Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /home/candelav/public_html/libraries/cms/application/cms.php on line 460
Personas inspiradoras que traen luz a tu vida, cómo son - Candela Vizcaíno

Personas inspiradoras que traen luz a tu vida, cómo son

Personas inspiradoras que traen luz a tu vida, cómo son

Y sí, no voy a dar una lista de esos grandes nombres que han cambiado el curso de la historia con su forma radical, distinta y transformadora de ver, estar y sentir el mundo. ¿Por qué? Porque las personas inspiradoras están a nuestro alrededor camufladas en quehaceres cotidianos e, incluso, anodinos. Para encontrar su brillo más profundo, a veces, tienes que tener el radar puesto. Por eso, hoy te traigo algunas características de estos seres que con su sola forma de estar en el universo te pueden abrir puertas, ventanas y caminos que no conocías. Estos seres de luz se encuentran en la acera contraria a las personas tóxicas con todos sus tipos posibles (los abonados a la difamación, los narcisistas, los posesos de la verdad, los soberbios, los psicópatas…)  

En la acera luminosa se encuentran las personas que se vuelven un ejemplo para otras porque nunca abandonaron el bien a pesar de las adversidades, porque se atrevieron a abrir caminos antes no recorridos, porque son valientes y se miran en el interior de sí mismas, porque viven el día a día con alegría… Aunque, como en todo en la viña del Señor, son más complejas, versátiles y radicalmente distintas unas a otras que lo aquí expuesto, sí hay una serie de comportamientos o caracteres que le son comunes. 

Características de las personas inspiradoras

Las personas inspiradoras no tienen por qué estar en la Wikipedia o en los libros de historia. Las más de las veces son seres anónimos, corrientes, dedicados a quehaceres que no tienen que saltar las barreras de la fama. Si bien los grandes nombres nos enseñan el valor de afrontar retos complejos, estas a las que me dedico hoy son las más valiosas (desde mi humilde punto de vista), porque su halo efectivo no para nunca y su sola presencia te puede abrir caminos que antes ni creías que existían. Están en cualquier emplazamiento y situación, ocupando tareas diversas y profesiones dispares pero, por lo general, tienen tan interiorizado el rol de ayuda que hacen bandera incluso de él. Aunque en ellas hay gustos diversos suelen tener preferencia por los entornos naturales, tranquilos y sosegados. No te las vas a encontrar en discotecas y bares nocturnos envenenándose de distintas formas. Bueno… estas te pueden inspirar pero para no seguir la senda que ellos han elegido. 

1.- Las personas inspiradoras no murmuran, calumnian ni cotillean

Es más, dan su opinión solo cuando se la piden y son muy respetuosas con las ajenas. Se alejan mucho de hacer juicios de valor sobre la vida de los otros. Están centradas en mejorarse continuamente y aquí no cabe la crítica a los que están alrededor. Son conscientes que las palabras que se vierten sobre los demás (aunque sean sobre hechos verdaderos) son como esos papeles al viento del mito oriental. Una vez has escrito algo y lo lanzas a los cuatro puntos cardinales dividido en pedacitos pequeños ya no puedes recomponerlo a su estado original. Así son las calumnias, cotilleos, críticas y juicios. 

2.- Son positivas y siempre ven la oportunidad en la adversidad

Afrontan el mundo con una sonrisa aunque esta sea interior y no se refleje en el rostro, con esperanza en la resolución de conflictos, problemas y contratiempos. A la par, trabajan para que todo sea crecimiento, progreso y abundancia a su alrededor. Esto, por supuesto, no aplica solo al tema económico sino a todo aquello importante que no se puede medir. Confían en Dios o en los poderes del universo y eso les hace estar en el mundo de una forma serena. Han hecho de la resilencia bandera mejorando de cada mala etapa que se les haya presentado.  

3.- Las personas inspiradoras ayudan sin avasallar dejando el espacio al otro

Porque hay quienes se dicen líderes o que van a ofrecer ayuda pero esta tiene que ser con condiciones. O lo que es peor: para que te encuentres en deuda con ellos. Las personas con luz que hoy nos ocupan lo hacen, en otro sentido, desinteresadamente asumiendo que la felicidad está en el servicio (que no tiene nada que ver con el servilismo).  

4.- Son flexibles y sociables

Se adaptan a todas las circunstancias con alegría y no hacen distinciones en las personas según su estrato social o posición económica. Centran su interés en los dones del corazón y nunca en lo meramente material. Por eso, es fácil que hagan amigos y amistades allí por donde se mueven. Además, como no son dogmáticas y tampoco hacen proselitismo, aportan su visión del mundo o creencias (a veces hasta las más profundas) sin avasallar a los demás. 

5.- Son personas generosas que han visto la luz de la verdad 

Por eso, no se aferran a los bienes materiales, a lo que no funciona, a relaciones vacías… Saben soltar con elegancia y desprenderse de aquello que no les sirve. No acumulan y entienden que el espíritu del avaro daña el alma. 

6.- Las personas inspiradoras entienden que la vida tiene un sentido y que hay que ir en su búsqueda

Por eso, es frecuente que tengan un alto propósito religioso y que sus actos sean consecuentes con sus creencias. Son seres enteros y entregados que no dicen una cosa y, a la postre, hacen una bien diferente. Llevan la valentía a sus últimas consecuencias buscando el equilibrio de la justicia.  

7.- Son calmadas sin propensión al estrés o a la ansiedad

Las personas inspiradoras ya saben que en la serenidad radica el primer paso para la felicidad. Buscan el autoconocimiento constante y este camino, a la postre, se va sembrando de paz al centrarse en el presente y no preocuparse tanto por lo que está por venir. Como han aprendido a  soltar todo aquello que ya no les sirve, están más cerca del perdón natural que el resto de los mortales.  

8.- Se han alejado del materialismo  

Y todo lo que ello conlleva: ira y veneno. No nos damos cuenta pero la carrera por conseguir bienes materiales que nos sobran o que nada nos aportan es una batalla cruenta contra nosotros mismos. Por querer conseguir un estatus económico sacrificamos el presente y, a la larga, nuestra esencia. Esto ya lo aprendieron las personas inspiradoras y viven con una digna sencillez. 

9.- El concepto de envidia no cabe en ellas y se alegran de corazón de todo lo bueno que les pase a los demás

Y hago hincapié en esto porque este tipo de seres de luz no se andan midiendo con los otros. Si lo hacen, es consigo mismos para mejorar. A veces este tipo de comportamiento es difícil de comprender para quienes están aferrados a un éxito efímero, al destacar de manera fraudulenta, a la mentira de la fama o a la venganza hacia quienes le hicieron en el pasado algún tipo de daño.  

10.- Para las personas inspiradoras los cambios tienen que estar alejados de los conflictos

Por eso no fuerzan nada. Trabajan para que todo llegue a buen puerto pero no maquinan (y mucho menos a espaldas de otros) para que cualquier objetivo se consiga. Son personas que han descartado la ira de sus vidas y que se alejan de todo conflicto estéril.  

El mundo detrás de las personas inspiradoras

Y la pregunta es: ¿cómo se llega hasta aquí?

1.- En un alto porcentaje nos encontramos con personas que han sufrido y han experimentado una catarsis

En ese proceso se han dado cuenta de lo que realmente importa. Quienes llevan una vida fácil les resulta más complicado, a veces, entender los maravillosos recovecos de la existencia.  

2.- Llevan el crecimiento personal a todos los ámbitos de la vida 

Cualquier cosa que hagan les supone un reto personal que afrontan con alegría. 

3.- Están al servicio del bien común desde la posición en la que se encuentren

Y no hace falta estar al mando de una ONG para llevar a cabo este fin. Se puede hacer desde cualquier punto en el que nos situemos. Eso sí, es primordial dejar atrás actitudes egoístas y egocéntricas, algo que puede parecer complicado en nuestra sociedad actual.   

4.- Han aprendido a disfrutar de los instantes y momentos de la vida más sencillos

Por eso, no se agobian por lo que está por venir y miran al pasado solo para aprender. No se aferran a lo malo y acogen cualquier contratiempo con serenidad con el firme convencimiento de que les va a servir para avanzar.  

5.- Las personas inspiradoras transmiten energía

Y aquí las personas inspiradoras actúan en la acera contraria a la de la gente tóxica. Si estas te roban todo tu luz, tu brillo y te dejan agotado, estos seres de luz te hacen sentir ligeros y como en una nube. Y esto solo hablando con ellos y en el trato diario. Sencillamente, su forma de estar en el mundo te permite abrir puertas y ventanas por las que respirar.  

6.- Suelen tener una sencilla elegancia en todo lo que hacen 

Ponen interés y buen gusto en cualquier cosa que organizan. No gastan mucho ni llevan ropas caras. Llevan la autenticidad a cualquier plano físico.  

7.- Les gusta ver felicidad a su alrededor aunque ellas no hayan tenido nada que ver

Son firmes defensores de la dicha ajena. De ella se nutren devolviéndola con creces. Como llevan la empatía como bandera y la ejercen a más no poder se envuelven con ese halo de alegría que esté a su alrededor y se alegran de corazón de que las cosas les vaya bien a los demás. La envidia es un sentimiento que no tiene cabida en este tipo de espíritus.  

8.- No imponen sus criterios absolutamente a nadie. Simplemente se muestran tal como son sin miedos ni corazas 

La mediocridad no entra en sus planes. Por eso, se niegan a empujar a alguien en cualquier sentido y, tampoco imponen criterio alguno por mi inocente que este pueda parecer. 

9.- Las personas inspiradoras, en un alto porcentaje, no paran de estudiar y de aprender

No se estancan. Progresan día a día. No les interesa las noticias de los periódicos sino más bien todo aquello que les pueda servir para poder hacer una vida mejor entre los suyos. Por eso tienen conocimientos diversos, prácticos y útiles de disciplinas dispares.  

10.- Escuchan a los demás y hacen gala de empatía 

Y esta quizás sea su mejor cualidad, la más difícil entre el común de los mortales. Si la sociedad contemporánea se regodea en la exposición pública de cualquier ámbito, esto crea seres centrados en sí mismos, en sus propias necesidades, en el reflejo que le devuelve el espejo. Sin embargo, las personas inspiradoras son todo lo contrario y saben ponerse en los zapatos de los demás practicando constantemente la escucha activa. 

Seguro que alguna se topa en tu vida. ¡No dejes que salga!

Por Candela Vizcaíno | Doctora en Comunicación por la Universidad de Sevilla

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información aquí

Acepto