• Portada
  • Vida sana
  • Boris Cyrulnik, psicoecología y resiliencia en la vida post pandemia

Boris Cyrulnik, psicoecología y resiliencia en la vida post pandemia

Psicoecología de Boris Cyrulnik

Psicoecología de Boris Cyrulnik

Candela Vizcaíno

 

Los adolescentes más afectados por la pandemia, de adultos, tendrán depresión crónica

La contundente frase (El País, 30 de octubre de 2021) sale de boca de Boris Cyrulnik (1937), creador del concepto de resiliencia, neurólogo, psiquiatra y psicoanalista con más de treinta títulos en las librerías en su entrevista con Marc Bassets. Y las previsiones o vaticinios sobre la vida post pandemia no son más halagüeñas y eso a pesar del carácter esencialmente optimista de este sabio francés que logró sobrevivir a los horrores del nazismo levantando para sí una vida brillante.  

Porque… ¿quién es Boris Cyrulnik?  

Nacido en Burdeos en 1937 en una familia judía con ideas de izquierdas se quedó sin padres antes de terminar la guerra. Su vida de huérfano fue un deambular en familias de acogida hasta ser encontrado por una de sus tías que lo creía muerto. Contra todo pronóstico, logró estudiar en la Universidad y, según sus palabras, se adentró en los recovecos del inconsciente según Freud simplemente para entender la brutalidad del nazismo. De sus investigaciones han salido libros clásicos como El amor que nos cura o Los patitos feos donde pone en valor el concepto de resiliencia que no tiene nada que ver con lo que muchos consideran sencillamente como resistir o aguantar. Si me permite el lector el símil casi poético, la resiliencia sería el camino que te permite hacer de tu vida una obra de arte a pesar de las adversidades en forma de abandono, desamor, manipulación, persecución u odio. 

A menudo se asemeja la resiliencia, no ya con los antiguos cuentos con moraleja en los que los personajes se hacen mejores cuando emprenden su camino de búsqueda personal, sino con el ancestral arte japonés del  kintsugi. Es esta la técnica que consiste en reparar (creando una obra nueva) los objetos rotos mediante oro líquido obteniendo un resultado de gran belleza, aunque con cicatrices. La idea filosófica que subyace detrás es capaz de atrapar y de subyugar a la sociedad contemporánea descosida por todos los lados posibles. Se hace protagonista, incluso, en series de éxito como La Casa de Papel (en su última temporada) por lo que de esclarecedor llega a ser para explicar o cerrar cualquier tipo de dolor o pérdida. 

Psicoecología. El entorno y las estaciones del alma, la última obra de Boris Cyrulnik 

Ha sido publicada por Gedisa y la fecha de lanzamiento será mañana 2 de noviembre de 2021. En ella, el neuropsiquiatra francés va desgranando uno por uno los desafíos a los que se afrenta la sociedad contemporánea desde el punto de vista anímico. Y nos mete en ciencia pura y dura (la demostrada) sobre los efectos de la cuarentena por covid en los niños y adolescentes. Sus palabras ni que decir tiene están lejos de la demagogia y el ruido actual de las redes sociales y son tajantes en cuanto al proceso de formación del cerebro en épocas tempranas y la importancia del entorno. 

El entorno esculpe el cerebro, lo moldea […] Es decir, cuando actuamos sobre el entorno, modificamos la escultura cerebral. 

Aunque faltan las estadísticas a futuro sobre los efectos de la crisis presente en la vida adulta de los jóvenes actuales, Cyrulnik ya tiene claro qué va a pasar en el futuro. Y se atreve a proyectar ateniéndose al conocimiento aceptado y contrastado en el presente. Buena parte de nuestros niños, encerrados en viviendas pequeñas sin la interacción saludable de pares y, a veces, soportando situaciones de terror doméstico, llegarán rotos a la vida adulta. Y aún no sabemos el porcentaje que logrará repararse con la milenaria técnica del kintsugi que es la resiliencia aplicada a la medicina del alma humana. A la pregunta de ¿qué consecuencias tendrá esta situación para estos adolescentes cuando sean adultos? La respuesta es tajante: 

Estarán en depresión crónica. Tendrán pequeños oficios que no les interesarán. Aprenderán a estar a cargo de la sociedad. Han perdido un periodo sensible de su desarrollo. Para reconectar tendrán que trabajar 10 veces más.  

Además, vuelve a ser tajante a la hora de bloquear ese discurso demoledor de lo que no te mata te hace más fuerte. Y se atreve porque ya son múltiples los estudios que van en dirección contraria. La vulnerabilidad psicológica en la vida adulta normalmente se gesta y crece en el interior de una familia tóxica que ha rodeado el ambiente (que debiera ser de resguardo y acogida) de sufrimiento, estrés innecesario y desapego egoísta. 

Decía Nietzsche que lo que no te hiere te hace más fuerte. Es falso. Cuando uno ha sido herido ha adquirido un factor de vulnerabilidad. Los jóvenes que se han descolgado o las personas que han sufrido una depresión durante el virus tendrán secuelas.

Y, además, sentencia:  

No necesitamos infelicidad: necesitamos derrotar la infelicidad para tener autoestima.

¿Qué es la psicoecología, el nuevo término propuesto por Boris Cyrulnik?

Resumiendo mucho, y basándose en el término ecología (la relación de los seres vivos con su medio) describe el proceso de modificación de la psique a través del entorno. Y va a más, ya que defiende que lo de alrededor es determinante a la hora de construir, levantar y desarrollar el cerebro y los distintos estados del alma. Para demostrar su tesis, bucea en las consecuencias del estrés materno, de la educación deficiente, de la falta de estímulos saludables en los primeros años de vida y en la importancia del apego seguro. Todo ello, en una dirección y otra, influye en lo físico y en lo espiritual. Por si fuera poco se atreve a ir un paso hacia lo colectivo, ya que lo desgaja del proceso evolutivo personal para unirlo a lo social y al ámbito de la naturaleza.  

La psicoecología quiere poner en evidencia el impacto en nuestras vidas de todos los procesos que influyen en la misma, desde las infecciones hasta los desapegos emocionales de todo tipo en  el proceso de crecimiento. Y llegados a este punto, hay que reconocer que buena parte de sus estudios no son novedad. La novedad es el enfoque global que le da a conocimientos desgajados y dispersos con el objetivo de entendernos un poco mejor, tanto en el emplazamiento presente como en del futuro inmediato que está por venir. Y aquí sus palabras pueden sonar a alarma.  

Y ahora las cosas volverán, pero no como antes. La palabra adecuada ahora no es crisis: es catástrofe.”

Por Candela Vizcaíno | Doctora en Comunicación por la Universidad de Sevilla 

 

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios

el bosque de las respuestas

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información aquí

Acepto