo aquello que se espera de él. Esto, unido a su diferencia física, lo hace objeto de burlas por parte de sus hermanos y del resto de la comunidad pato.

El pequeño patito feo, que así lo llaman, se aparta de sus pares para seguir su camino solo. Intenta nadar, buscar comida y defenderse de los depredadores. El lago es grande y se hace con un hueco donde ser feliz. Así pasa todo el invierno y los demás le pierden la pista a nuestro protagonista hasta que aparece majestuoso, distinto y hermoso convertido en un bello cisne, diferente, por tanto, a los patos de su clan.  

El patito feo que buscó su vida alejado de las burlas y de su ambiente natal no era más que alguien diferente, distinto, de otra “pasta”, que necesitaba otros tiempos y quizás otra forma de educación para embelesar a todos. Pues bien, así son, en definitiva, las personas resilentes: las que brillan y conservan su optimismo y ganas de vivir a pesar de todas las adversidades convirtiéndose en seres mejorados. Por si esto fuera poco, en psicología se admite que la resilencia convierte al que la posee en más sabio incluso, aprendiendo y creciendo con las dificultades que se presentan en la vida. Por tanto, la resilencia sería esa cualidad de no dejarse vencer por circunstancias adversas conservando el optimismo y la convicción íntima de poder superar cualquier percance fortaleciéndose, además, en ese camino. 

Características de las personas abonadas a la residencia

1.- Son flexibles y elásticas como los materiales que, en principio, recibieron este nombre. Saben a ciencia cierta que el fanatismo en cualquier orden de la vida solo trae destrucción. Por eso, afrontan la vida, los contratiempos e, incluso, grandes problemas con humildad reconociendo la parte de responsabilidad que tienen en los mismos y no dejándose amedrentar por lo que no estaba en sus manos. Son capaces de encontrar nuevas salidas cuando parece que no hay solución. 

2.- Hilando con lo de arriba, en la resilencia siempre hay un punto de creatividad, de transformación, de cambio, de hacer las cosas de una manera diferente, de buscar la salida de un modo novedoso. 

3.- Por regla general, son individuos optimistas que confían en su poder de superación. 

4.- Dicho esto, no quita que en algún momento de su vida (o en muchos) hayan superado contratiempos importantes. Se dan casos de personas resilentes que vienen de entornos tremendamente hostiles como guerras, abusos, familias tóxicas, relaciones de parejas dañinas o criados bajo indenfesión aprendida extrema. Como regla general, la vida de estas personas no son un camino de rosas y aceptan con sencillez que la existencia tiene sus luces y sus sombras.  

Más virtudes que otorga la resilencia 

5.- La resilencia supone un constante crecimiento interior que se da la mano con una mayor inteligencia. Aún no se puede vislumbrar si este don es antes o es un proceso que se produce a la par. 

6.- Las personas resilentes saben cuáles son sus puntos débiles y los fuertes. Por supuesto, no tienen super poderes o algo semejante. Simplemente se conocen bien y no se embarcan en situaciones que, a priori, reconocen que se les pueden escapar de las manos. Sopesan hasta dónde pueden llegar y este autoconocimiento aumenta aún más sus potencialidades. 

7.- No se dan por vencidos a la hora de alcanzar sus sueños o sus objetivos más mundanos. Saben que todos los días (o temporadas) no son iguales. Por eso, se caracterizan por la constancia a la hora de conseguir sus metas o de trabajar en cualquier sentido. Las personas resilentes son lo contrario a los individuos caprichosos que se cansan de todo pronto. A veces se conducen con pasión extrema a la hora de trabajar por sus sueños. 

8.- Suelen ser individuos con un marcado objetivismo que no se dejan derrotar por los contratiempos y tampoco se llenan de euforia (aunque se alegren de manera serena) ante cualquier avance. La resilencia hace personas centradas y mesuradas que aceptan de buen grado lo que venga de la vida sin dejarse apabullar por humillaciones o injusticias. 

9.- Las personas resilentes están enamoradas de las posibilidades de la vida y disfrutan absolutamente con todo: con los pequeños gestos en familia, con los momentos con sus seres queridos, con los avances en el trabajo, con los deberes y quehaceres diarios. Eso no quita para que puedan perder la paciencia de manera puntual. 

10.- Ese estar centrados hacen que actúen de manera consciente, como las personas que practican mindfulness u otro método de meditación.  Asimilan que lo de hoy es único y de aquí se puede sacar un aprendizaje. Por eso, no suelen conducirse de manera atolondrada. 

11.- En un alto porcentaje están también bendecidas con el don de la empatía

Practica estos hábitos para que la resilencia se quede en tu vida

Como he anotado un poco más arriba, este bien se construye o se trabaja durante toda la vida. De hecho, las personas que hacen gala de este don con mayor elegancia o fluidez ya han cumplido algunos años. Simplemente admiten que son momentos que van a pasar y que de aquí van a salir con un poso más profundo de sabiduría. Por eso, es una fantástica idea cultivar la resilencia para lo grande y lo pequeño de la existencia. ¿Cómo lo hacemos? 

1.- Cultiva tu autoestima que es la base de este bien, ya que si no tienes una mínima confianza en ti mismo, a duras penas vas a poder salir de cualquier atolladero. Una autoestima sana es el pilar de un espíritu feliz donde la resilencia puede dar todos sus dones. Si has sufrido abuso emocional o has tenido tratos constantes con narcisistas o, peor aún, con  psicópatas, quizás necesites ayuda para levantar tu autovaloración. No pongas pegas para pedir ayuda en este estadio. 

2.- Intenta separarte de los problemas como si no fueras la persona que lo estás sufriendo. Así verás el asunto con mayor objetividad y, por su puesto, con la cabeza más fría. Eso te permitirá buscar soluciones fuera de la emoción negativa que la situación te aporta.

3.- Frecuenta amistades positivas y aléjate de personas tóxicas aunque este es un consejo válido en cualquier circunstancias. Hay almas de luz que van sembrando flores con su espíritu positivo y generoso allí por donde van. Y otras, en cambio, son verdaderos vampiros emocionales que desgastan solo con hablar con ellas. Rodéate de esas personas que son inspiración. Casi sin pretenderlo ellos mismos te abrirán caminos que potenciarán tu resilencia. 

4.- Cultiva el perdón y no te quedes atrapad@ en el pasado. Este bien se cuida en el presente y siempre con las miras puestas en un mañana mejor. Convéncete de que no se puede pedir a quien no puede dar. Aléjate de  la gente tóxica no permitiendo que llenen de veneno tu corazón. Ya sabes que estás en un camino de superación constante. 

5.- Disfruta de las pequeñas cosas de la vida porque este es el alimento de la resilencia. No hace falta una cuenta corriente con muchos ceros para recargarse en la naturaleza, un encuentro con amigos sinceros, disfrutar de lo que ofrece el hogar, disponer la mesa como si fuera fiesta, de la luz del atardecer e, incluso, de los días de niebla. 

6.- Lleva una vida consciente, importante para tu felicidad. Eso te ayudará a darte cuenta que dentro de los desafíos se esconden retos de superación. 

7.- Ponte metas objetivas y recuerda que el mundo se conquista paso a paso. No intentes hacerlo todo de golpe porque, de ser así, lo único que conseguirás será caer en la ansiedad y eso es lo contrario de la resilencia. 

8.- Sé valiente y sal de tu zona de confort. Sin este paso es imposible entrar en las bondades de este don. 

9.- Estar rumiando el pasado es la forma más sencilla de estancarse. Intenta aprender de los errores, de hechos traumáticos, de relaciones con gente tóxica… En definitiva, pasa página. Céntrate en lo bueno del aquí y ahora. 

10.- Disfruta del camino con alegría. Si la meta es el premio, el recorrido hasta llegar allí tiene que ser lo más satisfactorio posible. 

11.- Cultiva la generosidad y la empatía. Si inicias este camino puedes encontrar historias inspiradoras de superación que te ayuden a superar los baches. 

12.- Pide ayuda o consejo cuando lo necesites y aquí entra el estudio, la lectura, la investigación. No te quedes con las cuatro mismas cosas de siempre. Ve siempre más allá indagando en los recovecos del alma humana. 

¿Cómo hacer niños resilentes? 

Cuanto antes se cultiven las virtudes, mejores resultados obtendremos. Y esto es válido para los niños que deben afrontar avatares diversos de la vida. ¡Ojo! Eso no significa soportar. Una cosa es vencer, transformar o adaptarse y otra muy distinta permitir humillaciones, situaciones de acoso o de claro abuso. En el caso de los niños hay que ser constantes, flexibles y asequibles. Recuerda lo siguiente: 

1.- Utiliza un lenguaje adaptado a su edad y madurez. 

2.- Hazle ver la diferencia entre el silencio y la capacidad de transformación. No escondamos bajo el nombre de resilencia situaciones claramente injustas para los niños. 

3.- Es importante la claridad y el valor de la valentía. 

4.- Enseña a tus hijos a ser empáticos y asertivos, a decir no con elegancia sin hacer daño a los demás. Así empezarán a conocerse a sí mismos.

5.- Una educación en la resilencia no significa dejar de lado los límites. Lo mismo sucede con mimos y caprichos. Eso está en el otro lado de lo que estamos buscando y lo único que crea son niños débiles y, a veces, manejables por personas malintencionadas o por la publicidad más agresiva. 

6.- Cultiva la alegría en el hogar con pequeños detalles incluso si son necesarios cambios que a ellos no les gustan. 

7.- Invítalos siempre a que expresen sus emociones. Es la única manera de poder manejar algunos torbellinos que se van gestando en su interior.  

En definitiva, la resilencia es ese don que nos hace fuertes sin quebrarnos. Es lo que permite replegarse a las vicisitudes de la vida sin romperse. Es lo que nos regala el sol después de las tormentas. Una persona resilente será como los objetos japoneses modificados con la técnica del Kintsugi. Lo que un día se rompió se recompone utilizando oro, embelleciendo y mejorando así el original, el cual exhibe con orgullo sus cicatrices. 

Por Candela Vizcaíno | Doctora en Comunicación por la Universidad de Sevilla

 

[fulltext] => [video] => [gallery] => [extra_fields] => [] [extra_fields_search] => [created] => 2020-01-13 19:46:27 [created_by] => 953 [created_by_alias] => [checked_out] => 0 [checked_out_time] => 0000-00-00 00:00:00 [modified] => 0000-00-00 00:00:00 [modified_by] => 0 [publish_up] => 2020-01-13 19:46:27 [publish_down] => 0000-00-00 00:00:00 [trash] => 0 [access] => 1 [ordering] => 23 [featured] => 0 [featured_ordering] => 0 [image_caption] => [image_credits] => [video_caption] => [video_credits] => [hits] => 92 [params] => Joomla\Registry\Registry Object ( [data:protected] => stdClass Object ( [enable_css] => 0 [jQueryHandling] => 1.8remote [backendJQueryHandling] => remote [userName] => 1 [userImage] => 1 [userDescription] => 1 [userURL] => 1 [userEmail] => 0 [userFeedLink] => 1 [userFeedIcon] => 1 [userItemCount] => 10 [userItemTitle] => 1 [userItemTitleLinked] => 1 [userItemDateCreated] => 1 [userItemImage] => 1 [userItemIntroText] => 1 [userItemCategory] => 1 [userItemTags] => 1 [userItemCommentsAnchor] => 1 [userItemReadMore] => 1 [userItemK2Plugins] => 1 [tagItemCount] => 10 [tagItemTitle] => 1 [tagItemTitleLinked] => 1 [tagItemDateCreated] => 1 [tagItemImage] => 1 [tagItemIntroText] => 1 [tagItemCategory] => 1 [tagItemReadMore] => 1 [tagItemExtraFields] => 0 [tagOrdering] => [tagFeedLink] => 1 [tagFeedIcon] => 1 [genericItemCount] => 10 [genericItemTitle] => 1 [genericItemTitleLinked] => 1 [genericItemDateCreated] => 1 [genericItemImage] => 1 [genericItemIntroText] => 1 [genericItemCategory] => 1 [genericItemReadMore] => 1 [genericItemExtraFields] => 0 [genericFeedLink] => 1 [genericFeedIcon] => 1 [feedLimit] => 10 [feedItemImage] => 1 [feedImgSize] => S [feedItemIntroText] => 1 [feedTextWordLimit] => [feedItemFullText] => 1 [feedItemTags] => 0 [feedItemVideo] => 0 [feedItemGallery] => 0 [feedItemAttachments] => 0 [feedBogusEmail] => [introTextCleanup] => 0 [introTextCleanupExcludeTags] => [introTextCleanupTagAttr] => [fullTextCleanup] => 0 [fullTextCleanupExcludeTags] => [fullTextCleanupTagAttr] => [xssFiltering] => 0 [linkPopupWidth] => 900 [linkPopupHeight] => 600 [imagesQuality] => 95 [itemImageXS] => 100 [itemImageS] => 200 [itemImageM] => 600 [itemImageL] => 800 [itemImageXL] => 1200 [itemImageGeneric] => 300 [catImageWidth] => 1200 [catImageDefault] => 1 [userImageWidth] => 100 [userImageDefault] => 1 [commenterImgWidth] => 48 [onlineImageEditor] => splashup [imageTimestamp] => 0 [imageMemoryLimit] => [socialButtonCode] => [twitterUsername] => [facebookImage] => Medium [comments] => 1 [commentsOrdering] => DESC [commentsLimit] => 10 [commentsFormPosition] => below [commentsPublishing] => 1 [commentsReporting] => 2 [commentsReportRecipient] => [inlineCommentsModeration] => 0 [gravatar] => 1 [antispam] => 0 [recaptchaForRegistered] => 1 [akismetForRegistered] => 1 [commentsFormNotes] => 1 [commentsFormNotesText] => [frontendEditing] => 1 [showImageTab] => 1 [showImageGalleryTab] => 1 [showVideoTab] => 1 [showExtraFieldsTab] => 1 [showAttachmentsTab] => 1 [showK2Plugins] => 1 [sideBarDisplayFrontend] => 0 [mergeEditors] => 1 [sideBarDisplay] => 1 [attachmentsFolder] => [hideImportButton] => 1 [googleSearch] => 0 [googleSearchContainer] => k2GoogleSearchContainer [K2UserProfile] => 0 [redirect] => 113 [adminSearch] => simple [cookieDomain] => [taggingSystem] => 1 [lockTags] => 0 [showTagFilter] => 0 [k2TagNorm] => 0 [k2TagNormCase] => lower [k2TagNormAdditionalReplacements] => [recaptcha_public_key] => [recaptcha_private_key] => [recaptcha_theme] => clean [recaptchaOnRegistration] => 0 [akismetApiKey] => [stopForumSpam] => 0 [stopForumSpamApiKey] => [showItemsCounterAdmin] => 1 [showChildCatItems] => 1 [disableCompactOrdering] => 0 [metaDescLimit] => 150 [enforceSEFReplacements] => 0 [SEFReplacements] => À|A, Á|A, Â|A, Ã|A, Ä|A, Å|A, à|a, á|a, â|a, ã|a, ä|a, å|a, Ā|A, ā|a, Ă|A, ă|a, Ą|A, ą|a, Ç|C, ç|c, Ć|C, ć|c, Ĉ|C, ĉ|c, Ċ|C, ċ|c, Č|C, č|c, Ð|D, ð|d, Ď|D, ď|d, Đ|D, đ|d, È|E, É|E, Ê|E, Ë|E, è|e, é|e, ê|e, ë|e, Ē|E, ē|e, Ĕ|E, ĕ|e, Ė|E, ė|e, Ę|E, ę|e, Ě|E, ě|e, Ĝ|G, ĝ|g, Ğ|G, ğ|g, Ġ|G, ġ|g, Ģ|G, ģ|g, Ĥ|H, ĥ|h, Ħ|H, ħ|h, Ì|I, Í|I, Î|I, Ï|I, ì|i, í|i, î|i, ï|i, Ĩ|I, ĩ|i, Ī|I, ī|i, Ĭ|I, ĭ|i, Į|I, į|i, İ|I, ı|i, Ĵ|J, ĵ|j, Ķ|K, ķ|k, ĸ|k, Ĺ|L, ĺ|l, Ļ|L, ļ|l, Ľ|L, ľ|l, Ŀ|L, ŀ|l, Ł|L, ł|l, Ñ|N, ñ|n, Ń|N, ń|n, Ņ|N, ņ|n, Ň|N, ň|n, ʼn|n, Ŋ|N, ŋ|n, Ò|O, Ó|O, Ô|O, Õ|O, Ö|O, Ø|O, ò|o, ó|o, ô|o, õ|o, ö|o, ø|o, Ō|O, ō|o, Ŏ|O, ŏ|o, Ő|O, ő|o, Ŕ|R, ŕ|r, Ŗ|R, ŗ|r, Ř|R, ř|r, Ś|S, ś|s, Ŝ|S, ŝ|s, Ş|S, ş|s, Š|S, š|s, ſ|s, Ţ|T, ţ|t, Ť|T, ť|t, Ŧ|T, ŧ|t, Ù|U, Ú|U, Û|U, Ü|U, ù|u, ú|u, û|u, ü|u, Ũ|U, ũ|u, Ū|U, ū|u, Ŭ|U, ŭ|u, Ů|U, ů|u, Ű|U, ű|u, Ų|U, ų|u, Ŵ|W, ŵ|w, Ý|Y, ý|y, ÿ|y, Ŷ|Y, ŷ|y, Ÿ|Y, Ź|Z, ź|z, Ż|Z, ż|z, Ž|Z, ž|z, α|a, β|b, γ|g, δ|d, ε|e, ζ|z, η|h, θ|th, ι|i, κ|k, λ|l, μ|m, ν|n, ξ|x, ο|o, π|p, ρ|r, σ|s, τ|t, υ|y, φ|f, χ|ch, ψ|ps, ω|w, Α|A, Β|B, Γ|G, Δ|D, Ε|E, Ζ|Z, Η|H, Θ|Th, Ι|I, Κ|K, Λ|L, Μ|M, Ξ|X, Ο|O, Π|P, Ρ|R, Σ|S, Τ|T, Υ|Y, Φ|F, Χ|Ch, Ψ|Ps, Ω|W, ά|a, έ|e, ή|h, ί|i, ό|o, ύ|y, ώ|w, Ά|A, Έ|E, Ή|H, Ί|I, Ό|O, Ύ|Y, Ώ|W, ϊ|i, ΐ|i, ϋ|y, ς|s, А|A, Ӑ|A, Ӓ|A, Ә|E, Ӛ|E, Ӕ|E, Б|B, В|V, Г|G, Ґ|G, Ѓ|G, Ғ|G, Ӷ|G, y|Y, Д|D, Е|E, Ѐ|E, Ё|YO, Ӗ|E, Ҽ|E, Ҿ|E, Є|YE, Ж|ZH, Ӂ|DZH, Җ|ZH, Ӝ|DZH, З|Z, Ҙ|Z, Ӟ|DZ, Ӡ|DZ, Ѕ|DZ, И|I, Ѝ|I, Ӥ|I, Ӣ|I, І|I, Ї|JI, Ӏ|I, Й|Y, Ҋ|Y, Ј|J, К|K, Қ|Q, Ҟ|Q, Ҡ|K, Ӄ|Q, Ҝ|K, Л|L, Ӆ|L, Љ|L, М|M, Ӎ|M, Н|N, Ӊ|N, Ң|N, Ӈ|N, Ҥ|N, Њ|N, О|O, Ӧ|O, Ө|O, Ӫ|O, Ҩ|O, П|P, Ҧ|PF, Р|P, Ҏ|P, С|S, Ҫ|S, Т|T, Ҭ|TH, Ћ|T, Ќ|K, У|U, Ў|U, Ӳ|U, Ӱ|U, Ӯ|U, Ү|U, Ұ|U, Ф|F, Х|H, Ҳ|H, Һ|H, Ц|TS, Ҵ|TS, Ч|CH, Ӵ|CH, Ҷ|CH, Ӌ|CH, Ҹ|CH, Џ|DZ, Ш|SH, Щ|SHT, Ъ|A, Ы|Y, Ӹ|Y, Ь|Y, Ҍ|Y, Э|E, Ӭ|E, Ю|YU, Я|YA, а|a, ӑ|a, ӓ|a, ә|e, ӛ|e, ӕ|e, б|b, в|v, г|g, ґ|g, ѓ|g, ғ|g, ӷ|g, y|y, д|d, е|e, ѐ|e, ё|yo, ӗ|e, ҽ|e, ҿ|e, є|ye, ж|zh, ӂ|dzh, җ|zh, ӝ|dzh, з|z, ҙ|z, ӟ|dz, ӡ|dz, ѕ|dz, и|i, ѝ|i, ӥ|i, ӣ|i, і|i, ї|ji, Ӏ|i, й|y, ҋ|y, ј|j, к|k, қ|q, ҟ|q, ҡ|k, ӄ|q, ҝ|k, л|l, ӆ|l, љ|l, м|m, ӎ|m, н|n, ӊ|n, ң|n, ӈ|n, ҥ|n, њ|n, о|o, ӧ|o, ө|o, ӫ|o, ҩ|o, п|p, ҧ|pf, р|p, ҏ|p, с|s, ҫ|s, т|t, ҭ|th, ћ|t, ќ|k, у|u, ў|u, ӳ|u, ӱ|u, ӯ|u, ү|u, ұ|u, ф|f, х|h, ҳ|h, һ|h, ц|ts, ҵ|ts, ч|ch, ӵ|ch, ҷ|ch, ӌ|ch, ҹ|ch, џ|dz, ш|sh, щ|sht, ъ|a, ы|y, ӹ|y, ь|y, ҍ|y, э|e, ӭ|e, ю|yu, я|ya [k2Sef] => 0 [k2SefLabelCat] => contenido [k2SefLabelTag] => etiqueta [k2SefLabelUser] => autor [k2SefLabelSearch] => buscar [k2SefLabelDate] => fecha [k2SefLabelItem] => 0 [k2SefLabelItemCustomPrefix] => [k2SefInsertItemId] => 1 [k2SefItemIdTitleAliasSep] => dash [k2SefUseItemTitleAlias] => 1 [k2SefInsertCatId] => 1 [k2SefCatIdTitleAliasSep] => dash [k2SefUseCatTitleAlias] => 1 [sh404SefLabelCat] => [sh404SefLabelUser] => autor [sh404SefLabelItem] => 2 [sh404SefTitleAlias] => alias [sh404SefModK2ContentFeedAlias] => rss [sh404SefInsertItemId] => 0 [sh404SefInsertUniqueItemId] => 0 [cbIntegration] => 0 [show_page_heading] => [categories] => Array ( [0] => 37 ) [menu_text] => 1 [secure] => 0 [page_title] => Vida sana [page_description] => [page_rights] => [robots] => [vfolder] => [afolder] => [vwidth] => [vheight] => [autoplay] => [galleries_rootfolder] => [enabledownload] => [inheritFrom] => 0 [num_leading_items] => 0 [num_leading_columns] => 1 [leadingImgSize] => Large [num_primary_items] => 10 [num_primary_columns] => 1 [primaryImgSize] => Medium [num_secondary_items] => 0 [num_secondary_columns] => 1 [secondaryImgSize] => Small [num_links] => 0 [num_links_columns] => 1 [linksImgSize] => XSmall [catCatalogMode] => 0 [catFeaturedItems] => 1 [catOrdering] => rdate [catPagination] => 2 [catPaginationResults] => 0 [catTitle] => 1 [catTitleItemCounter] => 0 [catDescription] => 1 [catImage] => 1 [catFeedLink] => 1 [catFeedIcon] => 1 [subCategories] => 0 [subCatColumns] => 2 [subCatOrdering] => alpha [subCatTitle] => 1 [subCatTitleItemCounter] => 0 [subCatDescription] => 1 [subCatImage] => 1 [catItemTitle] => 1 [catItemTitleLinked] => 1 [catItemFeaturedNotice] => 0 [catItemAuthor] => 1 [catItemDateCreated] => 1 [catItemRating] => 0 [catItemImage] => 1 [catItemIntroText] => 1 [catItemExtraFields] => 0 [catItemHits] => 0 [catItemCategory] => 1 [catItemTags] => 1 [catItemAttachments] => 0 [catItemAttachmentsCounter] => 0 [catItemVideo] => 0 [catItemVideoAutoPlay] => 0 [catItemImageGallery] => 0 [catItemDateModified] => 0 [catItemReadMore] => 1 [catItemCommentsAnchor] => 1 [catItemK2Plugins] => 1 [itemDateCreated] => 1 [itemTitle] => 1 [itemFeaturedNotice] => 0 [itemAuthor] => 1 [itemFontResizer] => 1 [itemPrintButton] => 1 [itemEmailButton] => 1 [itemSocialButton] => 1 [itemVideoAnchor] => 1 [itemImageGalleryAnchor] => 1 [itemCommentsAnchor] => 1 [itemRating] => 1 [itemImage] => 1 [itemImgSize] => Large [itemImageMainCaption] => 1 [itemImageMainCredits] => 1 [itemIntroText] => 1 [itemFullText] => 1 [itemExtraFields] => 1 [itemDateModified] => 0 [itemHits] => 0 [itemCategory] => 1 [itemTags] => 1 [itemAttachments] => 1 [itemAttachmentsCounter] => 1 [itemVideo] => 1 [itemVideoAutoPlay] => 0 [itemVideoCaption] => 1 [itemVideoCredits] => 1 [itemImageGallery] => 1 [itemNavigation] => 1 [itemComments] => 1 [itemTwitterButton] => 0 [itemFacebookButton] => 0 [itemGooglePlusOneButton] => 0 [itemAuthorBlock] => 0 [itemAuthorImage] => 0 [itemAuthorDescription] => 0 [itemAuthorURL] => 0 [itemAuthorEmail] => 0 [itemAuthorLatest] => 0 [itemAuthorLatestLimit] => 5 [itemRelated] => 1 [itemRelatedLimit] => 3 [itemRelatedTitle] => 1 [itemRelatedCategory] => 0 [itemRelatedImageSize] => Small [itemRelatedIntrotext] => 0 [itemRelatedFulltext] => 0 [itemRelatedAuthor] => 0 [itemRelatedMedia] => 1 [itemRelatedImageGallery] => 0 [itemK2Plugins] => 1 [catMetaDesc] => Información y consejos de viajes por España, Europa, Africa, Asia y América. [catMetaKey] => viajes, turismo, vacaciones, viajes por España, viajes Europa, viajes Asia, Viajes Africa, información viajes, qué ver y hacer en... viajes en familia, rutas naturaleza [catMetaAuthor] => Candela Vizcaíno ) [separator] => . ) [metadesc] => Nos adentramos en los dones de la resilencia, la cualidad que te permite crecer con los avatares de la vida y damos consejos para cultivarla. [metadata] => robots= author=Candela Vizcaíno [metakey] => resilencia [plugins] => [language] => * [acy_created] => 2020-01-13 21:00:28 [categoryname] => Vida Sana [categoryid] => 37 [categoryalias] => vida-sana [categoryparams] => {"inheritFrom":"1","theme":"","num_leading_items":"2","num_leading_columns":"1","leadingImgSize":"Large","num_primary_items":"4","num_primary_columns":"2","primaryImgSize":"Medium","num_secondary_items":"4","num_secondary_columns":"1","secondaryImgSize":"Small","num_links":"4","num_links_columns":"1","linksImgSize":"XSmall","catCatalogMode":"0","catFeaturedItems":"1","catOrdering":"","catPagination":"2","catPaginationResults":"1","catTitle":"1","catTitleItemCounter":"1","catDescription":"1","catImage":"1","catFeedLink":"1","catFeedIcon":"1","subCategories":"1","subCatColumns":"2","subCatOrdering":"","subCatTitle":"1","subCatTitleItemCounter":"1","subCatDescription":"1","subCatImage":"1","itemImageXS":"","itemImageS":"","itemImageM":"","itemImageL":"","itemImageXL":"","catItemTitle":"1","catItemTitleLinked":"1","catItemFeaturedNotice":"0","catItemAuthor":"1","catItemDateCreated":"1","catItemRating":"0","catItemImage":"1","catItemIntroText":"1","catItemIntroTextWordLimit":"","catItemExtraFields":"0","catItemHits":"0","catItemCategory":"1","catItemTags":"1","catItemAttachments":"0","catItemAttachmentsCounter":"0","catItemVideo":"0","catItemVideoWidth":"","catItemVideoHeight":"","catItemAudioWidth":"","catItemAudioHeight":"","catItemVideoAutoPlay":"0","catItemImageGallery":"0","catItemDateModified":"0","catItemReadMore":"1","catItemCommentsAnchor":"1","catItemK2Plugins":"1","itemDateCreated":"1","itemTitle":"1","itemFeaturedNotice":"1","itemAuthor":"1","itemFontResizer":"1","itemPrintButton":"1","itemEmailButton":"1","itemSocialButton":"1","itemVideoAnchor":"1","itemImageGalleryAnchor":"1","itemCommentsAnchor":"1","itemRating":"1","itemImage":"1","itemImgSize":"Large","itemImageMainCaption":"1","itemImageMainCredits":"1","itemIntroText":"1","itemFullText":"1","itemExtraFields":"1","itemDateModified":"1","itemHits":"1","itemCategory":"1","itemTags":"1","itemAttachments":"1","itemAttachmentsCounter":"1","itemVideo":"1","itemVideoWidth":"","itemVideoHeight":"","itemAudioWidth":"","itemAudioHeight":"","itemVideoAutoPlay":"0","itemVideoCaption":"1","itemVideoCredits":"1","itemImageGallery":"1","itemNavigation":"1","itemComments":"1","itemTwitterButton":"1","itemFacebookButton":"1","itemGooglePlusOneButton":"1","itemAuthorBlock":"1","itemAuthorImage":"1","itemAuthorDescription":"1","itemAuthorURL":"1","itemAuthorEmail":"0","itemAuthorLatest":"1","itemAuthorLatestLimit":"5","itemRelated":"1","itemRelatedLimit":"5","itemRelatedTitle":"1","itemRelatedCategory":"0","itemRelatedImageSize":"0","itemRelatedIntrotext":"0","itemRelatedFulltext":"0","itemRelatedAuthor":"0","itemRelatedMedia":"0","itemRelatedImageGallery":"0","itemK2Plugins":"1","catMetaDesc":"Noticias sobre salud, hábitos saludables, nutrición, psicología y vida familiar sana. ","catMetaKey":"salud, plantas medicinales, vida sana, alimentación, alimentación sana, nutrición, hábitos saludables, significado de los sueños, interpretación de los sueños, psicología, coaching","catMetaRobots":"","catMetaAuthor":"Candela Vizcaino"} [itemGroup] => leading [category] => TableK2Category Object ( [id] => 37 [name] => Vida Sana [alias] => vida-sana [description] => [parent] => 0 [extraFieldsGroup] => 0 [published] => 1 [image] => [access] => 1 [ordering] => 7 [params] => {"inheritFrom":"1","theme":"","num_leading_items":"2","num_leading_columns":"1","leadingImgSize":"Large","num_primary_items":"4","num_primary_columns":"2","primaryImgSize":"Medium","num_secondary_items":"4","num_secondary_columns":"1","secondaryImgSize":"Small","num_links":"4","num_links_columns":"1","linksImgSize":"XSmall","catCatalogMode":"0","catFeaturedItems":"1","catOrdering":"","catPagination":"2","catPaginationResults":"1","catTitle":"1","catTitleItemCounter":"1","catDescription":"1","catImage":"1","catFeedLink":"1","catFeedIcon":"1","subCategories":"1","subCatColumns":"2","subCatOrdering":"","subCatTitle":"1","subCatTitleItemCounter":"1","subCatDescription":"1","subCatImage":"1","itemImageXS":"","itemImageS":"","itemImageM":"","itemImageL":"","itemImageXL":"","catItemTitle":"1","catItemTitleLinked":"1","catItemFeaturedNotice":"0","catItemAuthor":"1","catItemDateCreated":"1","catItemRating":"0","catItemImage":"1","catItemIntroText":"1","catItemIntroTextWordLimit":"","catItemExtraFields":"0","catItemHits":"0","catItemCategory":"1","catItemTags":"1","catItemAttachments":"0","catItemAttachmentsCounter":"0","catItemVideo":"0","catItemVideoWidth":"","catItemVideoHeight":"","catItemAudioWidth":"","catItemAudioHeight":"","catItemVideoAutoPlay":"0","catItemImageGallery":"0","catItemDateModified":"0","catItemReadMore":"1","catItemCommentsAnchor":"1","catItemK2Plugins":"1","itemDateCreated":"1","itemTitle":"1","itemFeaturedNotice":"1","itemAuthor":"1","itemFontResizer":"1","itemPrintButton":"1","itemEmailButton":"1","itemSocialButton":"1","itemVideoAnchor":"1","itemImageGalleryAnchor":"1","itemCommentsAnchor":"1","itemRating":"1","itemImage":"1","itemImgSize":"Large","itemImageMainCaption":"1","itemImageMainCredits":"1","itemIntroText":"1","itemFullText":"1","itemExtraFields":"1","itemDateModified":"1","itemHits":"1","itemCategory":"1","itemTags":"1","itemAttachments":"1","itemAttachmentsCounter":"1","itemVideo":"1","itemVideoWidth":"","itemVideoHeight":"","itemAudioWidth":"","itemAudioHeight":"","itemVideoAutoPlay":"0","itemVideoCaption":"1","itemVideoCredits":"1","itemImageGallery":"1","itemNavigation":"1","itemComments":"1","itemTwitterButton":"1","itemFacebookButton":"1","itemGooglePlusOneButton":"1","itemAuthorBlock":"1","itemAuthorImage":"1","itemAuthorDescription":"1","itemAuthorURL":"1","itemAuthorEmail":"0","itemAuthorLatest":"1","itemAuthorLatestLimit":"5","itemRelated":"1","itemRelatedLimit":"5","itemRelatedTitle":"1","itemRelatedCategory":"0","itemRelatedImageSize":"0","itemRelatedIntrotext":"0","itemRelatedFulltext":"0","itemRelatedAuthor":"0","itemRelatedMedia":"0","itemRelatedImageGallery":"0","itemK2Plugins":"1","catMetaDesc":"Noticias sobre salud, hábitos saludables, nutrición, psicología y vida familiar sana. ","catMetaKey":"salud, plantas medicinales, vida sana, alimentación, alimentación sana, nutrición, hábitos saludables, significado de los sueños, interpretación de los sueños, psicología, coaching","catMetaRobots":"","catMetaAuthor":"Candela Vizcaino"} [trash] => 0 [plugins] => [language] => * [_tbl:protected] => #__k2_categories [_tbl_key:protected] => id [_tbl_keys:protected] => Array ( [0] => id ) [_db:protected] => JDatabaseDriverMysqli Object ( [name] => mysqli [serverType] => mysql [connection:protected] => mysqli Object ( [affected_rows] => -1 [client_info] => mysqlnd 5.0.12-dev - 20150407 - $Id: 38fea24f2847fa7519001be390c98ae0acafe387 $ [client_version] => 50012 [connect_errno] => 0 [connect_error] => [errno] => 0 [error] => [error_list] => Array ( ) [field_count] => 3 [host_info] => Localhost via UNIX socket [info] => [insert_id] => 0 [server_info] => 5.6.40-84.0-log [server_version] => 50640 [stat] => Uptime: 251350 Threads: 14 Questions: 535738991 Slow queries: 13001 Opens: 4231621 Flush tables: 1 Open tables: 2048 Queries per second avg: 2131.446 [sqlstate] => 00000 [protocol_version] => 10 [thread_id] => 3366850 [warning_count] => 0 ) [nameQuote:protected] => ` [nullDate:protected] => 0000-00-00 00:00:00 [_database:JDatabaseDriver:private] => candelav_joom624 [count:protected] => 132 [cursor:protected] => [debug:protected] => [limit:protected] => 0 [log:protected] => Array ( ) [timings:protected] => Array ( ) [callStacks:protected] => Array ( ) [offset:protected] => 0 [options:protected] => Array ( [driver] => mysqli [host] => localhost [user] => candelav_joom624 [password] => yZU?(Dzm)[,W [database] => candelav_joom624 [prefix] => candv_ [select] => 1 [port] => 3306 [socket] => ) [sql:protected] => SELECT * FROM #__k2_tags WHERE name = 'Psicologia' [tablePrefix:protected] => candv_ [utf:protected] => 1 [utf8mb4:protected] => 1 [errorNum:protected] => 0 [errorMsg:protected] => [transactionDepth:protected] => 0 [disconnectHandlers:protected] => Array ( ) ) [_trackAssets:protected] => [_rules:protected] => [_locked:protected] => [_autoincrement:protected] => 1 [_observers:protected] => JObserverUpdater Object ( [observers:protected] => Array ( ) [doCallObservers:protected] => 1 ) [_columnAlias:protected] => Array ( ) [_jsonEncode:protected] => Array ( ) [_errors:protected] => Array ( ) [link] => /vida-sana.html ) [link] => /vida-sana/resilencia.html [printLink] => /vida-sana/resilencia.html?print=1&tmpl=component [imageXSmall] => /media/k2/items/cache/d521b3285331148964fc0a459a826ae3_XS.jpg [imageSmall] => /media/k2/items/cache/d521b3285331148964fc0a459a826ae3_S.jpg [imageMedium] => /media/k2/items/cache/d521b3285331148964fc0a459a826ae3_M.jpg [imageLarge] => /media/k2/items/cache/d521b3285331148964fc0a459a826ae3_L.jpg [imageXLarge] => /media/k2/items/cache/d521b3285331148964fc0a459a826ae3_XL.jpg [imageGeneric] => /media/k2/items/cache/d521b3285331148964fc0a459a826ae3_Generic.jpg [cleanTitle] => Resilencia, la cualidad que te permite crecer con los golpes de la vida [numOfComments] => 0 [text] =>

 

Es otro término que está en boca de todos, como la panacea para todos nuestros males, aunque la resilencia quizás sea una virtud que se acerca mucho a este concepto filosófico. El vocablo comenzó a utilizarse en psicología a mediados de los años sesenta, aunque antes era un tecnicismo aplicado a la construcción o a los productos químicos. Antes de ser piedra angular del crecimiento personal, la palabra resilencia se utilizaba para nombrar la capacidad de ciertos materiales elásticos de volver a su forma original tras someterse a un proceso de estrés. Esto es, era la cualidad (en principio de objetos inanimados) que les permitía no perder su esencia a pesar de someterse a tensiones extremas.  

Pero, ¿qué es la resilencia y cómo nos puede ayudar?

Esta definición nos permite entender qué se espera de una persona que cultiva este don: que no pierda su espíritu positivo y capacidad de amar (las mayores virtudes humanas) a pesar de las vicisitudes. Pero vamos a más, en las últimas décadas el término se ha transformado y se considera que una persona resilente es la que, además, sale fortalecida de los avatares de la vida. Cultivar la resilencia significaría que estaríamos en constante crecimiento espiritual y personal a pesar de graves problemas económicos, duelos complicados, soledad, aislamiento o haber sufrido abuso en cualquiera de sus modalidades. 

¡Ojo! No hay que confundir la resilencia con el aguantar, con el soportar, con el permitir humillaciones o situaciones de injusticia. Es más, las personas que se agarran a esta virtud luchan denodadamente contra este tipo de actos o situaciones. Aunque una infancia feliz con el acompañamiento saludable por parte de adultos responsables es la mejor manera de cultivar la resilencia, hay quienes son socios permanentes de este club a pesar de provenir de una familia tóxica o de situaciones de abusos. La diferencia entre el que tira la toalla y el que quiere seguir adelante (además fortalecido) es la actitud, la cual (ya lo sabemos) no es innata (aunque hay seres de luz que ya vienen de serie) sino que se aprende. 

La resilencia y la fábula del patito feo 

Profundizamos más en el concepto con uno de esos cuentos infantiles con moraleja que debe ser cabecera de todas las familias: el del patio feo. En muy resumidas cuentas el relato nos dice que Mamá Pata puso seis huevos que nacieron todos el mismo día. Cinco de ellos eran blancos, con plumas suaves y sedosas como ella. El sexto era un pequeñajo oscuro con un plumaje extraño y de aspecto patoso. Mamá Pata se pone enseguida a enseñar a sus polluelos los rudimentos de la vida. Muy pronto, los cinco hermanos blancos e iguales entre sí (no olvidemos el matiz) aprenden al dedillo todo aquello que le enseña su madre repitiendo fielmente lo que los patos han hecho de generación en generación desde el inicio de los tiempos. Sin embargo, el sexto patito no logra asimilar todo aquello que se espera de él. Esto, unido a su diferencia física, lo hace objeto de burlas por parte de sus hermanos y del resto de la comunidad pato.

El pequeño patito feo, que así lo llaman, se aparta de sus pares para seguir su camino solo. Intenta nadar, buscar comida y defenderse de los depredadores. El lago es grande y se hace con un hueco donde ser feliz. Así pasa todo el invierno y los demás le pierden la pista a nuestro protagonista hasta que aparece majestuoso, distinto y hermoso convertido en un bello cisne, diferente, por tanto, a los patos de su clan.  

El patito feo que buscó su vida alejado de las burlas y de su ambiente natal no era más que alguien diferente, distinto, de otra “pasta”, que necesitaba otros tiempos y quizás otra forma de educación para embelesar a todos. Pues bien, así son, en definitiva, las personas resilentes: las que brillan y conservan su optimismo y ganas de vivir a pesar de todas las adversidades convirtiéndose en seres mejorados. Por si esto fuera poco, en psicología se admite que la resilencia convierte al que la posee en más sabio incluso, aprendiendo y creciendo con las dificultades que se presentan en la vida. Por tanto, la resilencia sería esa cualidad de no dejarse vencer por circunstancias adversas conservando el optimismo y la convicción íntima de poder superar cualquier percance fortaleciéndose, además, en ese camino. 

Características de las personas abonadas a la residencia

1.- Son flexibles y elásticas como los materiales que, en principio, recibieron este nombre. Saben a ciencia cierta que el fanatismo en cualquier orden de la vida solo trae destrucción. Por eso, afrontan la vida, los contratiempos e, incluso, grandes problemas con humildad reconociendo la parte de responsabilidad que tienen en los mismos y no dejándose amedrentar por lo que no estaba en sus manos. Son capaces de encontrar nuevas salidas cuando parece que no hay solución. 

2.- Hilando con lo de arriba, en la resilencia siempre hay un punto de creatividad, de transformación, de cambio, de hacer las cosas de una manera diferente, de buscar la salida de un modo novedoso. 

3.- Por regla general, son individuos optimistas que confían en su poder de superación. 

4.- Dicho esto, no quita que en algún momento de su vida (o en muchos) hayan superado contratiempos importantes. Se dan casos de personas resilentes que vienen de entornos tremendamente hostiles como guerras, abusos, familias tóxicas, relaciones de parejas dañinas o criados bajo indenfesión aprendida extrema. Como regla general, la vida de estas personas no son un camino de rosas y aceptan con sencillez que la existencia tiene sus luces y sus sombras.  

Más virtudes que otorga la resilencia 

5.- La resilencia supone un constante crecimiento interior que se da la mano con una mayor inteligencia. Aún no se puede vislumbrar si este don es antes o es un proceso que se produce a la par. 

6.- Las personas resilentes saben cuáles son sus puntos débiles y los fuertes. Por supuesto, no tienen super poderes o algo semejante. Simplemente se conocen bien y no se embarcan en situaciones que, a priori, reconocen que se les pueden escapar de las manos. Sopesan hasta dónde pueden llegar y este autoconocimiento aumenta aún más sus potencialidades. 

7.- No se dan por vencidos a la hora de alcanzar sus sueños o sus objetivos más mundanos. Saben que todos los días (o temporadas) no son iguales. Por eso, se caracterizan por la constancia a la hora de conseguir sus metas o de trabajar en cualquier sentido. Las personas resilentes son lo contrario a los individuos caprichosos que se cansan de todo pronto. A veces se conducen con pasión extrema a la hora de trabajar por sus sueños. 

8.- Suelen ser individuos con un marcado objetivismo que no se dejan derrotar por los contratiempos y tampoco se llenan de euforia (aunque se alegren de manera serena) ante cualquier avance. La resilencia hace personas centradas y mesuradas que aceptan de buen grado lo que venga de la vida sin dejarse apabullar por humillaciones o injusticias. 

9.- Las personas resilentes están enamoradas de las posibilidades de la vida y disfrutan absolutamente con todo: con los pequeños gestos en familia, con los momentos con sus seres queridos, con los avances en el trabajo, con los deberes y quehaceres diarios. Eso no quita para que puedan perder la paciencia de manera puntual. 

10.- Ese estar centrados hacen que actúen de manera consciente, como las personas que practican mindfulness u otro método de meditación.  Asimilan que lo de hoy es único y de aquí se puede sacar un aprendizaje. Por eso, no suelen conducirse de manera atolondrada. 

11.- En un alto porcentaje están también bendecidas con el don de la empatía

Practica estos hábitos para que la resilencia se quede en tu vida

Como he anotado un poco más arriba, este bien se construye o se trabaja durante toda la vida. De hecho, las personas que hacen gala de este don con mayor elegancia o fluidez ya han cumplido algunos años. Simplemente admiten que son momentos que van a pasar y que de aquí van a salir con un poso más profundo de sabiduría. Por eso, es una fantástica idea cultivar la resilencia para lo grande y lo pequeño de la existencia. ¿Cómo lo hacemos? 

1.- Cultiva tu autoestima que es la base de este bien, ya que si no tienes una mínima confianza en ti mismo, a duras penas vas a poder salir de cualquier atolladero. Una autoestima sana es el pilar de un espíritu feliz donde la resilencia puede dar todos sus dones. Si has sufrido abuso emocional o has tenido tratos constantes con narcisistas o, peor aún, con  psicópatas, quizás necesites ayuda para levantar tu autovaloración. No pongas pegas para pedir ayuda en este estadio. 

2.- Intenta separarte de los problemas como si no fueras la persona que lo estás sufriendo. Así verás el asunto con mayor objetividad y, por su puesto, con la cabeza más fría. Eso te permitirá buscar soluciones fuera de la emoción negativa que la situación te aporta.

3.- Frecuenta amistades positivas y aléjate de personas tóxicas aunque este es un consejo válido en cualquier circunstancias. Hay almas de luz que van sembrando flores con su espíritu positivo y generoso allí por donde van. Y otras, en cambio, son verdaderos vampiros emocionales que desgastan solo con hablar con ellas. Rodéate de esas personas que son inspiración. Casi sin pretenderlo ellos mismos te abrirán caminos que potenciarán tu resilencia. 

4.- Cultiva el perdón y no te quedes atrapad@ en el pasado. Este bien se cuida en el presente y siempre con las miras puestas en un mañana mejor. Convéncete de que no se puede pedir a quien no puede dar. Aléjate de  la gente tóxica no permitiendo que llenen de veneno tu corazón. Ya sabes que estás en un camino de superación constante. 

5.- Disfruta de las pequeñas cosas de la vida porque este es el alimento de la resilencia. No hace falta una cuenta corriente con muchos ceros para recargarse en la naturaleza, un encuentro con amigos sinceros, disfrutar de lo que ofrece el hogar, disponer la mesa como si fuera fiesta, de la luz del atardecer e, incluso, de los días de niebla. 

6.- Lleva una vida consciente, importante para tu felicidad. Eso te ayudará a darte cuenta que dentro de los desafíos se esconden retos de superación. 

7.- Ponte metas objetivas y recuerda que el mundo se conquista paso a paso. No intentes hacerlo todo de golpe porque, de ser así, lo único que conseguirás será caer en la ansiedad y eso es lo contrario de la resilencia. 

8.- Sé valiente y sal de tu zona de confort. Sin este paso es imposible entrar en las bondades de este don. 

9.- Estar rumiando el pasado es la forma más sencilla de estancarse. Intenta aprender de los errores, de hechos traumáticos, de relaciones con gente tóxica… En definitiva, pasa página. Céntrate en lo bueno del aquí y ahora. 

10.- Disfruta del camino con alegría. Si la meta es el premio, el recorrido hasta llegar allí tiene que ser lo más satisfactorio posible. 

11.- Cultiva la generosidad y la empatía. Si inicias este camino puedes encontrar historias inspiradoras de superación que te ayuden a superar los baches. 

12.- Pide ayuda o consejo cuando lo necesites y aquí entra el estudio, la lectura, la investigación. No te quedes con las cuatro mismas cosas de siempre. Ve siempre más allá indagando en los recovecos del alma humana. 

¿Cómo hacer niños resilentes? 

Cuanto antes se cultiven las virtudes, mejores resultados obtendremos. Y esto es válido para los niños que deben afrontar avatares diversos de la vida. ¡Ojo! Eso no significa soportar. Una cosa es vencer, transformar o adaptarse y otra muy distinta permitir humillaciones, situaciones de acoso o de claro abuso. En el caso de los niños hay que ser constantes, flexibles y asequibles. Recuerda lo siguiente: 

1.- Utiliza un lenguaje adaptado a su edad y madurez. 

2.- Hazle ver la diferencia entre el silencio y la capacidad de transformación. No escondamos bajo el nombre de resilencia situaciones claramente injustas para los niños. 

3.- Es importante la claridad y el valor de la valentía. 

4.- Enseña a tus hijos a ser empáticos y asertivos, a decir no con elegancia sin hacer daño a los demás. Así empezarán a conocerse a sí mismos.

5.- Una educación en la resilencia no significa dejar de lado los límites. Lo mismo sucede con mimos y caprichos. Eso está en el otro lado de lo que estamos buscando y lo único que crea son niños débiles y, a veces, manejables por personas malintencionadas o por la publicidad más agresiva. 

6.- Cultiva la alegría en el hogar con pequeños detalles incluso si son necesarios cambios que a ellos no les gustan. 

7.- Invítalos siempre a que expresen sus emociones. Es la única manera de poder manejar algunos torbellinos que se van gestando en su interior.  

En definitiva, la resilencia es ese don que nos hace fuertes sin quebrarnos. Es lo que permite replegarse a las vicisitudes de la vida sin romperse. Es lo que nos regala el sol después de las tormentas. Una persona resilente será como los objetos japoneses modificados con la técnica del Kintsugi. Lo que un día se rompió se recompone utilizando oro, embelleciendo y mejorando así el original, el cual exhibe con orgullo sus cicatrices. 

Por Candela Vizcaíno | Doctora en Comunicación por la Universidad de Sevilla

 

[event] => stdClass Object ( [BeforeDisplay] => [AfterDisplay] => [AfterDisplayTitle] => [BeforeDisplayContent] => [AfterDisplayContent] => [K2BeforeDisplay] => [K2AfterDisplay] => [K2AfterDisplayTitle] => [K2BeforeDisplayContent] => [K2AfterDisplayContent] => ) )

stdClass Object
(
    [id] => 318
    [title] => ¿Por qué la empatía te va a ayudar a “triunfar” en la vida?
    [alias] => empatia
    [catid] => 37
    [published] => 1
    [introtext] => 

 

Es el término de moda y parece la panacea (solución definitiva) a todos nuestros males, valga la redundancia. El vocablo está en boca de todos: desde educadores hasta coaches pasando por comunicadores o psicólogos. Con ella, con la empatía (en su justa media, en exceso o por defecto) se quieren explicar todos los males o bendiciones de nuestro tiempo, como si tenerla fuera un pasaporte definitivo hacia la felicidad. Lamentablemente (o por suerte quizás) las cosas del corazón (también del espíritu y del alma del ser humano) no funcionan así. Dicho esto, una empatía afinada, consciente (y esto es muy importante), educada, manejada con asertividad y un poso de inteligencia te puede ayudar a caminar por el mundo con acierto, a la par que vas sembrando inspiración allí por donde pasas.  

 

El significado de la palabra empatía, alegría para filólogos modernos

Si bien las palabras cambian de sentido simbólico y de significado a lo largo del tiempo (y quien diga lo contrario no tiene la mas mínima idea de lingüística histórica), el de empatía es bien curioso. Por lo pronto asistimos a un cultismo antiguo (un término procedente del griego sin haber pasado por el latín del que procede nuestra lengua) que en sus inicios significaba “dentro (em) de la dolencia, del mal o de la enfermedad (pathos)”. Esto es, según Galeno (siglo II) la empatía significaba estar dentro, convivir o hacerse uno con la enfermedad (tanto física como espiritual). 

Tenemos que dar un salto de milenios casi para encontrarnos en la literatura científica la palabra empatía repetida hasta la saciedad. Será a finales del siglo XIX y principios del XX, en la Centroeuropa que ve nacer el psicoanálisis de Freud. Aquí empatía quiere tomar el significado simbólico de simpatía, término usado popularmente con otro sentido más amplio. Quizás por eso, se retoma el vocablo para referirse a la persona que sintoniza emocionalmente con la dolencia de otros. 

Damos otro salto hasta los albores del siglo XXI para encontrarnos con una empatía que en Internet tiene millones de búsquedas mensuales, tantas que más bien parece que el término alude a una condición de vida y muerte. Y es así casi. La empatía sale de los divanes de los psiquiatras para poblar el mundo de los coaches y de todas las personas que buscan información en la red abriendo su sentido semántico. Hoy, primer mes del año 2020, la empatía se entiende como la capacidad de comprender, ver o asumir los sentimientos, postulados, razones o principios del otro. Esto es, sería como una especie de espejo donde vemos el interior anímico de los demás al sentirnos reflejados en nuestro espíritu con todas sus contradicciones, bondades y sombras. 

Entonces, ¿qué es realmente una empatía saludable?  

Aunque el término, a nivel popular, a veces, se asocia a personas emotivas, emocionales y que se hacen cargo de los demás, la empatía (bien entendida) no se refiere a eso únicamente. Es, más bien, una visión, una comprensión, una interiorización de aquello que sucede ante un hecho, circunstancia (positiva o negativa) o carácter singular. Una persona empática entiende y respeta las motivaciones ajenas. Y eso, aquí viene la primera característica, no significa que se lance a la acción (en ocasiones de salvación) de todo aquel desvalido que se ponga por delante. 

Una empatía saludable significa, en primera instancia, una actividad racional que, en segundo lugar, pasa por los recovecos de un corazón (que aún no conocemos) para volver, de nuevo, a la razón. En este punto, una vez se ha entendido al otro (y ¡ojo! a nosotros mismos) trabajamos por dar (o no) respuesta a un hecho. La empatía, por tanto, se queda en el plano de la comprensión, del saber ver, del estar dispuesto a escuchar y de ponerse en el lugar del otro. Esto es, un empático se ve reflejado en el otro con facilidad. Pero eso no significa que se ponga a salvar a todo al mundo sin criterio o meta. 

 

¿Se nace con empatía o se hace a lo largo de la vida? 

Aunque aquí hay opiniones para todos los gustos, bien es verdad que tenemos que reconocer un sustrato anímico que viene casi de serie o en los primeros estadios de crianza. No obstante, ya sea una persona negada para ello o bien alguien que llega a este mundo con ese don, la empatía puede trabajarse. Y, como todo lo bueno en este mundo, cuando antes mejor, esto es, en los primeros estadios educacionales o de crecimiento. Dicho esto, tampoco esto es óbice para negar su cultivo en la madurez. Todo se puede hacer cuando existe esa voluntad por parte de una persona concreta, aunque se necesite ayuda o acompañamiento profesional para ello. Es más, las personas que hacen gala de una mayor empatía, han cumplido ya sus buenos años como si ser veterano fuera un grado casi. De hecho, con esta condición se trabaja en extremos tan adversos como las cárceles, en aras a posibilitar la rehabilitación. 

La empatía es contraria a los actos de los psicópatas (aquellas personas que son incapaces de verse reflejados en el dolor ajeno) o de los narcisistas (quienes solo se ven a sí mismos). Y la literatura médica tiene datos importantes que dan luz sobre estas condiciones. Ambas se gestan en entornos indolentes (cuando no de claro abuso físico y emocional) a muy temprana edad. Lo que no saben es por qué unos individuos se ven arrastrados o deciden por sí parapetarse tras este muro de incomprensión ajena y, a veces, de ellos mismos. 

Puede que se nazca, pues, pero con toda probabilidad se hace. Por tanto, se puede moldear, incentivar y desarrollar en casa y en la escuela. Los educadores y las familias tenemos un reto importante por apasionante. Si, desde pequeños, enseñamos a los niños que el prójimo, como nosotros, tiene sus sentimientos, razones y opiniones que no solo se debe respetar sino que también se puede conocer, haremos adultos, sin duda, con un espíritu cívico refinado en extremo. Y eso sin contar que se convertirán en mejores personas. Ahora bien, dicho esto (lo maravilloso), la empatía también implica una intromisión en los parámetros emocionales de quien esta enfrente. Y ciertas líneas rojas (honor, intimidad, individualidad, respeto) nunca deben traspasarse.  

 

¿Qué hace especial a una persona con empatía? Algunas características 

1.- Como ya he anotado arriba, son capaces de ver las motivaciones del otro y entender el dolor ajeno. 

2.- En el lado contrario, una persona con empatía tendrá más facilidad para darse cuenta del mal que se le pone enfrente. Cuando todo ello viene combinado con una autoestima en su punto, inteligencia y afán resolutivo tenemos el abono perfecto que ayuda al nacimiento de un líder. 

3.- Aunque la empatía puede emplazarse en un lugar indeterminado de la razón, tiene un fuerte componente emocional. Aquí el corazón juega sus mejores bazas: las que no permite ayudar a los demás sin arrastrarnos a nosotros mismos. 

4.- Como norma general son seres seguros de sí mismos que no se dejan tumbar con facilidad. Como pueden ponerse con facilidad en la piel de otros, buscan en quienes reflejarse para salir adelante motivándose con historias y biografías inspiradoras. 

 

De la empatía al liderazgo  

5.- Son personas luminosas que brillan allá a donde van con espíritu positivo, a veces, apabullante. 

6.- Están dispuestas a ayudar de manera noble sin permitirse dejarse arrastrar por situaciones negativas. 

7.- Son capaces de hacer competitivos su altruismo haciendo el bien allí donde se les necesita. 

8.- Aunque no renuncian a los bienes materiales,  apuestan y conocen el valor de los dones espirituales y emocionales a la par que los cultivan a diario. 

9.-  Si utilizan la empatía para hacer daño, automáticamente dejan de serlo. Otra cosa es que se sirvan de esta condición para crecer en todos los planos: espiritual, emocional, social, educativo… 

10.- Son personas conciliadoras y muy buenas negociadoras. Si se combina con buenas dotes verbales tenemos también el caldo de cultivo para grandes políticos, jueces, árbitros (más allá del deporte), educadores y jefes de equipo. La empatía, en definitiva, son las células madres emocionales de los líderes, las mismas que les permiten sacar lo mejor de los que están a su alrededor y/o cargo.  

 

¿Cómo te puede ayudar la empatía a “triunfar” en la vida?

Y aquí tenemos que definir qué significa triunfo, otro término que se está poniendo en revisión. ¿Significa únicamente llegar donde otros nos han puesto los pies? ¿Conseguir esa riqueza que tanto se magnifica en los últimos tiempos? ¿O quizás vivir en una eterna competición? Desde ya digo que ninguno de esos “triunfos” les interesan a las personas empáticas. Almas con luz donde se encuentran estos seres solo pueden ir en post de la felicidad que da la libertad aunada con una responsabilidad serena. El triunfo vital que propongo aquí es el emplazamiento donde uno se encuentra feliz (o simplemente sereno) ofreciendo al mundo aquello que mejor se da con libertad y, por supuesto, sin hacer daño a nadie. Dicho esto, ¿cómo combinamos este bien con la empatía? ¿Cómo se maneja? Reconozco la complicación pero esto no significa que tengamos que dejar de intentarlo. Anota.  

1.- La empatía te va a ayudar para ver, en primera instancia, la manipulación de los que se han denominado triada oscura (psicópatas, sádicos y maquiavélicos). Aunque expertos psicólogos reconocen que este tipo de personalidades (como los narcisistas) son difíciles de reconocer a primera vista (por las máscaras con las que se revisten), una persona empática tiene más posibilidades de ver su oscuridad. Eso sí es importante que, a la hora de protegerse contra este mal, además se tenga una autoestima a punto para no sucumbir en sus redes. 

2.- Si ya tienes mucho sabiendo que de estos espíritus perversos solo queda la opción de alejarse, también te va a ayudar a la hora de reconocer a indolentes, incapaces y perezosos. Si puedes ponerte en su mundo, no perderás el tiempo a la hora de pedir algo que no pueden (o no quieren dar). En este punto, la empatía se convierte en la espada de oro del líder que triunfa en el plano laboral al darle las herramientas para rodearse de lo mejores y más adecuados.  

3.- Te evitará, desde pequeño, entrar en conflictos innecesarios al poder ver la intransigencia o la inflexibilidad de algunas personas. Aunque algunas personas enarbolan la bandera de la empatía para hacer daño, nunca tiene ese sentido. Más bien estos individuos se dedican al arte de la manipulación. La empatía siempre es generosa, altruista y desinteresada. 

4.- En el lado opuesto, si se ha trabajado casi desde pequeño, te va a convertir en un buen negociador y mediador incluso si no tienes altas capacidades verbales, aunque, como norma general, las personas con empatía suelen hacer gala de ellas al reconocer y distinguir todos los recovecos del espíritu humano.  

5.- Casi sin darte cuenta te va a permitir escoger con acierto las amistades que contribuirán a tu crecimiento personal. 

Así te ayuda un carácter empático 

6.- Un tanto de lo mismo sucede a la hora del momento crucial de la elección de pareja, aunque en este aspecto confluyen aspectos diversos y peliagudos como la cultura, educación y una autoestima trabajada. 

7.- La empatía es uno de los pilares del autoconocimiento al rebotar ese don hacia ti mismo. Y ni que decir tiene que la felicidad no se consigue hasta que logramos bucear (y amansar) las aguas oscuras de nuestra alma. 

8.- Te convierte en una persona conciliadora, amiga y lejos de broncas o peleas. Eso hará que no tengas choques o conflictos en el ambiente laboral, social e, incluso, familiar. 

9.- La empatía te da herramientas para solventar inconvenientes que te sobrevengan a lo largo de la vida a la par que una fortaleza en tus propias posibilidades.  

10.- Te hace una persona desprendida (en su faceta saludable) que (cuando se ha trabajado adecuadamente) en la edad adulta te permite hablar con tu niñ@ interior. Estos ejercicios te facilitarán la tarea de despegarte de las preocupaciones cotidianas para centrarte en lo que verdaderamente importa. 

Y eso es hacer una obra de arte con tu vida. La empatía es una herramienta fundamental. 

Por Candela Vizcaíno | Doctora en Comunicación por la Universidad de Sevilla

 

[fulltext] => [video] => [gallery] => [extra_fields] => [] [extra_fields_search] => [created] => 2020-01-09 14:23:31 [created_by] => 953 [created_by_alias] => [checked_out] => 0 [checked_out_time] => 0000-00-00 00:00:00 [modified] => 2020-01-09 14:35:49 [modified_by] => 953 [publish_up] => 2020-01-09 14:23:31 [publish_down] => 0000-00-00 00:00:00 [trash] => 0 [access] => 1 [ordering] => 22 [featured] => 0 [featured_ordering] => 0 [image_caption] => [image_credits] => [video_caption] => [video_credits] => [hits] => 131 [params] => Joomla\Registry\Registry Object ( [data:protected] => stdClass Object ( [enable_css] => 0 [jQueryHandling] => 1.8remote [backendJQueryHandling] => remote [userName] => 1 [userImage] => 1 [userDescription] => 1 [userURL] => 1 [userEmail] => 0 [userFeedLink] => 1 [userFeedIcon] => 1 [userItemCount] => 10 [userItemTitle] => 1 [userItemTitleLinked] => 1 [userItemDateCreated] => 1 [userItemImage] => 1 [userItemIntroText] => 1 [userItemCategory] => 1 [userItemTags] => 1 [userItemCommentsAnchor] => 1 [userItemReadMore] => 1 [userItemK2Plugins] => 1 [tagItemCount] => 10 [tagItemTitle] => 1 [tagItemTitleLinked] => 1 [tagItemDateCreated] => 1 [tagItemImage] => 1 [tagItemIntroText] => 1 [tagItemCategory] => 1 [tagItemReadMore] => 1 [tagItemExtraFields] => 0 [tagOrdering] => [tagFeedLink] => 1 [tagFeedIcon] => 1 [genericItemCount] => 10 [genericItemTitle] => 1 [genericItemTitleLinked] => 1 [genericItemDateCreated] => 1 [genericItemImage] => 1 [genericItemIntroText] => 1 [genericItemCategory] => 1 [genericItemReadMore] => 1 [genericItemExtraFields] => 0 [genericFeedLink] => 1 [genericFeedIcon] => 1 [feedLimit] => 10 [feedItemImage] => 1 [feedImgSize] => S [feedItemIntroText] => 1 [feedTextWordLimit] => [feedItemFullText] => 1 [feedItemTags] => 0 [feedItemVideo] => 0 [feedItemGallery] => 0 [feedItemAttachments] => 0 [feedBogusEmail] => [introTextCleanup] => 0 [introTextCleanupExcludeTags] => [introTextCleanupTagAttr] => [fullTextCleanup] => 0 [fullTextCleanupExcludeTags] => [fullTextCleanupTagAttr] => [xssFiltering] => 0 [linkPopupWidth] => 900 [linkPopupHeight] => 600 [imagesQuality] => 95 [itemImageXS] => 100 [itemImageS] => 200 [itemImageM] => 600 [itemImageL] => 800 [itemImageXL] => 1200 [itemImageGeneric] => 300 [catImageWidth] => 1200 [catImageDefault] => 1 [userImageWidth] => 100 [userImageDefault] => 1 [commenterImgWidth] => 48 [onlineImageEditor] => splashup [imageTimestamp] => 0 [imageMemoryLimit] => [socialButtonCode] => [twitterUsername] => [facebookImage] => Medium [comments] => 1 [commentsOrdering] => DESC [commentsLimit] => 10 [commentsFormPosition] => below [commentsPublishing] => 1 [commentsReporting] => 2 [commentsReportRecipient] => [inlineCommentsModeration] => 0 [gravatar] => 1 [antispam] => 0 [recaptchaForRegistered] => 1 [akismetForRegistered] => 1 [commentsFormNotes] => 1 [commentsFormNotesText] => [frontendEditing] => 1 [showImageTab] => 1 [showImageGalleryTab] => 1 [showVideoTab] => 1 [showExtraFieldsTab] => 1 [showAttachmentsTab] => 1 [showK2Plugins] => 1 [sideBarDisplayFrontend] => 0 [mergeEditors] => 1 [sideBarDisplay] => 1 [attachmentsFolder] => [hideImportButton] => 1 [googleSearch] => 0 [googleSearchContainer] => k2GoogleSearchContainer [K2UserProfile] => 0 [redirect] => 113 [adminSearch] => simple [cookieDomain] => [taggingSystem] => 1 [lockTags] => 0 [showTagFilter] => 0 [k2TagNorm] => 0 [k2TagNormCase] => lower [k2TagNormAdditionalReplacements] => [recaptcha_public_key] => [recaptcha_private_key] => [recaptcha_theme] => clean [recaptchaOnRegistration] => 0 [akismetApiKey] => [stopForumSpam] => 0 [stopForumSpamApiKey] => [showItemsCounterAdmin] => 1 [showChildCatItems] => 1 [disableCompactOrdering] => 0 [metaDescLimit] => 150 [enforceSEFReplacements] => 0 [SEFReplacements] => À|A, Á|A, Â|A, Ã|A, Ä|A, Å|A, à|a, á|a, â|a, ã|a, ä|a, å|a, Ā|A, ā|a, Ă|A, ă|a, Ą|A, ą|a, Ç|C, ç|c, Ć|C, ć|c, Ĉ|C, ĉ|c, Ċ|C, ċ|c, Č|C, č|c, Ð|D, ð|d, Ď|D, ď|d, Đ|D, đ|d, È|E, É|E, Ê|E, Ë|E, è|e, é|e, ê|e, ë|e, Ē|E, ē|e, Ĕ|E, ĕ|e, Ė|E, ė|e, Ę|E, ę|e, Ě|E, ě|e, Ĝ|G, ĝ|g, Ğ|G, ğ|g, Ġ|G, ġ|g, Ģ|G, ģ|g, Ĥ|H, ĥ|h, Ħ|H, ħ|h, Ì|I, Í|I, Î|I, Ï|I, ì|i, í|i, î|i, ï|i, Ĩ|I, ĩ|i, Ī|I, ī|i, Ĭ|I, ĭ|i, Į|I, į|i, İ|I, ı|i, Ĵ|J, ĵ|j, Ķ|K, ķ|k, ĸ|k, Ĺ|L, ĺ|l, Ļ|L, ļ|l, Ľ|L, ľ|l, Ŀ|L, ŀ|l, Ł|L, ł|l, Ñ|N, ñ|n, Ń|N, ń|n, Ņ|N, ņ|n, Ň|N, ň|n, ʼn|n, Ŋ|N, ŋ|n, Ò|O, Ó|O, Ô|O, Õ|O, Ö|O, Ø|O, ò|o, ó|o, ô|o, õ|o, ö|o, ø|o, Ō|O, ō|o, Ŏ|O, ŏ|o, Ő|O, ő|o, Ŕ|R, ŕ|r, Ŗ|R, ŗ|r, Ř|R, ř|r, Ś|S, ś|s, Ŝ|S, ŝ|s, Ş|S, ş|s, Š|S, š|s, ſ|s, Ţ|T, ţ|t, Ť|T, ť|t, Ŧ|T, ŧ|t, Ù|U, Ú|U, Û|U, Ü|U, ù|u, ú|u, û|u, ü|u, Ũ|U, ũ|u, Ū|U, ū|u, Ŭ|U, ŭ|u, Ů|U, ů|u, Ű|U, ű|u, Ų|U, ų|u, Ŵ|W, ŵ|w, Ý|Y, ý|y, ÿ|y, Ŷ|Y, ŷ|y, Ÿ|Y, Ź|Z, ź|z, Ż|Z, ż|z, Ž|Z, ž|z, α|a, β|b, γ|g, δ|d, ε|e, ζ|z, η|h, θ|th, ι|i, κ|k, λ|l, μ|m, ν|n, ξ|x, ο|o, π|p, ρ|r, σ|s, τ|t, υ|y, φ|f, χ|ch, ψ|ps, ω|w, Α|A, Β|B, Γ|G, Δ|D, Ε|E, Ζ|Z, Η|H, Θ|Th, Ι|I, Κ|K, Λ|L, Μ|M, Ξ|X, Ο|O, Π|P, Ρ|R, Σ|S, Τ|T, Υ|Y, Φ|F, Χ|Ch, Ψ|Ps, Ω|W, ά|a, έ|e, ή|h, ί|i, ό|o, ύ|y, ώ|w, Ά|A, Έ|E, Ή|H, Ί|I, Ό|O, Ύ|Y, Ώ|W, ϊ|i, ΐ|i, ϋ|y, ς|s, А|A, Ӑ|A, Ӓ|A, Ә|E, Ӛ|E, Ӕ|E, Б|B, В|V, Г|G, Ґ|G, Ѓ|G, Ғ|G, Ӷ|G, y|Y, Д|D, Е|E, Ѐ|E, Ё|YO, Ӗ|E, Ҽ|E, Ҿ|E, Є|YE, Ж|ZH, Ӂ|DZH, Җ|ZH, Ӝ|DZH, З|Z, Ҙ|Z, Ӟ|DZ, Ӡ|DZ, Ѕ|DZ, И|I, Ѝ|I, Ӥ|I, Ӣ|I, І|I, Ї|JI, Ӏ|I, Й|Y, Ҋ|Y, Ј|J, К|K, Қ|Q, Ҟ|Q, Ҡ|K, Ӄ|Q, Ҝ|K, Л|L, Ӆ|L, Љ|L, М|M, Ӎ|M, Н|N, Ӊ|N, Ң|N, Ӈ|N, Ҥ|N, Њ|N, О|O, Ӧ|O, Ө|O, Ӫ|O, Ҩ|O, П|P, Ҧ|PF, Р|P, Ҏ|P, С|S, Ҫ|S, Т|T, Ҭ|TH, Ћ|T, Ќ|K, У|U, Ў|U, Ӳ|U, Ӱ|U, Ӯ|U, Ү|U, Ұ|U, Ф|F, Х|H, Ҳ|H, Һ|H, Ц|TS, Ҵ|TS, Ч|CH, Ӵ|CH, Ҷ|CH, Ӌ|CH, Ҹ|CH, Џ|DZ, Ш|SH, Щ|SHT, Ъ|A, Ы|Y, Ӹ|Y, Ь|Y, Ҍ|Y, Э|E, Ӭ|E, Ю|YU, Я|YA, а|a, ӑ|a, ӓ|a, ә|e, ӛ|e, ӕ|e, б|b, в|v, г|g, ґ|g, ѓ|g, ғ|g, ӷ|g, y|y, д|d, е|e, ѐ|e, ё|yo, ӗ|e, ҽ|e, ҿ|e, є|ye, ж|zh, ӂ|dzh, җ|zh, ӝ|dzh, з|z, ҙ|z, ӟ|dz, ӡ|dz, ѕ|dz, и|i, ѝ|i, ӥ|i, ӣ|i, і|i, ї|ji, Ӏ|i, й|y, ҋ|y, ј|j, к|k, қ|q, ҟ|q, ҡ|k, ӄ|q, ҝ|k, л|l, ӆ|l, љ|l, м|m, ӎ|m, н|n, ӊ|n, ң|n, ӈ|n, ҥ|n, њ|n, о|o, ӧ|o, ө|o, ӫ|o, ҩ|o, п|p, ҧ|pf, р|p, ҏ|p, с|s, ҫ|s, т|t, ҭ|th, ћ|t, ќ|k, у|u, ў|u, ӳ|u, ӱ|u, ӯ|u, ү|u, ұ|u, ф|f, х|h, ҳ|h, һ|h, ц|ts, ҵ|ts, ч|ch, ӵ|ch, ҷ|ch, ӌ|ch, ҹ|ch, џ|dz, ш|sh, щ|sht, ъ|a, ы|y, ӹ|y, ь|y, ҍ|y, э|e, ӭ|e, ю|yu, я|ya [k2Sef] => 0 [k2SefLabelCat] => contenido [k2SefLabelTag] => etiqueta [k2SefLabelUser] => autor [k2SefLabelSearch] => buscar [k2SefLabelDate] => fecha [k2SefLabelItem] => 0 [k2SefLabelItemCustomPrefix] => [k2SefInsertItemId] => 1 [k2SefItemIdTitleAliasSep] => dash [k2SefUseItemTitleAlias] => 1 [k2SefInsertCatId] => 1 [k2SefCatIdTitleAliasSep] => dash [k2SefUseCatTitleAlias] => 1 [sh404SefLabelCat] => [sh404SefLabelUser] => autor [sh404SefLabelItem] => 2 [sh404SefTitleAlias] => alias [sh404SefModK2ContentFeedAlias] => rss [sh404SefInsertItemId] => 0 [sh404SefInsertUniqueItemId] => 0 [cbIntegration] => 0 [show_page_heading] => [categories] => Array ( [0] => 37 ) [menu_text] => 1 [secure] => 0 [page_title] => Vida sana [page_description] => [page_rights] => [robots] => [vfolder] => [afolder] => [vwidth] => [vheight] => [autoplay] => [galleries_rootfolder] => [enabledownload] => [inheritFrom] => 0 [num_leading_items] => 0 [num_leading_columns] => 1 [leadingImgSize] => Large [num_primary_items] => 10 [num_primary_columns] => 1 [primaryImgSize] => Medium [num_secondary_items] => 0 [num_secondary_columns] => 1 [secondaryImgSize] => Small [num_links] => 0 [num_links_columns] => 1 [linksImgSize] => XSmall [catCatalogMode] => 0 [catFeaturedItems] => 1 [catOrdering] => rdate [catPagination] => 2 [catPaginationResults] => 0 [catTitle] => 1 [catTitleItemCounter] => 0 [catDescription] => 1 [catImage] => 1 [catFeedLink] => 1 [catFeedIcon] => 1 [subCategories] => 0 [subCatColumns] => 2 [subCatOrdering] => alpha [subCatTitle] => 1 [subCatTitleItemCounter] => 0 [subCatDescription] => 1 [subCatImage] => 1 [catItemTitle] => 1 [catItemTitleLinked] => 1 [catItemFeaturedNotice] => 0 [catItemAuthor] => 1 [catItemDateCreated] => 1 [catItemRating] => 0 [catItemImage] => 1 [catItemIntroText] => 1 [catItemExtraFields] => 0 [catItemHits] => 0 [catItemCategory] => 1 [catItemTags] => 1 [catItemAttachments] => 0 [catItemAttachmentsCounter] => 0 [catItemVideo] => 0 [catItemVideoAutoPlay] => 0 [catItemImageGallery] => 0 [catItemDateModified] => 0 [catItemReadMore] => 1 [catItemCommentsAnchor] => 1 [catItemK2Plugins] => 1 [itemDateCreated] => 1 [itemTitle] => 1 [itemFeaturedNotice] => 0 [itemAuthor] => 1 [itemFontResizer] => 1 [itemPrintButton] => 1 [itemEmailButton] => 1 [itemSocialButton] => 1 [itemVideoAnchor] => 1 [itemImageGalleryAnchor] => 1 [itemCommentsAnchor] => 1 [itemRating] => 1 [itemImage] => 1 [itemImgSize] => Large [itemImageMainCaption] => 1 [itemImageMainCredits] => 1 [itemIntroText] => 1 [itemFullText] => 1 [itemExtraFields] => 1 [itemDateModified] => 0 [itemHits] => 0 [itemCategory] => 1 [itemTags] => 1 [itemAttachments] => 1 [itemAttachmentsCounter] => 1 [itemVideo] => 1 [itemVideoAutoPlay] => 0 [itemVideoCaption] => 1 [itemVideoCredits] => 1 [itemImageGallery] => 1 [itemNavigation] => 1 [itemComments] => 1 [itemTwitterButton] => 0 [itemFacebookButton] => 0 [itemGooglePlusOneButton] => 0 [itemAuthorBlock] => 0 [itemAuthorImage] => 0 [itemAuthorDescription] => 0 [itemAuthorURL] => 0 [itemAuthorEmail] => 0 [itemAuthorLatest] => 0 [itemAuthorLatestLimit] => 5 [itemRelated] => 1 [itemRelatedLimit] => 3 [itemRelatedTitle] => 1 [itemRelatedCategory] => 0 [itemRelatedImageSize] => Small [itemRelatedIntrotext] => 0 [itemRelatedFulltext] => 0 [itemRelatedAuthor] => 0 [itemRelatedMedia] => 1 [itemRelatedImageGallery] => 0 [itemK2Plugins] => 1 [catMetaDesc] => Información y consejos de viajes por España, Europa, Africa, Asia y América. [catMetaKey] => viajes, turismo, vacaciones, viajes por España, viajes Europa, viajes Asia, Viajes Africa, información viajes, qué ver y hacer en... viajes en familia, rutas naturaleza [catMetaAuthor] => Candela Vizcaíno ) [separator] => . ) [metadesc] => Así se trabaja con la empatía en el camino del crecimiento personal. [metadata] => robots= author=Candela Vizcaíno [metakey] => empatia, empatía [plugins] => [language] => * [acy_created] => 2020-01-09 15:34:24 [categoryname] => Vida Sana [categoryid] => 37 [categoryalias] => vida-sana [categoryparams] => {"inheritFrom":"1","theme":"","num_leading_items":"2","num_leading_columns":"1","leadingImgSize":"Large","num_primary_items":"4","num_primary_columns":"2","primaryImgSize":"Medium","num_secondary_items":"4","num_secondary_columns":"1","secondaryImgSize":"Small","num_links":"4","num_links_columns":"1","linksImgSize":"XSmall","catCatalogMode":"0","catFeaturedItems":"1","catOrdering":"","catPagination":"2","catPaginationResults":"1","catTitle":"1","catTitleItemCounter":"1","catDescription":"1","catImage":"1","catFeedLink":"1","catFeedIcon":"1","subCategories":"1","subCatColumns":"2","subCatOrdering":"","subCatTitle":"1","subCatTitleItemCounter":"1","subCatDescription":"1","subCatImage":"1","itemImageXS":"","itemImageS":"","itemImageM":"","itemImageL":"","itemImageXL":"","catItemTitle":"1","catItemTitleLinked":"1","catItemFeaturedNotice":"0","catItemAuthor":"1","catItemDateCreated":"1","catItemRating":"0","catItemImage":"1","catItemIntroText":"1","catItemIntroTextWordLimit":"","catItemExtraFields":"0","catItemHits":"0","catItemCategory":"1","catItemTags":"1","catItemAttachments":"0","catItemAttachmentsCounter":"0","catItemVideo":"0","catItemVideoWidth":"","catItemVideoHeight":"","catItemAudioWidth":"","catItemAudioHeight":"","catItemVideoAutoPlay":"0","catItemImageGallery":"0","catItemDateModified":"0","catItemReadMore":"1","catItemCommentsAnchor":"1","catItemK2Plugins":"1","itemDateCreated":"1","itemTitle":"1","itemFeaturedNotice":"1","itemAuthor":"1","itemFontResizer":"1","itemPrintButton":"1","itemEmailButton":"1","itemSocialButton":"1","itemVideoAnchor":"1","itemImageGalleryAnchor":"1","itemCommentsAnchor":"1","itemRating":"1","itemImage":"1","itemImgSize":"Large","itemImageMainCaption":"1","itemImageMainCredits":"1","itemIntroText":"1","itemFullText":"1","itemExtraFields":"1","itemDateModified":"1","itemHits":"1","itemCategory":"1","itemTags":"1","itemAttachments":"1","itemAttachmentsCounter":"1","itemVideo":"1","itemVideoWidth":"","itemVideoHeight":"","itemAudioWidth":"","itemAudioHeight":"","itemVideoAutoPlay":"0","itemVideoCaption":"1","itemVideoCredits":"1","itemImageGallery":"1","itemNavigation":"1","itemComments":"1","itemTwitterButton":"1","itemFacebookButton":"1","itemGooglePlusOneButton":"1","itemAuthorBlock":"1","itemAuthorImage":"1","itemAuthorDescription":"1","itemAuthorURL":"1","itemAuthorEmail":"0","itemAuthorLatest":"1","itemAuthorLatestLimit":"5","itemRelated":"1","itemRelatedLimit":"5","itemRelatedTitle":"1","itemRelatedCategory":"0","itemRelatedImageSize":"0","itemRelatedIntrotext":"0","itemRelatedFulltext":"0","itemRelatedAuthor":"0","itemRelatedMedia":"0","itemRelatedImageGallery":"0","itemK2Plugins":"1","catMetaDesc":"Noticias sobre salud, hábitos saludables, nutrición, psicología y vida familiar sana. ","catMetaKey":"salud, plantas medicinales, vida sana, alimentación, alimentación sana, nutrición, hábitos saludables, significado de los sueños, interpretación de los sueños, psicología, coaching","catMetaRobots":"","catMetaAuthor":"Candela Vizcaino"} [itemGroup] => leading [category] => TableK2Category Object ( [id] => 37 [name] => Vida Sana [alias] => vida-sana [description] => [parent] => 0 [extraFieldsGroup] => 0 [published] => 1 [image] => [access] => 1 [ordering] => 7 [params] => {"inheritFrom":"1","theme":"","num_leading_items":"2","num_leading_columns":"1","leadingImgSize":"Large","num_primary_items":"4","num_primary_columns":"2","primaryImgSize":"Medium","num_secondary_items":"4","num_secondary_columns":"1","secondaryImgSize":"Small","num_links":"4","num_links_columns":"1","linksImgSize":"XSmall","catCatalogMode":"0","catFeaturedItems":"1","catOrdering":"","catPagination":"2","catPaginationResults":"1","catTitle":"1","catTitleItemCounter":"1","catDescription":"1","catImage":"1","catFeedLink":"1","catFeedIcon":"1","subCategories":"1","subCatColumns":"2","subCatOrdering":"","subCatTitle":"1","subCatTitleItemCounter":"1","subCatDescription":"1","subCatImage":"1","itemImageXS":"","itemImageS":"","itemImageM":"","itemImageL":"","itemImageXL":"","catItemTitle":"1","catItemTitleLinked":"1","catItemFeaturedNotice":"0","catItemAuthor":"1","catItemDateCreated":"1","catItemRating":"0","catItemImage":"1","catItemIntroText":"1","catItemIntroTextWordLimit":"","catItemExtraFields":"0","catItemHits":"0","catItemCategory":"1","catItemTags":"1","catItemAttachments":"0","catItemAttachmentsCounter":"0","catItemVideo":"0","catItemVideoWidth":"","catItemVideoHeight":"","catItemAudioWidth":"","catItemAudioHeight":"","catItemVideoAutoPlay":"0","catItemImageGallery":"0","catItemDateModified":"0","catItemReadMore":"1","catItemCommentsAnchor":"1","catItemK2Plugins":"1","itemDateCreated":"1","itemTitle":"1","itemFeaturedNotice":"1","itemAuthor":"1","itemFontResizer":"1","itemPrintButton":"1","itemEmailButton":"1","itemSocialButton":"1","itemVideoAnchor":"1","itemImageGalleryAnchor":"1","itemCommentsAnchor":"1","itemRating":"1","itemImage":"1","itemImgSize":"Large","itemImageMainCaption":"1","itemImageMainCredits":"1","itemIntroText":"1","itemFullText":"1","itemExtraFields":"1","itemDateModified":"1","itemHits":"1","itemCategory":"1","itemTags":"1","itemAttachments":"1","itemAttachmentsCounter":"1","itemVideo":"1","itemVideoWidth":"","itemVideoHeight":"","itemAudioWidth":"","itemAudioHeight":"","itemVideoAutoPlay":"0","itemVideoCaption":"1","itemVideoCredits":"1","itemImageGallery":"1","itemNavigation":"1","itemComments":"1","itemTwitterButton":"1","itemFacebookButton":"1","itemGooglePlusOneButton":"1","itemAuthorBlock":"1","itemAuthorImage":"1","itemAuthorDescription":"1","itemAuthorURL":"1","itemAuthorEmail":"0","itemAuthorLatest":"1","itemAuthorLatestLimit":"5","itemRelated":"1","itemRelatedLimit":"5","itemRelatedTitle":"1","itemRelatedCategory":"0","itemRelatedImageSize":"0","itemRelatedIntrotext":"0","itemRelatedFulltext":"0","itemRelatedAuthor":"0","itemRelatedMedia":"0","itemRelatedImageGallery":"0","itemK2Plugins":"1","catMetaDesc":"Noticias sobre salud, hábitos saludables, nutrición, psicología y vida familiar sana. ","catMetaKey":"salud, plantas medicinales, vida sana, alimentación, alimentación sana, nutrición, hábitos saludables, significado de los sueños, interpretación de los sueños, psicología, coaching","catMetaRobots":"","catMetaAuthor":"Candela Vizcaino"} [trash] => 0 [plugins] => [language] => * [_tbl:protected] => #__k2_categories [_tbl_key:protected] => id [_tbl_keys:protected] => Array ( [0] => id ) [_db:protected] => JDatabaseDriverMysqli Object ( [name] => mysqli [serverType] => mysql [connection:protected] => mysqli Object ( [affected_rows] => -1 [client_info] => mysqlnd 5.0.12-dev - 20150407 - $Id: 38fea24f2847fa7519001be390c98ae0acafe387 $ [client_version] => 50012 [connect_errno] => 0 [connect_error] => [errno] => 0 [error] => [error_list] => Array ( ) [field_count] => 3 [host_info] => Localhost via UNIX socket [info] => [insert_id] => 0 [server_info] => 5.6.40-84.0-log [server_version] => 50640 [stat] => Uptime: 251350 Threads: 14 Questions: 535738992 Slow queries: 13001 Opens: 4231621 Flush tables: 1 Open tables: 2048 Queries per second avg: 2131.446 [sqlstate] => 00000 [protocol_version] => 10 [thread_id] => 3366850 [warning_count] => 0 ) [nameQuote:protected] => ` [nullDate:protected] => 0000-00-00 00:00:00 [_database:JDatabaseDriver:private] => candelav_joom624 [count:protected] => 132 [cursor:protected] => [debug:protected] => [limit:protected] => 0 [log:protected] => Array ( ) [timings:protected] => Array ( ) [callStacks:protected] => Array ( ) [offset:protected] => 0 [options:protected] => Array ( [driver] => mysqli [host] => localhost [user] => candelav_joom624 [password] => yZU?(Dzm)[,W [database] => candelav_joom624 [prefix] => candv_ [select] => 1 [port] => 3306 [socket] => ) [sql:protected] => SELECT * FROM #__k2_tags WHERE name = 'Psicologia' [tablePrefix:protected] => candv_ [utf:protected] => 1 [utf8mb4:protected] => 1 [errorNum:protected] => 0 [errorMsg:protected] => [transactionDepth:protected] => 0 [disconnectHandlers:protected] => Array ( ) ) [_trackAssets:protected] => [_rules:protected] => [_locked:protected] => [_autoincrement:protected] => 1 [_observers:protected] => JObserverUpdater Object ( [observers:protected] => Array ( ) [doCallObservers:protected] => 1 ) [_columnAlias:protected] => Array ( ) [_jsonEncode:protected] => Array ( ) [_errors:protected] => Array ( ) [link] => /vida-sana.html ) [link] => /vida-sana/empatia.html [printLink] => /vida-sana/empatia.html?print=1&tmpl=component [imageXSmall] => /media/k2/items/cache/0692a4e584defe6544ca2abbf7dd2502_XS.jpg [imageSmall] => /media/k2/items/cache/0692a4e584defe6544ca2abbf7dd2502_S.jpg [imageMedium] => /media/k2/items/cache/0692a4e584defe6544ca2abbf7dd2502_M.jpg [imageLarge] => /media/k2/items/cache/0692a4e584defe6544ca2abbf7dd2502_L.jpg [imageXLarge] => /media/k2/items/cache/0692a4e584defe6544ca2abbf7dd2502_XL.jpg [imageGeneric] => /media/k2/items/cache/0692a4e584defe6544ca2abbf7dd2502_Generic.jpg [cleanTitle] => ¿Por qué la empatía te va a ayudar a “triunfar” en la vida? [numOfComments] => 0 [text] =>

 

Es el término de moda y parece la panacea (solución definitiva) a todos nuestros males, valga la redundancia. El vocablo está en boca de todos: desde educadores hasta coaches pasando por comunicadores o psicólogos. Con ella, con la empatía (en su justa media, en exceso o por defecto) se quieren explicar todos los males o bendiciones de nuestro tiempo, como si tenerla fuera un pasaporte definitivo hacia la felicidad. Lamentablemente (o por suerte quizás) las cosas del corazón (también del espíritu y del alma del ser humano) no funcionan así. Dicho esto, una empatía afinada, consciente (y esto es muy importante), educada, manejada con asertividad y un poso de inteligencia te puede ayudar a caminar por el mundo con acierto, a la par que vas sembrando inspiración allí por donde pasas.  

 

El significado de la palabra empatía, alegría para filólogos modernos

Si bien las palabras cambian de sentido simbólico y de significado a lo largo del tiempo (y quien diga lo contrario no tiene la mas mínima idea de lingüística histórica), el de empatía es bien curioso. Por lo pronto asistimos a un cultismo antiguo (un término procedente del griego sin haber pasado por el latín del que procede nuestra lengua) que en sus inicios significaba “dentro (em) de la dolencia, del mal o de la enfermedad (pathos)”. Esto es, según Galeno (siglo II) la empatía significaba estar dentro, convivir o hacerse uno con la enfermedad (tanto física como espiritual). 

Tenemos que dar un salto de milenios casi para encontrarnos en la literatura científica la palabra empatía repetida hasta la saciedad. Será a finales del siglo XIX y principios del XX, en la Centroeuropa que ve nacer el psicoanálisis de Freud. Aquí empatía quiere tomar el significado simbólico de simpatía, término usado popularmente con otro sentido más amplio. Quizás por eso, se retoma el vocablo para referirse a la persona que sintoniza emocionalmente con la dolencia de otros. 

Damos otro salto hasta los albores del siglo XXI para encontrarnos con una empatía que en Internet tiene millones de búsquedas mensuales, tantas que más bien parece que el término alude a una condición de vida y muerte. Y es así casi. La empatía sale de los divanes de los psiquiatras para poblar el mundo de los coaches y de todas las personas que buscan información en la red abriendo su sentido semántico. Hoy, primer mes del año 2020, la empatía se entiende como la capacidad de comprender, ver o asumir los sentimientos, postulados, razones o principios del otro. Esto es, sería como una especie de espejo donde vemos el interior anímico de los demás al sentirnos reflejados en nuestro espíritu con todas sus contradicciones, bondades y sombras. 

Entonces, ¿qué es realmente una empatía saludable?  

Aunque el término, a nivel popular, a veces, se asocia a personas emotivas, emocionales y que se hacen cargo de los demás, la empatía (bien entendida) no se refiere a eso únicamente. Es, más bien, una visión, una comprensión, una interiorización de aquello que sucede ante un hecho, circunstancia (positiva o negativa) o carácter singular. Una persona empática entiende y respeta las motivaciones ajenas. Y eso, aquí viene la primera característica, no significa que se lance a la acción (en ocasiones de salvación) de todo aquel desvalido que se ponga por delante. 

Una empatía saludable significa, en primera instancia, una actividad racional que, en segundo lugar, pasa por los recovecos de un corazón (que aún no conocemos) para volver, de nuevo, a la razón. En este punto, una vez se ha entendido al otro (y ¡ojo! a nosotros mismos) trabajamos por dar (o no) respuesta a un hecho. La empatía, por tanto, se queda en el plano de la comprensión, del saber ver, del estar dispuesto a escuchar y de ponerse en el lugar del otro. Esto es, un empático se ve reflejado en el otro con facilidad. Pero eso no significa que se ponga a salvar a todo al mundo sin criterio o meta. 

 

¿Se nace con empatía o se hace a lo largo de la vida? 

Aunque aquí hay opiniones para todos los gustos, bien es verdad que tenemos que reconocer un sustrato anímico que viene casi de serie o en los primeros estadios de crianza. No obstante, ya sea una persona negada para ello o bien alguien que llega a este mundo con ese don, la empatía puede trabajarse. Y, como todo lo bueno en este mundo, cuando antes mejor, esto es, en los primeros estadios educacionales o de crecimiento. Dicho esto, tampoco esto es óbice para negar su cultivo en la madurez. Todo se puede hacer cuando existe esa voluntad por parte de una persona concreta, aunque se necesite ayuda o acompañamiento profesional para ello. Es más, las personas que hacen gala de una mayor empatía, han cumplido ya sus buenos años como si ser veterano fuera un grado casi. De hecho, con esta condición se trabaja en extremos tan adversos como las cárceles, en aras a posibilitar la rehabilitación. 

La empatía es contraria a los actos de los psicópatas (aquellas personas que son incapaces de verse reflejados en el dolor ajeno) o de los narcisistas (quienes solo se ven a sí mismos). Y la literatura médica tiene datos importantes que dan luz sobre estas condiciones. Ambas se gestan en entornos indolentes (cuando no de claro abuso físico y emocional) a muy temprana edad. Lo que no saben es por qué unos individuos se ven arrastrados o deciden por sí parapetarse tras este muro de incomprensión ajena y, a veces, de ellos mismos. 

Puede que se nazca, pues, pero con toda probabilidad se hace. Por tanto, se puede moldear, incentivar y desarrollar en casa y en la escuela. Los educadores y las familias tenemos un reto importante por apasionante. Si, desde pequeños, enseñamos a los niños que el prójimo, como nosotros, tiene sus sentimientos, razones y opiniones que no solo se debe respetar sino que también se puede conocer, haremos adultos, sin duda, con un espíritu cívico refinado en extremo. Y eso sin contar que se convertirán en mejores personas. Ahora bien, dicho esto (lo maravilloso), la empatía también implica una intromisión en los parámetros emocionales de quien esta enfrente. Y ciertas líneas rojas (honor, intimidad, individualidad, respeto) nunca deben traspasarse.  

 

¿Qué hace especial a una persona con empatía? Algunas características 

1.- Como ya he anotado arriba, son capaces de ver las motivaciones del otro y entender el dolor ajeno. 

2.- En el lado contrario, una persona con empatía tendrá más facilidad para darse cuenta del mal que se le pone enfrente. Cuando todo ello viene combinado con una autoestima en su punto, inteligencia y afán resolutivo tenemos el abono perfecto que ayuda al nacimiento de un líder. 

3.- Aunque la empatía puede emplazarse en un lugar indeterminado de la razón, tiene un fuerte componente emocional. Aquí el corazón juega sus mejores bazas: las que no permite ayudar a los demás sin arrastrarnos a nosotros mismos. 

4.- Como norma general son seres seguros de sí mismos que no se dejan tumbar con facilidad. Como pueden ponerse con facilidad en la piel de otros, buscan en quienes reflejarse para salir adelante motivándose con historias y biografías inspiradoras. 

 

De la empatía al liderazgo  

5.- Son personas luminosas que brillan allá a donde van con espíritu positivo, a veces, apabullante. 

6.- Están dispuestas a ayudar de manera noble sin permitirse dejarse arrastrar por situaciones negativas. 

7.- Son capaces de hacer competitivos su altruismo haciendo el bien allí donde se les necesita. 

8.- Aunque no renuncian a los bienes materiales,  apuestan y conocen el valor de los dones espirituales y emocionales a la par que los cultivan a diario. 

9.-  Si utilizan la empatía para hacer daño, automáticamente dejan de serlo. Otra cosa es que se sirvan de esta condición para crecer en todos los planos: espiritual, emocional, social, educativo… 

10.- Son personas conciliadoras y muy buenas negociadoras. Si se combina con buenas dotes verbales tenemos también el caldo de cultivo para grandes políticos, jueces, árbitros (más allá del deporte), educadores y jefes de equipo. La empatía, en definitiva, son las células madres emocionales de los líderes, las mismas que les permiten sacar lo mejor de los que están a su alrededor y/o cargo.  

 

¿Cómo te puede ayudar la empatía a “triunfar” en la vida?

Y aquí tenemos que definir qué significa triunfo, otro término que se está poniendo en revisión. ¿Significa únicamente llegar donde otros nos han puesto los pies? ¿Conseguir esa riqueza que tanto se magnifica en los últimos tiempos? ¿O quizás vivir en una eterna competición? Desde ya digo que ninguno de esos “triunfos” les interesan a las personas empáticas. Almas con luz donde se encuentran estos seres solo pueden ir en post de la felicidad que da la libertad aunada con una responsabilidad serena. El triunfo vital que propongo aquí es el emplazamiento donde uno se encuentra feliz (o simplemente sereno) ofreciendo al mundo aquello que mejor se da con libertad y, por supuesto, sin hacer daño a nadie. Dicho esto, ¿cómo combinamos este bien con la empatía? ¿Cómo se maneja? Reconozco la complicación pero esto no significa que tengamos que dejar de intentarlo. Anota.  

1.- La empatía te va a ayudar para ver, en primera instancia, la manipulación de los que se han denominado triada oscura (psicópatas, sádicos y maquiavélicos). Aunque expertos psicólogos reconocen que este tipo de personalidades (como los narcisistas) son difíciles de reconocer a primera vista (por las máscaras con las que se revisten), una persona empática tiene más posibilidades de ver su oscuridad. Eso sí es importante que, a la hora de protegerse contra este mal, además se tenga una autoestima a punto para no sucumbir en sus redes. 

2.- Si ya tienes mucho sabiendo que de estos espíritus perversos solo queda la opción de alejarse, también te va a ayudar a la hora de reconocer a indolentes, incapaces y perezosos. Si puedes ponerte en su mundo, no perderás el tiempo a la hora de pedir algo que no pueden (o no quieren dar). En este punto, la empatía se convierte en la espada de oro del líder que triunfa en el plano laboral al darle las herramientas para rodearse de lo mejores y más adecuados.  

3.- Te evitará, desde pequeño, entrar en conflictos innecesarios al poder ver la intransigencia o la inflexibilidad de algunas personas. Aunque algunas personas enarbolan la bandera de la empatía para hacer daño, nunca tiene ese sentido. Más bien estos individuos se dedican al arte de la manipulación. La empatía siempre es generosa, altruista y desinteresada. 

4.- En el lado opuesto, si se ha trabajado casi desde pequeño, te va a convertir en un buen negociador y mediador incluso si no tienes altas capacidades verbales, aunque, como norma general, las personas con empatía suelen hacer gala de ellas al reconocer y distinguir todos los recovecos del espíritu humano.  

5.- Casi sin darte cuenta te va a permitir escoger con acierto las amistades que contribuirán a tu crecimiento personal. 

Así te ayuda un carácter empático 

6.- Un tanto de lo mismo sucede a la hora del momento crucial de la elección de pareja, aunque en este aspecto confluyen aspectos diversos y peliagudos como la cultura, educación y una autoestima trabajada. 

7.- La empatía es uno de los pilares del autoconocimiento al rebotar ese don hacia ti mismo. Y ni que decir tiene que la felicidad no se consigue hasta que logramos bucear (y amansar) las aguas oscuras de nuestra alma. 

8.- Te convierte en una persona conciliadora, amiga y lejos de broncas o peleas. Eso hará que no tengas choques o conflictos en el ambiente laboral, social e, incluso, familiar. 

9.- La empatía te da herramientas para solventar inconvenientes que te sobrevengan a lo largo de la vida a la par que una fortaleza en tus propias posibilidades.  

10.- Te hace una persona desprendida (en su faceta saludable) que (cuando se ha trabajado adecuadamente) en la edad adulta te permite hablar con tu niñ@ interior. Estos ejercicios te facilitarán la tarea de despegarte de las preocupaciones cotidianas para centrarte en lo que verdaderamente importa. 

Y eso es hacer una obra de arte con tu vida. La empatía es una herramienta fundamental. 

Por Candela Vizcaíno | Doctora en Comunicación por la Universidad de Sevilla

 

[event] => stdClass Object ( [BeforeDisplay] => [AfterDisplay] => [AfterDisplayTitle] => [BeforeDisplayContent] => [AfterDisplayContent] => [K2BeforeDisplay] => [K2AfterDisplay] => [K2AfterDisplayTitle] => [K2BeforeDisplayContent] => [K2AfterDisplayContent] => ) )

stdClass Object
(
    [id] => 317
    [title] => Complejo de Cenicienta | Cuando no luchas por tus sueños
    [alias] => complejo-cenicienta
    [catid] => 37
    [published] => 1
    [introtext] => 

 

Comienzo diciendo que no es una patología, pero sí una cosmovisión que condiciona negativamente a quien la sufre. El complejo de Cenicienta se refiere a una forma de ser y estar en el mundo que impide salir de la zona de confort para, de por sí, ir en post de los sueños propios, metas e, incluso, felicidad. En esencia y resumiendo mucho, quienes están inmersos en este complejo espiritual tremendamente dañino buscan en los otros la solución a sus problemas creando (a la larga y a la corta) relaciones patológicas y codependientes. Aunque afecta a hombres y a mujeres, es en el mundo femenino (quizás por la cultura predominante) donde se afianza. Si bien es verdad que las personas que se encuentran atrapadas en este síndrome en raras ocasiones alcanzan autonomía y libertad propias, con conocimiento y ayuda profesional, si hiciera falta, se sale de aquí. 

 

Repasamos el cuento que da nombre al complejo de Cenicienta

Es una de las historias clásicas más afianzadas en la cultura tradicional objeto de libros, películas, parques temáticos o disfraces. Y a la par, con la nueva lectura de los mitos antiguos, uno de esos cuentos infantiles de princesas que no debes leer a tu hija. ¿Y eso por qué? Lo explicamos en el link anterior, pero ya adelanto que este tipo de historias van conformando una personalidad dependiente desde tempranas edades esperando, por tanto, que otros resuelvan lo que podemos intentar (otra cosa es que consigamos) por nosotros mismos. 

Resumiendo mucho, Cenicienta se queda huérfana a muy temprana edad atrapada en su propia casa, la cual dirige una malvada madrastra que tiene dos hijas feísimas en todos los aspectos. Por el contrario, nuestra protagonista es todo dulzura, belleza y abnegación, convirtiéndose en criada de las personas que ocupan la casa que legalmente le pertenece. Va así creciendo sin oponerse a los designios de una persona con rasgos de psicópata hasta que un buen día llega una invitación para ir a un baile principesco. La importancia del evento es tal que de allí saldrá la futura esposa del heredero, nada más y nada menos. Ni que decir tiene que Cenicienta no irá a la fiesta por imposición de la madrastra y, en cambio, sí deberá coser los vestidos de las otra muchachas. 

Para la joven solo le queda el desconsuelo, ya que no contempla la opción de la rebeldía en cualquiera de sus aspectos, la misma que le permitiría ir en post de sus sueños. Esa noche, al quedarse llorando en casa rumiando su desgracia, aparece su hada madrina la cual permite, mediante hechizos de magia, que Cenicienta pueda ir al baile, vestida de forma primorosa, calzada con zapatos de cristal y en una maravillosa carroza transformada de una calabaza y de los ratones de la casa.  

La única condición es que vuelve antes de las doce. Pero la muchacha, prendada del príncipe y bailando sin cesar, se olvida de la hora. En su carrera, por estar de vuelta a tiempo (y, por tanto, seguir obedeciendo), pierde uno de los zapatos en las escalinatas de palacio. Más allá del simbolismo de la prenda (que también he desentrañado), el heredero de la corona se pone a buscarla con la única guía de ese zapato mágico, pequeño y extraño. Todos sabemos que ambos se reencuentran (no sin antes pasar por la oposición y zancadillas diversas de la malvada madrastra), se casan y son felices para siempre. 

 

Causas del complejo de Cenicienta

El cuento tradicional nos da muchas pistas del origen de esta condición. Cenicienta está prisionera en su propia casa convirtiéndose en criada, cuando debe ser dueña y señora. Y esto sucede porque es vulnerable debido a su orfandad. Por eso, no es de extrañar que, tras el síndrome de Cenicienta, se encuentre lo siguiente: 

1.- Una cultura (en la cual estamos aún inmersa) en la que se premia la sumisión absoluta por parte de la mujer, quien es relegada a tareas domésticas o subalternas. El premio a la obediencia (coartando la posibilidad de aventurarse en lo desconocido que se encuentra tras los muros de la casa) es la mano del príncipe. Y lee con esto una vuelta a empezar en la espiral de obediencia, sumisión, muros del hogar, amor romántico… Todo ello impide el mínimo empoderamiento.  

2.- Crianza indolente que hace vulnerable a las niñas y también a algunos niños coartando cualquier atisbo de asertividad o de libertad de expresión. 

3.- El complejo de Cenicienta en más frecuente en miembros adultos procedentes de familias tóxicas, de una madre narcisista o de entornos donde no se ha respetado los sentimientos de los pequeños. 

4.- Personas que, por las razones que sean, han crecido bajo los influjos de la infensión aprendida.  

5.- Entornos socio-culturales pobres (en todos los sentidos) que relegan a la mujer únicamente a las tareas domésticas sin darle otras opciones. 

6.- La publicidad sexista que inculca roles de género inamovibles. 

7.- Aunque parezca que no tiene ninguna relación, también está detrás del síndrome de Cenicienta, la cultura del pelotazo, esa idea extendida en algunos entornos sociales que nos repiten una y otra vez que no se puede salir de una situación que no te gusta si no es con la suerte. Y en esto entra desde que te toque el gordo de la lotería hasta que te encuentres en un café con un rico millonario que se quede prendado de ti hasta que venga alguien de fuera que, por arte de magia, te saque de un emplazamiento infeliz. 

8.- Detrás de esta condición siempre hay una falta de apuesta en nosotros mismos, en nuestras posibilidades, en la capacidad que tenemos para salir de cualquier situación adversa o que no nos gusta del todo. 

Síntomas o características del complejo de Cenicienta 

1.- Como sucede con el síndrome de Peter Pan, las personas con esta condición son como niños desvalidos atrapados en cuerpos de adultos. De alguna manera u otra, no han salido a la vida de los mayores con todo lo que ello conlleva: responsabilidad y libertad. 

2.- Siempre hay un miedo atroz a lo que está afuera, a lo desconocido, a abandonar la zona de confort. 

3.- Las personas con el complejo de Cenicienta no se atreven a intentar nada por sí mismas y siempre necesitan la validación de su entorno. 

4.- No se defienden y se dejan vapulear por los demás. Son el caldo de cultivo para caer en relaciones tóxicas de todo tipo y ser el objetivo de narcisistas y aprovechados. 

5.- La baja autoestima es una tónica y condiciona cualquier relación ya sea en el ámbito social, laboral, familiar, personal o de pareja. 

6.- Es normal que se hagan cargo de responsabilidades que no le corresponden renunciando, a la par, a hacer ver su criterio u opinión en cualquier asunto. 

Así son las personas con el síndrome de Cenicienta

7.- Suelen desempeñar tareas laborales en puestos sobrerrepesentados. 

8.- Les cuesta mucho ponerse metas a largo plazo necesitando la validación externa y aplazando constantemente el cambio vital que les llevará a la libertad. 

9.- Abandonan con frecuencia los proyectos en los que se embarcan. 

10.- Son bastantes permeables a las críticas y opiniones ajenas.

11.- Necesitan siempre a otros para hacer cualquier cosa. Por eso, son las víctimas propiciatorias para caer en las redes de personas tóxicas, la representación de la malvada madrastra del cuento. 

12.- No se creen merecedoras de ningún bien. 

13.- Suelen ser personas que no dejan brillar su luz (por miedo o por cobardía) y es normal que caigan en la tristeza. 

14.- Siempre están ocupadas (en ocasiones hasta la extenuación) con tareas que no les corresponde. 

15.- Para ellas es imposible delegar.   

 

¿Y ahora qué? ¿Espero a que otros hagan lo que yo no hago por mí?  

Todo ello hace que estas personas no persigan sus sueños o se esfuercen por salir adelante. Es necesario que algo en sus vidas les sacuda y esto suele ser un hecho traumático. A partir de aquí hay que tomar conciencia para superar la situación. Aunque algunos casos (muy enquistados por la biografía personal),  va a requerir de ayuda profesional, se puede avanzar paso a paso.  

1.- Lo primero es saber, reconocer y aceptar que padeces el complejo de Cenicienta el cual impide tu crecimiento personal y espiritual. 

2.- Pregúntate qué te ha llevado a tener una autoestima tan baja que no te permite ser dueñ@ de tu mundo. 

3.- Acepta, deja ir y perdona. No rumies tu infelicidad volviendo una y otra vez sobre hechos, situaciones o actos del pasado. Que te sirva para aprender y para caminar de otra manera pero no para quedarte con los pies estancados. 

4.- Reza un proverbio chino que “para recorrerse el mundo hay que dar un primer paso”. Y para cualquier meta hay que hacer lo mismo: hay que proponerse retos pequeños, asumibles y a tu alcance. De nada sirve que fantasees con llegar a La Luna mañana si no te has preparado para salir en soledad a un punto a 100 kms de tu casa.  

Salir del complejo de Cenicienta

5.- Lee, fórmate y estudia. Entiende lo que te pasa sin dejar que te amordace.  

6.- Deja un tiempo solo para ti y solo para ti. Cuando compruebes que no se cae el mundo por ello, comenzarás a liberarte de todas las tareas impuestas.  

7.- Cuídate en todos los sentidos: espiritual, anímico, intelectual y físico. Come comida de verdad, deja el sedentarismo y abandona hábitos tóxicos y de desgana.  

8.- Cultiva relaciones sociales variadas. No tengas miedos a abandonar los límites establecidos y fronteras emocionales. Así podrás poner en la distancia todo lo que te pasa. 

9.- Aprende a decir no. Si alguien se enfada por ello cuando es totalmente justo por tu parte, no debe estar en tu vida (así de simple). En cambio, si es alguien que te quiere y te respeta lo entenderá al segundo.  

10.- No busques fuera lo que está dentro de ti. Bien es verdad que somos criaturas sociales que necesitamos a los otros para todo, pero eso no significa que tus relaciones sean dependientes. Cultiva tu soledad con aquello que te gusta. Aprende a amar esos momentos que pasas contigo mism@. 

 

Ni que decir tiene que cualquier reto no se consigue de la noche a la mañana. Todo lleva su tiempo, su esfuerzo, sus pequeños avances y, a veces, grandes tropezones. Lo más importante es que te fijes como meta tu libertad sin renunciar ni a tu responsabilidad (social, familiar, personal…) ni a tus sueños. Si sientes que no avanzas o que te haz estancado, lo mismo es el momento de pedir ayuda o de intentar otro camino. Lo que nunca debes hacer es buscar la solución fuera (esto no vale en el caso de consejo profesional)  para lo que siempre ha estado dentro de ti. Mira hacia tu luz, aquella que te hace un ser único e irrepetible.   

Por Candela Vizcaíno | Doctora en Comunicación por la Universidad de Sevilla 

 

[fulltext] => [video] => [gallery] => [extra_fields] => [] [extra_fields_search] => [created] => 2020-01-07 12:47:53 [created_by] => 953 [created_by_alias] => [checked_out] => 0 [checked_out_time] => 0000-00-00 00:00:00 [modified] => 0000-00-00 00:00:00 [modified_by] => 0 [publish_up] => 2020-01-07 12:47:53 [publish_down] => 0000-00-00 00:00:00 [trash] => 0 [access] => 1 [ordering] => 21 [featured] => 0 [featured_ordering] => 0 [image_caption] => [image_credits] => [video_caption] => [video_credits] => [hits] => 118 [params] => Joomla\Registry\Registry Object ( [data:protected] => stdClass Object ( [enable_css] => 0 [jQueryHandling] => 1.8remote [backendJQueryHandling] => remote [userName] => 1 [userImage] => 1 [userDescription] => 1 [userURL] => 1 [userEmail] => 0 [userFeedLink] => 1 [userFeedIcon] => 1 [userItemCount] => 10 [userItemTitle] => 1 [userItemTitleLinked] => 1 [userItemDateCreated] => 1 [userItemImage] => 1 [userItemIntroText] => 1 [userItemCategory] => 1 [userItemTags] => 1 [userItemCommentsAnchor] => 1 [userItemReadMore] => 1 [userItemK2Plugins] => 1 [tagItemCount] => 10 [tagItemTitle] => 1 [tagItemTitleLinked] => 1 [tagItemDateCreated] => 1 [tagItemImage] => 1 [tagItemIntroText] => 1 [tagItemCategory] => 1 [tagItemReadMore] => 1 [tagItemExtraFields] => 0 [tagOrdering] => [tagFeedLink] => 1 [tagFeedIcon] => 1 [genericItemCount] => 10 [genericItemTitle] => 1 [genericItemTitleLinked] => 1 [genericItemDateCreated] => 1 [genericItemImage] => 1 [genericItemIntroText] => 1 [genericItemCategory] => 1 [genericItemReadMore] => 1 [genericItemExtraFields] => 0 [genericFeedLink] => 1 [genericFeedIcon] => 1 [feedLimit] => 10 [feedItemImage] => 1 [feedImgSize] => S [feedItemIntroText] => 1 [feedTextWordLimit] => [feedItemFullText] => 1 [feedItemTags] => 0 [feedItemVideo] => 0 [feedItemGallery] => 0 [feedItemAttachments] => 0 [feedBogusEmail] => [introTextCleanup] => 0 [introTextCleanupExcludeTags] => [introTextCleanupTagAttr] => [fullTextCleanup] => 0 [fullTextCleanupExcludeTags] => [fullTextCleanupTagAttr] => [xssFiltering] => 0 [linkPopupWidth] => 900 [linkPopupHeight] => 600 [imagesQuality] => 95 [itemImageXS] => 100 [itemImageS] => 200 [itemImageM] => 600 [itemImageL] => 800 [itemImageXL] => 1200 [itemImageGeneric] => 300 [catImageWidth] => 1200 [catImageDefault] => 1 [userImageWidth] => 100 [userImageDefault] => 1 [commenterImgWidth] => 48 [onlineImageEditor] => splashup [imageTimestamp] => 0 [imageMemoryLimit] => [socialButtonCode] => [twitterUsername] => [facebookImage] => Medium [comments] => 1 [commentsOrdering] => DESC [commentsLimit] => 10 [commentsFormPosition] => below [commentsPublishing] => 1 [commentsReporting] => 2 [commentsReportRecipient] => [inlineCommentsModeration] => 0 [gravatar] => 1 [antispam] => 0 [recaptchaForRegistered] => 1 [akismetForRegistered] => 1 [commentsFormNotes] => 1 [commentsFormNotesText] => [frontendEditing] => 1 [showImageTab] => 1 [showImageGalleryTab] => 1 [showVideoTab] => 1 [showExtraFieldsTab] => 1 [showAttachmentsTab] => 1 [showK2Plugins] => 1 [sideBarDisplayFrontend] => 0 [mergeEditors] => 1 [sideBarDisplay] => 1 [attachmentsFolder] => [hideImportButton] => 1 [googleSearch] => 0 [googleSearchContainer] => k2GoogleSearchContainer [K2UserProfile] => 0 [redirect] => 113 [adminSearch] => simple [cookieDomain] => [taggingSystem] => 1 [lockTags] => 0 [showTagFilter] => 0 [k2TagNorm] => 0 [k2TagNormCase] => lower [k2TagNormAdditionalReplacements] => [recaptcha_public_key] => [recaptcha_private_key] => [recaptcha_theme] => clean [recaptchaOnRegistration] => 0 [akismetApiKey] => [stopForumSpam] => 0 [stopForumSpamApiKey] => [showItemsCounterAdmin] => 1 [showChildCatItems] => 1 [disableCompactOrdering] => 0 [metaDescLimit] => 150 [enforceSEFReplacements] => 0 [SEFReplacements] => À|A, Á|A, Â|A, Ã|A, Ä|A, Å|A, à|a, á|a, â|a, ã|a, ä|a, å|a, Ā|A, ā|a, Ă|A, ă|a, Ą|A, ą|a, Ç|C, ç|c, Ć|C, ć|c, Ĉ|C, ĉ|c, Ċ|C, ċ|c, Č|C, č|c, Ð|D, ð|d, Ď|D, ď|d, Đ|D, đ|d, È|E, É|E, Ê|E, Ë|E, è|e, é|e, ê|e, ë|e, Ē|E, ē|e, Ĕ|E, ĕ|e, Ė|E, ė|e, Ę|E, ę|e, Ě|E, ě|e, Ĝ|G, ĝ|g, Ğ|G, ğ|g, Ġ|G, ġ|g, Ģ|G, ģ|g, Ĥ|H, ĥ|h, Ħ|H, ħ|h, Ì|I, Í|I, Î|I, Ï|I, ì|i, í|i, î|i, ï|i, Ĩ|I, ĩ|i, Ī|I, ī|i, Ĭ|I, ĭ|i, Į|I, į|i, İ|I, ı|i, Ĵ|J, ĵ|j, Ķ|K, ķ|k, ĸ|k, Ĺ|L, ĺ|l, Ļ|L, ļ|l, Ľ|L, ľ|l, Ŀ|L, ŀ|l, Ł|L, ł|l, Ñ|N, ñ|n, Ń|N, ń|n, Ņ|N, ņ|n, Ň|N, ň|n, ʼn|n, Ŋ|N, ŋ|n, Ò|O, Ó|O, Ô|O, Õ|O, Ö|O, Ø|O, ò|o, ó|o, ô|o, õ|o, ö|o, ø|o, Ō|O, ō|o, Ŏ|O, ŏ|o, Ő|O, ő|o, Ŕ|R, ŕ|r, Ŗ|R, ŗ|r, Ř|R, ř|r, Ś|S, ś|s, Ŝ|S, ŝ|s, Ş|S, ş|s, Š|S, š|s, ſ|s, Ţ|T, ţ|t, Ť|T, ť|t, Ŧ|T, ŧ|t, Ù|U, Ú|U, Û|U, Ü|U, ù|u, ú|u, û|u, ü|u, Ũ|U, ũ|u, Ū|U, ū|u, Ŭ|U, ŭ|u, Ů|U, ů|u, Ű|U, ű|u, Ų|U, ų|u, Ŵ|W, ŵ|w, Ý|Y, ý|y, ÿ|y, Ŷ|Y, ŷ|y, Ÿ|Y, Ź|Z, ź|z, Ż|Z, ż|z, Ž|Z, ž|z, α|a, β|b, γ|g, δ|d, ε|e, ζ|z, η|h, θ|th, ι|i, κ|k, λ|l, μ|m, ν|n, ξ|x, ο|o, π|p, ρ|r, σ|s, τ|t, υ|y, φ|f, χ|ch, ψ|ps, ω|w, Α|A, Β|B, Γ|G, Δ|D, Ε|E, Ζ|Z, Η|H, Θ|Th, Ι|I, Κ|K, Λ|L, Μ|M, Ξ|X, Ο|O, Π|P, Ρ|R, Σ|S, Τ|T, Υ|Y, Φ|F, Χ|Ch, Ψ|Ps, Ω|W, ά|a, έ|e, ή|h, ί|i, ό|o, ύ|y, ώ|w, Ά|A, Έ|E, Ή|H, Ί|I, Ό|O, Ύ|Y, Ώ|W, ϊ|i, ΐ|i, ϋ|y, ς|s, А|A, Ӑ|A, Ӓ|A, Ә|E, Ӛ|E, Ӕ|E, Б|B, В|V, Г|G, Ґ|G, Ѓ|G, Ғ|G, Ӷ|G, y|Y, Д|D, Е|E, Ѐ|E, Ё|YO, Ӗ|E, Ҽ|E, Ҿ|E, Є|YE, Ж|ZH, Ӂ|DZH, Җ|ZH, Ӝ|DZH, З|Z, Ҙ|Z, Ӟ|DZ, Ӡ|DZ, Ѕ|DZ, И|I, Ѝ|I, Ӥ|I, Ӣ|I, І|I, Ї|JI, Ӏ|I, Й|Y, Ҋ|Y, Ј|J, К|K, Қ|Q, Ҟ|Q, Ҡ|K, Ӄ|Q, Ҝ|K, Л|L, Ӆ|L, Љ|L, М|M, Ӎ|M, Н|N, Ӊ|N, Ң|N, Ӈ|N, Ҥ|N, Њ|N, О|O, Ӧ|O, Ө|O, Ӫ|O, Ҩ|O, П|P, Ҧ|PF, Р|P, Ҏ|P, С|S, Ҫ|S, Т|T, Ҭ|TH, Ћ|T, Ќ|K, У|U, Ў|U, Ӳ|U, Ӱ|U, Ӯ|U, Ү|U, Ұ|U, Ф|F, Х|H, Ҳ|H, Һ|H, Ц|TS, Ҵ|TS, Ч|CH, Ӵ|CH, Ҷ|CH, Ӌ|CH, Ҹ|CH, Џ|DZ, Ш|SH, Щ|SHT, Ъ|A, Ы|Y, Ӹ|Y, Ь|Y, Ҍ|Y, Э|E, Ӭ|E, Ю|YU, Я|YA, а|a, ӑ|a, ӓ|a, ә|e, ӛ|e, ӕ|e, б|b, в|v, г|g, ґ|g, ѓ|g, ғ|g, ӷ|g, y|y, д|d, е|e, ѐ|e, ё|yo, ӗ|e, ҽ|e, ҿ|e, є|ye, ж|zh, ӂ|dzh, җ|zh, ӝ|dzh, з|z, ҙ|z, ӟ|dz, ӡ|dz, ѕ|dz, и|i, ѝ|i, ӥ|i, ӣ|i, і|i, ї|ji, Ӏ|i, й|y, ҋ|y, ј|j, к|k, қ|q, ҟ|q, ҡ|k, ӄ|q, ҝ|k, л|l, ӆ|l, љ|l, м|m, ӎ|m, н|n, ӊ|n, ң|n, ӈ|n, ҥ|n, њ|n, о|o, ӧ|o, ө|o, ӫ|o, ҩ|o, п|p, ҧ|pf, р|p, ҏ|p, с|s, ҫ|s, т|t, ҭ|th, ћ|t, ќ|k, у|u, ў|u, ӳ|u, ӱ|u, ӯ|u, ү|u, ұ|u, ф|f, х|h, ҳ|h, һ|h, ц|ts, ҵ|ts, ч|ch, ӵ|ch, ҷ|ch, ӌ|ch, ҹ|ch, џ|dz, ш|sh, щ|sht, ъ|a, ы|y, ӹ|y, ь|y, ҍ|y, э|e, ӭ|e, ю|yu, я|ya [k2Sef] => 0 [k2SefLabelCat] => contenido [k2SefLabelTag] => etiqueta [k2SefLabelUser] => autor [k2SefLabelSearch] => buscar [k2SefLabelDate] => fecha [k2SefLabelItem] => 0 [k2SefLabelItemCustomPrefix] => [k2SefInsertItemId] => 1 [k2SefItemIdTitleAliasSep] => dash [k2SefUseItemTitleAlias] => 1 [k2SefInsertCatId] => 1 [k2SefCatIdTitleAliasSep] => dash [k2SefUseCatTitleAlias] => 1 [sh404SefLabelCat] => [sh404SefLabelUser] => autor [sh404SefLabelItem] => 2 [sh404SefTitleAlias] => alias [sh404SefModK2ContentFeedAlias] => rss [sh404SefInsertItemId] => 0 [sh404SefInsertUniqueItemId] => 0 [cbIntegration] => 0 [show_page_heading] => [categories] => Array ( [0] => 37 ) [menu_text] => 1 [secure] => 0 [page_title] => Vida sana [page_description] => [page_rights] => [robots] => [vfolder] => [afolder] => [vwidth] => [vheight] => [autoplay] => [galleries_rootfolder] => [enabledownload] => [inheritFrom] => 0 [num_leading_items] => 0 [num_leading_columns] => 1 [leadingImgSize] => Large [num_primary_items] => 10 [num_primary_columns] => 1 [primaryImgSize] => Medium [num_secondary_items] => 0 [num_secondary_columns] => 1 [secondaryImgSize] => Small [num_links] => 0 [num_links_columns] => 1 [linksImgSize] => XSmall [catCatalogMode] => 0 [catFeaturedItems] => 1 [catOrdering] => rdate [catPagination] => 2 [catPaginationResults] => 0 [catTitle] => 1 [catTitleItemCounter] => 0 [catDescription] => 1 [catImage] => 1 [catFeedLink] => 1 [catFeedIcon] => 1 [subCategories] => 0 [subCatColumns] => 2 [subCatOrdering] => alpha [subCatTitle] => 1 [subCatTitleItemCounter] => 0 [subCatDescription] => 1 [subCatImage] => 1 [catItemTitle] => 1 [catItemTitleLinked] => 1 [catItemFeaturedNotice] => 0 [catItemAuthor] => 1 [catItemDateCreated] => 1 [catItemRating] => 0 [catItemImage] => 1 [catItemIntroText] => 1 [catItemExtraFields] => 0 [catItemHits] => 0 [catItemCategory] => 1 [catItemTags] => 1 [catItemAttachments] => 0 [catItemAttachmentsCounter] => 0 [catItemVideo] => 0 [catItemVideoAutoPlay] => 0 [catItemImageGallery] => 0 [catItemDateModified] => 0 [catItemReadMore] => 1 [catItemCommentsAnchor] => 1 [catItemK2Plugins] => 1 [itemDateCreated] => 1 [itemTitle] => 1 [itemFeaturedNotice] => 0 [itemAuthor] => 1 [itemFontResizer] => 1 [itemPrintButton] => 1 [itemEmailButton] => 1 [itemSocialButton] => 1 [itemVideoAnchor] => 1 [itemImageGalleryAnchor] => 1 [itemCommentsAnchor] => 1 [itemRating] => 1 [itemImage] => 1 [itemImgSize] => Large [itemImageMainCaption] => 1 [itemImageMainCredits] => 1 [itemIntroText] => 1 [itemFullText] => 1 [itemExtraFields] => 1 [itemDateModified] => 0 [itemHits] => 0 [itemCategory] => 1 [itemTags] => 1 [itemAttachments] => 1 [itemAttachmentsCounter] => 1 [itemVideo] => 1 [itemVideoAutoPlay] => 0 [itemVideoCaption] => 1 [itemVideoCredits] => 1 [itemImageGallery] => 1 [itemNavigation] => 1 [itemComments] => 1 [itemTwitterButton] => 0 [itemFacebookButton] => 0 [itemGooglePlusOneButton] => 0 [itemAuthorBlock] => 0 [itemAuthorImage] => 0 [itemAuthorDescription] => 0 [itemAuthorURL] => 0 [itemAuthorEmail] => 0 [itemAuthorLatest] => 0 [itemAuthorLatestLimit] => 5 [itemRelated] => 1 [itemRelatedLimit] => 3 [itemRelatedTitle] => 1 [itemRelatedCategory] => 0 [itemRelatedImageSize] => Small [itemRelatedIntrotext] => 0 [itemRelatedFulltext] => 0 [itemRelatedAuthor] => 0 [itemRelatedMedia] => 1 [itemRelatedImageGallery] => 0 [itemK2Plugins] => 1 [catMetaDesc] => Información y consejos de viajes por España, Europa, Africa, Asia y América. [catMetaKey] => viajes, turismo, vacaciones, viajes por España, viajes Europa, viajes Asia, Viajes Africa, información viajes, qué ver y hacer en... viajes en familia, rutas naturaleza [catMetaAuthor] => Candela Vizcaíno ) [separator] => . ) [metadesc] => El síndrome de Cenicienta se refiere a esa condición psicológica que no te permite luchar por lo que deseas delegando y posponiendo tu felicidad. [metadata] => robots= author=Candela Vizcaíno [metakey] => complejo de cenicienta, sindrome de cenicienta, síndrome de cenicienta, [plugins] => [language] => * [acy_created] => 2020-01-07 14:03:12 [categoryname] => Vida Sana [categoryid] => 37 [categoryalias] => vida-sana [categoryparams] => {"inheritFrom":"1","theme":"","num_leading_items":"2","num_leading_columns":"1","leadingImgSize":"Large","num_primary_items":"4","num_primary_columns":"2","primaryImgSize":"Medium","num_secondary_items":"4","num_secondary_columns":"1","secondaryImgSize":"Small","num_links":"4","num_links_columns":"1","linksImgSize":"XSmall","catCatalogMode":"0","catFeaturedItems":"1","catOrdering":"","catPagination":"2","catPaginationResults":"1","catTitle":"1","catTitleItemCounter":"1","catDescription":"1","catImage":"1","catFeedLink":"1","catFeedIcon":"1","subCategories":"1","subCatColumns":"2","subCatOrdering":"","subCatTitle":"1","subCatTitleItemCounter":"1","subCatDescription":"1","subCatImage":"1","itemImageXS":"","itemImageS":"","itemImageM":"","itemImageL":"","itemImageXL":"","catItemTitle":"1","catItemTitleLinked":"1","catItemFeaturedNotice":"0","catItemAuthor":"1","catItemDateCreated":"1","catItemRating":"0","catItemImage":"1","catItemIntroText":"1","catItemIntroTextWordLimit":"","catItemExtraFields":"0","catItemHits":"0","catItemCategory":"1","catItemTags":"1","catItemAttachments":"0","catItemAttachmentsCounter":"0","catItemVideo":"0","catItemVideoWidth":"","catItemVideoHeight":"","catItemAudioWidth":"","catItemAudioHeight":"","catItemVideoAutoPlay":"0","catItemImageGallery":"0","catItemDateModified":"0","catItemReadMore":"1","catItemCommentsAnchor":"1","catItemK2Plugins":"1","itemDateCreated":"1","itemTitle":"1","itemFeaturedNotice":"1","itemAuthor":"1","itemFontResizer":"1","itemPrintButton":"1","itemEmailButton":"1","itemSocialButton":"1","itemVideoAnchor":"1","itemImageGalleryAnchor":"1","itemCommentsAnchor":"1","itemRating":"1","itemImage":"1","itemImgSize":"Large","itemImageMainCaption":"1","itemImageMainCredits":"1","itemIntroText":"1","itemFullText":"1","itemExtraFields":"1","itemDateModified":"1","itemHits":"1","itemCategory":"1","itemTags":"1","itemAttachments":"1","itemAttachmentsCounter":"1","itemVideo":"1","itemVideoWidth":"","itemVideoHeight":"","itemAudioWidth":"","itemAudioHeight":"","itemVideoAutoPlay":"0","itemVideoCaption":"1","itemVideoCredits":"1","itemImageGallery":"1","itemNavigation":"1","itemComments":"1","itemTwitterButton":"1","itemFacebookButton":"1","itemGooglePlusOneButton":"1","itemAuthorBlock":"1","itemAuthorImage":"1","itemAuthorDescription":"1","itemAuthorURL":"1","itemAuthorEmail":"0","itemAuthorLatest":"1","itemAuthorLatestLimit":"5","itemRelated":"1","itemRelatedLimit":"5","itemRelatedTitle":"1","itemRelatedCategory":"0","itemRelatedImageSize":"0","itemRelatedIntrotext":"0","itemRelatedFulltext":"0","itemRelatedAuthor":"0","itemRelatedMedia":"0","itemRelatedImageGallery":"0","itemK2Plugins":"1","catMetaDesc":"Noticias sobre salud, hábitos saludables, nutrición, psicología y vida familiar sana. ","catMetaKey":"salud, plantas medicinales, vida sana, alimentación, alimentación sana, nutrición, hábitos saludables, significado de los sueños, interpretación de los sueños, psicología, coaching","catMetaRobots":"","catMetaAuthor":"Candela Vizcaino"} [itemGroup] => leading [category] => TableK2Category Object ( [id] => 37 [name] => Vida Sana [alias] => vida-sana [description] => [parent] => 0 [extraFieldsGroup] => 0 [published] => 1 [image] => [access] => 1 [ordering] => 7 [params] => {"inheritFrom":"1","theme":"","num_leading_items":"2","num_leading_columns":"1","leadingImgSize":"Large","num_primary_items":"4","num_primary_columns":"2","primaryImgSize":"Medium","num_secondary_items":"4","num_secondary_columns":"1","secondaryImgSize":"Small","num_links":"4","num_links_columns":"1","linksImgSize":"XSmall","catCatalogMode":"0","catFeaturedItems":"1","catOrdering":"","catPagination":"2","catPaginationResults":"1","catTitle":"1","catTitleItemCounter":"1","catDescription":"1","catImage":"1","catFeedLink":"1","catFeedIcon":"1","subCategories":"1","subCatColumns":"2","subCatOrdering":"","subCatTitle":"1","subCatTitleItemCounter":"1","subCatDescription":"1","subCatImage":"1","itemImageXS":"","itemImageS":"","itemImageM":"","itemImageL":"","itemImageXL":"","catItemTitle":"1","catItemTitleLinked":"1","catItemFeaturedNotice":"0","catItemAuthor":"1","catItemDateCreated":"1","catItemRating":"0","catItemImage":"1","catItemIntroText":"1","catItemIntroTextWordLimit":"","catItemExtraFields":"0","catItemHits":"0","catItemCategory":"1","catItemTags":"1","catItemAttachments":"0","catItemAttachmentsCounter":"0","catItemVideo":"0","catItemVideoWidth":"","catItemVideoHeight":"","catItemAudioWidth":"","catItemAudioHeight":"","catItemVideoAutoPlay":"0","catItemImageGallery":"0","catItemDateModified":"0","catItemReadMore":"1","catItemCommentsAnchor":"1","catItemK2Plugins":"1","itemDateCreated":"1","itemTitle":"1","itemFeaturedNotice":"1","itemAuthor":"1","itemFontResizer":"1","itemPrintButton":"1","itemEmailButton":"1","itemSocialButton":"1","itemVideoAnchor":"1","itemImageGalleryAnchor":"1","itemCommentsAnchor":"1","itemRating":"1","itemImage":"1","itemImgSize":"Large","itemImageMainCaption":"1","itemImageMainCredits":"1","itemIntroText":"1","itemFullText":"1","itemExtraFields":"1","itemDateModified":"1","itemHits":"1","itemCategory":"1","itemTags":"1","itemAttachments":"1","itemAttachmentsCounter":"1","itemVideo":"1","itemVideoWidth":"","itemVideoHeight":"","itemAudioWidth":"","itemAudioHeight":"","itemVideoAutoPlay":"0","itemVideoCaption":"1","itemVideoCredits":"1","itemImageGallery":"1","itemNavigation":"1","itemComments":"1","itemTwitterButton":"1","itemFacebookButton":"1","itemGooglePlusOneButton":"1","itemAuthorBlock":"1","itemAuthorImage":"1","itemAuthorDescription":"1","itemAuthorURL":"1","itemAuthorEmail":"0","itemAuthorLatest":"1","itemAuthorLatestLimit":"5","itemRelated":"1","itemRelatedLimit":"5","itemRelatedTitle":"1","itemRelatedCategory":"0","itemRelatedImageSize":"0","itemRelatedIntrotext":"0","itemRelatedFulltext":"0","itemRelatedAuthor":"0","itemRelatedMedia":"0","itemRelatedImageGallery":"0","itemK2Plugins":"1","catMetaDesc":"Noticias sobre salud, hábitos saludables, nutrición, psicología y vida familiar sana. ","catMetaKey":"salud, plantas medicinales, vida sana, alimentación, alimentación sana, nutrición, hábitos saludables, significado de los sueños, interpretación de los sueños, psicología, coaching","catMetaRobots":"","catMetaAuthor":"Candela Vizcaino"} [trash] => 0 [plugins] => [language] => * [_tbl:protected] => #__k2_categories [_tbl_key:protected] => id [_tbl_keys:protected] => Array ( [0] => id ) [_db:protected] => JDatabaseDriverMysqli Object ( [name] => mysqli [serverType] => mysql [connection:protected] => mysqli Object ( [affected_rows] => -1 [client_info] => mysqlnd 5.0.12-dev - 20150407 - $Id: 38fea24f2847fa7519001be390c98ae0acafe387 $ [client_version] => 50012 [connect_errno] => 0 [connect_error] => [errno] => 0 [error] => [error_list] => Array ( ) [field_count] => 3 [host_info] => Localhost via UNIX socket [info] => [insert_id] => 0 [server_info] => 5.6.40-84.0-log [server_version] => 50640 [stat] => Uptime: 251350 Threads: 14 Questions: 535738995 Slow queries: 13001 Opens: 4231621 Flush tables: 1 Open tables: 2048 Queries per second avg: 2131.446 [sqlstate] => 00000 [protocol_version] => 10 [thread_id] => 3366850 [warning_count] => 0 ) [nameQuote:protected] => ` [nullDate:protected] => 0000-00-00 00:00:00 [_database:JDatabaseDriver:private] => candelav_joom624 [count:protected] => 132 [cursor:protected] => [debug:protected] => [limit:protected] => 0 [log:protected] => Array ( ) [timings:protected] => Array ( ) [callStacks:protected] => Array ( ) [offset:protected] => 0 [options:protected] => Array ( [driver] => mysqli [host] => localhost [user] => candelav_joom624 [password] => yZU?(Dzm)[,W [database] => candelav_joom624 [prefix] => candv_ [select] => 1 [port] => 3306 [socket] => ) [sql:protected] => SELECT * FROM #__k2_tags WHERE name = 'Psicologia' [tablePrefix:protected] => candv_ [utf:protected] => 1 [utf8mb4:protected] => 1 [errorNum:protected] => 0 [errorMsg:protected] => [transactionDepth:protected] => 0 [disconnectHandlers:protected] => Array ( ) ) [_trackAssets:protected] => [_rules:protected] => [_locked:protected] => [_autoincrement:protected] => 1 [_observers:protected] => JObserverUpdater Object ( [observers:protected] => Array ( ) [doCallObservers:protected] => 1 ) [_columnAlias:protected] => Array ( ) [_jsonEncode:protected] => Array ( ) [_errors:protected] => Array ( ) [link] => /vida-sana.html ) [link] => /vida-sana/complejo-cenicienta.html [printLink] => /vida-sana/complejo-cenicienta.html?print=1&tmpl=component [imageXSmall] => /media/k2/items/cache/c987a1b31fd3f1f08322280ca0954f48_XS.jpg [imageSmall] => /media/k2/items/cache/c987a1b31fd3f1f08322280ca0954f48_S.jpg [imageMedium] => /media/k2/items/cache/c987a1b31fd3f1f08322280ca0954f48_M.jpg [imageLarge] => /media/k2/items/cache/c987a1b31fd3f1f08322280ca0954f48_L.jpg [imageXLarge] => /media/k2/items/cache/c987a1b31fd3f1f08322280ca0954f48_XL.jpg [imageGeneric] => /media/k2/items/cache/c987a1b31fd3f1f08322280ca0954f48_Generic.jpg [cleanTitle] => Complejo de Cenicienta | Cuando no luchas por tus sueños [numOfComments] => 0 [text] =>

 

Comienzo diciendo que no es una patología, pero sí una cosmovisión que condiciona negativamente a quien la sufre. El complejo de Cenicienta se refiere a una forma de ser y estar en el mundo que impide salir de la zona de confort para, de por sí, ir en post de los sueños propios, metas e, incluso, felicidad. En esencia y resumiendo mucho, quienes están inmersos en este complejo espiritual tremendamente dañino buscan en los otros la solución a sus problemas creando (a la larga y a la corta) relaciones patológicas y codependientes. Aunque afecta a hombres y a mujeres, es en el mundo femenino (quizás por la cultura predominante) donde se afianza. Si bien es verdad que las personas que se encuentran atrapadas en este síndrome en raras ocasiones alcanzan autonomía y libertad propias, con conocimiento y ayuda profesional, si hiciera falta, se sale de aquí. 

 

Repasamos el cuento que da nombre al complejo de Cenicienta

Es una de las historias clásicas más afianzadas en la cultura tradicional objeto de libros, películas, parques temáticos o disfraces. Y a la par, con la nueva lectura de los mitos antiguos, uno de esos cuentos infantiles de princesas que no debes leer a tu hija. ¿Y eso por qué? Lo explicamos en el link anterior, pero ya adelanto que este tipo de historias van conformando una personalidad dependiente desde tempranas edades esperando, por tanto, que otros resuelvan lo que podemos intentar (otra cosa es que consigamos) por nosotros mismos. 

Resumiendo mucho, Cenicienta se queda huérfana a muy temprana edad atrapada en su propia casa, la cual dirige una malvada madrastra que tiene dos hijas feísimas en todos los aspectos. Por el contrario, nuestra protagonista es todo dulzura, belleza y abnegación, convirtiéndose en criada de las personas que ocupan la casa que legalmente le pertenece. Va así creciendo sin oponerse a los designios de una persona con rasgos de psicópata hasta que un buen día llega una invitación para ir a un baile principesco. La importancia del evento es tal que de allí saldrá la futura esposa del heredero, nada más y nada menos. Ni que decir tiene que Cenicienta no irá a la fiesta por imposición de la madrastra y, en cambio, sí deberá coser los vestidos de las otra muchachas. 

Para la joven solo le queda el desconsuelo, ya que no contempla la opción de la rebeldía en cualquiera de sus aspectos, la misma que le permitiría ir en post de sus sueños. Esa noche, al quedarse llorando en casa rumiando su desgracia, aparece su hada madrina la cual permite, mediante hechizos de magia, que Cenicienta pueda ir al baile, vestida de forma primorosa, calzada con zapatos de cristal y en una maravillosa carroza transformada de una calabaza y de los ratones de la casa.  

La única condición es que vuelve antes de las doce. Pero la muchacha, prendada del príncipe y bailando sin cesar, se olvida de la hora. En su carrera, por estar de vuelta a tiempo (y, por tanto, seguir obedeciendo), pierde uno de los zapatos en las escalinatas de palacio. Más allá del simbolismo de la prenda (que también he desentrañado), el heredero de la corona se pone a buscarla con la única guía de ese zapato mágico, pequeño y extraño. Todos sabemos que ambos se reencuentran (no sin antes pasar por la oposición y zancadillas diversas de la malvada madrastra), se casan y son felices para siempre. 

 

Causas del complejo de Cenicienta

El cuento tradicional nos da muchas pistas del origen de esta condición. Cenicienta está prisionera en su propia casa convirtiéndose en criada, cuando debe ser dueña y señora. Y esto sucede porque es vulnerable debido a su orfandad. Por eso, no es de extrañar que, tras el síndrome de Cenicienta, se encuentre lo siguiente: 

1.- Una cultura (en la cual estamos aún inmersa) en la que se premia la sumisión absoluta por parte de la mujer, quien es relegada a tareas domésticas o subalternas. El premio a la obediencia (coartando la posibilidad de aventurarse en lo desconocido que se encuentra tras los muros de la casa) es la mano del príncipe. Y lee con esto una vuelta a empezar en la espiral de obediencia, sumisión, muros del hogar, amor romántico… Todo ello impide el mínimo empoderamiento.  

2.- Crianza indolente que hace vulnerable a las niñas y también a algunos niños coartando cualquier atisbo de asertividad o de libertad de expresión. 

3.- El complejo de Cenicienta en más frecuente en miembros adultos procedentes de familias tóxicas, de una madre narcisista o de entornos donde no se ha respetado los sentimientos de los pequeños. 

4.- Personas que, por las razones que sean, han crecido bajo los influjos de la infensión aprendida.  

5.- Entornos socio-culturales pobres (en todos los sentidos) que relegan a la mujer únicamente a las tareas domésticas sin darle otras opciones. 

6.- La publicidad sexista que inculca roles de género inamovibles. 

7.- Aunque parezca que no tiene ninguna relación, también está detrás del síndrome de Cenicienta, la cultura del pelotazo, esa idea extendida en algunos entornos sociales que nos repiten una y otra vez que no se puede salir de una situación que no te gusta si no es con la suerte. Y en esto entra desde que te toque el gordo de la lotería hasta que te encuentres en un café con un rico millonario que se quede prendado de ti hasta que venga alguien de fuera que, por arte de magia, te saque de un emplazamiento infeliz. 

8.- Detrás de esta condición siempre hay una falta de apuesta en nosotros mismos, en nuestras posibilidades, en la capacidad que tenemos para salir de cualquier situación adversa o que no nos gusta del todo. 

Síntomas o características del complejo de Cenicienta 

1.- Como sucede con el síndrome de Peter Pan, las personas con esta condición son como niños desvalidos atrapados en cuerpos de adultos. De alguna manera u otra, no han salido a la vida de los mayores con todo lo que ello conlleva: responsabilidad y libertad. 

2.- Siempre hay un miedo atroz a lo que está afuera, a lo desconocido, a abandonar la zona de confort. 

3.- Las personas con el complejo de Cenicienta no se atreven a intentar nada por sí mismas y siempre necesitan la validación de su entorno. 

4.- No se defienden y se dejan vapulear por los demás. Son el caldo de cultivo para caer en relaciones tóxicas de todo tipo y ser el objetivo de narcisistas y aprovechados. 

5.- La baja autoestima es una tónica y condiciona cualquier relación ya sea en el ámbito social, laboral, familiar, personal o de pareja. 

6.- Es normal que se hagan cargo de responsabilidades que no le corresponden renunciando, a la par, a hacer ver su criterio u opinión en cualquier asunto. 

Así son las personas con el síndrome de Cenicienta

7.- Suelen desempeñar tareas laborales en puestos sobrerrepesentados. 

8.- Les cuesta mucho ponerse metas a largo plazo necesitando la validación externa y aplazando constantemente el cambio vital que les llevará a la libertad. 

9.- Abandonan con frecuencia los proyectos en los que se embarcan. 

10.- Son bastantes permeables a las críticas y opiniones ajenas.

11.- Necesitan siempre a otros para hacer cualquier cosa. Por eso, son las víctimas propiciatorias para caer en las redes de personas tóxicas, la representación de la malvada madrastra del cuento. 

12.- No se creen merecedoras de ningún bien. 

13.- Suelen ser personas que no dejan brillar su luz (por miedo o por cobardía) y es normal que caigan en la tristeza. 

14.- Siempre están ocupadas (en ocasiones hasta la extenuación) con tareas que no les corresponde. 

15.- Para ellas es imposible delegar.   

 

¿Y ahora qué? ¿Espero a que otros hagan lo que yo no hago por mí?  

Todo ello hace que estas personas no persigan sus sueños o se esfuercen por salir adelante. Es necesario que algo en sus vidas les sacuda y esto suele ser un hecho traumático. A partir de aquí hay que tomar conciencia para superar la situación. Aunque algunos casos (muy enquistados por la biografía personal),  va a requerir de ayuda profesional, se puede avanzar paso a paso.  

1.- Lo primero es saber, reconocer y aceptar que padeces el complejo de Cenicienta el cual impide tu crecimiento personal y espiritual. 

2.- Pregúntate qué te ha llevado a tener una autoestima tan baja que no te permite ser dueñ@ de tu mundo. 

3.- Acepta, deja ir y perdona. No rumies tu infelicidad volviendo una y otra vez sobre hechos, situaciones o actos del pasado. Que te sirva para aprender y para caminar de otra manera pero no para quedarte con los pies estancados. 

4.- Reza un proverbio chino que “para recorrerse el mundo hay que dar un primer paso”. Y para cualquier meta hay que hacer lo mismo: hay que proponerse retos pequeños, asumibles y a tu alcance. De nada sirve que fantasees con llegar a La Luna mañana si no te has preparado para salir en soledad a un punto a 100 kms de tu casa.  

Salir del complejo de Cenicienta

5.- Lee, fórmate y estudia. Entiende lo que te pasa sin dejar que te amordace.  

6.- Deja un tiempo solo para ti y solo para ti. Cuando compruebes que no se cae el mundo por ello, comenzarás a liberarte de todas las tareas impuestas.  

7.- Cuídate en todos los sentidos: espiritual, anímico, intelectual y físico. Come comida de verdad, deja el sedentarismo y abandona hábitos tóxicos y de desgana.  

8.- Cultiva relaciones sociales variadas. No tengas miedos a abandonar los límites establecidos y fronteras emocionales. Así podrás poner en la distancia todo lo que te pasa. 

9.- Aprende a decir no. Si alguien se enfada por ello cuando es totalmente justo por tu parte, no debe estar en tu vida (así de simple). En cambio, si es alguien que te quiere y te respeta lo entenderá al segundo.  

10.- No busques fuera lo que está dentro de ti. Bien es verdad que somos criaturas sociales que necesitamos a los otros para todo, pero eso no significa que tus relaciones sean dependientes. Cultiva tu soledad con aquello que te gusta. Aprende a amar esos momentos que pasas contigo mism@. 

 

Ni que decir tiene que cualquier reto no se consigue de la noche a la mañana. Todo lleva su tiempo, su esfuerzo, sus pequeños avances y, a veces, grandes tropezones. Lo más importante es que te fijes como meta tu libertad sin renunciar ni a tu responsabilidad (social, familiar, personal…) ni a tus sueños. Si sientes que no avanzas o que te haz estancado, lo mismo es el momento de pedir ayuda o de intentar otro camino. Lo que nunca debes hacer es buscar la solución fuera (esto no vale en el caso de consejo profesional)  para lo que siempre ha estado dentro de ti. Mira hacia tu luz, aquella que te hace un ser único e irrepetible.   

Por Candela Vizcaíno | Doctora en Comunicación por la Universidad de Sevilla 

 

[event] => stdClass Object ( [BeforeDisplay] => [AfterDisplay] => [AfterDisplayTitle] => [BeforeDisplayContent] => [AfterDisplayContent] => [K2BeforeDisplay] => [K2AfterDisplay] => [K2AfterDisplayTitle] => [K2BeforeDisplayContent] => [K2AfterDisplayContent] => ) )

stdClass Object
(
    [id] => 316
    [title] => Síndrome de Peter Pan | síntomas, causas y características en hombres y mujeres
    [alias] => sindrome-peter-pan
    [catid] => 37
    [published] => 1
    [introtext] => 

Es un personaje de ficción que vio la luz en Londres en Diciembre de 1904 salido de la mente de J. M. Barrie. Desde esa fecha, ha protagonizado películas, libros u obras plásticas entrando en el imaginario colectivo con derecho propio. Cuando la obra teatral se estrenó (que aquí comenzó todo) ya estaba en la calle El significado de los sueños de Freud. Y esto viene al hilo porque podemos afirmar, sin temor a equivocarnos, que los distintos artistas de la época iban poniendo nombres a caracteres y características que se estaban desentrañando con el progresivo conocimiento del inconsciente. Este fue el caso de J. M. Barrie, quien creó un personaje que además, con el tiempo, ha bautizado un carácter perteneciente a ese cajón de sastre denominado en la actualidad gente tóxica. Hablo del síndrome de Peter Pan, el niño-muchacho-hombre que se niega a crecer y a abandonar su particular paraíso, el País de Nunca Jamás. 

 

El de Peter Pan es un mundo de fantasía, de juegos, de camaradería desentendida alejado de las preocupaciones de la vida adulta y, por tanto, de lo que es inherente a ella. Por eso, responsabilidad o capacidad para hacerse cargo de otros no forman parte de su esencia emocional y/o espiritual. En el mundo de Peter Pan, como el de las personas que viven con esta personalidad, no hay espacio para la existencia de adulto con todo lo que ello implica: libertad y, a la par, responsabilidad.   

Entonces, ¿qué es el síndrome de Peter Pan?

Es una característica psicológica que no llega a considerarse dolencia (aunque hay autores que abogan por ello) que impide a la persona adulta que la sufre involucrarse en la cotidianidad que demanda su edad. Con eso me refiero a hacerse cargo (o crear siquiera) una familia, conservar y sobrellevar un empleo (a veces ni siquiera en actividades que les gustan) y manejar su libertad con acierto. Las personas (hombres y mujeres) con síndrome Peter Pan viven como los niños pequeños esperando que otros hagan los que les corresponde por edad y condición. Si eso no puede ser se enfadan, entran en cólera o simplemente culpan a los demás por todo lo que les sucede. Viven en una infancia eterna negándose a participar en la forma de estar en el mundo de los adultos. Aunque, en un principio, pudieran parecer personas divertidas o creativas, el caso es que se hacen daño tanto a ellos mismos como a los que le rodean por su actitud egoísta (y esa es la palabra) y despreocupada en extremo. Aún así, y como regla general, estos individuos no hacen daño a sabiendas sino, más bien, este se produce como resultado de sus actos. 

Causas del síndrome de Peter Pan

Aunque la literatura más común (esa que se repite sin pararse a analizar) propone como causa de esta condición una infancia muy feliz, hay que poner en cuarentena esta afirmación. ¿Por qué? Porque, sencillamente, un niño o niña que ha recibido amor, cuidado y comprensión por parte de su entorno tiene todas las papeletas para ser un adulto completo, independiente y responsable. En este sentido, no cuadra que un pequeño que ha vivido sus primeros años de manera dichosa se aferre a esta época desarrollando el síndrome de Peter Pan. Estas estarían en otras situaciones. Analizamos, pues, algunas de las causas más frecuentes de esta condición:  

1.- Los abusos (físicos, verbales, emocionales e, incluso, sexuales) son la piedra angular de problemas emocionales, espirituales y psicológicos de todo tipo. Aunque con la ayuda y la terapia adecuada buena parte de estos niños (dependiendo de la intensidad del daño que se les ha infligido) son adultos funcionales, la mayoría de trastornos se gestan en estas circunstancias. El pequeño que ha sufrido de esta manera se aferra a una infancia que no ha vivido sin disponer de herramientas para ser un adulto funcional. Estaríamos ante un proceso de defensa emocional típico que debe trabajarse en terapia para poder sanar (en la medida de lo posible) esas heridas. 

2.- Entornos en los que se hace una crianza indolente donde se mima en exceso o se sobreprotege a los niños no dándoles la oportunidad de desarrollar todo su potencial. El pequeño se queda estancado en su desarrollo emocional sin la posibilidad de enfrentarse a escenarios de superación de todo tipo (por supuesto supervisados por adultos) donde vaya cimentando su autoestima

3.- La sociedad hedonista actual también fomenta estas actitudes ensalzando (y, a la vez, confundiendo) propuestas en las que la libertad (sin la contrapartida de la responsabilidad) y la alegría (a veces procedente de paraísos artificiales) son dones supremos. 

4.- Los niños se conforman por imitación. Así que es probable que alguien con síndrome de Peter Pan haya tenido un modelo cercano en casa (lee progenitores). 

Síntomas del síndrome de Peter Pan 

Las personas con esta condición no llevan tatuada en la frente su forma de estar en el mundo y, los que están alrededor solo se dan cuenta de ello pasado un tiempo. Y eso si tienen la formación y/o las herramientas necesarias. Normalmente los conflictos aparecen nada más incorporarse al mundo laboral o a la hora de mantener una pareja más allá del amor pasional adolescente. Es frecuente lo siguiente: 

 

1.- Los adultos (hombres y mujeres) con síndrome Peter Pan nunca se responsabilizan de sus acciones. Siempre tienen la culpa otros de los que les pasa. Siempre hay alguien que nos le deja conseguir sus metas. Pero, a poco que se indague, es que, sencillamente, no se esfuerzan absolutamente por nada. 

2.- Se niegan a salir de su zona de confort y a superar el miedo a la hora de enfrentarse a los retos normales de la vida adulta. En situaciones complicadas simplemente se bloquean llegando a caer en cuadros de ansiedad o de depresión. 

3.- Son personas tremendamente egoístas (sin capacidad de empatía y actuando solo en beneficio propio) y egocéntricas (el mundo girar alrededor de ellos). 

4.- Buena parte de ellos acusan una personalidad narcisista o repiten patrones de progenitores con esta condición.  

5.- En el plano práctico, son incapaces de conservar un trabajo y tienen problemas con las figuras de autoridad y compañeros. 

6.- Pueden alcanzar una buena posición laboral a pesar de tener un marcado síndrome de Peter Pan (por pertenecer a la élite social y se les haya abierto puertas y ventanas por ejemplo). Sin embargo, en estos casos se caracterizan por tomar decisiones descabelladas, desacertadas y fuera de toda lógica. ¡Ojo! No hay que confundir estas acciones con aquellas provenientes de individuos creativos, proactivos y emprendedores con ideas novedosas. En estos últimos casos, estas personas se hacen responsables de sus actos, ejercen liderazgos responsables y delegan con criterio. Los individuos peterpanes, por el contrario, embrollan la situación, manipulan a veces, no tienen en cuenta las necesidades del equipo y, en general, están faltos de la mínima empatía. 

7.- Al hilo de lo anterior, las personas con síndrome de Peter Pan nunca tienen claras (tampoco se las plantean) sus metas vitales, laborales o familiares. Viven en una improvisación constante. 

8.- En el ámbito personal son incapaces de mantener una relación de pareja de manera saludable y, en los últimos tiempos, con la conquista de la libertad en todos los ámbitos, suelen decantarse por encuentros esporádicos que no impliquen ninguna responsabilidad. 

9.- Si logran formar una familia con hijos, es frecuente que se desentiendan de ellos al no comprometerse con aspectos básicos de la crianza, alimentación, educación y cuidado emocional. 

10.- En casos extremos, suelen reconocerse en lo que son (personas con síndrome de Peter Pan) y se jactan de ello promoviendo su actitud como la única correcta en la vida. Es la forma más sencilla y directa de justificarse. 

Características de los hombres con síndrome de Peter Pan

Si bien es verdad que estos síntomas expuestos más arriba se dan tanto en hombres y mujeres, los varones (por la educación tradicional en la que aún estamos insertos) suelen tener algunas diferencias de comportamiento con respecto a las féminas. 

1.- Los hombres con síndrome de Peter Pan, cuando están en un emplazamiento “adecuado”, no dudan en arrastrar a los que se encuentran alrededor a situaciones comprometidas o, directamente, peligrosas. Un ejemplo frecuente y diario (por su visibilidad) es el comportamiento de ciertos políticos que, en el plano emocional y psicológico, no han alcanzado la vida adulta. Otra cosa es que, por procedencia social y/o oportunidad, se hayan visto con una responsabilidad a la que nunca podrán hacer frente. 

2.- Se consideran fuera de las normas y las leyes. Por eso, es frecuente que tengan algún problema con la autoridad y también con las drogas legales o ilegales. 

3.- Cuidan su imagen en extremo ya que son susceptibles a las críticas aunque estas sean constructivas. 

4.- No aceptan ninguna crítica ni consejo y son incapaces de reconducir su comportamiento el cual, como he indicado más arriba, suele ser errado (por pernicioso en el plano emocional) en la mayoría de las veces. 

5.- Son inconstantes e inconsistentes emocionalmente cambiando de opinión con frecuencia, siendo incapaces de establecerse metas y de trabajar por ellas. Quieren que todo les llegue “caído del cielo” como el niño que no tiene que preocuparse por lo básico de su subsistencia porque ya lo hacen sus padres o tutores. 

¿Hay mujeres con síndrome de Peter Pan?

Sí, como los hombres y con las mismas características que ellos. La única diferencia con las féminas (y esto, quizás es debido a la educación patriarcal en la cual estamos aún insertos) en ellas se confunde con el complejo de Cenicienta. Esto es, las mujeres peterpanes buscan en los demás una constante validación, eligiendo parejas que se hagan cargo de ellas en todos los aspectos y enlazando relaciones tóxicas unas tras otra. Como los hombres con esta condición, aún no han asumido los roles de la vida adulta y se sienten desvalidas, desprotegidas y frágiles como niñas pequeñas.  

 

¿Cómo tratar, convivir o emparejarse con una persona con síndrome de Peter Pan?

Aunque no es un trastorno psicológico, si el individuo aquejado de esta condición no tiene los apoyos alrededor suficientes (económicos, sociales, familiares…) su vida puede llegar a ser muy complicada. En este sentido, se encuentran casos en terapia que acuden por cuadros de ansiedad o de estrés extremo cuando no de depresión. Y es aquí donde se indaga en esta peculiar condición. Con ayuda psicológica es posible salir y asumir (con sus limitaciones) los roles que demanda la vida adulta.  

Por otro lado, convivir con una persona de estas características puede llevar a fomentar una auténtica familia tóxica, donde los caprichos se prioricen a las necesidades, a la responsabilidad y al crecimiento espiritual de cada uno de los miembros de la misma. Es normal que los individuos varones con este síndrome acaben en divorcios traumáticos donde se desatiendan de las necesidades elementales de sus vástagos y culpen al otro al 100% de la situación. En las mujeres, por miedo a enfrentarse a la vida real, suelen encadenar una pareja tras otra buscando la solución a los problemas que solo se encuentra en el interior de ellas mismos. En el caso de las féminas, el asunto se complica por la cultura de micro machismos en la que aún vivimos alimentando un complejo que las hace tremendamente infelices cuando no desgraciadas. 

Por Candela Vizcaíno | Doctora en Comunicación por la Universidad de Sevilla

 

[fulltext] => [video] => [gallery] => [extra_fields] => [] [extra_fields_search] => [created] => 2020-01-04 12:02:22 [created_by] => 953 [created_by_alias] => [checked_out] => 0 [checked_out_time] => 0000-00-00 00:00:00 [modified] => 0000-00-00 00:00:00 [modified_by] => 0 [publish_up] => 2020-01-04 12:02:22 [publish_down] => 0000-00-00 00:00:00 [trash] => 0 [access] => 1 [ordering] => 20 [featured] => 0 [featured_ordering] => 0 [image_caption] => [image_credits] => [video_caption] => [video_credits] => [hits] => 106 [params] => Joomla\Registry\Registry Object ( [data:protected] => stdClass Object ( [enable_css] => 0 [jQueryHandling] => 1.8remote [backendJQueryHandling] => remote [userName] => 1 [userImage] => 1 [userDescription] => 1 [userURL] => 1 [userEmail] => 0 [userFeedLink] => 1 [userFeedIcon] => 1 [userItemCount] => 10 [userItemTitle] => 1 [userItemTitleLinked] => 1 [userItemDateCreated] => 1 [userItemImage] => 1 [userItemIntroText] => 1 [userItemCategory] => 1 [userItemTags] => 1 [userItemCommentsAnchor] => 1 [userItemReadMore] => 1 [userItemK2Plugins] => 1 [tagItemCount] => 10 [tagItemTitle] => 1 [tagItemTitleLinked] => 1 [tagItemDateCreated] => 1 [tagItemImage] => 1 [tagItemIntroText] => 1 [tagItemCategory] => 1 [tagItemReadMore] => 1 [tagItemExtraFields] => 0 [tagOrdering] => [tagFeedLink] => 1 [tagFeedIcon] => 1 [genericItemCount] => 10 [genericItemTitle] => 1 [genericItemTitleLinked] => 1 [genericItemDateCreated] => 1 [genericItemImage] => 1 [genericItemIntroText] => 1 [genericItemCategory] => 1 [genericItemReadMore] => 1 [genericItemExtraFields] => 0 [genericFeedLink] => 1 [genericFeedIcon] => 1 [feedLimit] => 10 [feedItemImage] => 1 [feedImgSize] => S [feedItemIntroText] => 1 [feedTextWordLimit] => [feedItemFullText] => 1 [feedItemTags] => 0 [feedItemVideo] => 0 [feedItemGallery] => 0 [feedItemAttachments] => 0 [feedBogusEmail] => [introTextCleanup] => 0 [introTextCleanupExcludeTags] => [introTextCleanupTagAttr] => [fullTextCleanup] => 0 [fullTextCleanupExcludeTags] => [fullTextCleanupTagAttr] => [xssFiltering] => 0 [linkPopupWidth] => 900 [linkPopupHeight] => 600 [imagesQuality] => 95 [itemImageXS] => 100 [itemImageS] => 200 [itemImageM] => 600 [itemImageL] => 800 [itemImageXL] => 1200 [itemImageGeneric] => 300 [catImageWidth] => 1200 [catImageDefault] => 1 [userImageWidth] => 100 [userImageDefault] => 1 [commenterImgWidth] => 48 [onlineImageEditor] => splashup [imageTimestamp] => 0 [imageMemoryLimit] => [socialButtonCode] => [twitterUsername] => [facebookImage] => Medium [comments] => 1 [commentsOrdering] => DESC [commentsLimit] => 10 [commentsFormPosition] => below [commentsPublishing] => 1 [commentsReporting] => 2 [commentsReportRecipient] => [inlineCommentsModeration] => 0 [gravatar] => 1 [antispam] => 0 [recaptchaForRegistered] => 1 [akismetForRegistered] => 1 [commentsFormNotes] => 1 [commentsFormNotesText] => [frontendEditing] => 1 [showImageTab] => 1 [showImageGalleryTab] => 1 [showVideoTab] => 1 [showExtraFieldsTab] => 1 [showAttachmentsTab] => 1 [showK2Plugins] => 1 [sideBarDisplayFrontend] => 0 [mergeEditors] => 1 [sideBarDisplay] => 1 [attachmentsFolder] => [hideImportButton] => 1 [googleSearch] => 0 [googleSearchContainer] => k2GoogleSearchContainer [K2UserProfile] => 0 [redirect] => 113 [adminSearch] => simple [cookieDomain] => [taggingSystem] => 1 [lockTags] => 0 [showTagFilter] => 0 [k2TagNorm] => 0 [k2TagNormCase] => lower [k2TagNormAdditionalReplacements] => [recaptcha_public_key] => [recaptcha_private_key] => [recaptcha_theme] => clean [recaptchaOnRegistration] => 0 [akismetApiKey] => [stopForumSpam] => 0 [stopForumSpamApiKey] => [showItemsCounterAdmin] => 1 [showChildCatItems] => 1 [disableCompactOrdering] => 0 [metaDescLimit] => 150 [enforceSEFReplacements] => 0 [SEFReplacements] => À|A, Á|A, Â|A, Ã|A, Ä|A, Å|A, à|a, á|a, â|a, ã|a, ä|a, å|a, Ā|A, ā|a, Ă|A, ă|a, Ą|A, ą|a, Ç|C, ç|c, Ć|C, ć|c, Ĉ|C, ĉ|c, Ċ|C, ċ|c, Č|C, č|c, Ð|D, ð|d, Ď|D, ď|d, Đ|D, đ|d, È|E, É|E, Ê|E, Ë|E, è|e, é|e, ê|e, ë|e, Ē|E, ē|e, Ĕ|E, ĕ|e, Ė|E, ė|e, Ę|E, ę|e, Ě|E, ě|e, Ĝ|G, ĝ|g, Ğ|G, ğ|g, Ġ|G, ġ|g, Ģ|G, ģ|g, Ĥ|H, ĥ|h, Ħ|H, ħ|h, Ì|I, Í|I, Î|I, Ï|I, ì|i, í|i, î|i, ï|i, Ĩ|I, ĩ|i, Ī|I, ī|i, Ĭ|I, ĭ|i, Į|I, į|i, İ|I, ı|i, Ĵ|J, ĵ|j, Ķ|K, ķ|k, ĸ|k, Ĺ|L, ĺ|l, Ļ|L, ļ|l, Ľ|L, ľ|l, Ŀ|L, ŀ|l, Ł|L, ł|l, Ñ|N, ñ|n, Ń|N, ń|n, Ņ|N, ņ|n, Ň|N, ň|n, ʼn|n, Ŋ|N, ŋ|n, Ò|O, Ó|O, Ô|O, Õ|O, Ö|O, Ø|O, ò|o, ó|o, ô|o, õ|o, ö|o, ø|o, Ō|O, ō|o, Ŏ|O, ŏ|o, Ő|O, ő|o, Ŕ|R, ŕ|r, Ŗ|R, ŗ|r, Ř|R, ř|r, Ś|S, ś|s, Ŝ|S, ŝ|s, Ş|S, ş|s, Š|S, š|s, ſ|s, Ţ|T, ţ|t, Ť|T, ť|t, Ŧ|T, ŧ|t, Ù|U, Ú|U, Û|U, Ü|U, ù|u, ú|u, û|u, ü|u, Ũ|U, ũ|u, Ū|U, ū|u, Ŭ|U, ŭ|u, Ů|U, ů|u, Ű|U, ű|u, Ų|U, ų|u, Ŵ|W, ŵ|w, Ý|Y, ý|y, ÿ|y, Ŷ|Y, ŷ|y, Ÿ|Y, Ź|Z, ź|z, Ż|Z, ż|z, Ž|Z, ž|z, α|a, β|b, γ|g, δ|d, ε|e, ζ|z, η|h, θ|th, ι|i, κ|k, λ|l, μ|m, ν|n, ξ|x, ο|o, π|p, ρ|r, σ|s, τ|t, υ|y, φ|f, χ|ch, ψ|ps, ω|w, Α|A, Β|B, Γ|G, Δ|D, Ε|E, Ζ|Z, Η|H, Θ|Th, Ι|I, Κ|K, Λ|L, Μ|M, Ξ|X, Ο|O, Π|P, Ρ|R, Σ|S, Τ|T, Υ|Y, Φ|F, Χ|Ch, Ψ|Ps, Ω|W, ά|a, έ|e, ή|h, ί|i, ό|o, ύ|y, ώ|w, Ά|A, Έ|E, Ή|H, Ί|I, Ό|O, Ύ|Y, Ώ|W, ϊ|i, ΐ|i, ϋ|y, ς|s, А|A, Ӑ|A, Ӓ|A, Ә|E, Ӛ|E, Ӕ|E, Б|B, В|V, Г|G, Ґ|G, Ѓ|G, Ғ|G, Ӷ|G, y|Y, Д|D, Е|E, Ѐ|E, Ё|YO, Ӗ|E, Ҽ|E, Ҿ|E, Є|YE, Ж|ZH, Ӂ|DZH, Җ|ZH, Ӝ|DZH, З|Z, Ҙ|Z, Ӟ|DZ, Ӡ|DZ, Ѕ|DZ, И|I, Ѝ|I, Ӥ|I, Ӣ|I, І|I, Ї|JI, Ӏ|I, Й|Y, Ҋ|Y, Ј|J, К|K, Қ|Q, Ҟ|Q, Ҡ|K, Ӄ|Q, Ҝ|K, Л|L, Ӆ|L, Љ|L, М|M, Ӎ|M, Н|N, Ӊ|N, Ң|N, Ӈ|N, Ҥ|N, Њ|N, О|O, Ӧ|O, Ө|O, Ӫ|O, Ҩ|O, П|P, Ҧ|PF, Р|P, Ҏ|P, С|S, Ҫ|S, Т|T, Ҭ|TH, Ћ|T, Ќ|K, У|U, Ў|U, Ӳ|U, Ӱ|U, Ӯ|U, Ү|U, Ұ|U, Ф|F, Х|H, Ҳ|H, Һ|H, Ц|TS, Ҵ|TS, Ч|CH, Ӵ|CH, Ҷ|CH, Ӌ|CH, Ҹ|CH, Џ|DZ, Ш|SH, Щ|SHT, Ъ|A, Ы|Y, Ӹ|Y, Ь|Y, Ҍ|Y, Э|E, Ӭ|E, Ю|YU, Я|YA, а|a, ӑ|a, ӓ|a, ә|e, ӛ|e, ӕ|e, б|b, в|v, г|g, ґ|g, ѓ|g, ғ|g, ӷ|g, y|y, д|d, е|e, ѐ|e, ё|yo, ӗ|e, ҽ|e, ҿ|e, є|ye, ж|zh, ӂ|dzh, җ|zh, ӝ|dzh, з|z, ҙ|z, ӟ|dz, ӡ|dz, ѕ|dz, и|i, ѝ|i, ӥ|i, ӣ|i, і|i, ї|ji, Ӏ|i, й|y, ҋ|y, ј|j, к|k, қ|q, ҟ|q, ҡ|k, ӄ|q, ҝ|k, л|l, ӆ|l, љ|l, м|m, ӎ|m, н|n, ӊ|n, ң|n, ӈ|n, ҥ|n, њ|n, о|o, ӧ|o, ө|o, ӫ|o, ҩ|o, п|p, ҧ|pf, р|p, ҏ|p, с|s, ҫ|s, т|t, ҭ|th, ћ|t, ќ|k, у|u, ў|u, ӳ|u, ӱ|u, ӯ|u, ү|u, ұ|u, ф|f, х|h, ҳ|h, һ|h, ц|ts, ҵ|ts, ч|ch, ӵ|ch, ҷ|ch, ӌ|ch, ҹ|ch, џ|dz, ш|sh, щ|sht, ъ|a, ы|y, ӹ|y, ь|y, ҍ|y, э|e, ӭ|e, ю|yu, я|ya [k2Sef] => 0 [k2SefLabelCat] => contenido [k2SefLabelTag] => etiqueta [k2SefLabelUser] => autor [k2SefLabelSearch] => buscar [k2SefLabelDate] => fecha [k2SefLabelItem] => 0 [k2SefLabelItemCustomPrefix] => [k2SefInsertItemId] => 1 [k2SefItemIdTitleAliasSep] => dash [k2SefUseItemTitleAlias] => 1 [k2SefInsertCatId] => 1 [k2SefCatIdTitleAliasSep] => dash [k2SefUseCatTitleAlias] => 1 [sh404SefLabelCat] => [sh404SefLabelUser] => autor [sh404SefLabelItem] => 2 [sh404SefTitleAlias] => alias [sh404SefModK2ContentFeedAlias] => rss [sh404SefInsertItemId] => 0 [sh404SefInsertUniqueItemId] => 0 [cbIntegration] => 0 [show_page_heading] => [categories] => Array ( [0] => 37 ) [menu_text] => 1 [secure] => 0 [page_title] => Vida sana [page_description] => [page_rights] => [robots] => [vfolder] => [afolder] => [vwidth] => [vheight] => [autoplay] => [galleries_rootfolder] => [enabledownload] => [inheritFrom] => 0 [num_leading_items] => 0 [num_leading_columns] => 1 [leadingImgSize] => Large [num_primary_items] => 10 [num_primary_columns] => 1 [primaryImgSize] => Medium [num_secondary_items] => 0 [num_secondary_columns] => 1 [secondaryImgSize] => Small [num_links] => 0 [num_links_columns] => 1 [linksImgSize] => XSmall [catCatalogMode] => 0 [catFeaturedItems] => 1 [catOrdering] => rdate [catPagination] => 2 [catPaginationResults] => 0 [catTitle] => 1 [catTitleItemCounter] => 0 [catDescription] => 1 [catImage] => 1 [catFeedLink] => 1 [catFeedIcon] => 1 [subCategories] => 0 [subCatColumns] => 2 [subCatOrdering] => alpha [subCatTitle] => 1 [subCatTitleItemCounter] => 0 [subCatDescription] => 1 [subCatImage] => 1 [catItemTitle] => 1 [catItemTitleLinked] => 1 [catItemFeaturedNotice] => 0 [catItemAuthor] => 1 [catItemDateCreated] => 1 [catItemRating] => 0 [catItemImage] => 1 [catItemIntroText] => 1 [catItemExtraFields] => 0 [catItemHits] => 0 [catItemCategory] => 1 [catItemTags] => 1 [catItemAttachments] => 0 [catItemAttachmentsCounter] => 0 [catItemVideo] => 0 [catItemVideoAutoPlay] => 0 [catItemImageGallery] => 0 [catItemDateModified] => 0 [catItemReadMore] => 1 [catItemCommentsAnchor] => 1 [catItemK2Plugins] => 1 [itemDateCreated] => 1 [itemTitle] => 1 [itemFeaturedNotice] => 0 [itemAuthor] => 1 [itemFontResizer] => 1 [itemPrintButton] => 1 [itemEmailButton] => 1 [itemSocialButton] => 1 [itemVideoAnchor] => 1 [itemImageGalleryAnchor] => 1 [itemCommentsAnchor] => 1 [itemRating] => 1 [itemImage] => 1 [itemImgSize] => Large [itemImageMainCaption] => 1 [itemImageMainCredits] => 1 [itemIntroText] => 1 [itemFullText] => 1 [itemExtraFields] => 1 [itemDateModified] => 0 [itemHits] => 0 [itemCategory] => 1 [itemTags] => 1 [itemAttachments] => 1 [itemAttachmentsCounter] => 1 [itemVideo] => 1 [itemVideoAutoPlay] => 0 [itemVideoCaption] => 1 [itemVideoCredits] => 1 [itemImageGallery] => 1 [itemNavigation] => 1 [itemComments] => 1 [itemTwitterButton] => 0 [itemFacebookButton] => 0 [itemGooglePlusOneButton] => 0 [itemAuthorBlock] => 0 [itemAuthorImage] => 0 [itemAuthorDescription] => 0 [itemAuthorURL] => 0 [itemAuthorEmail] => 0 [itemAuthorLatest] => 0 [itemAuthorLatestLimit] => 5 [itemRelated] => 1 [itemRelatedLimit] => 3 [itemRelatedTitle] => 1 [itemRelatedCategory] => 0 [itemRelatedImageSize] => Small [itemRelatedIntrotext] => 0 [itemRelatedFulltext] => 0 [itemRelatedAuthor] => 0 [itemRelatedMedia] => 1 [itemRelatedImageGallery] => 0 [itemK2Plugins] => 1 [catMetaDesc] => Información y consejos de viajes por España, Europa, Africa, Asia y América. [catMetaKey] => viajes, turismo, vacaciones, viajes por España, viajes Europa, viajes Asia, Viajes Africa, información viajes, qué ver y hacer en... viajes en familia, rutas naturaleza [catMetaAuthor] => Candela Vizcaíno ) [separator] => . ) [metadesc] => Analizamos las causas, consecuencias y síntomas del Síndrome de Peter Pan. [metadata] => robots= author=Candela Vizcaíno [metakey] => sindrome de Peter Pan, síndrome de Peter Pan [plugins] => [language] => * [acy_created] => 2020-01-04 13:18:25 [categoryname] => Vida Sana [categoryid] => 37 [categoryalias] => vida-sana [categoryparams] => {"inheritFrom":"1","theme":"","num_leading_items":"2","num_leading_columns":"1","leadingImgSize":"Large","num_primary_items":"4","num_primary_columns":"2","primaryImgSize":"Medium","num_secondary_items":"4","num_secondary_columns":"1","secondaryImgSize":"Small","num_links":"4","num_links_columns":"1","linksImgSize":"XSmall","catCatalogMode":"0","catFeaturedItems":"1","catOrdering":"","catPagination":"2","catPaginationResults":"1","catTitle":"1","catTitleItemCounter":"1","catDescription":"1","catImage":"1","catFeedLink":"1","catFeedIcon":"1","subCategories":"1","subCatColumns":"2","subCatOrdering":"","subCatTitle":"1","subCatTitleItemCounter":"1","subCatDescription":"1","subCatImage":"1","itemImageXS":"","itemImageS":"","itemImageM":"","itemImageL":"","itemImageXL":"","catItemTitle":"1","catItemTitleLinked":"1","catItemFeaturedNotice":"0","catItemAuthor":"1","catItemDateCreated":"1","catItemRating":"0","catItemImage":"1","catItemIntroText":"1","catItemIntroTextWordLimit":"","catItemExtraFields":"0","catItemHits":"0","catItemCategory":"1","catItemTags":"1","catItemAttachments":"0","catItemAttachmentsCounter":"0","catItemVideo":"0","catItemVideoWidth":"","catItemVideoHeight":"","catItemAudioWidth":"","catItemAudioHeight":"","catItemVideoAutoPlay":"0","catItemImageGallery":"0","catItemDateModified":"0","catItemReadMore":"1","catItemCommentsAnchor":"1","catItemK2Plugins":"1","itemDateCreated":"1","itemTitle":"1","itemFeaturedNotice":"1","itemAuthor":"1","itemFontResizer":"1","itemPrintButton":"1","itemEmailButton":"1","itemSocialButton":"1","itemVideoAnchor":"1","itemImageGalleryAnchor":"1","itemCommentsAnchor":"1","itemRating":"1","itemImage":"1","itemImgSize":"Large","itemImageMainCaption":"1","itemImageMainCredits":"1","itemIntroText":"1","itemFullText":"1","itemExtraFields":"1","itemDateModified":"1","itemHits":"1","itemCategory":"1","itemTags":"1","itemAttachments":"1","itemAttachmentsCounter":"1","itemVideo":"1","itemVideoWidth":"","itemVideoHeight":"","itemAudioWidth":"","itemAudioHeight":"","itemVideoAutoPlay":"0","itemVideoCaption":"1","itemVideoCredits":"1","itemImageGallery":"1","itemNavigation":"1","itemComments":"1","itemTwitterButton":"1","itemFacebookButton":"1","itemGooglePlusOneButton":"1","itemAuthorBlock":"1","itemAuthorImage":"1","itemAuthorDescription":"1","itemAuthorURL":"1","itemAuthorEmail":"0","itemAuthorLatest":"1","itemAuthorLatestLimit":"5","itemRelated":"1","itemRelatedLimit":"5","itemRelatedTitle":"1","itemRelatedCategory":"0","itemRelatedImageSize":"0","itemRelatedIntrotext":"0","itemRelatedFulltext":"0","itemRelatedAuthor":"0","itemRelatedMedia":"0","itemRelatedImageGallery":"0","itemK2Plugins":"1","catMetaDesc":"Noticias sobre salud, hábitos saludables, nutrición, psicología y vida familiar sana. ","catMetaKey":"salud, plantas medicinales, vida sana, alimentación, alimentación sana, nutrición, hábitos saludables, significado de los sueños, interpretación de los sueños, psicología, coaching","catMetaRobots":"","catMetaAuthor":"Candela Vizcaino"} [itemGroup] => leading [category] => TableK2Category Object ( [id] => 37 [name] => Vida Sana [alias] => vida-sana [description] => [parent] => 0 [extraFieldsGroup] => 0 [published] => 1 [image] => [access] => 1 [ordering] => 7 [params] => {"inheritFrom":"1","theme":"","num_leading_items":"2","num_leading_columns":"1","leadingImgSize":"Large","num_primary_items":"4","num_primary_columns":"2","primaryImgSize":"Medium","num_secondary_items":"4","num_secondary_columns":"1","secondaryImgSize":"Small","num_links":"4","num_links_columns":"1","linksImgSize":"XSmall","catCatalogMode":"0","catFeaturedItems":"1","catOrdering":"","catPagination":"2","catPaginationResults":"1","catTitle":"1","catTitleItemCounter":"1","catDescription":"1","catImage":"1","catFeedLink":"1","catFeedIcon":"1","subCategories":"1","subCatColumns":"2","subCatOrdering":"","subCatTitle":"1","subCatTitleItemCounter":"1","subCatDescription":"1","subCatImage":"1","itemImageXS":"","itemImageS":"","itemImageM":"","itemImageL":"","itemImageXL":"","catItemTitle":"1","catItemTitleLinked":"1","catItemFeaturedNotice":"0","catItemAuthor":"1","catItemDateCreated":"1","catItemRating":"0","catItemImage":"1","catItemIntroText":"1","catItemIntroTextWordLimit":"","catItemExtraFields":"0","catItemHits":"0","catItemCategory":"1","catItemTags":"1","catItemAttachments":"0","catItemAttachmentsCounter":"0","catItemVideo":"0","catItemVideoWidth":"","catItemVideoHeight":"","catItemAudioWidth":"","catItemAudioHeight":"","catItemVideoAutoPlay":"0","catItemImageGallery":"0","catItemDateModified":"0","catItemReadMore":"1","catItemCommentsAnchor":"1","catItemK2Plugins":"1","itemDateCreated":"1","itemTitle":"1","itemFeaturedNotice":"1","itemAuthor":"1","itemFontResizer":"1","itemPrintButton":"1","itemEmailButton":"1","itemSocialButton":"1","itemVideoAnchor":"1","itemImageGalleryAnchor":"1","itemCommentsAnchor":"1","itemRating":"1","itemImage":"1","itemImgSize":"Large","itemImageMainCaption":"1","itemImageMainCredits":"1","itemIntroText":"1","itemFullText":"1","itemExtraFields":"1","itemDateModified":"1","itemHits":"1","itemCategory":"1","itemTags":"1","itemAttachments":"1","itemAttachmentsCounter":"1","itemVideo":"1","itemVideoWidth":"","itemVideoHeight":"","itemAudioWidth":"","itemAudioHeight":"","itemVideoAutoPlay":"0","itemVideoCaption":"1","itemVideoCredits":"1","itemImageGallery":"1","itemNavigation":"1","itemComments":"1","itemTwitterButton":"1","itemFacebookButton":"1","itemGooglePlusOneButton":"1","itemAuthorBlock":"1","itemAuthorImage":"1","itemAuthorDescription":"1","itemAuthorURL":"1","itemAuthorEmail":"0","itemAuthorLatest":"1","itemAuthorLatestLimit":"5","itemRelated":"1","itemRelatedLimit":"5","itemRelatedTitle":"1","itemRelatedCategory":"0","itemRelatedImageSize":"0","itemRelatedIntrotext":"0","itemRelatedFulltext":"0","itemRelatedAuthor":"0","itemRelatedMedia":"0","itemRelatedImageGallery":"0","itemK2Plugins":"1","catMetaDesc":"Noticias sobre salud, hábitos saludables, nutrición, psicología y vida familiar sana. ","catMetaKey":"salud, plantas medicinales, vida sana, alimentación, alimentación sana, nutrición, hábitos saludables, significado de los sueños, interpretación de los sueños, psicología, coaching","catMetaRobots":"","catMetaAuthor":"Candela Vizcaino"} [trash] => 0 [plugins] => [language] => * [_tbl:protected] => #__k2_categories [_tbl_key:protected] => id [_tbl_keys:protected] => Array ( [0] => id ) [_db:protected] => JDatabaseDriverMysqli Object ( [name] => mysqli [serverType] => mysql [connection:protected] => mysqli Object ( [affected_rows] => -1 [client_info] => mysqlnd 5.0.12-dev - 20150407 - $Id: 38fea24f2847fa7519001be390c98ae0acafe387 $ [client_version] => 50012 [connect_errno] => 0 [connect_error] => [errno] => 0 [error] => [error_list] => Array ( ) [field_count] => 3 [host_info] => Localhost via UNIX socket [info] => [insert_id] => 0 [server_info] => 5.6.40-84.0-log [server_version] => 50640 [stat] => Uptime: 251350 Threads: 14 Questions: 535738996 Slow queries: 13001 Opens: 4231621 Flush tables: 1 Open tables: 2048 Queries per second avg: 2131.446 [sqlstate] => 00000 [protocol_version] => 10 [thread_id] => 3366850 [warning_count] => 0 ) [nameQuote:protected] => ` [nullDate:protected] => 0000-00-00 00:00:00 [_database:JDatabaseDriver:private] => candelav_joom624 [count:protected] => 132 [cursor:protected] => [debug:protected] => [limit:protected] => 0 [log:protected] => Array ( ) [timings:protected] => Array ( ) [callStacks:protected] => Array ( ) [offset:protected] => 0 [options:protected] => Array ( [driver] => mysqli [host] => localhost [user] => candelav_joom624 [password] => yZU?(Dzm)[,W [database] => candelav_joom624 [prefix] => candv_ [select] => 1 [port] => 3306 [socket] => ) [sql:protected] => SELECT * FROM #__k2_tags WHERE name = 'Psicologia' [tablePrefix:protected] => candv_ [utf:protected] => 1 [utf8mb4:protected] => 1 [errorNum:protected] => 0 [errorMsg:protected] => [transactionDepth:protected] => 0 [disconnectHandlers:protected] => Array ( ) ) [_trackAssets:protected] => [_rules:protected] => [_locked:protected] => [_autoincrement:protected] => 1 [_observers:protected] => JObserverUpdater Object ( [observers:protected] => Array ( ) [doCallObservers:protected] => 1 ) [_columnAlias:protected] => Array ( ) [_jsonEncode:protected] => Array ( ) [_errors:protected] => Array ( ) [link] => /vida-sana.html ) [link] => /vida-sana/sindrome-peter-pan.html [printLink] => /vida-sana/sindrome-peter-pan.html?print=1&tmpl=component [imageXSmall] => /media/k2/items/cache/4ddc75f1698994d05cf43f2316d7d33a_XS.jpg [imageSmall] => /media/k2/items/cache/4ddc75f1698994d05cf43f2316d7d33a_S.jpg [imageMedium] => /media/k2/items/cache/4ddc75f1698994d05cf43f2316d7d33a_M.jpg [imageLarge] => /media/k2/items/cache/4ddc75f1698994d05cf43f2316d7d33a_L.jpg [imageXLarge] => /media/k2/items/cache/4ddc75f1698994d05cf43f2316d7d33a_XL.jpg [imageGeneric] => /media/k2/items/cache/4ddc75f1698994d05cf43f2316d7d33a_Generic.jpg [cleanTitle] => Síndrome de Peter Pan | síntomas, causas y características en hombres y mujeres [numOfComments] => 0 [text] =>

Es un personaje de ficción que vio la luz en Londres en Diciembre de 1904 salido de la mente de J. M. Barrie. Desde esa fecha, ha protagonizado películas, libros u obras plásticas entrando en el imaginario colectivo con derecho propio. Cuando la obra teatral se estrenó (que aquí comenzó todo) ya estaba en la calle El significado de los sueños de Freud. Y esto viene al hilo porque podemos afirmar, sin temor a equivocarnos, que los distintos artistas de la época iban poniendo nombres a caracteres y características que se estaban desentrañando con el progresivo conocimiento del inconsciente. Este fue el caso de J. M. Barrie, quien creó un personaje que además, con el tiempo, ha bautizado un carácter perteneciente a ese cajón de sastre denominado en la actualidad gente tóxica. Hablo del síndrome de Peter Pan, el niño-muchacho-hombre que se niega a crecer y a abandonar su particular paraíso, el País de Nunca Jamás. 

 

El de Peter Pan es un mundo de fantasía, de juegos, de camaradería desentendida alejado de las preocupaciones de la vida adulta y, por tanto, de lo que es inherente a ella. Por eso, responsabilidad o capacidad para hacerse cargo de otros no forman parte de su esencia emocional y/o espiritual. En el mundo de Peter Pan, como el de las personas que viven con esta personalidad, no hay espacio para la existencia de adulto con todo lo que ello implica: libertad y, a la par, responsabilidad.   

Entonces, ¿qué es el síndrome de Peter Pan?

Es una característica psicológica que no llega a considerarse dolencia (aunque hay autores que abogan por ello) que impide a la persona adulta que la sufre involucrarse en la cotidianidad que demanda su edad. Con eso me refiero a hacerse cargo (o crear siquiera) una familia, conservar y sobrellevar un empleo (a veces ni siquiera en actividades que les gustan) y manejar su libertad con acierto. Las personas (hombres y mujeres) con síndrome Peter Pan viven como los niños pequeños esperando que otros hagan los que les corresponde por edad y condición. Si eso no puede ser se enfadan, entran en cólera o simplemente culpan a los demás por todo lo que les sucede. Viven en una infancia eterna negándose a participar en la forma de estar en el mundo de los adultos. Aunque, en un principio, pudieran parecer personas divertidas o creativas, el caso es que se hacen daño tanto a ellos mismos como a los que le rodean por su actitud egoísta (y esa es la palabra) y despreocupada en extremo. Aún así, y como regla general, estos individuos no hacen daño a sabiendas sino, más bien, este se produce como resultado de sus actos. 

Causas del síndrome de Peter Pan

Aunque la literatura más común (esa que se repite sin pararse a analizar) propone como causa de esta condición una infancia muy feliz, hay que poner en cuarentena esta afirmación. ¿Por qué? Porque, sencillamente, un niño o niña que ha recibido amor, cuidado y comprensión por parte de su entorno tiene todas las papeletas para ser un adulto completo, independiente y responsable. En este sentido, no cuadra que un pequeño que ha vivido sus primeros años de manera dichosa se aferre a esta época desarrollando el síndrome de Peter Pan. Estas estarían en otras situaciones. Analizamos, pues, algunas de las causas más frecuentes de esta condición:  

1.- Los abusos (físicos, verbales, emocionales e, incluso, sexuales) son la piedra angular de problemas emocionales, espirituales y psicológicos de todo tipo. Aunque con la ayuda y la terapia adecuada buena parte de estos niños (dependiendo de la intensidad del daño que se les ha infligido) son adultos funcionales, la mayoría de trastornos se gestan en estas circunstancias. El pequeño que ha sufrido de esta manera se aferra a una infancia que no ha vivido sin disponer de herramientas para ser un adulto funcional. Estaríamos ante un proceso de defensa emocional típico que debe trabajarse en terapia para poder sanar (en la medida de lo posible) esas heridas. 

2.- Entornos en los que se hace una crianza indolente donde se mima en exceso o se sobreprotege a los niños no dándoles la oportunidad de desarrollar todo su potencial. El pequeño se queda estancado en su desarrollo emocional sin la posibilidad de enfrentarse a escenarios de superación de todo tipo (por supuesto supervisados por adultos) donde vaya cimentando su autoestima

3.- La sociedad hedonista actual también fomenta estas actitudes ensalzando (y, a la vez, confundiendo) propuestas en las que la libertad (sin la contrapartida de la responsabilidad) y la alegría (a veces procedente de paraísos artificiales) son dones supremos. 

4.- Los niños se conforman por imitación. Así que es probable que alguien con síndrome de Peter Pan haya tenido un modelo cercano en casa (lee progenitores). 

Síntomas del síndrome de Peter Pan 

Las personas con esta condición no llevan tatuada en la frente su forma de estar en el mundo y, los que están alrededor solo se dan cuenta de ello pasado un tiempo. Y eso si tienen la formación y/o las herramientas necesarias. Normalmente los conflictos aparecen nada más incorporarse al mundo laboral o a la hora de mantener una pareja más allá del amor pasional adolescente. Es frecuente lo siguiente: 

 

1.- Los adultos (hombres y mujeres) con síndrome Peter Pan nunca se responsabilizan de sus acciones. Siempre tienen la culpa otros de los que les pasa. Siempre hay alguien que nos le deja conseguir sus metas. Pero, a poco que se indague, es que, sencillamente, no se esfuerzan absolutamente por nada. 

2.- Se niegan a salir de su zona de confort y a superar el miedo a la hora de enfrentarse a los retos normales de la vida adulta. En situaciones complicadas simplemente se bloquean llegando a caer en cuadros de ansiedad o de depresión. 

3.- Son personas tremendamente egoístas (sin capacidad de empatía y actuando solo en beneficio propio) y egocéntricas (el mundo girar alrededor de ellos). 

4.- Buena parte de ellos acusan una personalidad narcisista o repiten patrones de progenitores con esta condición.  

5.- En el plano práctico, son incapaces de conservar un trabajo y tienen problemas con las figuras de autoridad y compañeros. 

6.- Pueden alcanzar una buena posición laboral a pesar de tener un marcado síndrome de Peter Pan (por pertenecer a la élite social y se les haya abierto puertas y ventanas por ejemplo). Sin embargo, en estos casos se caracterizan por tomar decisiones descabelladas, desacertadas y fuera de toda lógica. ¡Ojo! No hay que confundir estas acciones con aquellas provenientes de individuos creativos, proactivos y emprendedores con ideas novedosas. En estos últimos casos, estas personas se hacen responsables de sus actos, ejercen liderazgos responsables y delegan con criterio. Los individuos peterpanes, por el contrario, embrollan la situación, manipulan a veces, no tienen en cuenta las necesidades del equipo y, en general, están faltos de la mínima empatía. 

7.- Al hilo de lo anterior, las personas con síndrome de Peter Pan nunca tienen claras (tampoco se las plantean) sus metas vitales, laborales o familiares. Viven en una improvisación constante. 

8.- En el ámbito personal son incapaces de mantener una relación de pareja de manera saludable y, en los últimos tiempos, con la conquista de la libertad en todos los ámbitos, suelen decantarse por encuentros esporádicos que no impliquen ninguna responsabilidad. 

9.- Si logran formar una familia con hijos, es frecuente que se desentiendan de ellos al no comprometerse con aspectos básicos de la crianza, alimentación, educación y cuidado emocional. 

10.- En casos extremos, suelen reconocerse en lo que son (personas con síndrome de Peter Pan) y se jactan de ello promoviendo su actitud como la única correcta en la vida. Es la forma más sencilla y directa de justificarse. 

Características de los hombres con síndrome de Peter Pan

Si bien es verdad que estos síntomas expuestos más arriba se dan tanto en hombres y mujeres, los varones (por la educación tradicional en la que aún estamos insertos) suelen tener algunas diferencias de comportamiento con respecto a las féminas. 

1.- Los hombres con síndrome de Peter Pan, cuando están en un emplazamiento “adecuado”, no dudan en arrastrar a los que se encuentran alrededor a situaciones comprometidas o, directamente, peligrosas. Un ejemplo frecuente y diario (por su visibilidad) es el comportamiento de ciertos políticos que, en el plano emocional y psicológico, no han alcanzado la vida adulta. Otra cosa es que, por procedencia social y/o oportunidad, se hayan visto con una responsabilidad a la que nunca podrán hacer frente. 

2.- Se consideran fuera de las normas y las leyes. Por eso, es frecuente que tengan algún problema con la autoridad y también con las drogas legales o ilegales. 

3.- Cuidan su imagen en extremo ya que son susceptibles a las críticas aunque estas sean constructivas. 

4.- No aceptan ninguna crítica ni consejo y son incapaces de reconducir su comportamiento el cual, como he indicado más arriba, suele ser errado (por pernicioso en el plano emocional) en la mayoría de las veces. 

5.- Son inconstantes e inconsistentes emocionalmente cambiando de opinión con frecuencia, siendo incapaces de establecerse metas y de trabajar por ellas. Quieren que todo les llegue “caído del cielo” como el niño que no tiene que preocuparse por lo básico de su subsistencia porque ya lo hacen sus padres o tutores. 

¿Hay mujeres con síndrome de Peter Pan?

Sí, como los hombres y con las mismas características que ellos. La única diferencia con las féminas (y esto, quizás es debido a la educación patriarcal en la cual estamos aún insertos) en ellas se confunde con el complejo de Cenicienta. Esto es, las mujeres peterpanes buscan en los demás una constante validación, eligiendo parejas que se hagan cargo de ellas en todos los aspectos y enlazando relaciones tóxicas unas tras otra. Como los hombres con esta condición, aún no han asumido los roles de la vida adulta y se sienten desvalidas, desprotegidas y frágiles como niñas pequeñas.  

 

¿Cómo tratar, convivir o emparejarse con una persona con síndrome de Peter Pan?

Aunque no es un trastorno psicológico, si el individuo aquejado de esta condición no tiene los apoyos alrededor suficientes (económicos, sociales, familiares…) su vida puede llegar a ser muy complicada. En este sentido, se encuentran casos en terapia que acuden por cuadros de ansiedad o de estrés extremo cuando no de depresión. Y es aquí donde se indaga en esta peculiar condición. Con ayuda psicológica es posible salir y asumir (con sus limitaciones) los roles que demanda la vida adulta.  

Por otro lado, convivir con una persona de estas características puede llevar a fomentar una auténtica familia tóxica, donde los caprichos se prioricen a las necesidades, a la responsabilidad y al crecimiento espiritual de cada uno de los miembros de la misma. Es normal que los individuos varones con este síndrome acaben en divorcios traumáticos donde se desatiendan de las necesidades elementales de sus vástagos y culpen al otro al 100% de la situación. En las mujeres, por miedo a enfrentarse a la vida real, suelen encadenar una pareja tras otra buscando la solución a los problemas que solo se encuentra en el interior de ellas mismos. En el caso de las féminas, el asunto se complica por la cultura de micro machismos en la que aún vivimos alimentando un complejo que las hace tremendamente infelices cuando no desgraciadas. 

Por Candela Vizcaíno | Doctora en Comunicación por la Universidad de Sevilla

 

[event] => stdClass Object ( [BeforeDisplay] => [AfterDisplay] => [AfterDisplayTitle] => [BeforeDisplayContent] => [AfterDisplayContent] => [K2BeforeDisplay] => [K2AfterDisplay] => [K2AfterDisplayTitle] => [K2BeforeDisplayContent] => [K2AfterDisplayContent] => ) )

stdClass Object
(
    [id] => 305
    [title] => Indefensión aprendida y el elefante encadenado
    [alias] => indefension-aprendida
    [catid] => 37
    [published] => 1
    [introtext] => 

 

El cuento es de Jorge Bucay y está en boca de todos por lo que nos enseña (en una narración muy corta) sobre las autolimitaciones. La búsqueda de la felicidad (la cual no se consigue sin el desarrollo de los talentos propios) se nos hace una prioridad. Cada día nos sirven menos las normas impuestas y no nos conformamos (como hace décadas) con aquello que nos ha tocado. Y no lo hacemos por nuestro bien y, además, porque ya sabemos que ciertas estructuras limitantes pueden ser superadas por nosotros mismos (o con un poco de ayuda). No hace falta recordar que en la base de una autoestima baja o en el corazón de personas víctimas de maltratos de todo tipo (incluso del gaslighting) se encuentra, a veces, un fondo de indefensión aprendida que no las deja avanzar hacia donde quieren. Sin tu permiso, querido lector, amada lectora, voy a hacer una interpretación más amplia de la historia del elefante encadenado de Jorge Bucay. Espero que te guste igual.  

 

El elefante encadenado, versión propia del famoso cuento 

En un país lejano donde se ponía el sol tras las montañas nevadas un elefante pequeño perdió el camino de vuelta a casa. El elefantito, que era precioso y de maravillosos ojos color azabache, lloró desconsoladamente durante toda la noche con la ilusión de que alguien de su clan lo encontrara o oyera sus gemidos, pero, desafortunadamente no fue así. A la mañana siguiente, con las primeras luces del alba, se dio cuenta de que se encontraba solo, vulnerable y a merced de todos aquellos que quisieran hacerle daño. Anduvo durante horas hasta caer exhausto de cansancio, hambre y sed. Cuando abrió los ojos, con las fuerzas limitadas, se encontró ante un humano que lo miraba con curiosidad y un pelín de arrogancia. A los pocos minutos le ofreció unas deliciosas zanahorias y un poco de agua para reponerse del duro camino que había realizado. El elefantito creyó que había encontrado un amigo y siguió al humano a corta distancia.  

Este tenía montado un campamento unos kilómetros hacia el este y hasta allí anduvieron un buen trecho. Cuando llegaron, el humano comentó algo con otros compañeros señalando al elefantito, pero nuestro protagonista no pudo entender qué estaban tramando. Con cuidado lo llevaron hasta el fondo de un corral y allí le pusieron comida y agua fresca. Sin saber cómo el humano se las apañó para colocar una cadena en una de las patas del elefantito. Apretaba tanto que no podía moverse. El elefantito intentó romper la cadena pero sus fuerzas no podían con ella. Lo volvió a intentar una y otra vez hasta que, exhausto de nuevo y dolorido al máximo desistió de su intento. 

El humano volvía para dejar comida y agua. Bajo ningún concepto quería que el elefantito muriera. Al cabo de algunos días, encadenado, lo llevó bajo la carpa central del campamento que, en realidad, era un circo. Allí comenzó a entrenarlo para que se moviera, actuara o se comportara según las enseñanzas y el capricho del humano. Aunque el elefantito no le gustaba hacer esto, al cabo de un tiempo comenzó a ceder y a aprender aquello que se le enseñaba. 

Pasaban los días y a los días los meses y a estos los años y el elefantito creció tanto que se convirtió en un animal hermoso (aunque sus ojos ya no brillaban con alegría) y muy grande. Cada tarde entretenía al público del circo con aquellos movimientos que le habían enseñado desde pequeño y, al caer la noche, volvía a su corral donde, de nuevo, era encadenado. La luna era su compañera de sueños de libertad. Aún recordaba el color del valle y ansiaba volver a las llanuras tras las montañas. 

Desafortunadamente, una cadena le impedía recorrer ese camino. Así lo había aprendido nuestro elefante grande, hermoso y triste durante largos días de entrenamiento. Lo que no sabía es que ya había crecido, se había hecho grande (mucho más que su captor) y ya no era el animalillo vulnerable fuera de su manada. Por tanto, solo necesitaba mover un poco su pata y con un golpe deshacerse de la cadena que lo mantenía prisionero y alejado de sus sueños. El elefante encadenado no sabía que el poder para hacer aquello que deseaba residía en su interior, en él mismo, en su fuerza innata.  

 

¿Qué es la indefensión aprendida y qué nos enseña el cuento del elefante encadenado? 

En esencia, la indefensión aprendida son aquellos parámetros inculcados (por la fuerza o sutilmente) que no nos dejan ver la fuerza que realmente tenemos. Es más, nos creemos prisioneros, vulnerables y a merced de los deseos de otros. La indefensión aprendida forma los cimientos de esa autoestima baja, culpable de todo lo que te pasa. Se forma con frecuencia en la infancia y, por supuesto, siempre es a nivel inconsciente. Es como una cortina o una puerta que no nos deja pasar hacia el otro lado de nuestras posibilidades.   

El elefante encadenado, un cuento tan triste como puede llegar a ser la vida de las personas que no han aprendido a defenderse y a decir no, nos muestra el poder de las convicciones sobre nosotros mismos y el mundo. Nos enseña la destrucción de nuestro espíritu si nos atenemos a aquellos juicios erróneos inculcados desde la infancia. Nos muestra lo que nos perdemos si no escuchamos nuestra voz interior, la misma que nos dice que la libertad está en el valle, más allá de las montañas (metafóricamente hablando claro). 

La indefensión aprendida nos hará vulnerables y a merced de personas que no quieren nuestro bien a pesar de que nos digan lo contrario, como los humanos del cuento sobre el elefante encadenado. Y lo más grave: no nos dejará ser seres libres, el máximo bien al que puede aspirar un ser humano y fundamento de la felicidad. 

 

Causas de la indefensión aprendida 

Es difícil reconocer que eso que te está pasando tiene un origen y que ese principio hay que sanarlo para poder seguir viviendo en armonía y plenitud. A veces, cuesta aceptar que aquello u otro o lo de más allá que nos inculcaron en la infancia es lo mismo que no te permite ahora acabar con ciertas limitaciones. Hay quienes llegan a una depresión, al síndrome de burnout, a una enfermedad o a las adicciones por una indefensión aprendida que le nubla sus posibilidades de crecimiento. Si se conocen las causas, es más fácil poner remedio. 

1.- La indefensión aprendida se gesta casi siempre en la infancia 

Y de muchas y diversas maneras. El alma en crecimiento de un niño es permeable a todo aquello que sucede a su alrededor y, en ocasiones (más de las que queremos aceptar), no siempre para su bien. Los hijos de madre narcisista son las víctimas más frecuentes. Se convierten en adultos que se mueven por el mundo con una indefensión aprendida que no les permite tomar el camino correcto y este es siempre el de la libertad. Una familia tóxica, por las razones que sean, también genera niños vulnerables como el elefante encadenado de nuestro cuento. Estos pequeños se crían en un ambiente en el que aprenden desde muy pronto que poco o nada se puede hacer para cambiar la situación. Sus sentimientos y necesidades emocionales (a veces tampoco las físicas) nunca son tenidas en cuenta y, por tanto, no se creen merecedores de los grandes dones del amor. 

2.- Algunas estructuras sociales (machismo) cooperan con la indefensión aprendida 

Desafortunadamente vivimos en una sociedad imperfecta en la que, de una manera u otra, se instalan roles aceptados por todos. Si te han criado repitiendo que tu camino tiene que ser en un sentido, es muy difícil que pongas en cuestión esas órdenes aceptadas por todos. El machismo, por poner un caso, aunque sea en pequeñas dosis, de alguna manera u otra, coarta las desiciones de las pequeñas al asignarle unos roles que, en definitiva, son normas de indefensión aprendida al no darle herramientas para valerse, en todos y en cualquier ámbito, por sí mismas.  

3.- Lo que nos enseña el elefante encadenado sobre la educación  

Ni que decir tiene que no vamos a hacer saltar por los aires el papel formador de la escuela y la instrucción (aunque no nos parezca bien el exceso de deberes). Eso es una cosa y otra muy distinta encajonar a los pequeños, desde corta edad, con etiquetas que, a la postre, van a generar una indefensión aprendida.  Nos preguntamos cuántos adultos que no han conseguido formarse para desarrollar una profesión bien remunerada han oído de pequeños que esto o aquello no era para ellos y que estaban condenados casi a la pobreza y a la inseguridad de sus padres, su clan, su barrio o su raza. 

 

4.- Indefensión aprendida por maltrato psicológico

La personalidades que se esconden tras el patrón del narcisista o, lo que es peor, bajo la máscara del psicópata utilizan las mismas técnicas que el humano del cuento del elefante encadenado para subyugar a sus víctimas. Estas personas tóxicas se las apañan para hacer creer a los que están alrededor que son buenos, encantadores, confiables y empáticos cuando, en realidad, son todo lo contrario. Hacen ver a sus víctimas que sin ellos no van a poder moverse en el mundo y, en definitiva, están coartando su libertad hasta límites muy peligrosos. Cuando se ven sorprendidos pueden reaccionar con una ira extrema. Y esto no es de extrañar si aceptamos que este tipo de personalidades lo único que quieren es aprovecharse de la luz de sus víctimas. Para ello, tienen que inculcar una sutil y progresiva indefensión aprendida al que está frente a él. Es la única manera de que no se le escape y que atienda (como el elefante encadenado del cuento) todos sus caprichos o necesidades. A cambio solo ofrecerá el agua y las zanahorias necesarias para que el otro no muera. Y cuando ya no le sirva para sus fines retirará sin piedad este sustento sabiendo que está como el elefante encadenado: vulnerable e indefenso. 

 

Consecuencias de la indefensión aprendida 

1.- Baja autoestima y desconocimiento de las propias posiblidades

La baja autoestima es lo más evidente aunque hay personas que desarrollan enfermedades psicosomáticas, depresiones y tristezas crónicas al no poder identificar la causa de su malestar. Recordemos que la indefensión aprendida tiene como objetivo principal hacerte creer que no puedes liberarte, que no tienes fuerza para salir por ti mismo y perseguir tus sueños. ¡Pero no es verdad! Eres como el elefante encadenado, fuerte, hermoso y libre. Solo tienes que hacer un movimiento para liberarte de ese yugo.  

2.- Miedo a lo desconocido y a salir de la zona de confort

La zona de confort es ese espacio donde sientes un malestar no identificado, difuso que no te permite progresar. De ella es complicado salir porque, normalmente, atenaza un miedo indefinido a que todo vaya a salir mal. El espíritu y el corazón se achican quedándose atrapados en una situación que no permite el crecimiento interior. 

3.- Lo peor de la indefensión aprendida es que convierte en víctima a quien la sufre

No sabe decir no. Encadena un fracaso amoroso tras otro. Le cargan con el trabajo más duro. No respetan sus ideas o se las roban descaradamente. Cuando el alma está atrapada en la indefensión aprendida, como el elefante encadenado del cuento, algo dentro de esa persona le susurra que no puede alcanzar la libertad que se merece. Al no poder decir que no a las demandas ajenas, los que están alrededor irán progresivamente exigiendo más y más sin dar nada a cambio. Saben, en el fondo, que no va a moverse para liberar esas cadenas.  

4.- Generalmente la indefensión aprendida no permite desarrollar el potencial vital 

La persona que la sufre se siente como atrapado en una relación de pareja o familiar que no satisface, con un trabajo monótono que reconoce que no es para él o ella, se hace cargo de problemas que no le pertenecen… Todo ello va conformando un sistema de cargas anímicas que pesan tanto (a nivel inconsciente y anímico) que no le permiten avanzar y florecer como desea. Por eso, se hace necesario identificar el origen de esa indefensión aprendida y comenzar un entrenamiento en otros derroteros vitales que lleven a la felicidad. 

5.- Riesgo de continuar con la cadena a través de los hijos o los niños de alrededor

Porque quizás la indefensión aprendida que ha sido inculcada provenía de una persona también indefensa. Si esa es la manera de estar, sentir y vivir el mundo, es normal que, inconscientemente, la transmita a los que vienen detrás. Por eso, hay niños buenos de padres obedientes que se han acostumbrado a agachar la cabeza ante los avatares de la vida. No es cuestión de ser un rebelde porque sí, pero tampoco de aceptar todo aquello que viene de fuera como válido. La educación perfecta es la que forma adultos críticos y empáticos con el sufrimiento de los demás. Cualquier otra opción puede desencadenar una indefensión aprendida al sentir que no se tiene en cuenta los sentimientos o las necesidades íntimas. 

 

Qué debemos hacer para liberarnos de la esclavitud de la indefensión aprendida 

1.- Lo primero es tomar conciencia de que somos el elefante encadenado 

Sin esa aceptación de nuestra propia fragilidad y, a veces, de la biografía que hay detrás es muy difícil que se pueda salir de la situación.  

2.- La indefensión aprendida se combate con conocimiento de uno mismo

Y este llega a través de la escucha de nuestra voz del corazón,  oyendo aquello que nos dice nuestro niño interior y, a la postre, es necesario reconocernos en aquello que deseamos y anhelamos. Seguramente vendrán muchas voces (a veces sin llamarlas ni estar autorizadas a ello) que nos dirán que estamos errados. Sin embargo, si queremos dejar a un lado la indefensión aprendida, tienes que empezar por reconocer tus necesidades emocionales y vitales.

3.- Pide ayuda si no puedes sol@ 

Y esa ayuda que sea siempre de un profesional cualificado que te dé una mano cuando desfallezcas en el camino hacia la libertad. Si esto no es posible, intenta reconocer cuáles son las personas bienintencionadas de entre las que están a tu alrededor. Desafortunadamente, no todas las opiniones tienen la misma autoridad ni todos los corazones están llenos de la misma bondad.  

4.- Sal de la indefensión aprendida dando pequeños pasos sin temor a equivocarte

No te quedes en la teoría y… ¡practica! Parece una tontería pero el camino del valle que lleva hacia la montaña florida se recorre andando. Y la única manera de descubrir el mundo es dando un primer paso. Al principio será difícil e invadirá el miedo. Hay que superarlo. Poco a poco, con metas admisibles, pequeñas y poco ambiciosas se llega a un camino más seguro. Cuando te des cuenta estarás haciendo lo que creías imposible.  

5.- Cuando hayas brillado crea una nueva cadena: la de la ayuda a quien se encuentra en esta situación 

Es lo último: ese don que has conquistado no te lo quedes para ti. Ilumina tu vida con esa sabiduría ofreciéndola de la mejor manera que sepas a los demás. Vendrá de vuelta al momento. 

La indefensión aprendida es, en definitiva, la que hace que, como el elefante encadenado del cuento, te aferres a una esclavitud de la que no te sientes capaz de salir. Y es la misma que no te deja reconocer el poder que anida dentro de ti para recorrer el camino de la libertad. 

Por Candela Vizcaíno | Doctora en Comunicación por la Universidad de Sevilla 

 

[fulltext] => [video] => [gallery] => [extra_fields] => [] [extra_fields_search] => [created] => 2019-10-22 16:11:03 [created_by] => 953 [created_by_alias] => [checked_out] => 0 [checked_out_time] => 0000-00-00 00:00:00 [modified] => 2019-11-22 08:45:06 [modified_by] => 953 [publish_up] => 2019-10-22 16:11:03 [publish_down] => 0000-00-00 00:00:00 [trash] => 0 [access] => 1 [ordering] => 18 [featured] => 0 [featured_ordering] => 0 [image_caption] => [image_credits] => [video_caption] => [video_credits] => [hits] => 250 [params] => Joomla\Registry\Registry Object ( [data:protected] => stdClass Object ( [enable_css] => 0 [jQueryHandling] => 1.8remote [backendJQueryHandling] => remote [userName] => 1 [userImage] => 1 [userDescription] => 1 [userURL] => 1 [userEmail] => 0 [userFeedLink] => 1 [userFeedIcon] => 1 [userItemCount] => 10 [userItemTitle] => 1 [userItemTitleLinked] => 1 [userItemDateCreated] => 1 [userItemImage] => 1 [userItemIntroText] => 1 [userItemCategory] => 1 [userItemTags] => 1 [userItemCommentsAnchor] => 1 [userItemReadMore] => 1 [userItemK2Plugins] => 1 [tagItemCount] => 10 [tagItemTitle] => 1 [tagItemTitleLinked] => 1 [tagItemDateCreated] => 1 [tagItemImage] => 1 [tagItemIntroText] => 1 [tagItemCategory] => 1 [tagItemReadMore] => 1 [tagItemExtraFields] => 0 [tagOrdering] => [tagFeedLink] => 1 [tagFeedIcon] => 1 [genericItemCount] => 10 [genericItemTitle] => 1 [genericItemTitleLinked] => 1 [genericItemDateCreated] => 1 [genericItemImage] => 1 [genericItemIntroText] => 1 [genericItemCategory] => 1 [genericItemReadMore] => 1 [genericItemExtraFields] => 0 [genericFeedLink] => 1 [genericFeedIcon] => 1 [feedLimit] => 10 [feedItemImage] => 1 [feedImgSize] => S [feedItemIntroText] => 1 [feedTextWordLimit] => [feedItemFullText] => 1 [feedItemTags] => 0 [feedItemVideo] => 0 [feedItemGallery] => 0 [feedItemAttachments] => 0 [feedBogusEmail] => [introTextCleanup] => 0 [introTextCleanupExcludeTags] => [introTextCleanupTagAttr] => [fullTextCleanup] => 0 [fullTextCleanupExcludeTags] => [fullTextCleanupTagAttr] => [xssFiltering] => 0 [linkPopupWidth] => 900 [linkPopupHeight] => 600 [imagesQuality] => 95 [itemImageXS] => 100 [itemImageS] => 200 [itemImageM] => 600 [itemImageL] => 800 [itemImageXL] => 1200 [itemImageGeneric] => 300 [catImageWidth] => 1200 [catImageDefault] => 1 [userImageWidth] => 100 [userImageDefault] => 1 [commenterImgWidth] => 48 [onlineImageEditor] => splashup [imageTimestamp] => 0 [imageMemoryLimit] => [socialButtonCode] => [twitterUsername] => [facebookImage] => Medium [comments] => 1 [commentsOrdering] => DESC [commentsLimit] => 10 [commentsFormPosition] => below [commentsPublishing] => 1 [commentsReporting] => 2 [commentsReportRecipient] => [inlineCommentsModeration] => 0 [gravatar] => 1 [antispam] => 0 [recaptchaForRegistered] => 1 [akismetForRegistered] => 1 [commentsFormNotes] => 1 [commentsFormNotesText] => [frontendEditing] => 1 [showImageTab] => 1 [showImageGalleryTab] => 1 [showVideoTab] => 1 [showExtraFieldsTab] => 1 [showAttachmentsTab] => 1 [showK2Plugins] => 1 [sideBarDisplayFrontend] => 0 [mergeEditors] => 1 [sideBarDisplay] => 1 [attachmentsFolder] => [hideImportButton] => 1 [googleSearch] => 0 [googleSearchContainer] => k2GoogleSearchContainer [K2UserProfile] => 0 [redirect] => 113 [adminSearch] => simple [cookieDomain] => [taggingSystem] => 1 [lockTags] => 0 [showTagFilter] => 0 [k2TagNorm] => 0 [k2TagNormCase] => lower [k2TagNormAdditionalReplacements] => [recaptcha_public_key] => [recaptcha_private_key] => [recaptcha_theme] => clean [recaptchaOnRegistration] => 0 [akismetApiKey] => [stopForumSpam] => 0 [stopForumSpamApiKey] => [showItemsCounterAdmin] => 1 [showChildCatItems] => 1 [disableCompactOrdering] => 0 [metaDescLimit] => 150 [enforceSEFReplacements] => 0 [SEFReplacements] => À|A, Á|A, Â|A, Ã|A, Ä|A, Å|A, à|a, á|a, â|a, ã|a, ä|a, å|a, Ā|A, ā|a, Ă|A, ă|a, Ą|A, ą|a, Ç|C, ç|c, Ć|C, ć|c, Ĉ|C, ĉ|c, Ċ|C, ċ|c, Č|C, č|c, Ð|D, ð|d, Ď|D, ď|d, Đ|D, đ|d, È|E, É|E, Ê|E, Ë|E, è|e, é|e, ê|e, ë|e, Ē|E, ē|e, Ĕ|E, ĕ|e, Ė|E, ė|e, Ę|E, ę|e, Ě|E, ě|e, Ĝ|G, ĝ|g, Ğ|G, ğ|g, Ġ|G, ġ|g, Ģ|G, ģ|g, Ĥ|H, ĥ|h, Ħ|H, ħ|h, Ì|I, Í|I, Î|I, Ï|I, ì|i, í|i, î|i, ï|i, Ĩ|I, ĩ|i, Ī|I, ī|i, Ĭ|I, ĭ|i, Į|I, į|i, İ|I, ı|i, Ĵ|J, ĵ|j, Ķ|K, ķ|k, ĸ|k, Ĺ|L, ĺ|l, Ļ|L, ļ|l, Ľ|L, ľ|l, Ŀ|L, ŀ|l, Ł|L, ł|l, Ñ|N, ñ|n, Ń|N, ń|n, Ņ|N, ņ|n, Ň|N, ň|n, ʼn|n, Ŋ|N, ŋ|n, Ò|O, Ó|O, Ô|O, Õ|O, Ö|O, Ø|O, ò|o, ó|o, ô|o, õ|o, ö|o, ø|o, Ō|O, ō|o, Ŏ|O, ŏ|o, Ő|O, ő|o, Ŕ|R, ŕ|r, Ŗ|R, ŗ|r, Ř|R, ř|r, Ś|S, ś|s, Ŝ|S, ŝ|s, Ş|S, ş|s, Š|S, š|s, ſ|s, Ţ|T, ţ|t, Ť|T, ť|t, Ŧ|T, ŧ|t, Ù|U, Ú|U, Û|U, Ü|U, ù|u, ú|u, û|u, ü|u, Ũ|U, ũ|u, Ū|U, ū|u, Ŭ|U, ŭ|u, Ů|U, ů|u, Ű|U, ű|u, Ų|U, ų|u, Ŵ|W, ŵ|w, Ý|Y, ý|y, ÿ|y, Ŷ|Y, ŷ|y, Ÿ|Y, Ź|Z, ź|z, Ż|Z, ż|z, Ž|Z, ž|z, α|a, β|b, γ|g, δ|d, ε|e, ζ|z, η|h, θ|th, ι|i, κ|k, λ|l, μ|m, ν|n, ξ|x, ο|o, π|p, ρ|r, σ|s, τ|t, υ|y, φ|f, χ|ch, ψ|ps, ω|w, Α|A, Β|B, Γ|G, Δ|D, Ε|E, Ζ|Z, Η|H, Θ|Th, Ι|I, Κ|K, Λ|L, Μ|M, Ξ|X, Ο|O, Π|P, Ρ|R, Σ|S, Τ|T, Υ|Y, Φ|F, Χ|Ch, Ψ|Ps, Ω|W, ά|a, έ|e, ή|h, ί|i, ό|o, ύ|y, ώ|w, Ά|A, Έ|E, Ή|H, Ί|I, Ό|O, Ύ|Y, Ώ|W, ϊ|i, ΐ|i, ϋ|y, ς|s, А|A, Ӑ|A, Ӓ|A, Ә|E, Ӛ|E, Ӕ|E, Б|B, В|V, Г|G, Ґ|G, Ѓ|G, Ғ|G, Ӷ|G, y|Y, Д|D, Е|E, Ѐ|E, Ё|YO, Ӗ|E, Ҽ|E, Ҿ|E, Є|YE, Ж|ZH, Ӂ|DZH, Җ|ZH, Ӝ|DZH, З|Z, Ҙ|Z, Ӟ|DZ, Ӡ|DZ, Ѕ|DZ, И|I, Ѝ|I, Ӥ|I, Ӣ|I, І|I, Ї|JI, Ӏ|I, Й|Y, Ҋ|Y, Ј|J, К|K, Қ|Q, Ҟ|Q, Ҡ|K, Ӄ|Q, Ҝ|K, Л|L, Ӆ|L, Љ|L, М|M, Ӎ|M, Н|N, Ӊ|N, Ң|N, Ӈ|N, Ҥ|N, Њ|N, О|O, Ӧ|O, Ө|O, Ӫ|O, Ҩ|O, П|P, Ҧ|PF, Р|P, Ҏ|P, С|S, Ҫ|S, Т|T, Ҭ|TH, Ћ|T, Ќ|K, У|U, Ў|U, Ӳ|U, Ӱ|U, Ӯ|U, Ү|U, Ұ|U, Ф|F, Х|H, Ҳ|H, Һ|H, Ц|TS, Ҵ|TS, Ч|CH, Ӵ|CH, Ҷ|CH, Ӌ|CH, Ҹ|CH, Џ|DZ, Ш|SH, Щ|SHT, Ъ|A, Ы|Y, Ӹ|Y, Ь|Y, Ҍ|Y, Э|E, Ӭ|E, Ю|YU, Я|YA, а|a, ӑ|a, ӓ|a, ә|e, ӛ|e, ӕ|e, б|b, в|v, г|g, ґ|g, ѓ|g, ғ|g, ӷ|g, y|y, д|d, е|e, ѐ|e, ё|yo, ӗ|e, ҽ|e, ҿ|e, є|ye, ж|zh, ӂ|dzh, җ|zh, ӝ|dzh, з|z, ҙ|z, ӟ|dz, ӡ|dz, ѕ|dz, и|i, ѝ|i, ӥ|i, ӣ|i, і|i, ї|ji, Ӏ|i, й|y, ҋ|y, ј|j, к|k, қ|q, ҟ|q, ҡ|k, ӄ|q, ҝ|k, л|l, ӆ|l, љ|l, м|m, ӎ|m, н|n, ӊ|n, ң|n, ӈ|n, ҥ|n, њ|n, о|o, ӧ|o, ө|o, ӫ|o, ҩ|o, п|p, ҧ|pf, р|p, ҏ|p, с|s, ҫ|s, т|t, ҭ|th, ћ|t, ќ|k, у|u, ў|u, ӳ|u, ӱ|u, ӯ|u, ү|u, ұ|u, ф|f, х|h, ҳ|h, һ|h, ц|ts, ҵ|ts, ч|ch, ӵ|ch, ҷ|ch, ӌ|ch, ҹ|ch, џ|dz, ш|sh, щ|sht, ъ|a, ы|y, ӹ|y, ь|y, ҍ|y, э|e, ӭ|e, ю|yu, я|ya [k2Sef] => 0 [k2SefLabelCat] => contenido [k2SefLabelTag] => etiqueta [k2SefLabelUser] => autor [k2SefLabelSearch] => buscar [k2SefLabelDate] => fecha [k2SefLabelItem] => 0 [k2SefLabelItemCustomPrefix] => [k2SefInsertItemId] => 1 [k2SefItemIdTitleAliasSep] => dash [k2SefUseItemTitleAlias] => 1 [k2SefInsertCatId] => 1 [k2SefCatIdTitleAliasSep] => dash [k2SefUseCatTitleAlias] => 1 [sh404SefLabelCat] => [sh404SefLabelUser] => autor [sh404SefLabelItem] => 2 [sh404SefTitleAlias] => alias [sh404SefModK2ContentFeedAlias] => rss [sh404SefInsertItemId] => 0 [sh404SefInsertUniqueItemId] => 0 [cbIntegration] => 0 [show_page_heading] => [categories] => Array ( [0] => 37 ) [menu_text] => 1 [secure] => 0 [page_title] => Vida sana [page_description] => [page_rights] => [robots] => [vfolder] => [afolder] => [vwidth] => [vheight] => [autoplay] => [galleries_rootfolder] => [enabledownload] => [inheritFrom] => 0 [num_leading_items] => 0 [num_leading_columns] => 1 [leadingImgSize] => Large [num_primary_items] => 10 [num_primary_columns] => 1 [primaryImgSize] => Medium [num_secondary_items] => 0 [num_secondary_columns] => 1 [secondaryImgSize] => Small [num_links] => 0 [num_links_columns] => 1 [linksImgSize] => XSmall [catCatalogMode] => 0 [catFeaturedItems] => 1 [catOrdering] => rdate [catPagination] => 2 [catPaginationResults] => 0 [catTitle] => 1 [catTitleItemCounter] => 0 [catDescription] => 1 [catImage] => 1 [catFeedLink] => 1 [catFeedIcon] => 1 [subCategories] => 0 [subCatColumns] => 2 [subCatOrdering] => alpha [subCatTitle] => 1 [subCatTitleItemCounter] => 0 [subCatDescription] => 1 [subCatImage] => 1 [catItemTitle] => 1 [catItemTitleLinked] => 1 [catItemFeaturedNotice] => 0 [catItemAuthor] => 1 [catItemDateCreated] => 1 [catItemRating] => 0 [catItemImage] => 1 [catItemIntroText] => 1 [catItemExtraFields] => 0 [catItemHits] => 0 [catItemCategory] => 1 [catItemTags] => 1 [catItemAttachments] => 0 [catItemAttachmentsCounter] => 0 [catItemVideo] => 0 [catItemVideoAutoPlay] => 0 [catItemImageGallery] => 0 [catItemDateModified] => 0 [catItemReadMore] => 1 [catItemCommentsAnchor] => 1 [catItemK2Plugins] => 1 [itemDateCreated] => 1 [itemTitle] => 1 [itemFeaturedNotice] => 0 [itemAuthor] => 1 [itemFontResizer] => 1 [itemPrintButton] => 1 [itemEmailButton] => 1 [itemSocialButton] => 1 [itemVideoAnchor] => 1 [itemImageGalleryAnchor] => 1 [itemCommentsAnchor] => 1 [itemRating] => 1 [itemImage] => 1 [itemImgSize] => Large [itemImageMainCaption] => 1 [itemImageMainCredits] => 1 [itemIntroText] => 1 [itemFullText] => 1 [itemExtraFields] => 1 [itemDateModified] => 0 [itemHits] => 0 [itemCategory] => 1 [itemTags] => 1 [itemAttachments] => 1 [itemAttachmentsCounter] => 1 [itemVideo] => 1 [itemVideoAutoPlay] => 0 [itemVideoCaption] => 1 [itemVideoCredits] => 1 [itemImageGallery] => 1 [itemNavigation] => 1 [itemComments] => 1 [itemTwitterButton] => 0 [itemFacebookButton] => 0 [itemGooglePlusOneButton] => 0 [itemAuthorBlock] => 0 [itemAuthorImage] => 0 [itemAuthorDescription] => 0 [itemAuthorURL] => 0 [itemAuthorEmail] => 0 [itemAuthorLatest] => 0 [itemAuthorLatestLimit] => 5 [itemRelated] => 1 [itemRelatedLimit] => 3 [itemRelatedTitle] => 1 [itemRelatedCategory] => 0 [itemRelatedImageSize] => Small [itemRelatedIntrotext] => 0 [itemRelatedFulltext] => 0 [itemRelatedAuthor] => 0 [itemRelatedMedia] => 1 [itemRelatedImageGallery] => 0 [itemK2Plugins] => 1 [catMetaDesc] => Información y consejos de viajes por España, Europa, Africa, Asia y América. [catMetaKey] => viajes, turismo, vacaciones, viajes por España, viajes Europa, viajes Asia, Viajes Africa, información viajes, qué ver y hacer en... viajes en familia, rutas naturaleza [catMetaAuthor] => Candela Vizcaíno ) [separator] => . ) [metadesc] => Conocemos qué es y qué supone la indefensión aprendida a través del cuento del elefante encadenado. [metadata] => robots= author=Candela Vizcaíno [metakey] => indefension aprendida, indefensión aprendida, el elefante encadenado, cuento del elefante encadenado, [plugins] => [language] => * [acy_created] => 2019-10-22 18:26:26 [categoryname] => Vida Sana [categoryid] => 37 [categoryalias] => vida-sana [categoryparams] => {"inheritFrom":"1","theme":"","num_leading_items":"2","num_leading_columns":"1","leadingImgSize":"Large","num_primary_items":"4","num_primary_columns":"2","primaryImgSize":"Medium","num_secondary_items":"4","num_secondary_columns":"1","secondaryImgSize":"Small","num_links":"4","num_links_columns":"1","linksImgSize":"XSmall","catCatalogMode":"0","catFeaturedItems":"1","catOrdering":"","catPagination":"2","catPaginationResults":"1","catTitle":"1","catTitleItemCounter":"1","catDescription":"1","catImage":"1","catFeedLink":"1","catFeedIcon":"1","subCategories":"1","subCatColumns":"2","subCatOrdering":"","subCatTitle":"1","subCatTitleItemCounter":"1","subCatDescription":"1","subCatImage":"1","itemImageXS":"","itemImageS":"","itemImageM":"","itemImageL":"","itemImageXL":"","catItemTitle":"1","catItemTitleLinked":"1","catItemFeaturedNotice":"0","catItemAuthor":"1","catItemDateCreated":"1","catItemRating":"0","catItemImage":"1","catItemIntroText":"1","catItemIntroTextWordLimit":"","catItemExtraFields":"0","catItemHits":"0","catItemCategory":"1","catItemTags":"1","catItemAttachments":"0","catItemAttachmentsCounter":"0","catItemVideo":"0","catItemVideoWidth":"","catItemVideoHeight":"","catItemAudioWidth":"","catItemAudioHeight":"","catItemVideoAutoPlay":"0","catItemImageGallery":"0","catItemDateModified":"0","catItemReadMore":"1","catItemCommentsAnchor":"1","catItemK2Plugins":"1","itemDateCreated":"1","itemTitle":"1","itemFeaturedNotice":"1","itemAuthor":"1","itemFontResizer":"1","itemPrintButton":"1","itemEmailButton":"1","itemSocialButton":"1","itemVideoAnchor":"1","itemImageGalleryAnchor":"1","itemCommentsAnchor":"1","itemRating":"1","itemImage":"1","itemImgSize":"Large","itemImageMainCaption":"1","itemImageMainCredits":"1","itemIntroText":"1","itemFullText":"1","itemExtraFields":"1","itemDateModified":"1","itemHits":"1","itemCategory":"1","itemTags":"1","itemAttachments":"1","itemAttachmentsCounter":"1","itemVideo":"1","itemVideoWidth":"","itemVideoHeight":"","itemAudioWidth":"","itemAudioHeight":"","itemVideoAutoPlay":"0","itemVideoCaption":"1","itemVideoCredits":"1","itemImageGallery":"1","itemNavigation":"1","itemComments":"1","itemTwitterButton":"1","itemFacebookButton":"1","itemGooglePlusOneButton":"1","itemAuthorBlock":"1","itemAuthorImage":"1","itemAuthorDescription":"1","itemAuthorURL":"1","itemAuthorEmail":"0","itemAuthorLatest":"1","itemAuthorLatestLimit":"5","itemRelated":"1","itemRelatedLimit":"5","itemRelatedTitle":"1","itemRelatedCategory":"0","itemRelatedImageSize":"0","itemRelatedIntrotext":"0","itemRelatedFulltext":"0","itemRelatedAuthor":"0","itemRelatedMedia":"0","itemRelatedImageGallery":"0","itemK2Plugins":"1","catMetaDesc":"Noticias sobre salud, hábitos saludables, nutrición, psicología y vida familiar sana. ","catMetaKey":"salud, plantas medicinales, vida sana, alimentación, alimentación sana, nutrición, hábitos saludables, significado de los sueños, interpretación de los sueños, psicología, coaching","catMetaRobots":"","catMetaAuthor":"Candela Vizcaino"} [itemGroup] => leading [category] => TableK2Category Object ( [id] => 37 [name] => Vida Sana [alias] => vida-sana [description] => [parent] => 0 [extraFieldsGroup] => 0 [published] => 1 [image] => [access] => 1 [ordering] => 7 [params] => {"inheritFrom":"1","theme":"","num_leading_items":"2","num_leading_columns":"1","leadingImgSize":"Large","num_primary_items":"4","num_primary_columns":"2","primaryImgSize":"Medium","num_secondary_items":"4","num_secondary_columns":"1","secondaryImgSize":"Small","num_links":"4","num_links_columns":"1","linksImgSize":"XSmall","catCatalogMode":"0","catFeaturedItems":"1","catOrdering":"","catPagination":"2","catPaginationResults":"1","catTitle":"1","catTitleItemCounter":"1","catDescription":"1","catImage":"1","catFeedLink":"1","catFeedIcon":"1","subCategories":"1","subCatColumns":"2","subCatOrdering":"","subCatTitle":"1","subCatTitleItemCounter":"1","subCatDescription":"1","subCatImage":"1","itemImageXS":"","itemImageS":"","itemImageM":"","itemImageL":"","itemImageXL":"","catItemTitle":"1","catItemTitleLinked":"1","catItemFeaturedNotice":"0","catItemAuthor":"1","catItemDateCreated":"1","catItemRating":"0","catItemImage":"1","catItemIntroText":"1","catItemIntroTextWordLimit":"","catItemExtraFields":"0","catItemHits":"0","catItemCategory":"1","catItemTags":"1","catItemAttachments":"0","catItemAttachmentsCounter":"0","catItemVideo":"0","catItemVideoWidth":"","catItemVideoHeight":"","catItemAudioWidth":"","catItemAudioHeight":"","catItemVideoAutoPlay":"0","catItemImageGallery":"0","catItemDateModified":"0","catItemReadMore":"1","catItemCommentsAnchor":"1","catItemK2Plugins":"1","itemDateCreated":"1","itemTitle":"1","itemFeaturedNotice":"1","itemAuthor":"1","itemFontResizer":"1","itemPrintButton":"1","itemEmailButton":"1","itemSocialButton":"1","itemVideoAnchor":"1","itemImageGalleryAnchor":"1","itemCommentsAnchor":"1","itemRating":"1","itemImage":"1","itemImgSize":"Large","itemImageMainCaption":"1","itemImageMainCredits":"1","itemIntroText":"1","itemFullText":"1","itemExtraFields":"1","itemDateModified":"1","itemHits":"1","itemCategory":"1","itemTags":"1","itemAttachments":"1","itemAttachmentsCounter":"1","itemVideo":"1","itemVideoWidth":"","itemVideoHeight":"","itemAudioWidth":"","itemAudioHeight":"","itemVideoAutoPlay":"0","itemVideoCaption":"1","itemVideoCredits":"1","itemImageGallery":"1","itemNavigation":"1","itemComments":"1","itemTwitterButton":"1","itemFacebookButton":"1","itemGooglePlusOneButton":"1","itemAuthorBlock":"1","itemAuthorImage":"1","itemAuthorDescription":"1","itemAuthorURL":"1","itemAuthorEmail":"0","itemAuthorLatest":"1","itemAuthorLatestLimit":"5","itemRelated":"1","itemRelatedLimit":"5","itemRelatedTitle":"1","itemRelatedCategory":"0","itemRelatedImageSize":"0","itemRelatedIntrotext":"0","itemRelatedFulltext":"0","itemRelatedAuthor":"0","itemRelatedMedia":"0","itemRelatedImageGallery":"0","itemK2Plugins":"1","catMetaDesc":"Noticias sobre salud, hábitos saludables, nutrición, psicología y vida familiar sana. ","catMetaKey":"salud, plantas medicinales, vida sana, alimentación, alimentación sana, nutrición, hábitos saludables, significado de los sueños, interpretación de los sueños, psicología, coaching","catMetaRobots":"","catMetaAuthor":"Candela Vizcaino"} [trash] => 0 [plugins] => [language] => * [_tbl:protected] => #__k2_categories [_tbl_key:protected] => id [_tbl_keys:protected] => Array ( [0] => id ) [_db:protected] => JDatabaseDriverMysqli Object ( [name] => mysqli [serverType] => mysql [connection:protected] => mysqli Object ( [affected_rows] => -1 [client_info] => mysqlnd 5.0.12-dev - 20150407 - $Id: 38fea24f2847fa7519001be390c98ae0acafe387 $ [client_version] => 50012 [connect_errno] => 0 [connect_error] => [errno] => 0 [error] => [error_list] => Array ( ) [field_count] => 3 [host_info] => Localhost via UNIX socket [info] => [insert_id] => 0 [server_info] => 5.6.40-84.0-log [server_version] => 50640 [stat] => Uptime: 251350 Threads: 14 Questions: 535738997 Slow queries: 13001 Opens: 4231621 Flush tables: 1 Open tables: 2048 Queries per second avg: 2131.446 [sqlstate] => 00000 [protocol_version] => 10 [thread_id] => 3366850 [warning_count] => 0 ) [nameQuote:protected] => ` [nullDate:protected] => 0000-00-00 00:00:00 [_database:JDatabaseDriver:private] => candelav_joom624 [count:protected] => 132 [cursor:protected] => [debug:protected] => [limit:protected] => 0 [log:protected] => Array ( ) [timings:protected] => Array ( ) [callStacks:protected] => Array ( ) [offset:protected] => 0 [options:protected] => Array ( [driver] => mysqli [host] => localhost [user] => candelav_joom624 [password] => yZU?(Dzm)[,W [database] => candelav_joom624 [prefix] => candv_ [select] => 1 [port] => 3306 [socket] => ) [sql:protected] => SELECT * FROM #__k2_tags WHERE name = 'Psicologia' [tablePrefix:protected] => candv_ [utf:protected] => 1 [utf8mb4:protected] => 1 [errorNum:protected] => 0 [errorMsg:protected] => [transactionDepth:protected] => 0 [disconnectHandlers:protected] => Array ( ) ) [_trackAssets:protected] => [_rules:protected] => [_locked:protected] => [_autoincrement:protected] => 1 [_observers:protected] => JObserverUpdater Object ( [observers:protected] => Array ( ) [doCallObservers:protected] => 1 ) [_columnAlias:protected] => Array ( ) [_jsonEncode:protected] => Array ( ) [_errors:protected] => Array ( ) [link] => /vida-sana.html ) [link] => /vida-sana/indefension-aprendida.html [printLink] => /vida-sana/indefension-aprendida.html?print=1&tmpl=component [imageXSmall] => /media/k2/items/cache/821ee19c73076a9074fe1f4f0b493d5a_XS.jpg [imageSmall] => /media/k2/items/cache/821ee19c73076a9074fe1f4f0b493d5a_S.jpg [imageMedium] => /media/k2/items/cache/821ee19c73076a9074fe1f4f0b493d5a_M.jpg [imageLarge] => /media/k2/items/cache/821ee19c73076a9074fe1f4f0b493d5a_L.jpg [imageXLarge] => /media/k2/items/cache/821ee19c73076a9074fe1f4f0b493d5a_XL.jpg [imageGeneric] => /media/k2/items/cache/821ee19c73076a9074fe1f4f0b493d5a_Generic.jpg [cleanTitle] => Indefensión aprendida y el elefante encadenado [numOfComments] => 0 [text] =>

 

El cuento es de Jorge Bucay y está en boca de todos por lo que nos enseña (en una narración muy corta) sobre las autolimitaciones. La búsqueda de la felicidad (la cual no se consigue sin el desarrollo de los talentos propios) se nos hace una prioridad. Cada día nos sirven menos las normas impuestas y no nos conformamos (como hace décadas) con aquello que nos ha tocado. Y no lo hacemos por nuestro bien y, además, porque ya sabemos que ciertas estructuras limitantes pueden ser superadas por nosotros mismos (o con un poco de ayuda). No hace falta recordar que en la base de una autoestima baja o en el corazón de personas víctimas de maltratos de todo tipo (incluso del gaslighting) se encuentra, a veces, un fondo de indefensión aprendida que no las deja avanzar hacia donde quieren. Sin tu permiso, querido lector, amada lectora, voy a hacer una interpretación más amplia de la historia del elefante encadenado de Jorge Bucay. Espero que te guste igual.  

 

El elefante encadenado, versión propia del famoso cuento 

En un país lejano donde se ponía el sol tras las montañas nevadas un elefante pequeño perdió el camino de vuelta a casa. El elefantito, que era precioso y de maravillosos ojos color azabache, lloró desconsoladamente durante toda la noche con la ilusión de que alguien de su clan lo encontrara o oyera sus gemidos, pero, desafortunadamente no fue así. A la mañana siguiente, con las primeras luces del alba, se dio cuenta de que se encontraba solo, vulnerable y a merced de todos aquellos que quisieran hacerle daño. Anduvo durante horas hasta caer exhausto de cansancio, hambre y sed. Cuando abrió los ojos, con las fuerzas limitadas, se encontró ante un humano que lo miraba con curiosidad y un pelín de arrogancia. A los pocos minutos le ofreció unas deliciosas zanahorias y un poco de agua para reponerse del duro camino que había realizado. El elefantito creyó que había encontrado un amigo y siguió al humano a corta distancia.  

Este tenía montado un campamento unos kilómetros hacia el este y hasta allí anduvieron un buen trecho. Cuando llegaron, el humano comentó algo con otros compañeros señalando al elefantito, pero nuestro protagonista no pudo entender qué estaban tramando. Con cuidado lo llevaron hasta el fondo de un corral y allí le pusieron comida y agua fresca. Sin saber cómo el humano se las apañó para colocar una cadena en una de las patas del elefantito. Apretaba tanto que no podía moverse. El elefantito intentó romper la cadena pero sus fuerzas no podían con ella. Lo volvió a intentar una y otra vez hasta que, exhausto de nuevo y dolorido al máximo desistió de su intento. 

El humano volvía para dejar comida y agua. Bajo ningún concepto quería que el elefantito muriera. Al cabo de algunos días, encadenado, lo llevó bajo la carpa central del campamento que, en realidad, era un circo. Allí comenzó a entrenarlo para que se moviera, actuara o se comportara según las enseñanzas y el capricho del humano. Aunque el elefantito no le gustaba hacer esto, al cabo de un tiempo comenzó a ceder y a aprender aquello que se le enseñaba. 

Pasaban los días y a los días los meses y a estos los años y el elefantito creció tanto que se convirtió en un animal hermoso (aunque sus ojos ya no brillaban con alegría) y muy grande. Cada tarde entretenía al público del circo con aquellos movimientos que le habían enseñado desde pequeño y, al caer la noche, volvía a su corral donde, de nuevo, era encadenado. La luna era su compañera de sueños de libertad. Aún recordaba el color del valle y ansiaba volver a las llanuras tras las montañas. 

Desafortunadamente, una cadena le impedía recorrer ese camino. Así lo había aprendido nuestro elefante grande, hermoso y triste durante largos días de entrenamiento. Lo que no sabía es que ya había crecido, se había hecho grande (mucho más que su captor) y ya no era el animalillo vulnerable fuera de su manada. Por tanto, solo necesitaba mover un poco su pata y con un golpe deshacerse de la cadena que lo mantenía prisionero y alejado de sus sueños. El elefante encadenado no sabía que el poder para hacer aquello que deseaba residía en su interior, en él mismo, en su fuerza innata.  

 

¿Qué es la indefensión aprendida y qué nos enseña el cuento del elefante encadenado? 

En esencia, la indefensión aprendida son aquellos parámetros inculcados (por la fuerza o sutilmente) que no nos dejan ver la fuerza que realmente tenemos. Es más, nos creemos prisioneros, vulnerables y a merced de los deseos de otros. La indefensión aprendida forma los cimientos de esa autoestima baja, culpable de todo lo que te pasa. Se forma con frecuencia en la infancia y, por supuesto, siempre es a nivel inconsciente. Es como una cortina o una puerta que no nos deja pasar hacia el otro lado de nuestras posibilidades.   

El elefante encadenado, un cuento tan triste como puede llegar a ser la vida de las personas que no han aprendido a defenderse y a decir no, nos muestra el poder de las convicciones sobre nosotros mismos y el mundo. Nos enseña la destrucción de nuestro espíritu si nos atenemos a aquellos juicios erróneos inculcados desde la infancia. Nos muestra lo que nos perdemos si no escuchamos nuestra voz interior, la misma que nos dice que la libertad está en el valle, más allá de las montañas (metafóricamente hablando claro). 

La indefensión aprendida nos hará vulnerables y a merced de personas que no quieren nuestro bien a pesar de que nos digan lo contrario, como los humanos del cuento sobre el elefante encadenado. Y lo más grave: no nos dejará ser seres libres, el máximo bien al que puede aspirar un ser humano y fundamento de la felicidad. 

 

Causas de la indefensión aprendida 

Es difícil reconocer que eso que te está pasando tiene un origen y que ese principio hay que sanarlo para poder seguir viviendo en armonía y plenitud. A veces, cuesta aceptar que aquello u otro o lo de más allá que nos inculcaron en la infancia es lo mismo que no te permite ahora acabar con ciertas limitaciones. Hay quienes llegan a una depresión, al síndrome de burnout, a una enfermedad o a las adicciones por una indefensión aprendida que le nubla sus posibilidades de crecimiento. Si se conocen las causas, es más fácil poner remedio. 

1.- La indefensión aprendida se gesta casi siempre en la infancia 

Y de muchas y diversas maneras. El alma en crecimiento de un niño es permeable a todo aquello que sucede a su alrededor y, en ocasiones (más de las que queremos aceptar), no siempre para su bien. Los hijos de madre narcisista son las víctimas más frecuentes. Se convierten en adultos que se mueven por el mundo con una indefensión aprendida que no les permite tomar el camino correcto y este es siempre el de la libertad. Una familia tóxica, por las razones que sean, también genera niños vulnerables como el elefante encadenado de nuestro cuento. Estos pequeños se crían en un ambiente en el que aprenden desde muy pronto que poco o nada se puede hacer para cambiar la situación. Sus sentimientos y necesidades emocionales (a veces tampoco las físicas) nunca son tenidas en cuenta y, por tanto, no se creen merecedores de los grandes dones del amor. 

2.- Algunas estructuras sociales (machismo) cooperan con la indefensión aprendida 

Desafortunadamente vivimos en una sociedad imperfecta en la que, de una manera u otra, se instalan roles aceptados por todos. Si te han criado repitiendo que tu camino tiene que ser en un sentido, es muy difícil que pongas en cuestión esas órdenes aceptadas por todos. El machismo, por poner un caso, aunque sea en pequeñas dosis, de alguna manera u otra, coarta las desiciones de las pequeñas al asignarle unos roles que, en definitiva, son normas de indefensión aprendida al no darle herramientas para valerse, en todos y en cualquier ámbito, por sí mismas.  

3.- Lo que nos enseña el elefante encadenado sobre la educación  

Ni que decir tiene que no vamos a hacer saltar por los aires el papel formador de la escuela y la instrucción (aunque no nos parezca bien el exceso de deberes). Eso es una cosa y otra muy distinta encajonar a los pequeños, desde corta edad, con etiquetas que, a la postre, van a generar una indefensión aprendida.  Nos preguntamos cuántos adultos que no han conseguido formarse para desarrollar una profesión bien remunerada han oído de pequeños que esto o aquello no era para ellos y que estaban condenados casi a la pobreza y a la inseguridad de sus padres, su clan, su barrio o su raza. 

 

4.- Indefensión aprendida por maltrato psicológico

La personalidades que se esconden tras el patrón del narcisista o, lo que es peor, bajo la máscara del psicópata utilizan las mismas técnicas que el humano del cuento del elefante encadenado para subyugar a sus víctimas. Estas personas tóxicas se las apañan para hacer creer a los que están alrededor que son buenos, encantadores, confiables y empáticos cuando, en realidad, son todo lo contrario. Hacen ver a sus víctimas que sin ellos no van a poder moverse en el mundo y, en definitiva, están coartando su libertad hasta límites muy peligrosos. Cuando se ven sorprendidos pueden reaccionar con una ira extrema. Y esto no es de extrañar si aceptamos que este tipo de personalidades lo único que quieren es aprovecharse de la luz de sus víctimas. Para ello, tienen que inculcar una sutil y progresiva indefensión aprendida al que está frente a él. Es la única manera de que no se le escape y que atienda (como el elefante encadenado del cuento) todos sus caprichos o necesidades. A cambio solo ofrecerá el agua y las zanahorias necesarias para que el otro no muera. Y cuando ya no le sirva para sus fines retirará sin piedad este sustento sabiendo que está como el elefante encadenado: vulnerable e indefenso. 

 

Consecuencias de la indefensión aprendida 

1.- Baja autoestima y desconocimiento de las propias posiblidades

La baja autoestima es lo más evidente aunque hay personas que desarrollan enfermedades psicosomáticas, depresiones y tristezas crónicas al no poder identificar la causa de su malestar. Recordemos que la indefensión aprendida tiene como objetivo principal hacerte creer que no puedes liberarte, que no tienes fuerza para salir por ti mismo y perseguir tus sueños. ¡Pero no es verdad! Eres como el elefante encadenado, fuerte, hermoso y libre. Solo tienes que hacer un movimiento para liberarte de ese yugo.  

2.- Miedo a lo desconocido y a salir de la zona de confort

La zona de confort es ese espacio donde sientes un malestar no identificado, difuso que no te permite progresar. De ella es complicado salir porque, normalmente, atenaza un miedo indefinido a que todo vaya a salir mal. El espíritu y el corazón se achican quedándose atrapados en una situación que no permite el crecimiento interior. 

3.- Lo peor de la indefensión aprendida es que convierte en víctima a quien la sufre

No sabe decir no. Encadena un fracaso amoroso tras otro. Le cargan con el trabajo más duro. No respetan sus ideas o se las roban descaradamente. Cuando el alma está atrapada en la indefensión aprendida, como el elefante encadenado del cuento, algo dentro de esa persona le susurra que no puede alcanzar la libertad que se merece. Al no poder decir que no a las demandas ajenas, los que están alrededor irán progresivamente exigiendo más y más sin dar nada a cambio. Saben, en el fondo, que no va a moverse para liberar esas cadenas.  

4.- Generalmente la indefensión aprendida no permite desarrollar el potencial vital 

La persona que la sufre se siente como atrapado en una relación de pareja o familiar que no satisface, con un trabajo monótono que reconoce que no es para él o ella, se hace cargo de problemas que no le pertenecen… Todo ello va conformando un sistema de cargas anímicas que pesan tanto (a nivel inconsciente y anímico) que no le permiten avanzar y florecer como desea. Por eso, se hace necesario identificar el origen de esa indefensión aprendida y comenzar un entrenamiento en otros derroteros vitales que lleven a la felicidad. 

5.- Riesgo de continuar con la cadena a través de los hijos o los niños de alrededor

Porque quizás la indefensión aprendida que ha sido inculcada provenía de una persona también indefensa. Si esa es la manera de estar, sentir y vivir el mundo, es normal que, inconscientemente, la transmita a los que vienen detrás. Por eso, hay niños buenos de padres obedientes que se han acostumbrado a agachar la cabeza ante los avatares de la vida. No es cuestión de ser un rebelde porque sí, pero tampoco de aceptar todo aquello que viene de fuera como válido. La educación perfecta es la que forma adultos críticos y empáticos con el sufrimiento de los demás. Cualquier otra opción puede desencadenar una indefensión aprendida al sentir que no se tiene en cuenta los sentimientos o las necesidades íntimas. 

 

Qué debemos hacer para liberarnos de la esclavitud de la indefensión aprendida 

1.- Lo primero es tomar conciencia de que somos el elefante encadenado 

Sin esa aceptación de nuestra propia fragilidad y, a veces, de la biografía que hay detrás es muy difícil que se pueda salir de la situación.  

2.- La indefensión aprendida se combate con conocimiento de uno mismo

Y este llega a través de la escucha de nuestra voz del corazón,  oyendo aquello que nos dice nuestro niño interior y, a la postre, es necesario reconocernos en aquello que deseamos y anhelamos. Seguramente vendrán muchas voces (a veces sin llamarlas ni estar autorizadas a ello) que nos dirán que estamos errados. Sin embargo, si queremos dejar a un lado la indefensión aprendida, tienes que empezar por reconocer tus necesidades emocionales y vitales.

3.- Pide ayuda si no puedes sol@ 

Y esa ayuda que sea siempre de un profesional cualificado que te dé una mano cuando desfallezcas en el camino hacia la libertad. Si esto no es posible, intenta reconocer cuáles son las personas bienintencionadas de entre las que están a tu alrededor. Desafortunadamente, no todas las opiniones tienen la misma autoridad ni todos los corazones están llenos de la misma bondad.  

4.- Sal de la indefensión aprendida dando pequeños pasos sin temor a equivocarte

No te quedes en la teoría y… ¡practica! Parece una tontería pero el camino del valle que lleva hacia la montaña florida se recorre andando. Y la única manera de descubrir el mundo es dando un primer paso. Al principio será difícil e invadirá el miedo. Hay que superarlo. Poco a poco, con metas admisibles, pequeñas y poco ambiciosas se llega a un camino más seguro. Cuando te des cuenta estarás haciendo lo que creías imposible.  

5.- Cuando hayas brillado crea una nueva cadena: la de la ayuda a quien se encuentra en esta situación 

Es lo último: ese don que has conquistado no te lo quedes para ti. Ilumina tu vida con esa sabiduría ofreciéndola de la mejor manera que sepas a los demás. Vendrá de vuelta al momento. 

La indefensión aprendida es, en definitiva, la que hace que, como el elefante encadenado del cuento, te aferres a una esclavitud de la que no te sientes capaz de salir. Y es la misma que no te deja reconocer el poder que anida dentro de ti para recorrer el camino de la libertad. 

Por Candela Vizcaíno | Doctora en Comunicación por la Universidad de Sevilla 

 

[event] => stdClass Object ( [BeforeDisplay] => [AfterDisplay] => [AfterDisplayTitle] => [BeforeDisplayContent] => [AfterDisplayContent] => [K2BeforeDisplay] => [K2AfterDisplay] => [K2AfterDisplayTitle] => [K2BeforeDisplayContent] => [K2AfterDisplayContent] => ) )

stdClass Object
(
    [id] => 301
    [title] => Familia tóxica | ¿Qué hacer para que puedas ser feliz?
    [alias] => familia-toxica
    [catid] => 37
    [published] => 1
    [introtext] => 

 

La familia tóxica es aquella que no permite el progreso emocional ni el crecimiento interior de sus miembros tanto en su conjunto como individualmente. Son grupos unidos por lazos de sangre o por un apellido pero no por la fuerza del amor o el poder del corazón. La familia tóxica puede ser de muchas maneras, como nos indica Tolstoi, el gran escritor del realismo literario, pero hay unas características en común. La única manera de que puedas salir de este tipo de situaciones en las que no se acepta tu singularidad es, en primera instancia conocer cómo son estos clanes u hogares. 

 

Características de un familia tóxica

1.- La primera y la más evidente es la falta de amor desinteresado y, aunque sea tan difícil describir este gran sentimiento, es casi imposible que lo tengas y que no te llegue. Así que si te dicen que te quieren, te aman o que esto o aquello lo hacen por tu bien y tú no percibes este cariño, es que sencillamente no existe. 

2.- En una familia tóxica lo que predomina es el miedo, la vibración contraria al amor. Se harán las cosas por temor a represalias, castigos o sencillamente para que nos dejen en paz, pero no por un sentimiento sincero. 

3.- Tampoco hay unión entre sus miembros. Lo que prima es la soledad y especialmente en la figura del chivo expiatorio. Este miembro de una familia tóxica, el chivo expiatorio, no existe en otros hogares. Son exclusivos de estos grupos y ellos son los responsables de cargar con todas las culpas del clan. Hacia él o ella se verterá todo aquello que no gusta o que, sencillamente, se cuestione los parámetros emocionales en los que se vive. 

4.- Si algún miembro quiere realizar algún cambio (el que sea) y pide que se tenga en cuenta sus demandas (aunque sean mínimas) será tachado, inmediatamente, de egoísta cuando no con calificativos más graves. 

5.- La familia tóxica actúa, de alguna manera u otra, como la mafia. Impera la ley del silencio. Todo tiene que quedar de puertas para adentro y se castiga, penaliza o critica al máximo cuando esta norma no escrita es transgredida por alguien. Este mecanismo tiene una explicación lógica: así no se permite, en primera instancia, la comparación con otros hogares, en segunda instancia, la búsqueda de ayuda y, por último, que los mecanismos de sumisión imperantes en el clan sean descubiertos. 

 

6.- La familia tóxica forma un hogar triste, deprimido, sin el empuje suficiente para superar contratiempos de manera unida. Si se apela a esto es, sencillamente, para aprovecharse de la fuerza (anímica, económica o espiritual) de alguno de sus miembros. 

7.- Las conversaciones siempre girarán en torno al miedo, la crítica, el chisme, lo negativo, lo malo, la muerte… Nunca hay nada que celebrar: ni un cumpleaños ni el éxito (aunque sea mínimo) de alguno de sus miembros. 

8.- La familia tóxica genera más familia tóxica. Es duro, pero los seres humanos nos movemos por imitación. Un niño, de adulto, repetirá el modelo que ha visto, sentido y vivido en casa. Lo entenderá como algo normal. También es frecuente que los miembros de estos clanes acaben con gente tóxica en todos los aspectos de su vida: laboral, de pareja, de amistad… Por eso, es urgente que identifiques si estás en este tipo de hogar para que puedas poner remedio cuanto antes. Aunque es difícil no es imposible. 

9.- La violencia verbal (e, incluso, física) es un tónica. Esta puede ser directa (“eres tonto”, “no te he criado para esto”) o sutil (“eres demasiado sensible”, cuando alguien quiere exponer sus sentimientos). En casos extremos, los que tienen más poder (normalmente progenitores) pueden hacer creer a quien se sale de esta norma que está loco utilizando todo tipo de artimañas e, incluso, recurriendo a la técnica del gaslighting

10.- La familia tóxica genera secretos, grandes o pequeños. En ella no es posible la comunicación sincera, serena y comprensiva. Todo tiene que girar en torno a los postulados dados y estos con unos criterios estrictos. En ella no se permite poner en duda en ningún momento las costumbres aceptadas aunque estas se demuestren que no sirven o no ayudan. El diálogo es inexistente y quienes se dan cuenta de la disfunción y, de buena gana, quieren hacer ver otro modelo, son ninguneados por sistema. 

¿Por qué hay familias tóxicas? ¿Cuáles son los mecanismos que funcionan dentro de ella? 

La literatura o el arte ha dado ejemplos maravillosos de familias tóxicas. En español tenemos, por poner un solo caso, La casa de Bernarda Alba de Federico García Lorca. En este drama tan popular nos topamos con una protagonista indiscutible que responde a los patrones de la madre narcisista (aunque también tenga sus buenas dosis de supramacismo). Desgraciadamente, en un alto porcentaje de familias tóxicas, hay un progenitor o figura de autoridad que responde a la etiqueta de narcisista. Estas personas no pueden amar en tanto en cuanto esto significa entrega a los demás. Todo su mundo gira en torno a ellas mismas, a sus necesidades, sus caprichos, deseos o lo que cree que es válido. Son incapaces de generar un diálogo tranquilo, de comprender los sentimientos de los que están a su alrededor (aunque sean sus propios hijos), de ponerse en la piel del otro. 

Estas  personalidades (sin tener por qué llegar a los modos del psicópata) no permiten el crecimiento de la familia. Irán envenenando todo con sus palabras afiladas, sus comentarios que pretenden sentar cátedra, su sentimiento de estar en posesión de la verdad. Son individuos, además, muy críticos con el mundo. Para ellos o es blanco o negro, o se hace lo que desea o esa acción será siempre calificada como negativa. Son personas incapaces de comprender las luces y las sombras del alma humana. En casi todas las familias tóxicas hay un miembro de autoridad así.

Aunque las razones son muchas para convertir un hogar en un emplazamiento viciado también puede darse el caso de que alguno de los miembros haya convertido la violencia en norma. En este caso, si no hay una sobreprotección viciada de los progenitores, puede ponerse remedio. Desgraciadamente, las drogas y adicciones en todas sus variantes posibles generan, a muy corto plazo, una familia tóxica. Los progenitores con problemas mentales, con costumbres y modos de tacaño o con vidas desordenadas siempre generan familias tóxicas. 

 

¿Cómo defenderse de una familia tóxica? 

Es difícil pero no imposible. Nos criamos en una ambiente y este conforma nuestro modo de ver el mundo. Hoy en día (tenemos noticias de este cariz en los periódicos a diario) niños y jóvenes son víctimas (a veces de manera muy cruel) de este tipo de hogares que no pueden calificarse como tal. Sin embargo, lo normal es que la disfunción no sea tan evidente. Serán más bien pequeñas gotas que llenarán un océano de hiel. No hay otra alternativa que, en primera instancia, poner nombre a aquello que pasa y esto que pasa en esta casa es una familia tóxica. 

Es frecuente que muchas personas se den cuenta de esta disfunción tras una depresión o alguna dolencia espiritual grave. Al ahondar en terapia ven la luz de aquello que verdaderamente ha sido su mundo. Si has llegado hasta aquí, tienes mucho ganado. Ahora bien, ¿qué hacer? El comportamiento emocional de la familia (y especialmente el de los padres) son el último tabú de Occidente. Es importante, si es necesario con acompañamiento profesional, que te alejes progresivamente sin ira ni rencor ni, por supuesto, odio. Tienes derecho a poner tu coraza, a mantener limpio tu corazón, a encontrar tu camino vital, a sentir la felicidad sin esta carga familiar de negatividad. No intentes cambiar a tu familia o los miembros que están dentro de esa oscuridad. Es, sencillamente, imposible y te encontrarás que pueden generar más ira contra ti. Cada uno debe andar su camino y tú el tuyo.  

Cada cual está en una etapa y debe recorrerla. Tus esfuerzos deben estar dirigidos a tu crecimiento personal, a ser una mejor persona, más sabia, resilente y alegre. Con tu actitud podrás generar un cambio por mimetismo. Esto es, si el trabajo es constante y la luz del amor inunda todos tus actos, te convertirás en inspiración para otras personas. Y esa luz (a pesar de provenir de la oscuridad de un hogar en el que no primaba el amor) serán los cimientos para crear tu propia círculo de amor con otros condicionantes radicalmente distintos de los que priman en una familia tóxica. 

Otros artículos de vida sana en este portal

 

 

Por Candela Vizcaíno | Doctora en Comunicación por la Universidad de Sevilla 

 

[fulltext] => [video] => [gallery] => [extra_fields] => [] [extra_fields_search] => [created] => 2019-10-11 14:04:12 [created_by] => 953 [created_by_alias] => [checked_out] => 0 [checked_out_time] => 0000-00-00 00:00:00 [modified] => 2019-11-22 08:48:49 [modified_by] => 953 [publish_up] => 2019-10-11 14:04:12 [publish_down] => 0000-00-00 00:00:00 [trash] => 0 [access] => 1 [ordering] => 17 [featured] => 1 [featured_ordering] => 168 [image_caption] => [image_credits] => [video_caption] => [video_credits] => [hits] => 462 [params] => Joomla\Registry\Registry Object ( [data:protected] => stdClass Object ( [enable_css] => 0 [jQueryHandling] => 1.8remote [backendJQueryHandling] => remote [userName] => 1 [userImage] => 1 [userDescription] => 1 [userURL] => 1 [userEmail] => 0 [userFeedLink] => 1 [userFeedIcon] => 1 [userItemCount] => 10 [userItemTitle] => 1 [userItemTitleLinked] => 1 [userItemDateCreated] => 1 [userItemImage] => 1 [userItemIntroText] => 1 [userItemCategory] => 1 [userItemTags] => 1 [userItemCommentsAnchor] => 1 [userItemReadMore] => 1 [userItemK2Plugins] => 1 [tagItemCount] => 10 [tagItemTitle] => 1 [tagItemTitleLinked] => 1 [tagItemDateCreated] => 1 [tagItemImage] => 1 [tagItemIntroText] => 1 [tagItemCategory] => 1 [tagItemReadMore] => 1 [tagItemExtraFields] => 0 [tagOrdering] => [tagFeedLink] => 1 [tagFeedIcon] => 1 [genericItemCount] => 10 [genericItemTitle] => 1 [genericItemTitleLinked] => 1 [genericItemDateCreated] => 1 [genericItemImage] => 1 [genericItemIntroText] => 1 [genericItemCategory] => 1 [genericItemReadMore] => 1 [genericItemExtraFields] => 0 [genericFeedLink] => 1 [genericFeedIcon] => 1 [feedLimit] => 10 [feedItemImage] => 1 [feedImgSize] => S [feedItemIntroText] => 1 [feedTextWordLimit] => [feedItemFullText] => 1 [feedItemTags] => 0 [feedItemVideo] => 0 [feedItemGallery] => 0 [feedItemAttachments] => 0 [feedBogusEmail] => [introTextCleanup] => 0 [introTextCleanupExcludeTags] => [introTextCleanupTagAttr] => [fullTextCleanup] => 0 [fullTextCleanupExcludeTags] => [fullTextCleanupTagAttr] => [xssFiltering] => 0 [linkPopupWidth] => 900 [linkPopupHeight] => 600 [imagesQuality] => 95 [itemImageXS] => 100 [itemImageS] => 200 [itemImageM] => 600 [itemImageL] => 800 [itemImageXL] => 1200 [itemImageGeneric] => 300 [catImageWidth] => 1200 [catImageDefault] => 1 [userImageWidth] => 100 [userImageDefault] => 1 [commenterImgWidth] => 48 [onlineImageEditor] => splashup [imageTimestamp] => 0 [imageMemoryLimit] => [socialButtonCode] => [twitterUsername] => [facebookImage] => Medium [comments] => 1 [commentsOrdering] => DESC [commentsLimit] => 10 [commentsFormPosition] => below [commentsPublishing] => 1 [commentsReporting] => 2 [commentsReportRecipient] => [inlineCommentsModeration] => 0 [gravatar] => 1 [antispam] => 0 [recaptchaForRegistered] => 1 [akismetForRegistered] => 1 [commentsFormNotes] => 1 [commentsFormNotesText] => [frontendEditing] => 1 [showImageTab] => 1 [showImageGalleryTab] => 1 [showVideoTab] => 1 [showExtraFieldsTab] => 1 [showAttachmentsTab] => 1 [showK2Plugins] => 1 [sideBarDisplayFrontend] => 0 [mergeEditors] => 1 [sideBarDisplay] => 1 [attachmentsFolder] => [hideImportButton] => 1 [googleSearch] => 0 [googleSearchContainer] => k2GoogleSearchContainer [K2UserProfile] => 0 [redirect] => 113 [adminSearch] => simple [cookieDomain] => [taggingSystem] => 1 [lockTags] => 0 [showTagFilter] => 0 [k2TagNorm] => 0 [k2TagNormCase] => lower [k2TagNormAdditionalReplacements] => [recaptcha_public_key] => [recaptcha_private_key] => [recaptcha_theme] => clean [recaptchaOnRegistration] => 0 [akismetApiKey] => [stopForumSpam] => 0 [stopForumSpamApiKey] => [showItemsCounterAdmin] => 1 [showChildCatItems] => 1 [disableCompactOrdering] => 0 [metaDescLimit] => 150 [enforceSEFReplacements] => 0 [SEFReplacements] => À|A, Á|A, Â|A, Ã|A, Ä|A, Å|A, à|a, á|a, â|a, ã|a, ä|a, å|a, Ā|A, ā|a, Ă|A, ă|a, Ą|A, ą|a, Ç|C, ç|c, Ć|C, ć|c, Ĉ|C, ĉ|c, Ċ|C, ċ|c, Č|C, č|c, Ð|D, ð|d, Ď|D, ď|d, Đ|D, đ|d, È|E, É|E, Ê|E, Ë|E, è|e, é|e, ê|e, ë|e, Ē|E, ē|e, Ĕ|E, ĕ|e, Ė|E, ė|e, Ę|E, ę|e, Ě|E, ě|e, Ĝ|G, ĝ|g, Ğ|G, ğ|g, Ġ|G, ġ|g, Ģ|G, ģ|g, Ĥ|H, ĥ|h, Ħ|H, ħ|h, Ì|I, Í|I, Î|I, Ï|I, ì|i, í|i, î|i, ï|i, Ĩ|I, ĩ|i, Ī|I, ī|i, Ĭ|I, ĭ|i, Į|I, į|i, İ|I, ı|i, Ĵ|J, ĵ|j, Ķ|K, ķ|k, ĸ|k, Ĺ|L, ĺ|l, Ļ|L, ļ|l, Ľ|L, ľ|l, Ŀ|L, ŀ|l, Ł|L, ł|l, Ñ|N, ñ|n, Ń|N, ń|n, Ņ|N, ņ|n, Ň|N, ň|n, ʼn|n, Ŋ|N, ŋ|n, Ò|O, Ó|O, Ô|O, Õ|O, Ö|O, Ø|O, ò|o, ó|o, ô|o, õ|o, ö|o, ø|o, Ō|O, ō|o, Ŏ|O, ŏ|o, Ő|O, ő|o, Ŕ|R, ŕ|r, Ŗ|R, ŗ|r, Ř|R, ř|r, Ś|S, ś|s, Ŝ|S, ŝ|s, Ş|S, ş|s, Š|S, š|s, ſ|s, Ţ|T, ţ|t, Ť|T, ť|t, Ŧ|T, ŧ|t, Ù|U, Ú|U, Û|U, Ü|U, ù|u, ú|u, û|u, ü|u, Ũ|U, ũ|u, Ū|U, ū|u, Ŭ|U, ŭ|u, Ů|U, ů|u, Ű|U, ű|u, Ų|U, ų|u, Ŵ|W, ŵ|w, Ý|Y, ý|y, ÿ|y, Ŷ|Y, ŷ|y, Ÿ|Y, Ź|Z, ź|z, Ż|Z, ż|z, Ž|Z, ž|z, α|a, β|b, γ|g, δ|d, ε|e, ζ|z, η|h, θ|th, ι|i, κ|k, λ|l, μ|m, ν|n, ξ|x, ο|o, π|p, ρ|r, σ|s, τ|t, υ|y, φ|f, χ|ch, ψ|ps, ω|w, Α|A, Β|B, Γ|G, Δ|D, Ε|E, Ζ|Z, Η|H, Θ|Th, Ι|I, Κ|K, Λ|L, Μ|M, Ξ|X, Ο|O, Π|P, Ρ|R, Σ|S, Τ|T, Υ|Y, Φ|F, Χ|Ch, Ψ|Ps, Ω|W, ά|a, έ|e, ή|h, ί|i, ό|o, ύ|y, ώ|w, Ά|A, Έ|E, Ή|H, Ί|I, Ό|O, Ύ|Y, Ώ|W, ϊ|i, ΐ|i, ϋ|y, ς|s, А|A, Ӑ|A, Ӓ|A, Ә|E, Ӛ|E, Ӕ|E, Б|B, В|V, Г|G, Ґ|G, Ѓ|G, Ғ|G, Ӷ|G, y|Y, Д|D, Е|E, Ѐ|E, Ё|YO, Ӗ|E, Ҽ|E, Ҿ|E, Є|YE, Ж|ZH, Ӂ|DZH, Җ|ZH, Ӝ|DZH, З|Z, Ҙ|Z, Ӟ|DZ, Ӡ|DZ, Ѕ|DZ, И|I, Ѝ|I, Ӥ|I, Ӣ|I, І|I, Ї|JI, Ӏ|I, Й|Y, Ҋ|Y, Ј|J, К|K, Қ|Q, Ҟ|Q, Ҡ|K, Ӄ|Q, Ҝ|K, Л|L, Ӆ|L, Љ|L, М|M, Ӎ|M, Н|N, Ӊ|N, Ң|N, Ӈ|N, Ҥ|N, Њ|N, О|O, Ӧ|O, Ө|O, Ӫ|O, Ҩ|O, П|P, Ҧ|PF, Р|P, Ҏ|P, С|S, Ҫ|S, Т|T, Ҭ|TH, Ћ|T, Ќ|K, У|U, Ў|U, Ӳ|U, Ӱ|U, Ӯ|U, Ү|U, Ұ|U, Ф|F, Х|H, Ҳ|H, Һ|H, Ц|TS, Ҵ|TS, Ч|CH, Ӵ|CH, Ҷ|CH, Ӌ|CH, Ҹ|CH, Џ|DZ, Ш|SH, Щ|SHT, Ъ|A, Ы|Y, Ӹ|Y, Ь|Y, Ҍ|Y, Э|E, Ӭ|E, Ю|YU, Я|YA, а|a, ӑ|a, ӓ|a, ә|e, ӛ|e, ӕ|e, б|b, в|v, г|g, ґ|g, ѓ|g, ғ|g, ӷ|g, y|y, д|d, е|e, ѐ|e, ё|yo, ӗ|e, ҽ|e, ҿ|e, є|ye, ж|zh, ӂ|dzh, җ|zh, ӝ|dzh, з|z, ҙ|z, ӟ|dz, ӡ|dz, ѕ|dz, и|i, ѝ|i, ӥ|i, ӣ|i, і|i, ї|ji, Ӏ|i, й|y, ҋ|y, ј|j, к|k, қ|q, ҟ|q, ҡ|k, ӄ|q, ҝ|k, л|l, ӆ|l, љ|l, м|m, ӎ|m, н|n, ӊ|n, ң|n, ӈ|n, ҥ|n, њ|n, о|o, ӧ|o, ө|o, ӫ|o, ҩ|o, п|p, ҧ|pf, р|p, ҏ|p, с|s, ҫ|s, т|t, ҭ|th, ћ|t, ќ|k, у|u, ў|u, ӳ|u, ӱ|u, ӯ|u, ү|u, ұ|u, ф|f, х|h, ҳ|h, һ|h, ц|ts, ҵ|ts, ч|ch, ӵ|ch, ҷ|ch, ӌ|ch, ҹ|ch, џ|dz, ш|sh, щ|sht, ъ|a, ы|y, ӹ|y, ь|y, ҍ|y, э|e, ӭ|e, ю|yu, я|ya [k2Sef] => 0 [k2SefLabelCat] => contenido [k2SefLabelTag] => etiqueta [k2SefLabelUser] => autor [k2SefLabelSearch] => buscar [k2SefLabelDate] => fecha [k2SefLabelItem] => 0 [k2SefLabelItemCustomPrefix] => [k2SefInsertItemId] => 1 [k2SefItemIdTitleAliasSep] => dash [k2SefUseItemTitleAlias] => 1 [k2SefInsertCatId] => 1 [k2SefCatIdTitleAliasSep] => dash [k2SefUseCatTitleAlias] => 1 [sh404SefLabelCat] => [sh404SefLabelUser] => autor [sh404SefLabelItem] => 2 [sh404SefTitleAlias] => alias [sh404SefModK2ContentFeedAlias] => rss [sh404SefInsertItemId] => 0 [sh404SefInsertUniqueItemId] => 0 [cbIntegration] => 0 [show_page_heading] => [categories] => Array ( [0] => 37 ) [menu_text] => 1 [secure] => 0 [page_title] => Vida sana [page_description] => [page_rights] => [robots] => [vfolder] => [afolder] => [vwidth] => [vheight] => [autoplay] => [galleries_rootfolder] => [enabledownload] => [inheritFrom] => 0 [num_leading_items] => 0 [num_leading_columns] => 1 [leadingImgSize] => Large [num_primary_items] => 10 [num_primary_columns] => 1 [primaryImgSize] => Medium [num_secondary_items] => 0 [num_secondary_columns] => 1 [secondaryImgSize] => Small [num_links] => 0 [num_links_columns] => 1 [linksImgSize] => XSmall [catCatalogMode] => 0 [catFeaturedItems] => 1 [catOrdering] => rdate [catPagination] => 2 [catPaginationResults] => 0 [catTitle] => 1 [catTitleItemCounter] => 0 [catDescription] => 1 [catImage] => 1 [catFeedLink] => 1 [catFeedIcon] => 1 [subCategories] => 0 [subCatColumns] => 2 [subCatOrdering] => alpha [subCatTitle] => 1 [subCatTitleItemCounter] => 0 [subCatDescription] => 1 [subCatImage] => 1 [catItemTitle] => 1 [catItemTitleLinked] => 1 [catItemFeaturedNotice] => 0 [catItemAuthor] => 1 [catItemDateCreated] => 1 [catItemRating] => 0 [catItemImage] => 1 [catItemIntroText] => 1 [catItemExtraFields] => 0 [catItemHits] => 0 [catItemCategory] => 1 [catItemTags] => 1 [catItemAttachments] => 0 [catItemAttachmentsCounter] => 0 [catItemVideo] => 0 [catItemVideoAutoPlay] => 0 [catItemImageGallery] => 0 [catItemDateModified] => 0 [catItemReadMore] => 1 [catItemCommentsAnchor] => 1 [catItemK2Plugins] => 1 [itemDateCreated] => 1 [itemTitle] => 1 [itemFeaturedNotice] => 0 [itemAuthor] => 1 [itemFontResizer] => 1 [itemPrintButton] => 1 [itemEmailButton] => 1 [itemSocialButton] => 1 [itemVideoAnchor] => 1 [itemImageGalleryAnchor] => 1 [itemCommentsAnchor] => 1 [itemRating] => 1 [itemImage] => 1 [itemImgSize] => Large [itemImageMainCaption] => 1 [itemImageMainCredits] => 1 [itemIntroText] => 1 [itemFullText] => 1 [itemExtraFields] => 1 [itemDateModified] => 0 [itemHits] => 0 [itemCategory] => 1 [itemTags] => 1 [itemAttachments] => 1 [itemAttachmentsCounter] => 1 [itemVideo] => 1 [itemVideoAutoPlay] => 0 [itemVideoCaption] => 1 [itemVideoCredits] => 1 [itemImageGallery] => 1 [itemNavigation] => 1 [itemComments] => 1 [itemTwitterButton] => 0 [itemFacebookButton] => 0 [itemGooglePlusOneButton] => 0 [itemAuthorBlock] => 0 [itemAuthorImage] => 0 [itemAuthorDescription] => 0 [itemAuthorURL] => 0 [itemAuthorEmail] => 0 [itemAuthorLatest] => 0 [itemAuthorLatestLimit] => 5 [itemRelated] => 1 [itemRelatedLimit] => 3 [itemRelatedTitle] => 1 [itemRelatedCategory] => 0 [itemRelatedImageSize] => Small [itemRelatedIntrotext] => 0 [itemRelatedFulltext] => 0 [itemRelatedAuthor] => 0 [itemRelatedMedia] => 1 [itemRelatedImageGallery] => 0 [itemK2Plugins] => 1 [catMetaDesc] => Información y consejos de viajes por España, Europa, Africa, Asia y América. [catMetaKey] => viajes, turismo, vacaciones, viajes por España, viajes Europa, viajes Asia, Viajes Africa, información viajes, qué ver y hacer en... viajes en familia, rutas naturaleza [catMetaAuthor] => Candela Vizcaíno ) [separator] => . ) [metadesc] => En el universo de las familias tóxica solo reina la infelicidad. [metadata] => robots= author=Candela Vizcaíno [metakey] => familia toxica [plugins] => [language] => * [acy_created] => 2019-10-11 16:15:43 [categoryname] => Vida Sana [categoryid] => 37 [categoryalias] => vida-sana [categoryparams] => {"inheritFrom":"1","theme":"","num_leading_items":"2","num_leading_columns":"1","leadingImgSize":"Large","num_primary_items":"4","num_primary_columns":"2","primaryImgSize":"Medium","num_secondary_items":"4","num_secondary_columns":"1","secondaryImgSize":"Small","num_links":"4","num_links_columns":"1","linksImgSize":"XSmall","catCatalogMode":"0","catFeaturedItems":"1","catOrdering":"","catPagination":"2","catPaginationResults":"1","catTitle":"1","catTitleItemCounter":"1","catDescription":"1","catImage":"1","catFeedLink":"1","catFeedIcon":"1","subCategories":"1","subCatColumns":"2","subCatOrdering":"","subCatTitle":"1","subCatTitleItemCounter":"1","subCatDescription":"1","subCatImage":"1","itemImageXS":"","itemImageS":"","itemImageM":"","itemImageL":"","itemImageXL":"","catItemTitle":"1","catItemTitleLinked":"1","catItemFeaturedNotice":"0","catItemAuthor":"1","catItemDateCreated":"1","catItemRating":"0","catItemImage":"1","catItemIntroText":"1","catItemIntroTextWordLimit":"","catItemExtraFields":"0","catItemHits":"0","catItemCategory":"1","catItemTags":"1","catItemAttachments":"0","catItemAttachmentsCounter":"0","catItemVideo":"0","catItemVideoWidth":"","catItemVideoHeight":"","catItemAudioWidth":"","catItemAudioHeight":"","catItemVideoAutoPlay":"0","catItemImageGallery":"0","catItemDateModified":"0","catItemReadMore":"1","catItemCommentsAnchor":"1","catItemK2Plugins":"1","itemDateCreated":"1","itemTitle":"1","itemFeaturedNotice":"1","itemAuthor":"1","itemFontResizer":"1","itemPrintButton":"1","itemEmailButton":"1","itemSocialButton":"1","itemVideoAnchor":"1","itemImageGalleryAnchor":"1","itemCommentsAnchor":"1","itemRating":"1","itemImage":"1","itemImgSize":"Large","itemImageMainCaption":"1","itemImageMainCredits":"1","itemIntroText":"1","itemFullText":"1","itemExtraFields":"1","itemDateModified":"1","itemHits":"1","itemCategory":"1","itemTags":"1","itemAttachments":"1","itemAttachmentsCounter":"1","itemVideo":"1","itemVideoWidth":"","itemVideoHeight":"","itemAudioWidth":"","itemAudioHeight":"","itemVideoAutoPlay":"0","itemVideoCaption":"1","itemVideoCredits":"1","itemImageGallery":"1","itemNavigation":"1","itemComments":"1","itemTwitterButton":"1","itemFacebookButton":"1","itemGooglePlusOneButton":"1","itemAuthorBlock":"1","itemAuthorImage":"1","itemAuthorDescription":"1","itemAuthorURL":"1","itemAuthorEmail":"0","itemAuthorLatest":"1","itemAuthorLatestLimit":"5","itemRelated":"1","itemRelatedLimit":"5","itemRelatedTitle":"1","itemRelatedCategory":"0","itemRelatedImageSize":"0","itemRelatedIntrotext":"0","itemRelatedFulltext":"0","itemRelatedAuthor":"0","itemRelatedMedia":"0","itemRelatedImageGallery":"0","itemK2Plugins":"1","catMetaDesc":"Noticias sobre salud, hábitos saludables, nutrición, psicología y vida familiar sana. ","catMetaKey":"salud, plantas medicinales, vida sana, alimentación, alimentación sana, nutrición, hábitos saludables, significado de los sueños, interpretación de los sueños, psicología, coaching","catMetaRobots":"","catMetaAuthor":"Candela Vizcaino"} [itemGroup] => leading [category] => TableK2Category Object ( [id] => 37 [name] => Vida Sana [alias] => vida-sana [description] => [parent] => 0 [extraFieldsGroup] => 0 [published] => 1 [image] => [access] => 1 [ordering] => 7 [params] => {"inheritFrom":"1","theme":"","num_leading_items":"2","num_leading_columns":"1","leadingImgSize":"Large","num_primary_items":"4","num_primary_columns":"2","primaryImgSize":"Medium","num_secondary_items":"4","num_secondary_columns":"1","secondaryImgSize":"Small","num_links":"4","num_links_columns":"1","linksImgSize":"XSmall","catCatalogMode":"0","catFeaturedItems":"1","catOrdering":"","catPagination":"2","catPaginationResults":"1","catTitle":"1","catTitleItemCounter":"1","catDescription":"1","catImage":"1","catFeedLink":"1","catFeedIcon":"1","subCategories":"1","subCatColumns":"2","subCatOrdering":"","subCatTitle":"1","subCatTitleItemCounter":"1","subCatDescription":"1","subCatImage":"1","itemImageXS":"","itemImageS":"","itemImageM":"","itemImageL":"","itemImageXL":"","catItemTitle":"1","catItemTitleLinked":"1","catItemFeaturedNotice":"0","catItemAuthor":"1","catItemDateCreated":"1","catItemRating":"0","catItemImage":"1","catItemIntroText":"1","catItemIntroTextWordLimit":"","catItemExtraFields":"0","catItemHits":"0","catItemCategory":"1","catItemTags":"1","catItemAttachments":"0","catItemAttachmentsCounter":"0","catItemVideo":"0","catItemVideoWidth":"","catItemVideoHeight":"","catItemAudioWidth":"","catItemAudioHeight":"","catItemVideoAutoPlay":"0","catItemImageGallery":"0","catItemDateModified":"0","catItemReadMore":"1","catItemCommentsAnchor":"1","catItemK2Plugins":"1","itemDateCreated":"1","itemTitle":"1","itemFeaturedNotice":"1","itemAuthor":"1","itemFontResizer":"1","itemPrintButton":"1","itemEmailButton":"1","itemSocialButton":"1","itemVideoAnchor":"1","itemImageGalleryAnchor":"1","itemCommentsAnchor":"1","itemRating":"1","itemImage":"1","itemImgSize":"Large","itemImageMainCaption":"1","itemImageMainCredits":"1","itemIntroText":"1","itemFullText":"1","itemExtraFields":"1","itemDateModified":"1","itemHits":"1","itemCategory":"1","itemTags":"1","itemAttachments":"1","itemAttachmentsCounter":"1","itemVideo":"1","itemVideoWidth":"","itemVideoHeight":"","itemAudioWidth":"","itemAudioHeight":"","itemVideoAutoPlay":"0","itemVideoCaption":"1","itemVideoCredits":"1","itemImageGallery":"1","itemNavigation":"1","itemComments":"1","itemTwitterButton":"1","itemFacebookButton":"1","itemGooglePlusOneButton":"1","itemAuthorBlock":"1","itemAuthorImage":"1","itemAuthorDescription":"1","itemAuthorURL":"1","itemAuthorEmail":"0","itemAuthorLatest":"1","itemAuthorLatestLimit":"5","itemRelated":"1","itemRelatedLimit":"5","itemRelatedTitle":"1","itemRelatedCategory":"0","itemRelatedImageSize":"0","itemRelatedIntrotext":"0","itemRelatedFulltext":"0","itemRelatedAuthor":"0","itemRelatedMedia":"0","itemRelatedImageGallery":"0","itemK2Plugins":"1","catMetaDesc":"Noticias sobre salud, hábitos saludables, nutrición, psicología y vida familiar sana. ","catMetaKey":"salud, plantas medicinales, vida sana, alimentación, alimentación sana, nutrición, hábitos saludables, significado de los sueños, interpretación de los sueños, psicología, coaching","catMetaRobots":"","catMetaAuthor":"Candela Vizcaino"} [trash] => 0 [plugins] => [language] => * [_tbl:protected] => #__k2_categories [_tbl_key:protected] => id [_tbl_keys:protected] => Array ( [0] => id ) [_db:protected] => JDatabaseDriverMysqli Object ( [name] => mysqli [serverType] => mysql [connection:protected] => mysqli Object ( [affected_rows] => -1 [client_info] => mysqlnd 5.0.12-dev - 20150407 - $Id: 38fea24f2847fa7519001be390c98ae0acafe387 $ [client_version] => 50012 [connect_errno] => 0 [connect_error] => [errno] => 0 [error] => [error_list] => Array ( ) [field_count] => 3 [host_info] => Localhost via UNIX socket [info] => [insert_id] => 0 [server_info] => 5.6.40-84.0-log [server_version] => 50640 [stat] => Uptime: 251350 Threads: 14 Questions: 535738998 Slow queries: 13001 Opens: 4231621 Flush tables: 1 Open tables: 2048 Queries per second avg: 2131.446 [sqlstate] => 00000 [protocol_version] => 10 [thread_id] => 3366850 [warning_count] => 0 ) [nameQuote:protected] => ` [nullDate:protected] => 0000-00-00 00:00:00 [_database:JDatabaseDriver:private] => candelav_joom624 [count:protected] => 132 [cursor:protected] => [debug:protected] => [limit:protected] => 0 [log:protected] => Array ( ) [timings:protected] => Array ( ) [callStacks:protected] => Array ( ) [offset:protected] => 0 [options:protected] => Array ( [driver] => mysqli [host] => localhost [user] => candelav_joom624 [password] => yZU?(Dzm)[,W [database] => candelav_joom624 [prefix] => candv_ [select] => 1 [port] => 3306 [socket] => ) [sql:protected] => SELECT * FROM #__k2_tags WHERE name = 'Psicologia' [tablePrefix:protected] => candv_ [utf:protected] => 1 [utf8mb4:protected] => 1 [errorNum:protected] => 0 [errorMsg:protected] => [transactionDepth:protected] => 0 [disconnectHandlers:protected] => Array ( ) ) [_trackAssets:protected] => [_rules:protected] => [_locked:protected] => [_autoincrement:protected] => 1 [_observers:protected] => JObserverUpdater Object ( [observers:protected] => Array ( ) [doCallObservers:protected] => 1 ) [_columnAlias:protected] => Array ( ) [_jsonEncode:protected] => Array ( ) [_errors:protected] => Array ( ) [link] => /vida-sana.html ) [link] => /vida-sana/familia-toxica.html [printLink] => /vida-sana/familia-toxica.html?print=1&tmpl=component [imageXSmall] => /media/k2/items/cache/7d0d25bfcaa1421c2931a4f0387462aa_XS.jpg [imageSmall] => /media/k2/items/cache/7d0d25bfcaa1421c2931a4f0387462aa_S.jpg [imageMedium] => /media/k2/items/cache/7d0d25bfcaa1421c2931a4f0387462aa_M.jpg [imageLarge] => /media/k2/items/cache/7d0d25bfcaa1421c2931a4f0387462aa_L.jpg [imageXLarge] => /media/k2/items/cache/7d0d25bfcaa1421c2931a4f0387462aa_XL.jpg [imageGeneric] => /media/k2/items/cache/7d0d25bfcaa1421c2931a4f0387462aa_Generic.jpg [cleanTitle] => Familia tóxica | ¿Qué hacer para que puedas ser feliz? [numOfComments] => 0 [text] =>

 

La familia tóxica es aquella que no permite el progreso emocional ni el crecimiento interior de sus miembros tanto en su conjunto como individualmente. Son grupos unidos por lazos de sangre o por un apellido pero no por la fuerza del amor o el poder del corazón. La familia tóxica puede ser de muchas maneras, como nos indica Tolstoi, el gran escritor del realismo literario, pero hay unas características en común. La única manera de que puedas salir de este tipo de situaciones en las que no se acepta tu singularidad es, en primera instancia conocer cómo son estos clanes u hogares. 

 

Características de un familia tóxica

1.- La primera y la más evidente es la falta de amor desinteresado y, aunque sea tan difícil describir este gran sentimiento, es casi imposible que lo tengas y que no te llegue. Así que si te dicen que te quieren, te aman o que esto o aquello lo hacen por tu bien y tú no percibes este cariño, es que sencillamente no existe. 

2.- En una familia tóxica lo que predomina es el miedo, la vibración contraria al amor. Se harán las cosas por temor a represalias, castigos o sencillamente para que nos dejen en paz, pero no por un sentimiento sincero. 

3.- Tampoco hay unión entre sus miembros. Lo que prima es la soledad y especialmente en la figura del chivo expiatorio. Este miembro de una familia tóxica, el chivo expiatorio, no existe en otros hogares. Son exclusivos de estos grupos y ellos son los responsables de cargar con todas las culpas del clan. Hacia él o ella se verterá todo aquello que no gusta o que, sencillamente, se cuestione los parámetros emocionales en los que se vive. 

4.- Si algún miembro quiere realizar algún cambio (el que sea) y pide que se tenga en cuenta sus demandas (aunque sean mínimas) será tachado, inmediatamente, de egoísta cuando no con calificativos más graves. 

5.- La familia tóxica actúa, de alguna manera u otra, como la mafia. Impera la ley del silencio. Todo tiene que quedar de puertas para adentro y se castiga, penaliza o critica al máximo cuando esta norma no escrita es transgredida por alguien. Este mecanismo tiene una explicación lógica: así no se permite, en primera instancia, la comparación con otros hogares, en segunda instancia, la búsqueda de ayuda y, por último, que los mecanismos de sumisión imperantes en el clan sean descubiertos. 

 

6.- La familia tóxica forma un hogar triste, deprimido, sin el empuje suficiente para superar contratiempos de manera unida. Si se apela a esto es, sencillamente, para aprovecharse de la fuerza (anímica, económica o espiritual) de alguno de sus miembros. 

7.- Las conversaciones siempre girarán en torno al miedo, la crítica, el chisme, lo negativo, lo malo, la muerte… Nunca hay nada que celebrar: ni un cumpleaños ni el éxito (aunque sea mínimo) de alguno de sus miembros. 

8.- La familia tóxica genera más familia tóxica. Es duro, pero los seres humanos nos movemos por imitación. Un niño, de adulto, repetirá el modelo que ha visto, sentido y vivido en casa. Lo entenderá como algo normal. También es frecuente que los miembros de estos clanes acaben con gente tóxica en todos los aspectos de su vida: laboral, de pareja, de amistad… Por eso, es urgente que identifiques si estás en este tipo de hogar para que puedas poner remedio cuanto antes. Aunque es difícil no es imposible. 

9.- La violencia verbal (e, incluso, física) es un tónica. Esta puede ser directa (“eres tonto”, “no te he criado para esto”) o sutil (“eres demasiado sensible”, cuando alguien quiere exponer sus sentimientos). En casos extremos, los que tienen más poder (normalmente progenitores) pueden hacer creer a quien se sale de esta norma que está loco utilizando todo tipo de artimañas e, incluso, recurriendo a la técnica del gaslighting

10.- La familia tóxica genera secretos, grandes o pequeños. En ella no es posible la comunicación sincera, serena y comprensiva. Todo tiene que girar en torno a los postulados dados y estos con unos criterios estrictos. En ella no se permite poner en duda en ningún momento las costumbres aceptadas aunque estas se demuestren que no sirven o no ayudan. El diálogo es inexistente y quienes se dan cuenta de la disfunción y, de buena gana, quieren hacer ver otro modelo, son ninguneados por sistema. 

¿Por qué hay familias tóxicas? ¿Cuáles son los mecanismos que funcionan dentro de ella? 

La literatura o el arte ha dado ejemplos maravillosos de familias tóxicas. En español tenemos, por poner un solo caso, La casa de Bernarda Alba de Federico García Lorca. En este drama tan popular nos topamos con una protagonista indiscutible que responde a los patrones de la madre narcisista (aunque también tenga sus buenas dosis de supramacismo). Desgraciadamente, en un alto porcentaje de familias tóxicas, hay un progenitor o figura de autoridad que responde a la etiqueta de narcisista. Estas personas no pueden amar en tanto en cuanto esto significa entrega a los demás. Todo su mundo gira en torno a ellas mismas, a sus necesidades, sus caprichos, deseos o lo que cree que es válido. Son incapaces de generar un diálogo tranquilo, de comprender los sentimientos de los que están a su alrededor (aunque sean sus propios hijos), de ponerse en la piel del otro. 

Estas  personalidades (sin tener por qué llegar a los modos del psicópata) no permiten el crecimiento de la familia. Irán envenenando todo con sus palabras afiladas, sus comentarios que pretenden sentar cátedra, su sentimiento de estar en posesión de la verdad. Son individuos, además, muy críticos con el mundo. Para ellos o es blanco o negro, o se hace lo que desea o esa acción será siempre calificada como negativa. Son personas incapaces de comprender las luces y las sombras del alma humana. En casi todas las familias tóxicas hay un miembro de autoridad así.

Aunque las razones son muchas para convertir un hogar en un emplazamiento viciado también puede darse el caso de que alguno de los miembros haya convertido la violencia en norma. En este caso, si no hay una sobreprotección viciada de los progenitores, puede ponerse remedio. Desgraciadamente, las drogas y adicciones en todas sus variantes posibles generan, a muy corto plazo, una familia tóxica. Los progenitores con problemas mentales, con costumbres y modos de tacaño o con vidas desordenadas siempre generan familias tóxicas. 

 

¿Cómo defenderse de una familia tóxica? 

Es difícil pero no imposible. Nos criamos en una ambiente y este conforma nuestro modo de ver el mundo. Hoy en día (tenemos noticias de este cariz en los periódicos a diario) niños y jóvenes son víctimas (a veces de manera muy cruel) de este tipo de hogares que no pueden calificarse como tal. Sin embargo, lo normal es que la disfunción no sea tan evidente. Serán más bien pequeñas gotas que llenarán un océano de hiel. No hay otra alternativa que, en primera instancia, poner nombre a aquello que pasa y esto que pasa en esta casa es una familia tóxica. 

Es frecuente que muchas personas se den cuenta de esta disfunción tras una depresión o alguna dolencia espiritual grave. Al ahondar en terapia ven la luz de aquello que verdaderamente ha sido su mundo. Si has llegado hasta aquí, tienes mucho ganado. Ahora bien, ¿qué hacer? El comportamiento emocional de la familia (y especialmente el de los padres) son el último tabú de Occidente. Es importante, si es necesario con acompañamiento profesional, que te alejes progresivamente sin ira ni rencor ni, por supuesto, odio. Tienes derecho a poner tu coraza, a mantener limpio tu corazón, a encontrar tu camino vital, a sentir la felicidad sin esta carga familiar de negatividad. No intentes cambiar a tu familia o los miembros que están dentro de esa oscuridad. Es, sencillamente, imposible y te encontrarás que pueden generar más ira contra ti. Cada uno debe andar su camino y tú el tuyo.  

Cada cual está en una etapa y debe recorrerla. Tus esfuerzos deben estar dirigidos a tu crecimiento personal, a ser una mejor persona, más sabia, resilente y alegre. Con tu actitud podrás generar un cambio por mimetismo. Esto es, si el trabajo es constante y la luz del amor inunda todos tus actos, te convertirás en inspiración para otras personas. Y esa luz (a pesar de provenir de la oscuridad de un hogar en el que no primaba el amor) serán los cimientos para crear tu propia círculo de amor con otros condicionantes radicalmente distintos de los que priman en una familia tóxica. 

Otros artículos de vida sana en este portal

 

 

Por Candela Vizcaíno | Doctora en Comunicación por la Universidad de Sevilla 

 

[event] => stdClass Object ( [BeforeDisplay] => [AfterDisplay] => [AfterDisplayTitle] => [BeforeDisplayContent] => [AfterDisplayContent] => [K2BeforeDisplay] => [K2AfterDisplay] => [K2AfterDisplayTitle] => [K2BeforeDisplayContent] => [K2AfterDisplayContent] => ) )

stdClass Object
(
    [id] => 300
    [title] => Paranoia | síntomas, tipos, ejemplos y tratamiento
    [alias] => paranoia
    [catid] => 37
    [published] => 1
    [introtext] => 

 

Clasificado como trastorno de la personalidad paranoide (TPP), la persona que sufre de paranoia se mueve por un miedo injustificado a que otro u otros le hagan daño de diferentes maneras. Convencido de que los demás conspiran o traman males contra él o ella, son individuos suspicaces en extremo, de comportamiento antisocial y con incapacidad para desarrollar vínculos de ningún tipo. Todo ello acaban aislándole de tal manera que esto le causa un gran sufrimiento. La paranoia, en la actualidad, se clasifica como un trastorno delirante y este debe ser sostenido en el tiempo. Esto es, no se considera paranoia un delirio puntual por las razones que sean (shock traumático, consumo de drogas, dolor psíquico agudo…) Esta tiene que formar parte de la personalidad y la manera de estar del mundo de la personalidad paranoide o con trastorno delirante. 

 

 

Definiendo la paranoia

Se considera que hasta el 5% de la población general (el 10% de los pacientes clínicos) sufren de paranoia. El individuo está convencido de que los demás están constantemente tramando males contra él, que el universo entero conspira para que no salga adelante, que está constantemente siendo objeto de burla o engaño o que los seres cercanos planean su muerte o algún daño. 

Este convencimiento no puede ser desmontado con razonamientos lógicos e inclusos demostrables por parte de los que están alrededor. Ni que decir tiene que la paranoia necesita de intervención multiprofesional larga en el tiempo para poder controlarla. La persona que sufre de paranoia gestiona toda su vida y su mundo acorde a este convencimiento. Esto va minando cualquier tipo de relación personal, desde las sociales básicas (amigos, vecinos), de pareja (con celos especialmente), laborales (viendo enemigos donde “solo” hay los competidores normales) y familiares. Para huir de tal dolor, la persona que sufre de paranoia va aislándose constantemente perdiendo aún más el contacto con la realidad. 

 
 

Ejemplos en los que actúa la paranoia

Ni que decir tiene que estamos ante una dolencia de gravedad que, a veces, incluso, se confunde con la esquizofrenia. A diferencia, en la paranoia no se producen alucinaciones ni visuales ni acústicas. El convencimiento en el trastorno delirante viene de una actitud puramente mental. “Yo lo sé”. “A mí no me engaña”. “Lo he descubierto”… son palabras comunes en este trastorno. Es difícil que una persona con paranoia acuda a terapia. Siempre lo hace instado  (obligado más bien) por personas muy cercanas. El paranoico nunca aceptará que tiene un problema. El o ella nunca está equivocado. Son los demás los que conspiran y planean. Nada malo sucede en su cabeza y lo único que hace es defenderse de una verdad que ha descubierto. Lo vemos con algunos ejemplos.  

1.- En el trabajo, si dos compañeros charlan en un aparte sobre cualquier cosa (de temas laborales o de la última serie de televisión), en la visión de la paranoia están conspirando para dejarlo mal ante sus superiores. El ridículo que planean es de tal envergadura que será imposible escapar a tal bochorno. Ante eso, el paranoico intentará descubrir las intenciones ocultas de los compañeros dejando atrás sus obligaciones laborales. Si hay un despido por la delación de sus funciones, este siempre (bajo la visión de la paranoia) es debido a una conspiración de su entorno. 

2.- La paranoia despliega todo su potencial destructor dentro del hogar y la pareja. El paranoico puede afirmar con convencimiento que su pareja deja la puerta del balcón abierta para que entre un amante cuando está en el baño. Las ideas delirantes suelen ser tan extravagantes a veces que el que está enfrente no sabe cómo posicionarse ante ello para desmontar el relato falso que el paranoico se ha montado en su cabeza. 

3.- Las ideas de persecución o de conspiraciones por parte del otro puede llevarle a afirmar con rotundidad que la pareja intenta asfixiarlo con la almohada solo cuando ha movido el edredón o que esta ha dejado una nota a un asesino en serie en un simple papel que ha tirado a la papelera. 

4.- Los vecinos están preparando en la cocina una bomba para hacer estallar el patio cuando llegue el cartero a entregar las cartas del banco. Nadie podrá convencer al paranoico que el ruido es el de los muebles a hacer limpieza general. 

El universo de delirio de la paranoia es tan amplio que escapa al análisis y a la comprensión de las personas que tienen que lidiar (por su cercanía) con los que sufren este mal. Por eso, el paciente aquejado de trastorno delirante, una vez ha verbalizado esa idea de paranoia ante los demás, estos acaban por alejarse (aunque en un principio quieran ayudar) completando un círculo en el que la paranoia se va alimentando a sí misma. “Me quieren hacer mal y cuando lo he descubierto se alejan.” En su mundo no cabe que el alejamiento se produce ante la difícil convivencia con un paranoico. 

 

Síntomas de paranoia  

1.- En el plano personal es imposible una convivencia a nivel de pareja. Las relaciones se destruyen al poco tiempo (el suficiente para que el otro se de cuenta del mal y de la incapacidad de ayudar). Es normal que la misma paranoia alimente estos fracasos con frases como “mi ex-pareja me mentía y me era infiel con alguien que casualmente pasaba por allí”, “cuando salía de casa montaba fiestas en las que se me difamaba”, “tenía uno, dos o tres amantes y la única finalidad era burlarse de mí a mis espaldas”. Las historias en torno a estas relaciones a veces superan lo aceptado normalmente con delirios muy difíciles de encajar desde el punto de la razón.  

2.- Casi nunca hay una prueba de que algo tan terrible haya sucedido realmente, que bien es verdad que la maldad humana no tiene límites y hay personas que verdaderamente sufren atrocidades. Pero en la paranoia el relato de los hechos nunca concuerda con un hilo conductor racional. El o ella sabe lo que pasó, lo descubrió pero no tiene ni una sola prueba. 

3.- Son personas suspicaces, con un miedo atroz a ser heridos que se llevan todo el día en estado de vigilancia permanente. Eso no les permite afrontar un trabajo o una vida familiar con cierta normalidad. 

4.- A veces la paranoia se asocia al consumo de drogas diversas: de diseño, alcohol, cocaína y marihuana. Los síntomas, en estas situaciones, se magnifican de tal manera que se puede necesitar incluso internamiento psiquiátrico. 

5.- La persona que sufre paranoia no suele cuidar su aspecto físico más allá de lo necesario.

6.- La reclusión en un entorno seguro es frecuente, ya sea una habitación o en la casa. Cualquier persona del exterior es entendido como un intruso que va a hacer daño sí o sí. Y esta premisa vale para el cartero, el barrendero o alguien que ha llamado al timbre por equivocación.  

7.- Las personas con paranoia tienen tan baja tolerancia a la frustración que la resilencia es mínima. Son incapaces de adaptarse a entornos que impliquen cualquier novedad. Por eso, prefieren la rutina, lo conocido, lo seguro… 

8.- Acaban desarrollando fobia social y su círculo se reduce a un par de personas cuando no terminan literalmente en soledad. 

9.- La paranoia se alimenta con la edad. Esto es, si no se ha logrado conseguir un trabajo esto es porque hay instancias que eliminan las solicitudes o que hablan mal a posta. Conforme se va fracasando en sucesivos intentos, estos se convierten en la “prueba del nueve” de la verdad del paranoico. Lo mismo sucede con amigos, parejas o vecinos.  

10.- La persona con trastorno delirante es un ser triste incapaz de disfrutar de los placeres sencillos de la vida. En todo ve algo terrible contra él o ella. 

11.- La ansiedad es una constante y por eso es frecuente el consumo desordenado de ansiolíticos o, aún peor, de drogas legales o ilegales.  

12.- Los círculos sociales de la persona con paranoia acaban por reducirse drásticamente.  

13.- La persona con paranoia puede reaccionar con violencia (y es frecuente que lo haga) si siente que está siendo atacado. 

14.- También hay un porcentaje elevado de autolesiones. 

15.- Todo ello no significa que estos individuos tengan mermadas su capacidad de decisión o de raciocinio como sucede en la esquizofrenia. Distinguen perfectamente el bien del mal y están lúcidos para saber qué es la voluntad y la libertad. Por la naturaleza de la dolencia tiene una clara delimitación entre el yo y el otro. 

 

 

 

Causas de la paranoia

Aunque hay estudios recientes que han visto modificaciones cerebrales en personas con paranoia, aún no se saben cómo actúan estas o cómo se han producido. Tampoco se conoce ningún mecanismo de reversión. Eso, al menos, por ahora, aunque las investigaciones son, a veces ambiciosas. Sí se ha descubierto un patrón.  

1.- Es más frecuente la paranoia en individuos criados en entornos negligentes, con una madre narcisista que crea familias tóxicas o simplemente progenitores ausentes. 

2.- También es más frecuente en familias con antecedentes de la misma enfermedad o de esquizofrenia. Esto es, habría un factor genético desencadenante aunque aún no se ha descubierto el proceso. 

3.- La paranoia es uno de los desencadenantes  del consumo de drogas alucinógenas, de diseño o marihuana. También ha patrones en adictos a la cocaína e, incluso, al alcohol en estados graves. 

4.- La paranoia se alimenta de una infancia en la que haya habido abusos de cualquier tipo (sexual, psicológico, físico…) o abandono de los progenitores. 

5.- También es más frecuente en colectivos que han sufrido delitos de odio, acciones racistas o persecuciones por cualquier motivo. 

6.- En la edad adulta puede aparecer por dolor psíquico grave y continuado por un estrés traumático, intenso o continuado. 

7.- Hay autores que ven detrás de la paranoia una personalidad narcisista en extremo que no ha sido capaz de dar respuesta adecuada a algún hecho traumático en su vida. 

8.- En el trastorno delirante siempre hay una ínfima autoestima con una proyección compensatoria muy fuerte. 

9.- La persona con paranoia no ha podido, no ha querido o no ha sabido trabajar la resilencia y no tiene las más mínimas herramientas para introducirse en el autoconocimiento necesario para iniciar el camino del desarrollo personal. 

10.- Por las razones que sean, son personas que se han acostumbrado a vivir (y a crear) conflictos de todo tipo. En esta categoría entran también los agresivos o violentos.  

 

 

 

Tipos de paranoia o del trastorno delirante

Aunque la paranoia admite cualquier situación a la que llegue la fantasía humana, en la práctica clínica se distinguen 4 tipos fundamentales 

1.- Paranoia persecutoria o de persecución 

En ella el individuo se cree víctima de una conspiración general que no le permite salir del emplazamiento anímico en el que se encuentra. De este tipo se han realizado hasta memorables películas en las que los protagonistas creen ser víctimas de un complot del gobierno. No hace falta llegar a estas teorías para tener una paranoia persecutoria, ya que aquí también se engloban esos delirios en los que el individuo cree que la familia, compañeros de trabajo o, incluso, pareja lo siguen para hacerle algo malo. 

2.- Paranoia de grandiosidad 

La persona se cree alguien superior o con unos dones especiales y, por tanto, merecedor de un trato especial. A veces se confunde con el complejo de superioridad o con el narcisismo extremo. Para considerarse paranoia, la persona tiene que presentar un comportamiento disfuncional al máximo. 

3.- Paranoia por erotomanía 

Cuando el individuo se cree el centro del amor, el deseo o la pasión de todos los que están a su alrededor, de un personaje famoso o de alguien totalmente ajeno a su círculo de amistades o relacionales.  

4.- Paranoia por celos o celotipia

En este caso son los celos y afirmaciones infundadas de infidelidad mezclado con un miedo atroz el centro del trastorno delirante. Estos extremos deben ser vigilados por personal médico (y de otro tipo si fuera necesario) cuando se producen en individuos con tendencias violentas. 

 

 

 

Tratamiento de los síntomas de la paranoia o del trastorno delirante

Aunque, como expuse al principio, la persona que sufre de paranoia no es el perfil del que suele pedir ayuda. Sucede lo mismo con el manipulador o el psicópata (aunque sean por motivos distintos). A consulta llegan individuos aquejados de depresión, con duelos complicados o no resueltos, víctimas de acoso e, incluso, esquizofrenia. Sin embargo, en la paranoia hay un concepto de verdad, de estar seguros de las cosas, de afirmar que el delirio es totalmente cierto que se hace muy difícil pedir ayuda de manera personal. Suelen ser los familiares más cercanos los que, de alguna manera u otra, cada uno con las herramientas a su disposición, piden el apoyo profesional e, incluso, el internamiento en unidades psiquiátricas. 

El tratamiento de la paranoia siempre será personalizado pero, en todo caso, intervendrán especialistas en psiquiatría, psicólogos e, incluso agentes sociales que posibiliten la re-integración social. La ayuda psicológica tiene que ser continuada en el tiempo y efectiva a todos los niveles para evitar las recaídas. Los profesionales, en este campo, tienen que estar especializados y/o entrenados. En un primer momento, siempre será necesario ayuda farmacológica. Es importante entrenamientos que posibiliten llevar una vida serena y con la dignidad que, a veces, la paranoia impide. Para que la terapia sea efectiva, en la medida de lo posible, hay que facilitar el ingreso en la vida laboral y un mínimo círculo social. 

 

  

Otros artículos sobre vida sana en este portal

 

Por Candela Vizcaíno | Doctora en Comunicación por la Universidad de Sevilla 

 

 
[fulltext] => [video] => [gallery] => [extra_fields] => [] [extra_fields_search] => [created] => 2019-10-10 16:20:59 [created_by] => 953 [created_by_alias] => [checked_out] => 0 [checked_out_time] => 0000-00-00 00:00:00 [modified] => 2019-11-22 08:49:42 [modified_by] => 953 [publish_up] => 2019-10-10 16:20:59 [publish_down] => 0000-00-00 00:00:00 [trash] => 0 [access] => 1 [ordering] => 16 [featured] => 1 [featured_ordering] => 167 [image_caption] => [image_credits] => [video_caption] => [video_credits] => [hits] => 902 [params] => Joomla\Registry\Registry Object ( [data:protected] => stdClass Object ( [enable_css] => 0 [jQueryHandling] => 1.8remote [backendJQueryHandling] => remote [userName] => 1 [userImage] => 1 [userDescription] => 1 [userURL] => 1 [userEmail] => 0 [userFeedLink] => 1 [userFeedIcon] => 1 [userItemCount] => 10 [userItemTitle] => 1 [userItemTitleLinked] => 1 [userItemDateCreated] => 1 [userItemImage] => 1 [userItemIntroText] => 1 [userItemCategory] => 1 [userItemTags] => 1 [userItemCommentsAnchor] => 1 [userItemReadMore] => 1 [userItemK2Plugins] => 1 [tagItemCount] => 10 [tagItemTitle] => 1 [tagItemTitleLinked] => 1 [tagItemDateCreated] => 1 [tagItemImage] => 1 [tagItemIntroText] => 1 [tagItemCategory] => 1 [tagItemReadMore] => 1 [tagItemExtraFields] => 0 [tagOrdering] => [tagFeedLink] => 1 [tagFeedIcon] => 1 [genericItemCount] => 10 [genericItemTitle] => 1 [genericItemTitleLinked] => 1 [genericItemDateCreated] => 1 [genericItemImage] => 1 [genericItemIntroText] => 1 [genericItemCategory] => 1 [genericItemReadMore] => 1 [genericItemExtraFields] => 0 [genericFeedLink] => 1 [genericFeedIcon] => 1 [feedLimit] => 10 [feedItemImage] => 1 [feedImgSize] => S [feedItemIntroText] => 1 [feedTextWordLimit] => [feedItemFullText] => 1 [feedItemTags] => 0 [feedItemVideo] => 0 [feedItemGallery] => 0 [feedItemAttachments] => 0 [feedBogusEmail] => [introTextCleanup] => 0 [introTextCleanupExcludeTags] => [introTextCleanupTagAttr] => [fullTextCleanup] => 0 [fullTextCleanupExcludeTags] => [fullTextCleanupTagAttr] => [xssFiltering] => 0 [linkPopupWidth] => 900 [linkPopupHeight] => 600 [imagesQuality] => 95 [itemImageXS] => 100 [itemImageS] => 200 [itemImageM] => 600 [itemImageL] => 800 [itemImageXL] => 1200 [itemImageGeneric] => 300 [catImageWidth] => 1200 [catImageDefault] => 1 [userImageWidth] => 100 [userImageDefault] => 1 [commenterImgWidth] => 48 [onlineImageEditor] => splashup [imageTimestamp] => 0 [imageMemoryLimit] => [socialButtonCode] => [twitterUsername] => [facebookImage] => Medium [comments] => 1 [commentsOrdering] => DESC [commentsLimit] => 10 [commentsFormPosition] => below [commentsPublishing] => 1 [commentsReporting] => 2 [commentsReportRecipient] => [inlineCommentsModeration] => 0 [gravatar] => 1 [antispam] => 0 [recaptchaForRegistered] => 1 [akismetForRegistered] => 1 [commentsFormNotes] => 1 [commentsFormNotesText] => [frontendEditing] => 1 [showImageTab] => 1 [showImageGalleryTab] => 1 [showVideoTab] => 1 [showExtraFieldsTab] => 1 [showAttachmentsTab] => 1 [showK2Plugins] => 1 [sideBarDisplayFrontend] => 0 [mergeEditors] => 1 [sideBarDisplay] => 1 [attachmentsFolder] => [hideImportButton] => 1 [googleSearch] => 0 [googleSearchContainer] => k2GoogleSearchContainer [K2UserProfile] => 0 [redirect] => 113 [adminSearch] => simple [cookieDomain] => [taggingSystem] => 1 [lockTags] => 0 [showTagFilter] => 0 [k2TagNorm] => 0 [k2TagNormCase] => lower [k2TagNormAdditionalReplacements] => [recaptcha_public_key] => [recaptcha_private_key] => [recaptcha_theme] => clean [recaptchaOnRegistration] => 0 [akismetApiKey] => [stopForumSpam] => 0 [stopForumSpamApiKey] => [showItemsCounterAdmin] => 1 [showChildCatItems] => 1 [disableCompactOrdering] => 0 [metaDescLimit] => 150 [enforceSEFReplacements] => 0 [SEFReplacements] => À|A, Á|A, Â|A, Ã|A, Ä|A, Å|A, à|a, á|a, â|a, ã|a, ä|a, å|a, Ā|A, ā|a, Ă|A, ă|a, Ą|A, ą|a, Ç|C, ç|c, Ć|C, ć|c, Ĉ|C, ĉ|c, Ċ|C, ċ|c, Č|C, č|c, Ð|D, ð|d, Ď|D, ď|d, Đ|D, đ|d, È|E, É|E, Ê|E, Ë|E, è|e, é|e, ê|e, ë|e, Ē|E, ē|e, Ĕ|E, ĕ|e, Ė|E, ė|e, Ę|E, ę|e, Ě|E, ě|e, Ĝ|G, ĝ|g, Ğ|G, ğ|g, Ġ|G, ġ|g, Ģ|G, ģ|g, Ĥ|H, ĥ|h, Ħ|H, ħ|h, Ì|I, Í|I, Î|I, Ï|I, ì|i, í|i, î|i, ï|i, Ĩ|I, ĩ|i, Ī|I, ī|i, Ĭ|I, ĭ|i, Į|I, į|i, İ|I, ı|i, Ĵ|J, ĵ|j, Ķ|K, ķ|k, ĸ|k, Ĺ|L, ĺ|l, Ļ|L, ļ|l, Ľ|L, ľ|l, Ŀ|L, ŀ|l, Ł|L, ł|l, Ñ|N, ñ|n, Ń|N, ń|n, Ņ|N, ņ|n, Ň|N, ň|n, ʼn|n, Ŋ|N, ŋ|n, Ò|O, Ó|O, Ô|O, Õ|O, Ö|O, Ø|O, ò|o, ó|o, ô|o, õ|o, ö|o, ø|o, Ō|O, ō|o, Ŏ|O, ŏ|o, Ő|O, ő|o, Ŕ|R, ŕ|r, Ŗ|R, ŗ|r, Ř|R, ř|r, Ś|S, ś|s, Ŝ|S, ŝ|s, Ş|S, ş|s, Š|S, š|s, ſ|s, Ţ|T, ţ|t, Ť|T, ť|t, Ŧ|T, ŧ|t, Ù|U, Ú|U, Û|U, Ü|U, ù|u, ú|u, û|u, ü|u, Ũ|U, ũ|u, Ū|U, ū|u, Ŭ|U, ŭ|u, Ů|U, ů|u, Ű|U, ű|u, Ų|U, ų|u, Ŵ|W, ŵ|w, Ý|Y, ý|y, ÿ|y, Ŷ|Y, ŷ|y, Ÿ|Y, Ź|Z, ź|z, Ż|Z, ż|z, Ž|Z, ž|z, α|a, β|b, γ|g, δ|d, ε|e, ζ|z, η|h, θ|th, ι|i, κ|k, λ|l, μ|m, ν|n, ξ|x, ο|o, π|p, ρ|r, σ|s, τ|t, υ|y, φ|f, χ|ch, ψ|ps, ω|w, Α|A, Β|B, Γ|G, Δ|D, Ε|E, Ζ|Z, Η|H, Θ|Th, Ι|I, Κ|K, Λ|L, Μ|M, Ξ|X, Ο|O, Π|P, Ρ|R, Σ|S, Τ|T, Υ|Y, Φ|F, Χ|Ch, Ψ|Ps, Ω|W, ά|a, έ|e, ή|h, ί|i, ό|o, ύ|y, ώ|w, Ά|A, Έ|E, Ή|H, Ί|I, Ό|O, Ύ|Y, Ώ|W, ϊ|i, ΐ|i, ϋ|y, ς|s, А|A, Ӑ|A, Ӓ|A, Ә|E, Ӛ|E, Ӕ|E, Б|B, В|V, Г|G, Ґ|G, Ѓ|G, Ғ|G, Ӷ|G, y|Y, Д|D, Е|E, Ѐ|E, Ё|YO, Ӗ|E, Ҽ|E, Ҿ|E, Є|YE, Ж|ZH, Ӂ|DZH, Җ|ZH, Ӝ|DZH, З|Z, Ҙ|Z, Ӟ|DZ, Ӡ|DZ, Ѕ|DZ, И|I, Ѝ|I, Ӥ|I, Ӣ|I, І|I, Ї|JI, Ӏ|I, Й|Y, Ҋ|Y, Ј|J, К|K, Қ|Q, Ҟ|Q, Ҡ|K, Ӄ|Q, Ҝ|K, Л|L, Ӆ|L, Љ|L, М|M, Ӎ|M, Н|N, Ӊ|N, Ң|N, Ӈ|N, Ҥ|N, Њ|N, О|O, Ӧ|O, Ө|O, Ӫ|O, Ҩ|O, П|P, Ҧ|PF, Р|P, Ҏ|P, С|S, Ҫ|S, Т|T, Ҭ|TH, Ћ|T, Ќ|K, У|U, Ў|U, Ӳ|U, Ӱ|U, Ӯ|U, Ү|U, Ұ|U, Ф|F, Х|H, Ҳ|H, Һ|H, Ц|TS, Ҵ|TS, Ч|CH, Ӵ|CH, Ҷ|CH, Ӌ|CH, Ҹ|CH, Џ|DZ, Ш|SH, Щ|SHT, Ъ|A, Ы|Y, Ӹ|Y, Ь|Y, Ҍ|Y, Э|E, Ӭ|E, Ю|YU, Я|YA, а|a, ӑ|a, ӓ|a, ә|e, ӛ|e, ӕ|e, б|b, в|v, г|g, ґ|g, ѓ|g, ғ|g, ӷ|g, y|y, д|d, е|e, ѐ|e, ё|yo, ӗ|e, ҽ|e, ҿ|e, є|ye, ж|zh, ӂ|dzh, җ|zh, ӝ|dzh, з|z, ҙ|z, ӟ|dz, ӡ|dz, ѕ|dz, и|i, ѝ|i, ӥ|i, ӣ|i, і|i, ї|ji, Ӏ|i, й|y, ҋ|y, ј|j, к|k, қ|q, ҟ|q, ҡ|k, ӄ|q, ҝ|k, л|l, ӆ|l, љ|l, м|m, ӎ|m, н|n, ӊ|n, ң|n, ӈ|n, ҥ|n, њ|n, о|o, ӧ|o, ө|o, ӫ|o, ҩ|o, п|p, ҧ|pf, р|p, ҏ|p, с|s, ҫ|s, т|t, ҭ|th, ћ|t, ќ|k, у|u, ў|u, ӳ|u, ӱ|u, ӯ|u, ү|u, ұ|u, ф|f, х|h, ҳ|h, һ|h, ц|ts, ҵ|ts, ч|ch, ӵ|ch, ҷ|ch, ӌ|ch, ҹ|ch, џ|dz, ш|sh, щ|sht, ъ|a, ы|y, ӹ|y, ь|y, ҍ|y, э|e, ӭ|e, ю|yu, я|ya [k2Sef] => 0 [k2SefLabelCat] => contenido [k2SefLabelTag] => etiqueta [k2SefLabelUser] => autor [k2SefLabelSearch] => buscar [k2SefLabelDate] => fecha [k2SefLabelItem] => 0 [k2SefLabelItemCustomPrefix] => [k2SefInsertItemId] => 1 [k2SefItemIdTitleAliasSep] => dash [k2SefUseItemTitleAlias] => 1 [k2SefInsertCatId] => 1 [k2SefCatIdTitleAliasSep] => dash [k2SefUseCatTitleAlias] => 1 [sh404SefLabelCat] => [sh404SefLabelUser] => autor [sh404SefLabelItem] => 2 [sh404SefTitleAlias] => alias [sh404SefModK2ContentFeedAlias] => rss [sh404SefInsertItemId] => 0 [sh404SefInsertUniqueItemId] => 0 [cbIntegration] => 0 [show_page_heading] => [categories] => Array ( [0] => 37 ) [menu_text] => 1 [secure] => 0 [page_title] => Vida sana [page_description] => [page_rights] => [robots] => [vfolder] => [afolder] => [vwidth] => [vheight] => [autoplay] => [galleries_rootfolder] => [enabledownload] => [inheritFrom] => 0 [num_leading_items] => 0 [num_leading_columns] => 1 [leadingImgSize] => Large [num_primary_items] => 10 [num_primary_columns] => 1 [primaryImgSize] => Medium [num_secondary_items] => 0 [num_secondary_columns] => 1 [secondaryImgSize] => Small [num_links] => 0 [num_links_columns] => 1 [linksImgSize] => XSmall [catCatalogMode] => 0 [catFeaturedItems] => 1 [catOrdering] => rdate [catPagination] => 2 [catPaginationResults] => 0 [catTitle] => 1 [catTitleItemCounter] => 0 [catDescription] => 1 [catImage] => 1 [catFeedLink] => 1 [catFeedIcon] => 1 [subCategories] => 0 [subCatColumns] => 2 [subCatOrdering] => alpha [subCatTitle] => 1 [subCatTitleItemCounter] => 0 [subCatDescription] => 1 [subCatImage] => 1 [catItemTitle] => 1 [catItemTitleLinked] => 1 [catItemFeaturedNotice] => 0 [catItemAuthor] => 1 [catItemDateCreated] => 1 [catItemRating] => 0 [catItemImage] => 1 [catItemIntroText] => 1 [catItemExtraFields] => 0 [catItemHits] => 0 [catItemCategory] => 1 [catItemTags] => 1 [catItemAttachments] => 0 [catItemAttachmentsCounter] => 0 [catItemVideo] => 0 [catItemVideoAutoPlay] => 0 [catItemImageGallery] => 0 [catItemDateModified] => 0 [catItemReadMore] => 1 [catItemCommentsAnchor] => 1 [catItemK2Plugins] => 1 [itemDateCreated] => 1 [itemTitle] => 1 [itemFeaturedNotice] => 0 [itemAuthor] => 1 [itemFontResizer] => 1 [itemPrintButton] => 1 [itemEmailButton] => 1 [itemSocialButton] => 1 [itemVideoAnchor] => 1 [itemImageGalleryAnchor] => 1 [itemCommentsAnchor] => 1 [itemRating] => 1 [itemImage] => 1 [itemImgSize] => Large [itemImageMainCaption] => 1 [itemImageMainCredits] => 1 [itemIntroText] => 1 [itemFullText] => 1 [itemExtraFields] => 1 [itemDateModified] => 0 [itemHits] => 0 [itemCategory] => 1 [itemTags] => 1 [itemAttachments] => 1 [itemAttachmentsCounter] => 1 [itemVideo] => 1 [itemVideoAutoPlay] => 0 [itemVideoCaption] => 1 [itemVideoCredits] => 1 [itemImageGallery] => 1 [itemNavigation] => 1 [itemComments] => 1 [itemTwitterButton] => 0 [itemFacebookButton] => 0 [itemGooglePlusOneButton] => 0 [itemAuthorBlock] => 0 [itemAuthorImage] => 0 [itemAuthorDescription] => 0 [itemAuthorURL] => 0 [itemAuthorEmail] => 0 [itemAuthorLatest] => 0 [itemAuthorLatestLimit] => 5 [itemRelated] => 1 [itemRelatedLimit] => 3 [itemRelatedTitle] => 1 [itemRelatedCategory] => 0 [itemRelatedImageSize] => Small [itemRelatedIntrotext] => 0 [itemRelatedFulltext] => 0 [itemRelatedAuthor] => 0 [itemRelatedMedia] => 1 [itemRelatedImageGallery] => 0 [itemK2Plugins] => 1 [catMetaDesc] => Información y consejos de viajes por España, Europa, Africa, Asia y América. [catMetaKey] => viajes, turismo, vacaciones, viajes por España, viajes Europa, viajes Asia, Viajes Africa, información viajes, qué ver y hacer en... viajes en familia, rutas naturaleza [catMetaAuthor] => Candela Vizcaíno ) [separator] => . ) [metadesc] => Acercamiento a lo que es la paranoia [metadata] => robots= author=Candela Vizcaíno [metakey] => paranoia, paranoia sintomas, paranoia tipos, paranoia ejemplos, paranoia tratamiento [plugins] => [language] => * [acy_created] => 2019-10-10 18:38:49 [categoryname] => Vida Sana [categoryid] => 37 [categoryalias] => vida-sana [categoryparams] => {"inheritFrom":"1","theme":"","num_leading_items":"2","num_leading_columns":"1","leadingImgSize":"Large","num_primary_items":"4","num_primary_columns":"2","primaryImgSize":"Medium","num_secondary_items":"4","num_secondary_columns":"1","secondaryImgSize":"Small","num_links":"4","num_links_columns":"1","linksImgSize":"XSmall","catCatalogMode":"0","catFeaturedItems":"1","catOrdering":"","catPagination":"2","catPaginationResults":"1","catTitle":"1","catTitleItemCounter":"1","catDescription":"1","catImage":"1","catFeedLink":"1","catFeedIcon":"1","subCategories":"1","subCatColumns":"2","subCatOrdering":"","subCatTitle":"1","subCatTitleItemCounter":"1","subCatDescription":"1","subCatImage":"1","itemImageXS":"","itemImageS":"","itemImageM":"","itemImageL":"","itemImageXL":"","catItemTitle":"1","catItemTitleLinked":"1","catItemFeaturedNotice":"0","catItemAuthor":"1","catItemDateCreated":"1","catItemRating":"0","catItemImage":"1","catItemIntroText":"1","catItemIntroTextWordLimit":"","catItemExtraFields":"0","catItemHits":"0","catItemCategory":"1","catItemTags":"1","catItemAttachments":"0","catItemAttachmentsCounter":"0","catItemVideo":"0","catItemVideoWidth":"","catItemVideoHeight":"","catItemAudioWidth":"","catItemAudioHeight":"","catItemVideoAutoPlay":"0","catItemImageGallery":"0","catItemDateModified":"0","catItemReadMore":"1","catItemCommentsAnchor":"1","catItemK2Plugins":"1","itemDateCreated":"1","itemTitle":"1","itemFeaturedNotice":"1","itemAuthor":"1","itemFontResizer":"1","itemPrintButton":"1","itemEmailButton":"1","itemSocialButton":"1","itemVideoAnchor":"1","itemImageGalleryAnchor":"1","itemCommentsAnchor":"1","itemRating":"1","itemImage":"1","itemImgSize":"Large","itemImageMainCaption":"1","itemImageMainCredits":"1","itemIntroText":"1","itemFullText":"1","itemExtraFields":"1","itemDateModified":"1","itemHits":"1","itemCategory":"1","itemTags":"1","itemAttachments":"1","itemAttachmentsCounter":"1","itemVideo":"1","itemVideoWidth":"","itemVideoHeight":"","itemAudioWidth":"","itemAudioHeight":"","itemVideoAutoPlay":"0","itemVideoCaption":"1","itemVideoCredits":"1","itemImageGallery":"1","itemNavigation":"1","itemComments":"1","itemTwitterButton":"1","itemFacebookButton":"1","itemGooglePlusOneButton":"1","itemAuthorBlock":"1","itemAuthorImage":"1","itemAuthorDescription":"1","itemAuthorURL":"1","itemAuthorEmail":"0","itemAuthorLatest":"1","itemAuthorLatestLimit":"5","itemRelated":"1","itemRelatedLimit":"5","itemRelatedTitle":"1","itemRelatedCategory":"0","itemRelatedImageSize":"0","itemRelatedIntrotext":"0","itemRelatedFulltext":"0","itemRelatedAuthor":"0","itemRelatedMedia":"0","itemRelatedImageGallery":"0","itemK2Plugins":"1","catMetaDesc":"Noticias sobre salud, hábitos saludables, nutrición, psicología y vida familiar sana. ","catMetaKey":"salud, plantas medicinales, vida sana, alimentación, alimentación sana, nutrición, hábitos saludables, significado de los sueños, interpretación de los sueños, psicología, coaching","catMetaRobots":"","catMetaAuthor":"Candela Vizcaino"} [itemGroup] => leading [category] => TableK2Category Object ( [id] => 37 [name] => Vida Sana [alias] => vida-sana [description] => [parent] => 0 [extraFieldsGroup] => 0 [published] => 1 [image] => [access] => 1 [ordering] => 7 [params] => {"inheritFrom":"1","theme":"","num_leading_items":"2","num_leading_columns":"1","leadingImgSize":"Large","num_primary_items":"4","num_primary_columns":"2","primaryImgSize":"Medium","num_secondary_items":"4","num_secondary_columns":"1","secondaryImgSize":"Small","num_links":"4","num_links_columns":"1","linksImgSize":"XSmall","catCatalogMode":"0","catFeaturedItems":"1","catOrdering":"","catPagination":"2","catPaginationResults":"1","catTitle":"1","catTitleItemCounter":"1","catDescription":"1","catImage":"1","catFeedLink":"1","catFeedIcon":"1","subCategories":"1","subCatColumns":"2","subCatOrdering":"","subCatTitle":"1","subCatTitleItemCounter":"1","subCatDescription":"1","subCatImage":"1","itemImageXS":"","itemImageS":"","itemImageM":"","itemImageL":"","itemImageXL":"","catItemTitle":"1","catItemTitleLinked":"1","catItemFeaturedNotice":"0","catItemAuthor":"1","catItemDateCreated":"1","catItemRating":"0","catItemImage":"1","catItemIntroText":"1","catItemIntroTextWordLimit":"","catItemExtraFields":"0","catItemHits":"0","catItemCategory":"1","catItemTags":"1","catItemAttachments":"0","catItemAttachmentsCounter":"0","catItemVideo":"0","catItemVideoWidth":"","catItemVideoHeight":"","catItemAudioWidth":"","catItemAudioHeight":"","catItemVideoAutoPlay":"0","catItemImageGallery":"0","catItemDateModified":"0","catItemReadMore":"1","catItemCommentsAnchor":"1","catItemK2Plugins":"1","itemDateCreated":"1","itemTitle":"1","itemFeaturedNotice":"1","itemAuthor":"1","itemFontResizer":"1","itemPrintButton":"1","itemEmailButton":"1","itemSocialButton":"1","itemVideoAnchor":"1","itemImageGalleryAnchor":"1","itemCommentsAnchor":"1","itemRating":"1","itemImage":"1","itemImgSize":"Large","itemImageMainCaption":"1","itemImageMainCredits":"1","itemIntroText":"1","itemFullText":"1","itemExtraFields":"1","itemDateModified":"1","itemHits":"1","itemCategory":"1","itemTags":"1","itemAttachments":"1","itemAttachmentsCounter":"1","itemVideo":"1","itemVideoWidth":"","itemVideoHeight":"","itemAudioWidth":"","itemAudioHeight":"","itemVideoAutoPlay":"0","itemVideoCaption":"1","itemVideoCredits":"1","itemImageGallery":"1","itemNavigation":"1","itemComments":"1","itemTwitterButton":"1","itemFacebookButton":"1","itemGooglePlusOneButton":"1","itemAuthorBlock":"1","itemAuthorImage":"1","itemAuthorDescription":"1","itemAuthorURL":"1","itemAuthorEmail":"0","itemAuthorLatest":"1","itemAuthorLatestLimit":"5","itemRelated":"1","itemRelatedLimit":"5","itemRelatedTitle":"1","itemRelatedCategory":"0","itemRelatedImageSize":"0","itemRelatedIntrotext":"0","itemRelatedFulltext":"0","itemRelatedAuthor":"0","itemRelatedMedia":"0","itemRelatedImageGallery":"0","itemK2Plugins":"1","catMetaDesc":"Noticias sobre salud, hábitos saludables, nutrición, psicología y vida familiar sana. ","catMetaKey":"salud, plantas medicinales, vida sana, alimentación, alimentación sana, nutrición, hábitos saludables, significado de los sueños, interpretación de los sueños, psicología, coaching","catMetaRobots":"","catMetaAuthor":"Candela Vizcaino"} [trash] => 0 [plugins] => [language] => * [_tbl:protected] => #__k2_categories [_tbl_key:protected] => id [_tbl_keys:protected] => Array ( [0] => id ) [_db:protected] => JDatabaseDriverMysqli Object ( [name] => mysqli [serverType] => mysql [connection:protected] => mysqli Object ( [affected_rows] => -1 [client_info] => mysqlnd 5.0.12-dev - 20150407 - $Id: 38fea24f2847fa7519001be390c98ae0acafe387 $ [client_version] => 50012 [connect_errno] => 0 [connect_error] => [errno] => 0 [error] => [error_list] => Array ( ) [field_count] => 3 [host_info] => Localhost via UNIX socket [info] => [insert_id] => 0 [server_info] => 5.6.40-84.0-log [server_version] => 50640 [stat] => Uptime: 251350 Threads: 14 Questions: 535738999 Slow queries: 13001 Opens: 4231621 Flush tables: 1 Open tables: 2048 Queries per second avg: 2131.446 [sqlstate] => 00000 [protocol_version] => 10 [thread_id] => 3366850 [warning_count] => 0 ) [nameQuote:protected] => ` [nullDate:protected] => 0000-00-00 00:00:00 [_database:JDatabaseDriver:private] => candelav_joom624 [count:protected] => 132 [cursor:protected] => [debug:protected] => [limit:protected] => 0 [log:protected] => Array ( ) [timings:protected] => Array ( ) [callStacks:protected] => Array ( ) [offset:protected] => 0 [options:protected] => Array ( [driver] => mysqli [host] => localhost [user] => candelav_joom624 [password] => yZU?(Dzm)[,W [database] => candelav_joom624 [prefix] => candv_ [select] => 1 [port] => 3306 [socket] => ) [sql:protected] => SELECT * FROM #__k2_tags WHERE name = 'Psicologia' [tablePrefix:protected] => candv_ [utf:protected] => 1 [utf8mb4:protected] => 1 [errorNum:protected] => 0 [errorMsg:protected] => [transactionDepth:protected] => 0 [disconnectHandlers:protected] => Array ( ) ) [_trackAssets:protected] => [_rules:protected] => [_locked:protected] => [_autoincrement:protected] => 1 [_observers:protected] => JObserverUpdater Object ( [observers:protected] => Array ( ) [doCallObservers:protected] => 1 ) [_columnAlias:protected] => Array ( ) [_jsonEncode:protected] => Array ( ) [_errors:protected] => Array ( ) [link] => /vida-sana.html ) [link] => /vida-sana/paranoia.html [printLink] => /vida-sana/paranoia.html?print=1&tmpl=component [imageXSmall] => /media/k2/items/cache/e4c07973dbc8eb2f7380bdedc4201087_XS.jpg [imageSmall] => /media/k2/items/cache/e4c07973dbc8eb2f7380bdedc4201087_S.jpg [imageMedium] => /media/k2/items/cache/e4c07973dbc8eb2f7380bdedc4201087_M.jpg [imageLarge] => /media/k2/items/cache/e4c07973dbc8eb2f7380bdedc4201087_L.jpg [imageXLarge] => /media/k2/items/cache/e4c07973dbc8eb2f7380bdedc4201087_XL.jpg [imageGeneric] => /media/k2/items/cache/e4c07973dbc8eb2f7380bdedc4201087_Generic.jpg [cleanTitle] => Paranoia | síntomas, tipos, ejemplos y tratamiento [numOfComments] => 0 [text] =>

 

Clasificado como trastorno de la personalidad paranoide (TPP), la persona que sufre de paranoia se mueve por un miedo injustificado a que otro u otros le hagan daño de diferentes maneras. Convencido de que los demás conspiran o traman males contra él o ella, son individuos suspicaces en extremo, de comportamiento antisocial y con incapacidad para desarrollar vínculos de ningún tipo. Todo ello acaban aislándole de tal manera que esto le causa un gran sufrimiento. La paranoia, en la actualidad, se clasifica como un trastorno delirante y este debe ser sostenido en el tiempo. Esto es, no se considera paranoia un delirio puntual por las razones que sean (shock traumático, consumo de drogas, dolor psíquico agudo…) Esta tiene que formar parte de la personalidad y la manera de estar del mundo de la personalidad paranoide o con trastorno delirante. 

 

 

Definiendo la paranoia

Se considera que hasta el 5% de la población general (el 10% de los pacientes clínicos) sufren de paranoia. El individuo está convencido de que los demás están constantemente tramando males contra él, que el universo entero conspira para que no salga adelante, que está constantemente siendo objeto de burla o engaño o que los seres cercanos planean su muerte o algún daño. 

Este convencimiento no puede ser desmontado con razonamientos lógicos e inclusos demostrables por parte de los que están alrededor. Ni que decir tiene que la paranoia necesita de intervención multiprofesional larga en el tiempo para poder controlarla. La persona que sufre de paranoia gestiona toda su vida y su mundo acorde a este convencimiento. Esto va minando cualquier tipo de relación personal, desde las sociales básicas (amigos, vecinos), de pareja (con celos especialmente), laborales (viendo enemigos donde “solo” hay los competidores normales) y familiares. Para huir de tal dolor, la persona que sufre de paranoia va aislándose constantemente perdiendo aún más el contacto con la realidad. 

 
 

Ejemplos en los que actúa la paranoia

Ni que decir tiene que estamos ante una dolencia de gravedad que, a veces, incluso, se confunde con la esquizofrenia. A diferencia, en la paranoia no se producen alucinaciones ni visuales ni acústicas. El convencimiento en el trastorno delirante viene de una actitud puramente mental. “Yo lo sé”. “A mí no me engaña”. “Lo he descubierto”… son palabras comunes en este trastorno. Es difícil que una persona con paranoia acuda a terapia. Siempre lo hace instado  (obligado más bien) por personas muy cercanas. El paranoico nunca aceptará que tiene un problema. El o ella nunca está equivocado. Son los demás los que conspiran y planean. Nada malo sucede en su cabeza y lo único que hace es defenderse de una verdad que ha descubierto. Lo vemos con algunos ejemplos.  

1.- En el trabajo, si dos compañeros charlan en un aparte sobre cualquier cosa (de temas laborales o de la última serie de televisión), en la visión de la paranoia están conspirando para dejarlo mal ante sus superiores. El ridículo que planean es de tal envergadura que será imposible escapar a tal bochorno. Ante eso, el paranoico intentará descubrir las intenciones ocultas de los compañeros dejando atrás sus obligaciones laborales. Si hay un despido por la delación de sus funciones, este siempre (bajo la visión de la paranoia) es debido a una conspiración de su entorno. 

2.- La paranoia despliega todo su potencial destructor dentro del hogar y la pareja. El paranoico puede afirmar con convencimiento que su pareja deja la puerta del balcón abierta para que entre un amante cuando está en el baño. Las ideas delirantes suelen ser tan extravagantes a veces que el que está enfrente no sabe cómo posicionarse ante ello para desmontar el relato falso que el paranoico se ha montado en su cabeza. 

3.- Las ideas de persecución o de conspiraciones por parte del otro puede llevarle a afirmar con rotundidad que la pareja intenta asfixiarlo con la almohada solo cuando ha movido el edredón o que esta ha dejado una nota a un asesino en serie en un simple papel que ha tirado a la papelera. 

4.- Los vecinos están preparando en la cocina una bomba para hacer estallar el patio cuando llegue el cartero a entregar las cartas del banco. Nadie podrá convencer al paranoico que el ruido es el de los muebles a hacer limpieza general. 

El universo de delirio de la paranoia es tan amplio que escapa al análisis y a la comprensión de las personas que tienen que lidiar (por su cercanía) con los que sufren este mal. Por eso, el paciente aquejado de trastorno delirante, una vez ha verbalizado esa idea de paranoia ante los demás, estos acaban por alejarse (aunque en un principio quieran ayudar) completando un círculo en el que la paranoia se va alimentando a sí misma. “Me quieren hacer mal y cuando lo he descubierto se alejan.” En su mundo no cabe que el alejamiento se produce ante la difícil convivencia con un paranoico. 

 

Síntomas de paranoia  

1.- En el plano personal es imposible una convivencia a nivel de pareja. Las relaciones se destruyen al poco tiempo (el suficiente para que el otro se de cuenta del mal y de la incapacidad de ayudar). Es normal que la misma paranoia alimente estos fracasos con frases como “mi ex-pareja me mentía y me era infiel con alguien que casualmente pasaba por allí”, “cuando salía de casa montaba fiestas en las que se me difamaba”, “tenía uno, dos o tres amantes y la única finalidad era burlarse de mí a mis espaldas”. Las historias en torno a estas relaciones a veces superan lo aceptado normalmente con delirios muy difíciles de encajar desde el punto de la razón.  

2.- Casi nunca hay una prueba de que algo tan terrible haya sucedido realmente, que bien es verdad que la maldad humana no tiene límites y hay personas que verdaderamente sufren atrocidades. Pero en la paranoia el relato de los hechos nunca concuerda con un hilo conductor racional. El o ella sabe lo que pasó, lo descubrió pero no tiene ni una sola prueba. 

3.- Son personas suspicaces, con un miedo atroz a ser heridos que se llevan todo el día en estado de vigilancia permanente. Eso no les permite afrontar un trabajo o una vida familiar con cierta normalidad. 

4.- A veces la paranoia se asocia al consumo de drogas diversas: de diseño, alcohol, cocaína y marihuana. Los síntomas, en estas situaciones, se magnifican de tal manera que se puede necesitar incluso internamiento psiquiátrico. 

5.- La persona que sufre paranoia no suele cuidar su aspecto físico más allá de lo necesario.

6.- La reclusión en un entorno seguro es frecuente, ya sea una habitación o en la casa. Cualquier persona del exterior es entendido como un intruso que va a hacer daño sí o sí. Y esta premisa vale para el cartero, el barrendero o alguien que ha llamado al timbre por equivocación.  

7.- Las personas con paranoia tienen tan baja tolerancia a la frustración que la resilencia es mínima. Son incapaces de adaptarse a entornos que impliquen cualquier novedad. Por eso, prefieren la rutina, lo conocido, lo seguro… 

8.- Acaban desarrollando fobia social y su círculo se reduce a un par de personas cuando no terminan literalmente en soledad. 

9.- La paranoia se alimenta con la edad. Esto es, si no se ha logrado conseguir un trabajo esto es porque hay instancias que eliminan las solicitudes o que hablan mal a posta. Conforme se va fracasando en sucesivos intentos, estos se convierten en la “prueba del nueve” de la verdad del paranoico. Lo mismo sucede con amigos, parejas o vecinos.  

10.- La persona con trastorno delirante es un ser triste incapaz de disfrutar de los placeres sencillos de la vida. En todo ve algo terrible contra él o ella. 

11.- La ansiedad es una constante y por eso es frecuente el consumo desordenado de ansiolíticos o, aún peor, de drogas legales o ilegales.  

12.- Los círculos sociales de la persona con paranoia acaban por reducirse drásticamente.  

13.- La persona con paranoia puede reaccionar con violencia (y es frecuente que lo haga) si siente que está siendo atacado. 

14.- También hay un porcentaje elevado de autolesiones. 

15.- Todo ello no significa que estos individuos tengan mermadas su capacidad de decisión o de raciocinio como sucede en la esquizofrenia. Distinguen perfectamente el bien del mal y están lúcidos para saber qué es la voluntad y la libertad. Por la naturaleza de la dolencia tiene una clara delimitación entre el yo y el otro. 

 

 

 

Causas de la paranoia

Aunque hay estudios recientes que han visto modificaciones cerebrales en personas con paranoia, aún no se saben cómo actúan estas o cómo se han producido. Tampoco se conoce ningún mecanismo de reversión. Eso, al menos, por ahora, aunque las investigaciones son, a veces ambiciosas. Sí se ha descubierto un patrón.  

1.- Es más frecuente la paranoia en individuos criados en entornos negligentes, con una madre narcisista que crea familias tóxicas o simplemente progenitores ausentes. 

2.- También es más frecuente en familias con antecedentes de la misma enfermedad o de esquizofrenia. Esto es, habría un factor genético desencadenante aunque aún no se ha descubierto el proceso. 

3.- La paranoia es uno de los desencadenantes  del consumo de drogas alucinógenas, de diseño o marihuana. También ha patrones en adictos a la cocaína e, incluso, al alcohol en estados graves. 

4.- La paranoia se alimenta de una infancia en la que haya habido abusos de cualquier tipo (sexual, psicológico, físico…) o abandono de los progenitores. 

5.- También es más frecuente en colectivos que han sufrido delitos de odio, acciones racistas o persecuciones por cualquier motivo. 

6.- En la edad adulta puede aparecer por dolor psíquico grave y continuado por un estrés traumático, intenso o continuado. 

7.- Hay autores que ven detrás de la paranoia una personalidad narcisista en extremo que no ha sido capaz de dar respuesta adecuada a algún hecho traumático en su vida. 

8.- En el trastorno delirante siempre hay una ínfima autoestima con una proyección compensatoria muy fuerte. 

9.- La persona con paranoia no ha podido, no ha querido o no ha sabido trabajar la resilencia y no tiene las más mínimas herramientas para introducirse en el autoconocimiento necesario para iniciar el camino del desarrollo personal. 

10.- Por las razones que sean, son personas que se han acostumbrado a vivir (y a crear) conflictos de todo tipo. En esta categoría entran también los agresivos o violentos.  

 

 

 

Tipos de paranoia o del trastorno delirante

Aunque la paranoia admite cualquier situación a la que llegue la fantasía humana, en la práctica clínica se distinguen 4 tipos fundamentales 

1.- Paranoia persecutoria o de persecución 

En ella el individuo se cree víctima de una conspiración general que no le permite salir del emplazamiento anímico en el que se encuentra. De este tipo se han realizado hasta memorables películas en las que los protagonistas creen ser víctimas de un complot del gobierno. No hace falta llegar a estas teorías para tener una paranoia persecutoria, ya que aquí también se engloban esos delirios en los que el individuo cree que la familia, compañeros de trabajo o, incluso, pareja lo siguen para hacerle algo malo. 

2.- Paranoia de grandiosidad 

La persona se cree alguien superior o con unos dones especiales y, por tanto, merecedor de un trato especial. A veces se confunde con el complejo de superioridad o con el narcisismo extremo. Para considerarse paranoia, la persona tiene que presentar un comportamiento disfuncional al máximo. 

3.- Paranoia por erotomanía 

Cuando el individuo se cree el centro del amor, el deseo o la pasión de todos los que están a su alrededor, de un personaje famoso o de alguien totalmente ajeno a su círculo de amistades o relacionales.  

4.- Paranoia por celos o celotipia

En este caso son los celos y afirmaciones infundadas de infidelidad mezclado con un miedo atroz el centro del trastorno delirante. Estos extremos deben ser vigilados por personal médico (y de otro tipo si fuera necesario) cuando se producen en individuos con tendencias violentas. 

 

 

 

Tratamiento de los síntomas de la paranoia o del trastorno delirante

Aunque, como expuse al principio, la persona que sufre de paranoia no es el perfil del que suele pedir ayuda. Sucede lo mismo con el manipulador o el psicópata (aunque sean por motivos distintos). A consulta llegan individuos aquejados de depresión, con duelos complicados o no resueltos, víctimas de acoso e, incluso, esquizofrenia. Sin embargo, en la paranoia hay un concepto de verdad, de estar seguros de las cosas, de afirmar que el delirio es totalmente cierto que se hace muy difícil pedir ayuda de manera personal. Suelen ser los familiares más cercanos los que, de alguna manera u otra, cada uno con las herramientas a su disposición, piden el apoyo profesional e, incluso, el internamiento en unidades psiquiátricas. 

El tratamiento de la paranoia siempre será personalizado pero, en todo caso, intervendrán especialistas en psiquiatría, psicólogos e, incluso agentes sociales que posibiliten la re-integración social. La ayuda psicológica tiene que ser continuada en el tiempo y efectiva a todos los niveles para evitar las recaídas. Los profesionales, en este campo, tienen que estar especializados y/o entrenados. En un primer momento, siempre será necesario ayuda farmacológica. Es importante entrenamientos que posibiliten llevar una vida serena y con la dignidad que, a veces, la paranoia impide. Para que la terapia sea efectiva, en la medida de lo posible, hay que facilitar el ingreso en la vida laboral y un mínimo círculo social. 

 

  

Otros artículos sobre vida sana en este portal

 

Por Candela Vizcaíno | Doctora en Comunicación por la Universidad de Sevilla 

 

 
[event] => stdClass Object ( [BeforeDisplay] => [AfterDisplay] => [AfterDisplayTitle] => [BeforeDisplayContent] => [AfterDisplayContent] => [K2BeforeDisplay] => [K2AfterDisplay] => [K2AfterDisplayTitle] => [K2BeforeDisplayContent] => [K2AfterDisplayContent] => ) )

stdClass Object
(
    [id] => 281
    [title] => ¿Por qué una autoestima baja es la “culpable” de todo lo malo que te pasa?
    [alias] => autoestima-baja
    [catid] => 37
    [published] => 1
    [introtext] => 

 

No son los hados ni la mala suerte ni siquiera un don especial para elegir la opción menos favorable. Con toda probabilidad es tu autoestima baja la que te está gastando estas malas jugadas.  Quizás te estés preguntando por qué todo te pasa a ti. Eliges las peores parejas posibles, las que no te respetan, las que boicotean cualquier apoyo para impedir que seas tu mejor versión. Te has conformado con un trabajo que no te satisface, estás hasta arriba de tareas poco satisfactorias y apenas tiempo para ti. Puede, incluso, que te sea difícil encontrar la motivación para ir al gimnasio, para cuidarte, para tener tiempo... Puede que hayas sufrido bullying de joven, acoso en el trabajo, que te sientas culpable por todo… 

Ya es hora de que pongamos nombre a esto que te pasa y el nombre es autoestima baja, pobre autovaloración y, en definitiva no quererse a uno mismo. Tú me dirás que sí, que sí te quieres pero es que haces las cosas “mal”, que es difícil el cambio, el enfrentamiento (con lo que sea y no es cuestión de salir con pistolas a la calle), que te encuentras con problemas para manejar las palabras que expresen lo que sientes realmente. Una persona con autoestima baja tiene dificultades para manejar la asertividad, esto es, le es difícil verbalizar lo que necesita sin egoísmos y sin herir los demás. Pero vamos por partes que el tema da para largo. 

 

¿Qué es la autovaloración y una autoestima baja o alta? 

Podemos definirlo como ese reflejo que te devuelve el espejo, como la imagen que tienes de ti mismo, como el cariño, la comprensión y la comunicación que mantienes con tu niñ@ interior. La autoestima es aquello que estamos dispuestos a hacer por nosotros mismos lo mismo que lo hacemos con un ser querido, un amigo o un compañero de trabajo. Es la comprensión que tenemos de nuestros problemas, el sabernos escuchar y ponernos en nuestro sitio sin dañar a nadie pero, a la vez, no permitiendo que nos dañen. La autoestima (en su punto óptimo) es la mejor arma que tenemos para salir airosos de todos los avatares de la vida… Bueno… también una buena dosis de motivación (imposible si tenemos una autoestima baja) y constancia para conseguir nuestros objetivos sean cuales sean.  

Por tanto, podríamos definir una autoestima baja como un reflejo pésimo de nosotros mismos que nos devuelve ese espejo imaginario. En estos casos no nos consideramos merecedores de nada y el sentimiento de culpa es constante. En este estado todo lo que hacemos es para agradar a los otros, ya sea pareja, amigos, familia o compañeros de trabajo. Aceptamos cargas que no nos corresponden e, incluso, permitimos que invadan nuestro espacio vital aceptando juicios de valor negativos que no proceden. 

Una autoestima óptima (a la que hay que aspirar) nos permite reconocernos con nuestras virtudes y valores. Nos da herramientas para perdonar nuestros errores y aprender de ellos. Nos entrega fortaleza, valentía y ánimo para seguir a pesar de los problemas. Nos lleva hacia la vibración del amor, allí donde reside la comprensión sin perder nuestra entidad.  

Una autoestima elevada, por el contrario, puede encaminarnos hacia el egocentrismo o, lo que es peor, nos puede convertir en un ser narcisista. Por eso tenemos que estar vigilantes, trabajarnos constantemente e interrogarnos sin parar. Es una de las grandezas del ser humano. 

 

Razones por las que sufres de una autoestima baja 

Y ahora te preguntarás por qué has llegado hasta aquí, cuáles han sido las circunstancias por las que tienes una baja autoestima. Enumero solo algunas porque en estos casos los desencadenantes son siempre complejos. Aquí van los más comunes. 

1.- El origen de una autoestima baja suele estar en la niñez. El pequeño que va creciendo y busca la autovaloración de su entorno, por las razones que sea no la encuentra. Niñas que crecen en un entorno machista en el que se les inculcan desde la cuna una posición de sumisión y servicio acaban desarrollando una autoestima baja. En un buen porcentaje de casos hay progenitores ausentes (por las razones que sea) o, directamente, una madre narcisista más preocupada de sus caprichos que de las necesidades de sus vástagos. El niño o la niña que cae en estos entornos aprende desde muy pronto que es mejor el silencio, no expresar sus necesidades (a veces ni las más elementales) y va configurando un universo en el que se cree un ser sin importancia. Aquello que le preocupa o que le genera malestar es desoído y silenciado. De adultos estas personas se acostumbran a dejarse para después, a estar más pendientes de lo demás que de sí mismos, a buscar la valoración que no han aprendido en los demás. Son personas susceptibles a las críticas y van buscando desesperadamente el amor normalmente en personas que no saben dar. 

2.- Los niños que son “diferentes”  sin entrar en más valoración y juicio y no encuentran el suficiente refuerzo en el hogar tienden a gestionar las relaciones sociales de manera disfuncional. Este es un caldo de cultivo no solo para el bullying sino también para desarrollar una autoestima baja. 

3.- De mayores se puede uno resbalar aquí por la acción del maltrato (del físico por supuesto pero, sobre todo, del psicológico). La autoestima baja crece en entornos de pareja donde uno de los miembros ejerce un control sobre el otro. Una persona que esté pasando un mal momento, un cambio radical en su vida o que se encuentre (por las razones que sea) sola y perdida es una presa y víctima fácil para los psicópatas (hombres o mujeres). Estos individuos de una manera calculada, sin tregua y constantemente se dedican a desarrollar una autoestima baja en el otro. Es la manera más fácil de dominarlo. A veces la situación llega a extremos como el gaslighting

 

Cómo se manifiesta una autoestima baja en tu día a día

En ocasiones,  se necesita acompañamiento profesional para reforzar la autoestima de la persona. Si crees que puedes estar en esta encrucijada, atentos a estas señales:  

1.- Seguramente te encuentres en un estado de postración, de tristeza, de pérdida e, incluso, en una depresión. No sabes en que momento abandonaste tu niño o niña interior, tus sueños y nada a tu alrededor te devuelve alegría.  

2.- Tienes sentimiento de culpa por todo y por cualquier cosa. 

3.- Priorizas a los demás ante que a ti mismo. No encuentras ese momento para empezar, continuar o hacer lo que te gusta o te gustaría. 

4.- Sientes que dejas a los demás que den opiniones sobre tu persona y siempre mal intencionadas. Otra cosa es un amigo que ayuda de verdad. Las personas con autoestima baja suelen ser el blanco de las críticas destructivas, de los comentarios de lo que deberías o no hacer viniendo de individuos que no saben qué hacer con sus propias vidas. 

5.- No te ves con fuerza moral para salir de tus zona de confort, un sitio peligroso donde no estás a gusto pero te apoltronas haciéndote la víctima. 

 

¿Qué puedes hacer para elevar tu autoestima? Comienza a hablar con tu niño o niña interior 

Ni que decir tiene que, en este sentido, cada persona es un mundo, pero sí hay elementos comunes a la hora de empezar a reflejar una mejor imagen de ti mismo. En primer lugar, tienes que empezar a reconocerte y a quererte. Esto que se dice muy fácil (en una frase) es harto complicado de llevar a cabo. Comienza con un ejercicio sencillo. Cuando sientas o sospeche que no te estás tratando bien, pregúntate si eso mismo que te dices, permites a otros o consientes que te hagan lo harías con un ser querido. Si la respuesta es no, ya tienes el camino del cambio abierto ante ti. 

Sin acción no hay reacción. Sin pequeños y grandes gestos que cambien tu mundo no va a ser posible que el espejo te devuelva una mejor imagen. Empieza por escucharte, por hablar con tu niño o niña interior, con aquello que un día fuiste y querías llegar a ser. Es complicado y se necesita práctica. Con constancia se consigue. Háblale a ese niño que tenía grandes sueños para ti. Explícale cómo te equivocaste o acertaste, cuéntale tus logros, pídele perdón por los errores, por las veces que no escuchaste su voz. Cuéntale los planes de mejora. Haz un calendario e intenta por todos los medios cumplirlo. No tengas metas grandiosas fáciles de abandonar nada más empezar. Ve poco a poco. Y reconoce cada logro cada mañana. 

Actúa y no te quedes en la ensoñación. Intenta enfrentarte a aquello que te da miedo. Hazlo poco a poco y ve tomando fuerzas. Antes que te des cuenta el espejo reflejará una persona que valora lo que es, que reconoce sus logros, que perdona sus errores y aprende de ello, que se lanza con valentía por la senda del amor (la única posible para crecer como personas), que sabe poner límites a quienes invaden su espacio sin permiso y, a la vez, regala abrazos, tiempo, compresión y cariño a quienes se lo merecen. 

¿A que te apuntas a esta plan? Ya sabes… hay que recortar cuanto antes esa autoestima baja y ponerla a punto. 

Por Candela Vizcaíno | Doctora en Comunicación por la Universidad de Sevilla 

 
[fulltext] => [video] => [gallery] => [extra_fields] => [] [extra_fields_search] => [created] => 2019-09-11 19:02:40 [created_by] => 953 [created_by_alias] => [checked_out] => 0 [checked_out_time] => 0000-00-00 00:00:00 [modified] => 2019-11-22 09:12:37 [modified_by] => 953 [publish_up] => 2019-09-11 19:02:40 [publish_down] => 0000-00-00 00:00:00 [trash] => 0 [access] => 1 [ordering] => 15 [featured] => 0 [featured_ordering] => 0 [image_caption] => [image_credits] => [video_caption] => [video_credits] => [hits] => 481 [params] => Joomla\Registry\Registry Object ( [data:protected] => stdClass Object ( [enable_css] => 0 [jQueryHandling] => 1.8remote [backendJQueryHandling] => remote [userName] => 1 [userImage] => 1 [userDescription] => 1 [userURL] => 1 [userEmail] => 0 [userFeedLink] => 1 [userFeedIcon] => 1 [userItemCount] => 10 [userItemTitle] => 1 [userItemTitleLinked] => 1 [userItemDateCreated] => 1 [userItemImage] => 1 [userItemIntroText] => 1 [userItemCategory] => 1 [userItemTags] => 1 [userItemCommentsAnchor] => 1 [userItemReadMore] => 1 [userItemK2Plugins] => 1 [tagItemCount] => 10 [tagItemTitle] => 1 [tagItemTitleLinked] => 1 [tagItemDateCreated] => 1 [tagItemImage] => 1 [tagItemIntroText] => 1 [tagItemCategory] => 1 [tagItemReadMore] => 1 [tagItemExtraFields] => 0 [tagOrdering] => [tagFeedLink] => 1 [tagFeedIcon] => 1 [genericItemCount] => 10 [genericItemTitle] => 1 [genericItemTitleLinked] => 1 [genericItemDateCreated] => 1 [genericItemImage] => 1 [genericItemIntroText] => 1 [genericItemCategory] => 1 [genericItemReadMore] => 1 [genericItemExtraFields] => 0 [genericFeedLink] => 1 [genericFeedIcon] => 1 [feedLimit] => 10 [feedItemImage] => 1 [feedImgSize] => S [feedItemIntroText] => 1 [feedTextWordLimit] => [feedItemFullText] => 1 [feedItemTags] => 0 [feedItemVideo] => 0 [feedItemGallery] => 0 [feedItemAttachments] => 0 [feedBogusEmail] => [introTextCleanup] => 0 [introTextCleanupExcludeTags] => [introTextCleanupTagAttr] => [fullTextCleanup] => 0 [fullTextCleanupExcludeTags] => [fullTextCleanupTagAttr] => [xssFiltering] => 0 [linkPopupWidth] => 900 [linkPopupHeight] => 600 [imagesQuality] => 95 [itemImageXS] => 100 [itemImageS] => 200 [itemImageM] => 600 [itemImageL] => 800 [itemImageXL] => 1200 [itemImageGeneric] => 300 [catImageWidth] => 1200 [catImageDefault] => 1 [userImageWidth] => 100 [userImageDefault] => 1 [commenterImgWidth] => 48 [onlineImageEditor] => splashup [imageTimestamp] => 0 [imageMemoryLimit] => [socialButtonCode] => [twitterUsername] => [facebookImage] => Medium [comments] => 1 [commentsOrdering] => DESC [commentsLimit] => 10 [commentsFormPosition] => below [commentsPublishing] => 1 [commentsReporting] => 2 [commentsReportRecipient] => [inlineCommentsModeration] => 0 [gravatar] => 1 [antispam] => 0 [recaptchaForRegistered] => 1 [akismetForRegistered] => 1 [commentsFormNotes] => 1 [commentsFormNotesText] => [frontendEditing] => 1 [showImageTab] => 1 [showImageGalleryTab] => 1 [showVideoTab] => 1 [showExtraFieldsTab] => 1 [showAttachmentsTab] => 1 [showK2Plugins] => 1 [sideBarDisplayFrontend] => 0 [mergeEditors] => 1 [sideBarDisplay] => 1 [attachmentsFolder] => [hideImportButton] => 1 [googleSearch] => 0 [googleSearchContainer] => k2GoogleSearchContainer [K2UserProfile] => 0 [redirect] => 113 [adminSearch] => simple [cookieDomain] => [taggingSystem] => 1 [lockTags] => 0 [showTagFilter] => 0 [k2TagNorm] => 0 [k2TagNormCase] => lower [k2TagNormAdditionalReplacements] => [recaptcha_public_key] => [recaptcha_private_key] => [recaptcha_theme] => clean [recaptchaOnRegistration] => 0 [akismetApiKey] => [stopForumSpam] => 0 [stopForumSpamApiKey] => [showItemsCounterAdmin] => 1 [showChildCatItems] => 1 [disableCompactOrdering] => 0 [metaDescLimit] => 150 [enforceSEFReplacements] => 0 [SEFReplacements] => À|A, Á|A, Â|A, Ã|A, Ä|A, Å|A, à|a, á|a, â|a, ã|a, ä|a, å|a, Ā|A, ā|a, Ă|A, ă|a, Ą|A, ą|a, Ç|C, ç|c, Ć|C, ć|c, Ĉ|C, ĉ|c, Ċ|C, ċ|c, Č|C, č|c, Ð|D, ð|d, Ď|D, ď|d, Đ|D, đ|d, È|E, É|E, Ê|E, Ë|E, è|e, é|e, ê|e, ë|e, Ē|E, ē|e, Ĕ|E, ĕ|e, Ė|E, ė|e, Ę|E, ę|e, Ě|E, ě|e, Ĝ|G, ĝ|g, Ğ|G, ğ|g, Ġ|G, ġ|g, Ģ|G, ģ|g, Ĥ|H, ĥ|h, Ħ|H, ħ|h, Ì|I, Í|I, Î|I, Ï|I, ì|i, í|i, î|i, ï|i, Ĩ|I, ĩ|i, Ī|I, ī|i, Ĭ|I, ĭ|i, Į|I, į|i, İ|I, ı|i, Ĵ|J, ĵ|j, Ķ|K, ķ|k, ĸ|k, Ĺ|L, ĺ|l, Ļ|L, ļ|l, Ľ|L, ľ|l, Ŀ|L, ŀ|l, Ł|L, ł|l, Ñ|N, ñ|n, Ń|N, ń|n, Ņ|N, ņ|n, Ň|N, ň|n, ʼn|n, Ŋ|N, ŋ|n, Ò|O, Ó|O, Ô|O, Õ|O, Ö|O, Ø|O, ò|o, ó|o, ô|o, õ|o, ö|o, ø|o, Ō|O, ō|o, Ŏ|O, ŏ|o, Ő|O, ő|o, Ŕ|R, ŕ|r, Ŗ|R, ŗ|r, Ř|R, ř|r, Ś|S, ś|s, Ŝ|S, ŝ|s, Ş|S, ş|s, Š|S, š|s, ſ|s, Ţ|T, ţ|t, Ť|T, ť|t, Ŧ|T, ŧ|t, Ù|U, Ú|U, Û|U, Ü|U, ù|u, ú|u, û|u, ü|u, Ũ|U, ũ|u, Ū|U, ū|u, Ŭ|U, ŭ|u, Ů|U, ů|u, Ű|U, ű|u, Ų|U, ų|u, Ŵ|W, ŵ|w, Ý|Y, ý|y, ÿ|y, Ŷ|Y, ŷ|y, Ÿ|Y, Ź|Z, ź|z, Ż|Z, ż|z, Ž|Z, ž|z, α|a, β|b, γ|g, δ|d, ε|e, ζ|z, η|h, θ|th, ι|i, κ|k, λ|l, μ|m, ν|n, ξ|x, ο|o, π|p, ρ|r, σ|s, τ|t, υ|y, φ|f, χ|ch, ψ|ps, ω|w, Α|A, Β|B, Γ|G, Δ|D, Ε|E, Ζ|Z, Η|H, Θ|Th, Ι|I, Κ|K, Λ|L, Μ|M, Ξ|X, Ο|O, Π|P, Ρ|R, Σ|S, Τ|T, Υ|Y, Φ|F, Χ|Ch, Ψ|Ps, Ω|W, ά|a, έ|e, ή|h, ί|i, ό|o, ύ|y, ώ|w, Ά|A, Έ|E, Ή|H, Ί|I, Ό|O, Ύ|Y, Ώ|W, ϊ|i, ΐ|i, ϋ|y, ς|s, А|A, Ӑ|A, Ӓ|A, Ә|E, Ӛ|E, Ӕ|E, Б|B, В|V, Г|G, Ґ|G, Ѓ|G, Ғ|G, Ӷ|G, y|Y, Д|D, Е|E, Ѐ|E, Ё|YO, Ӗ|E, Ҽ|E, Ҿ|E, Є|YE, Ж|ZH, Ӂ|DZH, Җ|ZH, Ӝ|DZH, З|Z, Ҙ|Z, Ӟ|DZ, Ӡ|DZ, Ѕ|DZ, И|I, Ѝ|I, Ӥ|I, Ӣ|I, І|I, Ї|JI, Ӏ|I, Й|Y, Ҋ|Y, Ј|J, К|K, Қ|Q, Ҟ|Q, Ҡ|K, Ӄ|Q, Ҝ|K, Л|L, Ӆ|L, Љ|L, М|M, Ӎ|M, Н|N, Ӊ|N, Ң|N, Ӈ|N, Ҥ|N, Њ|N, О|O, Ӧ|O, Ө|O, Ӫ|O, Ҩ|O, П|P, Ҧ|PF, Р|P, Ҏ|P, С|S, Ҫ|S, Т|T, Ҭ|TH, Ћ|T, Ќ|K, У|U, Ў|U, Ӳ|U, Ӱ|U, Ӯ|U, Ү|U, Ұ|U, Ф|F, Х|H, Ҳ|H, Һ|H, Ц|TS, Ҵ|TS, Ч|CH, Ӵ|CH, Ҷ|CH, Ӌ|CH, Ҹ|CH, Џ|DZ, Ш|SH, Щ|SHT, Ъ|A, Ы|Y, Ӹ|Y, Ь|Y, Ҍ|Y, Э|E, Ӭ|E, Ю|YU, Я|YA, а|a, ӑ|a, ӓ|a, ә|e, ӛ|e, ӕ|e, б|b, в|v, г|g, ґ|g, ѓ|g, ғ|g, ӷ|g, y|y, д|d, е|e, ѐ|e, ё|yo, ӗ|e, ҽ|e, ҿ|e, є|ye, ж|zh, ӂ|dzh, җ|zh, ӝ|dzh, з|z, ҙ|z, ӟ|dz, ӡ|dz, ѕ|dz, и|i, ѝ|i, ӥ|i, ӣ|i, і|i, ї|ji, Ӏ|i, й|y, ҋ|y, ј|j, к|k, қ|q, ҟ|q, ҡ|k, ӄ|q, ҝ|k, л|l, ӆ|l, љ|l, м|m, ӎ|m, н|n, ӊ|n, ң|n, ӈ|n, ҥ|n, њ|n, о|o, ӧ|o, ө|o, ӫ|o, ҩ|o, п|p, ҧ|pf, р|p, ҏ|p, с|s, ҫ|s, т|t, ҭ|th, ћ|t, ќ|k, у|u, ў|u, ӳ|u, ӱ|u, ӯ|u, ү|u, ұ|u, ф|f, х|h, ҳ|h, һ|h, ц|ts, ҵ|ts, ч|ch, ӵ|ch, ҷ|ch, ӌ|ch, ҹ|ch, џ|dz, ш|sh, щ|sht, ъ|a, ы|y, ӹ|y, ь|y, ҍ|y, э|e, ӭ|e, ю|yu, я|ya [k2Sef] => 0 [k2SefLabelCat] => contenido [k2SefLabelTag] => etiqueta [k2SefLabelUser] => autor [k2SefLabelSearch] => buscar [k2SefLabelDate] => fecha [k2SefLabelItem] => 0 [k2SefLabelItemCustomPrefix] => [k2SefInsertItemId] => 1 [k2SefItemIdTitleAliasSep] => dash [k2SefUseItemTitleAlias] => 1 [k2SefInsertCatId] => 1 [k2SefCatIdTitleAliasSep] => dash [k2SefUseCatTitleAlias] => 1 [sh404SefLabelCat] => [sh404SefLabelUser] => autor [sh404SefLabelItem] => 2 [sh404SefTitleAlias] => alias [sh404SefModK2ContentFeedAlias] => rss [sh404SefInsertItemId] => 0 [sh404SefInsertUniqueItemId] => 0 [cbIntegration] => 0 [show_page_heading] => [categories] => Array ( [0] => 37 ) [menu_text] => 1 [secure] => 0 [page_title] => Vida sana [page_description] => [page_rights] => [robots] => [vfolder] => [afolder] => [vwidth] => [vheight] => [autoplay] => [galleries_rootfolder] => [enabledownload] => [inheritFrom] => 0 [num_leading_items] => 0 [num_leading_columns] => 1 [leadingImgSize] => Large [num_primary_items] => 10 [num_primary_columns] => 1 [primaryImgSize] => Medium [num_secondary_items] => 0 [num_secondary_columns] => 1 [secondaryImgSize] => Small [num_links] => 0 [num_links_columns] => 1 [linksImgSize] => XSmall [catCatalogMode] => 0 [catFeaturedItems] => 1 [catOrdering] => rdate [catPagination] => 2 [catPaginationResults] => 0 [catTitle] => 1 [catTitleItemCounter] => 0 [catDescription] => 1 [catImage] => 1 [catFeedLink] => 1 [catFeedIcon] => 1 [subCategories] => 0 [subCatColumns] => 2 [subCatOrdering] => alpha [subCatTitle] => 1 [subCatTitleItemCounter] => 0 [subCatDescription] => 1 [subCatImage] => 1 [catItemTitle] => 1 [catItemTitleLinked] => 1 [catItemFeaturedNotice] => 0 [catItemAuthor] => 1 [catItemDateCreated] => 1 [catItemRating] => 0 [catItemImage] => 1 [catItemIntroText] => 1 [catItemExtraFields] => 0 [catItemHits] => 0 [catItemCategory] => 1 [catItemTags] => 1 [catItemAttachments] => 0 [catItemAttachmentsCounter] => 0 [catItemVideo] => 0 [catItemVideoAutoPlay] => 0 [catItemImageGallery] => 0 [catItemDateModified] => 0 [catItemReadMore] => 1 [catItemCommentsAnchor] => 1 [catItemK2Plugins] => 1 [itemDateCreated] => 1 [itemTitle] => 1 [itemFeaturedNotice] => 0 [itemAuthor] => 1 [itemFontResizer] => 1 [itemPrintButton] => 1 [itemEmailButton] => 1 [itemSocialButton] => 1 [itemVideoAnchor] => 1 [itemImageGalleryAnchor] => 1 [itemCommentsAnchor] => 1 [itemRating] => 1 [itemImage] => 1 [itemImgSize] => Large [itemImageMainCaption] => 1 [itemImageMainCredits] => 1 [itemIntroText] => 1 [itemFullText] => 1 [itemExtraFields] => 1 [itemDateModified] => 0 [itemHits] => 0 [itemCategory] => 1 [itemTags] => 1 [itemAttachments] => 1 [itemAttachmentsCounter] => 1 [itemVideo] => 1 [itemVideoAutoPlay] => 0 [itemVideoCaption] => 1 [itemVideoCredits] => 1 [itemImageGallery] => 1 [itemNavigation] => 1 [itemComments] => 1 [itemTwitterButton] => 0 [itemFacebookButton] => 0 [itemGooglePlusOneButton] => 0 [itemAuthorBlock] => 0 [itemAuthorImage] => 0 [itemAuthorDescription] => 0 [itemAuthorURL] => 0 [itemAuthorEmail] => 0 [itemAuthorLatest] => 0 [itemAuthorLatestLimit] => 5 [itemRelated] => 1 [itemRelatedLimit] => 3 [itemRelatedTitle] => 1 [itemRelatedCategory] => 0 [itemRelatedImageSize] => Small [itemRelatedIntrotext] => 0 [itemRelatedFulltext] => 0 [itemRelatedAuthor] => 0 [itemRelatedMedia] => 1 [itemRelatedImageGallery] => 0 [itemK2Plugins] => 1 [catMetaDesc] => Información y consejos de viajes por España, Europa, Africa, Asia y América. [catMetaKey] => viajes, turismo, vacaciones, viajes por España, viajes Europa, viajes Asia, Viajes Africa, información viajes, qué ver y hacer en... viajes en familia, rutas naturaleza [catMetaAuthor] => Candela Vizcaíno ) [separator] => . ) [metadesc] => Aprende a reconocer los síntomas de una autoestima baja y ponla a punto con estos pequeños consejos. [metadata] => robots= author=Candela Vizcaíno [metakey] => autoestima baja, baja autoestima, autoestima, autovaloración, amor propio, [plugins] => [language] => * [acy_created] => 2019-09-11 21:19:44 [categoryname] => Vida Sana [categoryid] => 37 [categoryalias] => vida-sana [categoryparams] => {"inheritFrom":"1","theme":"","num_leading_items":"2","num_leading_columns":"1","leadingImgSize":"Large","num_primary_items":"4","num_primary_columns":"2","primaryImgSize":"Medium","num_secondary_items":"4","num_secondary_columns":"1","secondaryImgSize":"Small","num_links":"4","num_links_columns":"1","linksImgSize":"XSmall","catCatalogMode":"0","catFeaturedItems":"1","catOrdering":"","catPagination":"2","catPaginationResults":"1","catTitle":"1","catTitleItemCounter":"1","catDescription":"1","catImage":"1","catFeedLink":"1","catFeedIcon":"1","subCategories":"1","subCatColumns":"2","subCatOrdering":"","subCatTitle":"1","subCatTitleItemCounter":"1","subCatDescription":"1","subCatImage":"1","itemImageXS":"","itemImageS":"","itemImageM":"","itemImageL":"","itemImageXL":"","catItemTitle":"1","catItemTitleLinked":"1","catItemFeaturedNotice":"0","catItemAuthor":"1","catItemDateCreated":"1","catItemRating":"0","catItemImage":"1","catItemIntroText":"1","catItemIntroTextWordLimit":"","catItemExtraFields":"0","catItemHits":"0","catItemCategory":"1","catItemTags":"1","catItemAttachments":"0","catItemAttachmentsCounter":"0","catItemVideo":"0","catItemVideoWidth":"","catItemVideoHeight":"","catItemAudioWidth":"","catItemAudioHeight":"","catItemVideoAutoPlay":"0","catItemImageGallery":"0","catItemDateModified":"0","catItemReadMore":"1","catItemCommentsAnchor":"1","catItemK2Plugins":"1","itemDateCreated":"1","itemTitle":"1","itemFeaturedNotice":"1","itemAuthor":"1","itemFontResizer":"1","itemPrintButton":"1","itemEmailButton":"1","itemSocialButton":"1","itemVideoAnchor":"1","itemImageGalleryAnchor":"1","itemCommentsAnchor":"1","itemRating":"1","itemImage":"1","itemImgSize":"Large","itemImageMainCaption":"1","itemImageMainCredits":"1","itemIntroText":"1","itemFullText":"1","itemExtraFields":"1","itemDateModified":"1","itemHits":"1","itemCategory":"1","itemTags":"1","itemAttachments":"1","itemAttachmentsCounter":"1","itemVideo":"1","itemVideoWidth":"","itemVideoHeight":"","itemAudioWidth":"","itemAudioHeight":"","itemVideoAutoPlay":"0","itemVideoCaption":"1","itemVideoCredits":"1","itemImageGallery":"1","itemNavigation":"1","itemComments":"1","itemTwitterButton":"1","itemFacebookButton":"1","itemGooglePlusOneButton":"1","itemAuthorBlock":"1","itemAuthorImage":"1","itemAuthorDescription":"1","itemAuthorURL":"1","itemAuthorEmail":"0","itemAuthorLatest":"1","itemAuthorLatestLimit":"5","itemRelated":"1","itemRelatedLimit":"5","itemRelatedTitle":"1","itemRelatedCategory":"0","itemRelatedImageSize":"0","itemRelatedIntrotext":"0","itemRelatedFulltext":"0","itemRelatedAuthor":"0","itemRelatedMedia":"0","itemRelatedImageGallery":"0","itemK2Plugins":"1","catMetaDesc":"Noticias sobre salud, hábitos saludables, nutrición, psicología y vida familiar sana. ","catMetaKey":"salud, plantas medicinales, vida sana, alimentación, alimentación sana, nutrición, hábitos saludables, significado de los sueños, interpretación de los sueños, psicología, coaching","catMetaRobots":"","catMetaAuthor":"Candela Vizcaino"} [itemGroup] => leading [category] => TableK2Category Object ( [id] => 37 [name] => Vida Sana [alias] => vida-sana [description] => [parent] => 0 [extraFieldsGroup] => 0 [published] => 1 [image] => [access] => 1 [ordering] => 7 [params] => {"inheritFrom":"1","theme":"","num_leading_items":"2","num_leading_columns":"1","leadingImgSize":"Large","num_primary_items":"4","num_primary_columns":"2","primaryImgSize":"Medium","num_secondary_items":"4","num_secondary_columns":"1","secondaryImgSize":"Small","num_links":"4","num_links_columns":"1","linksImgSize":"XSmall","catCatalogMode":"0","catFeaturedItems":"1","catOrdering":"","catPagination":"2","catPaginationResults":"1","catTitle":"1","catTitleItemCounter":"1","catDescription":"1","catImage":"1","catFeedLink":"1","catFeedIcon":"1","subCategories":"1","subCatColumns":"2","subCatOrdering":"","subCatTitle":"1","subCatTitleItemCounter":"1","subCatDescription":"1","subCatImage":"1","itemImageXS":"","itemImageS":"","itemImageM":"","itemImageL":"","itemImageXL":"","catItemTitle":"1","catItemTitleLinked":"1","catItemFeaturedNotice":"0","catItemAuthor":"1","catItemDateCreated":"1","catItemRating":"0","catItemImage":"1","catItemIntroText":"1","catItemIntroTextWordLimit":"","catItemExtraFields":"0","catItemHits":"0","catItemCategory":"1","catItemTags":"1","catItemAttachments":"0","catItemAttachmentsCounter":"0","catItemVideo":"0","catItemVideoWidth":"","catItemVideoHeight":"","catItemAudioWidth":"","catItemAudioHeight":"","catItemVideoAutoPlay":"0","catItemImageGallery":"0","catItemDateModified":"0","catItemReadMore":"1","catItemCommentsAnchor":"1","catItemK2Plugins":"1","itemDateCreated":"1","itemTitle":"1","itemFeaturedNotice":"1","itemAuthor":"1","itemFontResizer":"1","itemPrintButton":"1","itemEmailButton":"1","itemSocialButton":"1","itemVideoAnchor":"1","itemImageGalleryAnchor":"1","itemCommentsAnchor":"1","itemRating":"1","itemImage":"1","itemImgSize":"Large","itemImageMainCaption":"1","itemImageMainCredits":"1","itemIntroText":"1","itemFullText":"1","itemExtraFields":"1","itemDateModified":"1","itemHits":"1","itemCategory":"1","itemTags":"1","itemAttachments":"1","itemAttachmentsCounter":"1","itemVideo":"1","itemVideoWidth":"","itemVideoHeight":"","itemAudioWidth":"","itemAudioHeight":"","itemVideoAutoPlay":"0","itemVideoCaption":"1","itemVideoCredits":"1","itemImageGallery":"1","itemNavigation":"1","itemComments":"1","itemTwitterButton":"1","itemFacebookButton":"1","itemGooglePlusOneButton":"1","itemAuthorBlock":"1","itemAuthorImage":"1","itemAuthorDescription":"1","itemAuthorURL":"1","itemAuthorEmail":"0","itemAuthorLatest":"1","itemAuthorLatestLimit":"5","itemRelated":"1","itemRelatedLimit":"5","itemRelatedTitle":"1","itemRelatedCategory":"0","itemRelatedImageSize":"0","itemRelatedIntrotext":"0","itemRelatedFulltext":"0","itemRelatedAuthor":"0","itemRelatedMedia":"0","itemRelatedImageGallery":"0","itemK2Plugins":"1","catMetaDesc":"Noticias sobre salud, hábitos saludables, nutrición, psicología y vida familiar sana. ","catMetaKey":"salud, plantas medicinales, vida sana, alimentación, alimentación sana, nutrición, hábitos saludables, significado de los sueños, interpretación de los sueños, psicología, coaching","catMetaRobots":"","catMetaAuthor":"Candela Vizcaino"} [trash] => 0 [plugins] => [language] => * [_tbl:protected] => #__k2_categories [_tbl_key:protected] => id [_tbl_keys:protected] => Array ( [0] => id ) [_db:protected] => JDatabaseDriverMysqli Object ( [name] => mysqli [serverType] => mysql [connection:protected] => mysqli Object ( [affected_rows] => -1 [client_info] => mysqlnd 5.0.12-dev - 20150407 - $Id: 38fea24f2847fa7519001be390c98ae0acafe387 $ [client_version] => 50012 [connect_errno] => 0 [connect_error] => [errno] => 0 [error] => [error_list] => Array ( ) [field_count] => 3 [host_info] => Localhost via UNIX socket [info] => [insert_id] => 0 [server_info] => 5.6.40-84.0-log [server_version] => 50640 [stat] => Uptime: 251350 Threads: 14 Questions: 535739000 Slow queries: 13001 Opens: 4231621 Flush tables: 1 Open tables: 2048 Queries per second avg: 2131.446 [sqlstate] => 00000 [protocol_version] => 10 [thread_id] => 3366850 [warning_count] => 0 ) [nameQuote:protected] => ` [nullDate:protected] => 0000-00-00 00:00:00 [_database:JDatabaseDriver:private] => candelav_joom624 [count:protected] => 132 [cursor:protected] => [debug:protected] => [limit:protected] => 0 [log:protected] => Array ( ) [timings:protected] => Array ( ) [callStacks:protected] => Array ( ) [offset:protected] => 0 [options:protected] => Array ( [driver] => mysqli [host] => localhost [user] => candelav_joom624 [password] => yZU?(Dzm)[,W [database] => candelav_joom624 [prefix] => candv_ [select] => 1 [port] => 3306 [socket] => ) [sql:protected] => SELECT * FROM #__k2_tags WHERE name = 'Psicologia' [tablePrefix:protected] => candv_ [utf:protected] => 1 [utf8mb4:protected] => 1 [errorNum:protected] => 0 [errorMsg:protected] => [transactionDepth:protected] => 0 [disconnectHandlers:protected] => Array ( ) ) [_trackAssets:protected] => [_rules:protected] => [_locked:protected] => [_autoincrement:protected] => 1 [_observers:protected] => JObserverUpdater Object ( [observers:protected] => Array ( ) [doCallObservers:protected] => 1 ) [_columnAlias:protected] => Array ( ) [_jsonEncode:protected] => Array ( ) [_errors:protected] => Array ( ) [link] => /vida-sana.html ) [link] => /vida-sana/autoestima-baja.html [printLink] => /vida-sana/autoestima-baja.html?print=1&tmpl=component [imageXSmall] => /media/k2/items/cache/3f670763861139bf2201e7bc224257d4_XS.jpg [imageSmall] => /media/k2/items/cache/3f670763861139bf2201e7bc224257d4_S.jpg [imageMedium] => /media/k2/items/cache/3f670763861139bf2201e7bc224257d4_M.jpg [imageLarge] => /media/k2/items/cache/3f670763861139bf2201e7bc224257d4_L.jpg [imageXLarge] => /media/k2/items/cache/3f670763861139bf2201e7bc224257d4_XL.jpg [imageGeneric] => /media/k2/items/cache/3f670763861139bf2201e7bc224257d4_Generic.jpg [cleanTitle] => ¿Por qué una autoestima baja es la “culpable” de todo lo malo que te pasa? [numOfComments] => 0 [text] =>

 

No son los hados ni la mala suerte ni siquiera un don especial para elegir la opción menos favorable. Con toda probabilidad es tu autoestima baja la que te está gastando estas malas jugadas.  Quizás te estés preguntando por qué todo te pasa a ti. Eliges las peores parejas posibles, las que no te respetan, las que boicotean cualquier apoyo para impedir que seas tu mejor versión. Te has conformado con un trabajo que no te satisface, estás hasta arriba de tareas poco satisfactorias y apenas tiempo para ti. Puede, incluso, que te sea difícil encontrar la motivación para ir al gimnasio, para cuidarte, para tener tiempo... Puede que hayas sufrido bullying de joven, acoso en el trabajo, que te sientas culpable por todo… 

Ya es hora de que pongamos nombre a esto que te pasa y el nombre es autoestima baja, pobre autovaloración y, en definitiva no quererse a uno mismo. Tú me dirás que sí, que sí te quieres pero es que haces las cosas “mal”, que es difícil el cambio, el enfrentamiento (con lo que sea y no es cuestión de salir con pistolas a la calle), que te encuentras con problemas para manejar las palabras que expresen lo que sientes realmente. Una persona con autoestima baja tiene dificultades para manejar la asertividad, esto es, le es difícil verbalizar lo que necesita sin egoísmos y sin herir los demás. Pero vamos por partes que el tema da para largo. 

 

¿Qué es la autovaloración y una autoestima baja o alta? 

Podemos definirlo como ese reflejo que te devuelve el espejo, como la imagen que tienes de ti mismo, como el cariño, la comprensión y la comunicación que mantienes con tu niñ@ interior. La autoestima es aquello que estamos dispuestos a hacer por nosotros mismos lo mismo que lo hacemos con un ser querido, un amigo o un compañero de trabajo. Es la comprensión que tenemos de nuestros problemas, el sabernos escuchar y ponernos en nuestro sitio sin dañar a nadie pero, a la vez, no permitiendo que nos dañen. La autoestima (en su punto óptimo) es la mejor arma que tenemos para salir airosos de todos los avatares de la vida… Bueno… también una buena dosis de motivación (imposible si tenemos una autoestima baja) y constancia para conseguir nuestros objetivos sean cuales sean.  

Por tanto, podríamos definir una autoestima baja como un reflejo pésimo de nosotros mismos que nos devuelve ese espejo imaginario. En estos casos no nos consideramos merecedores de nada y el sentimiento de culpa es constante. En este estado todo lo que hacemos es para agradar a los otros, ya sea pareja, amigos, familia o compañeros de trabajo. Aceptamos cargas que no nos corresponden e, incluso, permitimos que invadan nuestro espacio vital aceptando juicios de valor negativos que no proceden. 

Una autoestima óptima (a la que hay que aspirar) nos permite reconocernos con nuestras virtudes y valores. Nos da herramientas para perdonar nuestros errores y aprender de ellos. Nos entrega fortaleza, valentía y ánimo para seguir a pesar de los problemas. Nos lleva hacia la vibración del amor, allí donde reside la comprensión sin perder nuestra entidad.  

Una autoestima elevada, por el contrario, puede encaminarnos hacia el egocentrismo o, lo que es peor, nos puede convertir en un ser narcisista. Por eso tenemos que estar vigilantes, trabajarnos constantemente e interrogarnos sin parar. Es una de las grandezas del ser humano. 

 

Razones por las que sufres de una autoestima baja 

Y ahora te preguntarás por qué has llegado hasta aquí, cuáles han sido las circunstancias por las que tienes una baja autoestima. Enumero solo algunas porque en estos casos los desencadenantes son siempre complejos. Aquí van los más comunes. 

1.- El origen de una autoestima baja suele estar en la niñez. El pequeño que va creciendo y busca la autovaloración de su entorno, por las razones que sea no la encuentra. Niñas que crecen en un entorno machista en el que se les inculcan desde la cuna una posición de sumisión y servicio acaban desarrollando una autoestima baja. En un buen porcentaje de casos hay progenitores ausentes (por las razones que sea) o, directamente, una madre narcisista más preocupada de sus caprichos que de las necesidades de sus vástagos. El niño o la niña que cae en estos entornos aprende desde muy pronto que es mejor el silencio, no expresar sus necesidades (a veces ni las más elementales) y va configurando un universo en el que se cree un ser sin importancia. Aquello que le preocupa o que le genera malestar es desoído y silenciado. De adultos estas personas se acostumbran a dejarse para después, a estar más pendientes de lo demás que de sí mismos, a buscar la valoración que no han aprendido en los demás. Son personas susceptibles a las críticas y van buscando desesperadamente el amor normalmente en personas que no saben dar. 

2.- Los niños que son “diferentes”  sin entrar en más valoración y juicio y no encuentran el suficiente refuerzo en el hogar tienden a gestionar las relaciones sociales de manera disfuncional. Este es un caldo de cultivo no solo para el bullying sino también para desarrollar una autoestima baja. 

3.- De mayores se puede uno resbalar aquí por la acción del maltrato (del físico por supuesto pero, sobre todo, del psicológico). La autoestima baja crece en entornos de pareja donde uno de los miembros ejerce un control sobre el otro. Una persona que esté pasando un mal momento, un cambio radical en su vida o que se encuentre (por las razones que sea) sola y perdida es una presa y víctima fácil para los psicópatas (hombres o mujeres). Estos individuos de una manera calculada, sin tregua y constantemente se dedican a desarrollar una autoestima baja en el otro. Es la manera más fácil de dominarlo. A veces la situación llega a extremos como el gaslighting

 

Cómo se manifiesta una autoestima baja en tu día a día

En ocasiones,  se necesita acompañamiento profesional para reforzar la autoestima de la persona. Si crees que puedes estar en esta encrucijada, atentos a estas señales:  

1.- Seguramente te encuentres en un estado de postración, de tristeza, de pérdida e, incluso, en una depresión. No sabes en que momento abandonaste tu niño o niña interior, tus sueños y nada a tu alrededor te devuelve alegría.  

2.- Tienes sentimiento de culpa por todo y por cualquier cosa. 

3.- Priorizas a los demás ante que a ti mismo. No encuentras ese momento para empezar, continuar o hacer lo que te gusta o te gustaría. 

4.- Sientes que dejas a los demás que den opiniones sobre tu persona y siempre mal intencionadas. Otra cosa es un amigo que ayuda de verdad. Las personas con autoestima baja suelen ser el blanco de las críticas destructivas, de los comentarios de lo que deberías o no hacer viniendo de individuos que no saben qué hacer con sus propias vidas. 

5.- No te ves con fuerza moral para salir de tus zona de confort, un sitio peligroso donde no estás a gusto pero te apoltronas haciéndote la víctima. 

 

¿Qué puedes hacer para elevar tu autoestima? Comienza a hablar con tu niño o niña interior 

Ni que decir tiene que, en este sentido, cada persona es un mundo, pero sí hay elementos comunes a la hora de empezar a reflejar una mejor imagen de ti mismo. En primer lugar, tienes que empezar a reconocerte y a quererte. Esto que se dice muy fácil (en una frase) es harto complicado de llevar a cabo. Comienza con un ejercicio sencillo. Cuando sientas o sospeche que no te estás tratando bien, pregúntate si eso mismo que te dices, permites a otros o consientes que te hagan lo harías con un ser querido. Si la respuesta es no, ya tienes el camino del cambio abierto ante ti. 

Sin acción no hay reacción. Sin pequeños y grandes gestos que cambien tu mundo no va a ser posible que el espejo te devuelva una mejor imagen. Empieza por escucharte, por hablar con tu niño o niña interior, con aquello que un día fuiste y querías llegar a ser. Es complicado y se necesita práctica. Con constancia se consigue. Háblale a ese niño que tenía grandes sueños para ti. Explícale cómo te equivocaste o acertaste, cuéntale tus logros, pídele perdón por los errores, por las veces que no escuchaste su voz. Cuéntale los planes de mejora. Haz un calendario e intenta por todos los medios cumplirlo. No tengas metas grandiosas fáciles de abandonar nada más empezar. Ve poco a poco. Y reconoce cada logro cada mañana. 

Actúa y no te quedes en la ensoñación. Intenta enfrentarte a aquello que te da miedo. Hazlo poco a poco y ve tomando fuerzas. Antes que te des cuenta el espejo reflejará una persona que valora lo que es, que reconoce sus logros, que perdona sus errores y aprende de ello, que se lanza con valentía por la senda del amor (la única posible para crecer como personas), que sabe poner límites a quienes invaden su espacio sin permiso y, a la vez, regala abrazos, tiempo, compresión y cariño a quienes se lo merecen. 

¿A que te apuntas a esta plan? Ya sabes… hay que recortar cuanto antes esa autoestima baja y ponerla a punto. 

Por Candela Vizcaíno | Doctora en Comunicación por la Universidad de Sevilla 

 
[event] => stdClass Object ( [BeforeDisplay] => [AfterDisplay] => [AfterDisplayTitle] => [BeforeDisplayContent] => [AfterDisplayContent] => [K2BeforeDisplay] => [K2AfterDisplay] => [K2AfterDisplayTitle] => [K2BeforeDisplayContent] => [K2AfterDisplayContent] => ) )

stdClass Object
(
    [id] => 263
    [title] => El tacaño y el avaro desde la psicología
    [alias] => tacano-avaro
    [catid] => 37
    [published] => 1
    [introtext] => 

 

El arte, la literatura y la mitología lo representan sumidos en ambientes oscuros e invadidos por el miedo. Solos y solitarios (abandonados casi a su suerte), su mundo es pequeño, asfixiante y triste. Toda su preocupación es atesorar y no dar ya que están convencidos de que una catástrofe terrible se cierne sobre ellos si hicieran algo semejante. Son los tacaños, esas personas que ahorran hasta el último céntimo y no gastan en lo necesario para sí o los que están cerca. La convivencia con ellos se hace complicada ya que siempre están barruntando algo terrible si gastan en algo que ellos no consideran imprescindible. Si la literatura está repleto de estas peculiares personalidades, tampoco se queda atrás el avaro. Este es el que ha dado un paso más hacia la infelicidad, ya que nunca estarán satisfecho con lo que tienen y la avidez (sentido presente en la palabra) consumirá su vida como el sediento que nunca puede calmar la sed. 

¿Qué decía Freud del tacaño y su infancia? 

El padre del psicoanálisis y fundador de la psicología moderna, le dedicó un pequeño estudio al tacaño. Lo definía como una persona que no tuvo amor de sus padres en la infancia y que la única forma de “castigar” o llamar la atención de los progenitores era reteniendo las heces cuando era instando a expulsarlas. Esto le producía un placer físico que su inconsciente grabó de una manera peculiar asociando felicidad con acaparar. Si el pequeño encontraba placer en no dar las heces a unos padres poco cuidadosos, pronto se acostumbra a sentir satisfacción en retener cualquier cosa. Y ese cualquier cosa va desde bienes materiales hasta los espirituales. Esto es, el tacaño, el avaro o el codicioso (el que da otro pasa más deseando los bienes o dones que no le pertenecen) son miserables a la hora de gastar dinero por supuesto, pero también a la hora de alegrar la vida a los que le rodean con la generosidad de dones espirituales.  

 

El avaro que ha caído en el pecado capital de la codicia

Para el Cristianismo la codicia, la avaricia, es un pecado capital. Esto es, es una falta tan importante que lleva implícita otras. El tacaño (en todas sus modalidades) no puede o no quiere rendirse al regalo del amor y se parapeta en los castillos de miedo. Pero no solo para el Cristianismo esta forma de vida es incompatible con una existencia en armonía, también lo es para Buda. Y lo es por que la iluminación (y el Nirvana en un paso más elevado) es incompatible con el apego a los bienes terrenales.  

¿Quiero con esto decir que tenemos que dejar todo atrás si queremos alcanzar la Gracia en este o en otro mundo? ¡Ni mucho menos! Pero, como todo en la vida, hay que dejarlo en justo término. El tacaño tiene apego, miedo y, como cualquier otro tipo de personas tóxicas, le cuesta abandonarse a la generosidad del amor.  

10 características principales del tacaño y el avaro

1.- Tiene miedo constantemente al futuro

La vibración espiritual más elevada del ser humano es la del amor. En el lado contrario no está el odio sino el miedo. Cuando una persona cae, ha caído y siempre está en este emplazamiento todo le parece inquietante e impredecible. Ni que decir tiene que la vida no puede organizarse conforme a un plan porque eso no nos compete a nosotros. Siempre habrá algo que choque con nuestros proyectos, ideales y sueños. El tacaño o el avaro no pueden con esto. Para ellos afrontar estas contingencias se les hace imposible. Por eso acaparan y acaparan sin dar nada. Así se sienten tranquilos en una falsa seguridad, ya que creen que el dinero arreglará cualquier problema. 

2.- La falta de autoestima le ha llevado a refugiarse en los bienes materiales

¿Y por qué un tacaño o un avaro se refugian en acumular sin sentido? Sencillamente, porque su autoestima (la confianza en poder solventar cualquier contratiempo) es tan baja que es la única manera que tienen de sentirse tranquilos. Una persona normal puede dejar su cuenta a cero si tiene fe en que podrá salir de cualquier situación por ella misma. El tacaño y el avaro están en el lado contrario. Cualquier gasto imprevisto o un retraso en un pago les hace caer en un pozo de negrura emocional del que creen no poder salir. En el fondo, están en una cárcel cuyos barrotes es el miedo.  

 

3.- El tacaño y el avaro no han cultivado ninguna virtud

Toda su energía vital se va en cómo ganar más y cómo economizar. Llevan las cuentas al día y al céntimo. Se enfadan terriblemente si se retrasa un pago y pueden pillar una depresión si llega un gasto imprevisto. ¡Qué puede haber más triste que una vida así se me permites el juicio de valor! Ni que decir tiene que no es un dechado de valores. Esa falta que le lleva a atesorar la tienen en todo. Es incapaz de amar, de la amistad sincera, del desprendimiento espiritual, del regalo del conocimiento. Es normal que el tacaño y el avaro desprecien dones como el arte, la cultura, la superación a través del deporte, el tiempo generosamente invertido en otros. 

4.- Es cobarde por excelencia y se parapeta en otros 

Como es normal en este tipo de gente tóxica, no da la cara. Se las apaña para hablar a través de otros,  de actuar a través de terceros. Es incapaz de ser asertivo y decir abiertamente (no ya lo que siente que eso es muy difícil) sino de expresar sinceramente cualquier hecho. Gusta de darle vueltas a todo y de enredar por cualquier cosa. Buscará la excusa más tonta para no pagar lo que debe (aunque sea poco) y hará lo imposible (aunque sea poco) por recuperar lo que cree que le pertenece. 

5.- No duda en acudir al robo, a la intimidación o a la violencia para conseguir sus fines

Aunque tampoco dudará en darle las vueltas a la situación para apropiarse de lo que no es suyo  buscando excusas elaboradas si hiciera falta para guardar más y más. Es una persona atrapada en un miedo terrible del que no puede salir.. Para este tipo de individuos (hombres o mujeres) es su comportamiento el correcto. Los demás son los que están equivocados y los que quieren llevarles por el camino del desprendimiento y la ruina posterior. 

 

6.- El tacaño y el avaro mienten y son escurridizos

Pero son ellos los que se meten poco a poco en su propia ruina (y ya no hablo de la económica). Para conseguir sus fines, no dudan en recurrir a la mentira, a la calumnia, a la descalificación y, por tanto, apartan a los demás de sí. Un socio, un jefe o un superior en el trabajo con este mal lleva a los que están a su alrededor al síndrome de burnout o a otras situaciones peores. 

7.-  El amor implica generosidad, virtud que no pueden manifestar estas personas

Pero no es menos en los cuatro muros del hogar. Es aquí donde la convivencia se hace triste porque el tacaño o el avaro no ofrece lo necesario a los suyos. Eso va creando un ambiente de resentimiento y, a la postre, de ira contra este tipo de individuos por parte de sus seres queridos. La falta de generosidad económica acarrea también a retener cariño, comprensión, empatía, complicidad y amor. Esto va creando una situación irrespirable que lleva a estas personas a la soledad o, lo que es peor, a tener solo a interesados a su alrededor. Un cabeza de familia (madre o padre) que retiene bienes materiales de esta forma solo consigue que sus vástagos anhelen disfrutar de una herencia, ya que no pueden hacerlo en vida. 

8.- Tienen un círculo social muy reducido y acaban por quedarse solos

Como no gastan en un café, no invitan en Navidad, no hacen regalos generosos (o no lo hacen sin más) suelen ir quedándose solos. Además el avaro y el tacaño (como he expuesto) también lo son en los dones espirituales e intelectuales. Todo su mundo acaba siendo el mismo: el del atesoramiento, la economía y el miedo. No tienen el desprendimiento de una conversación amable. Si lo hacen, es para sacarte información que puedan utilizar para sus propios fines. 

9.- El tacaño y el avaro solo tendrá relaciones por interés

Por eso no soportan a personas que buscan la excelencia, la generosidad o que ansían la libertad espiritual. Estos seres de luz les devuelven constantemente la oscuridad de su miedo. Tampoco se pararán a la hora de ridiculizar a los que no se mueven por su avidez y ansia. 

10.- Su sed de ahorro les lleva a poner en riesgo su bienestar y el de los suyos

Apagará la calefacción antes de tiempo. Quizás no compre ese medicamento necesario. Habrá quien obligará a una ducha corta con agua fría. El ambiente de la casa nunca será hogareño, acogedor, delicioso. Tendrán millones y no se gastarán un céntimo en una celebración familiar. Eso será regalar y no podrá soportarlo. Vivirá haciendo pequeños gestos que transparente su espíritu miserable si pararse a dar al otro lo que necesita, sueña o, incluso, desea en un momento dado. Le gustará de esconderse en sitios oscuros y querrá tener sus tesoros al alcance donde pueda contarlo una y otra vez. Así tendrá una paz momentánea que no puede alcanzar con un espíritu desprendido que no conoce.  

 

¿Cómo convivir con una persona que no puede dar? 

Muy difícilmente y en esto están de acuerdo todos los terapeutas. La convivencia se hace triste y no tanto por falta de dinero. Hay familias, parejas, amigos o compañeros pobres desde el punto de vista de la economía pero multimillonarios en espíritu que llevan una vida dichosa. Si bien los bienes materiales nos pueden ayudar a alcanzar aquello que deseamos (cultura, conocimiento, acceso a medicamentos, una vida más cómoda…) y, por tanto, nos empujan a la felicidad, esto no es suficiente. La dicha nace de dentro, de la falta de miedo (y aquí están atrapados avaros y tacaños), del amor generoso y de la confianza en el mañana. 

El día a día con estas personas se hace imposible, oscuro, triste ya que empañan cualquier cosa con su pesimismo. Suelen ser individuos carcomidos por la inseguridad y la angustia. Y eso arrastra a los que están a su alrededor. Por eso, van progresivamente quedándose solos. Y no nos engañemos: un tacaño o un avaro será difícil que intente “redimirse”. Es imposible porque cree que son los demás los que se enfrentan a la vida de manera temeraria. 

Candela Vizcaíno | Doctora en Comunicación por la Universidad de Sevilla

 
[fulltext] => [video] => [gallery] => [extra_fields] => [] [extra_fields_search] => [created] => 2019-07-20 14:09:12 [created_by] => 953 [created_by_alias] => [checked_out] => 0 [checked_out_time] => 0000-00-00 00:00:00 [modified] => 2019-11-22 09:18:47 [modified_by] => 953 [publish_up] => 2019-07-20 14:09:12 [publish_down] => 0000-00-00 00:00:00 [trash] => 0 [access] => 1 [ordering] => 14 [featured] => 0 [featured_ordering] => 0 [image_caption] => [image_credits] => [video_caption] => [video_credits] => [hits] => 746 [params] => Joomla\Registry\Registry Object ( [data:protected] => stdClass Object ( [enable_css] => 0 [jQueryHandling] => 1.8remote [backendJQueryHandling] => remote [userName] => 1 [userImage] => 1 [userDescription] => 1 [userURL] => 1 [userEmail] => 0 [userFeedLink] => 1 [userFeedIcon] => 1 [userItemCount] => 10 [userItemTitle] => 1 [userItemTitleLinked] => 1 [userItemDateCreated] => 1 [userItemImage] => 1 [userItemIntroText] => 1 [userItemCategory] => 1 [userItemTags] => 1 [userItemCommentsAnchor] => 1 [userItemReadMore] => 1 [userItemK2Plugins] => 1 [tagItemCount] => 10 [tagItemTitle] => 1 [tagItemTitleLinked] => 1 [tagItemDateCreated] => 1 [tagItemImage] => 1 [tagItemIntroText] => 1 [tagItemCategory] => 1 [tagItemReadMore] => 1 [tagItemExtraFields] => 0 [tagOrdering] => [tagFeedLink] => 1 [tagFeedIcon] => 1 [genericItemCount] => 10 [genericItemTitle] => 1 [genericItemTitleLinked] => 1 [genericItemDateCreated] => 1 [genericItemImage] => 1 [genericItemIntroText] => 1 [genericItemCategory] => 1 [genericItemReadMore] => 1 [genericItemExtraFields] => 0 [genericFeedLink] => 1 [genericFeedIcon] => 1 [feedLimit] => 10 [feedItemImage] => 1 [feedImgSize] => S [feedItemIntroText] => 1 [feedTextWordLimit] => [feedItemFullText] => 1 [feedItemTags] => 0 [feedItemVideo] => 0 [feedItemGallery] => 0 [feedItemAttachments] => 0 [feedBogusEmail] => [introTextCleanup] => 0 [introTextCleanupExcludeTags] => [introTextCleanupTagAttr] => [fullTextCleanup] => 0 [fullTextCleanupExcludeTags] => [fullTextCleanupTagAttr] => [xssFiltering] => 0 [linkPopupWidth] => 900 [linkPopupHeight] => 600 [imagesQuality] => 95 [itemImageXS] => 100 [itemImageS] => 200 [itemImageM] => 600 [itemImageL] => 800 [itemImageXL] => 1200 [itemImageGeneric] => 300 [catImageWidth] => 1200 [catImageDefault] => 1 [userImageWidth] => 100 [userImageDefault] => 1 [commenterImgWidth] => 48 [onlineImageEditor] => splashup [imageTimestamp] => 0 [imageMemoryLimit] => [socialButtonCode] => [twitterUsername] => [facebookImage] => Medium [comments] => 1 [commentsOrdering] => DESC [commentsLimit] => 10 [commentsFormPosition] => below [commentsPublishing] => 1 [commentsReporting] => 2 [commentsReportRecipient] => [inlineCommentsModeration] => 0 [gravatar] => 1 [antispam] => 0 [recaptchaForRegistered] => 1 [akismetForRegistered] => 1 [commentsFormNotes] => 1 [commentsFormNotesText] => [frontendEditing] => 1 [showImageTab] => 1 [showImageGalleryTab] => 1 [showVideoTab] => 1 [showExtraFieldsTab] => 1 [showAttachmentsTab] => 1 [showK2Plugins] => 1 [sideBarDisplayFrontend] => 0 [mergeEditors] => 1 [sideBarDisplay] => 1 [attachmentsFolder] => [hideImportButton] => 1 [googleSearch] => 0 [googleSearchContainer] => k2GoogleSearchContainer [K2UserProfile] => 0 [redirect] => 113 [adminSearch] => simple [cookieDomain] => [taggingSystem] => 1 [lockTags] => 0 [showTagFilter] => 0 [k2TagNorm] => 0 [k2TagNormCase] => lower [k2TagNormAdditionalReplacements] => [recaptcha_public_key] => [recaptcha_private_key] => [recaptcha_theme] => clean [recaptchaOnRegistration] => 0 [akismetApiKey] => [stopForumSpam] => 0 [stopForumSpamApiKey] => [showItemsCounterAdmin] => 1 [showChildCatItems] => 1 [disableCompactOrdering] => 0 [metaDescLimit] => 150 [enforceSEFReplacements] => 0 [SEFReplacements] => À|A, Á|A, Â|A, Ã|A, Ä|A, Å|A, à|a, á|a, â|a, ã|a, ä|a, å|a, Ā|A, ā|a, Ă|A, ă|a, Ą|A, ą|a, Ç|C, ç|c, Ć|C, ć|c, Ĉ|C, ĉ|c, Ċ|C, ċ|c, Č|C, č|c, Ð|D, ð|d, Ď|D, ď|d, Đ|D, đ|d, È|E, É|E, Ê|E, Ë|E, è|e, é|e, ê|e, ë|e, Ē|E, ē|e, Ĕ|E, ĕ|e, Ė|E, ė|e, Ę|E, ę|e, Ě|E, ě|e, Ĝ|G, ĝ|g, Ğ|G, ğ|g, Ġ|G, ġ|g, Ģ|G, ģ|g, Ĥ|H, ĥ|h, Ħ|H, ħ|h, Ì|I, Í|I, Î|I, Ï|I, ì|i, í|i, î|i, ï|i, Ĩ|I, ĩ|i, Ī|I, ī|i, Ĭ|I, ĭ|i, Į|I, į|i, İ|I, ı|i, Ĵ|J, ĵ|j, Ķ|K, ķ|k, ĸ|k, Ĺ|L, ĺ|l, Ļ|L, ļ|l, Ľ|L, ľ|l, Ŀ|L, ŀ|l, Ł|L, ł|l, Ñ|N, ñ|n, Ń|N, ń|n, Ņ|N, ņ|n, Ň|N, ň|n, ʼn|n, Ŋ|N, ŋ|n, Ò|O, Ó|O, Ô|O, Õ|O, Ö|O, Ø|O, ò|o, ó|o, ô|o, õ|o, ö|o, ø|o, Ō|O, ō|o, Ŏ|O, ŏ|o, Ő|O, ő|o, Ŕ|R, ŕ|r, Ŗ|R, ŗ|r, Ř|R, ř|r, Ś|S, ś|s, Ŝ|S, ŝ|s, Ş|S, ş|s, Š|S, š|s, ſ|s, Ţ|T, ţ|t, Ť|T, ť|t, Ŧ|T, ŧ|t, Ù|U, Ú|U, Û|U, Ü|U, ù|u, ú|u, û|u, ü|u, Ũ|U, ũ|u, Ū|U, ū|u, Ŭ|U, ŭ|u, Ů|U, ů|u, Ű|U, ű|u, Ų|U, ų|u, Ŵ|W, ŵ|w, Ý|Y, ý|y, ÿ|y, Ŷ|Y, ŷ|y, Ÿ|Y, Ź|Z, ź|z, Ż|Z, ż|z, Ž|Z, ž|z, α|a, β|b, γ|g, δ|d, ε|e, ζ|z, η|h, θ|th, ι|i, κ|k, λ|l, μ|m, ν|n, ξ|x, ο|o, π|p, ρ|r, σ|s, τ|t, υ|y, φ|f, χ|ch, ψ|ps, ω|w, Α|A, Β|B, Γ|G, Δ|D, Ε|E, Ζ|Z, Η|H, Θ|Th, Ι|I, Κ|K, Λ|L, Μ|M, Ξ|X, Ο|O, Π|P, Ρ|R, Σ|S, Τ|T, Υ|Y, Φ|F, Χ|Ch, Ψ|Ps, Ω|W, ά|a, έ|e, ή|h, ί|i, ό|o, ύ|y, ώ|w, Ά|A, Έ|E, Ή|H, Ί|I, Ό|O, Ύ|Y, Ώ|W, ϊ|i, ΐ|i, ϋ|y, ς|s, А|A, Ӑ|A, Ӓ|A, Ә|E, Ӛ|E, Ӕ|E, Б|B, В|V, Г|G, Ґ|G, Ѓ|G, Ғ|G, Ӷ|G, y|Y, Д|D, Е|E, Ѐ|E, Ё|YO, Ӗ|E, Ҽ|E, Ҿ|E, Є|YE, Ж|ZH, Ӂ|DZH, Җ|ZH, Ӝ|DZH, З|Z, Ҙ|Z, Ӟ|DZ, Ӡ|DZ, Ѕ|DZ, И|I, Ѝ|I, Ӥ|I, Ӣ|I, І|I, Ї|JI, Ӏ|I, Й|Y, Ҋ|Y, Ј|J, К|K, Қ|Q, Ҟ|Q, Ҡ|K, Ӄ|Q, Ҝ|K, Л|L, Ӆ|L, Љ|L, М|M, Ӎ|M, Н|N, Ӊ|N, Ң|N, Ӈ|N, Ҥ|N, Њ|N, О|O, Ӧ|O, Ө|O, Ӫ|O, Ҩ|O, П|P, Ҧ|PF, Р|P, Ҏ|P, С|S, Ҫ|S, Т|T, Ҭ|TH, Ћ|T, Ќ|K, У|U, Ў|U, Ӳ|U, Ӱ|U, Ӯ|U, Ү|U, Ұ|U, Ф|F, Х|H, Ҳ|H, Һ|H, Ц|TS, Ҵ|TS, Ч|CH, Ӵ|CH, Ҷ|CH, Ӌ|CH, Ҹ|CH, Џ|DZ, Ш|SH, Щ|SHT, Ъ|A, Ы|Y, Ӹ|Y, Ь|Y, Ҍ|Y, Э|E, Ӭ|E, Ю|YU, Я|YA, а|a, ӑ|a, ӓ|a, ә|e, ӛ|e, ӕ|e, б|b, в|v, г|g, ґ|g, ѓ|g, ғ|g, ӷ|g, y|y, д|d, е|e, ѐ|e, ё|yo, ӗ|e, ҽ|e, ҿ|e, є|ye, ж|zh, ӂ|dzh, җ|zh, ӝ|dzh, з|z, ҙ|z, ӟ|dz, ӡ|dz, ѕ|dz, и|i, ѝ|i, ӥ|i, ӣ|i, і|i, ї|ji, Ӏ|i, й|y, ҋ|y, ј|j, к|k, қ|q, ҟ|q, ҡ|k, ӄ|q, ҝ|k, л|l, ӆ|l, љ|l, м|m, ӎ|m, н|n, ӊ|n, ң|n, ӈ|n, ҥ|n, њ|n, о|o, ӧ|o, ө|o, ӫ|o, ҩ|o, п|p, ҧ|pf, р|p, ҏ|p, с|s, ҫ|s, т|t, ҭ|th, ћ|t, ќ|k, у|u, ў|u, ӳ|u, ӱ|u, ӯ|u, ү|u, ұ|u, ф|f, х|h, ҳ|h, һ|h, ц|ts, ҵ|ts, ч|ch, ӵ|ch, ҷ|ch, ӌ|ch, ҹ|ch, џ|dz, ш|sh, щ|sht, ъ|a, ы|y, ӹ|y, ь|y, ҍ|y, э|e, ӭ|e, ю|yu, я|ya [k2Sef] => 0 [k2SefLabelCat] => contenido [k2SefLabelTag] => etiqueta [k2SefLabelUser] => autor [k2SefLabelSearch] => buscar [k2SefLabelDate] => fecha [k2SefLabelItem] => 0 [k2SefLabelItemCustomPrefix] => [k2SefInsertItemId] => 1 [k2SefItemIdTitleAliasSep] => dash [k2SefUseItemTitleAlias] => 1 [k2SefInsertCatId] => 1 [k2SefCatIdTitleAliasSep] => dash [k2SefUseCatTitleAlias] => 1 [sh404SefLabelCat] => [sh404SefLabelUser] => autor [sh404SefLabelItem] => 2 [sh404SefTitleAlias] => alias [sh404SefModK2ContentFeedAlias] => rss [sh404SefInsertItemId] => 0 [sh404SefInsertUniqueItemId] => 0 [cbIntegration] => 0 [show_page_heading] => [categories] => Array ( [0] => 37 ) [menu_text] => 1 [secure] => 0 [page_title] => Vida sana [page_description] => [page_rights] => [robots] => [vfolder] => [afolder] => [vwidth] => [vheight] => [autoplay] => [galleries_rootfolder] => [enabledownload] => [inheritFrom] => 0 [num_leading_items] => 0 [num_leading_columns] => 1 [leadingImgSize] => Large [num_primary_items] => 10 [num_primary_columns] => 1 [primaryImgSize] => Medium [num_secondary_items] => 0 [num_secondary_columns] => 1 [secondaryImgSize] => Small [num_links] => 0 [num_links_columns] => 1 [linksImgSize] => XSmall [catCatalogMode] => 0 [catFeaturedItems] => 1 [catOrdering] => rdate [catPagination] => 2 [catPaginationResults] => 0 [catTitle] => 1 [catTitleItemCounter] => 0 [catDescription] => 1 [catImage] => 1 [catFeedLink] => 1 [catFeedIcon] => 1 [subCategories] => 0 [subCatColumns] => 2 [subCatOrdering] => alpha [subCatTitle] => 1 [subCatTitleItemCounter] => 0 [subCatDescription] => 1 [subCatImage] => 1 [catItemTitle] => 1 [catItemTitleLinked] => 1 [catItemFeaturedNotice] => 0 [catItemAuthor] => 1 [catItemDateCreated] => 1 [catItemRating] => 0 [catItemImage] => 1 [catItemIntroText] => 1 [catItemExtraFields] => 0 [catItemHits] => 0 [catItemCategory] => 1 [catItemTags] => 1 [catItemAttachments] => 0 [catItemAttachmentsCounter] => 0 [catItemVideo] => 0 [catItemVideoAutoPlay] => 0 [catItemImageGallery] => 0 [catItemDateModified] => 0 [catItemReadMore] => 1 [catItemCommentsAnchor] => 1 [catItemK2Plugins] => 1 [itemDateCreated] => 1 [itemTitle] => 1 [itemFeaturedNotice] => 0 [itemAuthor] => 1 [itemFontResizer] => 1 [itemPrintButton] => 1 [itemEmailButton] => 1 [itemSocialButton] => 1 [itemVideoAnchor] => 1 [itemImageGalleryAnchor] => 1 [itemCommentsAnchor] => 1 [itemRating] => 1 [itemImage] => 1 [itemImgSize] => Large [itemImageMainCaption] => 1 [itemImageMainCredits] => 1 [itemIntroText] => 1 [itemFullText] => 1 [itemExtraFields] => 1 [itemDateModified] => 0 [itemHits] => 0 [itemCategory] => 1 [itemTags] => 1 [itemAttachments] => 1 [itemAttachmentsCounter] => 1 [itemVideo] => 1 [itemVideoAutoPlay] => 0 [itemVideoCaption] => 1 [itemVideoCredits] => 1 [itemImageGallery] => 1 [itemNavigation] => 1 [itemComments] => 1 [itemTwitterButton] => 0 [itemFacebookButton] => 0 [itemGooglePlusOneButton] => 0 [itemAuthorBlock] => 0 [itemAuthorImage] => 0 [itemAuthorDescription] => 0 [itemAuthorURL] => 0 [itemAuthorEmail] => 0 [itemAuthorLatest] => 0 [itemAuthorLatestLimit] => 5 [itemRelated] => 1 [itemRelatedLimit] => 3 [itemRelatedTitle] => 1 [itemRelatedCategory] => 0 [itemRelatedImageSize] => Small [itemRelatedIntrotext] => 0 [itemRelatedFulltext] => 0 [itemRelatedAuthor] => 0 [itemRelatedMedia] => 1 [itemRelatedImageGallery] => 0 [itemK2Plugins] => 1 [catMetaDesc] => Información y consejos de viajes por España, Europa, Africa, Asia y América. [catMetaKey] => viajes, turismo, vacaciones, viajes por España, viajes Europa, viajes Asia, Viajes Africa, información viajes, qué ver y hacer en... viajes en familia, rutas naturaleza [catMetaAuthor] => Candela Vizcaíno ) [separator] => . ) [metadesc] => ¿Por qué hay personas que sufren cuando gastan y se refugian en ser tacaños o, sencillamente, avaros? [metadata] => robots= author=Candela Vizcaíno [metakey] => tacaño, tacaños, avaro, hombres tacaños, hombres tacaños psicología [plugins] => [language] => * [acy_created] => 2019-07-20 16:11:13 [categoryname] => Vida Sana [categoryid] => 37 [categoryalias] => vida-sana [categoryparams] => {"inheritFrom":"1","theme":"","num_leading_items":"2","num_leading_columns":"1","leadingImgSize":"Large","num_primary_items":"4","num_primary_columns":"2","primaryImgSize":"Medium","num_secondary_items":"4","num_secondary_columns":"1","secondaryImgSize":"Small","num_links":"4","num_links_columns":"1","linksImgSize":"XSmall","catCatalogMode":"0","catFeaturedItems":"1","catOrdering":"","catPagination":"2","catPaginationResults":"1","catTitle":"1","catTitleItemCounter":"1","catDescription":"1","catImage":"1","catFeedLink":"1","catFeedIcon":"1","subCategories":"1","subCatColumns":"2","subCatOrdering":"","subCatTitle":"1","subCatTitleItemCounter":"1","subCatDescription":"1","subCatImage":"1","itemImageXS":"","itemImageS":"","itemImageM":"","itemImageL":"","itemImageXL":"","catItemTitle":"1","catItemTitleLinked":"1","catItemFeaturedNotice":"0","catItemAuthor":"1","catItemDateCreated":"1","catItemRating":"0","catItemImage":"1","catItemIntroText":"1","catItemIntroTextWordLimit":"","catItemExtraFields":"0","catItemHits":"0","catItemCategory":"1","catItemTags":"1","catItemAttachments":"0","catItemAttachmentsCounter":"0","catItemVideo":"0","catItemVideoWidth":"","catItemVideoHeight":"","catItemAudioWidth":"","catItemAudioHeight":"","catItemVideoAutoPlay":"0","catItemImageGallery":"0","catItemDateModified":"0","catItemReadMore":"1","catItemCommentsAnchor":"1","catItemK2Plugins":"1","itemDateCreated":"1","itemTitle":"1","itemFeaturedNotice":"1","itemAuthor":"1","itemFontResizer":"1","itemPrintButton":"1","itemEmailButton":"1","itemSocialButton":"1","itemVideoAnchor":"1","itemImageGalleryAnchor":"1","itemCommentsAnchor":"1","itemRating":"1","itemImage":"1","itemImgSize":"Large","itemImageMainCaption":"1","itemImageMainCredits":"1","itemIntroText":"1","itemFullText":"1","itemExtraFields":"1","itemDateModified":"1","itemHits":"1","itemCategory":"1","itemTags":"1","itemAttachments":"1","itemAttachmentsCounter":"1","itemVideo":"1","itemVideoWidth":"","itemVideoHeight":"","itemAudioWidth":"","itemAudioHeight":"","itemVideoAutoPlay":"0","itemVideoCaption":"1","itemVideoCredits":"1","itemImageGallery":"1","itemNavigation":"1","itemComments":"1","itemTwitterButton":"1","itemFacebookButton":"1","itemGooglePlusOneButton":"1","itemAuthorBlock":"1","itemAuthorImage":"1","itemAuthorDescription":"1","itemAuthorURL":"1","itemAuthorEmail":"0","itemAuthorLatest":"1","itemAuthorLatestLimit":"5","itemRelated":"1","itemRelatedLimit":"5","itemRelatedTitle":"1","itemRelatedCategory":"0","itemRelatedImageSize":"0","itemRelatedIntrotext":"0","itemRelatedFulltext":"0","itemRelatedAuthor":"0","itemRelatedMedia":"0","itemRelatedImageGallery":"0","itemK2Plugins":"1","catMetaDesc":"Noticias sobre salud, hábitos saludables, nutrición, psicología y vida familiar sana. ","catMetaKey":"salud, plantas medicinales, vida sana, alimentación, alimentación sana, nutrición, hábitos saludables, significado de los sueños, interpretación de los sueños, psicología, coaching","catMetaRobots":"","catMetaAuthor":"Candela Vizcaino"} [itemGroup] => leading [category] => TableK2Category Object ( [id] => 37 [name] => Vida Sana [alias] => vida-sana [description] => [parent] => 0 [extraFieldsGroup] => 0 [published] => 1 [image] => [access] => 1 [ordering] => 7 [params] => {"inheritFrom":"1","theme":"","num_leading_items":"2","num_leading_columns":"1","leadingImgSize":"Large","num_primary_items":"4","num_primary_columns":"2","primaryImgSize":"Medium","num_secondary_items":"4","num_secondary_columns":"1","secondaryImgSize":"Small","num_links":"4","num_links_columns":"1","linksImgSize":"XSmall","catCatalogMode":"0","catFeaturedItems":"1","catOrdering":"","catPagination":"2","catPaginationResults":"1","catTitle":"1","catTitleItemCounter":"1","catDescription":"1","catImage":"1","catFeedLink":"1","catFeedIcon":"1","subCategories":"1","subCatColumns":"2","subCatOrdering":"","subCatTitle":"1","subCatTitleItemCounter":"1","subCatDescription":"1","subCatImage":"1","itemImageXS":"","itemImageS":"","itemImageM":"","itemImageL":"","itemImageXL":"","catItemTitle":"1","catItemTitleLinked":"1","catItemFeaturedNotice":"0","catItemAuthor":"1","catItemDateCreated":"1","catItemRating":"0","catItemImage":"1","catItemIntroText":"1","catItemIntroTextWordLimit":"","catItemExtraFields":"0","catItemHits":"0","catItemCategory":"1","catItemTags":"1","catItemAttachments":"0","catItemAttachmentsCounter":"0","catItemVideo":"0","catItemVideoWidth":"","catItemVideoHeight":"","catItemAudioWidth":"","catItemAudioHeight":"","catItemVideoAutoPlay":"0","catItemImageGallery":"0","catItemDateModified":"0","catItemReadMore":"1","catItemCommentsAnchor":"1","catItemK2Plugins":"1","itemDateCreated":"1","itemTitle":"1","itemFeaturedNotice":"1","itemAuthor":"1","itemFontResizer":"1","itemPrintButton":"1","itemEmailButton":"1","itemSocialButton":"1","itemVideoAnchor":"1","itemImageGalleryAnchor":"1","itemCommentsAnchor":"1","itemRating":"1","itemImage":"1","itemImgSize":"Large","itemImageMainCaption":"1","itemImageMainCredits":"1","itemIntroText":"1","itemFullText":"1","itemExtraFields":"1","itemDateModified":"1","itemHits":"1","itemCategory":"1","itemTags":"1","itemAttachments":"1","itemAttachmentsCounter":"1","itemVideo":"1","itemVideoWidth":"","itemVideoHeight":"","itemAudioWidth":"","itemAudioHeight":"","itemVideoAutoPlay":"0","itemVideoCaption":"1","itemVideoCredits":"1","itemImageGallery":"1","itemNavigation":"1","itemComments":"1","itemTwitterButton":"1","itemFacebookButton":"1","itemGooglePlusOneButton":"1","itemAuthorBlock":"1","itemAuthorImage":"1","itemAuthorDescription":"1","itemAuthorURL":"1","itemAuthorEmail":"0","itemAuthorLatest":"1","itemAuthorLatestLimit":"5","itemRelated":"1","itemRelatedLimit":"5","itemRelatedTitle":"1","itemRelatedCategory":"0","itemRelatedImageSize":"0","itemRelatedIntrotext":"0","itemRelatedFulltext":"0","itemRelatedAuthor":"0","itemRelatedMedia":"0","itemRelatedImageGallery":"0","itemK2Plugins":"1","catMetaDesc":"Noticias sobre salud, hábitos saludables, nutrición, psicología y vida familiar sana. ","catMetaKey":"salud, plantas medicinales, vida sana, alimentación, alimentación sana, nutrición, hábitos saludables, significado de los sueños, interpretación de los sueños, psicología, coaching","catMetaRobots":"","catMetaAuthor":"Candela Vizcaino"} [trash] => 0 [plugins] => [language] => * [_tbl:protected] => #__k2_categories [_tbl_key:protected] => id [_tbl_keys:protected] => Array ( [0] => id ) [_db:protected] => JDatabaseDriverMysqli Object ( [name] => mysqli [serverType] => mysql [connection:protected] => mysqli Object ( [affected_rows] => -1 [client_info] => mysqlnd 5.0.12-dev - 20150407 - $Id: 38fea24f2847fa7519001be390c98ae0acafe387 $ [client_version] => 50012 [connect_errno] => 0 [connect_error] => [errno] => 0 [error] => [error_list] => Array ( ) [field_count] => 3 [host_info] => Localhost via UNIX socket [info] => [insert_id] => 0 [server_info] => 5.6.40-84.0-log [server_version] => 50640 [stat] => Uptime: 251350 Threads: 14 Questions: 535739001 Slow queries: 13001 Opens: 4231621 Flush tables: 1 Open tables: 2048 Queries per second avg: 2131.446 [sqlstate] => 00000 [protocol_version] => 10 [thread_id] => 3366850 [warning_count] => 0 ) [nameQuote:protected] => ` [nullDate:protected] => 0000-00-00 00:00:00 [_database:JDatabaseDriver:private] => candelav_joom624 [count:protected] => 132 [cursor:protected] => [debug:protected] => [limit:protected] => 0 [log:protected] => Array ( ) [timings:protected] => Array ( ) [callStacks:protected] => Array ( ) [offset:protected] => 0 [options:protected] => Array ( [driver] => mysqli [host] => localhost [user] => candelav_joom624 [password] => yZU?(Dzm)[,W [database] => candelav_joom624 [prefix] => candv_ [select] => 1 [port] => 3306 [socket] => ) [sql:protected] => SELECT * FROM #__k2_tags WHERE name = 'Psicologia' [tablePrefix:protected] => candv_ [utf:protected] => 1 [utf8mb4:protected] => 1 [errorNum:protected] => 0 [errorMsg:protected] => [transactionDepth:protected] => 0 [disconnectHandlers:protected] => Array ( ) ) [_trackAssets:protected] => [_rules:protected] => [_locked:protected] => [_autoincrement:protected] => 1 [_observers:protected] => JObserverUpdater Object ( [observers:protected] => Array ( ) [doCallObservers:protected] => 1 ) [_columnAlias:protected] => Array ( ) [_jsonEncode:protected] => Array ( ) [_errors:protected] => Array ( ) [link] => /vida-sana.html ) [link] => /vida-sana/tacano-avaro.html [printLink] => /vida-sana/tacano-avaro.html?print=1&tmpl=component [imageXSmall] => /media/k2/items/cache/28232e87509dedeadc0cd2b6a94ea3f5_XS.jpg [imageSmall] => /media/k2/items/cache/28232e87509dedeadc0cd2b6a94ea3f5_S.jpg [imageMedium] => /media/k2/items/cache/28232e87509dedeadc0cd2b6a94ea3f5_M.jpg [imageLarge] => /media/k2/items/cache/28232e87509dedeadc0cd2b6a94ea3f5_L.jpg [imageXLarge] => /media/k2/items/cache/28232e87509dedeadc0cd2b6a94ea3f5_XL.jpg [imageGeneric] => /media/k2/items/cache/28232e87509dedeadc0cd2b6a94ea3f5_Generic.jpg [cleanTitle] => El tacaño y el avaro desde la psicología [numOfComments] => 0 [text] =>

 

El arte, la literatura y la mitología lo representan sumidos en ambientes oscuros e invadidos por el miedo. Solos y solitarios (abandonados casi a su suerte), su mundo es pequeño, asfixiante y triste. Toda su preocupación es atesorar y no dar ya que están convencidos de que una catástrofe terrible se cierne sobre ellos si hicieran algo semejante. Son los tacaños, esas personas que ahorran hasta el último céntimo y no gastan en lo necesario para sí o los que están cerca. La convivencia con ellos se hace complicada ya que siempre están barruntando algo terrible si gastan en algo que ellos no consideran imprescindible. Si la literatura está repleto de estas peculiares personalidades, tampoco se queda atrás el avaro. Este es el que ha dado un paso más hacia la infelicidad, ya que nunca estarán satisfecho con lo que tienen y la avidez (sentido presente en la palabra) consumirá su vida como el sediento que nunca puede calmar la sed. 

¿Qué decía Freud del tacaño y su infancia? 

El padre del psicoanálisis y fundador de la psicología moderna, le dedicó un pequeño estudio al tacaño. Lo definía como una persona que no tuvo amor de sus padres en la infancia y que la única forma de “castigar” o llamar la atención de los progenitores era reteniendo las heces cuando era instando a expulsarlas. Esto le producía un placer físico que su inconsciente grabó de una manera peculiar asociando felicidad con acaparar. Si el pequeño encontraba placer en no dar las heces a unos padres poco cuidadosos, pronto se acostumbra a sentir satisfacción en retener cualquier cosa. Y ese cualquier cosa va desde bienes materiales hasta los espirituales. Esto es, el tacaño, el avaro o el codicioso (el que da otro pasa más deseando los bienes o dones que no le pertenecen) son miserables a la hora de gastar dinero por supuesto, pero también a la hora de alegrar la vida a los que le rodean con la generosidad de dones espirituales.  

 

El avaro que ha caído en el pecado capital de la codicia

Para el Cristianismo la codicia, la avaricia, es un pecado capital. Esto es, es una falta tan importante que lleva implícita otras. El tacaño (en todas sus modalidades) no puede o no quiere rendirse al regalo del amor y se parapeta en los castillos de miedo. Pero no solo para el Cristianismo esta forma de vida es incompatible con una existencia en armonía, también lo es para Buda. Y lo es por que la iluminación (y el Nirvana en un paso más elevado) es incompatible con el apego a los bienes terrenales.  

¿Quiero con esto decir que tenemos que dejar todo atrás si queremos alcanzar la Gracia en este o en otro mundo? ¡Ni mucho menos! Pero, como todo en la vida, hay que dejarlo en justo término. El tacaño tiene apego, miedo y, como cualquier otro tipo de personas tóxicas, le cuesta abandonarse a la generosidad del amor.  

10 características principales del tacaño y el avaro

1.- Tiene miedo constantemente al futuro

La vibración espiritual más elevada del ser humano es la del amor. En el lado contrario no está el odio sino el miedo. Cuando una persona cae, ha caído y siempre está en este emplazamiento todo le parece inquietante e impredecible. Ni que decir tiene que la vida no puede organizarse conforme a un plan porque eso no nos compete a nosotros. Siempre habrá algo que choque con nuestros proyectos, ideales y sueños. El tacaño o el avaro no pueden con esto. Para ellos afrontar estas contingencias se les hace imposible. Por eso acaparan y acaparan sin dar nada. Así se sienten tranquilos en una falsa seguridad, ya que creen que el dinero arreglará cualquier problema. 

2.- La falta de autoestima le ha llevado a refugiarse en los bienes materiales

¿Y por qué un tacaño o un avaro se refugian en acumular sin sentido? Sencillamente, porque su autoestima (la confianza en poder solventar cualquier contratiempo) es tan baja que es la única manera que tienen de sentirse tranquilos. Una persona normal puede dejar su cuenta a cero si tiene fe en que podrá salir de cualquier situación por ella misma. El tacaño y el avaro están en el lado contrario. Cualquier gasto imprevisto o un retraso en un pago les hace caer en un pozo de negrura emocional del que creen no poder salir. En el fondo, están en una cárcel cuyos barrotes es el miedo.  

 

3.- El tacaño y el avaro no han cultivado ninguna virtud

Toda su energía vital se va en cómo ganar más y cómo economizar. Llevan las cuentas al día y al céntimo. Se enfadan terriblemente si se retrasa un pago y pueden pillar una depresión si llega un gasto imprevisto. ¡Qué puede haber más triste que una vida así se me permites el juicio de valor! Ni que decir tiene que no es un dechado de valores. Esa falta que le lleva a atesorar la tienen en todo. Es incapaz de amar, de la amistad sincera, del desprendimiento espiritual, del regalo del conocimiento. Es normal que el tacaño y el avaro desprecien dones como el arte, la cultura, la superación a través del deporte, el tiempo generosamente invertido en otros. 

4.- Es cobarde por excelencia y se parapeta en otros 

Como es normal en este tipo de gente tóxica, no da la cara. Se las apaña para hablar a través de otros,  de actuar a través de terceros. Es incapaz de ser asertivo y decir abiertamente (no ya lo que siente que eso es muy difícil) sino de expresar sinceramente cualquier hecho. Gusta de darle vueltas a todo y de enredar por cualquier cosa. Buscará la excusa más tonta para no pagar lo que debe (aunque sea poco) y hará lo imposible (aunque sea poco) por recuperar lo que cree que le pertenece. 

5.- No duda en acudir al robo, a la intimidación o a la violencia para conseguir sus fines

Aunque tampoco dudará en darle las vueltas a la situación para apropiarse de lo que no es suyo  buscando excusas elaboradas si hiciera falta para guardar más y más. Es una persona atrapada en un miedo terrible del que no puede salir.. Para este tipo de individuos (hombres o mujeres) es su comportamiento el correcto. Los demás son los que están equivocados y los que quieren llevarles por el camino del desprendimiento y la ruina posterior. 

 

6.- El tacaño y el avaro mienten y son escurridizos

Pero son ellos los que se meten poco a poco en su propia ruina (y ya no hablo de la económica). Para conseguir sus fines, no dudan en recurrir a la mentira, a la calumnia, a la descalificación y, por tanto, apartan a los demás de sí. Un socio, un jefe o un superior en el trabajo con este mal lleva a los que están a su alrededor al síndrome de burnout o a otras situaciones peores. 

7.-  El amor implica generosidad, virtud que no pueden manifestar estas personas

Pero no es menos en los cuatro muros del hogar. Es aquí donde la convivencia se hace triste porque el tacaño o el avaro no ofrece lo necesario a los suyos. Eso va creando un ambiente de resentimiento y, a la postre, de ira contra este tipo de individuos por parte de sus seres queridos. La falta de generosidad económica acarrea también a retener cariño, comprensión, empatía, complicidad y amor. Esto va creando una situación irrespirable que lleva a estas personas a la soledad o, lo que es peor, a tener solo a interesados a su alrededor. Un cabeza de familia (madre o padre) que retiene bienes materiales de esta forma solo consigue que sus vástagos anhelen disfrutar de una herencia, ya que no pueden hacerlo en vida. 

8.- Tienen un círculo social muy reducido y acaban por quedarse solos

Como no gastan en un café, no invitan en Navidad, no hacen regalos generosos (o no lo hacen sin más) suelen ir quedándose solos. Además el avaro y el tacaño (como he expuesto) también lo son en los dones espirituales e intelectuales. Todo su mundo acaba siendo el mismo: el del atesoramiento, la economía y el miedo. No tienen el desprendimiento de una conversación amable. Si lo hacen, es para sacarte información que puedan utilizar para sus propios fines. 

9.- El tacaño y el avaro solo tendrá relaciones por interés

Por eso no soportan a personas que buscan la excelencia, la generosidad o que ansían la libertad espiritual. Estos seres de luz les devuelven constantemente la oscuridad de su miedo. Tampoco se pararán a la hora de ridiculizar a los que no se mueven por su avidez y ansia. 

10.- Su sed de ahorro les lleva a poner en riesgo su bienestar y el de los suyos

Apagará la calefacción antes de tiempo. Quizás no compre ese medicamento necesario. Habrá quien obligará a una ducha corta con agua fría. El ambiente de la casa nunca será hogareño, acogedor, delicioso. Tendrán millones y no se gastarán un céntimo en una celebración familiar. Eso será regalar y no podrá soportarlo. Vivirá haciendo pequeños gestos que transparente su espíritu miserable si pararse a dar al otro lo que necesita, sueña o, incluso, desea en un momento dado. Le gustará de esconderse en sitios oscuros y querrá tener sus tesoros al alcance donde pueda contarlo una y otra vez. Así tendrá una paz momentánea que no puede alcanzar con un espíritu desprendido que no conoce.  

 

¿Cómo convivir con una persona que no puede dar? 

Muy difícilmente y en esto están de acuerdo todos los terapeutas. La convivencia se hace triste y no tanto por falta de dinero. Hay familias, parejas, amigos o compañeros pobres desde el punto de vista de la economía pero multimillonarios en espíritu que llevan una vida dichosa. Si bien los bienes materiales nos pueden ayudar a alcanzar aquello que deseamos (cultura, conocimiento, acceso a medicamentos, una vida más cómoda…) y, por tanto, nos empujan a la felicidad, esto no es suficiente. La dicha nace de dentro, de la falta de miedo (y aquí están atrapados avaros y tacaños), del amor generoso y de la confianza en el mañana. 

El día a día con estas personas se hace imposible, oscuro, triste ya que empañan cualquier cosa con su pesimismo. Suelen ser individuos carcomidos por la inseguridad y la angustia. Y eso arrastra a los que están a su alrededor. Por eso, van progresivamente quedándose solos. Y no nos engañemos: un tacaño o un avaro será difícil que intente “redimirse”. Es imposible porque cree que son los demás los que se enfrentan a la vida de manera temeraria. 

Candela Vizcaíno | Doctora en Comunicación por la Universidad de Sevilla

 
[event] => stdClass Object ( [BeforeDisplay] => [AfterDisplay] => [AfterDisplayTitle] => [BeforeDisplayContent] => [AfterDisplayContent] => [K2BeforeDisplay] => [K2AfterDisplay] => [K2AfterDisplayTitle] => [K2BeforeDisplayContent] => [K2AfterDisplayContent] => ) )
Página 1 de 2

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información aquí

Acepto