Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /home/candelav/public_html/libraries/cms/application/cms.php on line 460
Mostrando artículos por etiqueta: consejos para las familias - Candela Vizcaíno
stdClass Object
(
    [id] => 438
    [title] => Halloween 2020 o cómo celebrar esta noche en tiempos de pandemia
    [alias] => halloween-pandemia
    [catid] => 57
    [published] => 1
    [introtext] => 

 

La fiesta de Halloween tiene un origen incierto y se remonta a los ritos de pasaje de los druidas. Aunque en Occidente se celebra cada 31 de octubre, en el pasado, con toda probabilidad, duraba varios días en los que se despedía la estación luminosa y se daba paso a la oscura. Si en el mundo de los vivos se hacían ofrendas, se bebía y se cantaba, el de los muertos aprovechaba para traspasar al otro lado valiéndose de las puertas que justamente se abrían esos días. De aquí, al parecer, viene la costumbre de disfrazarse. Sería como una especie de camuflaje con el fin de  pasar desapercibido entre los que regresan del más allá, no fuera ser que se empeñaran en llevarnos al otro lado antes de tiempo. Todos esos ritos quedan muy lejos de Halloween 2020 aunque, en la actualidad, nos asaltan problemas similares a los del pasado. La vida y la muerte siempre ha estado dividida por una sutil frontera.  

Dicho esto, Halloween, tal como lo conocemos en la actualidad, proviene de la tradición anglosajona y los protagonistas son siempre los niños. En Estados Unidos no existe la costumbre de elegir disfraces de zombis, monstruos o seres de ultratumba. Y, aunque hay un componente de terror siempre, los más pequeños también se decantan por indumentaria más alegre tipo princesa o héroes de cine. Sí hay un gusto por decorar las casas (incluso semanas antes) y es imprescindible el “truco o trato”. Esta parte tan divertida en la que se sale a pedir caramelos de puerta en puerta ha seducido a los niños de media Europa.  

¿Tenemos que renunciar a celebrar a Halloween 2020? 

Y España es uno de esos países que han caído rendido a la festividad. Tanto es así que el Día de Todos los Santos (de precepto católico) siempre se había vivido en la intimidad, previa visita a los seres queridos que han abandonado este mundo. Eran días tristes en los que, a lo máximo, se disfrutaba con dulces locales como los huesos de santo o los buñuelos. Eso fue hasta que llegó Halloween haciendo estragos en las familias y poniendo la fecha como día grande en el calendario de los niños. Aunque es difícil calcular el inicio de la moda en España, más o menos comenzó a principios del siglo XX para llegar a este Halloween 2020 en el que los peques ya se están preguntando qué se podrá o no hacer.  

Tras la dura cuarentena por Covid en la que los niños se han llevado la peor parte y el inicio del curso con muchas imposiciones, los peques están empezando a reclamar su fiesta. Quieren volver a disfrazarse, se empeñan en decorar la casa, no renuncian a comer galletas con forma de calabaza e intentan (que este punto va a ser difícil) hacer el truco o trato. Llegados aquí, la mayoría de las familias se están preguntando si será seguro. Como todo en la vida, depende de nuestra responsabilidad. Pero, si no hay ninguna orden más restrictiva, los peques no tienen por qué renunciar a su Halloween 2020.  

5 Ideas para hacer de Halloween 2020 una noche especial 

¿Cómo lo vamos a hacer para no traer un gran problema a casa en esta noche de brujas? Dejamos el truco o trato para el final con una idea que se me ha ocurrido hablando con mi hija que se niega a renunciar a los festejos de otoño. Anota:  

1.- Decora la casa de manera dramática. Puedes encontrar en Instagram millones de ideas que incluso se hacen con cartulina negra recortando murciélagos y similares. Así nos vamos metiendo en ambiente. 

2.- Prepara galletas con las formas temáticas. Es muy sencillo y los moldes están disponibles en los bazares económicos. Puedes hacerlos incluso esa tarde o el día antes. Para hornear una tarta de Halloween solo tienes que elaborar un bizcocho corriente y adornar con algún tipo de cartulina temática. 

3.- ¿Qué te parece una merienda dulce para este día tan especial? No hace falta invitar a todo el barrio o a la familia extensa. Eso sí, es importante poner la mesa de forma teatral con adornos básicos (¡que no den mucho asco!) Van bien las calabazas o la vajilla de color oscuro. Coloca las galletas que has preparado, el pastel y bebidas. Ameniza con música acorde y… listo… ¡Ah! Os podéis disfrazar toda la familia. Ya sabes que este atrezzo se arregla en un periquete. 

4.- Otra opción de entretenimiento para Halloween 2020 con los peques es hacer una calabaza luminosa los días antes. Os puede servir como adorno de la merienda propuesta más arriba. Es tan fácil como comprar una calabaza pequeña en el súper. Quita la parte de arriba con un cuchillo con cuidado de que no se rompa. Vacía toda la pulpa y colócala aparte. Te puedo servir más tarde. para cocinar una crema con picatostes, mermelada o también un bizcocho. Esta verdura, previamente cocida, toma un sabor dulzón. Dibuja los ojos y una boca abierta. Y ve recortando estas formas hasta que quede hueca. Coloca una vela encendida. Tapa y… ¡listo! Antes de ponerse fea dura unos cuantos días. 

5.- Elige películas temáticas al gusto de los niños y que sean adecuadas para su edad. Es la más maravillosa forma de terminar esta noche de brujas. Si has preparado la crema de calabaza, seguro que la toman sin rechistar antes de irse a la cama. 

Truco o trato original para Halloween en tiempos de coronavirus 

Este es el asunto más espinoso y que se están preguntando todas las familias adictas a la fiesta. El ir de casa en casa pidiendo caramelos no es la mejor manera de protegernos tal como está la situación. Hay contacto. Los niños no van a respetar la distancia y no sabemos quién hay detrás de cada puerta. Dicho esto, para este Halloween 2020 lo mejor es no salir a la aventura y que los peques estén en un ambiente controlado. Esto es, se puede pedir a los vecinos de la comunidad más cercana (bloque, calle…) que dejen algunos caramelos para que los niños lo encuentren en algún lugar más o menos señalizado. Sería un juego parecido a la búsqueda de los huevos de Pascua pero sin rebuscar mucho con el fin de minimizar el contacto.  

Si te decides a no renunciar al truco o trato sería conveniente aleccionar a los niños y no dejar salir a quienes (por personalidad o porque son muy pequeños) no vayan cumplir las normas básicas. Es fundamental que no se lleven a la boca nada que no esté previamente envuelto y, cuando lleguen a casa con su botín, limpia el plástico que los recubre además de sus manos.  

Si tú vas a participar ofreciendo las chuches, mantén una higiene escrupulosa. Coloca los caramelos en lugares visibles que no necesiten rebuscar mucho. Lo que no queremos para nuestros hijos no lo queremos para los del vecino y, ¡mucho menos un rebrote en el barrio! Ante la duda y que no lo veas claro, es mejor organizar una búsqueda del tesoro en casa y que no salgan a la calle. 

Seamos responsables con este Halloween 2020 y los que vengan en tiempos de coronavirus 

Los niños han caído rendidos a la fiesta (¡y algún que otro adulto también!) Podemos hacer actividades de todo tipo en casa o con los grupos burbujas y pasarlo en grande. Tenemos que aceptar que los tiempos de las grandes fiestas de Halloween con conciertos, espectáculos de magia y cenas buffet temáticas se van a quedar aparcados una temporada, pero eso no quita para que los peques se puedan divertir de otra manera.  

Y llegados a este punto en el que estamos dando ideas para celebrar Halloween 2020 no nos podemos olvidar de los más jóvenes y su espíritu rebelde. Con toda probabilidad, se van a organizar fiestas ilegales de todo tipo. Está en nosotros el acompañamiento de nuestros hijos más mayores incluso en estos momentos tan difíciles. Vendrán otros años, aunque a ellos eso les parezca lejano. Las actividades de riesgo son eso: peligros innecesarios para todos. En nosotros está controlar en la medida que podamos la situación.  

¡Feliz Halloween a todos!

Por Candela Vizcaíno

 

[fulltext] => [video] => [gallery] => [extra_fields] => [] [extra_fields_search] => [created] => 2020-10-09 18:24:31 [created_by] => 953 [created_by_alias] => [checked_out] => 0 [checked_out_time] => 0000-00-00 00:00:00 [modified] => 0000-00-00 00:00:00 [modified_by] => 0 [publish_up] => 2020-10-09 18:24:31 [publish_down] => 0000-00-00 00:00:00 [trash] => 0 [access] => 1 [ordering] => 14 [featured] => 0 [featured_ordering] => 0 [image_caption] => [image_credits] => [video_caption] => [video_credits] => [hits] => 75 [params] => Joomla\Registry\Registry Object ( [data:protected] => stdClass Object ( [enable_css] => 0 [jQueryHandling] => 1.8remote [backendJQueryHandling] => remote [userName] => 1 [userImage] => 1 [userDescription] => 1 [userURL] => 1 [userEmail] => 0 [userFeedLink] => 1 [userFeedIcon] => 1 [userItemCount] => 10 [userItemTitle] => 1 [userItemTitleLinked] => 1 [userItemDateCreated] => 1 [userItemImage] => 1 [userItemIntroText] => 1 [userItemCategory] => 1 [userItemTags] => 1 [userItemCommentsAnchor] => 1 [userItemReadMore] => 1 [userItemK2Plugins] => 1 [tagItemCount] => 10 [tagItemTitle] => 1 [tagItemTitleLinked] => 1 [tagItemDateCreated] => 1 [tagItemImage] => 1 [tagItemIntroText] => 1 [tagItemCategory] => 1 [tagItemReadMore] => 1 [tagItemExtraFields] => 0 [tagOrdering] => [tagFeedLink] => 1 [tagFeedIcon] => 1 [genericItemCount] => 10 [genericItemTitle] => 1 [genericItemTitleLinked] => 1 [genericItemDateCreated] => 1 [genericItemImage] => 1 [genericItemIntroText] => 1 [genericItemCategory] => 1 [genericItemReadMore] => 1 [genericItemExtraFields] => 0 [genericFeedLink] => 1 [genericFeedIcon] => 1 [feedLimit] => 10 [feedItemImage] => 1 [feedImgSize] => S [feedItemIntroText] => 1 [feedTextWordLimit] => [feedItemFullText] => 1 [feedItemTags] => 0 [feedItemVideo] => 0 [feedItemGallery] => 0 [feedItemAttachments] => 0 [feedBogusEmail] => [introTextCleanup] => 0 [introTextCleanupExcludeTags] => [introTextCleanupTagAttr] => [fullTextCleanup] => 0 [fullTextCleanupExcludeTags] => [fullTextCleanupTagAttr] => [xssFiltering] => 0 [linkPopupWidth] => 900 [linkPopupHeight] => 600 [imagesQuality] => 95 [itemImageXS] => 100 [itemImageS] => 200 [itemImageM] => 600 [itemImageL] => 800 [itemImageXL] => 1200 [itemImageGeneric] => 300 [catImageWidth] => 1200 [catImageDefault] => 1 [userImageWidth] => 100 [userImageDefault] => 1 [commenterImgWidth] => 48 [onlineImageEditor] => splashup [imageTimestamp] => 0 [imageMemoryLimit] => [socialButtonCode] => [twitterUsername] => [facebookImage] => Medium [comments] => 1 [commentsOrdering] => DESC [commentsLimit] => 10 [commentsFormPosition] => below [commentsPublishing] => 1 [commentsReporting] => 2 [commentsReportRecipient] => [inlineCommentsModeration] => 0 [gravatar] => 1 [antispam] => 0 [recaptchaForRegistered] => 1 [akismetForRegistered] => 1 [commentsFormNotes] => 1 [commentsFormNotesText] => [frontendEditing] => 1 [showImageTab] => 1 [showImageGalleryTab] => 1 [showVideoTab] => 1 [showExtraFieldsTab] => 1 [showAttachmentsTab] => 1 [showK2Plugins] => 1 [sideBarDisplayFrontend] => 0 [mergeEditors] => 1 [sideBarDisplay] => 1 [attachmentsFolder] => [hideImportButton] => 1 [googleSearch] => 0 [googleSearchContainer] => k2GoogleSearchContainer [K2UserProfile] => 0 [redirect] => 113 [adminSearch] => simple [cookieDomain] => [taggingSystem] => 1 [lockTags] => 0 [showTagFilter] => 0 [k2TagNorm] => 0 [k2TagNormCase] => lower [k2TagNormAdditionalReplacements] => [recaptcha_public_key] => [recaptcha_private_key] => [recaptcha_theme] => clean [recaptchaOnRegistration] => 0 [akismetApiKey] => [stopForumSpam] => 0 [stopForumSpamApiKey] => [showItemsCounterAdmin] => 1 [showChildCatItems] => 1 [disableCompactOrdering] => 0 [metaDescLimit] => 150 [enforceSEFReplacements] => 0 [SEFReplacements] => À|A, Á|A, Â|A, Ã|A, Ä|A, Å|A, à|a, á|a, â|a, ã|a, ä|a, å|a, Ā|A, ā|a, Ă|A, ă|a, Ą|A, ą|a, Ç|C, ç|c, Ć|C, ć|c, Ĉ|C, ĉ|c, Ċ|C, ċ|c, Č|C, č|c, Ð|D, ð|d, Ď|D, ď|d, Đ|D, đ|d, È|E, É|E, Ê|E, Ë|E, è|e, é|e, ê|e, ë|e, Ē|E, ē|e, Ĕ|E, ĕ|e, Ė|E, ė|e, Ę|E, ę|e, Ě|E, ě|e, Ĝ|G, ĝ|g, Ğ|G, ğ|g, Ġ|G, ġ|g, Ģ|G, ģ|g, Ĥ|H, ĥ|h, Ħ|H, ħ|h, Ì|I, Í|I, Î|I, Ï|I, ì|i, í|i, î|i, ï|i, Ĩ|I, ĩ|i, Ī|I, ī|i, Ĭ|I, ĭ|i, Į|I, į|i, İ|I, ı|i, Ĵ|J, ĵ|j, Ķ|K, ķ|k, ĸ|k, Ĺ|L, ĺ|l, Ļ|L, ļ|l, Ľ|L, ľ|l, Ŀ|L, ŀ|l, Ł|L, ł|l, Ñ|N, ñ|n, Ń|N, ń|n, Ņ|N, ņ|n, Ň|N, ň|n, ʼn|n, Ŋ|N, ŋ|n, Ò|O, Ó|O, Ô|O, Õ|O, Ö|O, Ø|O, ò|o, ó|o, ô|o, õ|o, ö|o, ø|o, Ō|O, ō|o, Ŏ|O, ŏ|o, Ő|O, ő|o, Ŕ|R, ŕ|r, Ŗ|R, ŗ|r, Ř|R, ř|r, Ś|S, ś|s, Ŝ|S, ŝ|s, Ş|S, ş|s, Š|S, š|s, ſ|s, Ţ|T, ţ|t, Ť|T, ť|t, Ŧ|T, ŧ|t, Ù|U, Ú|U, Û|U, Ü|U, ù|u, ú|u, û|u, ü|u, Ũ|U, ũ|u, Ū|U, ū|u, Ŭ|U, ŭ|u, Ů|U, ů|u, Ű|U, ű|u, Ų|U, ų|u, Ŵ|W, ŵ|w, Ý|Y, ý|y, ÿ|y, Ŷ|Y, ŷ|y, Ÿ|Y, Ź|Z, ź|z, Ż|Z, ż|z, Ž|Z, ž|z, α|a, β|b, γ|g, δ|d, ε|e, ζ|z, η|h, θ|th, ι|i, κ|k, λ|l, μ|m, ν|n, ξ|x, ο|o, π|p, ρ|r, σ|s, τ|t, υ|y, φ|f, χ|ch, ψ|ps, ω|w, Α|A, Β|B, Γ|G, Δ|D, Ε|E, Ζ|Z, Η|H, Θ|Th, Ι|I, Κ|K, Λ|L, Μ|M, Ξ|X, Ο|O, Π|P, Ρ|R, Σ|S, Τ|T, Υ|Y, Φ|F, Χ|Ch, Ψ|Ps, Ω|W, ά|a, έ|e, ή|h, ί|i, ό|o, ύ|y, ώ|w, Ά|A, Έ|E, Ή|H, Ί|I, Ό|O, Ύ|Y, Ώ|W, ϊ|i, ΐ|i, ϋ|y, ς|s, А|A, Ӑ|A, Ӓ|A, Ә|E, Ӛ|E, Ӕ|E, Б|B, В|V, Г|G, Ґ|G, Ѓ|G, Ғ|G, Ӷ|G, y|Y, Д|D, Е|E, Ѐ|E, Ё|YO, Ӗ|E, Ҽ|E, Ҿ|E, Є|YE, Ж|ZH, Ӂ|DZH, Җ|ZH, Ӝ|DZH, З|Z, Ҙ|Z, Ӟ|DZ, Ӡ|DZ, Ѕ|DZ, И|I, Ѝ|I, Ӥ|I, Ӣ|I, І|I, Ї|JI, Ӏ|I, Й|Y, Ҋ|Y, Ј|J, К|K, Қ|Q, Ҟ|Q, Ҡ|K, Ӄ|Q, Ҝ|K, Л|L, Ӆ|L, Љ|L, М|M, Ӎ|M, Н|N, Ӊ|N, Ң|N, Ӈ|N, Ҥ|N, Њ|N, О|O, Ӧ|O, Ө|O, Ӫ|O, Ҩ|O, П|P, Ҧ|PF, Р|P, Ҏ|P, С|S, Ҫ|S, Т|T, Ҭ|TH, Ћ|T, Ќ|K, У|U, Ў|U, Ӳ|U, Ӱ|U, Ӯ|U, Ү|U, Ұ|U, Ф|F, Х|H, Ҳ|H, Һ|H, Ц|TS, Ҵ|TS, Ч|CH, Ӵ|CH, Ҷ|CH, Ӌ|CH, Ҹ|CH, Џ|DZ, Ш|SH, Щ|SHT, Ъ|A, Ы|Y, Ӹ|Y, Ь|Y, Ҍ|Y, Э|E, Ӭ|E, Ю|YU, Я|YA, а|a, ӑ|a, ӓ|a, ә|e, ӛ|e, ӕ|e, б|b, в|v, г|g, ґ|g, ѓ|g, ғ|g, ӷ|g, y|y, д|d, е|e, ѐ|e, ё|yo, ӗ|e, ҽ|e, ҿ|e, є|ye, ж|zh, ӂ|dzh, җ|zh, ӝ|dzh, з|z, ҙ|z, ӟ|dz, ӡ|dz, ѕ|dz, и|i, ѝ|i, ӥ|i, ӣ|i, і|i, ї|ji, Ӏ|i, й|y, ҋ|y, ј|j, к|k, қ|q, ҟ|q, ҡ|k, ӄ|q, ҝ|k, л|l, ӆ|l, љ|l, м|m, ӎ|m, н|n, ӊ|n, ң|n, ӈ|n, ҥ|n, њ|n, о|o, ӧ|o, ө|o, ӫ|o, ҩ|o, п|p, ҧ|pf, р|p, ҏ|p, с|s, ҫ|s, т|t, ҭ|th, ћ|t, ќ|k, у|u, ў|u, ӳ|u, ӱ|u, ӯ|u, ү|u, ұ|u, ф|f, х|h, ҳ|h, һ|h, ц|ts, ҵ|ts, ч|ch, ӵ|ch, ҷ|ch, ӌ|ch, ҹ|ch, џ|dz, ш|sh, щ|sht, ъ|a, ы|y, ӹ|y, ь|y, ҍ|y, э|e, ӭ|e, ю|yu, я|ya [k2Sef] => 0 [k2SefLabelCat] => contenido [k2SefLabelTag] => etiqueta [k2SefLabelUser] => autor [k2SefLabelSearch] => buscar [k2SefLabelDate] => fecha [k2SefLabelItem] => 0 [k2SefLabelItemCustomPrefix] => [k2SefInsertItemId] => 1 [k2SefItemIdTitleAliasSep] => dash [k2SefUseItemTitleAlias] => 1 [k2SefInsertCatId] => 1 [k2SefCatIdTitleAliasSep] => dash [k2SefUseCatTitleAlias] => 1 [sh404SefLabelCat] => [sh404SefLabelUser] => autor [sh404SefLabelItem] => 2 [sh404SefTitleAlias] => alias [sh404SefModK2ContentFeedAlias] => rss [sh404SefInsertItemId] => 0 [sh404SefInsertUniqueItemId] => 0 [cbIntegration] => 0 [show_page_heading] => [categories] => Array ( [0] => 37 ) [menu_text] => 1 [secure] => 0 [page_title] => Vida sana [page_description] => [page_rights] => [robots] => [inheritFrom] => 0 [num_leading_items] => 0 [num_leading_columns] => 1 [leadingImgSize] => Large [num_primary_items] => 10 [num_primary_columns] => 1 [primaryImgSize] => Medium [num_secondary_items] => 0 [num_secondary_columns] => 1 [secondaryImgSize] => Small [num_links] => 0 [num_links_columns] => 1 [linksImgSize] => XSmall [catCatalogMode] => 0 [catFeaturedItems] => 1 [catOrdering] => rdate [catPagination] => 2 [catPaginationResults] => 0 [catTitle] => 1 [catTitleItemCounter] => 0 [catDescription] => 1 [catImage] => 1 [catFeedLink] => 1 [catFeedIcon] => 1 [subCategories] => 0 [subCatColumns] => 2 [subCatOrdering] => alpha [subCatTitle] => 1 [subCatTitleItemCounter] => 0 [subCatDescription] => 1 [subCatImage] => 1 [catItemTitle] => 1 [catItemTitleLinked] => 1 [catItemFeaturedNotice] => 0 [catItemAuthor] => 1 [catItemDateCreated] => 1 [catItemRating] => 0 [catItemImage] => 1 [catItemIntroText] => 1 [catItemExtraFields] => 0 [catItemHits] => 0 [catItemCategory] => 1 [catItemTags] => 1 [catItemAttachments] => 0 [catItemAttachmentsCounter] => 0 [catItemVideo] => 0 [catItemVideoAutoPlay] => 0 [catItemImageGallery] => 0 [catItemDateModified] => 0 [catItemReadMore] => 1 [catItemCommentsAnchor] => 1 [catItemK2Plugins] => 1 [itemDateCreated] => 1 [itemTitle] => 1 [itemFeaturedNotice] => 0 [itemAuthor] => 1 [itemFontResizer] => 1 [itemPrintButton] => 1 [itemEmailButton] => 1 [itemSocialButton] => 1 [itemVideoAnchor] => 1 [itemImageGalleryAnchor] => 1 [itemCommentsAnchor] => 1 [itemRating] => 1 [itemImage] => 1 [itemImgSize] => Large [itemImageMainCaption] => 1 [itemImageMainCredits] => 1 [itemIntroText] => 1 [itemFullText] => 1 [itemExtraFields] => 1 [itemDateModified] => 0 [itemHits] => 0 [itemCategory] => 1 [itemTags] => 1 [itemAttachments] => 1 [itemAttachmentsCounter] => 1 [itemVideo] => 1 [itemVideoAutoPlay] => 0 [itemVideoCaption] => 1 [itemVideoCredits] => 1 [itemImageGallery] => 1 [itemNavigation] => 1 [itemComments] => 1 [itemTwitterButton] => 0 [itemFacebookButton] => 0 [itemGooglePlusOneButton] => 0 [itemAuthorBlock] => 0 [itemAuthorImage] => 0 [itemAuthorDescription] => 0 [itemAuthorURL] => 0 [itemAuthorEmail] => 0 [itemAuthorLatest] => 0 [itemAuthorLatestLimit] => 5 [itemRelated] => 1 [itemRelatedLimit] => 3 [itemRelatedTitle] => 1 [itemRelatedCategory] => 0 [itemRelatedImageSize] => Small [itemRelatedIntrotext] => 0 [itemRelatedFulltext] => 0 [itemRelatedAuthor] => 0 [itemRelatedMedia] => 1 [itemRelatedImageGallery] => 0 [itemK2Plugins] => 1 [catMetaDesc] => Información y consejos de viajes por España, Europa, Africa, Asia y América. [catMetaKey] => viajes, turismo, vacaciones, viajes por España, viajes Europa, viajes Asia, Viajes Africa, información viajes, qué ver y hacer en... viajes en familia, rutas naturaleza [catMetaAuthor] => Candela Vizcaíno ) [separator] => . ) [metadesc] => Ideas para celebrar Halloween en tiempos de pandemia. [metadata] => robots= author=Candela Vizcaíno [metakey] => halloween 2020, familias, niños, disfraces, Halloween, [plugins] => [language] => * [acy_created] => 2020-10-09 20:30:54 [categoryname] => Consejos para la Familia [categoryid] => 57 [categoryalias] => consejos-para-la-familia [categoryparams] => {"inheritFrom":"1","theme":"","num_leading_items":"2","num_leading_columns":"1","leadingImgSize":"Large","num_primary_items":"4","num_primary_columns":"2","primaryImgSize":"Medium","num_secondary_items":"4","num_secondary_columns":"1","secondaryImgSize":"Small","num_links":"4","num_links_columns":"1","linksImgSize":"XSmall","catCatalogMode":"0","catFeaturedItems":"1","catOrdering":"","catPagination":"2","catPaginationResults":"1","catTitle":"1","catTitleItemCounter":"1","catDescription":"1","catImage":"1","catFeedLink":"1","catFeedIcon":"1","subCategories":"1","subCatColumns":"2","subCatOrdering":"","subCatTitle":"1","subCatTitleItemCounter":"1","subCatDescription":"1","subCatImage":"1","itemImageXS":"","itemImageS":"","itemImageM":"","itemImageL":"","itemImageXL":"","catItemTitle":"1","catItemTitleLinked":"1","catItemFeaturedNotice":"0","catItemAuthor":"1","catItemDateCreated":"1","catItemRating":"0","catItemImage":"1","catItemIntroText":"1","catItemIntroTextWordLimit":"","catItemExtraFields":"0","catItemHits":"0","catItemCategory":"1","catItemTags":"1","catItemAttachments":"0","catItemAttachmentsCounter":"0","catItemVideo":"0","catItemVideoWidth":"","catItemVideoHeight":"","catItemAudioWidth":"","catItemAudioHeight":"","catItemVideoAutoPlay":"0","catItemImageGallery":"0","catItemDateModified":"0","catItemReadMore":"1","catItemCommentsAnchor":"1","catItemK2Plugins":"1","itemDateCreated":"1","itemTitle":"1","itemFeaturedNotice":"1","itemAuthor":"1","itemFontResizer":"1","itemPrintButton":"1","itemEmailButton":"1","itemSocialButton":"1","itemVideoAnchor":"1","itemImageGalleryAnchor":"1","itemCommentsAnchor":"1","itemRating":"1","itemImage":"1","itemImgSize":"Large","itemImageMainCaption":"1","itemImageMainCredits":"1","itemIntroText":"1","itemFullText":"1","itemExtraFields":"1","itemDateModified":"1","itemHits":"1","itemCategory":"1","itemTags":"1","itemAttachments":"1","itemAttachmentsCounter":"1","itemVideo":"1","itemVideoWidth":"","itemVideoHeight":"","itemAudioWidth":"","itemAudioHeight":"","itemVideoAutoPlay":"0","itemVideoCaption":"1","itemVideoCredits":"1","itemImageGallery":"1","itemNavigation":"1","itemComments":"1","itemTwitterButton":"1","itemFacebookButton":"1","itemGooglePlusOneButton":"1","itemAuthorBlock":"1","itemAuthorImage":"1","itemAuthorDescription":"1","itemAuthorURL":"1","itemAuthorEmail":"0","itemAuthorLatest":"1","itemAuthorLatestLimit":"5","itemRelated":"1","itemRelatedLimit":"5","itemRelatedTitle":"1","itemRelatedCategory":"0","itemRelatedImageSize":"0","itemRelatedIntrotext":"0","itemRelatedFulltext":"0","itemRelatedAuthor":"0","itemRelatedMedia":"0","itemRelatedImageGallery":"0","itemK2Plugins":"1","catMetaDesc":"","catMetaKey":"","catMetaRobots":"","catMetaAuthor":""} [itemGroup] => leading [category] => TableK2Category Object ( [id] => 57 [name] => Consejos para la Familia [alias] => consejos-para-la-familia [description] => [parent] => 37 [extraFieldsGroup] => 0 [published] => 1 [image] => [access] => 1 [ordering] => 4 [params] => {"inheritFrom":"1","theme":"","num_leading_items":"2","num_leading_columns":"1","leadingImgSize":"Large","num_primary_items":"4","num_primary_columns":"2","primaryImgSize":"Medium","num_secondary_items":"4","num_secondary_columns":"1","secondaryImgSize":"Small","num_links":"4","num_links_columns":"1","linksImgSize":"XSmall","catCatalogMode":"0","catFeaturedItems":"1","catOrdering":"","catPagination":"2","catPaginationResults":"1","catTitle":"1","catTitleItemCounter":"1","catDescription":"1","catImage":"1","catFeedLink":"1","catFeedIcon":"1","subCategories":"1","subCatColumns":"2","subCatOrdering":"","subCatTitle":"1","subCatTitleItemCounter":"1","subCatDescription":"1","subCatImage":"1","itemImageXS":"","itemImageS":"","itemImageM":"","itemImageL":"","itemImageXL":"","catItemTitle":"1","catItemTitleLinked":"1","catItemFeaturedNotice":"0","catItemAuthor":"1","catItemDateCreated":"1","catItemRating":"0","catItemImage":"1","catItemIntroText":"1","catItemIntroTextWordLimit":"","catItemExtraFields":"0","catItemHits":"0","catItemCategory":"1","catItemTags":"1","catItemAttachments":"0","catItemAttachmentsCounter":"0","catItemVideo":"0","catItemVideoWidth":"","catItemVideoHeight":"","catItemAudioWidth":"","catItemAudioHeight":"","catItemVideoAutoPlay":"0","catItemImageGallery":"0","catItemDateModified":"0","catItemReadMore":"1","catItemCommentsAnchor":"1","catItemK2Plugins":"1","itemDateCreated":"1","itemTitle":"1","itemFeaturedNotice":"1","itemAuthor":"1","itemFontResizer":"1","itemPrintButton":"1","itemEmailButton":"1","itemSocialButton":"1","itemVideoAnchor":"1","itemImageGalleryAnchor":"1","itemCommentsAnchor":"1","itemRating":"1","itemImage":"1","itemImgSize":"Large","itemImageMainCaption":"1","itemImageMainCredits":"1","itemIntroText":"1","itemFullText":"1","itemExtraFields":"1","itemDateModified":"1","itemHits":"1","itemCategory":"1","itemTags":"1","itemAttachments":"1","itemAttachmentsCounter":"1","itemVideo":"1","itemVideoWidth":"","itemVideoHeight":"","itemAudioWidth":"","itemAudioHeight":"","itemVideoAutoPlay":"0","itemVideoCaption":"1","itemVideoCredits":"1","itemImageGallery":"1","itemNavigation":"1","itemComments":"1","itemTwitterButton":"1","itemFacebookButton":"1","itemGooglePlusOneButton":"1","itemAuthorBlock":"1","itemAuthorImage":"1","itemAuthorDescription":"1","itemAuthorURL":"1","itemAuthorEmail":"0","itemAuthorLatest":"1","itemAuthorLatestLimit":"5","itemRelated":"1","itemRelatedLimit":"5","itemRelatedTitle":"1","itemRelatedCategory":"0","itemRelatedImageSize":"0","itemRelatedIntrotext":"0","itemRelatedFulltext":"0","itemRelatedAuthor":"0","itemRelatedMedia":"0","itemRelatedImageGallery":"0","itemK2Plugins":"1","catMetaDesc":"","catMetaKey":"","catMetaRobots":"","catMetaAuthor":""} [trash] => 0 [plugins] => [language] => * [_tbl:protected] => #__k2_categories [_tbl_key:protected] => id [_tbl_keys:protected] => Array ( [0] => id ) [_db:protected] => JDatabaseDriverMysqli Object ( [name] => mysqli [serverType] => mysql [connection:protected] => mysqli Object ( [affected_rows] => 0 [client_info] => mysqlnd 5.0.12-dev - 20150407 - $Id: 7cc7cc96e675f6d72e5cf0f267f48e167c2abb23 $ [client_version] => 50012 [connect_errno] => 0 [connect_error] => [errno] => 0 [error] => [error_list] => Array ( ) [field_count] => 3 [host_info] => Localhost via UNIX socket [info] => [insert_id] => 0 [server_info] => 5.6.40-84.0-log [server_version] => 50640 [stat] => Uptime: 937896 Threads: 7 Questions: 1192961953 Slow queries: 55117 Opens: 11668308 Flush tables: 1 Open tables: 2048 Queries per second avg: 1271.955 [sqlstate] => 00000 [protocol_version] => 10 [thread_id] => 8417690 [warning_count] => 0 ) [nameQuote:protected] => ` [nullDate:protected] => 0000-00-00 00:00:00 [_database:JDatabaseDriver:private] => candelav_joom624 [count:protected] => 143 [cursor:protected] => [debug:protected] => [limit:protected] => 0 [log:protected] => Array ( ) [timings:protected] => Array ( ) [callStacks:protected] => Array ( ) [offset:protected] => 0 [options:protected] => Array ( [driver] => mysqli [host] => localhost [user] => candelav_joom624 [password] => yZU?(Dzm)[,W [database] => candelav_joom624 [prefix] => candv_ [select] => 1 [port] => 3306 [socket] => ) [sql:protected] => SELECT * FROM #__k2_tags WHERE name = 'consejosparalasfamilias' [tablePrefix:protected] => candv_ [utf:protected] => 1 [utf8mb4:protected] => 1 [errorNum:protected] => 0 [errorMsg:protected] => [transactionDepth:protected] => 0 [disconnectHandlers:protected] => Array ( ) ) [_trackAssets:protected] => [_rules:protected] => [_locked:protected] => [_autoincrement:protected] => 1 [_observers:protected] => JObserverUpdater Object ( [observers:protected] => Array ( ) [doCallObservers:protected] => 1 ) [_columnAlias:protected] => Array ( ) [_jsonEncode:protected] => Array ( ) [_errors:protected] => Array ( ) [link] => /vida-sana/consejos-para-la-familia.html ) [link] => /vida-sana/consejos-para-la-familia/halloween-pandemia.html [printLink] => /vida-sana/consejos-para-la-familia/halloween-pandemia.html?print=1&tmpl=component [imageXSmall] => /media/k2/items/cache/2ec788b5d2483f73e1f9efd1de8baaf4_XS.jpg [imageSmall] => /media/k2/items/cache/2ec788b5d2483f73e1f9efd1de8baaf4_S.jpg [imageMedium] => /media/k2/items/cache/2ec788b5d2483f73e1f9efd1de8baaf4_M.jpg [imageLarge] => /media/k2/items/cache/2ec788b5d2483f73e1f9efd1de8baaf4_L.jpg [imageXLarge] => /media/k2/items/cache/2ec788b5d2483f73e1f9efd1de8baaf4_XL.jpg [imageGeneric] => /media/k2/items/cache/2ec788b5d2483f73e1f9efd1de8baaf4_Generic.jpg [cleanTitle] => Halloween 2020 o cómo celebrar esta noche en tiempos de pandemia [numOfComments] => 0 [text] =>

 

La fiesta de Halloween tiene un origen incierto y se remonta a los ritos de pasaje de los druidas. Aunque en Occidente se celebra cada 31 de octubre, en el pasado, con toda probabilidad, duraba varios días en los que se despedía la estación luminosa y se daba paso a la oscura. Si en el mundo de los vivos se hacían ofrendas, se bebía y se cantaba, el de los muertos aprovechaba para traspasar al otro lado valiéndose de las puertas que justamente se abrían esos días. De aquí, al parecer, viene la costumbre de disfrazarse. Sería como una especie de camuflaje con el fin de  pasar desapercibido entre los que regresan del más allá, no fuera ser que se empeñaran en llevarnos al otro lado antes de tiempo. Todos esos ritos quedan muy lejos de Halloween 2020 aunque, en la actualidad, nos asaltan problemas similares a los del pasado. La vida y la muerte siempre ha estado dividida por una sutil frontera.  

Dicho esto, Halloween, tal como lo conocemos en la actualidad, proviene de la tradición anglosajona y los protagonistas son siempre los niños. En Estados Unidos no existe la costumbre de elegir disfraces de zombis, monstruos o seres de ultratumba. Y, aunque hay un componente de terror siempre, los más pequeños también se decantan por indumentaria más alegre tipo princesa o héroes de cine. Sí hay un gusto por decorar las casas (incluso semanas antes) y es imprescindible el “truco o trato”. Esta parte tan divertida en la que se sale a pedir caramelos de puerta en puerta ha seducido a los niños de media Europa.  

¿Tenemos que renunciar a celebrar a Halloween 2020? 

Y España es uno de esos países que han caído rendido a la festividad. Tanto es así que el Día de Todos los Santos (de precepto católico) siempre se había vivido en la intimidad, previa visita a los seres queridos que han abandonado este mundo. Eran días tristes en los que, a lo máximo, se disfrutaba con dulces locales como los huesos de santo o los buñuelos. Eso fue hasta que llegó Halloween haciendo estragos en las familias y poniendo la fecha como día grande en el calendario de los niños. Aunque es difícil calcular el inicio de la moda en España, más o menos comenzó a principios del siglo XX para llegar a este Halloween 2020 en el que los peques ya se están preguntando qué se podrá o no hacer.  

Tras la dura cuarentena por Covid en la que los niños se han llevado la peor parte y el inicio del curso con muchas imposiciones, los peques están empezando a reclamar su fiesta. Quieren volver a disfrazarse, se empeñan en decorar la casa, no renuncian a comer galletas con forma de calabaza e intentan (que este punto va a ser difícil) hacer el truco o trato. Llegados aquí, la mayoría de las familias se están preguntando si será seguro. Como todo en la vida, depende de nuestra responsabilidad. Pero, si no hay ninguna orden más restrictiva, los peques no tienen por qué renunciar a su Halloween 2020.  

5 Ideas para hacer de Halloween 2020 una noche especial 

¿Cómo lo vamos a hacer para no traer un gran problema a casa en esta noche de brujas? Dejamos el truco o trato para el final con una idea que se me ha ocurrido hablando con mi hija que se niega a renunciar a los festejos de otoño. Anota:  

1.- Decora la casa de manera dramática. Puedes encontrar en Instagram millones de ideas que incluso se hacen con cartulina negra recortando murciélagos y similares. Así nos vamos metiendo en ambiente. 

2.- Prepara galletas con las formas temáticas. Es muy sencillo y los moldes están disponibles en los bazares económicos. Puedes hacerlos incluso esa tarde o el día antes. Para hornear una tarta de Halloween solo tienes que elaborar un bizcocho corriente y adornar con algún tipo de cartulina temática. 

3.- ¿Qué te parece una merienda dulce para este día tan especial? No hace falta invitar a todo el barrio o a la familia extensa. Eso sí, es importante poner la mesa de forma teatral con adornos básicos (¡que no den mucho asco!) Van bien las calabazas o la vajilla de color oscuro. Coloca las galletas que has preparado, el pastel y bebidas. Ameniza con música acorde y… listo… ¡Ah! Os podéis disfrazar toda la familia. Ya sabes que este atrezzo se arregla en un periquete. 

4.- Otra opción de entretenimiento para Halloween 2020 con los peques es hacer una calabaza luminosa los días antes. Os puede servir como adorno de la merienda propuesta más arriba. Es tan fácil como comprar una calabaza pequeña en el súper. Quita la parte de arriba con un cuchillo con cuidado de que no se rompa. Vacía toda la pulpa y colócala aparte. Te puedo servir más tarde. para cocinar una crema con picatostes, mermelada o también un bizcocho. Esta verdura, previamente cocida, toma un sabor dulzón. Dibuja los ojos y una boca abierta. Y ve recortando estas formas hasta que quede hueca. Coloca una vela encendida. Tapa y… ¡listo! Antes de ponerse fea dura unos cuantos días. 

5.- Elige películas temáticas al gusto de los niños y que sean adecuadas para su edad. Es la más maravillosa forma de terminar esta noche de brujas. Si has preparado la crema de calabaza, seguro que la toman sin rechistar antes de irse a la cama. 

Truco o trato original para Halloween en tiempos de coronavirus 

Este es el asunto más espinoso y que se están preguntando todas las familias adictas a la fiesta. El ir de casa en casa pidiendo caramelos no es la mejor manera de protegernos tal como está la situación. Hay contacto. Los niños no van a respetar la distancia y no sabemos quién hay detrás de cada puerta. Dicho esto, para este Halloween 2020 lo mejor es no salir a la aventura y que los peques estén en un ambiente controlado. Esto es, se puede pedir a los vecinos de la comunidad más cercana (bloque, calle…) que dejen algunos caramelos para que los niños lo encuentren en algún lugar más o menos señalizado. Sería un juego parecido a la búsqueda de los huevos de Pascua pero sin rebuscar mucho con el fin de minimizar el contacto.  

Si te decides a no renunciar al truco o trato sería conveniente aleccionar a los niños y no dejar salir a quienes (por personalidad o porque son muy pequeños) no vayan cumplir las normas básicas. Es fundamental que no se lleven a la boca nada que no esté previamente envuelto y, cuando lleguen a casa con su botín, limpia el plástico que los recubre además de sus manos.  

Si tú vas a participar ofreciendo las chuches, mantén una higiene escrupulosa. Coloca los caramelos en lugares visibles que no necesiten rebuscar mucho. Lo que no queremos para nuestros hijos no lo queremos para los del vecino y, ¡mucho menos un rebrote en el barrio! Ante la duda y que no lo veas claro, es mejor organizar una búsqueda del tesoro en casa y que no salgan a la calle. 

Seamos responsables con este Halloween 2020 y los que vengan en tiempos de coronavirus 

Los niños han caído rendidos a la fiesta (¡y algún que otro adulto también!) Podemos hacer actividades de todo tipo en casa o con los grupos burbujas y pasarlo en grande. Tenemos que aceptar que los tiempos de las grandes fiestas de Halloween con conciertos, espectáculos de magia y cenas buffet temáticas se van a quedar aparcados una temporada, pero eso no quita para que los peques se puedan divertir de otra manera.  

Y llegados a este punto en el que estamos dando ideas para celebrar Halloween 2020 no nos podemos olvidar de los más jóvenes y su espíritu rebelde. Con toda probabilidad, se van a organizar fiestas ilegales de todo tipo. Está en nosotros el acompañamiento de nuestros hijos más mayores incluso en estos momentos tan difíciles. Vendrán otros años, aunque a ellos eso les parezca lejano. Las actividades de riesgo son eso: peligros innecesarios para todos. En nosotros está controlar en la medida que podamos la situación.  

¡Feliz Halloween a todos!

Por Candela Vizcaíno

 

[event] => stdClass Object ( [BeforeDisplay] => [AfterDisplay] => [AfterDisplayTitle] => [BeforeDisplayContent] => [AfterDisplayContent] => [K2BeforeDisplay] => [K2AfterDisplay] => [K2AfterDisplayTitle] => [K2BeforeDisplayContent] => [K2AfterDisplayContent] => ) )

stdClass Object
(
    [id] => 426
    [title] => 12 Beneficios de estudiar música en los niños
    [alias] => beneficios-estudiar-musica
    [catid] => 57
    [published] => 1
    [introtext] => 

 

Lo hemos visto en la dura cuarentena por Covid en los niños de toda España: la música ha sido una válvula de escape, un cometa al que agarrarse cuando no les podía dar el aire, una forma de expresarse cuando todas las emociones estaban contenidas. Ha sido el piano, la guitarra, el canto y, también, el arte plástico (junto con un amago de sentido religioso) los asideros a los que se han agarrado nuestros hijos (y los adultos con ellos). No hay que ir muy lejos ahora mismo para reivindicar el gran valor de las mal llamadas tres marías en el muy mejorable sistema educativo actual. Así, aquello que se suponía que se podía relegar se convierte, cuando las cosas vienen mal dadas, en lo único que tenemos para salir adelante. Aquí os dejo esta anotación para reflexionar más tarde y hoy nos adentramos en los innumerables beneficios de estudiar música en los niños sea cual sea su circunstancia social, familiar o personal. Son tantos que sorprende que esta maravillosa disciplina no tenga más peso en los currículum de niños y jóvenes.  

Los cinco beneficios de estudiar música en los niños más importantes 

1.- Tocar un instrumento ayuda al aprendizaje de las matemáticas 

Así sin más y, además, demostrado con un estudio científico por parte del doctor estadounidense Martin F. Gardiner, director de la Escuela de Música de Providence, en Rhode Island. Sus conclusiones han sido recogidas incluso por la prensa generalista (remito al artículo de El País) y la investigación se llevó a cabo con niños de entre 5 y 7 años durante tres trimestres. Pues bien, el grupo que había mostrado retraso en el curso anterior, al introducirle la enseñanza musical, llegan (en un solo año académico) a aventajar a sus compañeros en competencias matemáticas y de lectura.  

Al parecer, el área cerebral en la que se manejan los conceptos abstractos de las matemáticas es la misma que se activa cuando se estudia música. Por tanto, si somos capaces de desarrollar esa zona concreta a través del aprendizaje de un instrumento, el canto o la danza,  estaremos dando herramientas a nuestros hijos para que la asignatura de matemáticas no se les atreviese en el colegio. 

2.- Uno de los beneficios de estudiar música es, por supuesto, el desarrollo del oído y, por tanto, el aprendizaje de lenguas extranjeras 

Y hay mucho más, ya que está demostrado (desde hace décadas incluso) que la formación musical, especialmente a edades tempranas, incentiva el sentido del oído. Tanto es así que los niños que aprenden a tocar un instrumento se vuelven más hábiles a la hora de aprender una lengua extranjera u otra distinta a la materna. Esa agudeza que da la música también se manifiesta a la hora de hacer suyos los fonemas y distinta pronunciación de una lengua ajena a la propia. Voy a más, también son varios los estudios que ponen en relación esta circunstancia no ya con el aprendizaje musical sino con el hecho de escuchar temas clásicos a edades tempranas.  E, incluso, hay quienes se atreven a señalar que el bebé en el vientre de mamá escucha no solo su voz sino conciertos y sesiones de ópera tanto en vivo como en disco. Todo ello va a repercutir no solo en su agudeza auditiva sino que le va a dar más opciones de desarrollar una amplia inteligencia. Al margen de esta consideración intelectual, bajo mi humilde punto de vista, es la mejor manera de tomar contacto con la grandeza del mundo exterior. 

3.- Y no solo es beneficiosa cuando se trata de aprender lenguas no maternas sino que también se desarrolla el vocabulario y la expresión lingüística de la propia  

Los pequeños que tocan un instrumento (sea cual sea) también manifiestan una mayor riqueza de vocabulario y más complejidad lingüística. Esta se manifiesta especialmente por un mayor potencial para desarrollar frases complejas o subordinadas respecto a los niños de su edad. En otro orden de cosas, además, se ha encontrado que los peques expuestos a la música (y no necesariamente que se pongan a estudiarla) aprenden antes a hablar barajando una expresión más fluida a temprana edad.  

4.- Otro de los beneficios de estudiar música en los niños es el desarrollo de la atención  

Este extremo también fue comprobado por el doctor Martin F. Gardiner. El aprendizaje de un instrumento supone no solo memorizar o desarrollar el movimiento de las manos sino también pararse a pensar y a reflexionar antes de actuar. Hay que memorizar y colocar lo aprendido en su relación con el movimiento corporal. Todo eso incide positivamente en el cerebro plástico de los niños. Ni que decir tiene que un desarrollo de la memoria facilita una mayor pericia en la lectura tanto como aprendizaje primero de las letras como en la velocidad, modulación y comprensión del texto. A la postre, los niños que manejan la lectura con más soltura se encuentran con el camino despejado del estudio, ya que la misma es la base para la memorización de lo escrito.  

5.- La música introduce a lo niños en un universo sentimientos ricos, variados y complejos 

En este sentido los ayuda a manejar los valores elementales de tolerancia, respeto y autocomprensión. Y esto es aplicable no solo a los beneficios de estudiar música sino también a sus propiedades saludables simplemente si se escucha como una parte importante de sus vidas. Es una herramienta poderosa que entra a nivel inconsciente modulando la parte desconocida de la psique. La evocación que produce es capaz de sacar aquello que se encuentra reprimido (por eso la música se utiliza en las terapias psicológicas). Si a eso añadimos que el niño maneja un lenguaje nuevo con el que pueda expresarse,  le estamos ofreciendo, por tanto, herramientas para que reconozca sus sentimientos, sus desencuentros, sus sueños o aquellos problemas que, por su profundidad, les cuesta trabajo identificar. 

Otros beneficios de estudiar música en los niños 

6.-  Otro de los beneficios de estudiar música en los niños reside en el nuevo lenguaje que ponemos en sus manos. Así pueden sacar todas las aristas sensibles a través de las notas musicales, además de ofrecerles la posibilidad de desarrollar los valores estéticos. Con ello también facilitamos que acepten las fuerzas afectivas que a cierta edad pueden confundirles.  

7.- También hay autores que ponen en relación el estudio de un instrumento musical con un mayor desarrollo psicomotor.  

8.- En líneas generales los beneficios de estudiar música se concentran en un aumento de la inteligencia. Y llegados a este punto hacemos nuestras las palabras de Iñigo Pirfano expuestas en su libro La Inteligencia Musical (2013): 

“Los expertos en neurofisiología explican que la música es un ejercicio en el que participa todo el cerebro… demuestra por otra parte la importancia fundamental de la música, puesto que involucra, de manera admirable, a todos los elementos de nuestra mente y les hace entablar un diálogo: al hemisferio izquierdo con el derecho; requiere el concurso de la lógica y de la razón, pero también de los sentimientos.” 

9.-  Además, es una oportunidad para que los niños socialicen de manera saludable en torno a una actividad artística. Esto se manifiesta especialmente cuando los peques comienzan a formar parte de una banda o de un coro. 

10.- Otro de los beneficios de estudiar música es el desarrollo de la creatividad a nivel general.  

11.- Si, en las primeras etapas, se combina con la danza, ayudamos a su desarrollo muscular y al sentido del equilibrio. 

12.- Ni que decir tiene que otro de los beneficios de estudiar música es el desarrollo de la evocación y los recuerdos. Con ello también facilitamos el camino que les lleva a identificar los recovecos que habitan en el interior de sí.  Así conocen aquello que los sustentan para que puedan seguir adelante en momento difíciles y tengan más pericia a la hora de encontrar resultados a futuro. Todo ello es imprescindible para motivar en los niños y jóvenes el sentido de responsabilidad y de la rutina necesaria como peaje hacia el éxito en sus proyectos. 

Podríamos poner más y más razones (incluso las meramente estéticas) de los beneficios de estudiar música en los niños. Esta es una de las bellas artes que requieren un aprendizaje complejo y no se tiene en cuenta en los planes de estudios escolares. Lo cual no quita para que intentemos aportar a nuestros hijos esas herramientas de otro modo.  

Por Candela Vizcaíno | Doctora en Comunicación por la Universidad de Sevilla

 

[fulltext] => [video] => [gallery] => [extra_fields] => [] [extra_fields_search] => [created] => 2020-09-21 17:03:01 [created_by] => 953 [created_by_alias] => [checked_out] => 0 [checked_out_time] => 0000-00-00 00:00:00 [modified] => 0000-00-00 00:00:00 [modified_by] => 0 [publish_up] => 2020-09-21 17:03:01 [publish_down] => 0000-00-00 00:00:00 [trash] => 0 [access] => 1 [ordering] => 13 [featured] => 1 [featured_ordering] => 279 [image_caption] => [image_credits] => [video_caption] => [video_credits] => [hits] => 90 [params] => Joomla\Registry\Registry Object ( [data:protected] => stdClass Object ( [enable_css] => 0 [jQueryHandling] => 1.8remote [backendJQueryHandling] => remote [userName] => 1 [userImage] => 1 [userDescription] => 1 [userURL] => 1 [userEmail] => 0 [userFeedLink] => 1 [userFeedIcon] => 1 [userItemCount] => 10 [userItemTitle] => 1 [userItemTitleLinked] => 1 [userItemDateCreated] => 1 [userItemImage] => 1 [userItemIntroText] => 1 [userItemCategory] => 1 [userItemTags] => 1 [userItemCommentsAnchor] => 1 [userItemReadMore] => 1 [userItemK2Plugins] => 1 [tagItemCount] => 10 [tagItemTitle] => 1 [tagItemTitleLinked] => 1 [tagItemDateCreated] => 1 [tagItemImage] => 1 [tagItemIntroText] => 1 [tagItemCategory] => 1 [tagItemReadMore] => 1 [tagItemExtraFields] => 0 [tagOrdering] => [tagFeedLink] => 1 [tagFeedIcon] => 1 [genericItemCount] => 10 [genericItemTitle] => 1 [genericItemTitleLinked] => 1 [genericItemDateCreated] => 1 [genericItemImage] => 1 [genericItemIntroText] => 1 [genericItemCategory] => 1 [genericItemReadMore] => 1 [genericItemExtraFields] => 0 [genericFeedLink] => 1 [genericFeedIcon] => 1 [feedLimit] => 10 [feedItemImage] => 1 [feedImgSize] => S [feedItemIntroText] => 1 [feedTextWordLimit] => [feedItemFullText] => 1 [feedItemTags] => 0 [feedItemVideo] => 0 [feedItemGallery] => 0 [feedItemAttachments] => 0 [feedBogusEmail] => [introTextCleanup] => 0 [introTextCleanupExcludeTags] => [introTextCleanupTagAttr] => [fullTextCleanup] => 0 [fullTextCleanupExcludeTags] => [fullTextCleanupTagAttr] => [xssFiltering] => 0 [linkPopupWidth] => 900 [linkPopupHeight] => 600 [imagesQuality] => 95 [itemImageXS] => 100 [itemImageS] => 200 [itemImageM] => 600 [itemImageL] => 800 [itemImageXL] => 1200 [itemImageGeneric] => 300 [catImageWidth] => 1200 [catImageDefault] => 1 [userImageWidth] => 100 [userImageDefault] => 1 [commenterImgWidth] => 48 [onlineImageEditor] => splashup [imageTimestamp] => 0 [imageMemoryLimit] => [socialButtonCode] => [twitterUsername] => [facebookImage] => Medium [comments] => 1 [commentsOrdering] => DESC [commentsLimit] => 10 [commentsFormPosition] => below [commentsPublishing] => 1 [commentsReporting] => 2 [commentsReportRecipient] => [inlineCommentsModeration] => 0 [gravatar] => 1 [antispam] => 0 [recaptchaForRegistered] => 1 [akismetForRegistered] => 1 [commentsFormNotes] => 1 [commentsFormNotesText] => [frontendEditing] => 1 [showImageTab] => 1 [showImageGalleryTab] => 1 [showVideoTab] => 1 [showExtraFieldsTab] => 1 [showAttachmentsTab] => 1 [showK2Plugins] => 1 [sideBarDisplayFrontend] => 0 [mergeEditors] => 1 [sideBarDisplay] => 1 [attachmentsFolder] => [hideImportButton] => 1 [googleSearch] => 0 [googleSearchContainer] => k2GoogleSearchContainer [K2UserProfile] => 0 [redirect] => 113 [adminSearch] => simple [cookieDomain] => [taggingSystem] => 1 [lockTags] => 0 [showTagFilter] => 0 [k2TagNorm] => 0 [k2TagNormCase] => lower [k2TagNormAdditionalReplacements] => [recaptcha_public_key] => [recaptcha_private_key] => [recaptcha_theme] => clean [recaptchaOnRegistration] => 0 [akismetApiKey] => [stopForumSpam] => 0 [stopForumSpamApiKey] => [showItemsCounterAdmin] => 1 [showChildCatItems] => 1 [disableCompactOrdering] => 0 [metaDescLimit] => 150 [enforceSEFReplacements] => 0 [SEFReplacements] => À|A, Á|A, Â|A, Ã|A, Ä|A, Å|A, à|a, á|a, â|a, ã|a, ä|a, å|a, Ā|A, ā|a, Ă|A, ă|a, Ą|A, ą|a, Ç|C, ç|c, Ć|C, ć|c, Ĉ|C, ĉ|c, Ċ|C, ċ|c, Č|C, č|c, Ð|D, ð|d, Ď|D, ď|d, Đ|D, đ|d, È|E, É|E, Ê|E, Ë|E, è|e, é|e, ê|e, ë|e, Ē|E, ē|e, Ĕ|E, ĕ|e, Ė|E, ė|e, Ę|E, ę|e, Ě|E, ě|e, Ĝ|G, ĝ|g, Ğ|G, ğ|g, Ġ|G, ġ|g, Ģ|G, ģ|g, Ĥ|H, ĥ|h, Ħ|H, ħ|h, Ì|I, Í|I, Î|I, Ï|I, ì|i, í|i, î|i, ï|i, Ĩ|I, ĩ|i, Ī|I, ī|i, Ĭ|I, ĭ|i, Į|I, į|i, İ|I, ı|i, Ĵ|J, ĵ|j, Ķ|K, ķ|k, ĸ|k, Ĺ|L, ĺ|l, Ļ|L, ļ|l, Ľ|L, ľ|l, Ŀ|L, ŀ|l, Ł|L, ł|l, Ñ|N, ñ|n, Ń|N, ń|n, Ņ|N, ņ|n, Ň|N, ň|n, ʼn|n, Ŋ|N, ŋ|n, Ò|O, Ó|O, Ô|O, Õ|O, Ö|O, Ø|O, ò|o, ó|o, ô|o, õ|o, ö|o, ø|o, Ō|O, ō|o, Ŏ|O, ŏ|o, Ő|O, ő|o, Ŕ|R, ŕ|r, Ŗ|R, ŗ|r, Ř|R, ř|r, Ś|S, ś|s, Ŝ|S, ŝ|s, Ş|S, ş|s, Š|S, š|s, ſ|s, Ţ|T, ţ|t, Ť|T, ť|t, Ŧ|T, ŧ|t, Ù|U, Ú|U, Û|U, Ü|U, ù|u, ú|u, û|u, ü|u, Ũ|U, ũ|u, Ū|U, ū|u, Ŭ|U, ŭ|u, Ů|U, ů|u, Ű|U, ű|u, Ų|U, ų|u, Ŵ|W, ŵ|w, Ý|Y, ý|y, ÿ|y, Ŷ|Y, ŷ|y, Ÿ|Y, Ź|Z, ź|z, Ż|Z, ż|z, Ž|Z, ž|z, α|a, β|b, γ|g, δ|d, ε|e, ζ|z, η|h, θ|th, ι|i, κ|k, λ|l, μ|m, ν|n, ξ|x, ο|o, π|p, ρ|r, σ|s, τ|t, υ|y, φ|f, χ|ch, ψ|ps, ω|w, Α|A, Β|B, Γ|G, Δ|D, Ε|E, Ζ|Z, Η|H, Θ|Th, Ι|I, Κ|K, Λ|L, Μ|M, Ξ|X, Ο|O, Π|P, Ρ|R, Σ|S, Τ|T, Υ|Y, Φ|F, Χ|Ch, Ψ|Ps, Ω|W, ά|a, έ|e, ή|h, ί|i, ό|o, ύ|y, ώ|w, Ά|A, Έ|E, Ή|H, Ί|I, Ό|O, Ύ|Y, Ώ|W, ϊ|i, ΐ|i, ϋ|y, ς|s, А|A, Ӑ|A, Ӓ|A, Ә|E, Ӛ|E, Ӕ|E, Б|B, В|V, Г|G, Ґ|G, Ѓ|G, Ғ|G, Ӷ|G, y|Y, Д|D, Е|E, Ѐ|E, Ё|YO, Ӗ|E, Ҽ|E, Ҿ|E, Є|YE, Ж|ZH, Ӂ|DZH, Җ|ZH, Ӝ|DZH, З|Z, Ҙ|Z, Ӟ|DZ, Ӡ|DZ, Ѕ|DZ, И|I, Ѝ|I, Ӥ|I, Ӣ|I, І|I, Ї|JI, Ӏ|I, Й|Y, Ҋ|Y, Ј|J, К|K, Қ|Q, Ҟ|Q, Ҡ|K, Ӄ|Q, Ҝ|K, Л|L, Ӆ|L, Љ|L, М|M, Ӎ|M, Н|N, Ӊ|N, Ң|N, Ӈ|N, Ҥ|N, Њ|N, О|O, Ӧ|O, Ө|O, Ӫ|O, Ҩ|O, П|P, Ҧ|PF, Р|P, Ҏ|P, С|S, Ҫ|S, Т|T, Ҭ|TH, Ћ|T, Ќ|K, У|U, Ў|U, Ӳ|U, Ӱ|U, Ӯ|U, Ү|U, Ұ|U, Ф|F, Х|H, Ҳ|H, Һ|H, Ц|TS, Ҵ|TS, Ч|CH, Ӵ|CH, Ҷ|CH, Ӌ|CH, Ҹ|CH, Џ|DZ, Ш|SH, Щ|SHT, Ъ|A, Ы|Y, Ӹ|Y, Ь|Y, Ҍ|Y, Э|E, Ӭ|E, Ю|YU, Я|YA, а|a, ӑ|a, ӓ|a, ә|e, ӛ|e, ӕ|e, б|b, в|v, г|g, ґ|g, ѓ|g, ғ|g, ӷ|g, y|y, д|d, е|e, ѐ|e, ё|yo, ӗ|e, ҽ|e, ҿ|e, є|ye, ж|zh, ӂ|dzh, җ|zh, ӝ|dzh, з|z, ҙ|z, ӟ|dz, ӡ|dz, ѕ|dz, и|i, ѝ|i, ӥ|i, ӣ|i, і|i, ї|ji, Ӏ|i, й|y, ҋ|y, ј|j, к|k, қ|q, ҟ|q, ҡ|k, ӄ|q, ҝ|k, л|l, ӆ|l, љ|l, м|m, ӎ|m, н|n, ӊ|n, ң|n, ӈ|n, ҥ|n, њ|n, о|o, ӧ|o, ө|o, ӫ|o, ҩ|o, п|p, ҧ|pf, р|p, ҏ|p, с|s, ҫ|s, т|t, ҭ|th, ћ|t, ќ|k, у|u, ў|u, ӳ|u, ӱ|u, ӯ|u, ү|u, ұ|u, ф|f, х|h, ҳ|h, һ|h, ц|ts, ҵ|ts, ч|ch, ӵ|ch, ҷ|ch, ӌ|ch, ҹ|ch, џ|dz, ш|sh, щ|sht, ъ|a, ы|y, ӹ|y, ь|y, ҍ|y, э|e, ӭ|e, ю|yu, я|ya [k2Sef] => 0 [k2SefLabelCat] => contenido [k2SefLabelTag] => etiqueta [k2SefLabelUser] => autor [k2SefLabelSearch] => buscar [k2SefLabelDate] => fecha [k2SefLabelItem] => 0 [k2SefLabelItemCustomPrefix] => [k2SefInsertItemId] => 1 [k2SefItemIdTitleAliasSep] => dash [k2SefUseItemTitleAlias] => 1 [k2SefInsertCatId] => 1 [k2SefCatIdTitleAliasSep] => dash [k2SefUseCatTitleAlias] => 1 [sh404SefLabelCat] => [sh404SefLabelUser] => autor [sh404SefLabelItem] => 2 [sh404SefTitleAlias] => alias [sh404SefModK2ContentFeedAlias] => rss [sh404SefInsertItemId] => 0 [sh404SefInsertUniqueItemId] => 0 [cbIntegration] => 0 [show_page_heading] => [categories] => Array ( [0] => 37 ) [menu_text] => 1 [secure] => 0 [page_title] => Vida sana [page_description] => [page_rights] => [robots] => [vfolder] => [afolder] => [vwidth] => [vheight] => [autoplay] => [galleries_rootfolder] => [enabledownload] => [inheritFrom] => 0 [num_leading_items] => 0 [num_leading_columns] => 1 [leadingImgSize] => Large [num_primary_items] => 10 [num_primary_columns] => 1 [primaryImgSize] => Medium [num_secondary_items] => 0 [num_secondary_columns] => 1 [secondaryImgSize] => Small [num_links] => 0 [num_links_columns] => 1 [linksImgSize] => XSmall [catCatalogMode] => 0 [catFeaturedItems] => 1 [catOrdering] => rdate [catPagination] => 2 [catPaginationResults] => 0 [catTitle] => 1 [catTitleItemCounter] => 0 [catDescription] => 1 [catImage] => 1 [catFeedLink] => 1 [catFeedIcon] => 1 [subCategories] => 0 [subCatColumns] => 2 [subCatOrdering] => alpha [subCatTitle] => 1 [subCatTitleItemCounter] => 0 [subCatDescription] => 1 [subCatImage] => 1 [catItemTitle] => 1 [catItemTitleLinked] => 1 [catItemFeaturedNotice] => 0 [catItemAuthor] => 1 [catItemDateCreated] => 1 [catItemRating] => 0 [catItemImage] => 1 [catItemIntroText] => 1 [catItemExtraFields] => 0 [catItemHits] => 0 [catItemCategory] => 1 [catItemTags] => 1 [catItemAttachments] => 0 [catItemAttachmentsCounter] => 0 [catItemVideo] => 0 [catItemVideoAutoPlay] => 0 [catItemImageGallery] => 0 [catItemDateModified] => 0 [catItemReadMore] => 1 [catItemCommentsAnchor] => 1 [catItemK2Plugins] => 1 [itemDateCreated] => 1 [itemTitle] => 1 [itemFeaturedNotice] => 0 [itemAuthor] => 1 [itemFontResizer] => 1 [itemPrintButton] => 1 [itemEmailButton] => 1 [itemSocialButton] => 1 [itemVideoAnchor] => 1 [itemImageGalleryAnchor] => 1 [itemCommentsAnchor] => 1 [itemRating] => 1 [itemImage] => 1 [itemImgSize] => Large [itemImageMainCaption] => 1 [itemImageMainCredits] => 1 [itemIntroText] => 1 [itemFullText] => 1 [itemExtraFields] => 1 [itemDateModified] => 0 [itemHits] => 0 [itemCategory] => 1 [itemTags] => 1 [itemAttachments] => 1 [itemAttachmentsCounter] => 1 [itemVideo] => 1 [itemVideoAutoPlay] => 0 [itemVideoCaption] => 1 [itemVideoCredits] => 1 [itemImageGallery] => 1 [itemNavigation] => 1 [itemComments] => 1 [itemTwitterButton] => 0 [itemFacebookButton] => 0 [itemGooglePlusOneButton] => 0 [itemAuthorBlock] => 0 [itemAuthorImage] => 0 [itemAuthorDescription] => 0 [itemAuthorURL] => 0 [itemAuthorEmail] => 0 [itemAuthorLatest] => 0 [itemAuthorLatestLimit] => 5 [itemRelated] => 1 [itemRelatedLimit] => 3 [itemRelatedTitle] => 1 [itemRelatedCategory] => 0 [itemRelatedImageSize] => Small [itemRelatedIntrotext] => 0 [itemRelatedFulltext] => 0 [itemRelatedAuthor] => 0 [itemRelatedMedia] => 1 [itemRelatedImageGallery] => 0 [itemK2Plugins] => 1 [catMetaDesc] => Información y consejos de viajes por España, Europa, Africa, Asia y América. [catMetaKey] => viajes, turismo, vacaciones, viajes por España, viajes Europa, viajes Asia, Viajes Africa, información viajes, qué ver y hacer en... viajes en familia, rutas naturaleza [catMetaAuthor] => Candela Vizcaíno ) [separator] => . ) [metadesc] => Aprender a tocar un instrumento musical tiene múltiples beneficios en el desarrollo de los niños [metadata] => robots= author=Candela Vizcaíno [metakey] => beneficios de estudiar música, beneficios de estudiar música en los niños, [plugins] => [language] => * [acy_created] => 2020-09-21 19:10:43 [categoryname] => Consejos para la Familia [categoryid] => 57 [categoryalias] => consejos-para-la-familia [categoryparams] => {"inheritFrom":"1","theme":"","num_leading_items":"2","num_leading_columns":"1","leadingImgSize":"Large","num_primary_items":"4","num_primary_columns":"2","primaryImgSize":"Medium","num_secondary_items":"4","num_secondary_columns":"1","secondaryImgSize":"Small","num_links":"4","num_links_columns":"1","linksImgSize":"XSmall","catCatalogMode":"0","catFeaturedItems":"1","catOrdering":"","catPagination":"2","catPaginationResults":"1","catTitle":"1","catTitleItemCounter":"1","catDescription":"1","catImage":"1","catFeedLink":"1","catFeedIcon":"1","subCategories":"1","subCatColumns":"2","subCatOrdering":"","subCatTitle":"1","subCatTitleItemCounter":"1","subCatDescription":"1","subCatImage":"1","itemImageXS":"","itemImageS":"","itemImageM":"","itemImageL":"","itemImageXL":"","catItemTitle":"1","catItemTitleLinked":"1","catItemFeaturedNotice":"0","catItemAuthor":"1","catItemDateCreated":"1","catItemRating":"0","catItemImage":"1","catItemIntroText":"1","catItemIntroTextWordLimit":"","catItemExtraFields":"0","catItemHits":"0","catItemCategory":"1","catItemTags":"1","catItemAttachments":"0","catItemAttachmentsCounter":"0","catItemVideo":"0","catItemVideoWidth":"","catItemVideoHeight":"","catItemAudioWidth":"","catItemAudioHeight":"","catItemVideoAutoPlay":"0","catItemImageGallery":"0","catItemDateModified":"0","catItemReadMore":"1","catItemCommentsAnchor":"1","catItemK2Plugins":"1","itemDateCreated":"1","itemTitle":"1","itemFeaturedNotice":"1","itemAuthor":"1","itemFontResizer":"1","itemPrintButton":"1","itemEmailButton":"1","itemSocialButton":"1","itemVideoAnchor":"1","itemImageGalleryAnchor":"1","itemCommentsAnchor":"1","itemRating":"1","itemImage":"1","itemImgSize":"Large","itemImageMainCaption":"1","itemImageMainCredits":"1","itemIntroText":"1","itemFullText":"1","itemExtraFields":"1","itemDateModified":"1","itemHits":"1","itemCategory":"1","itemTags":"1","itemAttachments":"1","itemAttachmentsCounter":"1","itemVideo":"1","itemVideoWidth":"","itemVideoHeight":"","itemAudioWidth":"","itemAudioHeight":"","itemVideoAutoPlay":"0","itemVideoCaption":"1","itemVideoCredits":"1","itemImageGallery":"1","itemNavigation":"1","itemComments":"1","itemTwitterButton":"1","itemFacebookButton":"1","itemGooglePlusOneButton":"1","itemAuthorBlock":"1","itemAuthorImage":"1","itemAuthorDescription":"1","itemAuthorURL":"1","itemAuthorEmail":"0","itemAuthorLatest":"1","itemAuthorLatestLimit":"5","itemRelated":"1","itemRelatedLimit":"5","itemRelatedTitle":"1","itemRelatedCategory":"0","itemRelatedImageSize":"0","itemRelatedIntrotext":"0","itemRelatedFulltext":"0","itemRelatedAuthor":"0","itemRelatedMedia":"0","itemRelatedImageGallery":"0","itemK2Plugins":"1","catMetaDesc":"","catMetaKey":"","catMetaRobots":"","catMetaAuthor":""} [itemGroup] => leading [category] => TableK2Category Object ( [id] => 57 [name] => Consejos para la Familia [alias] => consejos-para-la-familia [description] => [parent] => 37 [extraFieldsGroup] => 0 [published] => 1 [image] => [access] => 1 [ordering] => 4 [params] => {"inheritFrom":"1","theme":"","num_leading_items":"2","num_leading_columns":"1","leadingImgSize":"Large","num_primary_items":"4","num_primary_columns":"2","primaryImgSize":"Medium","num_secondary_items":"4","num_secondary_columns":"1","secondaryImgSize":"Small","num_links":"4","num_links_columns":"1","linksImgSize":"XSmall","catCatalogMode":"0","catFeaturedItems":"1","catOrdering":"","catPagination":"2","catPaginationResults":"1","catTitle":"1","catTitleItemCounter":"1","catDescription":"1","catImage":"1","catFeedLink":"1","catFeedIcon":"1","subCategories":"1","subCatColumns":"2","subCatOrdering":"","subCatTitle":"1","subCatTitleItemCounter":"1","subCatDescription":"1","subCatImage":"1","itemImageXS":"","itemImageS":"","itemImageM":"","itemImageL":"","itemImageXL":"","catItemTitle":"1","catItemTitleLinked":"1","catItemFeaturedNotice":"0","catItemAuthor":"1","catItemDateCreated":"1","catItemRating":"0","catItemImage":"1","catItemIntroText":"1","catItemIntroTextWordLimit":"","catItemExtraFields":"0","catItemHits":"0","catItemCategory":"1","catItemTags":"1","catItemAttachments":"0","catItemAttachmentsCounter":"0","catItemVideo":"0","catItemVideoWidth":"","catItemVideoHeight":"","catItemAudioWidth":"","catItemAudioHeight":"","catItemVideoAutoPlay":"0","catItemImageGallery":"0","catItemDateModified":"0","catItemReadMore":"1","catItemCommentsAnchor":"1","catItemK2Plugins":"1","itemDateCreated":"1","itemTitle":"1","itemFeaturedNotice":"1","itemAuthor":"1","itemFontResizer":"1","itemPrintButton":"1","itemEmailButton":"1","itemSocialButton":"1","itemVideoAnchor":"1","itemImageGalleryAnchor":"1","itemCommentsAnchor":"1","itemRating":"1","itemImage":"1","itemImgSize":"Large","itemImageMainCaption":"1","itemImageMainCredits":"1","itemIntroText":"1","itemFullText":"1","itemExtraFields":"1","itemDateModified":"1","itemHits":"1","itemCategory":"1","itemTags":"1","itemAttachments":"1","itemAttachmentsCounter":"1","itemVideo":"1","itemVideoWidth":"","itemVideoHeight":"","itemAudioWidth":"","itemAudioHeight":"","itemVideoAutoPlay":"0","itemVideoCaption":"1","itemVideoCredits":"1","itemImageGallery":"1","itemNavigation":"1","itemComments":"1","itemTwitterButton":"1","itemFacebookButton":"1","itemGooglePlusOneButton":"1","itemAuthorBlock":"1","itemAuthorImage":"1","itemAuthorDescription":"1","itemAuthorURL":"1","itemAuthorEmail":"0","itemAuthorLatest":"1","itemAuthorLatestLimit":"5","itemRelated":"1","itemRelatedLimit":"5","itemRelatedTitle":"1","itemRelatedCategory":"0","itemRelatedImageSize":"0","itemRelatedIntrotext":"0","itemRelatedFulltext":"0","itemRelatedAuthor":"0","itemRelatedMedia":"0","itemRelatedImageGallery":"0","itemK2Plugins":"1","catMetaDesc":"","catMetaKey":"","catMetaRobots":"","catMetaAuthor":""} [trash] => 0 [plugins] => [language] => * [_tbl:protected] => #__k2_categories [_tbl_key:protected] => id [_tbl_keys:protected] => Array ( [0] => id ) [_db:protected] => JDatabaseDriverMysqli Object ( [name] => mysqli [serverType] => mysql [connection:protected] => mysqli Object ( [affected_rows] => -1 [client_info] => mysqlnd 5.0.12-dev - 20150407 - $Id: 7cc7cc96e675f6d72e5cf0f267f48e167c2abb23 $ [client_version] => 50012 [connect_errno] => 0 [connect_error] => [errno] => 0 [error] => [error_list] => Array ( ) [field_count] => 3 [host_info] => Localhost via UNIX socket [info] => [insert_id] => 0 [server_info] => 5.6.40-84.0-log [server_version] => 50640 [stat] => Uptime: 937896 Threads: 7 Questions: 1192961955 Slow queries: 55117 Opens: 11668308 Flush tables: 1 Open tables: 2048 Queries per second avg: 1271.955 [sqlstate] => 00000 [protocol_version] => 10 [thread_id] => 8417690 [warning_count] => 0 ) [nameQuote:protected] => ` [nullDate:protected] => 0000-00-00 00:00:00 [_database:JDatabaseDriver:private] => candelav_joom624 [count:protected] => 143 [cursor:protected] => [debug:protected] => [limit:protected] => 0 [log:protected] => Array ( ) [timings:protected] => Array ( ) [callStacks:protected] => Array ( ) [offset:protected] => 0 [options:protected] => Array ( [driver] => mysqli [host] => localhost [user] => candelav_joom624 [password] => yZU?(Dzm)[,W [database] => candelav_joom624 [prefix] => candv_ [select] => 1 [port] => 3306 [socket] => ) [sql:protected] => SELECT * FROM #__k2_tags WHERE name = 'consejosparalasfamilias' [tablePrefix:protected] => candv_ [utf:protected] => 1 [utf8mb4:protected] => 1 [errorNum:protected] => 0 [errorMsg:protected] => [transactionDepth:protected] => 0 [disconnectHandlers:protected] => Array ( ) ) [_trackAssets:protected] => [_rules:protected] => [_locked:protected] => [_autoincrement:protected] => 1 [_observers:protected] => JObserverUpdater Object ( [observers:protected] => Array ( ) [doCallObservers:protected] => 1 ) [_columnAlias:protected] => Array ( ) [_jsonEncode:protected] => Array ( ) [_errors:protected] => Array ( ) [link] => /vida-sana/consejos-para-la-familia.html ) [link] => /vida-sana/consejos-para-la-familia/beneficios-estudiar-musica.html [printLink] => /vida-sana/consejos-para-la-familia/beneficios-estudiar-musica.html?print=1&tmpl=component [imageXSmall] => /media/k2/items/cache/2d535442c2c0b0669d8f5a051ed00bcc_XS.jpg [imageSmall] => /media/k2/items/cache/2d535442c2c0b0669d8f5a051ed00bcc_S.jpg [imageMedium] => /media/k2/items/cache/2d535442c2c0b0669d8f5a051ed00bcc_M.jpg [imageLarge] => /media/k2/items/cache/2d535442c2c0b0669d8f5a051ed00bcc_L.jpg [imageXLarge] => /media/k2/items/cache/2d535442c2c0b0669d8f5a051ed00bcc_XL.jpg [imageGeneric] => /media/k2/items/cache/2d535442c2c0b0669d8f5a051ed00bcc_Generic.jpg [cleanTitle] => 12 Beneficios de estudiar música en los niños [numOfComments] => 0 [text] =>

 

Lo hemos visto en la dura cuarentena por Covid en los niños de toda España: la música ha sido una válvula de escape, un cometa al que agarrarse cuando no les podía dar el aire, una forma de expresarse cuando todas las emociones estaban contenidas. Ha sido el piano, la guitarra, el canto y, también, el arte plástico (junto con un amago de sentido religioso) los asideros a los que se han agarrado nuestros hijos (y los adultos con ellos). No hay que ir muy lejos ahora mismo para reivindicar el gran valor de las mal llamadas tres marías en el muy mejorable sistema educativo actual. Así, aquello que se suponía que se podía relegar se convierte, cuando las cosas vienen mal dadas, en lo único que tenemos para salir adelante. Aquí os dejo esta anotación para reflexionar más tarde y hoy nos adentramos en los innumerables beneficios de estudiar música en los niños sea cual sea su circunstancia social, familiar o personal. Son tantos que sorprende que esta maravillosa disciplina no tenga más peso en los currículum de niños y jóvenes.  

Los cinco beneficios de estudiar música en los niños más importantes 

1.- Tocar un instrumento ayuda al aprendizaje de las matemáticas 

Así sin más y, además, demostrado con un estudio científico por parte del doctor estadounidense Martin F. Gardiner, director de la Escuela de Música de Providence, en Rhode Island. Sus conclusiones han sido recogidas incluso por la prensa generalista (remito al artículo de El País) y la investigación se llevó a cabo con niños de entre 5 y 7 años durante tres trimestres. Pues bien, el grupo que había mostrado retraso en el curso anterior, al introducirle la enseñanza musical, llegan (en un solo año académico) a aventajar a sus compañeros en competencias matemáticas y de lectura.  

Al parecer, el área cerebral en la que se manejan los conceptos abstractos de las matemáticas es la misma que se activa cuando se estudia música. Por tanto, si somos capaces de desarrollar esa zona concreta a través del aprendizaje de un instrumento, el canto o la danza,  estaremos dando herramientas a nuestros hijos para que la asignatura de matemáticas no se les atreviese en el colegio. 

2.- Uno de los beneficios de estudiar música es, por supuesto, el desarrollo del oído y, por tanto, el aprendizaje de lenguas extranjeras 

Y hay mucho más, ya que está demostrado (desde hace décadas incluso) que la formación musical, especialmente a edades tempranas, incentiva el sentido del oído. Tanto es así que los niños que aprenden a tocar un instrumento se vuelven más hábiles a la hora de aprender una lengua extranjera u otra distinta a la materna. Esa agudeza que da la música también se manifiesta a la hora de hacer suyos los fonemas y distinta pronunciación de una lengua ajena a la propia. Voy a más, también son varios los estudios que ponen en relación esta circunstancia no ya con el aprendizaje musical sino con el hecho de escuchar temas clásicos a edades tempranas.  E, incluso, hay quienes se atreven a señalar que el bebé en el vientre de mamá escucha no solo su voz sino conciertos y sesiones de ópera tanto en vivo como en disco. Todo ello va a repercutir no solo en su agudeza auditiva sino que le va a dar más opciones de desarrollar una amplia inteligencia. Al margen de esta consideración intelectual, bajo mi humilde punto de vista, es la mejor manera de tomar contacto con la grandeza del mundo exterior. 

3.- Y no solo es beneficiosa cuando se trata de aprender lenguas no maternas sino que también se desarrolla el vocabulario y la expresión lingüística de la propia  

Los pequeños que tocan un instrumento (sea cual sea) también manifiestan una mayor riqueza de vocabulario y más complejidad lingüística. Esta se manifiesta especialmente por un mayor potencial para desarrollar frases complejas o subordinadas respecto a los niños de su edad. En otro orden de cosas, además, se ha encontrado que los peques expuestos a la música (y no necesariamente que se pongan a estudiarla) aprenden antes a hablar barajando una expresión más fluida a temprana edad.  

4.- Otro de los beneficios de estudiar música en los niños es el desarrollo de la atención  

Este extremo también fue comprobado por el doctor Martin F. Gardiner. El aprendizaje de un instrumento supone no solo memorizar o desarrollar el movimiento de las manos sino también pararse a pensar y a reflexionar antes de actuar. Hay que memorizar y colocar lo aprendido en su relación con el movimiento corporal. Todo eso incide positivamente en el cerebro plástico de los niños. Ni que decir tiene que un desarrollo de la memoria facilita una mayor pericia en la lectura tanto como aprendizaje primero de las letras como en la velocidad, modulación y comprensión del texto. A la postre, los niños que manejan la lectura con más soltura se encuentran con el camino despejado del estudio, ya que la misma es la base para la memorización de lo escrito.  

5.- La música introduce a lo niños en un universo sentimientos ricos, variados y complejos 

En este sentido los ayuda a manejar los valores elementales de tolerancia, respeto y autocomprensión. Y esto es aplicable no solo a los beneficios de estudiar música sino también a sus propiedades saludables simplemente si se escucha como una parte importante de sus vidas. Es una herramienta poderosa que entra a nivel inconsciente modulando la parte desconocida de la psique. La evocación que produce es capaz de sacar aquello que se encuentra reprimido (por eso la música se utiliza en las terapias psicológicas). Si a eso añadimos que el niño maneja un lenguaje nuevo con el que pueda expresarse,  le estamos ofreciendo, por tanto, herramientas para que reconozca sus sentimientos, sus desencuentros, sus sueños o aquellos problemas que, por su profundidad, les cuesta trabajo identificar. 

Otros beneficios de estudiar música en los niños 

6.-  Otro de los beneficios de estudiar música en los niños reside en el nuevo lenguaje que ponemos en sus manos. Así pueden sacar todas las aristas sensibles a través de las notas musicales, además de ofrecerles la posibilidad de desarrollar los valores estéticos. Con ello también facilitamos que acepten las fuerzas afectivas que a cierta edad pueden confundirles.  

7.- También hay autores que ponen en relación el estudio de un instrumento musical con un mayor desarrollo psicomotor.  

8.- En líneas generales los beneficios de estudiar música se concentran en un aumento de la inteligencia. Y llegados a este punto hacemos nuestras las palabras de Iñigo Pirfano expuestas en su libro La Inteligencia Musical (2013): 

“Los expertos en neurofisiología explican que la música es un ejercicio en el que participa todo el cerebro… demuestra por otra parte la importancia fundamental de la música, puesto que involucra, de manera admirable, a todos los elementos de nuestra mente y les hace entablar un diálogo: al hemisferio izquierdo con el derecho; requiere el concurso de la lógica y de la razón, pero también de los sentimientos.” 

9.-  Además, es una oportunidad para que los niños socialicen de manera saludable en torno a una actividad artística. Esto se manifiesta especialmente cuando los peques comienzan a formar parte de una banda o de un coro. 

10.- Otro de los beneficios de estudiar música es el desarrollo de la creatividad a nivel general.  

11.- Si, en las primeras etapas, se combina con la danza, ayudamos a su desarrollo muscular y al sentido del equilibrio. 

12.- Ni que decir tiene que otro de los beneficios de estudiar música es el desarrollo de la evocación y los recuerdos. Con ello también facilitamos el camino que les lleva a identificar los recovecos que habitan en el interior de sí.  Así conocen aquello que los sustentan para que puedan seguir adelante en momento difíciles y tengan más pericia a la hora de encontrar resultados a futuro. Todo ello es imprescindible para motivar en los niños y jóvenes el sentido de responsabilidad y de la rutina necesaria como peaje hacia el éxito en sus proyectos. 

Podríamos poner más y más razones (incluso las meramente estéticas) de los beneficios de estudiar música en los niños. Esta es una de las bellas artes que requieren un aprendizaje complejo y no se tiene en cuenta en los planes de estudios escolares. Lo cual no quita para que intentemos aportar a nuestros hijos esas herramientas de otro modo.  

Por Candela Vizcaíno | Doctora en Comunicación por la Universidad de Sevilla

 

[event] => stdClass Object ( [BeforeDisplay] => [AfterDisplay] => [AfterDisplayTitle] => [BeforeDisplayContent] => [AfterDisplayContent] => [K2BeforeDisplay] => [K2AfterDisplay] => [K2AfterDisplayTitle] => [K2BeforeDisplayContent] => [K2AfterDisplayContent] => ) )

stdClass Object
(
    [id] => 399
    [title] => Vuelta al cole 2020 2021 | Claves para la reflexión sosegada en familia
    [alias] => vuelta-cole-2020-2021
    [catid] => 57
    [published] => 1
    [introtext] => 

Llegará un día muy lejano en el que se estudie esta aciaga etapa como la del ruido mediático. Son tantas las noticias y las “últimas horas” constantes varias veces al día que eso está provocando una saturación de datos, informes, contrainformes, opiniones, normas y contranormas que ya no sabemos a qué atenernos. Y ahora le ha tocado el turno a la vuelta al cole 2020 2021 que, a estas alturas, no solo ninguna familia cree que se vaya a desarrollar con cierta normalidad sino que, por si fuera poco lo pasado, tampoco están claras las directrices con las que se va a dar el pistoletazo de salida. Por eso, me he permitido poner un poco de orden en el asunto, quizás llevada por el egoísmo, ya que a mí personalmente también me va a servir estas líneas para tomar decisiones a las que nunca creí tener que enfrentarme. Y, si me lo permite mi humilde lector o mi querida lectora, si a alguien le sirve estas líneas, valdrá la pena cualquier esfuerzo por mi parte.  

Los datos a tener en cuenta para la vuelta al cole 2020 2021 

Y reconozco que todos ellos están entresacados de la prensa y que no estoy en ningún puesto de poder que pudiera manejar gráficas escatimadas al común de los mortales. Acepto la corrección si me equivoco. Tenemos lo siguiente.  

1.- El Covid19 afecta gravemente a mayores de 70 años

Y pasa la más de las veces asintomático, de forma leve o que se puede aguantar la ola para el resto de la población. Bien es verdad que hay personas por debajo de esa edad que pueden tener un riesgo medio o elevado debido a circunstancias personales: obesidad, grandes fumadores, inmunodepremidos… En estos casos, ¿no sería lo lógico proteger al máximo a estos grupos de población y dejar que los demás hagamos nuestra vida con las debidas precauciones? Se ha demostrado, además, que la prevención profiláctica funciona y que la mortalidad en ciertos entornos (lee residencias de ancianos) ha sido aterradora con escenas que deberían obligarnos a todos a hincarnos de rodilla a pedir perdón. Dicho esto, ¿no habría que concentrar los recursos y el cuidado añadido en estas personas vulnerables? Y el resto de la población, con las precauciones, reitero, seguir haciendo nuestra vida, incluida la vuelta al cole de los niños. 

2.- Aunque las estadísticas no están claras, se baraja la posibilidad de que se infecte un niño de entre 1.000 y 5.000 

Esto es, si se siguen las mismas medidas profilácticas que para el resto de actividades, en un colegio de 1.000 niños habrá uno, dos o tres casos. ¿Hay tanto problema en aislarlo y poner en cuarentena a este pequeño y a todos los que han estado en contacto? ¿Va a haber más casos si los niños están haciendo otras cosas como ir al parque, al cine, a la cafetería o al centro comercial… Y no digamos ya el asunto de los jóvenes que pueden montar fiestas de todo tipo con las puertas de locales al borde la legalidad incluso de par en par teniendo cerradas a cal y canto las de su instituto o universidad. ¿Qué es mejor? ¿El descontrol cuando los padres estén trabajando o el orden que supone por sí misma la actividad escolar?  

3.- Vamos a más, a los niños apenas les afecta esta enfermedad y los casos diagnosticados han revestido pocos problemas  

Por supuesto, a la hora de atender los requerimientos de la vuelta al cole siempre estarán los pequeños con otras patologías o debilidades pero eso siempre los ha habido y siempre los habrá. ¡Desgraciadamente! Como ha habido neumonías, resfriados, gripes e, incluso, enfermedades para las que existe desde hace tiempo una vacuna eficaz como el sarampión. ¿No sería más sensato que se atienda a las necesidades de esta minoría y que el resto pueda entrar en las aulas con cierta normalidad?  

4.- Aún se desconoce el papel de los asintomáticos por Covid 19

Las noticias son contradictorias y no se ha llegado a ninguna conclusión pero, al parecer y lo último, es que los asintomáticos no son tan graves como se creía al principio. Voy a más: al principio de la cuarentena se acusó (dolosamente incluso) a los más pequeños de ser súper propagadores inoculando un virus más devastador aún, que es el del miedo y la culpa tanto en los peques como en sus familias. Y de esto último no hay ningún atisbo de evidencia científica. Ya va siendo hora, bajo mi parecer, de que se combata ese estigma por parte de los encargados de la comunicación. Si es así, ¿qué problema hay de que vuelvan a las aulas con sus precauciones (repito) máxime cuando han estado todo un verano realizando las actividades que han querido o podido? Y dentro de estas nos encontramos reuniones con amigos, visitas a abuelos o familiares y bañarse en la playa. ¿Alguien más ve la contradicción? 

5.- En otros países de Europa retomaron el curso pasado

Algunos nórdicos (Suecia) ni siquiera llegaron a cerrar, pero otros que hicieron una cuarentena preventiva (pongo el caso de mi amada Portugal o de Austria) retomaron las clases presenciales con apenas medidas adicionales. Que yo sepa no ha llegado comunicación o noticia de que alguna catástrofe se cerniera sobre estos niños. De ser así, ya se hubieran encargado los medios de comunicación de amplificarla a bombo y platillo.  

6.- En buena parte de Europa ya se ha producido la vuelta al cole 2020 2021 

Y, si no se ha hecho, están todos los requerimientos claros y preparados para hacerse. En Alemania, en Dinamarca, en Austria… ¿Ha llegado a nuestros oídos que haya ocurrido alguna catástrofe entre alumnado y profesorado? Yo, que soy una adicta a las noticias, no me he encontrado ninguna. En estos lugares tendrán su protocolo de actuación por si se detecta algún caso para actuar rápidamente. Por supuesto, no se descartará mandar a nueva cuarentena a grupos, aulas, colegios o el país entero si la situación se descontrolada.  En principio, se han atendido a la educación como lo que es: un bien imprescindible y sagrado casi. En España entonces, ¿qué pasa que nuestros niños son más débiles o más susceptibles a la enfermedad que el resto de los europeos? Si es así, me gustaría saberlo y que un científico de verdad (no un comunicador) me explique el asunto.  

7.- Los niños se han portado estupendamnete durante esta dura cuarentena  

Y ha sido la más larga y restrictiva de Europa. Desde el minuto uno (a pesar de las personalidades y circunstancias particulares) han entendido perfectamente por qué debían quedarse en casa y qué sucedía fuera. Es más, han llegado datos aterradores de condiciones de vergüenza en familias pobres sin recursos para que siguieran la educación online y en situaciones brutales de hacinamiento. Estos niños, con toda probabilidad, no habrán disfrutado de varias semanas de vacaciones en un resort. ¿Vamos a seguir condenándolos a condiciones más duras que algunos presos por crímenes terribles? Y más preguntas: ¿estará todo abierto menos el cole que deberá hacerse a distancia? ¿Qué mensaje estamos mandando a los más pequeños? ¿Acaso que la educación no es tan fundamental como los bares, las discotecas o las cafeterías? Más claves para reflexionar: si han superado la dura prueba de la cuarentena, ¿por qué no van a seguir cumpliendo las instrucciones para la vuelta al cole que se den desde casa o la escuela? 

8.- El colegio no es solo espacio de aprendizaje académico sino también de socialización, deportivo y de entrenamiento espiritual o anímico 

Y aquí llegamos a un punto delicado que es el equilibrio mental o psicológico de los niños que, de cuajo, han sido apartados de su mundo y rutina. Hay pequeños que viven situaciones muy duras en casa: desde maltratos por una familia tóxica o ninguneos de una madre narcisista hasta  tener que lidiar con la ansiedad de los padres por la situación. ¡Y todo ello sin contar la soledad que ya sabemos qué efectos produce! No es nada nuevo bajo el sol. Reconozco que este es mi caso ya que, en casa solo somos mi hija de 11 años y yo. La cuarentena ha puesto a prueba nuestro arsenal de resilencia cambiando (lo tengo que reconocer) el carácter de mi hija justo en una edad complicada. No todo se basa en la eficacia de la enseñanza online (que la hemos tenido, de forma privilegiada, de manera continua y de calidad) sino en otros parámetros. Con la vuelta al cole hay un reencuentro con los amigos, con el patio, con con la complicidad y la camaradería de sus pares, con su mundo propio que, a veces, no es el nuestro.  Dejar más tiempo los niños en casa es arriesgarnos a inocular en ellos las semillas para trastornos sociales y de adaptación en el futuro inmediato.  

9.- Los niños necesitan rutinas y el colegio ayuda mucho a ello 

Hay un horario pre-establecido que luego es muy fácil de seguir y adaptar en casa con las horas de aseo, sueño o comidas.  Sin esas rutinas es fácil caer en la tentación del caos en los horarios, de levantarse cuando quieran y acostarse cuando estén rendidos. El estar encerrados entre los muros de casa, además, propicia el sedentarismo y los enganches a pantallas y consolas. Con ella llega la apatía y el desinterés por otras actividades. Además, la luz que emiten estos aparatos (ya está demostrado) provocan alteraciones del ritmo sueño-vigilia que desemboca en insomnio. Con este llegan los trastornos alimentarios, de conducta, de humor e, incluso, retraso en el crecimiento físico. Habrá familias afortunadas que habrán podido disfrutar de un jardín y de algunas vacaciones en la naturaleza para ponerse al día, pero otras no tanto. Si la vuelta al cole no se produce, ahondaremos en los conflictos de salud de estos niños más vulnerables que no tienen la suerte de disponer de un hogar favorable.    

10.- La vuelta al cole 2020 2021 y la educación online 

El ser humano a veces se pierde en el bosque porque las hojas no le dejan ver un camino. En los últimos días, el debate se ha centrado en la educación online, que sí o que si no. Incluso los adultos que nos llevamos horas delante de una pantalla haciendo teletrabajo antes de que se hablara de él en los telediarios, reconocemos las carencias de este modelo. En los niños pequeños ya se ha demostrado que, sencillamente, no sirve. ¡Y esos los que han tenido la oportunidad de disfrutar de una pantalla y conexión wifi de banda ancha! Se desconcentran, se desmotivan, se pierden y no saben priorizar las tareas. Esto, en el mejor de los casos, les provoca picos de ansiedad o que pierdan parte de los contenidos. En el peor,  nos encontramos aquellos niños que no dejaron un mail en la escuela. Estamos, por tanto, ante el olvido de lo aprendido (si son muy pequeños) o la involución de los conocimientos. En esta situación, nadie me negará que esto es caldo de cultivo para el abandono escolar temprano en un país que ya tiene los índices más altos de Europa. ¿Podemos permitirnos ese lujo a nivel de sociedad cuando, además, somos una de las que tiene los índices de natalidad por los suelos? De lo que pueda pasar a nivel personal a estos chavales que se van desconectando de su formación ni me atrevo hablar ya que será demoledor para su  presente y futuro inmediato.  

Los problemas a finales de agosto de la vuelta al cole 2020 2021 

Soy de natural positiva y me gusta ofrecer soluciones antes que entretenerme colocando más palos en la rueda. Últimamente, y me permito la opinión, parece que hay un buen porcentaje de la sociedad que disfruta con esto último. No pretendo ser exhaustiva pero si habla de los siguiente:  

1.- Que las aulas para la vuelta al cole 2020 2021 no están preparadas 

Y nos dedicamos a echarnos la pelota unos a otros en lugar de ponernos a trabajar en la medida de nuestras posibilidades, puestos y habilidades. Somos adultos y la coherencias debería ser la norma. Si no queremos aceptar nuestra responsabilidad, tampoco el beneficio que ella conlleva. Si renunciamos a la libertad de decidir, nos tenemos que conformar con lo que nos digan. Si nos negamos a asumir un riesgo mínimo y nos dejamos seducir por la promesa de una vida fácil con la nómina completa a final de mes, no podemos exigir al de enfrente absolutamente nada. Nos convertimos en personas inmaduras que no se hacen cargo de su misión en la sociedad. Que cada uno se lo tome como quiera. Yo reconozco la mía y por eso estoy escribiendo este artículo tan largo. No sé si será muy oneroso concentrar los recursos en poner espacios prefabricados en otros emplazamientos para que los niños puedan estudiar o estoy pidiendo una utopía. Creo que no hay que ser eficaz a la hora de hacer gestiones para poder opinar que hemos tenido tiempo desde marzo.  

2.- Los padres que quieren que la vuelta al cole 2020 2021 sea de otra manera

Ya sea por miedo a un contagio (que es mínimo recordemos) y que no pueden aceptar que el riesgo cero en la vida no existe, porque están contaminados con tanto ruido mediático o, simplemente, porque (por convicción interna) creen en otro modelo. Es positivo que se haga este debate y quizás deberíamos aceptar que habrá niños que no hagan esta vuelta al cole por ideología de su familia. Reconozco que lo fácil es mandar y amenazar (con los servicios sociales) pero quizás aquí está la oportunidad para, en un futuro (y no ahora), generar nuevos modelos educativos para nuestros hijos. 

Sobre las teorías conspirativas, fórmulas extravagantes o ideas tan estrambóticas que se desmontan en la primera línea no hablo en esta larga reflexión sobre la vuelta al cole 2020 2021. Haré alguna más, ya que desde mi cosmovisión, jamás imaginé que tendría que defender el derecho y el deber de mi hija a asistir a la escuela. Lo he tenido siempre como algo dado e inamovible y aquí estoy rasgándome las vestiduras ante la posibilidad de que una generación de niños y jóvenes puedan perder el tren de su formación académica, personal y espiritual, la misma que, no solo ellos, sino el conjunto de la sociedad necesita.

Por Candela Vizcaíno | Doctora en Comunicación por la Universidad de Sevilla

 

 

[fulltext] => [video] => [gallery] => [extra_fields] => [] [extra_fields_search] => [created] => 2020-08-21 11:48:57 [created_by] => 953 [created_by_alias] => [checked_out] => 0 [checked_out_time] => 0000-00-00 00:00:00 [modified] => 2020-09-13 11:59:44 [modified_by] => 953 [publish_up] => 2020-08-21 11:48:57 [publish_down] => 0000-00-00 00:00:00 [trash] => 0 [access] => 1 [ordering] => 12 [featured] => 0 [featured_ordering] => 259 [image_caption] => [image_credits] => [video_caption] => [video_credits] => [hits] => 365 [params] => Joomla\Registry\Registry Object ( [data:protected] => stdClass Object ( [enable_css] => 0 [jQueryHandling] => 1.8remote [backendJQueryHandling] => remote [userName] => 1 [userImage] => 1 [userDescription] => 1 [userURL] => 1 [userEmail] => 0 [userFeedLink] => 1 [userFeedIcon] => 1 [userItemCount] => 10 [userItemTitle] => 1 [userItemTitleLinked] => 1 [userItemDateCreated] => 1 [userItemImage] => 1 [userItemIntroText] => 1 [userItemCategory] => 1 [userItemTags] => 1 [userItemCommentsAnchor] => 1 [userItemReadMore] => 1 [userItemK2Plugins] => 1 [tagItemCount] => 10 [tagItemTitle] => 1 [tagItemTitleLinked] => 1 [tagItemDateCreated] => 1 [tagItemImage] => 1 [tagItemIntroText] => 1 [tagItemCategory] => 1 [tagItemReadMore] => 1 [tagItemExtraFields] => 0 [tagOrdering] => [tagFeedLink] => 1 [tagFeedIcon] => 1 [genericItemCount] => 10 [genericItemTitle] => 1 [genericItemTitleLinked] => 1 [genericItemDateCreated] => 1 [genericItemImage] => 1 [genericItemIntroText] => 1 [genericItemCategory] => 1 [genericItemReadMore] => 1 [genericItemExtraFields] => 0 [genericFeedLink] => 1 [genericFeedIcon] => 1 [feedLimit] => 10 [feedItemImage] => 1 [feedImgSize] => S [feedItemIntroText] => 1 [feedTextWordLimit] => [feedItemFullText] => 1 [feedItemTags] => 0 [feedItemVideo] => 0 [feedItemGallery] => 0 [feedItemAttachments] => 0 [feedBogusEmail] => [introTextCleanup] => 0 [introTextCleanupExcludeTags] => [introTextCleanupTagAttr] => [fullTextCleanup] => 0 [fullTextCleanupExcludeTags] => [fullTextCleanupTagAttr] => [xssFiltering] => 0 [linkPopupWidth] => 900 [linkPopupHeight] => 600 [imagesQuality] => 95 [itemImageXS] => 100 [itemImageS] => 200 [itemImageM] => 600 [itemImageL] => 800 [itemImageXL] => 1200 [itemImageGeneric] => 300 [catImageWidth] => 1200 [catImageDefault] => 1 [userImageWidth] => 100 [userImageDefault] => 1 [commenterImgWidth] => 48 [onlineImageEditor] => splashup [imageTimestamp] => 0 [imageMemoryLimit] => [socialButtonCode] => [twitterUsername] => [facebookImage] => Medium [comments] => 1 [commentsOrdering] => DESC [commentsLimit] => 10 [commentsFormPosition] => below [commentsPublishing] => 1 [commentsReporting] => 2 [commentsReportRecipient] => [inlineCommentsModeration] => 0 [gravatar] => 1 [antispam] => 0 [recaptchaForRegistered] => 1 [akismetForRegistered] => 1 [commentsFormNotes] => 1 [commentsFormNotesText] => [frontendEditing] => 1 [showImageTab] => 1 [showImageGalleryTab] => 1 [showVideoTab] => 1 [showExtraFieldsTab] => 1 [showAttachmentsTab] => 1 [showK2Plugins] => 1 [sideBarDisplayFrontend] => 0 [mergeEditors] => 1 [sideBarDisplay] => 1 [attachmentsFolder] => [hideImportButton] => 1 [googleSearch] => 0 [googleSearchContainer] => k2GoogleSearchContainer [K2UserProfile] => 0 [redirect] => 113 [adminSearch] => simple [cookieDomain] => [taggingSystem] => 1 [lockTags] => 0 [showTagFilter] => 0 [k2TagNorm] => 0 [k2TagNormCase] => lower [k2TagNormAdditionalReplacements] => [recaptcha_public_key] => [recaptcha_private_key] => [recaptcha_theme] => clean [recaptchaOnRegistration] => 0 [akismetApiKey] => [stopForumSpam] => 0 [stopForumSpamApiKey] => [showItemsCounterAdmin] => 1 [showChildCatItems] => 1 [disableCompactOrdering] => 0 [metaDescLimit] => 150 [enforceSEFReplacements] => 0 [SEFReplacements] => À|A, Á|A, Â|A, Ã|A, Ä|A, Å|A, à|a, á|a, â|a, ã|a, ä|a, å|a, Ā|A, ā|a, Ă|A, ă|a, Ą|A, ą|a, Ç|C, ç|c, Ć|C, ć|c, Ĉ|C, ĉ|c, Ċ|C, ċ|c, Č|C, č|c, Ð|D, ð|d, Ď|D, ď|d, Đ|D, đ|d, È|E, É|E, Ê|E, Ë|E, è|e, é|e, ê|e, ë|e, Ē|E, ē|e, Ĕ|E, ĕ|e, Ė|E, ė|e, Ę|E, ę|e, Ě|E, ě|e, Ĝ|G, ĝ|g, Ğ|G, ğ|g, Ġ|G, ġ|g, Ģ|G, ģ|g, Ĥ|H, ĥ|h, Ħ|H, ħ|h, Ì|I, Í|I, Î|I, Ï|I, ì|i, í|i, î|i, ï|i, Ĩ|I, ĩ|i, Ī|I, ī|i, Ĭ|I, ĭ|i, Į|I, į|i, İ|I, ı|i, Ĵ|J, ĵ|j, Ķ|K, ķ|k, ĸ|k, Ĺ|L, ĺ|l, Ļ|L, ļ|l, Ľ|L, ľ|l, Ŀ|L, ŀ|l, Ł|L, ł|l, Ñ|N, ñ|n, Ń|N, ń|n, Ņ|N, ņ|n, Ň|N, ň|n, ʼn|n, Ŋ|N, ŋ|n, Ò|O, Ó|O, Ô|O, Õ|O, Ö|O, Ø|O, ò|o, ó|o, ô|o, õ|o, ö|o, ø|o, Ō|O, ō|o, Ŏ|O, ŏ|o, Ő|O, ő|o, Ŕ|R, ŕ|r, Ŗ|R, ŗ|r, Ř|R, ř|r, Ś|S, ś|s, Ŝ|S, ŝ|s, Ş|S, ş|s, Š|S, š|s, ſ|s, Ţ|T, ţ|t, Ť|T, ť|t, Ŧ|T, ŧ|t, Ù|U, Ú|U, Û|U, Ü|U, ù|u, ú|u, û|u, ü|u, Ũ|U, ũ|u, Ū|U, ū|u, Ŭ|U, ŭ|u, Ů|U, ů|u, Ű|U, ű|u, Ų|U, ų|u, Ŵ|W, ŵ|w, Ý|Y, ý|y, ÿ|y, Ŷ|Y, ŷ|y, Ÿ|Y, Ź|Z, ź|z, Ż|Z, ż|z, Ž|Z, ž|z, α|a, β|b, γ|g, δ|d, ε|e, ζ|z, η|h, θ|th, ι|i, κ|k, λ|l, μ|m, ν|n, ξ|x, ο|o, π|p, ρ|r, σ|s, τ|t, υ|y, φ|f, χ|ch, ψ|ps, ω|w, Α|A, Β|B, Γ|G, Δ|D, Ε|E, Ζ|Z, Η|H, Θ|Th, Ι|I, Κ|K, Λ|L, Μ|M, Ξ|X, Ο|O, Π|P, Ρ|R, Σ|S, Τ|T, Υ|Y, Φ|F, Χ|Ch, Ψ|Ps, Ω|W, ά|a, έ|e, ή|h, ί|i, ό|o, ύ|y, ώ|w, Ά|A, Έ|E, Ή|H, Ί|I, Ό|O, Ύ|Y, Ώ|W, ϊ|i, ΐ|i, ϋ|y, ς|s, А|A, Ӑ|A, Ӓ|A, Ә|E, Ӛ|E, Ӕ|E, Б|B, В|V, Г|G, Ґ|G, Ѓ|G, Ғ|G, Ӷ|G, y|Y, Д|D, Е|E, Ѐ|E, Ё|YO, Ӗ|E, Ҽ|E, Ҿ|E, Є|YE, Ж|ZH, Ӂ|DZH, Җ|ZH, Ӝ|DZH, З|Z, Ҙ|Z, Ӟ|DZ, Ӡ|DZ, Ѕ|DZ, И|I, Ѝ|I, Ӥ|I, Ӣ|I, І|I, Ї|JI, Ӏ|I, Й|Y, Ҋ|Y, Ј|J, К|K, Қ|Q, Ҟ|Q, Ҡ|K, Ӄ|Q, Ҝ|K, Л|L, Ӆ|L, Љ|L, М|M, Ӎ|M, Н|N, Ӊ|N, Ң|N, Ӈ|N, Ҥ|N, Њ|N, О|O, Ӧ|O, Ө|O, Ӫ|O, Ҩ|O, П|P, Ҧ|PF, Р|P, Ҏ|P, С|S, Ҫ|S, Т|T, Ҭ|TH, Ћ|T, Ќ|K, У|U, Ў|U, Ӳ|U, Ӱ|U, Ӯ|U, Ү|U, Ұ|U, Ф|F, Х|H, Ҳ|H, Һ|H, Ц|TS, Ҵ|TS, Ч|CH, Ӵ|CH, Ҷ|CH, Ӌ|CH, Ҹ|CH, Џ|DZ, Ш|SH, Щ|SHT, Ъ|A, Ы|Y, Ӹ|Y, Ь|Y, Ҍ|Y, Э|E, Ӭ|E, Ю|YU, Я|YA, а|a, ӑ|a, ӓ|a, ә|e, ӛ|e, ӕ|e, б|b, в|v, г|g, ґ|g, ѓ|g, ғ|g, ӷ|g, y|y, д|d, е|e, ѐ|e, ё|yo, ӗ|e, ҽ|e, ҿ|e, є|ye, ж|zh, ӂ|dzh, җ|zh, ӝ|dzh, з|z, ҙ|z, ӟ|dz, ӡ|dz, ѕ|dz, и|i, ѝ|i, ӥ|i, ӣ|i, і|i, ї|ji, Ӏ|i, й|y, ҋ|y, ј|j, к|k, қ|q, ҟ|q, ҡ|k, ӄ|q, ҝ|k, л|l, ӆ|l, љ|l, м|m, ӎ|m, н|n, ӊ|n, ң|n, ӈ|n, ҥ|n, њ|n, о|o, ӧ|o, ө|o, ӫ|o, ҩ|o, п|p, ҧ|pf, р|p, ҏ|p, с|s, ҫ|s, т|t, ҭ|th, ћ|t, ќ|k, у|u, ў|u, ӳ|u, ӱ|u, ӯ|u, ү|u, ұ|u, ф|f, х|h, ҳ|h, һ|h, ц|ts, ҵ|ts, ч|ch, ӵ|ch, ҷ|ch, ӌ|ch, ҹ|ch, џ|dz, ш|sh, щ|sht, ъ|a, ы|y, ӹ|y, ь|y, ҍ|y, э|e, ӭ|e, ю|yu, я|ya [k2Sef] => 0 [k2SefLabelCat] => contenido [k2SefLabelTag] => etiqueta [k2SefLabelUser] => autor [k2SefLabelSearch] => buscar [k2SefLabelDate] => fecha [k2SefLabelItem] => 0 [k2SefLabelItemCustomPrefix] => [k2SefInsertItemId] => 1 [k2SefItemIdTitleAliasSep] => dash [k2SefUseItemTitleAlias] => 1 [k2SefInsertCatId] => 1 [k2SefCatIdTitleAliasSep] => dash [k2SefUseCatTitleAlias] => 1 [sh404SefLabelCat] => [sh404SefLabelUser] => autor [sh404SefLabelItem] => 2 [sh404SefTitleAlias] => alias [sh404SefModK2ContentFeedAlias] => rss [sh404SefInsertItemId] => 0 [sh404SefInsertUniqueItemId] => 0 [cbIntegration] => 0 [show_page_heading] => [categories] => Array ( [0] => 37 ) [menu_text] => 1 [secure] => 0 [page_title] => Vida sana [page_description] => [page_rights] => [robots] => [vfolder] => [afolder] => [vwidth] => [vheight] => [autoplay] => [galleries_rootfolder] => [enabledownload] => [inheritFrom] => 0 [num_leading_items] => 0 [num_leading_columns] => 1 [leadingImgSize] => Large [num_primary_items] => 10 [num_primary_columns] => 1 [primaryImgSize] => Medium [num_secondary_items] => 0 [num_secondary_columns] => 1 [secondaryImgSize] => Small [num_links] => 0 [num_links_columns] => 1 [linksImgSize] => XSmall [catCatalogMode] => 0 [catFeaturedItems] => 1 [catOrdering] => rdate [catPagination] => 2 [catPaginationResults] => 0 [catTitle] => 1 [catTitleItemCounter] => 0 [catDescription] => 1 [catImage] => 1 [catFeedLink] => 1 [catFeedIcon] => 1 [subCategories] => 0 [subCatColumns] => 2 [subCatOrdering] => alpha [subCatTitle] => 1 [subCatTitleItemCounter] => 0 [subCatDescription] => 1 [subCatImage] => 1 [catItemTitle] => 1 [catItemTitleLinked] => 1 [catItemFeaturedNotice] => 0 [catItemAuthor] => 1 [catItemDateCreated] => 1 [catItemRating] => 0 [catItemImage] => 1 [catItemIntroText] => 1 [catItemExtraFields] => 0 [catItemHits] => 0 [catItemCategory] => 1 [catItemTags] => 1 [catItemAttachments] => 0 [catItemAttachmentsCounter] => 0 [catItemVideo] => 0 [catItemVideoAutoPlay] => 0 [catItemImageGallery] => 0 [catItemDateModified] => 0 [catItemReadMore] => 1 [catItemCommentsAnchor] => 1 [catItemK2Plugins] => 1 [itemDateCreated] => 1 [itemTitle] => 1 [itemFeaturedNotice] => 0 [itemAuthor] => 1 [itemFontResizer] => 1 [itemPrintButton] => 1 [itemEmailButton] => 1 [itemSocialButton] => 1 [itemVideoAnchor] => 1 [itemImageGalleryAnchor] => 1 [itemCommentsAnchor] => 1 [itemRating] => 1 [itemImage] => 1 [itemImgSize] => Large [itemImageMainCaption] => 1 [itemImageMainCredits] => 1 [itemIntroText] => 1 [itemFullText] => 1 [itemExtraFields] => 1 [itemDateModified] => 0 [itemHits] => 0 [itemCategory] => 1 [itemTags] => 1 [itemAttachments] => 1 [itemAttachmentsCounter] => 1 [itemVideo] => 1 [itemVideoAutoPlay] => 0 [itemVideoCaption] => 1 [itemVideoCredits] => 1 [itemImageGallery] => 1 [itemNavigation] => 1 [itemComments] => 1 [itemTwitterButton] => 0 [itemFacebookButton] => 0 [itemGooglePlusOneButton] => 0 [itemAuthorBlock] => 0 [itemAuthorImage] => 0 [itemAuthorDescription] => 0 [itemAuthorURL] => 0 [itemAuthorEmail] => 0 [itemAuthorLatest] => 0 [itemAuthorLatestLimit] => 5 [itemRelated] => 1 [itemRelatedLimit] => 3 [itemRelatedTitle] => 1 [itemRelatedCategory] => 0 [itemRelatedImageSize] => Small [itemRelatedIntrotext] => 0 [itemRelatedFulltext] => 0 [itemRelatedAuthor] => 0 [itemRelatedMedia] => 1 [itemRelatedImageGallery] => 0 [itemK2Plugins] => 1 [catMetaDesc] => Información y consejos de viajes por España, Europa, Africa, Asia y América. [catMetaKey] => viajes, turismo, vacaciones, viajes por España, viajes Europa, viajes Asia, Viajes Africa, información viajes, qué ver y hacer en... viajes en familia, rutas naturaleza [catMetaAuthor] => Candela Vizcaíno ) [separator] => . ) [metadesc] => 10 claves y 2 problemáticas para reflexionar sobre la vuelta al cole 2020 2021. [metadata] => robots= author=Candela Vizcaíno [metakey] => Vuelta al cole, vuelta al cole 2020, vuelta al cole 2020 2021, vuelta al cole y Covid, vuelta al cole y Covid 19, familias, consejos para la familia, escuela, [plugins] => [language] => * [acy_created] => 2020-08-21 14:00:52 [categoryname] => Consejos para la Familia [categoryid] => 57 [categoryalias] => consejos-para-la-familia [categoryparams] => {"inheritFrom":"1","theme":"","num_leading_items":"2","num_leading_columns":"1","leadingImgSize":"Large","num_primary_items":"4","num_primary_columns":"2","primaryImgSize":"Medium","num_secondary_items":"4","num_secondary_columns":"1","secondaryImgSize":"Small","num_links":"4","num_links_columns":"1","linksImgSize":"XSmall","catCatalogMode":"0","catFeaturedItems":"1","catOrdering":"","catPagination":"2","catPaginationResults":"1","catTitle":"1","catTitleItemCounter":"1","catDescription":"1","catImage":"1","catFeedLink":"1","catFeedIcon":"1","subCategories":"1","subCatColumns":"2","subCatOrdering":"","subCatTitle":"1","subCatTitleItemCounter":"1","subCatDescription":"1","subCatImage":"1","itemImageXS":"","itemImageS":"","itemImageM":"","itemImageL":"","itemImageXL":"","catItemTitle":"1","catItemTitleLinked":"1","catItemFeaturedNotice":"0","catItemAuthor":"1","catItemDateCreated":"1","catItemRating":"0","catItemImage":"1","catItemIntroText":"1","catItemIntroTextWordLimit":"","catItemExtraFields":"0","catItemHits":"0","catItemCategory":"1","catItemTags":"1","catItemAttachments":"0","catItemAttachmentsCounter":"0","catItemVideo":"0","catItemVideoWidth":"","catItemVideoHeight":"","catItemAudioWidth":"","catItemAudioHeight":"","catItemVideoAutoPlay":"0","catItemImageGallery":"0","catItemDateModified":"0","catItemReadMore":"1","catItemCommentsAnchor":"1","catItemK2Plugins":"1","itemDateCreated":"1","itemTitle":"1","itemFeaturedNotice":"1","itemAuthor":"1","itemFontResizer":"1","itemPrintButton":"1","itemEmailButton":"1","itemSocialButton":"1","itemVideoAnchor":"1","itemImageGalleryAnchor":"1","itemCommentsAnchor":"1","itemRating":"1","itemImage":"1","itemImgSize":"Large","itemImageMainCaption":"1","itemImageMainCredits":"1","itemIntroText":"1","itemFullText":"1","itemExtraFields":"1","itemDateModified":"1","itemHits":"1","itemCategory":"1","itemTags":"1","itemAttachments":"1","itemAttachmentsCounter":"1","itemVideo":"1","itemVideoWidth":"","itemVideoHeight":"","itemAudioWidth":"","itemAudioHeight":"","itemVideoAutoPlay":"0","itemVideoCaption":"1","itemVideoCredits":"1","itemImageGallery":"1","itemNavigation":"1","itemComments":"1","itemTwitterButton":"1","itemFacebookButton":"1","itemGooglePlusOneButton":"1","itemAuthorBlock":"1","itemAuthorImage":"1","itemAuthorDescription":"1","itemAuthorURL":"1","itemAuthorEmail":"0","itemAuthorLatest":"1","itemAuthorLatestLimit":"5","itemRelated":"1","itemRelatedLimit":"5","itemRelatedTitle":"1","itemRelatedCategory":"0","itemRelatedImageSize":"0","itemRelatedIntrotext":"0","itemRelatedFulltext":"0","itemRelatedAuthor":"0","itemRelatedMedia":"0","itemRelatedImageGallery":"0","itemK2Plugins":"1","catMetaDesc":"","catMetaKey":"","catMetaRobots":"","catMetaAuthor":""} [itemGroup] => leading [category] => TableK2Category Object ( [id] => 57 [name] => Consejos para la Familia [alias] => consejos-para-la-familia [description] => [parent] => 37 [extraFieldsGroup] => 0 [published] => 1 [image] => [access] => 1 [ordering] => 4 [params] => {"inheritFrom":"1","theme":"","num_leading_items":"2","num_leading_columns":"1","leadingImgSize":"Large","num_primary_items":"4","num_primary_columns":"2","primaryImgSize":"Medium","num_secondary_items":"4","num_secondary_columns":"1","secondaryImgSize":"Small","num_links":"4","num_links_columns":"1","linksImgSize":"XSmall","catCatalogMode":"0","catFeaturedItems":"1","catOrdering":"","catPagination":"2","catPaginationResults":"1","catTitle":"1","catTitleItemCounter":"1","catDescription":"1","catImage":"1","catFeedLink":"1","catFeedIcon":"1","subCategories":"1","subCatColumns":"2","subCatOrdering":"","subCatTitle":"1","subCatTitleItemCounter":"1","subCatDescription":"1","subCatImage":"1","itemImageXS":"","itemImageS":"","itemImageM":"","itemImageL":"","itemImageXL":"","catItemTitle":"1","catItemTitleLinked":"1","catItemFeaturedNotice":"0","catItemAuthor":"1","catItemDateCreated":"1","catItemRating":"0","catItemImage":"1","catItemIntroText":"1","catItemIntroTextWordLimit":"","catItemExtraFields":"0","catItemHits":"0","catItemCategory":"1","catItemTags":"1","catItemAttachments":"0","catItemAttachmentsCounter":"0","catItemVideo":"0","catItemVideoWidth":"","catItemVideoHeight":"","catItemAudioWidth":"","catItemAudioHeight":"","catItemVideoAutoPlay":"0","catItemImageGallery":"0","catItemDateModified":"0","catItemReadMore":"1","catItemCommentsAnchor":"1","catItemK2Plugins":"1","itemDateCreated":"1","itemTitle":"1","itemFeaturedNotice":"1","itemAuthor":"1","itemFontResizer":"1","itemPrintButton":"1","itemEmailButton":"1","itemSocialButton":"1","itemVideoAnchor":"1","itemImageGalleryAnchor":"1","itemCommentsAnchor":"1","itemRating":"1","itemImage":"1","itemImgSize":"Large","itemImageMainCaption":"1","itemImageMainCredits":"1","itemIntroText":"1","itemFullText":"1","itemExtraFields":"1","itemDateModified":"1","itemHits":"1","itemCategory":"1","itemTags":"1","itemAttachments":"1","itemAttachmentsCounter":"1","itemVideo":"1","itemVideoWidth":"","itemVideoHeight":"","itemAudioWidth":"","itemAudioHeight":"","itemVideoAutoPlay":"0","itemVideoCaption":"1","itemVideoCredits":"1","itemImageGallery":"1","itemNavigation":"1","itemComments":"1","itemTwitterButton":"1","itemFacebookButton":"1","itemGooglePlusOneButton":"1","itemAuthorBlock":"1","itemAuthorImage":"1","itemAuthorDescription":"1","itemAuthorURL":"1","itemAuthorEmail":"0","itemAuthorLatest":"1","itemAuthorLatestLimit":"5","itemRelated":"1","itemRelatedLimit":"5","itemRelatedTitle":"1","itemRelatedCategory":"0","itemRelatedImageSize":"0","itemRelatedIntrotext":"0","itemRelatedFulltext":"0","itemRelatedAuthor":"0","itemRelatedMedia":"0","itemRelatedImageGallery":"0","itemK2Plugins":"1","catMetaDesc":"","catMetaKey":"","catMetaRobots":"","catMetaAuthor":""} [trash] => 0 [plugins] => [language] => * [_tbl:protected] => #__k2_categories [_tbl_key:protected] => id [_tbl_keys:protected] => Array ( [0] => id ) [_db:protected] => JDatabaseDriverMysqli Object ( [name] => mysqli [serverType] => mysql [connection:protected] => mysqli Object ( [affected_rows] => -1 [client_info] => mysqlnd 5.0.12-dev - 20150407 - $Id: 7cc7cc96e675f6d72e5cf0f267f48e167c2abb23 $ [client_version] => 50012 [connect_errno] => 0 [connect_error] => [errno] => 0 [error] => [error_list] => Array ( ) [field_count] => 3 [host_info] => Localhost via UNIX socket [info] => [insert_id] => 0 [server_info] => 5.6.40-84.0-log [server_version] => 50640 [stat] => Uptime: 937896 Threads: 7 Questions: 1192961956 Slow queries: 55117 Opens: 11668308 Flush tables: 1 Open tables: 2048 Queries per second avg: 1271.955 [sqlstate] => 00000 [protocol_version] => 10 [thread_id] => 8417690 [warning_count] => 0 ) [nameQuote:protected] => ` [nullDate:protected] => 0000-00-00 00:00:00 [_database:JDatabaseDriver:private] => candelav_joom624 [count:protected] => 143 [cursor:protected] => [debug:protected] => [limit:protected] => 0 [log:protected] => Array ( ) [timings:protected] => Array ( ) [callStacks:protected] => Array ( ) [offset:protected] => 0 [options:protected] => Array ( [driver] => mysqli [host] => localhost [user] => candelav_joom624 [password] => yZU?(Dzm)[,W [database] => candelav_joom624 [prefix] => candv_ [select] => 1 [port] => 3306 [socket] => ) [sql:protected] => SELECT * FROM #__k2_tags WHERE name = 'consejosparalasfamilias' [tablePrefix:protected] => candv_ [utf:protected] => 1 [utf8mb4:protected] => 1 [errorNum:protected] => 0 [errorMsg:protected] => [transactionDepth:protected] => 0 [disconnectHandlers:protected] => Array ( ) ) [_trackAssets:protected] => [_rules:protected] => [_locked:protected] => [_autoincrement:protected] => 1 [_observers:protected] => JObserverUpdater Object ( [observers:protected] => Array ( ) [doCallObservers:protected] => 1 ) [_columnAlias:protected] => Array ( ) [_jsonEncode:protected] => Array ( ) [_errors:protected] => Array ( ) [link] => /vida-sana/consejos-para-la-familia.html ) [link] => /vida-sana/consejos-para-la-familia/vuelta-cole-2020-2021.html [printLink] => /vida-sana/consejos-para-la-familia/vuelta-cole-2020-2021.html?print=1&tmpl=component [imageXSmall] => /media/k2/items/cache/5b98a51d844cf083418c7193dcee292b_XS.jpg [imageSmall] => /media/k2/items/cache/5b98a51d844cf083418c7193dcee292b_S.jpg [imageMedium] => /media/k2/items/cache/5b98a51d844cf083418c7193dcee292b_M.jpg [imageLarge] => /media/k2/items/cache/5b98a51d844cf083418c7193dcee292b_L.jpg [imageXLarge] => /media/k2/items/cache/5b98a51d844cf083418c7193dcee292b_XL.jpg [imageGeneric] => /media/k2/items/cache/5b98a51d844cf083418c7193dcee292b_Generic.jpg [cleanTitle] => Vuelta al cole 2020 2021 | Claves para la reflexión sosegada en familia [numOfComments] => 0 [text] =>

Llegará un día muy lejano en el que se estudie esta aciaga etapa como la del ruido mediático. Son tantas las noticias y las “últimas horas” constantes varias veces al día que eso está provocando una saturación de datos, informes, contrainformes, opiniones, normas y contranormas que ya no sabemos a qué atenernos. Y ahora le ha tocado el turno a la vuelta al cole 2020 2021 que, a estas alturas, no solo ninguna familia cree que se vaya a desarrollar con cierta normalidad sino que, por si fuera poco lo pasado, tampoco están claras las directrices con las que se va a dar el pistoletazo de salida. Por eso, me he permitido poner un poco de orden en el asunto, quizás llevada por el egoísmo, ya que a mí personalmente también me va a servir estas líneas para tomar decisiones a las que nunca creí tener que enfrentarme. Y, si me lo permite mi humilde lector o mi querida lectora, si a alguien le sirve estas líneas, valdrá la pena cualquier esfuerzo por mi parte.  

Los datos a tener en cuenta para la vuelta al cole 2020 2021 

Y reconozco que todos ellos están entresacados de la prensa y que no estoy en ningún puesto de poder que pudiera manejar gráficas escatimadas al común de los mortales. Acepto la corrección si me equivoco. Tenemos lo siguiente.  

1.- El Covid19 afecta gravemente a mayores de 70 años

Y pasa la más de las veces asintomático, de forma leve o que se puede aguantar la ola para el resto de la población. Bien es verdad que hay personas por debajo de esa edad que pueden tener un riesgo medio o elevado debido a circunstancias personales: obesidad, grandes fumadores, inmunodepremidos… En estos casos, ¿no sería lo lógico proteger al máximo a estos grupos de población y dejar que los demás hagamos nuestra vida con las debidas precauciones? Se ha demostrado, además, que la prevención profiláctica funciona y que la mortalidad en ciertos entornos (lee residencias de ancianos) ha sido aterradora con escenas que deberían obligarnos a todos a hincarnos de rodilla a pedir perdón. Dicho esto, ¿no habría que concentrar los recursos y el cuidado añadido en estas personas vulnerables? Y el resto de la población, con las precauciones, reitero, seguir haciendo nuestra vida, incluida la vuelta al cole de los niños. 

2.- Aunque las estadísticas no están claras, se baraja la posibilidad de que se infecte un niño de entre 1.000 y 5.000 

Esto es, si se siguen las mismas medidas profilácticas que para el resto de actividades, en un colegio de 1.000 niños habrá uno, dos o tres casos. ¿Hay tanto problema en aislarlo y poner en cuarentena a este pequeño y a todos los que han estado en contacto? ¿Va a haber más casos si los niños están haciendo otras cosas como ir al parque, al cine, a la cafetería o al centro comercial… Y no digamos ya el asunto de los jóvenes que pueden montar fiestas de todo tipo con las puertas de locales al borde la legalidad incluso de par en par teniendo cerradas a cal y canto las de su instituto o universidad. ¿Qué es mejor? ¿El descontrol cuando los padres estén trabajando o el orden que supone por sí misma la actividad escolar?  

3.- Vamos a más, a los niños apenas les afecta esta enfermedad y los casos diagnosticados han revestido pocos problemas  

Por supuesto, a la hora de atender los requerimientos de la vuelta al cole siempre estarán los pequeños con otras patologías o debilidades pero eso siempre los ha habido y siempre los habrá. ¡Desgraciadamente! Como ha habido neumonías, resfriados, gripes e, incluso, enfermedades para las que existe desde hace tiempo una vacuna eficaz como el sarampión. ¿No sería más sensato que se atienda a las necesidades de esta minoría y que el resto pueda entrar en las aulas con cierta normalidad?  

4.- Aún se desconoce el papel de los asintomáticos por Covid 19

Las noticias son contradictorias y no se ha llegado a ninguna conclusión pero, al parecer y lo último, es que los asintomáticos no son tan graves como se creía al principio. Voy a más: al principio de la cuarentena se acusó (dolosamente incluso) a los más pequeños de ser súper propagadores inoculando un virus más devastador aún, que es el del miedo y la culpa tanto en los peques como en sus familias. Y de esto último no hay ningún atisbo de evidencia científica. Ya va siendo hora, bajo mi parecer, de que se combata ese estigma por parte de los encargados de la comunicación. Si es así, ¿qué problema hay de que vuelvan a las aulas con sus precauciones (repito) máxime cuando han estado todo un verano realizando las actividades que han querido o podido? Y dentro de estas nos encontramos reuniones con amigos, visitas a abuelos o familiares y bañarse en la playa. ¿Alguien más ve la contradicción? 

5.- En otros países de Europa retomaron el curso pasado

Algunos nórdicos (Suecia) ni siquiera llegaron a cerrar, pero otros que hicieron una cuarentena preventiva (pongo el caso de mi amada Portugal o de Austria) retomaron las clases presenciales con apenas medidas adicionales. Que yo sepa no ha llegado comunicación o noticia de que alguna catástrofe se cerniera sobre estos niños. De ser así, ya se hubieran encargado los medios de comunicación de amplificarla a bombo y platillo.  

6.- En buena parte de Europa ya se ha producido la vuelta al cole 2020 2021 

Y, si no se ha hecho, están todos los requerimientos claros y preparados para hacerse. En Alemania, en Dinamarca, en Austria… ¿Ha llegado a nuestros oídos que haya ocurrido alguna catástrofe entre alumnado y profesorado? Yo, que soy una adicta a las noticias, no me he encontrado ninguna. En estos lugares tendrán su protocolo de actuación por si se detecta algún caso para actuar rápidamente. Por supuesto, no se descartará mandar a nueva cuarentena a grupos, aulas, colegios o el país entero si la situación se descontrolada.  En principio, se han atendido a la educación como lo que es: un bien imprescindible y sagrado casi. En España entonces, ¿qué pasa que nuestros niños son más débiles o más susceptibles a la enfermedad que el resto de los europeos? Si es así, me gustaría saberlo y que un científico de verdad (no un comunicador) me explique el asunto.  

7.- Los niños se han portado estupendamnete durante esta dura cuarentena  

Y ha sido la más larga y restrictiva de Europa. Desde el minuto uno (a pesar de las personalidades y circunstancias particulares) han entendido perfectamente por qué debían quedarse en casa y qué sucedía fuera. Es más, han llegado datos aterradores de condiciones de vergüenza en familias pobres sin recursos para que siguieran la educación online y en situaciones brutales de hacinamiento. Estos niños, con toda probabilidad, no habrán disfrutado de varias semanas de vacaciones en un resort. ¿Vamos a seguir condenándolos a condiciones más duras que algunos presos por crímenes terribles? Y más preguntas: ¿estará todo abierto menos el cole que deberá hacerse a distancia? ¿Qué mensaje estamos mandando a los más pequeños? ¿Acaso que la educación no es tan fundamental como los bares, las discotecas o las cafeterías? Más claves para reflexionar: si han superado la dura prueba de la cuarentena, ¿por qué no van a seguir cumpliendo las instrucciones para la vuelta al cole que se den desde casa o la escuela? 

8.- El colegio no es solo espacio de aprendizaje académico sino también de socialización, deportivo y de entrenamiento espiritual o anímico 

Y aquí llegamos a un punto delicado que es el equilibrio mental o psicológico de los niños que, de cuajo, han sido apartados de su mundo y rutina. Hay pequeños que viven situaciones muy duras en casa: desde maltratos por una familia tóxica o ninguneos de una madre narcisista hasta  tener que lidiar con la ansiedad de los padres por la situación. ¡Y todo ello sin contar la soledad que ya sabemos qué efectos produce! No es nada nuevo bajo el sol. Reconozco que este es mi caso ya que, en casa solo somos mi hija de 11 años y yo. La cuarentena ha puesto a prueba nuestro arsenal de resilencia cambiando (lo tengo que reconocer) el carácter de mi hija justo en una edad complicada. No todo se basa en la eficacia de la enseñanza online (que la hemos tenido, de forma privilegiada, de manera continua y de calidad) sino en otros parámetros. Con la vuelta al cole hay un reencuentro con los amigos, con el patio, con con la complicidad y la camaradería de sus pares, con su mundo propio que, a veces, no es el nuestro.  Dejar más tiempo los niños en casa es arriesgarnos a inocular en ellos las semillas para trastornos sociales y de adaptación en el futuro inmediato.  

9.- Los niños necesitan rutinas y el colegio ayuda mucho a ello 

Hay un horario pre-establecido que luego es muy fácil de seguir y adaptar en casa con las horas de aseo, sueño o comidas.  Sin esas rutinas es fácil caer en la tentación del caos en los horarios, de levantarse cuando quieran y acostarse cuando estén rendidos. El estar encerrados entre los muros de casa, además, propicia el sedentarismo y los enganches a pantallas y consolas. Con ella llega la apatía y el desinterés por otras actividades. Además, la luz que emiten estos aparatos (ya está demostrado) provocan alteraciones del ritmo sueño-vigilia que desemboca en insomnio. Con este llegan los trastornos alimentarios, de conducta, de humor e, incluso, retraso en el crecimiento físico. Habrá familias afortunadas que habrán podido disfrutar de un jardín y de algunas vacaciones en la naturaleza para ponerse al día, pero otras no tanto. Si la vuelta al cole no se produce, ahondaremos en los conflictos de salud de estos niños más vulnerables que no tienen la suerte de disponer de un hogar favorable.    

10.- La vuelta al cole 2020 2021 y la educación online 

El ser humano a veces se pierde en el bosque porque las hojas no le dejan ver un camino. En los últimos días, el debate se ha centrado en la educación online, que sí o que si no. Incluso los adultos que nos llevamos horas delante de una pantalla haciendo teletrabajo antes de que se hablara de él en los telediarios, reconocemos las carencias de este modelo. En los niños pequeños ya se ha demostrado que, sencillamente, no sirve. ¡Y esos los que han tenido la oportunidad de disfrutar de una pantalla y conexión wifi de banda ancha! Se desconcentran, se desmotivan, se pierden y no saben priorizar las tareas. Esto, en el mejor de los casos, les provoca picos de ansiedad o que pierdan parte de los contenidos. En el peor,  nos encontramos aquellos niños que no dejaron un mail en la escuela. Estamos, por tanto, ante el olvido de lo aprendido (si son muy pequeños) o la involución de los conocimientos. En esta situación, nadie me negará que esto es caldo de cultivo para el abandono escolar temprano en un país que ya tiene los índices más altos de Europa. ¿Podemos permitirnos ese lujo a nivel de sociedad cuando, además, somos una de las que tiene los índices de natalidad por los suelos? De lo que pueda pasar a nivel personal a estos chavales que se van desconectando de su formación ni me atrevo hablar ya que será demoledor para su  presente y futuro inmediato.  

Los problemas a finales de agosto de la vuelta al cole 2020 2021 

Soy de natural positiva y me gusta ofrecer soluciones antes que entretenerme colocando más palos en la rueda. Últimamente, y me permito la opinión, parece que hay un buen porcentaje de la sociedad que disfruta con esto último. No pretendo ser exhaustiva pero si habla de los siguiente:  

1.- Que las aulas para la vuelta al cole 2020 2021 no están preparadas 

Y nos dedicamos a echarnos la pelota unos a otros en lugar de ponernos a trabajar en la medida de nuestras posibilidades, puestos y habilidades. Somos adultos y la coherencias debería ser la norma. Si no queremos aceptar nuestra responsabilidad, tampoco el beneficio que ella conlleva. Si renunciamos a la libertad de decidir, nos tenemos que conformar con lo que nos digan. Si nos negamos a asumir un riesgo mínimo y nos dejamos seducir por la promesa de una vida fácil con la nómina completa a final de mes, no podemos exigir al de enfrente absolutamente nada. Nos convertimos en personas inmaduras que no se hacen cargo de su misión en la sociedad. Que cada uno se lo tome como quiera. Yo reconozco la mía y por eso estoy escribiendo este artículo tan largo. No sé si será muy oneroso concentrar los recursos en poner espacios prefabricados en otros emplazamientos para que los niños puedan estudiar o estoy pidiendo una utopía. Creo que no hay que ser eficaz a la hora de hacer gestiones para poder opinar que hemos tenido tiempo desde marzo.  

2.- Los padres que quieren que la vuelta al cole 2020 2021 sea de otra manera

Ya sea por miedo a un contagio (que es mínimo recordemos) y que no pueden aceptar que el riesgo cero en la vida no existe, porque están contaminados con tanto ruido mediático o, simplemente, porque (por convicción interna) creen en otro modelo. Es positivo que se haga este debate y quizás deberíamos aceptar que habrá niños que no hagan esta vuelta al cole por ideología de su familia. Reconozco que lo fácil es mandar y amenazar (con los servicios sociales) pero quizás aquí está la oportunidad para, en un futuro (y no ahora), generar nuevos modelos educativos para nuestros hijos. 

Sobre las teorías conspirativas, fórmulas extravagantes o ideas tan estrambóticas que se desmontan en la primera línea no hablo en esta larga reflexión sobre la vuelta al cole 2020 2021. Haré alguna más, ya que desde mi cosmovisión, jamás imaginé que tendría que defender el derecho y el deber de mi hija a asistir a la escuela. Lo he tenido siempre como algo dado e inamovible y aquí estoy rasgándome las vestiduras ante la posibilidad de que una generación de niños y jóvenes puedan perder el tren de su formación académica, personal y espiritual, la misma que, no solo ellos, sino el conjunto de la sociedad necesita.

Por Candela Vizcaíno | Doctora en Comunicación por la Universidad de Sevilla

 

 

[event] => stdClass Object ( [BeforeDisplay] => [AfterDisplay] => [AfterDisplayTitle] => [BeforeDisplayContent] => [AfterDisplayContent] => [K2BeforeDisplay] => [K2AfterDisplay] => [K2AfterDisplayTitle] => [K2BeforeDisplayContent] => [K2AfterDisplayContent] => ) )

stdClass Object
(
    [id] => 347
    [title] => La cuarentena de los niños silenciados
    [alias] => cuarentena-ninos
    [catid] => 37
    [published] => 1
    [introtext] => 

 

Un lugar indeterminado de España, 12 de abril de 2020, todos y cada uno de los niños de este país llevan un mes de reloj (con todos sus días y sus horas) confinados en casa. Encerrados en las cuatro paredes de su vivienda, no se les permite salir para absolutamente nada (sí a los de familias single a acompañar a su progenitor a la compra). Entre estos muros estudian (los que pueden o les llega los deberes del colegio), respiran, comen, se asean, viven como pueden con todas sus luces y sus sombras emocionales. Los que nos disponen de un patio, porche, terraza o azotea privada (que las públicas no pueden utilizarse) están condenados a no tomar ni el sol ni el aire. En este régimen carcelario se encuentran los niños en cuarentena por Covid-19 en España. No hay respiro para ellos, no hay prerrogativas, no hay piedad casi y pocos adultos llegamos a la altura de ponernos en su pellejo.  

Pero voy a más, los niños están confinados, enclaustrados, enrejados algunos en las cuatro paredes de su casa, en la que la situación puede ser variopinta desde una familia tóxica que se regodea en el abuso hasta la madre amorosa que intenta suplir esta prisión con dosis extraordinarias de paciencia, ánimo y empatía. Cada hogar será, por así decirlo, una galaxia propia dependiendo de la personalidad de sus miembros, de sus condiciones económicas, físicas y culturales. Sin embargo, en todas ellas hay un hilo conductor: los niños no pueden salir a la calle. La frontera es una puerta cerrada. 

La cuarentena de los niños silenciados 

Y ahora voy a más y comienzo recordando un principio de filosofía básica. Las realidades no existen hasta que no se nombran. Y ese bautizo lingüístico es lo que genera, en primera instancia, visibilidad, por utilizar un término contemporáneo. Esto es, hasta que no se puso nombre al Holocausto nazi, este no existió a ojos del mundo o hasta que no se dio voz a las mujeres maltratadas el asunto era considerado como residual o de poca importancia. Con los niños de España que llevan al día de hoy y sin visos de cambiar en el futuro inmediato un mes encerrados pasa lo mismo. No hay visibilidad para ellos en la prensa “seria”, generalista o especializada más allá de las cuatro chorradas o anécdotas que nada aportan. 

Pocos analistas de los llamados concienzudos se paran a reflexionar qué ocurre con estos niños prisioneros sin que no ocupen ni una sola línea de las normas que se van promulgando. Nos entretenemos con previsiones banales sobre la bolsa, el mercado laboral (ya estamos de acuerdo que nefasto al día de hoy), la economía (también aceptamos que va a ser una debacle) y nadie se pone en serio a analizar los efectos devastadores de la cuarentena en los niños. Cuando se nombra el asunto siempre de soslayo, como de pasada, como si el tema diera sarpullido. Y entiendo (y ahora me posiciono) que a algunos adultos nos está empezando a dar vergüenza el asunto, como les dio a algunos alemanes la aniquilación de los nazis o tantos otros hechos infames de la historia.  

Las noticias que te vas a encontrar son solo listas, consejos o ñoñerías al estilo del power flower sobre lo cambiados y fortalecidos que van a salir los niños después de esto. Se nos llena la boca con grandes palabras como resilencia, empatía y términos semejantes cuando los adultos no somos capaces de aplicarnos el cuento y a poco que nos sentimos agobiados vamos al quiosco a comprar un periódico que no tenemos intención de leer.  Sin embargo, la realidad es bien distinta a este cuadro de arco iris colorido que nos quieren hacer creer. Y más bien estamos condenando a los pequeños a la sordidez del abandono más absoluto obligándolos a acatar órdenes sumisas que ellos no pueden (ni deben) entender y que algunos adultos ya estamos empezando a cuestionar desde el principio al final.  

Entre la generación Z y la generación alfa, más allá de las pantallas 

Porque esas realidades que se encuentran detrás de los balcones son muchas y distintas. Los pequeños nacidos a partir de 2005 son catalogados en lo que se denomina generación alfa. Esto es, han utilizado la primera letra del alfabeto griego para bautizarlos. Han nacido con la habilidad de moverse en un mundo online sin aprendizaje previo y son capaces de encontrar todo aquello que les interesa (desde sus juegos hasta los temas de estudio) en Internet. Sin embargo, ya se verá con el tiempo que esta forma de estar en el mundo no podrá nunca sustituir la interacción con sus semejantes y con el entorno natural. Los seres humanos (al menos en las próximas generaciones) no vamos poder renunciar (¡ni falta que hace!) a los abrazos, a la charla cara a cara, a entrar en una librería y conversar sobre una obra, a un paseo por el campo, a dejarse empapar por el agua del mar… Que nos pongan una webcam con lo bonitas que están las olas no lo suple. Es más, puede que genere un grave sentimiento de nostalgia.  

En esta generación alfa y la denominada como Z, que es la anteriormente anterior, hay realidades de todo tipo desde los muy pequeños que están encantados con el paro de mamá y/o papá porque puede estar con ellos hasta los adolescentes con un grupo consolidado de amigos que no pueden ver e interactuar. Están los que de manera hipócrita se saltan la cuarentena con ayuda de sus progenitores y los concienciados con la situación. Están los que tienen la suerte de poder seguir las clases online y los que no tienen medio alguno de contestar a un mail. Están los que tienen libros en casa y los que han caído en una familia tóxica al máximo. Están los que disponen de una cuenta corriente saneada y los que se dan cuenta de que sus padres no pueden llenar el frigorífico mañana. Están los que viven en una familia donde es posible el teletrabajo y los que mañana tendrán que hacer malabares de conciliación porque hay que desplazarse y no se puede recurrir a los sufridos abuelos. 

Sin embargo, en cualquiera de todas estas realidades hay un hilo conductor: no pueden salir a la calle con todo lo que ello supone para su salud psíquica y física.  

¿Qué va a ocurrir con los niños confinados en casa durante tanto tiempo? 

Ya sé que hay cobardes que no pueden soportar mirar la situación de frente. Estos dirán que los niños son fuertes, resilentes y adaptables, que no pasará nada y que todo se olvidará.  Están ya los padres de niños más movidos (o directamente con alguna problemática de conducta) que se las están viendo y deseando para conducir la situación a buen puerto. Están también los hipócritas (la forma más ruin de cobardía) que hacen trampas para saltarse el confinamiento yendo de casa en casa en la urbanización o escondiéndose en el maletero del coche si hace falta para visitar a los amigos. Estos son los que están en primera fila de los aplausos, los mismos que necesitan ser vistos para ocultar sus conducta mediante la validación de los otros. Estos son los que necesitan un artículo aparte (para otro día, lo prometo). 

La hipocresía en tiempos de pandemia se desmontará muy pronto cuando los pequeños hoy encerrados desarrollen estrés postraumático que se verá en forma de suspicacia, desconfianza, miedo y una pobre autovaloración. Cuando estos niños de la generación alfa (la primera recordemos) intenten buscar (de adultos) las razones de alguna problemática disfuncional encontrarán que nadie les atendió durante estas duras semanas, enfilando el segundo mes ya.  Se darán de bruces con una realidad cruel: que fueron silenciados por los medios de comunicación o, lo que es peor, ninguneados como si sus sentimientos no tuvieran importancia. Para eso no va a faltar mucho y en ese momento no podremos exigirles más sumisión. Ellos serán la vanguardia de la sociedad. Impondrán su forma de ver el mundo y no se van a conformar con las endebles explicaciones que les estamos dando hoy.  

 

Antes de que lleguemos a estos extremos (que llegaremos), ¿es mucho pedir de forma reivindicativa que los peques puedan salir una hora a dar un paseo e interactuar de modo natural con el mundo? ¿Es mucho pedir que se evalúe la necesidad de este confinamiento que ya algunos se cuestionan? ¿Es mucho pedir que ocupen unas líneas en la prensa diaria para ir evaluando sus necesidades? ¿Es mucho pedir a los que están al frente que se paren a pensar, que a sentir les va a ser difícil? Creo que no. Si no lo hacemos, es por comodidad y por cobardía. Si no lo hacemos, es por sumisión a unas normas crueles con los más débiles de la sociedad. 

 

Por Candela Vizcaíno | Doctora en Comunicación en Sevilla

 

[fulltext] => [video] => [gallery] => [extra_fields] => [] [extra_fields_search] => [created] => 2020-04-12 15:06:47 [created_by] => 953 [created_by_alias] => [checked_out] => 0 [checked_out_time] => 0000-00-00 00:00:00 [modified] => 2020-04-22 08:29:33 [modified_by] => 953 [publish_up] => 2020-04-12 15:06:47 [publish_down] => 0000-00-00 00:00:00 [trash] => 0 [access] => 1 [ordering] => 30 [featured] => 1 [featured_ordering] => 33 [image_caption] => [image_credits] => [video_caption] => [video_credits] => [hits] => 458 [params] => Joomla\Registry\Registry Object ( [data:protected] => stdClass Object ( [enable_css] => 0 [jQueryHandling] => 1.8remote [backendJQueryHandling] => remote [userName] => 1 [userImage] => 1 [userDescription] => 1 [userURL] => 1 [userEmail] => 0 [userFeedLink] => 1 [userFeedIcon] => 1 [userItemCount] => 10 [userItemTitle] => 1 [userItemTitleLinked] => 1 [userItemDateCreated] => 1 [userItemImage] => 1 [userItemIntroText] => 1 [userItemCategory] => 1 [userItemTags] => 1 [userItemCommentsAnchor] => 1 [userItemReadMore] => 1 [userItemK2Plugins] => 1 [tagItemCount] => 10 [tagItemTitle] => 1 [tagItemTitleLinked] => 1 [tagItemDateCreated] => 1 [tagItemImage] => 1 [tagItemIntroText] => 1 [tagItemCategory] => 1 [tagItemReadMore] => 1 [tagItemExtraFields] => 0 [tagOrdering] => [tagFeedLink] => 1 [tagFeedIcon] => 1 [genericItemCount] => 10 [genericItemTitle] => 1 [genericItemTitleLinked] => 1 [genericItemDateCreated] => 1 [genericItemImage] => 1 [genericItemIntroText] => 1 [genericItemCategory] => 1 [genericItemReadMore] => 1 [genericItemExtraFields] => 0 [genericFeedLink] => 1 [genericFeedIcon] => 1 [feedLimit] => 10 [feedItemImage] => 1 [feedImgSize] => S [feedItemIntroText] => 1 [feedTextWordLimit] => [feedItemFullText] => 1 [feedItemTags] => 0 [feedItemVideo] => 0 [feedItemGallery] => 0 [feedItemAttachments] => 0 [feedBogusEmail] => [introTextCleanup] => 0 [introTextCleanupExcludeTags] => [introTextCleanupTagAttr] => [fullTextCleanup] => 0 [fullTextCleanupExcludeTags] => [fullTextCleanupTagAttr] => [xssFiltering] => 0 [linkPopupWidth] => 900 [linkPopupHeight] => 600 [imagesQuality] => 95 [itemImageXS] => 100 [itemImageS] => 200 [itemImageM] => 600 [itemImageL] => 800 [itemImageXL] => 1200 [itemImageGeneric] => 300 [catImageWidth] => 1200 [catImageDefault] => 1 [userImageWidth] => 100 [userImageDefault] => 1 [commenterImgWidth] => 48 [onlineImageEditor] => splashup [imageTimestamp] => 0 [imageMemoryLimit] => [socialButtonCode] => [twitterUsername] => [facebookImage] => Medium [comments] => 1 [commentsOrdering] => DESC [commentsLimit] => 10 [commentsFormPosition] => below [commentsPublishing] => 1 [commentsReporting] => 2 [commentsReportRecipient] => [inlineCommentsModeration] => 0 [gravatar] => 1 [antispam] => 0 [recaptchaForRegistered] => 1 [akismetForRegistered] => 1 [commentsFormNotes] => 1 [commentsFormNotesText] => [frontendEditing] => 1 [showImageTab] => 1 [showImageGalleryTab] => 1 [showVideoTab] => 1 [showExtraFieldsTab] => 1 [showAttachmentsTab] => 1 [showK2Plugins] => 1 [sideBarDisplayFrontend] => 0 [mergeEditors] => 1 [sideBarDisplay] => 1 [attachmentsFolder] => [hideImportButton] => 1 [googleSearch] => 0 [googleSearchContainer] => k2GoogleSearchContainer [K2UserProfile] => 0 [redirect] => 113 [adminSearch] => simple [cookieDomain] => [taggingSystem] => 1 [lockTags] => 0 [showTagFilter] => 0 [k2TagNorm] => 0 [k2TagNormCase] => lower [k2TagNormAdditionalReplacements] => [recaptcha_public_key] => [recaptcha_private_key] => [recaptcha_theme] => clean [recaptchaOnRegistration] => 0 [akismetApiKey] => [stopForumSpam] => 0 [stopForumSpamApiKey] => [showItemsCounterAdmin] => 1 [showChildCatItems] => 1 [disableCompactOrdering] => 0 [metaDescLimit] => 150 [enforceSEFReplacements] => 0 [SEFReplacements] => À|A, Á|A, Â|A, Ã|A, Ä|A, Å|A, à|a, á|a, â|a, ã|a, ä|a, å|a, Ā|A, ā|a, Ă|A, ă|a, Ą|A, ą|a, Ç|C, ç|c, Ć|C, ć|c, Ĉ|C, ĉ|c, Ċ|C, ċ|c, Č|C, č|c, Ð|D, ð|d, Ď|D, ď|d, Đ|D, đ|d, È|E, É|E, Ê|E, Ë|E, è|e, é|e, ê|e, ë|e, Ē|E, ē|e, Ĕ|E, ĕ|e, Ė|E, ė|e, Ę|E, ę|e, Ě|E, ě|e, Ĝ|G, ĝ|g, Ğ|G, ğ|g, Ġ|G, ġ|g, Ģ|G, ģ|g, Ĥ|H, ĥ|h, Ħ|H, ħ|h, Ì|I, Í|I, Î|I, Ï|I, ì|i, í|i, î|i, ï|i, Ĩ|I, ĩ|i, Ī|I, ī|i, Ĭ|I, ĭ|i, Į|I, į|i, İ|I, ı|i, Ĵ|J, ĵ|j, Ķ|K, ķ|k, ĸ|k, Ĺ|L, ĺ|l, Ļ|L, ļ|l, Ľ|L, ľ|l, Ŀ|L, ŀ|l, Ł|L, ł|l, Ñ|N, ñ|n, Ń|N, ń|n, Ņ|N, ņ|n, Ň|N, ň|n, ʼn|n, Ŋ|N, ŋ|n, Ò|O, Ó|O, Ô|O, Õ|O, Ö|O, Ø|O, ò|o, ó|o, ô|o, õ|o, ö|o, ø|o, Ō|O, ō|o, Ŏ|O, ŏ|o, Ő|O, ő|o, Ŕ|R, ŕ|r, Ŗ|R, ŗ|r, Ř|R, ř|r, Ś|S, ś|s, Ŝ|S, ŝ|s, Ş|S, ş|s, Š|S, š|s, ſ|s, Ţ|T, ţ|t, Ť|T, ť|t, Ŧ|T, ŧ|t, Ù|U, Ú|U, Û|U, Ü|U, ù|u, ú|u, û|u, ü|u, Ũ|U, ũ|u, Ū|U, ū|u, Ŭ|U, ŭ|u, Ů|U, ů|u, Ű|U, ű|u, Ų|U, ų|u, Ŵ|W, ŵ|w, Ý|Y, ý|y, ÿ|y, Ŷ|Y, ŷ|y, Ÿ|Y, Ź|Z, ź|z, Ż|Z, ż|z, Ž|Z, ž|z, α|a, β|b, γ|g, δ|d, ε|e, ζ|z, η|h, θ|th, ι|i, κ|k, λ|l, μ|m, ν|n, ξ|x, ο|o, π|p, ρ|r, σ|s, τ|t, υ|y, φ|f, χ|ch, ψ|ps, ω|w, Α|A, Β|B, Γ|G, Δ|D, Ε|E, Ζ|Z, Η|H, Θ|Th, Ι|I, Κ|K, Λ|L, Μ|M, Ξ|X, Ο|O, Π|P, Ρ|R, Σ|S, Τ|T, Υ|Y, Φ|F, Χ|Ch, Ψ|Ps, Ω|W, ά|a, έ|e, ή|h, ί|i, ό|o, ύ|y, ώ|w, Ά|A, Έ|E, Ή|H, Ί|I, Ό|O, Ύ|Y, Ώ|W, ϊ|i, ΐ|i, ϋ|y, ς|s, А|A, Ӑ|A, Ӓ|A, Ә|E, Ӛ|E, Ӕ|E, Б|B, В|V, Г|G, Ґ|G, Ѓ|G, Ғ|G, Ӷ|G, y|Y, Д|D, Е|E, Ѐ|E, Ё|YO, Ӗ|E, Ҽ|E, Ҿ|E, Є|YE, Ж|ZH, Ӂ|DZH, Җ|ZH, Ӝ|DZH, З|Z, Ҙ|Z, Ӟ|DZ, Ӡ|DZ, Ѕ|DZ, И|I, Ѝ|I, Ӥ|I, Ӣ|I, І|I, Ї|JI, Ӏ|I, Й|Y, Ҋ|Y, Ј|J, К|K, Қ|Q, Ҟ|Q, Ҡ|K, Ӄ|Q, Ҝ|K, Л|L, Ӆ|L, Љ|L, М|M, Ӎ|M, Н|N, Ӊ|N, Ң|N, Ӈ|N, Ҥ|N, Њ|N, О|O, Ӧ|O, Ө|O, Ӫ|O, Ҩ|O, П|P, Ҧ|PF, Р|P, Ҏ|P, С|S, Ҫ|S, Т|T, Ҭ|TH, Ћ|T, Ќ|K, У|U, Ў|U, Ӳ|U, Ӱ|U, Ӯ|U, Ү|U, Ұ|U, Ф|F, Х|H, Ҳ|H, Һ|H, Ц|TS, Ҵ|TS, Ч|CH, Ӵ|CH, Ҷ|CH, Ӌ|CH, Ҹ|CH, Џ|DZ, Ш|SH, Щ|SHT, Ъ|A, Ы|Y, Ӹ|Y, Ь|Y, Ҍ|Y, Э|E, Ӭ|E, Ю|YU, Я|YA, а|a, ӑ|a, ӓ|a, ә|e, ӛ|e, ӕ|e, б|b, в|v, г|g, ґ|g, ѓ|g, ғ|g, ӷ|g, y|y, д|d, е|e, ѐ|e, ё|yo, ӗ|e, ҽ|e, ҿ|e, є|ye, ж|zh, ӂ|dzh, җ|zh, ӝ|dzh, з|z, ҙ|z, ӟ|dz, ӡ|dz, ѕ|dz, и|i, ѝ|i, ӥ|i, ӣ|i, і|i, ї|ji, Ӏ|i, й|y, ҋ|y, ј|j, к|k, қ|q, ҟ|q, ҡ|k, ӄ|q, ҝ|k, л|l, ӆ|l, љ|l, м|m, ӎ|m, н|n, ӊ|n, ң|n, ӈ|n, ҥ|n, њ|n, о|o, ӧ|o, ө|o, ӫ|o, ҩ|o, п|p, ҧ|pf, р|p, ҏ|p, с|s, ҫ|s, т|t, ҭ|th, ћ|t, ќ|k, у|u, ў|u, ӳ|u, ӱ|u, ӯ|u, ү|u, ұ|u, ф|f, х|h, ҳ|h, һ|h, ц|ts, ҵ|ts, ч|ch, ӵ|ch, ҷ|ch, ӌ|ch, ҹ|ch, џ|dz, ш|sh, щ|sht, ъ|a, ы|y, ӹ|y, ь|y, ҍ|y, э|e, ӭ|e, ю|yu, я|ya [k2Sef] => 0 [k2SefLabelCat] => contenido [k2SefLabelTag] => etiqueta [k2SefLabelUser] => autor [k2SefLabelSearch] => buscar [k2SefLabelDate] => fecha [k2SefLabelItem] => 0 [k2SefLabelItemCustomPrefix] => [k2SefInsertItemId] => 1 [k2SefItemIdTitleAliasSep] => dash [k2SefUseItemTitleAlias] => 1 [k2SefInsertCatId] => 1 [k2SefCatIdTitleAliasSep] => dash [k2SefUseCatTitleAlias] => 1 [sh404SefLabelCat] => [sh404SefLabelUser] => autor [sh404SefLabelItem] => 2 [sh404SefTitleAlias] => alias [sh404SefModK2ContentFeedAlias] => rss [sh404SefInsertItemId] => 0 [sh404SefInsertUniqueItemId] => 0 [cbIntegration] => 0 [show_page_heading] => [categories] => Array ( [0] => 37 ) [menu_text] => 1 [secure] => 0 [page_title] => Vida sana [page_description] => [page_rights] => [robots] => [vfolder] => [afolder] => [vwidth] => [vheight] => [autoplay] => [galleries_rootfolder] => [enabledownload] => [inheritFrom] => 0 [num_leading_items] => 0 [num_leading_columns] => 1 [leadingImgSize] => Large [num_primary_items] => 10 [num_primary_columns] => 1 [primaryImgSize] => Medium [num_secondary_items] => 0 [num_secondary_columns] => 1 [secondaryImgSize] => Small [num_links] => 0 [num_links_columns] => 1 [linksImgSize] => XSmall [catCatalogMode] => 0 [catFeaturedItems] => 1 [catOrdering] => rdate [catPagination] => 2 [catPaginationResults] => 0 [catTitle] => 1 [catTitleItemCounter] => 0 [catDescription] => 1 [catImage] => 1 [catFeedLink] => 1 [catFeedIcon] => 1 [subCategories] => 0 [subCatColumns] => 2 [subCatOrdering] => alpha [subCatTitle] => 1 [subCatTitleItemCounter] => 0 [subCatDescription] => 1 [subCatImage] => 1 [catItemTitle] => 1 [catItemTitleLinked] => 1 [catItemFeaturedNotice] => 0 [catItemAuthor] => 1 [catItemDateCreated] => 1 [catItemRating] => 0 [catItemImage] => 1 [catItemIntroText] => 1 [catItemExtraFields] => 0 [catItemHits] => 0 [catItemCategory] => 1 [catItemTags] => 1 [catItemAttachments] => 0 [catItemAttachmentsCounter] => 0 [catItemVideo] => 0 [catItemVideoAutoPlay] => 0 [catItemImageGallery] => 0 [catItemDateModified] => 0 [catItemReadMore] => 1 [catItemCommentsAnchor] => 1 [catItemK2Plugins] => 1 [itemDateCreated] => 1 [itemTitle] => 1 [itemFeaturedNotice] => 0 [itemAuthor] => 1 [itemFontResizer] => 1 [itemPrintButton] => 1 [itemEmailButton] => 1 [itemSocialButton] => 1 [itemVideoAnchor] => 1 [itemImageGalleryAnchor] => 1 [itemCommentsAnchor] => 1 [itemRating] => 1 [itemImage] => 1 [itemImgSize] => Large [itemImageMainCaption] => 1 [itemImageMainCredits] => 1 [itemIntroText] => 1 [itemFullText] => 1 [itemExtraFields] => 1 [itemDateModified] => 0 [itemHits] => 0 [itemCategory] => 1 [itemTags] => 1 [itemAttachments] => 1 [itemAttachmentsCounter] => 1 [itemVideo] => 1 [itemVideoAutoPlay] => 0 [itemVideoCaption] => 1 [itemVideoCredits] => 1 [itemImageGallery] => 1 [itemNavigation] => 1 [itemComments] => 1 [itemTwitterButton] => 0 [itemFacebookButton] => 0 [itemGooglePlusOneButton] => 0 [itemAuthorBlock] => 0 [itemAuthorImage] => 0 [itemAuthorDescription] => 0 [itemAuthorURL] => 0 [itemAuthorEmail] => 0 [itemAuthorLatest] => 0 [itemAuthorLatestLimit] => 5 [itemRelated] => 1 [itemRelatedLimit] => 3 [itemRelatedTitle] => 1 [itemRelatedCategory] => 0 [itemRelatedImageSize] => Small [itemRelatedIntrotext] => 0 [itemRelatedFulltext] => 0 [itemRelatedAuthor] => 0 [itemRelatedMedia] => 1 [itemRelatedImageGallery] => 0 [itemK2Plugins] => 1 [catMetaDesc] => Información y consejos de viajes por España, Europa, Africa, Asia y América. [catMetaKey] => viajes, turismo, vacaciones, viajes por España, viajes Europa, viajes Asia, Viajes Africa, información viajes, qué ver y hacer en... viajes en familia, rutas naturaleza [catMetaAuthor] => Candela Vizcaíno ) [separator] => . ) [metadesc] => ¿Qué ocurrirá con toda una generación de niños que están sometidos a un régimen carcelario? [metadata] => robots= author=Candela Vizcaíno [metakey] => cuarentena, cuarentena niños, cuarentena Covid, confinamiento, confinamiento niños, confinamiento Covid, [plugins] => [language] => * [acy_created] => 2020-04-12 17:15:23 [categoryname] => Vida Sana [categoryid] => 37 [categoryalias] => vida-sana [categoryparams] => {"inheritFrom":"1","theme":"","num_leading_items":"2","num_leading_columns":"1","leadingImgSize":"Large","num_primary_items":"4","num_primary_columns":"2","primaryImgSize":"Medium","num_secondary_items":"4","num_secondary_columns":"1","secondaryImgSize":"Small","num_links":"4","num_links_columns":"1","linksImgSize":"XSmall","catCatalogMode":"0","catFeaturedItems":"1","catOrdering":"","catPagination":"2","catPaginationResults":"1","catTitle":"1","catTitleItemCounter":"1","catDescription":"1","catImage":"1","catFeedLink":"1","catFeedIcon":"1","subCategories":"1","subCatColumns":"2","subCatOrdering":"","subCatTitle":"1","subCatTitleItemCounter":"1","subCatDescription":"1","subCatImage":"1","itemImageXS":"","itemImageS":"","itemImageM":"","itemImageL":"","itemImageXL":"","catItemTitle":"1","catItemTitleLinked":"1","catItemFeaturedNotice":"0","catItemAuthor":"1","catItemDateCreated":"1","catItemRating":"0","catItemImage":"1","catItemIntroText":"1","catItemIntroTextWordLimit":"","catItemExtraFields":"0","catItemHits":"0","catItemCategory":"1","catItemTags":"1","catItemAttachments":"0","catItemAttachmentsCounter":"0","catItemVideo":"0","catItemVideoWidth":"","catItemVideoHeight":"","catItemAudioWidth":"","catItemAudioHeight":"","catItemVideoAutoPlay":"0","catItemImageGallery":"0","catItemDateModified":"0","catItemReadMore":"1","catItemCommentsAnchor":"1","catItemK2Plugins":"1","itemDateCreated":"1","itemTitle":"1","itemFeaturedNotice":"1","itemAuthor":"1","itemFontResizer":"1","itemPrintButton":"1","itemEmailButton":"1","itemSocialButton":"1","itemVideoAnchor":"1","itemImageGalleryAnchor":"1","itemCommentsAnchor":"1","itemRating":"1","itemImage":"1","itemImgSize":"Large","itemImageMainCaption":"1","itemImageMainCredits":"1","itemIntroText":"1","itemFullText":"1","itemExtraFields":"1","itemDateModified":"1","itemHits":"1","itemCategory":"1","itemTags":"1","itemAttachments":"1","itemAttachmentsCounter":"1","itemVideo":"1","itemVideoWidth":"","itemVideoHeight":"","itemAudioWidth":"","itemAudioHeight":"","itemVideoAutoPlay":"0","itemVideoCaption":"1","itemVideoCredits":"1","itemImageGallery":"1","itemNavigation":"1","itemComments":"1","itemTwitterButton":"1","itemFacebookButton":"1","itemGooglePlusOneButton":"1","itemAuthorBlock":"1","itemAuthorImage":"1","itemAuthorDescription":"1","itemAuthorURL":"1","itemAuthorEmail":"0","itemAuthorLatest":"1","itemAuthorLatestLimit":"5","itemRelated":"1","itemRelatedLimit":"5","itemRelatedTitle":"1","itemRelatedCategory":"0","itemRelatedImageSize":"0","itemRelatedIntrotext":"0","itemRelatedFulltext":"0","itemRelatedAuthor":"0","itemRelatedMedia":"0","itemRelatedImageGallery":"0","itemK2Plugins":"1","catMetaDesc":"Noticias sobre salud, hábitos saludables, nutrición, psicología y vida familiar sana. ","catMetaKey":"salud, plantas medicinales, vida sana, alimentación, alimentación sana, nutrición, hábitos saludables, significado de los sueños, interpretación de los sueños, psicología, coaching","catMetaRobots":"","catMetaAuthor":"Candela Vizcaino"} [itemGroup] => leading [category] => TableK2Category Object ( [id] => 37 [name] => Vida Sana [alias] => vida-sana [description] => [parent] => 0 [extraFieldsGroup] => 0 [published] => 1 [image] => [access] => 1 [ordering] => 7 [params] => {"inheritFrom":"1","theme":"","num_leading_items":"2","num_leading_columns":"1","leadingImgSize":"Large","num_primary_items":"4","num_primary_columns":"2","primaryImgSize":"Medium","num_secondary_items":"4","num_secondary_columns":"1","secondaryImgSize":"Small","num_links":"4","num_links_columns":"1","linksImgSize":"XSmall","catCatalogMode":"0","catFeaturedItems":"1","catOrdering":"","catPagination":"2","catPaginationResults":"1","catTitle":"1","catTitleItemCounter":"1","catDescription":"1","catImage":"1","catFeedLink":"1","catFeedIcon":"1","subCategories":"1","subCatColumns":"2","subCatOrdering":"","subCatTitle":"1","subCatTitleItemCounter":"1","subCatDescription":"1","subCatImage":"1","itemImageXS":"","itemImageS":"","itemImageM":"","itemImageL":"","itemImageXL":"","catItemTitle":"1","catItemTitleLinked":"1","catItemFeaturedNotice":"0","catItemAuthor":"1","catItemDateCreated":"1","catItemRating":"0","catItemImage":"1","catItemIntroText":"1","catItemIntroTextWordLimit":"","catItemExtraFields":"0","catItemHits":"0","catItemCategory":"1","catItemTags":"1","catItemAttachments":"0","catItemAttachmentsCounter":"0","catItemVideo":"0","catItemVideoWidth":"","catItemVideoHeight":"","catItemAudioWidth":"","catItemAudioHeight":"","catItemVideoAutoPlay":"0","catItemImageGallery":"0","catItemDateModified":"0","catItemReadMore":"1","catItemCommentsAnchor":"1","catItemK2Plugins":"1","itemDateCreated":"1","itemTitle":"1","itemFeaturedNotice":"1","itemAuthor":"1","itemFontResizer":"1","itemPrintButton":"1","itemEmailButton":"1","itemSocialButton":"1","itemVideoAnchor":"1","itemImageGalleryAnchor":"1","itemCommentsAnchor":"1","itemRating":"1","itemImage":"1","itemImgSize":"Large","itemImageMainCaption":"1","itemImageMainCredits":"1","itemIntroText":"1","itemFullText":"1","itemExtraFields":"1","itemDateModified":"1","itemHits":"1","itemCategory":"1","itemTags":"1","itemAttachments":"1","itemAttachmentsCounter":"1","itemVideo":"1","itemVideoWidth":"","itemVideoHeight":"","itemAudioWidth":"","itemAudioHeight":"","itemVideoAutoPlay":"0","itemVideoCaption":"1","itemVideoCredits":"1","itemImageGallery":"1","itemNavigation":"1","itemComments":"1","itemTwitterButton":"1","itemFacebookButton":"1","itemGooglePlusOneButton":"1","itemAuthorBlock":"1","itemAuthorImage":"1","itemAuthorDescription":"1","itemAuthorURL":"1","itemAuthorEmail":"0","itemAuthorLatest":"1","itemAuthorLatestLimit":"5","itemRelated":"1","itemRelatedLimit":"5","itemRelatedTitle":"1","itemRelatedCategory":"0","itemRelatedImageSize":"0","itemRelatedIntrotext":"0","itemRelatedFulltext":"0","itemRelatedAuthor":"0","itemRelatedMedia":"0","itemRelatedImageGallery":"0","itemK2Plugins":"1","catMetaDesc":"Noticias sobre salud, hábitos saludables, nutrición, psicología y vida familiar sana. ","catMetaKey":"salud, plantas medicinales, vida sana, alimentación, alimentación sana, nutrición, hábitos saludables, significado de los sueños, interpretación de los sueños, psicología, coaching","catMetaRobots":"","catMetaAuthor":"Candela Vizcaino"} [trash] => 0 [plugins] => [language] => * [_tbl:protected] => #__k2_categories [_tbl_key:protected] => id [_tbl_keys:protected] => Array ( [0] => id ) [_db:protected] => JDatabaseDriverMysqli Object ( [name] => mysqli [serverType] => mysql [connection:protected] => mysqli Object ( [affected_rows] => -1 [client_info] => mysqlnd 5.0.12-dev - 20150407 - $Id: 7cc7cc96e675f6d72e5cf0f267f48e167c2abb23 $ [client_version] => 50012 [connect_errno] => 0 [connect_error] => [errno] => 0 [error] => [error_list] => Array ( ) [field_count] => 3 [host_info] => Localhost via UNIX socket [info] => [insert_id] => 0 [server_info] => 5.6.40-84.0-log [server_version] => 50640 [stat] => Uptime: 937896 Threads: 7 Questions: 1192961957 Slow queries: 55117 Opens: 11668308 Flush tables: 1 Open tables: 2048 Queries per second avg: 1271.955 [sqlstate] => 00000 [protocol_version] => 10 [thread_id] => 8417690 [warning_count] => 0 ) [nameQuote:protected] => ` [nullDate:protected] => 0000-00-00 00:00:00 [_database:JDatabaseDriver:private] => candelav_joom624 [count:protected] => 143 [cursor:protected] => [debug:protected] => [limit:protected] => 0 [log:protected] => Array ( ) [timings:protected] => Array ( ) [callStacks:protected] => Array ( ) [offset:protected] => 0 [options:protected] => Array ( [driver] => mysqli [host] => localhost [user] => candelav_joom624 [password] => yZU?(Dzm)[,W [database] => candelav_joom624 [prefix] => candv_ [select] => 1 [port] => 3306 [socket] => ) [sql:protected] => SELECT * FROM #__k2_tags WHERE name = 'consejosparalasfamilias' [tablePrefix:protected] => candv_ [utf:protected] => 1 [utf8mb4:protected] => 1 [errorNum:protected] => 0 [errorMsg:protected] => [transactionDepth:protected] => 0 [disconnectHandlers:protected] => Array ( ) ) [_trackAssets:protected] => [_rules:protected] => [_locked:protected] => [_autoincrement:protected] => 1 [_observers:protected] => JObserverUpdater Object ( [observers:protected] => Array ( ) [doCallObservers:protected] => 1 ) [_columnAlias:protected] => Array ( ) [_jsonEncode:protected] => Array ( ) [_errors:protected] => Array ( ) [link] => /vida-sana.html ) [link] => /vida-sana/cuarentena-ninos.html [printLink] => /vida-sana/cuarentena-ninos.html?print=1&tmpl=component [imageXSmall] => /media/k2/items/cache/59b514757c03f4e14c006ca63de02928_XS.jpg [imageSmall] => /media/k2/items/cache/59b514757c03f4e14c006ca63de02928_S.jpg [imageMedium] => /media/k2/items/cache/59b514757c03f4e14c006ca63de02928_M.jpg [imageLarge] => /media/k2/items/cache/59b514757c03f4e14c006ca63de02928_L.jpg [imageXLarge] => /media/k2/items/cache/59b514757c03f4e14c006ca63de02928_XL.jpg [imageGeneric] => /media/k2/items/cache/59b514757c03f4e14c006ca63de02928_Generic.jpg [cleanTitle] => La cuarentena de los niños silenciados [numOfComments] => 0 [text] =>

 

Un lugar indeterminado de España, 12 de abril de 2020, todos y cada uno de los niños de este país llevan un mes de reloj (con todos sus días y sus horas) confinados en casa. Encerrados en las cuatro paredes de su vivienda, no se les permite salir para absolutamente nada (sí a los de familias single a acompañar a su progenitor a la compra). Entre estos muros estudian (los que pueden o les llega los deberes del colegio), respiran, comen, se asean, viven como pueden con todas sus luces y sus sombras emocionales. Los que nos disponen de un patio, porche, terraza o azotea privada (que las públicas no pueden utilizarse) están condenados a no tomar ni el sol ni el aire. En este régimen carcelario se encuentran los niños en cuarentena por Covid-19 en España. No hay respiro para ellos, no hay prerrogativas, no hay piedad casi y pocos adultos llegamos a la altura de ponernos en su pellejo.  

Pero voy a más, los niños están confinados, enclaustrados, enrejados algunos en las cuatro paredes de su casa, en la que la situación puede ser variopinta desde una familia tóxica que se regodea en el abuso hasta la madre amorosa que intenta suplir esta prisión con dosis extraordinarias de paciencia, ánimo y empatía. Cada hogar será, por así decirlo, una galaxia propia dependiendo de la personalidad de sus miembros, de sus condiciones económicas, físicas y culturales. Sin embargo, en todas ellas hay un hilo conductor: los niños no pueden salir a la calle. La frontera es una puerta cerrada. 

La cuarentena de los niños silenciados 

Y ahora voy a más y comienzo recordando un principio de filosofía básica. Las realidades no existen hasta que no se nombran. Y ese bautizo lingüístico es lo que genera, en primera instancia, visibilidad, por utilizar un término contemporáneo. Esto es, hasta que no se puso nombre al Holocausto nazi, este no existió a ojos del mundo o hasta que no se dio voz a las mujeres maltratadas el asunto era considerado como residual o de poca importancia. Con los niños de España que llevan al día de hoy y sin visos de cambiar en el futuro inmediato un mes encerrados pasa lo mismo. No hay visibilidad para ellos en la prensa “seria”, generalista o especializada más allá de las cuatro chorradas o anécdotas que nada aportan. 

Pocos analistas de los llamados concienzudos se paran a reflexionar qué ocurre con estos niños prisioneros sin que no ocupen ni una sola línea de las normas que se van promulgando. Nos entretenemos con previsiones banales sobre la bolsa, el mercado laboral (ya estamos de acuerdo que nefasto al día de hoy), la economía (también aceptamos que va a ser una debacle) y nadie se pone en serio a analizar los efectos devastadores de la cuarentena en los niños. Cuando se nombra el asunto siempre de soslayo, como de pasada, como si el tema diera sarpullido. Y entiendo (y ahora me posiciono) que a algunos adultos nos está empezando a dar vergüenza el asunto, como les dio a algunos alemanes la aniquilación de los nazis o tantos otros hechos infames de la historia.  

Las noticias que te vas a encontrar son solo listas, consejos o ñoñerías al estilo del power flower sobre lo cambiados y fortalecidos que van a salir los niños después de esto. Se nos llena la boca con grandes palabras como resilencia, empatía y términos semejantes cuando los adultos no somos capaces de aplicarnos el cuento y a poco que nos sentimos agobiados vamos al quiosco a comprar un periódico que no tenemos intención de leer.  Sin embargo, la realidad es bien distinta a este cuadro de arco iris colorido que nos quieren hacer creer. Y más bien estamos condenando a los pequeños a la sordidez del abandono más absoluto obligándolos a acatar órdenes sumisas que ellos no pueden (ni deben) entender y que algunos adultos ya estamos empezando a cuestionar desde el principio al final.  

Entre la generación Z y la generación alfa, más allá de las pantallas 

Porque esas realidades que se encuentran detrás de los balcones son muchas y distintas. Los pequeños nacidos a partir de 2005 son catalogados en lo que se denomina generación alfa. Esto es, han utilizado la primera letra del alfabeto griego para bautizarlos. Han nacido con la habilidad de moverse en un mundo online sin aprendizaje previo y son capaces de encontrar todo aquello que les interesa (desde sus juegos hasta los temas de estudio) en Internet. Sin embargo, ya se verá con el tiempo que esta forma de estar en el mundo no podrá nunca sustituir la interacción con sus semejantes y con el entorno natural. Los seres humanos (al menos en las próximas generaciones) no vamos poder renunciar (¡ni falta que hace!) a los abrazos, a la charla cara a cara, a entrar en una librería y conversar sobre una obra, a un paseo por el campo, a dejarse empapar por el agua del mar… Que nos pongan una webcam con lo bonitas que están las olas no lo suple. Es más, puede que genere un grave sentimiento de nostalgia.  

En esta generación alfa y la denominada como Z, que es la anteriormente anterior, hay realidades de todo tipo desde los muy pequeños que están encantados con el paro de mamá y/o papá porque puede estar con ellos hasta los adolescentes con un grupo consolidado de amigos que no pueden ver e interactuar. Están los que de manera hipócrita se saltan la cuarentena con ayuda de sus progenitores y los concienciados con la situación. Están los que tienen la suerte de poder seguir las clases online y los que no tienen medio alguno de contestar a un mail. Están los que tienen libros en casa y los que han caído en una familia tóxica al máximo. Están los que disponen de una cuenta corriente saneada y los que se dan cuenta de que sus padres no pueden llenar el frigorífico mañana. Están los que viven en una familia donde es posible el teletrabajo y los que mañana tendrán que hacer malabares de conciliación porque hay que desplazarse y no se puede recurrir a los sufridos abuelos. 

Sin embargo, en cualquiera de todas estas realidades hay un hilo conductor: no pueden salir a la calle con todo lo que ello supone para su salud psíquica y física.  

¿Qué va a ocurrir con los niños confinados en casa durante tanto tiempo? 

Ya sé que hay cobardes que no pueden soportar mirar la situación de frente. Estos dirán que los niños son fuertes, resilentes y adaptables, que no pasará nada y que todo se olvidará.  Están ya los padres de niños más movidos (o directamente con alguna problemática de conducta) que se las están viendo y deseando para conducir la situación a buen puerto. Están también los hipócritas (la forma más ruin de cobardía) que hacen trampas para saltarse el confinamiento yendo de casa en casa en la urbanización o escondiéndose en el maletero del coche si hace falta para visitar a los amigos. Estos son los que están en primera fila de los aplausos, los mismos que necesitan ser vistos para ocultar sus conducta mediante la validación de los otros. Estos son los que necesitan un artículo aparte (para otro día, lo prometo). 

La hipocresía en tiempos de pandemia se desmontará muy pronto cuando los pequeños hoy encerrados desarrollen estrés postraumático que se verá en forma de suspicacia, desconfianza, miedo y una pobre autovaloración. Cuando estos niños de la generación alfa (la primera recordemos) intenten buscar (de adultos) las razones de alguna problemática disfuncional encontrarán que nadie les atendió durante estas duras semanas, enfilando el segundo mes ya.  Se darán de bruces con una realidad cruel: que fueron silenciados por los medios de comunicación o, lo que es peor, ninguneados como si sus sentimientos no tuvieran importancia. Para eso no va a faltar mucho y en ese momento no podremos exigirles más sumisión. Ellos serán la vanguardia de la sociedad. Impondrán su forma de ver el mundo y no se van a conformar con las endebles explicaciones que les estamos dando hoy.  

 

Antes de que lleguemos a estos extremos (que llegaremos), ¿es mucho pedir de forma reivindicativa que los peques puedan salir una hora a dar un paseo e interactuar de modo natural con el mundo? ¿Es mucho pedir que se evalúe la necesidad de este confinamiento que ya algunos se cuestionan? ¿Es mucho pedir que ocupen unas líneas en la prensa diaria para ir evaluando sus necesidades? ¿Es mucho pedir a los que están al frente que se paren a pensar, que a sentir les va a ser difícil? Creo que no. Si no lo hacemos, es por comodidad y por cobardía. Si no lo hacemos, es por sumisión a unas normas crueles con los más débiles de la sociedad. 

 

Por Candela Vizcaíno | Doctora en Comunicación en Sevilla

 

[event] => stdClass Object ( [BeforeDisplay] => [AfterDisplay] => [AfterDisplayTitle] => [BeforeDisplayContent] => [AfterDisplayContent] => [K2BeforeDisplay] => [K2AfterDisplay] => [K2AfterDisplayTitle] => [K2BeforeDisplayContent] => [K2AfterDisplayContent] => ) )

stdClass Object
(
    [id] => 343
    [title] => Cuarentena por Covid-19 y sus efectos devastadores en los niños
    [alias] => cuarentena
    [catid] => 57
    [published] => 1
    [introtext] => 

 

Estamos en un lugar indeterminado de España a 18 de marzo de 2020. Todo el país se encuentra en estado de alarma y algunos sometidos a una cuarentena brutal. Y digo algunos porque están exentos de quedar recluidos en casa cualquiera que tenga un justificante para ir a trabajar, un perro o sea mayor de edad para ir a comprar tabaco o veinte veces al súper que nadie te obliga a hacer la compra de golpe. El principal “culpable” (hay muchos más) es un virus de origen animal de la familia de los coronavirus bautizado como Covid-19. Todos los niños de España y los estudiantes universitarios o de cualquier otra materia están recluidos en casa. Para los pequeños, además, la cuarentena es bestial, ya que no pueden salir al súper, al parque y (en algún sitio he leído) ni siquiera a las zonas comunes de su urbanización. ¡Por supuesto los colegios han quedado clausurados a cal y canto hasta nueva orden!  

Los menores de 16 años (y algunos mayores de esta edad) están actualmente recluidos en las cuatro paredes de casa sin poder asomar la nariz fuera so pena de infierno casi. Bien… ¿qué va a pasar con ellos? Aparte de quedarse más blancos que la pared (hasta los que son de piel oscura) y con déficit de vitaminas que ralentizan su desarrollo, voy a intentar poner palabras que esclarezcan un poco el infernal ruido mediático que se está creando alrededor. Advierto que todo este largo texto está levantado desde la experiencia de una mamá single con una única hija. Esto es, para que os hagáis una idea: mi niña, que va a cumplir (si Dios quiere) 11 años en junio, está condenada a interactuar físicamente solo conmigo hasta que esto se acabe. Y así o en muchas peores circunstancias habrá más de una y de dos familias en esta tierra llamada España.  

El más devastador de los efectos en la cuarentena por Covid 19 en los niños: el agravio comparativo 

Sí, familias, el agravio comparativo, la diferencia, el yo sí y el tú no. Porque, donde yo vivo y así llevo denunciándolo desde el primer momento, se está desarrollando una monumental obra de un centro comercial que no ha parado, como ninguna otra del país. Desde la ventana del cuarto de mi hija se escucha el trajín de los obreros, el pitido de las máquinas, las voces de los que están en el tajo, el ruido (¡cuánto ruido hay estos días!) del tráfico en la avenida como un día corriente. Y aunque esta tarde o mañana paren (que no parece) esto se ha quedado grabado en sus almas en desarrollo. Algunos niños encerrados en casa se están enterando de esto. Los más mayorcitos son conscientes de que los adultos podemos salir a comprar tabaco, al súper, a trabajar, a que nos dé el aire… ¡Y ellos no! No es cuestión de ser alarmistas pero este dolor se va a quedar grabado en su alma de por vida. Y no solo el encierro sino que los mayores hemos consentido esta barbaridad sin hacer nada por defenderlos. Desde aquí pido disculpas en nombre de los adultos que sí somos conscientes a todos los niños de España por esta situación de agravio comparativo.  

Para que las familias se hagan una idea lo digo claramente. Los niños ahora mismo tienen un régimen parecido al que son sometidos los presos más peligrosos en aislamiento (los que han cometido crímenes aberrantes y además no se adaptan a la vida carcelaria). ¿Y qué han hecho nuestros niños para castigarlos con saña y crueldad? Alguno me va a decir en los comentarios que son portadores y es su deber. Vale lo acepto. Son portadores como también los obreros y los operarios de las fábricas esparciendo el virus desde sus residencias al trabajo y también es su deber quedarse en casa. Anoto un dato más. Ahora mismo ni los psicólogos más expertos pueden vaticinar cómo van a responder los niños a este aislamiento brutal. Algunos lo harán con ira o rabia y otros con tristeza o depresión. Los más curtidos lo llevarán mejor y, en todo caso, la pelota, como siempre, se encuentra en el tejado de las familias.  

Una consecuencia de lo anterior en esta cuarentena por Covid-19: la culpa en los pequeños 

Los niños, cuando algo malo sucede a su alrededor, tienden a culpabilizarse. Su mundo es aún muy reducido y entienden que algo malo han hecho cuando un familiar muere o la desgracia se cierne sobre su familia. Es un mecanismo psicológico infantil normal y conocido que va desapareciendo conforme van cumpliendo años. Mi pregunta de madre normal y corriente es la que sigue: ¿si los primeros en quedarse en casa fueron los niños, no van a interiorizar que ellos tienen la culpa? ¿Si se repite una y otra vez que son portadores y no enferman, como si fueran los jinetes del Apocalipsis, no se van a sentir responsables? ¿Si no hay un desahogo para ellos no van a creer los más sensibles que ellos se lo merecen? ¿Si los estamos agobiando con toneladas de deberes (para colmo) y se ven saturados, no van a empezar a desarrollar indefensión aprendida? Aquí dejo estas preguntas para reflexión de padres inteligentes. Por mi parte #yoquierosaber y aquí dejo este hastag.  

Voy a más en los efectos devastadores de esta cuarentena por Covid-19 para los más pequeños. Se les ha machacado que no son vacaciones y que tienen que seguir trabajando. Me parece bien y lógico porque no quiero ni pensar cómo acabarían con un plan ocioso en esta situación. Lo que ya entiendo que es de juzgado de guardia (aunque estén cerrados) es que se les obligue a practicar la compasión y la resilencia. Así sin más. Vamos a ver y hago más preguntas: ¿en todas las noticias que nos bombardean con datos a veces intrascendentes alguien se ha acordado un ratito nada más de los niños? ¿Ha salido algún no-dirigente a explicarles con valentía a los pequeños qué es lo que está pasando? ¿Alguien les va a pedir perdón cuando enfermen, extremo que va a suceder? No, ¿verdad? Esto no quiere decir que los envenenemos con odio y resentimiento sino, más bien, que respetemos y comprendamos los vaivenes propios de una situación de esta envergadura. 

Y esto solo contando a los niños sanos. ¡No me quiero poner en la piel de esas familias con pequeños con alguna discapacidad! A pesar de trabajar la empatía a diario, me parece tan duro que salgo de esa barro en cuanto asoma por mi mente. Aquí mucho #yomequedoencasa y consignas parecidas pero los niños, excepto excepciones, no son tenidos en cuenta y ellos son nuestro mayor tesoro, lo único que hace grande a una nación. Recordad que algunos están encerrados en pisos con un balcón mínimo o, aún peor, con ventanas a un patio interior. Vamos a ponernos por un rato en la piel de un niño que necesita (porque es su naturaleza) el esparcimiento y la vida social. 

Queremos arreglar la cuarentena por Covid-19 con el exceso de trabajo y de deberes en los pequeños 

Y vaya por delante que soy partidaria de que sigan con su horario, rutina online o lo que se pueda hacer. ¡Pero, por favor, vamos a controlar un poco la cantidad de trabajo que se les da y, en la medida de lo posible, intentamos una válvula de escape para ellos! 

En esta tesitura los niños van a grabar no solo que ellos son los responsables de toda esta situación con el agravio comparativo con el que he empezado sino que además tienen que pagar trabajando mucho. Desde aquí, desde la humildad de este texto, animo a las familias a que incentiven a los niños a cumplir con su obligación (¡que duda cabe!) pero también a que expresen sus preguntas, miedos, inseguridades e, incluso, ira o dolor por lo que están sufriendo. Esto no ha hecho más que empezar y los niños en esta larga cuarentena por Covid-19 van a ser los que más paguen por los destrozos de otros. Llegará un momento en el que se bloqueen y pierdan el sentido de la orientación en todos los aspectos. No sabrán si es primavera, Semana Santa, domingo o la hora de hacer cualquiera de sus actividades. Todo en ellos será trabajo y más trabajo. Por eso, es tan importante que no pierdan el contacto online con los que aman (amigos, familia extensa o compañeros) o que saquen la furia a través del arte.  

El mal humor de los que estamos alrededor, otro daño colateral en esta larga cuarentena por Covid-19  

Muchos padres estamos sobrepasados con la situación sin saber cómo vamos a llegar a final de mes y eso sin contar la situación de pequeños empresarios o autónomos. Hay que tener mucha paz interior y fortaleza anímica para no venirse abajo en estos momentos. En estos casos tenemos que tener más presente que nunca que nuestros niños están a nuestro lado y nos necesitan a tope. Si la familia está para acompañar a los pequeños en el fascinante viaje de descubrir el mundo, en estas semanas estamos obligados a hacer un ejercicio de autoconocimiento ímprobo y dejar atados nuestros demonios para soltarlos lejos de ellos.  

Llegado a este punto, no me quiero imaginar cómo puede resbalarse la vida de algunos pequeños que han tenido la desgracia de caer en una familia tóxica, con un padre indolente o una madre narcisista o con algún psicópata en el cuarto de al lado. Si en un hogar “normal” (con la limitación humana), los peques van a sufrir lo suyo, en este entorno puede ser demoledor y más allá de la película de miedo más sobrecogedora. Sin ser alarmista, dejo aquí, el teléfono de atención a la infancia que aún está operativo por si sabes de un caso. Es nuestra obligación defender a estos seres vulnerables siempre. 

900 851 818 

No obliguemos a los niños en esta cuarentena por Covid-19 a participar en actos que no entienden o no les gusta

Y me refiero, por poner un toque de humor, a la chorrada de obligarlos a cantar canciones que son del imaginario cultural de sus abuelos y, si me apuras, hasta de los bisabuelos de quienes tienen la suerte de tenerlos. Vamos… que el “Resistiré” del Dúo Dinámico ya no se escuchaba en mis tiempos y yo voy a cumplir mis buenos años. Interesaros por sus gustos musicales, por sus pelis, por sus héroes. Por la red circula una canción muy bonita que pertenece a un videojuego en el que unos androides reclaman su libertad y sentimientos. Vamos que esto es su mundo y no un tema de hace cuatro décadas. Intentemos ponernos en la piel de los pequeños y no torturarlos más con nuestros gustos o nuestras ocurrencias. 

Mi pregunta es si, alguien en esta cuarentena por Covid-19, ha pensado en los niños

 

Y termino ya que esto está quedando demasiado largo. Cuando se decretó el cierre de los colegios, parques, cines o zonas de ocio y se mandó a los niños a casa, ¿alguien pensó en las consecuencias de esa decisión sobre los niños? La respuesta corta, en vistas de cómo está evolucionando esta cuarentena por Covid-19, es que no.  Nadie ha pensado en ellos. Y no se trata de normalizar (como he oído a algún tonto con seguidores en las redes sociales) esta situación tan extremadamente anómala. Se trata más bien de comprender, de acompañar, de ponerse en su piel, de entender y hacerles ver que nadie en el no-gobierno ha pensado en ellos, que han dejado olvidadas a las familias en aras a intereses económicos y logísticos.  Y me duele en el alma hasta el infinito que van a pagar los platos rotos de la incompetencia de los adultos. ¡Ánimo pequeños si me estáis leyendo! Un mundo mejor es posible con vuestra ayuda. Si os sirve de algo, yo estoy incondicionalmente de vuestra parte. Y lo estaré siempre.  

Por Candela Vizcaíno | Doctora en Comunicación por la Universidad de Sevilla

  

 

[fulltext] => [video] => [gallery] => [extra_fields] => [] [extra_fields_search] => [created] => 2020-03-18 12:18:55 [created_by] => 953 [created_by_alias] => [checked_out] => 0 [checked_out_time] => 0000-00-00 00:00:00 [modified] => 2020-04-22 08:31:00 [modified_by] => 953 [publish_up] => 2020-03-18 12:18:55 [publish_down] => 0000-00-00 00:00:00 [trash] => 0 [access] => 1 [ordering] => 11 [featured] => 1 [featured_ordering] => 32 [image_caption] => [image_credits] => [video_caption] => [video_credits] => [hits] => 618 [params] => Joomla\Registry\Registry Object ( [data:protected] => stdClass Object ( [enable_css] => 0 [jQueryHandling] => 1.8remote [backendJQueryHandling] => remote [userName] => 1 [userImage] => 1 [userDescription] => 1 [userURL] => 1 [userEmail] => 0 [userFeedLink] => 1 [userFeedIcon] => 1 [userItemCount] => 10 [userItemTitle] => 1 [userItemTitleLinked] => 1 [userItemDateCreated] => 1 [userItemImage] => 1 [userItemIntroText] => 1 [userItemCategory] => 1 [userItemTags] => 1 [userItemCommentsAnchor] => 1 [userItemReadMore] => 1 [userItemK2Plugins] => 1 [tagItemCount] => 10 [tagItemTitle] => 1 [tagItemTitleLinked] => 1 [tagItemDateCreated] => 1 [tagItemImage] => 1 [tagItemIntroText] => 1 [tagItemCategory] => 1 [tagItemReadMore] => 1 [tagItemExtraFields] => 0 [tagOrdering] => [tagFeedLink] => 1 [tagFeedIcon] => 1 [genericItemCount] => 10 [genericItemTitle] => 1 [genericItemTitleLinked] => 1 [genericItemDateCreated] => 1 [genericItemImage] => 1 [genericItemIntroText] => 1 [genericItemCategory] => 1 [genericItemReadMore] => 1 [genericItemExtraFields] => 0 [genericFeedLink] => 1 [genericFeedIcon] => 1 [feedLimit] => 10 [feedItemImage] => 1 [feedImgSize] => S [feedItemIntroText] => 1 [feedTextWordLimit] => [feedItemFullText] => 1 [feedItemTags] => 0 [feedItemVideo] => 0 [feedItemGallery] => 0 [feedItemAttachments] => 0 [feedBogusEmail] => [introTextCleanup] => 0 [introTextCleanupExcludeTags] => [introTextCleanupTagAttr] => [fullTextCleanup] => 0 [fullTextCleanupExcludeTags] => [fullTextCleanupTagAttr] => [xssFiltering] => 0 [linkPopupWidth] => 900 [linkPopupHeight] => 600 [imagesQuality] => 95 [itemImageXS] => 100 [itemImageS] => 200 [itemImageM] => 600 [itemImageL] => 800 [itemImageXL] => 1200 [itemImageGeneric] => 300 [catImageWidth] => 1200 [catImageDefault] => 1 [userImageWidth] => 100 [userImageDefault] => 1 [commenterImgWidth] => 48 [onlineImageEditor] => splashup [imageTimestamp] => 0 [imageMemoryLimit] => [socialButtonCode] => [twitterUsername] => [facebookImage] => Medium [comments] => 1 [commentsOrdering] => DESC [commentsLimit] => 10 [commentsFormPosition] => below [commentsPublishing] => 1 [commentsReporting] => 2 [commentsReportRecipient] => [inlineCommentsModeration] => 0 [gravatar] => 1 [antispam] => 0 [recaptchaForRegistered] => 1 [akismetForRegistered] => 1 [commentsFormNotes] => 1 [commentsFormNotesText] => [frontendEditing] => 1 [showImageTab] => 1 [showImageGalleryTab] => 1 [showVideoTab] => 1 [showExtraFieldsTab] => 1 [showAttachmentsTab] => 1 [showK2Plugins] => 1 [sideBarDisplayFrontend] => 0 [mergeEditors] => 1 [sideBarDisplay] => 1 [attachmentsFolder] => [hideImportButton] => 1 [googleSearch] => 0 [googleSearchContainer] => k2GoogleSearchContainer [K2UserProfile] => 0 [redirect] => 113 [adminSearch] => simple [cookieDomain] => [taggingSystem] => 1 [lockTags] => 0 [showTagFilter] => 0 [k2TagNorm] => 0 [k2TagNormCase] => lower [k2TagNormAdditionalReplacements] => [recaptcha_public_key] => [recaptcha_private_key] => [recaptcha_theme] => clean [recaptchaOnRegistration] => 0 [akismetApiKey] => [stopForumSpam] => 0 [stopForumSpamApiKey] => [showItemsCounterAdmin] => 1 [showChildCatItems] => 1 [disableCompactOrdering] => 0 [metaDescLimit] => 150 [enforceSEFReplacements] => 0 [SEFReplacements] => À|A, Á|A, Â|A, Ã|A, Ä|A, Å|A, à|a, á|a, â|a, ã|a, ä|a, å|a, Ā|A, ā|a, Ă|A, ă|a, Ą|A, ą|a, Ç|C, ç|c, Ć|C, ć|c, Ĉ|C, ĉ|c, Ċ|C, ċ|c, Č|C, č|c, Ð|D, ð|d, Ď|D, ď|d, Đ|D, đ|d, È|E, É|E, Ê|E, Ë|E, è|e, é|e, ê|e, ë|e, Ē|E, ē|e, Ĕ|E, ĕ|e, Ė|E, ė|e, Ę|E, ę|e, Ě|E, ě|e, Ĝ|G, ĝ|g, Ğ|G, ğ|g, Ġ|G, ġ|g, Ģ|G, ģ|g, Ĥ|H, ĥ|h, Ħ|H, ħ|h, Ì|I, Í|I, Î|I, Ï|I, ì|i, í|i, î|i, ï|i, Ĩ|I, ĩ|i, Ī|I, ī|i, Ĭ|I, ĭ|i, Į|I, į|i, İ|I, ı|i, Ĵ|J, ĵ|j, Ķ|K, ķ|k, ĸ|k, Ĺ|L, ĺ|l, Ļ|L, ļ|l, Ľ|L, ľ|l, Ŀ|L, ŀ|l, Ł|L, ł|l, Ñ|N, ñ|n, Ń|N, ń|n, Ņ|N, ņ|n, Ň|N, ň|n, ʼn|n, Ŋ|N, ŋ|n, Ò|O, Ó|O, Ô|O, Õ|O, Ö|O, Ø|O, ò|o, ó|o, ô|o, õ|o, ö|o, ø|o, Ō|O, ō|o, Ŏ|O, ŏ|o, Ő|O, ő|o, Ŕ|R, ŕ|r, Ŗ|R, ŗ|r, Ř|R, ř|r, Ś|S, ś|s, Ŝ|S, ŝ|s, Ş|S, ş|s, Š|S, š|s, ſ|s, Ţ|T, ţ|t, Ť|T, ť|t, Ŧ|T, ŧ|t, Ù|U, Ú|U, Û|U, Ü|U, ù|u, ú|u, û|u, ü|u, Ũ|U, ũ|u, Ū|U, ū|u, Ŭ|U, ŭ|u, Ů|U, ů|u, Ű|U, ű|u, Ų|U, ų|u, Ŵ|W, ŵ|w, Ý|Y, ý|y, ÿ|y, Ŷ|Y, ŷ|y, Ÿ|Y, Ź|Z, ź|z, Ż|Z, ż|z, Ž|Z, ž|z, α|a, β|b, γ|g, δ|d, ε|e, ζ|z, η|h, θ|th, ι|i, κ|k, λ|l, μ|m, ν|n, ξ|x, ο|o, π|p, ρ|r, σ|s, τ|t, υ|y, φ|f, χ|ch, ψ|ps, ω|w, Α|A, Β|B, Γ|G, Δ|D, Ε|E, Ζ|Z, Η|H, Θ|Th, Ι|I, Κ|K, Λ|L, Μ|M, Ξ|X, Ο|O, Π|P, Ρ|R, Σ|S, Τ|T, Υ|Y, Φ|F, Χ|Ch, Ψ|Ps, Ω|W, ά|a, έ|e, ή|h, ί|i, ό|o, ύ|y, ώ|w, Ά|A, Έ|E, Ή|H, Ί|I, Ό|O, Ύ|Y, Ώ|W, ϊ|i, ΐ|i, ϋ|y, ς|s, А|A, Ӑ|A, Ӓ|A, Ә|E, Ӛ|E, Ӕ|E, Б|B, В|V, Г|G, Ґ|G, Ѓ|G, Ғ|G, Ӷ|G, y|Y, Д|D, Е|E, Ѐ|E, Ё|YO, Ӗ|E, Ҽ|E, Ҿ|E, Є|YE, Ж|ZH, Ӂ|DZH, Җ|ZH, Ӝ|DZH, З|Z, Ҙ|Z, Ӟ|DZ, Ӡ|DZ, Ѕ|DZ, И|I, Ѝ|I, Ӥ|I, Ӣ|I, І|I, Ї|JI, Ӏ|I, Й|Y, Ҋ|Y, Ј|J, К|K, Қ|Q, Ҟ|Q, Ҡ|K, Ӄ|Q, Ҝ|K, Л|L, Ӆ|L, Љ|L, М|M, Ӎ|M, Н|N, Ӊ|N, Ң|N, Ӈ|N, Ҥ|N, Њ|N, О|O, Ӧ|O, Ө|O, Ӫ|O, Ҩ|O, П|P, Ҧ|PF, Р|P, Ҏ|P, С|S, Ҫ|S, Т|T, Ҭ|TH, Ћ|T, Ќ|K, У|U, Ў|U, Ӳ|U, Ӱ|U, Ӯ|U, Ү|U, Ұ|U, Ф|F, Х|H, Ҳ|H, Һ|H, Ц|TS, Ҵ|TS, Ч|CH, Ӵ|CH, Ҷ|CH, Ӌ|CH, Ҹ|CH, Џ|DZ, Ш|SH, Щ|SHT, Ъ|A, Ы|Y, Ӹ|Y, Ь|Y, Ҍ|Y, Э|E, Ӭ|E, Ю|YU, Я|YA, а|a, ӑ|a, ӓ|a, ә|e, ӛ|e, ӕ|e, б|b, в|v, г|g, ґ|g, ѓ|g, ғ|g, ӷ|g, y|y, д|d, е|e, ѐ|e, ё|yo, ӗ|e, ҽ|e, ҿ|e, є|ye, ж|zh, ӂ|dzh, җ|zh, ӝ|dzh, з|z, ҙ|z, ӟ|dz, ӡ|dz, ѕ|dz, и|i, ѝ|i, ӥ|i, ӣ|i, і|i, ї|ji, Ӏ|i, й|y, ҋ|y, ј|j, к|k, қ|q, ҟ|q, ҡ|k, ӄ|q, ҝ|k, л|l, ӆ|l, љ|l, м|m, ӎ|m, н|n, ӊ|n, ң|n, ӈ|n, ҥ|n, њ|n, о|o, ӧ|o, ө|o, ӫ|o, ҩ|o, п|p, ҧ|pf, р|p, ҏ|p, с|s, ҫ|s, т|t, ҭ|th, ћ|t, ќ|k, у|u, ў|u, ӳ|u, ӱ|u, ӯ|u, ү|u, ұ|u, ф|f, х|h, ҳ|h, һ|h, ц|ts, ҵ|ts, ч|ch, ӵ|ch, ҷ|ch, ӌ|ch, ҹ|ch, џ|dz, ш|sh, щ|sht, ъ|a, ы|y, ӹ|y, ь|y, ҍ|y, э|e, ӭ|e, ю|yu, я|ya [k2Sef] => 0 [k2SefLabelCat] => contenido [k2SefLabelTag] => etiqueta [k2SefLabelUser] => autor [k2SefLabelSearch] => buscar [k2SefLabelDate] => fecha [k2SefLabelItem] => 0 [k2SefLabelItemCustomPrefix] => [k2SefInsertItemId] => 1 [k2SefItemIdTitleAliasSep] => dash [k2SefUseItemTitleAlias] => 1 [k2SefInsertCatId] => 1 [k2SefCatIdTitleAliasSep] => dash [k2SefUseCatTitleAlias] => 1 [sh404SefLabelCat] => [sh404SefLabelUser] => autor [sh404SefLabelItem] => 2 [sh404SefTitleAlias] => alias [sh404SefModK2ContentFeedAlias] => rss [sh404SefInsertItemId] => 0 [sh404SefInsertUniqueItemId] => 0 [cbIntegration] => 0 [show_page_heading] => [categories] => Array ( [0] => 37 ) [menu_text] => 1 [secure] => 0 [page_title] => Vida sana [page_description] => [page_rights] => [robots] => [vfolder] => [afolder] => [vwidth] => [vheight] => [autoplay] => [galleries_rootfolder] => [enabledownload] => [inheritFrom] => 0 [num_leading_items] => 0 [num_leading_columns] => 1 [leadingImgSize] => Large [num_primary_items] => 10 [num_primary_columns] => 1 [primaryImgSize] => Medium [num_secondary_items] => 0 [num_secondary_columns] => 1 [secondaryImgSize] => Small [num_links] => 0 [num_links_columns] => 1 [linksImgSize] => XSmall [catCatalogMode] => 0 [catFeaturedItems] => 1 [catOrdering] => rdate [catPagination] => 2 [catPaginationResults] => 0 [catTitle] => 1 [catTitleItemCounter] => 0 [catDescription] => 1 [catImage] => 1 [catFeedLink] => 1 [catFeedIcon] => 1 [subCategories] => 0 [subCatColumns] => 2 [subCatOrdering] => alpha [subCatTitle] => 1 [subCatTitleItemCounter] => 0 [subCatDescription] => 1 [subCatImage] => 1 [catItemTitle] => 1 [catItemTitleLinked] => 1 [catItemFeaturedNotice] => 0 [catItemAuthor] => 1 [catItemDateCreated] => 1 [catItemRating] => 0 [catItemImage] => 1 [catItemIntroText] => 1 [catItemExtraFields] => 0 [catItemHits] => 0 [catItemCategory] => 1 [catItemTags] => 1 [catItemAttachments] => 0 [catItemAttachmentsCounter] => 0 [catItemVideo] => 0 [catItemVideoAutoPlay] => 0 [catItemImageGallery] => 0 [catItemDateModified] => 0 [catItemReadMore] => 1 [catItemCommentsAnchor] => 1 [catItemK2Plugins] => 1 [itemDateCreated] => 1 [itemTitle] => 1 [itemFeaturedNotice] => 0 [itemAuthor] => 1 [itemFontResizer] => 1 [itemPrintButton] => 1 [itemEmailButton] => 1 [itemSocialButton] => 1 [itemVideoAnchor] => 1 [itemImageGalleryAnchor] => 1 [itemCommentsAnchor] => 1 [itemRating] => 1 [itemImage] => 1 [itemImgSize] => Large [itemImageMainCaption] => 1 [itemImageMainCredits] => 1 [itemIntroText] => 1 [itemFullText] => 1 [itemExtraFields] => 1 [itemDateModified] => 0 [itemHits] => 0 [itemCategory] => 1 [itemTags] => 1 [itemAttachments] => 1 [itemAttachmentsCounter] => 1 [itemVideo] => 1 [itemVideoAutoPlay] => 0 [itemVideoCaption] => 1 [itemVideoCredits] => 1 [itemImageGallery] => 1 [itemNavigation] => 1 [itemComments] => 1 [itemTwitterButton] => 0 [itemFacebookButton] => 0 [itemGooglePlusOneButton] => 0 [itemAuthorBlock] => 0 [itemAuthorImage] => 0 [itemAuthorDescription] => 0 [itemAuthorURL] => 0 [itemAuthorEmail] => 0 [itemAuthorLatest] => 0 [itemAuthorLatestLimit] => 5 [itemRelated] => 1 [itemRelatedLimit] => 3 [itemRelatedTitle] => 1 [itemRelatedCategory] => 0 [itemRelatedImageSize] => Small [itemRelatedIntrotext] => 0 [itemRelatedFulltext] => 0 [itemRelatedAuthor] => 0 [itemRelatedMedia] => 1 [itemRelatedImageGallery] => 0 [itemK2Plugins] => 1 [catMetaDesc] => Información y consejos de viajes por España, Europa, Africa, Asia y América. [catMetaKey] => viajes, turismo, vacaciones, viajes por España, viajes Europa, viajes Asia, Viajes Africa, información viajes, qué ver y hacer en... viajes en familia, rutas naturaleza [catMetaAuthor] => Candela Vizcaíno ) [separator] => . ) [metadesc] => Efectos psicológicos de la cuarentena por Covid-19 en los niños. [metadata] => robots= author=Candela Vizcaíno [metakey] => cuarentena, covid19, covid, cuarentena por covid, yomequedoencasa, quierosaber, mandaparar, coronavirus, [plugins] => [language] => * [acy_created] => 2020-03-18 13:33:00 [categoryname] => Consejos para la Familia [categoryid] => 57 [categoryalias] => consejos-para-la-familia [categoryparams] => {"inheritFrom":"1","theme":"","num_leading_items":"2","num_leading_columns":"1","leadingImgSize":"Large","num_primary_items":"4","num_primary_columns":"2","primaryImgSize":"Medium","num_secondary_items":"4","num_secondary_columns":"1","secondaryImgSize":"Small","num_links":"4","num_links_columns":"1","linksImgSize":"XSmall","catCatalogMode":"0","catFeaturedItems":"1","catOrdering":"","catPagination":"2","catPaginationResults":"1","catTitle":"1","catTitleItemCounter":"1","catDescription":"1","catImage":"1","catFeedLink":"1","catFeedIcon":"1","subCategories":"1","subCatColumns":"2","subCatOrdering":"","subCatTitle":"1","subCatTitleItemCounter":"1","subCatDescription":"1","subCatImage":"1","itemImageXS":"","itemImageS":"","itemImageM":"","itemImageL":"","itemImageXL":"","catItemTitle":"1","catItemTitleLinked":"1","catItemFeaturedNotice":"0","catItemAuthor":"1","catItemDateCreated":"1","catItemRating":"0","catItemImage":"1","catItemIntroText":"1","catItemIntroTextWordLimit":"","catItemExtraFields":"0","catItemHits":"0","catItemCategory":"1","catItemTags":"1","catItemAttachments":"0","catItemAttachmentsCounter":"0","catItemVideo":"0","catItemVideoWidth":"","catItemVideoHeight":"","catItemAudioWidth":"","catItemAudioHeight":"","catItemVideoAutoPlay":"0","catItemImageGallery":"0","catItemDateModified":"0","catItemReadMore":"1","catItemCommentsAnchor":"1","catItemK2Plugins":"1","itemDateCreated":"1","itemTitle":"1","itemFeaturedNotice":"1","itemAuthor":"1","itemFontResizer":"1","itemPrintButton":"1","itemEmailButton":"1","itemSocialButton":"1","itemVideoAnchor":"1","itemImageGalleryAnchor":"1","itemCommentsAnchor":"1","itemRating":"1","itemImage":"1","itemImgSize":"Large","itemImageMainCaption":"1","itemImageMainCredits":"1","itemIntroText":"1","itemFullText":"1","itemExtraFields":"1","itemDateModified":"1","itemHits":"1","itemCategory":"1","itemTags":"1","itemAttachments":"1","itemAttachmentsCounter":"1","itemVideo":"1","itemVideoWidth":"","itemVideoHeight":"","itemAudioWidth":"","itemAudioHeight":"","itemVideoAutoPlay":"0","itemVideoCaption":"1","itemVideoCredits":"1","itemImageGallery":"1","itemNavigation":"1","itemComments":"1","itemTwitterButton":"1","itemFacebookButton":"1","itemGooglePlusOneButton":"1","itemAuthorBlock":"1","itemAuthorImage":"1","itemAuthorDescription":"1","itemAuthorURL":"1","itemAuthorEmail":"0","itemAuthorLatest":"1","itemAuthorLatestLimit":"5","itemRelated":"1","itemRelatedLimit":"5","itemRelatedTitle":"1","itemRelatedCategory":"0","itemRelatedImageSize":"0","itemRelatedIntrotext":"0","itemRelatedFulltext":"0","itemRelatedAuthor":"0","itemRelatedMedia":"0","itemRelatedImageGallery":"0","itemK2Plugins":"1","catMetaDesc":"","catMetaKey":"","catMetaRobots":"","catMetaAuthor":""} [itemGroup] => leading [category] => TableK2Category Object ( [id] => 57 [name] => Consejos para la Familia [alias] => consejos-para-la-familia [description] => [parent] => 37 [extraFieldsGroup] => 0 [published] => 1 [image] => [access] => 1 [ordering] => 4 [params] => {"inheritFrom":"1","theme":"","num_leading_items":"2","num_leading_columns":"1","leadingImgSize":"Large","num_primary_items":"4","num_primary_columns":"2","primaryImgSize":"Medium","num_secondary_items":"4","num_secondary_columns":"1","secondaryImgSize":"Small","num_links":"4","num_links_columns":"1","linksImgSize":"XSmall","catCatalogMode":"0","catFeaturedItems":"1","catOrdering":"","catPagination":"2","catPaginationResults":"1","catTitle":"1","catTitleItemCounter":"1","catDescription":"1","catImage":"1","catFeedLink":"1","catFeedIcon":"1","subCategories":"1","subCatColumns":"2","subCatOrdering":"","subCatTitle":"1","subCatTitleItemCounter":"1","subCatDescription":"1","subCatImage":"1","itemImageXS":"","itemImageS":"","itemImageM":"","itemImageL":"","itemImageXL":"","catItemTitle":"1","catItemTitleLinked":"1","catItemFeaturedNotice":"0","catItemAuthor":"1","catItemDateCreated":"1","catItemRating":"0","catItemImage":"1","catItemIntroText":"1","catItemIntroTextWordLimit":"","catItemExtraFields":"0","catItemHits":"0","catItemCategory":"1","catItemTags":"1","catItemAttachments":"0","catItemAttachmentsCounter":"0","catItemVideo":"0","catItemVideoWidth":"","catItemVideoHeight":"","catItemAudioWidth":"","catItemAudioHeight":"","catItemVideoAutoPlay":"0","catItemImageGallery":"0","catItemDateModified":"0","catItemReadMore":"1","catItemCommentsAnchor":"1","catItemK2Plugins":"1","itemDateCreated":"1","itemTitle":"1","itemFeaturedNotice":"1","itemAuthor":"1","itemFontResizer":"1","itemPrintButton":"1","itemEmailButton":"1","itemSocialButton":"1","itemVideoAnchor":"1","itemImageGalleryAnchor":"1","itemCommentsAnchor":"1","itemRating":"1","itemImage":"1","itemImgSize":"Large","itemImageMainCaption":"1","itemImageMainCredits":"1","itemIntroText":"1","itemFullText":"1","itemExtraFields":"1","itemDateModified":"1","itemHits":"1","itemCategory":"1","itemTags":"1","itemAttachments":"1","itemAttachmentsCounter":"1","itemVideo":"1","itemVideoWidth":"","itemVideoHeight":"","itemAudioWidth":"","itemAudioHeight":"","itemVideoAutoPlay":"0","itemVideoCaption":"1","itemVideoCredits":"1","itemImageGallery":"1","itemNavigation":"1","itemComments":"1","itemTwitterButton":"1","itemFacebookButton":"1","itemGooglePlusOneButton":"1","itemAuthorBlock":"1","itemAuthorImage":"1","itemAuthorDescription":"1","itemAuthorURL":"1","itemAuthorEmail":"0","itemAuthorLatest":"1","itemAuthorLatestLimit":"5","itemRelated":"1","itemRelatedLimit":"5","itemRelatedTitle":"1","itemRelatedCategory":"0","itemRelatedImageSize":"0","itemRelatedIntrotext":"0","itemRelatedFulltext":"0","itemRelatedAuthor":"0","itemRelatedMedia":"0","itemRelatedImageGallery":"0","itemK2Plugins":"1","catMetaDesc":"","catMetaKey":"","catMetaRobots":"","catMetaAuthor":""} [trash] => 0 [plugins] => [language] => * [_tbl:protected] => #__k2_categories [_tbl_key:protected] => id [_tbl_keys:protected] => Array ( [0] => id ) [_db:protected] => JDatabaseDriverMysqli Object ( [name] => mysqli [serverType] => mysql [connection:protected] => mysqli Object ( [affected_rows] => -1 [client_info] => mysqlnd 5.0.12-dev - 20150407 - $Id: 7cc7cc96e675f6d72e5cf0f267f48e167c2abb23 $ [client_version] => 50012 [connect_errno] => 0 [connect_error] => [errno] => 0 [error] => [error_list] => Array ( ) [field_count] => 3 [host_info] => Localhost via UNIX socket [info] => [insert_id] => 0 [server_info] => 5.6.40-84.0-log [server_version] => 50640 [stat] => Uptime: 937896 Threads: 7 Questions: 1192961958 Slow queries: 55117 Opens: 11668308 Flush tables: 1 Open tables: 2048 Queries per second avg: 1271.955 [sqlstate] => 00000 [protocol_version] => 10 [thread_id] => 8417690 [warning_count] => 0 ) [nameQuote:protected] => ` [nullDate:protected] => 0000-00-00 00:00:00 [_database:JDatabaseDriver:private] => candelav_joom624 [count:protected] => 143 [cursor:protected] => [debug:protected] => [limit:protected] => 0 [log:protected] => Array ( ) [timings:protected] => Array ( ) [callStacks:protected] => Array ( ) [offset:protected] => 0 [options:protected] => Array ( [driver] => mysqli [host] => localhost [user] => candelav_joom624 [password] => yZU?(Dzm)[,W [database] => candelav_joom624 [prefix] => candv_ [select] => 1 [port] => 3306 [socket] => ) [sql:protected] => SELECT * FROM #__k2_tags WHERE name = 'consejosparalasfamilias' [tablePrefix:protected] => candv_ [utf:protected] => 1 [utf8mb4:protected] => 1 [errorNum:protected] => 0 [errorMsg:protected] => [transactionDepth:protected] => 0 [disconnectHandlers:protected] => Array ( ) ) [_trackAssets:protected] => [_rules:protected] => [_locked:protected] => [_autoincrement:protected] => 1 [_observers:protected] => JObserverUpdater Object ( [observers:protected] => Array ( ) [doCallObservers:protected] => 1 ) [_columnAlias:protected] => Array ( ) [_jsonEncode:protected] => Array ( ) [_errors:protected] => Array ( ) [link] => /vida-sana/consejos-para-la-familia.html ) [link] => /vida-sana/consejos-para-la-familia/cuarentena.html [printLink] => /vida-sana/consejos-para-la-familia/cuarentena.html?print=1&tmpl=component [imageXSmall] => /media/k2/items/cache/f50c152c7848dac24210d3ad3ad22154_XS.jpg [imageSmall] => /media/k2/items/cache/f50c152c7848dac24210d3ad3ad22154_S.jpg [imageMedium] => /media/k2/items/cache/f50c152c7848dac24210d3ad3ad22154_M.jpg [imageLarge] => /media/k2/items/cache/f50c152c7848dac24210d3ad3ad22154_L.jpg [imageXLarge] => /media/k2/items/cache/f50c152c7848dac24210d3ad3ad22154_XL.jpg [imageGeneric] => /media/k2/items/cache/f50c152c7848dac24210d3ad3ad22154_Generic.jpg [cleanTitle] => Cuarentena por Covid-19 y sus efectos devastadores en los niños [numOfComments] => 0 [text] =>

 

Estamos en un lugar indeterminado de España a 18 de marzo de 2020. Todo el país se encuentra en estado de alarma y algunos sometidos a una cuarentena brutal. Y digo algunos porque están exentos de quedar recluidos en casa cualquiera que tenga un justificante para ir a trabajar, un perro o sea mayor de edad para ir a comprar tabaco o veinte veces al súper que nadie te obliga a hacer la compra de golpe. El principal “culpable” (hay muchos más) es un virus de origen animal de la familia de los coronavirus bautizado como Covid-19. Todos los niños de España y los estudiantes universitarios o de cualquier otra materia están recluidos en casa. Para los pequeños, además, la cuarentena es bestial, ya que no pueden salir al súper, al parque y (en algún sitio he leído) ni siquiera a las zonas comunes de su urbanización. ¡Por supuesto los colegios han quedado clausurados a cal y canto hasta nueva orden!  

Los menores de 16 años (y algunos mayores de esta edad) están actualmente recluidos en las cuatro paredes de casa sin poder asomar la nariz fuera so pena de infierno casi. Bien… ¿qué va a pasar con ellos? Aparte de quedarse más blancos que la pared (hasta los que son de piel oscura) y con déficit de vitaminas que ralentizan su desarrollo, voy a intentar poner palabras que esclarezcan un poco el infernal ruido mediático que se está creando alrededor. Advierto que todo este largo texto está levantado desde la experiencia de una mamá single con una única hija. Esto es, para que os hagáis una idea: mi niña, que va a cumplir (si Dios quiere) 11 años en junio, está condenada a interactuar físicamente solo conmigo hasta que esto se acabe. Y así o en muchas peores circunstancias habrá más de una y de dos familias en esta tierra llamada España.  

El más devastador de los efectos en la cuarentena por Covid 19 en los niños: el agravio comparativo 

Sí, familias, el agravio comparativo, la diferencia, el yo sí y el tú no. Porque, donde yo vivo y así llevo denunciándolo desde el primer momento, se está desarrollando una monumental obra de un centro comercial que no ha parado, como ninguna otra del país. Desde la ventana del cuarto de mi hija se escucha el trajín de los obreros, el pitido de las máquinas, las voces de los que están en el tajo, el ruido (¡cuánto ruido hay estos días!) del tráfico en la avenida como un día corriente. Y aunque esta tarde o mañana paren (que no parece) esto se ha quedado grabado en sus almas en desarrollo. Algunos niños encerrados en casa se están enterando de esto. Los más mayorcitos son conscientes de que los adultos podemos salir a comprar tabaco, al súper, a trabajar, a que nos dé el aire… ¡Y ellos no! No es cuestión de ser alarmistas pero este dolor se va a quedar grabado en su alma de por vida. Y no solo el encierro sino que los mayores hemos consentido esta barbaridad sin hacer nada por defenderlos. Desde aquí pido disculpas en nombre de los adultos que sí somos conscientes a todos los niños de España por esta situación de agravio comparativo.  

Para que las familias se hagan una idea lo digo claramente. Los niños ahora mismo tienen un régimen parecido al que son sometidos los presos más peligrosos en aislamiento (los que han cometido crímenes aberrantes y además no se adaptan a la vida carcelaria). ¿Y qué han hecho nuestros niños para castigarlos con saña y crueldad? Alguno me va a decir en los comentarios que son portadores y es su deber. Vale lo acepto. Son portadores como también los obreros y los operarios de las fábricas esparciendo el virus desde sus residencias al trabajo y también es su deber quedarse en casa. Anoto un dato más. Ahora mismo ni los psicólogos más expertos pueden vaticinar cómo van a responder los niños a este aislamiento brutal. Algunos lo harán con ira o rabia y otros con tristeza o depresión. Los más curtidos lo llevarán mejor y, en todo caso, la pelota, como siempre, se encuentra en el tejado de las familias.  

Una consecuencia de lo anterior en esta cuarentena por Covid-19: la culpa en los pequeños 

Los niños, cuando algo malo sucede a su alrededor, tienden a culpabilizarse. Su mundo es aún muy reducido y entienden que algo malo han hecho cuando un familiar muere o la desgracia se cierne sobre su familia. Es un mecanismo psicológico infantil normal y conocido que va desapareciendo conforme van cumpliendo años. Mi pregunta de madre normal y corriente es la que sigue: ¿si los primeros en quedarse en casa fueron los niños, no van a interiorizar que ellos tienen la culpa? ¿Si se repite una y otra vez que son portadores y no enferman, como si fueran los jinetes del Apocalipsis, no se van a sentir responsables? ¿Si no hay un desahogo para ellos no van a creer los más sensibles que ellos se lo merecen? ¿Si los estamos agobiando con toneladas de deberes (para colmo) y se ven saturados, no van a empezar a desarrollar indefensión aprendida? Aquí dejo estas preguntas para reflexión de padres inteligentes. Por mi parte #yoquierosaber y aquí dejo este hastag.  

Voy a más en los efectos devastadores de esta cuarentena por Covid-19 para los más pequeños. Se les ha machacado que no son vacaciones y que tienen que seguir trabajando. Me parece bien y lógico porque no quiero ni pensar cómo acabarían con un plan ocioso en esta situación. Lo que ya entiendo que es de juzgado de guardia (aunque estén cerrados) es que se les obligue a practicar la compasión y la resilencia. Así sin más. Vamos a ver y hago más preguntas: ¿en todas las noticias que nos bombardean con datos a veces intrascendentes alguien se ha acordado un ratito nada más de los niños? ¿Ha salido algún no-dirigente a explicarles con valentía a los pequeños qué es lo que está pasando? ¿Alguien les va a pedir perdón cuando enfermen, extremo que va a suceder? No, ¿verdad? Esto no quiere decir que los envenenemos con odio y resentimiento sino, más bien, que respetemos y comprendamos los vaivenes propios de una situación de esta envergadura. 

Y esto solo contando a los niños sanos. ¡No me quiero poner en la piel de esas familias con pequeños con alguna discapacidad! A pesar de trabajar la empatía a diario, me parece tan duro que salgo de esa barro en cuanto asoma por mi mente. Aquí mucho #yomequedoencasa y consignas parecidas pero los niños, excepto excepciones, no son tenidos en cuenta y ellos son nuestro mayor tesoro, lo único que hace grande a una nación. Recordad que algunos están encerrados en pisos con un balcón mínimo o, aún peor, con ventanas a un patio interior. Vamos a ponernos por un rato en la piel de un niño que necesita (porque es su naturaleza) el esparcimiento y la vida social. 

Queremos arreglar la cuarentena por Covid-19 con el exceso de trabajo y de deberes en los pequeños 

Y vaya por delante que soy partidaria de que sigan con su horario, rutina online o lo que se pueda hacer. ¡Pero, por favor, vamos a controlar un poco la cantidad de trabajo que se les da y, en la medida de lo posible, intentamos una válvula de escape para ellos! 

En esta tesitura los niños van a grabar no solo que ellos son los responsables de toda esta situación con el agravio comparativo con el que he empezado sino que además tienen que pagar trabajando mucho. Desde aquí, desde la humildad de este texto, animo a las familias a que incentiven a los niños a cumplir con su obligación (¡que duda cabe!) pero también a que expresen sus preguntas, miedos, inseguridades e, incluso, ira o dolor por lo que están sufriendo. Esto no ha hecho más que empezar y los niños en esta larga cuarentena por Covid-19 van a ser los que más paguen por los destrozos de otros. Llegará un momento en el que se bloqueen y pierdan el sentido de la orientación en todos los aspectos. No sabrán si es primavera, Semana Santa, domingo o la hora de hacer cualquiera de sus actividades. Todo en ellos será trabajo y más trabajo. Por eso, es tan importante que no pierdan el contacto online con los que aman (amigos, familia extensa o compañeros) o que saquen la furia a través del arte.  

El mal humor de los que estamos alrededor, otro daño colateral en esta larga cuarentena por Covid-19  

Muchos padres estamos sobrepasados con la situación sin saber cómo vamos a llegar a final de mes y eso sin contar la situación de pequeños empresarios o autónomos. Hay que tener mucha paz interior y fortaleza anímica para no venirse abajo en estos momentos. En estos casos tenemos que tener más presente que nunca que nuestros niños están a nuestro lado y nos necesitan a tope. Si la familia está para acompañar a los pequeños en el fascinante viaje de descubrir el mundo, en estas semanas estamos obligados a hacer un ejercicio de autoconocimiento ímprobo y dejar atados nuestros demonios para soltarlos lejos de ellos.  

Llegado a este punto, no me quiero imaginar cómo puede resbalarse la vida de algunos pequeños que han tenido la desgracia de caer en una familia tóxica, con un padre indolente o una madre narcisista o con algún psicópata en el cuarto de al lado. Si en un hogar “normal” (con la limitación humana), los peques van a sufrir lo suyo, en este entorno puede ser demoledor y más allá de la película de miedo más sobrecogedora. Sin ser alarmista, dejo aquí, el teléfono de atención a la infancia que aún está operativo por si sabes de un caso. Es nuestra obligación defender a estos seres vulnerables siempre. 

900 851 818 

No obliguemos a los niños en esta cuarentena por Covid-19 a participar en actos que no entienden o no les gusta

Y me refiero, por poner un toque de humor, a la chorrada de obligarlos a cantar canciones que son del imaginario cultural de sus abuelos y, si me apuras, hasta de los bisabuelos de quienes tienen la suerte de tenerlos. Vamos… que el “Resistiré” del Dúo Dinámico ya no se escuchaba en mis tiempos y yo voy a cumplir mis buenos años. Interesaros por sus gustos musicales, por sus pelis, por sus héroes. Por la red circula una canción muy bonita que pertenece a un videojuego en el que unos androides reclaman su libertad y sentimientos. Vamos que esto es su mundo y no un tema de hace cuatro décadas. Intentemos ponernos en la piel de los pequeños y no torturarlos más con nuestros gustos o nuestras ocurrencias. 

Mi pregunta es si, alguien en esta cuarentena por Covid-19, ha pensado en los niños

 

Y termino ya que esto está quedando demasiado largo. Cuando se decretó el cierre de los colegios, parques, cines o zonas de ocio y se mandó a los niños a casa, ¿alguien pensó en las consecuencias de esa decisión sobre los niños? La respuesta corta, en vistas de cómo está evolucionando esta cuarentena por Covid-19, es que no.  Nadie ha pensado en ellos. Y no se trata de normalizar (como he oído a algún tonto con seguidores en las redes sociales) esta situación tan extremadamente anómala. Se trata más bien de comprender, de acompañar, de ponerse en su piel, de entender y hacerles ver que nadie en el no-gobierno ha pensado en ellos, que han dejado olvidadas a las familias en aras a intereses económicos y logísticos.  Y me duele en el alma hasta el infinito que van a pagar los platos rotos de la incompetencia de los adultos. ¡Ánimo pequeños si me estáis leyendo! Un mundo mejor es posible con vuestra ayuda. Si os sirve de algo, yo estoy incondicionalmente de vuestra parte. Y lo estaré siempre.  

Por Candela Vizcaíno | Doctora en Comunicación por la Universidad de Sevilla

  

 

[event] => stdClass Object ( [BeforeDisplay] => [AfterDisplay] => [AfterDisplayTitle] => [BeforeDisplayContent] => [AfterDisplayContent] => [K2BeforeDisplay] => [K2AfterDisplay] => [K2AfterDisplayTitle] => [K2BeforeDisplayContent] => [K2AfterDisplayContent] => ) )

stdClass Object
(
    [id] => 261
    [title] => Gente tóxica, manual de instrucciones para lidiar con ellas
    [alias] => gente-toxica
    [catid] => 37
    [published] => 1
    [introtext] => 

Las ha habido de siempre dedicadas a amargarle la vida a todo aquel que estaba a su alrededor. No es algo nuevo. Sí lo es el término y la conciencia cada vez mayor del daño que ejercen esta gente tóxica. 

No sabes cómo pero en nada estás en el terreno que ellos desean y estás hablando de hechos o sentimientos que quieres guardar para ti. Tienen una habilidad especial para hacerte sentir mal sin saber muy bien por qué, para recordarte (y eso lo vemos a continuación) todos tus “fallos” a sus ojos y a su juicio (afilado al máximo cuando se trata de verlo en los demás). Son individuos peligrosos expertos en parasitar a los que están a su alrededor, entrenados  en robarte tu alegría, fortaleza y brillo vital. Por si esto fuera poco, son hábiles a la hora de aprovecharse económicamente (en todos los sentidos) y en arrogarse como propios méritos que no son suyos (también en todos los sentidos). Peligrosos, ¿verdad? Por eso, es importante identificar y lidiar con la gente tóxica. Tu alma y tu espíritu se merecen una serenidad que es imposible al lado de ellos.  

 

Pero, cómo es una persona tóxica y cómo puedes identificarla 

Los hay de muchos tipos y se manifiestan de múltiples maneras. Eso no quita para que no hagamos un esfuerzo de sistematización para conocer mejor sus fórmulas y maneras. Por ahora no han mutado y, con un poco de tiempo y atención, podemos clasificar los distintos tipos de personas tóxicas con el fin de ponernos a salvo cuanto antes. La característica común es que cuando estás con ellos te sientes mal (en toda la amplitud del término) sin saber por qué. Son maestros en sacar lo peor de nosotros y llevarnos a la vibración del miedo. En esta escala tomaremos decisiones poco afortunadas y, las más de las veces, estaremos con mal humor y tristeza. Es el juego de la gente tóxica. Por eso se hace necesario descubrirla. Ten en cuenta lo siguiente:

1.- Tacaños y avaros son gente tóxica

Son capaces de matar por un céntimo y enredarse en una discusión por poca cosa. El dinero es energía que nos posibilita mejorar nuestra vida. Por eso la gente tóxica (en un porcentaje muy elevado) se aferran al ahorro y a la acumulación de una forma insana. No es que quieran guardar para comprar algo que les haga ilusión. Es otra cosa distinta. Son socios complicados, jefes que crean mal ambiente, progenitores espantosos que no ofrecen lo mínimo a su descendencia. Todo el dinero será para crear un imperio (pequeño o grande) donde ellos se sientan a gusto y puedan sobresalir del resto de los demás. Es la manera más fácil que tienen de compensar la pobre autoestima que barajan un alto porcentaje de gente tóxica. 

2.- Perezosos y muy dados a enredar para sacar el máximo partido del otro

Su amor por el poder, el dinero, las cosas, la apariencia, la ganancia no va parejo a su fuerza de voluntad a la hora de sacar cualquier proyecto vital. No estamos ante personas apasionadas que quieren hacer algo nuevo y devolverlo a la sociedad. No es el caso. Para ellos, la acumulación debe hacerse a costa del otro, del engaño, de pequeños timos, de negocios pocos claros, de negociaciones complicadas, de aprovecharse siempre del que está enfrente. Si no lo hacen, no duermen tranquilos. 

3.- La gente tóxica ha caído en la envidia y en la calumnia

En el fondo de su alma anhelan aquello que no tienen ni van a tener con su actitud: la luz, el brillo y la alegría del otro. Por eso, se mueven con una envidia soterrada incluso a su propia familia. No dudará en crear bulos, en calumniar y en hablar mal de otro a la mínima oportunidad. Si estás ante alguien que siempre está hablando mal del otro (incluso de miembros de su familia), ten en cuenta dos cosas siempre. Más temprano que tarde acabará contando chismes de ti y, además, es muy probable que estés ante una persona tóxica en toda regla. 

4.- Cualquier cosa, por pequeña que se sea, es tomada como una afrenta difícil de perdonar

Da igual lo que sea, la gente tóxica se lo toma todo a la tremenda cuando se trata de ellos y cuando eres tú el que te sientes ofendido es que “tienes la piel muy fina” o “eres demasiado sensible”. ¡Ojo con esto! Cuando alguien critica, sin venir a cuento, tu mejor virtud (cultura, estudios, sensibilidad, ética, moralidad, afán de superación…) estás siempre ante una persona tóxica.

5.- La gente tóxica la forman individuos ruines y envenenados con ira, odio y resentimiento

Y a poco que los escuches verás estos sentimientos que se van transparentando como gotas de lluvia tras una ventana. No aman y su falta de empatía es tal que hablan de todo el mundo porque sí inventándose historias, actos o gestos de la vida privada del otro que dan como irrefutables. Este tipo de gente tóxica que en una reunión dan como verdad las mentiras que han creado de los demás es muy peligrosa. Van creando un hilo sutil poco a poco que enredan al otro y se las apañan para apartar al que brilla o genera luz excluyéndolo socialmente. 

 

6.- Son maestros del camuflaje social

De puertas para afuera son los mejores del mundo pero, en la intimidad del hogar, en los entresijos del trabajo o en el día día de la amistad muestran todas sus garras. Por eso, de primeras es muy difícil identificar este tipo de gente tóxica ya que siempre muestran su mejor cara. Es sano dejar pasar un tiempo antes de involucrarse con personas que no conocemos porque, más temprano que tarde, si estamos atentos, podemos identificar su veneno antes de que nos atrapen. 

7.- Narcisistas y psicópatas son gente tóxica

En este sitio ya he hablado de los efectos perversos de la personalidad narcisista en todos los ámbitos. Son individuos incapaces de ponerse en la piel del otro. Su ego es tan grande que todo lo que crean a su alrededor se vuelve asfixiante e irrespirable. Un paso más hacia el mal (así sin más) es la mente del psicópata, un auténtico adalid del lado oscuro que debemos, por cualquier medio, evitar. 

8.- El miedo es su día a día 

Y la gente tóxica te lo hará sentir haciéndote “ver” “todos tus fallos”. Criticará, de una manera u otra, tus mejores logros con la intención de generarte inseguridad y que no aprecies lo mejor de ti. Para la gente tóxica nunca lo estarás haciendo bien, ya sea estar en un restaurante o gestionar cualquier parcela económica. Siempre estará encima tuya recordándote aquello que, a su entender, hay que mejorar. ¿Por qué? Porque no acepta ni la libertad del otro ni la originalidad de los demás. Por eso, este tipo de individuos es tan insufrible cuando se trata de jefes o clientes. Son tremendistas y para ellos, si no haces lo que dices, opinan o se encaprichan, mañana no saldrá ni el sol ni las nubes. 

9.- La gente tóxica no respeta el espacio del otro

Y lo invaden constantemente preguntando cosas del ámbito personal. No lo hace porque, de corazón, se interesen por ti. Recuerda siempre que es una forma de recabar datos para luego utilizarlos en tu contra. Por eso, si no tienes una autoestima evolucionada tienes que andarte con ojo a quien le cuentas tus intimidades.

10.- Las personas adictas siempre crean ambientes tóxicos

Por eso, es tan difícil convivir con ellas cuando están enganchadas a una droga, al juego o a la tecnología. Este tipo de personas crean una ciénaga alrededor suya que convierten la convivencia en un infierno. Ante esta situación solo se sale con ayuda profesional y especializada. No caigas en la tentación de querer redimir a un adicto. En cualquier momento puede saltar creando una guerra a su alrededor que te sea muy difícil controlar, atajar o contratacar a tu favor. 

 

¿Qué hacer para no caer en las redes de la gente tóxica?

Lo más sensato es no acercarse a ellas, pero esto no es posible cuando están dentro de nuestro ámbito laboral o, aún más difícil, en nuestra casa. La gente tóxica envenena con su ira, resentimiento y actos egoístas todo lo que tocan. Por eso, es fundamental que tengas tu autoestima en el punto óptimo para darte cuenta de la manipulación de estos individuos cuanto antes.

También es primordial saber, conocer y reconocer cómo se manejan en el mundo para que sus hilos afilados te hagan el menor daño posible. En cualquier caso, aunque siempre te van a hacer creer lo contrario, ten en cuenta que el problema no lo tienes tú. El conflicto está en la gente tóxica que utiliza la descalificación, la manipulación y las palabras hirientes para hacer daño al otro.

Te doy un repaso a los escenarios más probables en los que te puedes encontrar gente tóxica. 

1.- Gente tóxica en el trabajo, ¿qué hago para no amargarme en el día a día? 

La OMS ya considera el Sindrome de burnout como una enfermedad de corte laboral. Este se produce cuando se ha generado cortisol a raudales para poder soportar el estrés continuado. La gente tóxica es especialista en quemar a todos los que están a su alrededor ya sean compañeros, jefes, proveedores o clientes.  Se las apañan para generar un clima laboral espeso en el que las prisas, las obligaciones, el “para ya” sea una constante. Crean un día a día insufrible en el que el trabajo se vuelve una maldición y el que se ve enredado en sus redes se ve como incapaz para cumplir todo aquello que se espera de él. Es normal este sentimiento teniendo en cuenta que las personas tóxicas no tienen límites. Para ello, nada es suficiente. 

Si se crece un 10% habría que haberlo hecho al 11,1%.  Si hay un retraso en la entrega de cualquier trabajo (por causas razonables), se lo tomará como si mañana no saliera el sol. Siempre tendrá el modo perfecto de hacer las cosas y el tuyo no tiene ningún valor. Lo que tú sabes no sirve para el proyecto. Siempre será perfecto el plan que presente él o ella. El de los demás no sirve. Ante esta situación o te provees de una armadura de sabiduría extrema, paciencia infinita y una autoestima a prueba de bomba nuclear o tienes que abandonar. Se puede hacer de diversas maneras según sea tu posición, pero, a la postre, todo consistirá en apartar de tu vida esa persona. Si estás instalado en una zona de confort muy amplia que crees que necesitas (sí o sí) esos ingresos para sobrevivir, serás la víctima propiciatoria para esta gente tóxica que no dudarán en hacer moobing a la primeras de cambio. 

Tu éxito para liberarte de estas personas tóxicas está en la independencia y en la fortaleza para buscarte otra posición si fuera necesario. Incluso si es un compañero el que ejerce estas malas artes te va a ser muy difícil demostrar ante tus superiores que el peligro es él o ella. Estos individuos, además, se dedican a boicotear  (o a apropiarse) cualquier idea original que surja. Mientras puedes liberarte de esta situación o esta persona tóxica es despedida (porque se den cuenta de lo que es), es imprescindible que no cuentes nada de tu vida privada, ni que dejes traslucir una situación de necesidad o complicada a nivel personal o laboral.

¡Recuerda que la gente tóxica se alimenta de tus debilidades para utilizarlas en tu contra! Cuanto menos sepan de ti, mejor.  

2.- También existe la familia tóxica

Desafortunadamente, el hogar envenenado por los entresijos de una madre narcisista, problemas con el alcohol u otras drogas, conflictos emocionales no resueltos, envidias o falta de colaboración es más frecuente de lo que creemos. La sociedad actual se ha vuelto individualista y hedonista (sin ni siquiera saber la fuerza de esta filosofía) y eso llega hasta la familia. Si la madre tiene conflictos con ella misma, lo transmitirá a sus vástagos. Si el padre sufre de depresión o cualquier trastorno de la personalidad, creará un ambiente oscuro a su alrededor. Romper con la familia tóxica es dinamitar el último tabú, el que nos dice que nada malo puede suceder en los muros del hogar. Y sí puede ocurrir. Los periódicos traen noticias  de este cariz a diario. 

Toca no sentirse culpable en primera instancia. Tú no eres el responsable de lo que hagan los demás o de lo que quieran hacerte cargar a ti. En estos casos, va a ser muy difícil salir de la situación por medios propios y se hará necesario acompañamiento profesional que de las pautas para alejarse de la familia sin herir a nadie inocente. La oveja negra (tal como se conoce popularmente), en un alto porcentaje, tiene la misión de hacer ver cuáles son los fallos dentro del clan. 

Cultiva tu independencia de la manera más satisfactoria para ti y no tengas reparos en decir no a propuestas que consideres abusivas. Aunque es muy difícil (incluso para personas entrenadas expresamente), intenta ver a tu familia desde fuera, como si no fuera la tuya. En ese despegue te darás cuenta donde está la manipulación y te será más fácil zafarte de ell

3.- La gente tóxica crea relaciones tóxicas

No puede ser de otra manera porque no saben hacer las cosas de otra manera. Por eso, buscarán parejas vulnerables con las que puedan ejercer maltrato psicológico y/o físico. Tendrán amigos solo por interés. Sus relaciones serán superficiales y siempre querrán una ganancia, del tipo que sean. Se resistirán a soltar y no dejarán ir cuando el otro quiera deshacer la relación (del tipo que sea). Siempre habrá una promesa de cambio o de mejoría que no cumplirán. La gente tóxica por regla general es mitómana. Esto es, se crean un mundo paralelo donde ellos son perfectos. Se lo creen y lo intentan hacer creer a los demás. Pide ayuda si estás en una relación de este tipo y no tienes herramientas para volver a andar la vida con relativa soltura. 

4.- La gente tóxica está por todas partes 

Así sin más. En cualquier sitio y te la encontrarás en forma de vecina chismosa, del panadero deslenguado, del cliente que no respeta, del que no paga las facturas, del que siempre está diciéndote lo que debes hacer (y tú no has pedido opinión), del que manipula, del que quiere saber todo ti. Ten en cuenta esta máxima: si hay alguien que te sonsaca para saber más de ti de lo que tú estás dispuesto a contar ese es, siempre, una persona tóxica. ¿Por qué? Porque es su estrategia para luego manipular y crear una relación siempre a su favor. 

 

Ante la gente tóxica recuerda siempre… 

1.- Como norma general, sé escrupuloso y elegante a la hora de publicar asuntos privados en las redes sociales. Si te gustan, que sean contenidos positivos que no puedan nunca ser utilizados en tu contra. O si lo hacen, que no te importe. 

2.- No hables mal de nadie, ni siquiera de esta gente tóxica. Su furia puede desatarse en cualquier momento y no tendrán escrúpulos en hacerte mucho daño para salirse con la suya. 

3.- Rodéate de quienes te hacen sentir bien, de quienes te aportan aire positivo y luminoso, de quienes ves que son fuente de inspiración, de las personas sencillas, de los que se han superado a sí mismos viniendo de situaciones terribles, de los que saben perdonar y de quienes no guardan ningún rencor. Estos son la antítesis de las personas tóxicas. 

4.- Ten muy claro cuáles son los límites que no deben traspasarse nunca: el del insulto velado, el de las palabras más altas que otras, el de la intimidación, el del chantaje, el del miedo, el de la acusación… Si lo sientes, te lo están haciendo (¡no son imaginaciones tuyas!) y ante ti tienes los comportamientos de gente tóxica.

¡Pon siempre distancia! 

Por Candela Vizcaíno | Doctora en Comunicación por la Universidad de Sevilla

 
[fulltext] => [video] => [gallery] => [extra_fields] => [] [extra_fields_search] => [created] => 2019-06-29 12:40:17 [created_by] => 953 [created_by_alias] => [checked_out] => 0 [checked_out_time] => 0000-00-00 00:00:00 [modified] => 2020-05-04 16:30:36 [modified_by] => 953 [publish_up] => 2019-06-29 12:40:17 [publish_down] => 0000-00-00 00:00:00 [trash] => 0 [access] => 1 [ordering] => 12 [featured] => 1 [featured_ordering] => 13 [image_caption] => Gente tóxica, guía básica para lidiar con ellas [image_credits] => [video_caption] => [video_credits] => [hits] => 1718 [params] => Joomla\Registry\Registry Object ( [data:protected] => stdClass Object ( [enable_css] => 0 [jQueryHandling] => 1.8remote [backendJQueryHandling] => remote [userName] => 1 [userImage] => 1 [userDescription] => 1 [userURL] => 1 [userEmail] => 0 [userFeedLink] => 1 [userFeedIcon] => 1 [userItemCount] => 10 [userItemTitle] => 1 [userItemTitleLinked] => 1 [userItemDateCreated] => 1 [userItemImage] => 1 [userItemIntroText] => 1 [userItemCategory] => 1 [userItemTags] => 1 [userItemCommentsAnchor] => 1 [userItemReadMore] => 1 [userItemK2Plugins] => 1 [tagItemCount] => 10 [tagItemTitle] => 1 [tagItemTitleLinked] => 1 [tagItemDateCreated] => 1 [tagItemImage] => 1 [tagItemIntroText] => 1 [tagItemCategory] => 1 [tagItemReadMore] => 1 [tagItemExtraFields] => 0 [tagOrdering] => [tagFeedLink] => 1 [tagFeedIcon] => 1 [genericItemCount] => 10 [genericItemTitle] => 1 [genericItemTitleLinked] => 1 [genericItemDateCreated] => 1 [genericItemImage] => 1 [genericItemIntroText] => 1 [genericItemCategory] => 1 [genericItemReadMore] => 1 [genericItemExtraFields] => 0 [genericFeedLink] => 1 [genericFeedIcon] => 1 [feedLimit] => 10 [feedItemImage] => 1 [feedImgSize] => S [feedItemIntroText] => 1 [feedTextWordLimit] => [feedItemFullText] => 1 [feedItemTags] => 0 [feedItemVideo] => 0 [feedItemGallery] => 0 [feedItemAttachments] => 0 [feedBogusEmail] => [introTextCleanup] => 0 [introTextCleanupExcludeTags] => [introTextCleanupTagAttr] => [fullTextCleanup] => 0 [fullTextCleanupExcludeTags] => [fullTextCleanupTagAttr] => [xssFiltering] => 0 [linkPopupWidth] => 900 [linkPopupHeight] => 600 [imagesQuality] => 95 [itemImageXS] => 100 [itemImageS] => 200 [itemImageM] => 600 [itemImageL] => 800 [itemImageXL] => 1200 [itemImageGeneric] => 300 [catImageWidth] => 1200 [catImageDefault] => 1 [userImageWidth] => 100 [userImageDefault] => 1 [commenterImgWidth] => 48 [onlineImageEditor] => splashup [imageTimestamp] => 0 [imageMemoryLimit] => [socialButtonCode] => [twitterUsername] => [facebookImage] => Medium [comments] => 1 [commentsOrdering] => DESC [commentsLimit] => 10 [commentsFormPosition] => below [commentsPublishing] => 1 [commentsReporting] => 2 [commentsReportRecipient] => [inlineCommentsModeration] => 0 [gravatar] => 1 [antispam] => 0 [recaptchaForRegistered] => 1 [akismetForRegistered] => 1 [commentsFormNotes] => 1 [commentsFormNotesText] => [frontendEditing] => 1 [showImageTab] => 1 [showImageGalleryTab] => 1 [showVideoTab] => 1 [showExtraFieldsTab] => 1 [showAttachmentsTab] => 1 [showK2Plugins] => 1 [sideBarDisplayFrontend] => 0 [mergeEditors] => 1 [sideBarDisplay] => 1 [attachmentsFolder] => [hideImportButton] => 1 [googleSearch] => 0 [googleSearchContainer] => k2GoogleSearchContainer [K2UserProfile] => 0 [redirect] => 113 [adminSearch] => simple [cookieDomain] => [taggingSystem] => 1 [lockTags] => 0 [showTagFilter] => 0 [k2TagNorm] => 0 [k2TagNormCase] => lower [k2TagNormAdditionalReplacements] => [recaptcha_public_key] => [recaptcha_private_key] => [recaptcha_theme] => clean [recaptchaOnRegistration] => 0 [akismetApiKey] => [stopForumSpam] => 0 [stopForumSpamApiKey] => [showItemsCounterAdmin] => 1 [showChildCatItems] => 1 [disableCompactOrdering] => 0 [metaDescLimit] => 150 [enforceSEFReplacements] => 0 [SEFReplacements] => À|A, Á|A, Â|A, Ã|A, Ä|A, Å|A, à|a, á|a, â|a, ã|a, ä|a, å|a, Ā|A, ā|a, Ă|A, ă|a, Ą|A, ą|a, Ç|C, ç|c, Ć|C, ć|c, Ĉ|C, ĉ|c, Ċ|C, ċ|c, Č|C, č|c, Ð|D, ð|d, Ď|D, ď|d, Đ|D, đ|d, È|E, É|E, Ê|E, Ë|E, è|e, é|e, ê|e, ë|e, Ē|E, ē|e, Ĕ|E, ĕ|e, Ė|E, ė|e, Ę|E, ę|e, Ě|E, ě|e, Ĝ|G, ĝ|g, Ğ|G, ğ|g, Ġ|G, ġ|g, Ģ|G, ģ|g, Ĥ|H, ĥ|h, Ħ|H, ħ|h, Ì|I, Í|I, Î|I, Ï|I, ì|i, í|i, î|i, ï|i, Ĩ|I, ĩ|i, Ī|I, ī|i, Ĭ|I, ĭ|i, Į|I, į|i, İ|I, ı|i, Ĵ|J, ĵ|j, Ķ|K, ķ|k, ĸ|k, Ĺ|L, ĺ|l, Ļ|L, ļ|l, Ľ|L, ľ|l, Ŀ|L, ŀ|l, Ł|L, ł|l, Ñ|N, ñ|n, Ń|N, ń|n, Ņ|N, ņ|n, Ň|N, ň|n, ʼn|n, Ŋ|N, ŋ|n, Ò|O, Ó|O, Ô|O, Õ|O, Ö|O, Ø|O, ò|o, ó|o, ô|o, õ|o, ö|o, ø|o, Ō|O, ō|o, Ŏ|O, ŏ|o, Ő|O, ő|o, Ŕ|R, ŕ|r, Ŗ|R, ŗ|r, Ř|R, ř|r, Ś|S, ś|s, Ŝ|S, ŝ|s, Ş|S, ş|s, Š|S, š|s, ſ|s, Ţ|T, ţ|t, Ť|T, ť|t, Ŧ|T, ŧ|t, Ù|U, Ú|U, Û|U, Ü|U, ù|u, ú|u, û|u, ü|u, Ũ|U, ũ|u, Ū|U, ū|u, Ŭ|U, ŭ|u, Ů|U, ů|u, Ű|U, ű|u, Ų|U, ų|u, Ŵ|W, ŵ|w, Ý|Y, ý|y, ÿ|y, Ŷ|Y, ŷ|y, Ÿ|Y, Ź|Z, ź|z, Ż|Z, ż|z, Ž|Z, ž|z, α|a, β|b, γ|g, δ|d, ε|e, ζ|z, η|h, θ|th, ι|i, κ|k, λ|l, μ|m, ν|n, ξ|x, ο|o, π|p, ρ|r, σ|s, τ|t, υ|y, φ|f, χ|ch, ψ|ps, ω|w, Α|A, Β|B, Γ|G, Δ|D, Ε|E, Ζ|Z, Η|H, Θ|Th, Ι|I, Κ|K, Λ|L, Μ|M, Ξ|X, Ο|O, Π|P, Ρ|R, Σ|S, Τ|T, Υ|Y, Φ|F, Χ|Ch, Ψ|Ps, Ω|W, ά|a, έ|e, ή|h, ί|i, ό|o, ύ|y, ώ|w, Ά|A, Έ|E, Ή|H, Ί|I, Ό|O, Ύ|Y, Ώ|W, ϊ|i, ΐ|i, ϋ|y, ς|s, А|A, Ӑ|A, Ӓ|A, Ә|E, Ӛ|E, Ӕ|E, Б|B, В|V, Г|G, Ґ|G, Ѓ|G, Ғ|G, Ӷ|G, y|Y, Д|D, Е|E, Ѐ|E, Ё|YO, Ӗ|E, Ҽ|E, Ҿ|E, Є|YE, Ж|ZH, Ӂ|DZH, Җ|ZH, Ӝ|DZH, З|Z, Ҙ|Z, Ӟ|DZ, Ӡ|DZ, Ѕ|DZ, И|I, Ѝ|I, Ӥ|I, Ӣ|I, І|I, Ї|JI, Ӏ|I, Й|Y, Ҋ|Y, Ј|J, К|K, Қ|Q, Ҟ|Q, Ҡ|K, Ӄ|Q, Ҝ|K, Л|L, Ӆ|L, Љ|L, М|M, Ӎ|M, Н|N, Ӊ|N, Ң|N, Ӈ|N, Ҥ|N, Њ|N, О|O, Ӧ|O, Ө|O, Ӫ|O, Ҩ|O, П|P, Ҧ|PF, Р|P, Ҏ|P, С|S, Ҫ|S, Т|T, Ҭ|TH, Ћ|T, Ќ|K, У|U, Ў|U, Ӳ|U, Ӱ|U, Ӯ|U, Ү|U, Ұ|U, Ф|F, Х|H, Ҳ|H, Һ|H, Ц|TS, Ҵ|TS, Ч|CH, Ӵ|CH, Ҷ|CH, Ӌ|CH, Ҹ|CH, Џ|DZ, Ш|SH, Щ|SHT, Ъ|A, Ы|Y, Ӹ|Y, Ь|Y, Ҍ|Y, Э|E, Ӭ|E, Ю|YU, Я|YA, а|a, ӑ|a, ӓ|a, ә|e, ӛ|e, ӕ|e, б|b, в|v, г|g, ґ|g, ѓ|g, ғ|g, ӷ|g, y|y, д|d, е|e, ѐ|e, ё|yo, ӗ|e, ҽ|e, ҿ|e, є|ye, ж|zh, ӂ|dzh, җ|zh, ӝ|dzh, з|z, ҙ|z, ӟ|dz, ӡ|dz, ѕ|dz, и|i, ѝ|i, ӥ|i, ӣ|i, і|i, ї|ji, Ӏ|i, й|y, ҋ|y, ј|j, к|k, қ|q, ҟ|q, ҡ|k, ӄ|q, ҝ|k, л|l, ӆ|l, љ|l, м|m, ӎ|m, н|n, ӊ|n, ң|n, ӈ|n, ҥ|n, њ|n, о|o, ӧ|o, ө|o, ӫ|o, ҩ|o, п|p, ҧ|pf, р|p, ҏ|p, с|s, ҫ|s, т|t, ҭ|th, ћ|t, ќ|k, у|u, ў|u, ӳ|u, ӱ|u, ӯ|u, ү|u, ұ|u, ф|f, х|h, ҳ|h, һ|h, ц|ts, ҵ|ts, ч|ch, ӵ|ch, ҷ|ch, ӌ|ch, ҹ|ch, џ|dz, ш|sh, щ|sht, ъ|a, ы|y, ӹ|y, ь|y, ҍ|y, э|e, ӭ|e, ю|yu, я|ya [k2Sef] => 0 [k2SefLabelCat] => contenido [k2SefLabelTag] => etiqueta [k2SefLabelUser] => autor [k2SefLabelSearch] => buscar [k2SefLabelDate] => fecha [k2SefLabelItem] => 0 [k2SefLabelItemCustomPrefix] => [k2SefInsertItemId] => 1 [k2SefItemIdTitleAliasSep] => dash [k2SefUseItemTitleAlias] => 1 [k2SefInsertCatId] => 1 [k2SefCatIdTitleAliasSep] => dash [k2SefUseCatTitleAlias] => 1 [sh404SefLabelCat] => [sh404SefLabelUser] => autor [sh404SefLabelItem] => 2 [sh404SefTitleAlias] => alias [sh404SefModK2ContentFeedAlias] => rss [sh404SefInsertItemId] => 0 [sh404SefInsertUniqueItemId] => 0 [cbIntegration] => 0 [show_page_heading] => [categories] => Array ( [0] => 37 ) [menu_text] => 1 [secure] => 0 [page_title] => Vida sana [page_description] => [page_rights] => [robots] => [vfolder] => [afolder] => [vwidth] => [vheight] => [autoplay] => [galleries_rootfolder] => [enabledownload] => [inheritFrom] => 0 [num_leading_items] => 0 [num_leading_columns] => 1 [leadingImgSize] => Large [num_primary_items] => 10 [num_primary_columns] => 1 [primaryImgSize] => Medium [num_secondary_items] => 0 [num_secondary_columns] => 1 [secondaryImgSize] => Small [num_links] => 0 [num_links_columns] => 1 [linksImgSize] => XSmall [catCatalogMode] => 0 [catFeaturedItems] => 1 [catOrdering] => rdate [catPagination] => 2 [catPaginationResults] => 0 [catTitle] => 1 [catTitleItemCounter] => 0 [catDescription] => 1 [catImage] => 1 [catFeedLink] => 1 [catFeedIcon] => 1 [subCategories] => 0 [subCatColumns] => 2 [subCatOrdering] => alpha [subCatTitle] => 1 [subCatTitleItemCounter] => 0 [subCatDescription] => 1 [subCatImage] => 1 [catItemTitle] => 1 [catItemTitleLinked] => 1 [catItemFeaturedNotice] => 0 [catItemAuthor] => 1 [catItemDateCreated] => 1 [catItemRating] => 0 [catItemImage] => 1 [catItemIntroText] => 1 [catItemExtraFields] => 0 [catItemHits] => 0 [catItemCategory] => 1 [catItemTags] => 1 [catItemAttachments] => 0 [catItemAttachmentsCounter] => 0 [catItemVideo] => 0 [catItemVideoAutoPlay] => 0 [catItemImageGallery] => 0 [catItemDateModified] => 0 [catItemReadMore] => 1 [catItemCommentsAnchor] => 1 [catItemK2Plugins] => 1 [itemDateCreated] => 1 [itemTitle] => 1 [itemFeaturedNotice] => 0 [itemAuthor] => 1 [itemFontResizer] => 1 [itemPrintButton] => 1 [itemEmailButton] => 1 [itemSocialButton] => 1 [itemVideoAnchor] => 1 [itemImageGalleryAnchor] => 1 [itemCommentsAnchor] => 1 [itemRating] => 1 [itemImage] => 1 [itemImgSize] => Large [itemImageMainCaption] => 1 [itemImageMainCredits] => 1 [itemIntroText] => 1 [itemFullText] => 1 [itemExtraFields] => 1 [itemDateModified] => 0 [itemHits] => 0 [itemCategory] => 1 [itemTags] => 1 [itemAttachments] => 1 [itemAttachmentsCounter] => 1 [itemVideo] => 1 [itemVideoAutoPlay] => 0 [itemVideoCaption] => 1 [itemVideoCredits] => 1 [itemImageGallery] => 1 [itemNavigation] => 1 [itemComments] => 1 [itemTwitterButton] => 0 [itemFacebookButton] => 0 [itemGooglePlusOneButton] => 0 [itemAuthorBlock] => 0 [itemAuthorImage] => 0 [itemAuthorDescription] => 0 [itemAuthorURL] => 0 [itemAuthorEmail] => 0 [itemAuthorLatest] => 0 [itemAuthorLatestLimit] => 5 [itemRelated] => 1 [itemRelatedLimit] => 3 [itemRelatedTitle] => 1 [itemRelatedCategory] => 0 [itemRelatedImageSize] => Small [itemRelatedIntrotext] => 0 [itemRelatedFulltext] => 0 [itemRelatedAuthor] => 0 [itemRelatedMedia] => 1 [itemRelatedImageGallery] => 0 [itemK2Plugins] => 1 [catMetaDesc] => Información y consejos de viajes por España, Europa, Africa, Asia y América. [catMetaKey] => viajes, turismo, vacaciones, viajes por España, viajes Europa, viajes Asia, Viajes Africa, información viajes, qué ver y hacer en... viajes en familia, rutas naturaleza [catMetaAuthor] => Candela Vizcaíno ) [separator] => . ) [metadesc] => Guía breve para reconocer y lidiar con la gente tóxica que emborrona el día más luminoso. [metadata] => robots= author=Candela Vizcaíno [metakey] => gente toxica, gente tóxica, como es una persona toxica, personas tóxicas, persona toxica, jefe toxico, familia tóxica, relaciones toxicas, amores tóxicos, psicología, psicologia, crecimiento personal, crecimiento espiritual, vida sana, [plugins] => [language] => * [acy_created] => 2019-06-29 15:09:55 [categoryname] => Vida Sana [categoryid] => 37 [categoryalias] => vida-sana [categoryparams] => {"inheritFrom":"1","theme":"","num_leading_items":"2","num_leading_columns":"1","leadingImgSize":"Large","num_primary_items":"4","num_primary_columns":"2","primaryImgSize":"Medium","num_secondary_items":"4","num_secondary_columns":"1","secondaryImgSize":"Small","num_links":"4","num_links_columns":"1","linksImgSize":"XSmall","catCatalogMode":"0","catFeaturedItems":"1","catOrdering":"","catPagination":"2","catPaginationResults":"1","catTitle":"1","catTitleItemCounter":"1","catDescription":"1","catImage":"1","catFeedLink":"1","catFeedIcon":"1","subCategories":"1","subCatColumns":"2","subCatOrdering":"","subCatTitle":"1","subCatTitleItemCounter":"1","subCatDescription":"1","subCatImage":"1","itemImageXS":"","itemImageS":"","itemImageM":"","itemImageL":"","itemImageXL":"","catItemTitle":"1","catItemTitleLinked":"1","catItemFeaturedNotice":"0","catItemAuthor":"1","catItemDateCreated":"1","catItemRating":"0","catItemImage":"1","catItemIntroText":"1","catItemIntroTextWordLimit":"","catItemExtraFields":"0","catItemHits":"0","catItemCategory":"1","catItemTags":"1","catItemAttachments":"0","catItemAttachmentsCounter":"0","catItemVideo":"0","catItemVideoWidth":"","catItemVideoHeight":"","catItemAudioWidth":"","catItemAudioHeight":"","catItemVideoAutoPlay":"0","catItemImageGallery":"0","catItemDateModified":"0","catItemReadMore":"1","catItemCommentsAnchor":"1","catItemK2Plugins":"1","itemDateCreated":"1","itemTitle":"1","itemFeaturedNotice":"1","itemAuthor":"1","itemFontResizer":"1","itemPrintButton":"1","itemEmailButton":"1","itemSocialButton":"1","itemVideoAnchor":"1","itemImageGalleryAnchor":"1","itemCommentsAnchor":"1","itemRating":"1","itemImage":"1","itemImgSize":"Large","itemImageMainCaption":"1","itemImageMainCredits":"1","itemIntroText":"1","itemFullText":"1","itemExtraFields":"1","itemDateModified":"1","itemHits":"1","itemCategory":"1","itemTags":"1","itemAttachments":"1","itemAttachmentsCounter":"1","itemVideo":"1","itemVideoWidth":"","itemVideoHeight":"","itemAudioWidth":"","itemAudioHeight":"","itemVideoAutoPlay":"0","itemVideoCaption":"1","itemVideoCredits":"1","itemImageGallery":"1","itemNavigation":"1","itemComments":"1","itemTwitterButton":"1","itemFacebookButton":"1","itemGooglePlusOneButton":"1","itemAuthorBlock":"1","itemAuthorImage":"1","itemAuthorDescription":"1","itemAuthorURL":"1","itemAuthorEmail":"0","itemAuthorLatest":"1","itemAuthorLatestLimit":"5","itemRelated":"1","itemRelatedLimit":"5","itemRelatedTitle":"1","itemRelatedCategory":"0","itemRelatedImageSize":"0","itemRelatedIntrotext":"0","itemRelatedFulltext":"0","itemRelatedAuthor":"0","itemRelatedMedia":"0","itemRelatedImageGallery":"0","itemK2Plugins":"1","catMetaDesc":"Noticias sobre salud, hábitos saludables, nutrición, psicología y vida familiar sana. ","catMetaKey":"salud, plantas medicinales, vida sana, alimentación, alimentación sana, nutrición, hábitos saludables, significado de los sueños, interpretación de los sueños, psicología, coaching","catMetaRobots":"","catMetaAuthor":"Candela Vizcaino"} [itemGroup] => leading [category] => TableK2Category Object ( [id] => 37 [name] => Vida Sana [alias] => vida-sana [description] => [parent] => 0 [extraFieldsGroup] => 0 [published] => 1 [image] => [access] => 1 [ordering] => 7 [params] => {"inheritFrom":"1","theme":"","num_leading_items":"2","num_leading_columns":"1","leadingImgSize":"Large","num_primary_items":"4","num_primary_columns":"2","primaryImgSize":"Medium","num_secondary_items":"4","num_secondary_columns":"1","secondaryImgSize":"Small","num_links":"4","num_links_columns":"1","linksImgSize":"XSmall","catCatalogMode":"0","catFeaturedItems":"1","catOrdering":"","catPagination":"2","catPaginationResults":"1","catTitle":"1","catTitleItemCounter":"1","catDescription":"1","catImage":"1","catFeedLink":"1","catFeedIcon":"1","subCategories":"1","subCatColumns":"2","subCatOrdering":"","subCatTitle":"1","subCatTitleItemCounter":"1","subCatDescription":"1","subCatImage":"1","itemImageXS":"","itemImageS":"","itemImageM":"","itemImageL":"","itemImageXL":"","catItemTitle":"1","catItemTitleLinked":"1","catItemFeaturedNotice":"0","catItemAuthor":"1","catItemDateCreated":"1","catItemRating":"0","catItemImage":"1","catItemIntroText":"1","catItemIntroTextWordLimit":"","catItemExtraFields":"0","catItemHits":"0","catItemCategory":"1","catItemTags":"1","catItemAttachments":"0","catItemAttachmentsCounter":"0","catItemVideo":"0","catItemVideoWidth":"","catItemVideoHeight":"","catItemAudioWidth":"","catItemAudioHeight":"","catItemVideoAutoPlay":"0","catItemImageGallery":"0","catItemDateModified":"0","catItemReadMore":"1","catItemCommentsAnchor":"1","catItemK2Plugins":"1","itemDateCreated":"1","itemTitle":"1","itemFeaturedNotice":"1","itemAuthor":"1","itemFontResizer":"1","itemPrintButton":"1","itemEmailButton":"1","itemSocialButton":"1","itemVideoAnchor":"1","itemImageGalleryAnchor":"1","itemCommentsAnchor":"1","itemRating":"1","itemImage":"1","itemImgSize":"Large","itemImageMainCaption":"1","itemImageMainCredits":"1","itemIntroText":"1","itemFullText":"1","itemExtraFields":"1","itemDateModified":"1","itemHits":"1","itemCategory":"1","itemTags":"1","itemAttachments":"1","itemAttachmentsCounter":"1","itemVideo":"1","itemVideoWidth":"","itemVideoHeight":"","itemAudioWidth":"","itemAudioHeight":"","itemVideoAutoPlay":"0","itemVideoCaption":"1","itemVideoCredits":"1","itemImageGallery":"1","itemNavigation":"1","itemComments":"1","itemTwitterButton":"1","itemFacebookButton":"1","itemGooglePlusOneButton":"1","itemAuthorBlock":"1","itemAuthorImage":"1","itemAuthorDescription":"1","itemAuthorURL":"1","itemAuthorEmail":"0","itemAuthorLatest":"1","itemAuthorLatestLimit":"5","itemRelated":"1","itemRelatedLimit":"5","itemRelatedTitle":"1","itemRelatedCategory":"0","itemRelatedImageSize":"0","itemRelatedIntrotext":"0","itemRelatedFulltext":"0","itemRelatedAuthor":"0","itemRelatedMedia":"0","itemRelatedImageGallery":"0","itemK2Plugins":"1","catMetaDesc":"Noticias sobre salud, hábitos saludables, nutrición, psicología y vida familiar sana. ","catMetaKey":"salud, plantas medicinales, vida sana, alimentación, alimentación sana, nutrición, hábitos saludables, significado de los sueños, interpretación de los sueños, psicología, coaching","catMetaRobots":"","catMetaAuthor":"Candela Vizcaino"} [trash] => 0 [plugins] => [language] => * [_tbl:protected] => #__k2_categories [_tbl_key:protected] => id [_tbl_keys:protected] => Array ( [0] => id ) [_db:protected] => JDatabaseDriverMysqli Object ( [name] => mysqli [serverType] => mysql [connection:protected] => mysqli Object ( [affected_rows] => -1 [client_info] => mysqlnd 5.0.12-dev - 20150407 - $Id: 7cc7cc96e675f6d72e5cf0f267f48e167c2abb23 $ [client_version] => 50012 [connect_errno] => 0 [connect_error] => [errno] => 0 [error] => [error_list] => Array ( ) [field_count] => 3 [host_info] => Localhost via UNIX socket [info] => [insert_id] => 0 [server_info] => 5.6.40-84.0-log [server_version] => 50640 [stat] => Uptime: 937896 Threads: 7 Questions: 1192961961 Slow queries: 55117 Opens: 11668308 Flush tables: 1 Open tables: 2048 Queries per second avg: 1271.955 [sqlstate] => 00000 [protocol_version] => 10 [thread_id] => 8417690 [warning_count] => 0 ) [nameQuote:protected] => ` [nullDate:protected] => 0000-00-00 00:00:00 [_database:JDatabaseDriver:private] => candelav_joom624 [count:protected] => 143 [cursor:protected] => [debug:protected] => [limit:protected] => 0 [log:protected] => Array ( ) [timings:protected] => Array ( ) [callStacks:protected] => Array ( ) [offset:protected] => 0 [options:protected] => Array ( [driver] => mysqli [host] => localhost [user] => candelav_joom624 [password] => yZU?(Dzm)[,W [database] => candelav_joom624 [prefix] => candv_ [select] => 1 [port] => 3306 [socket] => ) [sql:protected] => SELECT * FROM #__k2_tags WHERE name = 'consejosparalasfamilias' [tablePrefix:protected] => candv_ [utf:protected] => 1 [utf8mb4:protected] => 1 [errorNum:protected] => 0 [errorMsg:protected] => [transactionDepth:protected] => 0 [disconnectHandlers:protected] => Array ( ) ) [_trackAssets:protected] => [_rules:protected] => [_locked:protected] => [_autoincrement:protected] => 1 [_observers:protected] => JObserverUpdater Object ( [observers:protected] => Array ( ) [doCallObservers:protected] => 1 ) [_columnAlias:protected] => Array ( ) [_jsonEncode:protected] => Array ( ) [_errors:protected] => Array ( ) [link] => /vida-sana.html ) [link] => /vida-sana/gente-toxica.html [printLink] => /vida-sana/gente-toxica.html?print=1&tmpl=component [imageXSmall] => /media/k2/items/cache/ef8bd3de49a270d49d40baf602fbfad5_XS.jpg [imageSmall] => /media/k2/items/cache/ef8bd3de49a270d49d40baf602fbfad5_S.jpg [imageMedium] => /media/k2/items/cache/ef8bd3de49a270d49d40baf602fbfad5_M.jpg [imageLarge] => /media/k2/items/cache/ef8bd3de49a270d49d40baf602fbfad5_L.jpg [imageXLarge] => /media/k2/items/cache/ef8bd3de49a270d49d40baf602fbfad5_XL.jpg [imageGeneric] => /media/k2/items/cache/ef8bd3de49a270d49d40baf602fbfad5_Generic.jpg [cleanTitle] => Gente tóxica, manual de instrucciones para lidiar con ellas [numOfComments] => 0 [text] =>

Las ha habido de siempre dedicadas a amargarle la vida a todo aquel que estaba a su alrededor. No es algo nuevo. Sí lo es el término y la conciencia cada vez mayor del daño que ejercen esta gente tóxica. 

No sabes cómo pero en nada estás en el terreno que ellos desean y estás hablando de hechos o sentimientos que quieres guardar para ti. Tienen una habilidad especial para hacerte sentir mal sin saber muy bien por qué, para recordarte (y eso lo vemos a continuación) todos tus “fallos” a sus ojos y a su juicio (afilado al máximo cuando se trata de verlo en los demás). Son individuos peligrosos expertos en parasitar a los que están a su alrededor, entrenados  en robarte tu alegría, fortaleza y brillo vital. Por si esto fuera poco, son hábiles a la hora de aprovecharse económicamente (en todos los sentidos) y en arrogarse como propios méritos que no son suyos (también en todos los sentidos). Peligrosos, ¿verdad? Por eso, es importante identificar y lidiar con la gente tóxica. Tu alma y tu espíritu se merecen una serenidad que es imposible al lado de ellos.  

 

Pero, cómo es una persona tóxica y cómo puedes identificarla 

Los hay de muchos tipos y se manifiestan de múltiples maneras. Eso no quita para que no hagamos un esfuerzo de sistematización para conocer mejor sus fórmulas y maneras. Por ahora no han mutado y, con un poco de tiempo y atención, podemos clasificar los distintos tipos de personas tóxicas con el fin de ponernos a salvo cuanto antes. La característica común es que cuando estás con ellos te sientes mal (en toda la amplitud del término) sin saber por qué. Son maestros en sacar lo peor de nosotros y llevarnos a la vibración del miedo. En esta escala tomaremos decisiones poco afortunadas y, las más de las veces, estaremos con mal humor y tristeza. Es el juego de la gente tóxica. Por eso se hace necesario descubrirla. Ten en cuenta lo siguiente:

1.- Tacaños y avaros son gente tóxica

Son capaces de matar por un céntimo y enredarse en una discusión por poca cosa. El dinero es energía que nos posibilita mejorar nuestra vida. Por eso la gente tóxica (en un porcentaje muy elevado) se aferran al ahorro y a la acumulación de una forma insana. No es que quieran guardar para comprar algo que les haga ilusión. Es otra cosa distinta. Son socios complicados, jefes que crean mal ambiente, progenitores espantosos que no ofrecen lo mínimo a su descendencia. Todo el dinero será para crear un imperio (pequeño o grande) donde ellos se sientan a gusto y puedan sobresalir del resto de los demás. Es la manera más fácil que tienen de compensar la pobre autoestima que barajan un alto porcentaje de gente tóxica. 

2.- Perezosos y muy dados a enredar para sacar el máximo partido del otro

Su amor por el poder, el dinero, las cosas, la apariencia, la ganancia no va parejo a su fuerza de voluntad a la hora de sacar cualquier proyecto vital. No estamos ante personas apasionadas que quieren hacer algo nuevo y devolverlo a la sociedad. No es el caso. Para ellos, la acumulación debe hacerse a costa del otro, del engaño, de pequeños timos, de negocios pocos claros, de negociaciones complicadas, de aprovecharse siempre del que está enfrente. Si no lo hacen, no duermen tranquilos. 

3.- La gente tóxica ha caído en la envidia y en la calumnia

En el fondo de su alma anhelan aquello que no tienen ni van a tener con su actitud: la luz, el brillo y la alegría del otro. Por eso, se mueven con una envidia soterrada incluso a su propia familia. No dudará en crear bulos, en calumniar y en hablar mal de otro a la mínima oportunidad. Si estás ante alguien que siempre está hablando mal del otro (incluso de miembros de su familia), ten en cuenta dos cosas siempre. Más temprano que tarde acabará contando chismes de ti y, además, es muy probable que estés ante una persona tóxica en toda regla. 

4.- Cualquier cosa, por pequeña que se sea, es tomada como una afrenta difícil de perdonar

Da igual lo que sea, la gente tóxica se lo toma todo a la tremenda cuando se trata de ellos y cuando eres tú el que te sientes ofendido es que “tienes la piel muy fina” o “eres demasiado sensible”. ¡Ojo con esto! Cuando alguien critica, sin venir a cuento, tu mejor virtud (cultura, estudios, sensibilidad, ética, moralidad, afán de superación…) estás siempre ante una persona tóxica.

5.- La gente tóxica la forman individuos ruines y envenenados con ira, odio y resentimiento

Y a poco que los escuches verás estos sentimientos que se van transparentando como gotas de lluvia tras una ventana. No aman y su falta de empatía es tal que hablan de todo el mundo porque sí inventándose historias, actos o gestos de la vida privada del otro que dan como irrefutables. Este tipo de gente tóxica que en una reunión dan como verdad las mentiras que han creado de los demás es muy peligrosa. Van creando un hilo sutil poco a poco que enredan al otro y se las apañan para apartar al que brilla o genera luz excluyéndolo socialmente. 

 

6.- Son maestros del camuflaje social

De puertas para afuera son los mejores del mundo pero, en la intimidad del hogar, en los entresijos del trabajo o en el día día de la amistad muestran todas sus garras. Por eso, de primeras es muy difícil identificar este tipo de gente tóxica ya que siempre muestran su mejor cara. Es sano dejar pasar un tiempo antes de involucrarse con personas que no conocemos porque, más temprano que tarde, si estamos atentos, podemos identificar su veneno antes de que nos atrapen. 

7.- Narcisistas y psicópatas son gente tóxica

En este sitio ya he hablado de los efectos perversos de la personalidad narcisista en todos los ámbitos. Son individuos incapaces de ponerse en la piel del otro. Su ego es tan grande que todo lo que crean a su alrededor se vuelve asfixiante e irrespirable. Un paso más hacia el mal (así sin más) es la mente del psicópata, un auténtico adalid del lado oscuro que debemos, por cualquier medio, evitar. 

8.- El miedo es su día a día 

Y la gente tóxica te lo hará sentir haciéndote “ver” “todos tus fallos”. Criticará, de una manera u otra, tus mejores logros con la intención de generarte inseguridad y que no aprecies lo mejor de ti. Para la gente tóxica nunca lo estarás haciendo bien, ya sea estar en un restaurante o gestionar cualquier parcela económica. Siempre estará encima tuya recordándote aquello que, a su entender, hay que mejorar. ¿Por qué? Porque no acepta ni la libertad del otro ni la originalidad de los demás. Por eso, este tipo de individuos es tan insufrible cuando se trata de jefes o clientes. Son tremendistas y para ellos, si no haces lo que dices, opinan o se encaprichan, mañana no saldrá ni el sol ni las nubes. 

9.- La gente tóxica no respeta el espacio del otro

Y lo invaden constantemente preguntando cosas del ámbito personal. No lo hace porque, de corazón, se interesen por ti. Recuerda siempre que es una forma de recabar datos para luego utilizarlos en tu contra. Por eso, si no tienes una autoestima evolucionada tienes que andarte con ojo a quien le cuentas tus intimidades.

10.- Las personas adictas siempre crean ambientes tóxicos

Por eso, es tan difícil convivir con ellas cuando están enganchadas a una droga, al juego o a la tecnología. Este tipo de personas crean una ciénaga alrededor suya que convierten la convivencia en un infierno. Ante esta situación solo se sale con ayuda profesional y especializada. No caigas en la tentación de querer redimir a un adicto. En cualquier momento puede saltar creando una guerra a su alrededor que te sea muy difícil controlar, atajar o contratacar a tu favor. 

 

¿Qué hacer para no caer en las redes de la gente tóxica?

Lo más sensato es no acercarse a ellas, pero esto no es posible cuando están dentro de nuestro ámbito laboral o, aún más difícil, en nuestra casa. La gente tóxica envenena con su ira, resentimiento y actos egoístas todo lo que tocan. Por eso, es fundamental que tengas tu autoestima en el punto óptimo para darte cuenta de la manipulación de estos individuos cuanto antes.

También es primordial saber, conocer y reconocer cómo se manejan en el mundo para que sus hilos afilados te hagan el menor daño posible. En cualquier caso, aunque siempre te van a hacer creer lo contrario, ten en cuenta que el problema no lo tienes tú. El conflicto está en la gente tóxica que utiliza la descalificación, la manipulación y las palabras hirientes para hacer daño al otro.

Te doy un repaso a los escenarios más probables en los que te puedes encontrar gente tóxica. 

1.- Gente tóxica en el trabajo, ¿qué hago para no amargarme en el día a día? 

La OMS ya considera el Sindrome de burnout como una enfermedad de corte laboral. Este se produce cuando se ha generado cortisol a raudales para poder soportar el estrés continuado. La gente tóxica es especialista en quemar a todos los que están a su alrededor ya sean compañeros, jefes, proveedores o clientes.  Se las apañan para generar un clima laboral espeso en el que las prisas, las obligaciones, el “para ya” sea una constante. Crean un día a día insufrible en el que el trabajo se vuelve una maldición y el que se ve enredado en sus redes se ve como incapaz para cumplir todo aquello que se espera de él. Es normal este sentimiento teniendo en cuenta que las personas tóxicas no tienen límites. Para ello, nada es suficiente. 

Si se crece un 10% habría que haberlo hecho al 11,1%.  Si hay un retraso en la entrega de cualquier trabajo (por causas razonables), se lo tomará como si mañana no saliera el sol. Siempre tendrá el modo perfecto de hacer las cosas y el tuyo no tiene ningún valor. Lo que tú sabes no sirve para el proyecto. Siempre será perfecto el plan que presente él o ella. El de los demás no sirve. Ante esta situación o te provees de una armadura de sabiduría extrema, paciencia infinita y una autoestima a prueba de bomba nuclear o tienes que abandonar. Se puede hacer de diversas maneras según sea tu posición, pero, a la postre, todo consistirá en apartar de tu vida esa persona. Si estás instalado en una zona de confort muy amplia que crees que necesitas (sí o sí) esos ingresos para sobrevivir, serás la víctima propiciatoria para esta gente tóxica que no dudarán en hacer moobing a la primeras de cambio. 

Tu éxito para liberarte de estas personas tóxicas está en la independencia y en la fortaleza para buscarte otra posición si fuera necesario. Incluso si es un compañero el que ejerce estas malas artes te va a ser muy difícil demostrar ante tus superiores que el peligro es él o ella. Estos individuos, además, se dedican a boicotear  (o a apropiarse) cualquier idea original que surja. Mientras puedes liberarte de esta situación o esta persona tóxica es despedida (porque se den cuenta de lo que es), es imprescindible que no cuentes nada de tu vida privada, ni que dejes traslucir una situación de necesidad o complicada a nivel personal o laboral.

¡Recuerda que la gente tóxica se alimenta de tus debilidades para utilizarlas en tu contra! Cuanto menos sepan de ti, mejor.  

2.- También existe la familia tóxica

Desafortunadamente, el hogar envenenado por los entresijos de una madre narcisista, problemas con el alcohol u otras drogas, conflictos emocionales no resueltos, envidias o falta de colaboración es más frecuente de lo que creemos. La sociedad actual se ha vuelto individualista y hedonista (sin ni siquiera saber la fuerza de esta filosofía) y eso llega hasta la familia. Si la madre tiene conflictos con ella misma, lo transmitirá a sus vástagos. Si el padre sufre de depresión o cualquier trastorno de la personalidad, creará un ambiente oscuro a su alrededor. Romper con la familia tóxica es dinamitar el último tabú, el que nos dice que nada malo puede suceder en los muros del hogar. Y sí puede ocurrir. Los periódicos traen noticias  de este cariz a diario. 

Toca no sentirse culpable en primera instancia. Tú no eres el responsable de lo que hagan los demás o de lo que quieran hacerte cargar a ti. En estos casos, va a ser muy difícil salir de la situación por medios propios y se hará necesario acompañamiento profesional que de las pautas para alejarse de la familia sin herir a nadie inocente. La oveja negra (tal como se conoce popularmente), en un alto porcentaje, tiene la misión de hacer ver cuáles son los fallos dentro del clan. 

Cultiva tu independencia de la manera más satisfactoria para ti y no tengas reparos en decir no a propuestas que consideres abusivas. Aunque es muy difícil (incluso para personas entrenadas expresamente), intenta ver a tu familia desde fuera, como si no fuera la tuya. En ese despegue te darás cuenta donde está la manipulación y te será más fácil zafarte de ell

3.- La gente tóxica crea relaciones tóxicas

No puede ser de otra manera porque no saben hacer las cosas de otra manera. Por eso, buscarán parejas vulnerables con las que puedan ejercer maltrato psicológico y/o físico. Tendrán amigos solo por interés. Sus relaciones serán superficiales y siempre querrán una ganancia, del tipo que sean. Se resistirán a soltar y no dejarán ir cuando el otro quiera deshacer la relación (del tipo que sea). Siempre habrá una promesa de cambio o de mejoría que no cumplirán. La gente tóxica por regla general es mitómana. Esto es, se crean un mundo paralelo donde ellos son perfectos. Se lo creen y lo intentan hacer creer a los demás. Pide ayuda si estás en una relación de este tipo y no tienes herramientas para volver a andar la vida con relativa soltura. 

4.- La gente tóxica está por todas partes 

Así sin más. En cualquier sitio y te la encontrarás en forma de vecina chismosa, del panadero deslenguado, del cliente que no respeta, del que no paga las facturas, del que siempre está diciéndote lo que debes hacer (y tú no has pedido opinión), del que manipula, del que quiere saber todo ti. Ten en cuenta esta máxima: si hay alguien que te sonsaca para saber más de ti de lo que tú estás dispuesto a contar ese es, siempre, una persona tóxica. ¿Por qué? Porque es su estrategia para luego manipular y crear una relación siempre a su favor. 

 

Ante la gente tóxica recuerda siempre… 

1.- Como norma general, sé escrupuloso y elegante a la hora de publicar asuntos privados en las redes sociales. Si te gustan, que sean contenidos positivos que no puedan nunca ser utilizados en tu contra. O si lo hacen, que no te importe. 

2.- No hables mal de nadie, ni siquiera de esta gente tóxica. Su furia puede desatarse en cualquier momento y no tendrán escrúpulos en hacerte mucho daño para salirse con la suya. 

3.- Rodéate de quienes te hacen sentir bien, de quienes te aportan aire positivo y luminoso, de quienes ves que son fuente de inspiración, de las personas sencillas, de los que se han superado a sí mismos viniendo de situaciones terribles, de los que saben perdonar y de quienes no guardan ningún rencor. Estos son la antítesis de las personas tóxicas. 

4.- Ten muy claro cuáles son los límites que no deben traspasarse nunca: el del insulto velado, el de las palabras más altas que otras, el de la intimidación, el del chantaje, el del miedo, el de la acusación… Si lo sientes, te lo están haciendo (¡no son imaginaciones tuyas!) y ante ti tienes los comportamientos de gente tóxica.

¡Pon siempre distancia! 

Por Candela Vizcaíno | Doctora en Comunicación por la Universidad de Sevilla

 
[event] => stdClass Object ( [BeforeDisplay] => [AfterDisplay] => [AfterDisplayTitle] => [BeforeDisplayContent] => [AfterDisplayContent] => [K2BeforeDisplay] => [K2AfterDisplay] => [K2AfterDisplayTitle] => [K2BeforeDisplayContent] => [K2AfterDisplayContent] => ) )

stdClass Object
(
    [id] => 204
    [title] => ¿Cómo hacer un bingo en casa? Consejos de juego y fabricación
    [alias] => hacer-un-bingo-en-casa
    [catid] => 57
    [published] => 1
    [introtext] => 

 

Llega el otoño con sus imprevistos días de lluvia y te encuentras que no puedes sacar a los niños al parque o a dar un paseo, pues bien, querida mamá, abuela o tita que hace de canguro (también vale para el género masculino),  eso ya no es ningún problema. Y no lo es porque te vamos a dar una idea para hacer un bingo con materiales muy sencillos. Así, no solo el juego será una diversión sino también la propia confección del juguete.

¿Cómo hacer un juego de bingo artesanal?

Y, ¿qué necesitamos? Muy poco: papel usado que vayas a tirar (vale incluso el de periódico), cola de carpintero mezclada con agua, dos botes distintos de pinturas lavables (las venden en cualquier papelería), unos cuantos cartones, lápices de colores, unos cuantos pinceles, mucha imaginación y congregar a toda la familia en torno al proyecto. Aunque con la revolución de Internet, puedes encontrar en la Web cualquier juego, con esta idea pasarás una tarde divertida a la par que totalmente ecológica, ya que se utilizan, en su mayor parte, material de desecho. También puedes hacerlo, como el de la foto, utilizando tapones de corcho en desuso. 

Primer paso para hacer un bingo en casa

Con papel de periódico ve formando bolitas pequeñas del tamaño, por ejemplo, de un huevo de codorniz. Incluso los niños mayores de tres años pueden realizar la tarea. No hagas muchas; con quince o veinte bastarán.  Una vez estén enrolladas formando un círculo más o menos perfecto, embadúrnalas con la cola mezclada con agua y déjalas que se sequen. Si hay elevada humedad ambiental, puedes ayudarte con un secador de pelo.

 Una vez las bolas estén secas, píntalas totalmente de color blanco o en cualquier otro tono claro que tengas a mano. Déjalas secar con el método explicado arriba. Cuando ya no mojen los dedos, pinta en las bolas los números: del 1 al 15 o hasta el 20, según la cantidad de bolas que hayas fabricado. Mientras se secan, procedemos a realizar los cartones.

Segundo paso para hacer un bingo en casa

Aquí puedes dejar volar tu imaginación, ya que solo se necesitan unas pocas unidades por cada miembro de la familia. Dibuja los números (15 o 20) según las bolas que hayáis realizados siguiendo una combinatoria aleatoria. Como estamos con un juego de sobremesa familiar, no hace falta ser muy escrupuloso con los cartones.  Se puede cambiar las normas del juego de tal manera que el que tenga un cierto número de aciertos, gana esa ronda.

 

Consejos para jugar al bingo en familia

Es conveniente, si se juega con niños, ser flexibles con el juego de tal manera que puedan “ganar” todos. Hay pequeños, y mayores también, que tienen muy mal perder y pueden estropear la diversión, si la suerte no les acompaña. Así que organiza bien las combinatorias con antelación para que sean tan flexibles como para que todos puedan llegar a cantar ¡bingo!, pero no tanto que el juego se acabe demasiado pronto.

Además, el adulto a cargo del juego puede ir estableciendo un turno de “mano inocente” de tal manera que el simple hecho de sacar la bola (que puede estar en cualquier caja, recipiente o bolsa) forme parte del juego.

La actividad, además de ser lúdica puede llegar a ser tremendamente educativa no solo para la fabricación de este particular bombo del bingo sino también porque, con las bolas, puedes repasar o iniciar a los más pequeños en el reconocimiento de los números. Es decir, con este juego casero los niños pueden ir aprendiendo nociones básicas de escritura. Más no se puede pedir a una actividad familiar, así que pasadlo bien y buscad la felicidad.

Por Candela Vizcaíno

[fulltext] => [video] => [gallery] => [extra_fields] => [] [extra_fields_search] => [created] => 2018-11-09 09:38:38 [created_by] => 953 [created_by_alias] => [checked_out] => 0 [checked_out_time] => 0000-00-00 00:00:00 [modified] => 2020-05-12 13:27:36 [modified_by] => 953 [publish_up] => 2018-11-09 09:38:38 [publish_down] => 0000-00-00 00:00:00 [trash] => 0 [access] => 1 [ordering] => 9 [featured] => 1 [featured_ordering] => 134 [image_caption] => [image_credits] => [video_caption] => [video_credits] => [hits] => 8806 [params] => Joomla\Registry\Registry Object ( [data:protected] => stdClass Object ( [enable_css] => 0 [jQueryHandling] => 1.8remote [backendJQueryHandling] => remote [userName] => 1 [userImage] => 1 [userDescription] => 1 [userURL] => 1 [userEmail] => 0 [userFeedLink] => 1 [userFeedIcon] => 1 [userItemCount] => 10 [userItemTitle] => 1 [userItemTitleLinked] => 1 [userItemDateCreated] => 1 [userItemImage] => 1 [userItemIntroText] => 1 [userItemCategory] => 1 [userItemTags] => 1 [userItemCommentsAnchor] => 1 [userItemReadMore] => 1 [userItemK2Plugins] => 1 [tagItemCount] => 10 [tagItemTitle] => 1 [tagItemTitleLinked] => 1 [tagItemDateCreated] => 1 [tagItemImage] => 1 [tagItemIntroText] => 1 [tagItemCategory] => 1 [tagItemReadMore] => 1 [tagItemExtraFields] => 0 [tagOrdering] => [tagFeedLink] => 1 [tagFeedIcon] => 1 [genericItemCount] => 10 [genericItemTitle] => 1 [genericItemTitleLinked] => 1 [genericItemDateCreated] => 1 [genericItemImage] => 1 [genericItemIntroText] => 1 [genericItemCategory] => 1 [genericItemReadMore] => 1 [genericItemExtraFields] => 0 [genericFeedLink] => 1 [genericFeedIcon] => 1 [feedLimit] => 10 [feedItemImage] => 1 [feedImgSize] => S [feedItemIntroText] => 1 [feedTextWordLimit] => [feedItemFullText] => 1 [feedItemTags] => 0 [feedItemVideo] => 0 [feedItemGallery] => 0 [feedItemAttachments] => 0 [feedBogusEmail] => [introTextCleanup] => 0 [introTextCleanupExcludeTags] => [introTextCleanupTagAttr] => [fullTextCleanup] => 0 [fullTextCleanupExcludeTags] => [fullTextCleanupTagAttr] => [xssFiltering] => 0 [linkPopupWidth] => 900 [linkPopupHeight] => 600 [imagesQuality] => 95 [itemImageXS] => 100 [itemImageS] => 200 [itemImageM] => 600 [itemImageL] => 800 [itemImageXL] => 1200 [itemImageGeneric] => 300 [catImageWidth] => 1200 [catImageDefault] => 1 [userImageWidth] => 100 [userImageDefault] => 1 [commenterImgWidth] => 48 [onlineImageEditor] => splashup [imageTimestamp] => 0 [imageMemoryLimit] => [socialButtonCode] => [twitterUsername] => [facebookImage] => Medium [comments] => 1 [commentsOrdering] => DESC [commentsLimit] => 10 [commentsFormPosition] => below [commentsPublishing] => 1 [commentsReporting] => 2 [commentsReportRecipient] => [inlineCommentsModeration] => 0 [gravatar] => 1 [antispam] => 0 [recaptchaForRegistered] => 1 [akismetForRegistered] => 1 [commentsFormNotes] => 1 [commentsFormNotesText] => [frontendEditing] => 1 [showImageTab] => 1 [showImageGalleryTab] => 1 [showVideoTab] => 1 [showExtraFieldsTab] => 1 [showAttachmentsTab] => 1 [showK2Plugins] => 1 [sideBarDisplayFrontend] => 0 [mergeEditors] => 1 [sideBarDisplay] => 1 [attachmentsFolder] => [hideImportButton] => 1 [googleSearch] => 0 [googleSearchContainer] => k2GoogleSearchContainer [K2UserProfile] => 0 [redirect] => 113 [adminSearch] => simple [cookieDomain] => [taggingSystem] => 1 [lockTags] => 0 [showTagFilter] => 0 [k2TagNorm] => 0 [k2TagNormCase] => lower [k2TagNormAdditionalReplacements] => [recaptcha_public_key] => [recaptcha_private_key] => [recaptcha_theme] => clean [recaptchaOnRegistration] => 0 [akismetApiKey] => [stopForumSpam] => 0 [stopForumSpamApiKey] => [showItemsCounterAdmin] => 1 [showChildCatItems] => 1 [disableCompactOrdering] => 0 [metaDescLimit] => 150 [enforceSEFReplacements] => 0 [SEFReplacements] => À|A, Á|A, Â|A, Ã|A, Ä|A, Å|A, à|a, á|a, â|a, ã|a, ä|a, å|a, Ā|A, ā|a, Ă|A, ă|a, Ą|A, ą|a, Ç|C, ç|c, Ć|C, ć|c, Ĉ|C, ĉ|c, Ċ|C, ċ|c, Č|C, č|c, Ð|D, ð|d, Ď|D, ď|d, Đ|D, đ|d, È|E, É|E, Ê|E, Ë|E, è|e, é|e, ê|e, ë|e, Ē|E, ē|e, Ĕ|E, ĕ|e, Ė|E, ė|e, Ę|E, ę|e, Ě|E, ě|e, Ĝ|G, ĝ|g, Ğ|G, ğ|g, Ġ|G, ġ|g, Ģ|G, ģ|g, Ĥ|H, ĥ|h, Ħ|H, ħ|h, Ì|I, Í|I, Î|I, Ï|I, ì|i, í|i, î|i, ï|i, Ĩ|I, ĩ|i, Ī|I, ī|i, Ĭ|I, ĭ|i, Į|I, į|i, İ|I, ı|i, Ĵ|J, ĵ|j, Ķ|K, ķ|k, ĸ|k, Ĺ|L, ĺ|l, Ļ|L, ļ|l, Ľ|L, ľ|l, Ŀ|L, ŀ|l, Ł|L, ł|l, Ñ|N, ñ|n, Ń|N, ń|n, Ņ|N, ņ|n, Ň|N, ň|n, ʼn|n, Ŋ|N, ŋ|n, Ò|O, Ó|O, Ô|O, Õ|O, Ö|O, Ø|O, ò|o, ó|o, ô|o, õ|o, ö|o, ø|o, Ō|O, ō|o, Ŏ|O, ŏ|o, Ő|O, ő|o, Ŕ|R, ŕ|r, Ŗ|R, ŗ|r, Ř|R, ř|r, Ś|S, ś|s, Ŝ|S, ŝ|s, Ş|S, ş|s, Š|S, š|s, ſ|s, Ţ|T, ţ|t, Ť|T, ť|t, Ŧ|T, ŧ|t, Ù|U, Ú|U, Û|U, Ü|U, ù|u, ú|u, û|u, ü|u, Ũ|U, ũ|u, Ū|U, ū|u, Ŭ|U, ŭ|u, Ů|U, ů|u, Ű|U, ű|u, Ų|U, ų|u, Ŵ|W, ŵ|w, Ý|Y, ý|y, ÿ|y, Ŷ|Y, ŷ|y, Ÿ|Y, Ź|Z, ź|z, Ż|Z, ż|z, Ž|Z, ž|z, α|a, β|b, γ|g, δ|d, ε|e, ζ|z, η|h, θ|th, ι|i, κ|k, λ|l, μ|m, ν|n, ξ|x, ο|o, π|p, ρ|r, σ|s, τ|t, υ|y, φ|f, χ|ch, ψ|ps, ω|w, Α|A, Β|B, Γ|G, Δ|D, Ε|E, Ζ|Z, Η|H, Θ|Th, Ι|I, Κ|K, Λ|L, Μ|M, Ξ|X, Ο|O, Π|P, Ρ|R, Σ|S, Τ|T, Υ|Y, Φ|F, Χ|Ch, Ψ|Ps, Ω|W, ά|a, έ|e, ή|h, ί|i, ό|o, ύ|y, ώ|w, Ά|A, Έ|E, Ή|H, Ί|I, Ό|O, Ύ|Y, Ώ|W, ϊ|i, ΐ|i, ϋ|y, ς|s, А|A, Ӑ|A, Ӓ|A, Ә|E, Ӛ|E, Ӕ|E, Б|B, В|V, Г|G, Ґ|G, Ѓ|G, Ғ|G, Ӷ|G, y|Y, Д|D, Е|E, Ѐ|E, Ё|YO, Ӗ|E, Ҽ|E, Ҿ|E, Є|YE, Ж|ZH, Ӂ|DZH, Җ|ZH, Ӝ|DZH, З|Z, Ҙ|Z, Ӟ|DZ, Ӡ|DZ, Ѕ|DZ, И|I, Ѝ|I, Ӥ|I, Ӣ|I, І|I, Ї|JI, Ӏ|I, Й|Y, Ҋ|Y, Ј|J, К|K, Қ|Q, Ҟ|Q, Ҡ|K, Ӄ|Q, Ҝ|K, Л|L, Ӆ|L, Љ|L, М|M, Ӎ|M, Н|N, Ӊ|N, Ң|N, Ӈ|N, Ҥ|N, Њ|N, О|O, Ӧ|O, Ө|O, Ӫ|O, Ҩ|O, П|P, Ҧ|PF, Р|P, Ҏ|P, С|S, Ҫ|S, Т|T, Ҭ|TH, Ћ|T, Ќ|K, У|U, Ў|U, Ӳ|U, Ӱ|U, Ӯ|U, Ү|U, Ұ|U, Ф|F, Х|H, Ҳ|H, Һ|H, Ц|TS, Ҵ|TS, Ч|CH, Ӵ|CH, Ҷ|CH, Ӌ|CH, Ҹ|CH, Џ|DZ, Ш|SH, Щ|SHT, Ъ|A, Ы|Y, Ӹ|Y, Ь|Y, Ҍ|Y, Э|E, Ӭ|E, Ю|YU, Я|YA, а|a, ӑ|a, ӓ|a, ә|e, ӛ|e, ӕ|e, б|b, в|v, г|g, ґ|g, ѓ|g, ғ|g, ӷ|g, y|y, д|d, е|e, ѐ|e, ё|yo, ӗ|e, ҽ|e, ҿ|e, є|ye, ж|zh, ӂ|dzh, җ|zh, ӝ|dzh, з|z, ҙ|z, ӟ|dz, ӡ|dz, ѕ|dz, и|i, ѝ|i, ӥ|i, ӣ|i, і|i, ї|ji, Ӏ|i, й|y, ҋ|y, ј|j, к|k, қ|q, ҟ|q, ҡ|k, ӄ|q, ҝ|k, л|l, ӆ|l, љ|l, м|m, ӎ|m, н|n, ӊ|n, ң|n, ӈ|n, ҥ|n, њ|n, о|o, ӧ|o, ө|o, ӫ|o, ҩ|o, п|p, ҧ|pf, р|p, ҏ|p, с|s, ҫ|s, т|t, ҭ|th, ћ|t, ќ|k, у|u, ў|u, ӳ|u, ӱ|u, ӯ|u, ү|u, ұ|u, ф|f, х|h, ҳ|h, һ|h, ц|ts, ҵ|ts, ч|ch, ӵ|ch, ҷ|ch, ӌ|ch, ҹ|ch, џ|dz, ш|sh, щ|sht, ъ|a, ы|y, ӹ|y, ь|y, ҍ|y, э|e, ӭ|e, ю|yu, я|ya [k2Sef] => 0 [k2SefLabelCat] => contenido [k2SefLabelTag] => etiqueta [k2SefLabelUser] => autor [k2SefLabelSearch] => buscar [k2SefLabelDate] => fecha [k2SefLabelItem] => 0 [k2SefLabelItemCustomPrefix] => [k2SefInsertItemId] => 1 [k2SefItemIdTitleAliasSep] => dash [k2SefUseItemTitleAlias] => 1 [k2SefInsertCatId] => 1 [k2SefCatIdTitleAliasSep] => dash [k2SefUseCatTitleAlias] => 1 [sh404SefLabelCat] => [sh404SefLabelUser] => autor [sh404SefLabelItem] => 2 [sh404SefTitleAlias] => alias [sh404SefModK2ContentFeedAlias] => rss [sh404SefInsertItemId] => 0 [sh404SefInsertUniqueItemId] => 0 [cbIntegration] => 0 [show_page_heading] => [categories] => Array ( [0] => 37 ) [menu_text] => 1 [secure] => 0 [page_title] => Vida sana [page_description] => [page_rights] => [robots] => [vfolder] => [afolder] => [vwidth] => [vheight] => [autoplay] => [galleries_rootfolder] => [enabledownload] => [inheritFrom] => 0 [num_leading_items] => 0 [num_leading_columns] => 1 [leadingImgSize] => Large [num_primary_items] => 10 [num_primary_columns] => 1 [primaryImgSize] => Medium [num_secondary_items] => 0 [num_secondary_columns] => 1 [secondaryImgSize] => Small [num_links] => 0 [num_links_columns] => 1 [linksImgSize] => XSmall [catCatalogMode] => 0 [catFeaturedItems] => 1 [catOrdering] => rdate [catPagination] => 2 [catPaginationResults] => 0 [catTitle] => 1 [catTitleItemCounter] => 0 [catDescription] => 1 [catImage] => 1 [catFeedLink] => 1 [catFeedIcon] => 1 [subCategories] => 0 [subCatColumns] => 2 [subCatOrdering] => alpha [subCatTitle] => 1 [subCatTitleItemCounter] => 0 [subCatDescription] => 1 [subCatImage] => 1 [catItemTitle] => 1 [catItemTitleLinked] => 1 [catItemFeaturedNotice] => 0 [catItemAuthor] => 1 [catItemDateCreated] => 1 [catItemRating] => 0 [catItemImage] => 1 [catItemIntroText] => 1 [catItemExtraFields] => 0 [catItemHits] => 0 [catItemCategory] => 1 [catItemTags] => 1 [catItemAttachments] => 0 [catItemAttachmentsCounter] => 0 [catItemVideo] => 0 [catItemVideoAutoPlay] => 0 [catItemImageGallery] => 0 [catItemDateModified] => 0 [catItemReadMore] => 1 [catItemCommentsAnchor] => 1 [catItemK2Plugins] => 1 [itemDateCreated] => 1 [itemTitle] => 1 [itemFeaturedNotice] => 0 [itemAuthor] => 1 [itemFontResizer] => 1 [itemPrintButton] => 1 [itemEmailButton] => 1 [itemSocialButton] => 1 [itemVideoAnchor] => 1 [itemImageGalleryAnchor] => 1 [itemCommentsAnchor] => 1 [itemRating] => 1 [itemImage] => 1 [itemImgSize] => Large [itemImageMainCaption] => 1 [itemImageMainCredits] => 1 [itemIntroText] => 1 [itemFullText] => 1 [itemExtraFields] => 1 [itemDateModified] => 0 [itemHits] => 0 [itemCategory] => 1 [itemTags] => 1 [itemAttachments] => 1 [itemAttachmentsCounter] => 1 [itemVideo] => 1 [itemVideoAutoPlay] => 0 [itemVideoCaption] => 1 [itemVideoCredits] => 1 [itemImageGallery] => 1 [itemNavigation] => 1 [itemComments] => 1 [itemTwitterButton] => 0 [itemFacebookButton] => 0 [itemGooglePlusOneButton] => 0 [itemAuthorBlock] => 0 [itemAuthorImage] => 0 [itemAuthorDescription] => 0 [itemAuthorURL] => 0 [itemAuthorEmail] => 0 [itemAuthorLatest] => 0 [itemAuthorLatestLimit] => 5 [itemRelated] => 1 [itemRelatedLimit] => 3 [itemRelatedTitle] => 1 [itemRelatedCategory] => 0 [itemRelatedImageSize] => Small [itemRelatedIntrotext] => 0 [itemRelatedFulltext] => 0 [itemRelatedAuthor] => 0 [itemRelatedMedia] => 1 [itemRelatedImageGallery] => 0 [itemK2Plugins] => 1 [catMetaDesc] => Información y consejos de viajes por España, Europa, Africa, Asia y América. [catMetaKey] => viajes, turismo, vacaciones, viajes por España, viajes Europa, viajes Asia, Viajes Africa, información viajes, qué ver y hacer en... viajes en familia, rutas naturaleza [catMetaAuthor] => Candela Vizcaíno ) [separator] => . ) [metadesc] => Es muy fácil hacer un bingo en casa. Así a la diversión del juego se une los ratos de fabricación en familia. [metadata] => robots= author=Candela Vizcaíno [metakey] => hacer un bingo en casa, fabricar un bingo en casa, juegos para la familia, bingo en familia, bingo, trabajos manuales, [plugins] => [language] => * [acy_created] => 2018-11-09 10:41:33 [categoryname] => Consejos para la Familia [categoryid] => 57 [categoryalias] => consejos-para-la-familia [categoryparams] => {"inheritFrom":"1","theme":"","num_leading_items":"2","num_leading_columns":"1","leadingImgSize":"Large","num_primary_items":"4","num_primary_columns":"2","primaryImgSize":"Medium","num_secondary_items":"4","num_secondary_columns":"1","secondaryImgSize":"Small","num_links":"4","num_links_columns":"1","linksImgSize":"XSmall","catCatalogMode":"0","catFeaturedItems":"1","catOrdering":"","catPagination":"2","catPaginationResults":"1","catTitle":"1","catTitleItemCounter":"1","catDescription":"1","catImage":"1","catFeedLink":"1","catFeedIcon":"1","subCategories":"1","subCatColumns":"2","subCatOrdering":"","subCatTitle":"1","subCatTitleItemCounter":"1","subCatDescription":"1","subCatImage":"1","itemImageXS":"","itemImageS":"","itemImageM":"","itemImageL":"","itemImageXL":"","catItemTitle":"1","catItemTitleLinked":"1","catItemFeaturedNotice":"0","catItemAuthor":"1","catItemDateCreated":"1","catItemRating":"0","catItemImage":"1","catItemIntroText":"1","catItemIntroTextWordLimit":"","catItemExtraFields":"0","catItemHits":"0","catItemCategory":"1","catItemTags":"1","catItemAttachments":"0","catItemAttachmentsCounter":"0","catItemVideo":"0","catItemVideoWidth":"","catItemVideoHeight":"","catItemAudioWidth":"","catItemAudioHeight":"","catItemVideoAutoPlay":"0","catItemImageGallery":"0","catItemDateModified":"0","catItemReadMore":"1","catItemCommentsAnchor":"1","catItemK2Plugins":"1","itemDateCreated":"1","itemTitle":"1","itemFeaturedNotice":"1","itemAuthor":"1","itemFontResizer":"1","itemPrintButton":"1","itemEmailButton":"1","itemSocialButton":"1","itemVideoAnchor":"1","itemImageGalleryAnchor":"1","itemCommentsAnchor":"1","itemRating":"1","itemImage":"1","itemImgSize":"Large","itemImageMainCaption":"1","itemImageMainCredits":"1","itemIntroText":"1","itemFullText":"1","itemExtraFields":"1","itemDateModified":"1","itemHits":"1","itemCategory":"1","itemTags":"1","itemAttachments":"1","itemAttachmentsCounter":"1","itemVideo":"1","itemVideoWidth":"","itemVideoHeight":"","itemAudioWidth":"","itemAudioHeight":"","itemVideoAutoPlay":"0","itemVideoCaption":"1","itemVideoCredits":"1","itemImageGallery":"1","itemNavigation":"1","itemComments":"1","itemTwitterButton":"1","itemFacebookButton":"1","itemGooglePlusOneButton":"1","itemAuthorBlock":"1","itemAuthorImage":"1","itemAuthorDescription":"1","itemAuthorURL":"1","itemAuthorEmail":"0","itemAuthorLatest":"1","itemAuthorLatestLimit":"5","itemRelated":"1","itemRelatedLimit":"5","itemRelatedTitle":"1","itemRelatedCategory":"0","itemRelatedImageSize":"0","itemRelatedIntrotext":"0","itemRelatedFulltext":"0","itemRelatedAuthor":"0","itemRelatedMedia":"0","itemRelatedImageGallery":"0","itemK2Plugins":"1","catMetaDesc":"","catMetaKey":"","catMetaRobots":"","catMetaAuthor":""} [itemGroup] => leading [category] => TableK2Category Object ( [id] => 57 [name] => Consejos para la Familia [alias] => consejos-para-la-familia [description] => [parent] => 37 [extraFieldsGroup] => 0 [published] => 1 [image] => [access] => 1 [ordering] => 4 [params] => {"inheritFrom":"1","theme":"","num_leading_items":"2","num_leading_columns":"1","leadingImgSize":"Large","num_primary_items":"4","num_primary_columns":"2","primaryImgSize":"Medium","num_secondary_items":"4","num_secondary_columns":"1","secondaryImgSize":"Small","num_links":"4","num_links_columns":"1","linksImgSize":"XSmall","catCatalogMode":"0","catFeaturedItems":"1","catOrdering":"","catPagination":"2","catPaginationResults":"1","catTitle":"1","catTitleItemCounter":"1","catDescription":"1","catImage":"1","catFeedLink":"1","catFeedIcon":"1","subCategories":"1","subCatColumns":"2","subCatOrdering":"","subCatTitle":"1","subCatTitleItemCounter":"1","subCatDescription":"1","subCatImage":"1","itemImageXS":"","itemImageS":"","itemImageM":"","itemImageL":"","itemImageXL":"","catItemTitle":"1","catItemTitleLinked":"1","catItemFeaturedNotice":"0","catItemAuthor":"1","catItemDateCreated":"1","catItemRating":"0","catItemImage":"1","catItemIntroText":"1","catItemIntroTextWordLimit":"","catItemExtraFields":"0","catItemHits":"0","catItemCategory":"1","catItemTags":"1","catItemAttachments":"0","catItemAttachmentsCounter":"0","catItemVideo":"0","catItemVideoWidth":"","catItemVideoHeight":"","catItemAudioWidth":"","catItemAudioHeight":"","catItemVideoAutoPlay":"0","catItemImageGallery":"0","catItemDateModified":"0","catItemReadMore":"1","catItemCommentsAnchor":"1","catItemK2Plugins":"1","itemDateCreated":"1","itemTitle":"1","itemFeaturedNotice":"1","itemAuthor":"1","itemFontResizer":"1","itemPrintButton":"1","itemEmailButton":"1","itemSocialButton":"1","itemVideoAnchor":"1","itemImageGalleryAnchor":"1","itemCommentsAnchor":"1","itemRating":"1","itemImage":"1","itemImgSize":"Large","itemImageMainCaption":"1","itemImageMainCredits":"1","itemIntroText":"1","itemFullText":"1","itemExtraFields":"1","itemDateModified":"1","itemHits":"1","itemCategory":"1","itemTags":"1","itemAttachments":"1","itemAttachmentsCounter":"1","itemVideo":"1","itemVideoWidth":"","itemVideoHeight":"","itemAudioWidth":"","itemAudioHeight":"","itemVideoAutoPlay":"0","itemVideoCaption":"1","itemVideoCredits":"1","itemImageGallery":"1","itemNavigation":"1","itemComments":"1","itemTwitterButton":"1","itemFacebookButton":"1","itemGooglePlusOneButton":"1","itemAuthorBlock":"1","itemAuthorImage":"1","itemAuthorDescription":"1","itemAuthorURL":"1","itemAuthorEmail":"0","itemAuthorLatest":"1","itemAuthorLatestLimit":"5","itemRelated":"1","itemRelatedLimit":"5","itemRelatedTitle":"1","itemRelatedCategory":"0","itemRelatedImageSize":"0","itemRelatedIntrotext":"0","itemRelatedFulltext":"0","itemRelatedAuthor":"0","itemRelatedMedia":"0","itemRelatedImageGallery":"0","itemK2Plugins":"1","catMetaDesc":"","catMetaKey":"","catMetaRobots":"","catMetaAuthor":""} [trash] => 0 [plugins] => [language] => * [_tbl:protected] => #__k2_categories [_tbl_key:protected] => id [_tbl_keys:protected] => Array ( [0] => id ) [_db:protected] => JDatabaseDriverMysqli Object ( [name] => mysqli [serverType] => mysql [connection:protected] => mysqli Object ( [affected_rows] => -1 [client_info] => mysqlnd 5.0.12-dev - 20150407 - $Id: 7cc7cc96e675f6d72e5cf0f267f48e167c2abb23 $ [client_version] => 50012 [connect_errno] => 0 [connect_error] => [errno] => 0 [error] => [error_list] => Array ( ) [field_count] => 3 [host_info] => Localhost via UNIX socket [info] => [insert_id] => 0 [server_info] => 5.6.40-84.0-log [server_version] => 50640 [stat] => Uptime: 937896 Threads: 7 Questions: 1192961962 Slow queries: 55117 Opens: 11668308 Flush tables: 1 Open tables: 2048 Queries per second avg: 1271.955 [sqlstate] => 00000 [protocol_version] => 10 [thread_id] => 8417690 [warning_count] => 0 ) [nameQuote:protected] => ` [nullDate:protected] => 0000-00-00 00:00:00 [_database:JDatabaseDriver:private] => candelav_joom624 [count:protected] => 143 [cursor:protected] => [debug:protected] => [limit:protected] => 0 [log:protected] => Array ( ) [timings:protected] => Array ( ) [callStacks:protected] => Array ( ) [offset:protected] => 0 [options:protected] => Array ( [driver] => mysqli [host] => localhost [user] => candelav_joom624 [password] => yZU?(Dzm)[,W [database] => candelav_joom624 [prefix] => candv_ [select] => 1 [port] => 3306 [socket] => ) [sql:protected] => SELECT * FROM #__k2_tags WHERE name = 'consejosparalasfamilias' [tablePrefix:protected] => candv_ [utf:protected] => 1 [utf8mb4:protected] => 1 [errorNum:protected] => 0 [errorMsg:protected] => [transactionDepth:protected] => 0 [disconnectHandlers:protected] => Array ( ) ) [_trackAssets:protected] => [_rules:protected] => [_locked:protected] => [_autoincrement:protected] => 1 [_observers:protected] => JObserverUpdater Object ( [observers:protected] => Array ( ) [doCallObservers:protected] => 1 ) [_columnAlias:protected] => Array ( ) [_jsonEncode:protected] => Array ( ) [_errors:protected] => Array ( ) [link] => /vida-sana/consejos-para-la-familia.html ) [link] => /vida-sana/consejos-para-la-familia/hacer-un-bingo-en-casa.html [printLink] => /vida-sana/consejos-para-la-familia/hacer-un-bingo-en-casa.html?print=1&tmpl=component [imageXSmall] => /media/k2/items/cache/a67e9d105d87a83c2081372f8c241cc4_XS.jpg [imageSmall] => /media/k2/items/cache/a67e9d105d87a83c2081372f8c241cc4_S.jpg [imageMedium] => /media/k2/items/cache/a67e9d105d87a83c2081372f8c241cc4_M.jpg [imageLarge] => /media/k2/items/cache/a67e9d105d87a83c2081372f8c241cc4_L.jpg [imageXLarge] => /media/k2/items/cache/a67e9d105d87a83c2081372f8c241cc4_XL.jpg [imageGeneric] => /media/k2/items/cache/a67e9d105d87a83c2081372f8c241cc4_Generic.jpg [cleanTitle] => ¿Cómo hacer un bingo en casa? Consejos de juego y fabricación [numOfComments] => 0 [text] =>

 

Llega el otoño con sus imprevistos días de lluvia y te encuentras que no puedes sacar a los niños al parque o a dar un paseo, pues bien, querida mamá, abuela o tita que hace de canguro (también vale para el género masculino),  eso ya no es ningún problema. Y no lo es porque te vamos a dar una idea para hacer un bingo con materiales muy sencillos. Así, no solo el juego será una diversión sino también la propia confección del juguete.

¿Cómo hacer un juego de bingo artesanal?

Y, ¿qué necesitamos? Muy poco: papel usado que vayas a tirar (vale incluso el de periódico), cola de carpintero mezclada con agua, dos botes distintos de pinturas lavables (las venden en cualquier papelería), unos cuantos cartones, lápices de colores, unos cuantos pinceles, mucha imaginación y congregar a toda la familia en torno al proyecto. Aunque con la revolución de Internet, puedes encontrar en la Web cualquier juego, con esta idea pasarás una tarde divertida a la par que totalmente ecológica, ya que se utilizan, en su mayor parte, material de desecho. También puedes hacerlo, como el de la foto, utilizando tapones de corcho en desuso. 

Primer paso para hacer un bingo en casa

Con papel de periódico ve formando bolitas pequeñas del tamaño, por ejemplo, de un huevo de codorniz. Incluso los niños mayores de tres años pueden realizar la tarea. No hagas muchas; con quince o veinte bastarán.  Una vez estén enrolladas formando un círculo más o menos perfecto, embadúrnalas con la cola mezclada con agua y déjalas que se sequen. Si hay elevada humedad ambiental, puedes ayudarte con un secador de pelo.

 Una vez las bolas estén secas, píntalas totalmente de color blanco o en cualquier otro tono claro que tengas a mano. Déjalas secar con el método explicado arriba. Cuando ya no mojen los dedos, pinta en las bolas los números: del 1 al 15 o hasta el 20, según la cantidad de bolas que hayas fabricado. Mientras se secan, procedemos a realizar los cartones.

Segundo paso para hacer un bingo en casa

Aquí puedes dejar volar tu imaginación, ya que solo se necesitan unas pocas unidades por cada miembro de la familia. Dibuja los números (15 o 20) según las bolas que hayáis realizados siguiendo una combinatoria aleatoria. Como estamos con un juego de sobremesa familiar, no hace falta ser muy escrupuloso con los cartones.  Se puede cambiar las normas del juego de tal manera que el que tenga un cierto número de aciertos, gana esa ronda.

 

Consejos para jugar al bingo en familia

Es conveniente, si se juega con niños, ser flexibles con el juego de tal manera que puedan “ganar” todos. Hay pequeños, y mayores también, que tienen muy mal perder y pueden estropear la diversión, si la suerte no les acompaña. Así que organiza bien las combinatorias con antelación para que sean tan flexibles como para que todos puedan llegar a cantar ¡bingo!, pero no tanto que el juego se acabe demasiado pronto.

Además, el adulto a cargo del juego puede ir estableciendo un turno de “mano inocente” de tal manera que el simple hecho de sacar la bola (que puede estar en cualquier caja, recipiente o bolsa) forme parte del juego.

La actividad, además de ser lúdica puede llegar a ser tremendamente educativa no solo para la fabricación de este particular bombo del bingo sino también porque, con las bolas, puedes repasar o iniciar a los más pequeños en el reconocimiento de los números. Es decir, con este juego casero los niños pueden ir aprendiendo nociones básicas de escritura. Más no se puede pedir a una actividad familiar, así que pasadlo bien y buscad la felicidad.

Por Candela Vizcaíno

[event] => stdClass Object ( [BeforeDisplay] => [AfterDisplay] => [AfterDisplayTitle] => [BeforeDisplayContent] => [AfterDisplayContent] => [K2BeforeDisplay] => [K2AfterDisplay] => [K2AfterDisplayTitle] => [K2BeforeDisplayContent] => [K2AfterDisplayContent] => ) )

stdClass Object
(
    [id] => 154
    [title] => Que pases la Navidad de 2018 realmente en paz
    [alias] => navidad-2018
    [catid] => 57
    [published] => 1
    [introtext] => 

 

Con estos fáciles y sencillos consejos que te dicta mi corazón salvaje

Que no te agobien, que no te estresen, que no te coman ni la cabeza ni la moral, que no te hagan gastar mucho (al día de hoy parece una tarea de titanes casi y que no te obliguen a hacer lo que no quieras hacer. Porque sí, mi amada lectora, mi querido lector, en esto hemos convertido una fiesta religiosa que celebra la vida nueva y la esperanza. ¿Acaso nos hemos olvidado que estamos ante una festividad sagrada y no ante actos sociales profanos? Para muchos los últimos días del mes de Diciembre se convierten en un calvario casi por las obligaciones de todo tipo y por el amontonamiento de recuerdos que nos asaltan (de aquellos que ya no están o por situaciones desagradables vividas en otras navidades). Y, honestamente, creo que los que no gustan de estas fechas tienen muchas y buenas razones. Los preparativos son tantos y se hacen desde tan temprano (finales de Noviembre casi) que no me extraña que sean legión los que se apunten a otro tipo de festividades más sencillas (Halloween por poner un caso). Pero aún estamos a tiempo para amar la Navidad y vivirla realmente. Eso sí, lo mismo tiene que ser a tu manera o de una manera diferente. ¿Te apuntas?

La Navidad en Occidente se ha convertido, sencillamente, en una orgía de consumo y de actos sociales obligados. ¿Te digo de las comidas de empresa con compañeros o clientes peñazos, de las cenas con la familia política y sonrisa impostada, del agobio de los disfraces de los niños para el cole, de los regalos carísimos, de la obligación de consumir…? No, ¿verdad? ¿Para qué? Si ya sabes de esto. Así que, si eres de los que buscan una Navidad realmente en paz, empieza este 2018 a cambiar el chip con estas 5 ideas que, a poco que la lleves a la práctica, verás que son fáciles y te permitirán tener unas fiestas más que dichosas. Serán tanto que vas a empezar a soñar con las Navidades de 2019. Ya me contarás…

1.- No quieras estar en todos sitios y agradar a todos, especialmente si tienes muchos compromisos

La Navidad debe servirnos para estar con los que realmente amamos (de verdad y no porque lo diga un papel o venga impuesto socialmente). No te de apuro decir que no (ya sabes que es el primer paso para la felicidad) a cualquier invitación que realmente no se te apetezca o sencillamente te resulte muy difícil atender. Las horas son las que son y los días son los que son. No podemos estirar más las semanas. Pon en una lista si es necesario hacer esa merienda de última hora o lo que verdaderamente se te apetece es estar en casa remoloneando en el sofá, por poner un caso. Deja espacio para ti y los tuyos. Así podrás vivir esos momentos en plenitud. No tengas la agenda ocupada todos los días.

2.- Intenta no volverte loc@ con las compras

Aprovecha. Recicla. Utiliza cosas de otros años. No todo tiene que ser nuevo y de última moda. En mi caso, que pongo la salita atestada de muñecos típicos, tengo decoración navideña que ha cumplido sus buenos 20 o 30 años. ¿Qué es eso de empezar de cero cada Navidad? Limita los regalos, el importe y la cantidad de juguetes que se dejan a los niños. Las familias deben ponerse de acuerdo y convencer a los pequeños que la carta a Papá Noel no debe ser la lista de la compra del mes. Un tanto de lo mismo debes hacer con las cenas, comidas, meriendas, desayunos, horas del té y brunchs. Si los días de diario, cenas un filete de pollo con ensalada, imagínate cómo debe sentirse tu hígado la madrugada del 25 con medio pavo relleno, un cuarto de besugo con guarnición, turrones, bombones, mantecados, patés  y cinco o seis copas. Hay que disfrutar pero sin exagerar. No lo vamos a pasar mejor por poner la mesa con una tonelada de comida. Debería ser más bien una excusa para charlar, compartir y estar con los seres queridos. No compres al tuntún. Pregúntate si hace falta y regala siempre cosas útiles que hagan ilusión. Venga sí, con los niños esto es muy difícil, pero hay que hacer un esfuerzo también con los más pequeños. Y vale que alguno ha pedido el Iphone 7…

3.- Haz tus propósitos de Año Nuevo con convicción y de manera asumible

Que sí, que ya lo sé que todos queremos empezar estudiando inglés, acudiendo al gimnasio o cambiando radicalmente de forma de vida, pero ¿es lo que realmente queremos? ¿Es lo que vamos a hacer de verdad? ¿Podemos afrontarlo? La Navidad simboliza la nueva vida, el nacimiento de la luz, la esperanza en un mundo mejor. Pregúntate qué es lo que quieres hacer con la mayoría de tus días del próximo 2019 (todos podemos mejorar siempre, que no somos tan perfectos) para hacerlos más felices y más plenos. Y afánate por conseguirlo. Es verdad que luego llegan los problemas y se quedan muchos meses (a veces hasta años) apoltronados en el sofá, pero tenemos que marcarnos unos objetivos que no nos den estrés, que los podamos asumir y que nos llenen de alegría. El mío te lo puedo decir ya: dejar más escritos aquí para que tú los leas. Esa es mi ilusión. Esa es mi meta. Con eso (y la salud de mi familia) ya sería plenamente feliz.

4.- Y sigo con algo importante: mantén un espíritu positivo siempre

Y en Navidad mucho más. Que no te agobien los compromisos (volvemos al punto uno: no tengas empacho en decir que no con educación y cariño). Si no quieres estar con la familia política, con ese cuñado peñazo o con esa prima que le va de las mil maravillas y tú tienes que hacer un millón de malabares para llegar a final de mes siempre, pues no estés. No hace falta que te enfades con nadie. Simplemente limita el contacto. En España ya hay muchas parejas, incluso, que “se separan” por Navidad. ¿Quieres más ideas? No hay ningún problema si todo es convenido y está acordado de antemano. Y si lo hay, es mejor que no ocupes una silla en esa mesa que te va a echar en cara que no te comiste las uvas el año pasado. Piensa dónde va a estar feliz tu corazón y quédate allí. Si no es así, es mejor que no vayas o pases para saludar y poco más. Ten claro hasta donde llega la cortesía y donde está el cariño auténtico.

5.- Si te lo puedes permitir, quítate de en medio y viaja

Cada vez somos más (reconozco que estoy en el grupo) los que aprovechamos las semanas de vacaciones de los niños para viajar o para pasar algunas  noches, al menos, fuera de casa. La oferta y los destinos son múltiples y adaptados a todos los bolsillos. Vale que salir de casa siempre cuesta dinero, pero, a veces, merece la pena. Así tienes solo media Navidad y no tienes más remedio que ser selectivo con todo: con los actos sociales y con el desprendimiento económico a la hora de afrontar los regalos.  

En mi caso tengo muchas esperanzas en esta Navidad 2018. Me asalta la intuición y la ilusión de que va a ser diferente y que va a suponer un antes y un después en mi manera de ver, no solo los eventos de estas fechas, sino también la vida. ¡Que me he aplicado estos consejos a rajatabla! Recuerdo los actos sociales de hace quince años (por ponerte un caso) y hoy, me parecen sencillamente una locura, una forma de encarar estas fechas que mi corazón salvaje ya no me permite. Cada uno tiene su forma, su manera, su modo de disponerse a recibir la luz y la alegría de la nueva vida. Busca la tuya y ve a por la felicidad. Te la mereces y puedes alcanzarla.

Por mi parte, esta es mi mejor manera de desearte una feliz Navidad.

Por Candela Vizcaíno

 

[fulltext] => [video] => [gallery] => [extra_fields] => [] [extra_fields_search] => [created] => 2016-12-16 12:34:26 [created_by] => 953 [created_by_alias] => [checked_out] => 0 [checked_out_time] => 0000-00-00 00:00:00 [modified] => 2019-06-06 17:26:26 [modified_by] => 953 [publish_up] => 2016-12-16 12:34:26 [publish_down] => 0000-00-00 00:00:00 [trash] => 0 [access] => 1 [ordering] => 8 [featured] => 0 [featured_ordering] => 89 [image_caption] => Navidad 2016 [image_credits] => Candela Vizcaíno [video_caption] => [video_credits] => [hits] => 957 [params] => Joomla\Registry\Registry Object ( [data:protected] => stdClass Object ( [enable_css] => 0 [jQueryHandling] => 1.8remote [backendJQueryHandling] => remote [userName] => 1 [userImage] => 1 [userDescription] => 1 [userURL] => 1 [userEmail] => 0 [userFeedLink] => 1 [userFeedIcon] => 1 [userItemCount] => 10 [userItemTitle] => 1 [userItemTitleLinked] => 1 [userItemDateCreated] => 1 [userItemImage] => 1 [userItemIntroText] => 1 [userItemCategory] => 1 [userItemTags] => 1 [userItemCommentsAnchor] => 1 [userItemReadMore] => 1 [userItemK2Plugins] => 1 [tagItemCount] => 10 [tagItemTitle] => 1 [tagItemTitleLinked] => 1 [tagItemDateCreated] => 1 [tagItemImage] => 1 [tagItemIntroText] => 1 [tagItemCategory] => 1 [tagItemReadMore] => 1 [tagItemExtraFields] => 0 [tagOrdering] => [tagFeedLink] => 1 [tagFeedIcon] => 1 [genericItemCount] => 10 [genericItemTitle] => 1 [genericItemTitleLinked] => 1 [genericItemDateCreated] => 1 [genericItemImage] => 1 [genericItemIntroText] => 1 [genericItemCategory] => 1 [genericItemReadMore] => 1 [genericItemExtraFields] => 0 [genericFeedLink] => 1 [genericFeedIcon] => 1 [feedLimit] => 10 [feedItemImage] => 1 [feedImgSize] => S [feedItemIntroText] => 1 [feedTextWordLimit] => [feedItemFullText] => 1 [feedItemTags] => 0 [feedItemVideo] => 0 [feedItemGallery] => 0 [feedItemAttachments] => 0 [feedBogusEmail] => [introTextCleanup] => 0 [introTextCleanupExcludeTags] => [introTextCleanupTagAttr] => [fullTextCleanup] => 0 [fullTextCleanupExcludeTags] => [fullTextCleanupTagAttr] => [xssFiltering] => 0 [linkPopupWidth] => 900 [linkPopupHeight] => 600 [imagesQuality] => 95 [itemImageXS] => 100 [itemImageS] => 200 [itemImageM] => 600 [itemImageL] => 800 [itemImageXL] => 1200 [itemImageGeneric] => 300 [catImageWidth] => 1200 [catImageDefault] => 1 [userImageWidth] => 100 [userImageDefault] => 1 [commenterImgWidth] => 48 [onlineImageEditor] => splashup [imageTimestamp] => 0 [imageMemoryLimit] => [socialButtonCode] => [twitterUsername] => [facebookImage] => Medium [comments] => 1 [commentsOrdering] => DESC [commentsLimit] => 10 [commentsFormPosition] => below [commentsPublishing] => 1 [commentsReporting] => 2 [commentsReportRecipient] => [inlineCommentsModeration] => 0 [gravatar] => 1 [antispam] => 0 [recaptchaForRegistered] => 1 [akismetForRegistered] => 1 [commentsFormNotes] => 1 [commentsFormNotesText] => [frontendEditing] => 1 [showImageTab] => 1 [showImageGalleryTab] => 1 [showVideoTab] => 1 [showExtraFieldsTab] => 1 [showAttachmentsTab] => 1 [showK2Plugins] => 1 [sideBarDisplayFrontend] => 0 [mergeEditors] => 1 [sideBarDisplay] => 1 [attachmentsFolder] => [hideImportButton] => 1 [googleSearch] => 0 [googleSearchContainer] => k2GoogleSearchContainer [K2UserProfile] => 0 [redirect] => 113 [adminSearch] => simple [cookieDomain] => [taggingSystem] => 1 [lockTags] => 0 [showTagFilter] => 0 [k2TagNorm] => 0 [k2TagNormCase] => lower [k2TagNormAdditionalReplacements] => [recaptcha_public_key] => [recaptcha_private_key] => [recaptcha_theme] => clean [recaptchaOnRegistration] => 0 [akismetApiKey] => [stopForumSpam] => 0 [stopForumSpamApiKey] => [showItemsCounterAdmin] => 1 [showChildCatItems] => 1 [disableCompactOrdering] => 0 [metaDescLimit] => 150 [enforceSEFReplacements] => 0 [SEFReplacements] => À|A, Á|A, Â|A, Ã|A, Ä|A, Å|A, à|a, á|a, â|a, ã|a, ä|a, å|a, Ā|A, ā|a, Ă|A, ă|a, Ą|A, ą|a, Ç|C, ç|c, Ć|C, ć|c, Ĉ|C, ĉ|c, Ċ|C, ċ|c, Č|C, č|c, Ð|D, ð|d, Ď|D, ď|d, Đ|D, đ|d, È|E, É|E, Ê|E, Ë|E, è|e, é|e, ê|e, ë|e, Ē|E, ē|e, Ĕ|E, ĕ|e, Ė|E, ė|e, Ę|E, ę|e, Ě|E, ě|e, Ĝ|G, ĝ|g, Ğ|G, ğ|g, Ġ|G, ġ|g, Ģ|G, ģ|g, Ĥ|H, ĥ|h, Ħ|H, ħ|h, Ì|I, Í|I, Î|I, Ï|I, ì|i, í|i, î|i, ï|i, Ĩ|I, ĩ|i, Ī|I, ī|i, Ĭ|I, ĭ|i, Į|I, į|i, İ|I, ı|i, Ĵ|J, ĵ|j, Ķ|K, ķ|k, ĸ|k, Ĺ|L, ĺ|l, Ļ|L, ļ|l, Ľ|L, ľ|l, Ŀ|L, ŀ|l, Ł|L, ł|l, Ñ|N, ñ|n, Ń|N, ń|n, Ņ|N, ņ|n, Ň|N, ň|n, ʼn|n, Ŋ|N, ŋ|n, Ò|O, Ó|O, Ô|O, Õ|O, Ö|O, Ø|O, ò|o, ó|o, ô|o, õ|o, ö|o, ø|o, Ō|O, ō|o, Ŏ|O, ŏ|o, Ő|O, ő|o, Ŕ|R, ŕ|r, Ŗ|R, ŗ|r, Ř|R, ř|r, Ś|S, ś|s, Ŝ|S, ŝ|s, Ş|S, ş|s, Š|S, š|s, ſ|s, Ţ|T, ţ|t, Ť|T, ť|t, Ŧ|T, ŧ|t, Ù|U, Ú|U, Û|U, Ü|U, ù|u, ú|u, û|u, ü|u, Ũ|U, ũ|u, Ū|U, ū|u, Ŭ|U, ŭ|u, Ů|U, ů|u, Ű|U, ű|u, Ų|U, ų|u, Ŵ|W, ŵ|w, Ý|Y, ý|y, ÿ|y, Ŷ|Y, ŷ|y, Ÿ|Y, Ź|Z, ź|z, Ż|Z, ż|z, Ž|Z, ž|z, α|a, β|b, γ|g, δ|d, ε|e, ζ|z, η|h, θ|th, ι|i, κ|k, λ|l, μ|m, ν|n, ξ|x, ο|o, π|p, ρ|r, σ|s, τ|t, υ|y, φ|f, χ|ch, ψ|ps, ω|w, Α|A, Β|B, Γ|G, Δ|D, Ε|E, Ζ|Z, Η|H, Θ|Th, Ι|I, Κ|K, Λ|L, Μ|M, Ξ|X, Ο|O, Π|P, Ρ|R, Σ|S, Τ|T, Υ|Y, Φ|F, Χ|Ch, Ψ|Ps, Ω|W, ά|a, έ|e, ή|h, ί|i, ό|o, ύ|y, ώ|w, Ά|A, Έ|E, Ή|H, Ί|I, Ό|O, Ύ|Y, Ώ|W, ϊ|i, ΐ|i, ϋ|y, ς|s, А|A, Ӑ|A, Ӓ|A, Ә|E, Ӛ|E, Ӕ|E, Б|B, В|V, Г|G, Ґ|G, Ѓ|G, Ғ|G, Ӷ|G, y|Y, Д|D, Е|E, Ѐ|E, Ё|YO, Ӗ|E, Ҽ|E, Ҿ|E, Є|YE, Ж|ZH, Ӂ|DZH, Җ|ZH, Ӝ|DZH, З|Z, Ҙ|Z, Ӟ|DZ, Ӡ|DZ, Ѕ|DZ, И|I, Ѝ|I, Ӥ|I, Ӣ|I, І|I, Ї|JI, Ӏ|I, Й|Y, Ҋ|Y, Ј|J, К|K, Қ|Q, Ҟ|Q, Ҡ|K, Ӄ|Q, Ҝ|K, Л|L, Ӆ|L, Љ|L, М|M, Ӎ|M, Н|N, Ӊ|N, Ң|N, Ӈ|N, Ҥ|N, Њ|N, О|O, Ӧ|O, Ө|O, Ӫ|O, Ҩ|O, П|P, Ҧ|PF, Р|P, Ҏ|P, С|S, Ҫ|S, Т|T, Ҭ|TH, Ћ|T, Ќ|K, У|U, Ў|U, Ӳ|U, Ӱ|U, Ӯ|U, Ү|U, Ұ|U, Ф|F, Х|H, Ҳ|H, Һ|H, Ц|TS, Ҵ|TS, Ч|CH, Ӵ|CH, Ҷ|CH, Ӌ|CH, Ҹ|CH, Џ|DZ, Ш|SH, Щ|SHT, Ъ|A, Ы|Y, Ӹ|Y, Ь|Y, Ҍ|Y, Э|E, Ӭ|E, Ю|YU, Я|YA, а|a, ӑ|a, ӓ|a, ә|e, ӛ|e, ӕ|e, б|b, в|v, г|g, ґ|g, ѓ|g, ғ|g, ӷ|g, y|y, д|d, е|e, ѐ|e, ё|yo, ӗ|e, ҽ|e, ҿ|e, є|ye, ж|zh, ӂ|dzh, җ|zh, ӝ|dzh, з|z, ҙ|z, ӟ|dz, ӡ|dz, ѕ|dz, и|i, ѝ|i, ӥ|i, ӣ|i, і|i, ї|ji, Ӏ|i, й|y, ҋ|y, ј|j, к|k, қ|q, ҟ|q, ҡ|k, ӄ|q, ҝ|k, л|l, ӆ|l, љ|l, м|m, ӎ|m, н|n, ӊ|n, ң|n, ӈ|n, ҥ|n, њ|n, о|o, ӧ|o, ө|o, ӫ|o, ҩ|o, п|p, ҧ|pf, р|p, ҏ|p, с|s, ҫ|s, т|t, ҭ|th, ћ|t, ќ|k, у|u, ў|u, ӳ|u, ӱ|u, ӯ|u, ү|u, ұ|u, ф|f, х|h, ҳ|h, һ|h, ц|ts, ҵ|ts, ч|ch, ӵ|ch, ҷ|ch, ӌ|ch, ҹ|ch, џ|dz, ш|sh, щ|sht, ъ|a, ы|y, ӹ|y, ь|y, ҍ|y, э|e, ӭ|e, ю|yu, я|ya [k2Sef] => 0 [k2SefLabelCat] => contenido [k2SefLabelTag] => etiqueta [k2SefLabelUser] => autor [k2SefLabelSearch] => buscar [k2SefLabelDate] => fecha [k2SefLabelItem] => 0 [k2SefLabelItemCustomPrefix] => [k2SefInsertItemId] => 1 [k2SefItemIdTitleAliasSep] => dash [k2SefUseItemTitleAlias] => 1 [k2SefInsertCatId] => 1 [k2SefCatIdTitleAliasSep] => dash [k2SefUseCatTitleAlias] => 1 [sh404SefLabelCat] => [sh404SefLabelUser] => autor [sh404SefLabelItem] => 2 [sh404SefTitleAlias] => alias [sh404SefModK2ContentFeedAlias] => rss [sh404SefInsertItemId] => 0 [sh404SefInsertUniqueItemId] => 0 [cbIntegration] => 0 [show_page_heading] => [categories] => Array ( [0] => 37 ) [menu_text] => 1 [secure] => 0 [page_title] => Vida sana [page_description] => [page_rights] => [robots] => [vfolder] => [afolder] => [vwidth] => [vheight] => [autoplay] => [galleries_rootfolder] => [enabledownload] => [inheritFrom] => 0 [num_leading_items] => 0 [num_leading_columns] => 1 [leadingImgSize] => Large [num_primary_items] => 10 [num_primary_columns] => 1 [primaryImgSize] => Medium [num_secondary_items] => 0 [num_secondary_columns] => 1 [secondaryImgSize] => Small [num_links] => 0 [num_links_columns] => 1 [linksImgSize] => XSmall [catCatalogMode] => 0 [catFeaturedItems] => 1 [catOrdering] => rdate [catPagination] => 2 [catPaginationResults] => 0 [catTitle] => 1 [catTitleItemCounter] => 0 [catDescription] => 1 [catImage] => 1 [catFeedLink] => 1 [catFeedIcon] => 1 [subCategories] => 0 [subCatColumns] => 2 [subCatOrdering] => alpha [subCatTitle] => 1 [subCatTitleItemCounter] => 0 [subCatDescription] => 1 [subCatImage] => 1 [catItemTitle] => 1 [catItemTitleLinked] => 1 [catItemFeaturedNotice] => 0 [catItemAuthor] => 1 [catItemDateCreated] => 1 [catItemRating] => 0 [catItemImage] => 1 [catItemIntroText] => 1 [catItemExtraFields] => 0 [catItemHits] => 0 [catItemCategory] => 1 [catItemTags] => 1 [catItemAttachments] => 0 [catItemAttachmentsCounter] => 0 [catItemVideo] => 0 [catItemVideoAutoPlay] => 0 [catItemImageGallery] => 0 [catItemDateModified] => 0 [catItemReadMore] => 1 [catItemCommentsAnchor] => 1 [catItemK2Plugins] => 1 [itemDateCreated] => 1 [itemTitle] => 1 [itemFeaturedNotice] => 0 [itemAuthor] => 1 [itemFontResizer] => 1 [itemPrintButton] => 1 [itemEmailButton] => 1 [itemSocialButton] => 1 [itemVideoAnchor] => 1 [itemImageGalleryAnchor] => 1 [itemCommentsAnchor] => 1 [itemRating] => 1 [itemImage] => 1 [itemImgSize] => Large [itemImageMainCaption] => 1 [itemImageMainCredits] => 1 [itemIntroText] => 1 [itemFullText] => 1 [itemExtraFields] => 1 [itemDateModified] => 0 [itemHits] => 0 [itemCategory] => 1 [itemTags] => 1 [itemAttachments] => 1 [itemAttachmentsCounter] => 1 [itemVideo] => 1 [itemVideoAutoPlay] => 0 [itemVideoCaption] => 1 [itemVideoCredits] => 1 [itemImageGallery] => 1 [itemNavigation] => 1 [itemComments] => 1 [itemTwitterButton] => 0 [itemFacebookButton] => 0 [itemGooglePlusOneButton] => 0 [itemAuthorBlock] => 0 [itemAuthorImage] => 0 [itemAuthorDescription] => 0 [itemAuthorURL] => 0 [itemAuthorEmail] => 0 [itemAuthorLatest] => 0 [itemAuthorLatestLimit] => 5 [itemRelated] => 1 [itemRelatedLimit] => 3 [itemRelatedTitle] => 1 [itemRelatedCategory] => 0 [itemRelatedImageSize] => Small [itemRelatedIntrotext] => 0 [itemRelatedFulltext] => 0 [itemRelatedAuthor] => 0 [itemRelatedMedia] => 1 [itemRelatedImageGallery] => 0 [itemK2Plugins] => 1 [catMetaDesc] => Información y consejos de viajes por España, Europa, Africa, Asia y América. [catMetaKey] => viajes, turismo, vacaciones, viajes por España, viajes Europa, viajes Asia, Viajes Africa, información viajes, qué ver y hacer en... viajes en familia, rutas naturaleza [catMetaAuthor] => Candela Vizcaíno ) [separator] => . ) [metadesc] => Consejos para afrontar la navidad sin apuros de ningún tipo [metadata] => robots= author=Candela Vizcaíno [metakey] => navidad, consejos para pasar la navidad, navidad 2018, navidad 2018 [plugins] => [language] => * [acy_created] => 2016-12-16 13:38:52 [categoryname] => Consejos para la Familia [categoryid] => 57 [categoryalias] => consejos-para-la-familia [categoryparams] => {"inheritFrom":"1","theme":"","num_leading_items":"2","num_leading_columns":"1","leadingImgSize":"Large","num_primary_items":"4","num_primary_columns":"2","primaryImgSize":"Medium","num_secondary_items":"4","num_secondary_columns":"1","secondaryImgSize":"Small","num_links":"4","num_links_columns":"1","linksImgSize":"XSmall","catCatalogMode":"0","catFeaturedItems":"1","catOrdering":"","catPagination":"2","catPaginationResults":"1","catTitle":"1","catTitleItemCounter":"1","catDescription":"1","catImage":"1","catFeedLink":"1","catFeedIcon":"1","subCategories":"1","subCatColumns":"2","subCatOrdering":"","subCatTitle":"1","subCatTitleItemCounter":"1","subCatDescription":"1","subCatImage":"1","itemImageXS":"","itemImageS":"","itemImageM":"","itemImageL":"","itemImageXL":"","catItemTitle":"1","catItemTitleLinked":"1","catItemFeaturedNotice":"0","catItemAuthor":"1","catItemDateCreated":"1","catItemRating":"0","catItemImage":"1","catItemIntroText":"1","catItemIntroTextWordLimit":"","catItemExtraFields":"0","catItemHits":"0","catItemCategory":"1","catItemTags":"1","catItemAttachments":"0","catItemAttachmentsCounter":"0","catItemVideo":"0","catItemVideoWidth":"","catItemVideoHeight":"","catItemAudioWidth":"","catItemAudioHeight":"","catItemVideoAutoPlay":"0","catItemImageGallery":"0","catItemDateModified":"0","catItemReadMore":"1","catItemCommentsAnchor":"1","catItemK2Plugins":"1","itemDateCreated":"1","itemTitle":"1","itemFeaturedNotice":"1","itemAuthor":"1","itemFontResizer":"1","itemPrintButton":"1","itemEmailButton":"1","itemSocialButton":"1","itemVideoAnchor":"1","itemImageGalleryAnchor":"1","itemCommentsAnchor":"1","itemRating":"1","itemImage":"1","itemImgSize":"Large","itemImageMainCaption":"1","itemImageMainCredits":"1","itemIntroText":"1","itemFullText":"1","itemExtraFields":"1","itemDateModified":"1","itemHits":"1","itemCategory":"1","itemTags":"1","itemAttachments":"1","itemAttachmentsCounter":"1","itemVideo":"1","itemVideoWidth":"","itemVideoHeight":"","itemAudioWidth":"","itemAudioHeight":"","itemVideoAutoPlay":"0","itemVideoCaption":"1","itemVideoCredits":"1","itemImageGallery":"1","itemNavigation":"1","itemComments":"1","itemTwitterButton":"1","itemFacebookButton":"1","itemGooglePlusOneButton":"1","itemAuthorBlock":"1","itemAuthorImage":"1","itemAuthorDescription":"1","itemAuthorURL":"1","itemAuthorEmail":"0","itemAuthorLatest":"1","itemAuthorLatestLimit":"5","itemRelated":"1","itemRelatedLimit":"5","itemRelatedTitle":"1","itemRelatedCategory":"0","itemRelatedImageSize":"0","itemRelatedIntrotext":"0","itemRelatedFulltext":"0","itemRelatedAuthor":"0","itemRelatedMedia":"0","itemRelatedImageGallery":"0","itemK2Plugins":"1","catMetaDesc":"","catMetaKey":"","catMetaRobots":"","catMetaAuthor":""} [itemGroup] => leading [category] => TableK2Category Object ( [id] => 57 [name] => Consejos para la Familia [alias] => consejos-para-la-familia [description] => [parent] => 37 [extraFieldsGroup] => 0 [published] => 1 [image] => [access] => 1 [ordering] => 4 [params] => {"inheritFrom":"1","theme":"","num_leading_items":"2","num_leading_columns":"1","leadingImgSize":"Large","num_primary_items":"4","num_primary_columns":"2","primaryImgSize":"Medium","num_secondary_items":"4","num_secondary_columns":"1","secondaryImgSize":"Small","num_links":"4","num_links_columns":"1","linksImgSize":"XSmall","catCatalogMode":"0","catFeaturedItems":"1","catOrdering":"","catPagination":"2","catPaginationResults":"1","catTitle":"1","catTitleItemCounter":"1","catDescription":"1","catImage":"1","catFeedLink":"1","catFeedIcon":"1","subCategories":"1","subCatColumns":"2","subCatOrdering":"","subCatTitle":"1","subCatTitleItemCounter":"1","subCatDescription":"1","subCatImage":"1","itemImageXS":"","itemImageS":"","itemImageM":"","itemImageL":"","itemImageXL":"","catItemTitle":"1","catItemTitleLinked":"1","catItemFeaturedNotice":"0","catItemAuthor":"1","catItemDateCreated":"1","catItemRating":"0","catItemImage":"1","catItemIntroText":"1","catItemIntroTextWordLimit":"","catItemExtraFields":"0","catItemHits":"0","catItemCategory":"1","catItemTags":"1","catItemAttachments":"0","catItemAttachmentsCounter":"0","catItemVideo":"0","catItemVideoWidth":"","catItemVideoHeight":"","catItemAudioWidth":"","catItemAudioHeight":"","catItemVideoAutoPlay":"0","catItemImageGallery":"0","catItemDateModified":"0","catItemReadMore":"1","catItemCommentsAnchor":"1","catItemK2Plugins":"1","itemDateCreated":"1","itemTitle":"1","itemFeaturedNotice":"1","itemAuthor":"1","itemFontResizer":"1","itemPrintButton":"1","itemEmailButton":"1","itemSocialButton":"1","itemVideoAnchor":"1","itemImageGalleryAnchor":"1","itemCommentsAnchor":"1","itemRating":"1","itemImage":"1","itemImgSize":"Large","itemImageMainCaption":"1","itemImageMainCredits":"1","itemIntroText":"1","itemFullText":"1","itemExtraFields":"1","itemDateModified":"1","itemHits":"1","itemCategory":"1","itemTags":"1","itemAttachments":"1","itemAttachmentsCounter":"1","itemVideo":"1","itemVideoWidth":"","itemVideoHeight":"","itemAudioWidth":"","itemAudioHeight":"","itemVideoAutoPlay":"0","itemVideoCaption":"1","itemVideoCredits":"1","itemImageGallery":"1","itemNavigation":"1","itemComments":"1","itemTwitterButton":"1","itemFacebookButton":"1","itemGooglePlusOneButton":"1","itemAuthorBlock":"1","itemAuthorImage":"1","itemAuthorDescription":"1","itemAuthorURL":"1","itemAuthorEmail":"0","itemAuthorLatest":"1","itemAuthorLatestLimit":"5","itemRelated":"1","itemRelatedLimit":"5","itemRelatedTitle":"1","itemRelatedCategory":"0","itemRelatedImageSize":"0","itemRelatedIntrotext":"0","itemRelatedFulltext":"0","itemRelatedAuthor":"0","itemRelatedMedia":"0","itemRelatedImageGallery":"0","itemK2Plugins":"1","catMetaDesc":"","catMetaKey":"","catMetaRobots":"","catMetaAuthor":""} [trash] => 0 [plugins] => [language] => * [_tbl:protected] => #__k2_categories [_tbl_key:protected] => id [_tbl_keys:protected] => Array ( [0] => id ) [_db:protected] => JDatabaseDriverMysqli Object ( [name] => mysqli [serverType] => mysql [connection:protected] => mysqli Object ( [affected_rows] => -1 [client_info] => mysqlnd 5.0.12-dev - 20150407 - $Id: 7cc7cc96e675f6d72e5cf0f267f48e167c2abb23 $ [client_version] => 50012 [connect_errno] => 0 [connect_error] => [errno] => 0 [error] => [error_list] => Array ( ) [field_count] => 3 [host_info] => Localhost via UNIX socket [info] => [insert_id] => 0 [server_info] => 5.6.40-84.0-log [server_version] => 50640 [stat] => Uptime: 937896 Threads: 7 Questions: 1192961963 Slow queries: 55117 Opens: 11668308 Flush tables: 1 Open tables: 2048 Queries per second avg: 1271.955 [sqlstate] => 00000 [protocol_version] => 10 [thread_id] => 8417690 [warning_count] => 0 ) [nameQuote:protected] => ` [nullDate:protected] => 0000-00-00 00:00:00 [_database:JDatabaseDriver:private] => candelav_joom624 [count:protected] => 143 [cursor:protected] => [debug:protected] => [limit:protected] => 0 [log:protected] => Array ( ) [timings:protected] => Array ( ) [callStacks:protected] => Array ( ) [offset:protected] => 0 [options:protected] => Array ( [driver] => mysqli [host] => localhost [user] => candelav_joom624 [password] => yZU?(Dzm)[,W [database] => candelav_joom624 [prefix] => candv_ [select] => 1 [port] => 3306 [socket] => ) [sql:protected] => SELECT * FROM #__k2_tags WHERE name = 'consejosparalasfamilias' [tablePrefix:protected] => candv_ [utf:protected] => 1 [utf8mb4:protected] => 1 [errorNum:protected] => 0 [errorMsg:protected] => [transactionDepth:protected] => 0 [disconnectHandlers:protected] => Array ( ) ) [_trackAssets:protected] => [_rules:protected] => [_locked:protected] => [_autoincrement:protected] => 1 [_observers:protected] => JObserverUpdater Object ( [observers:protected] => Array ( ) [doCallObservers:protected] => 1 ) [_columnAlias:protected] => Array ( ) [_jsonEncode:protected] => Array ( ) [_errors:protected] => Array ( ) [link] => /vida-sana/consejos-para-la-familia.html ) [link] => /vida-sana/consejos-para-la-familia/navidad-2016.html [printLink] => /vida-sana/consejos-para-la-familia/navidad-2016.html?print=1&tmpl=component [imageXSmall] => /media/k2/items/cache/b6d7090a321aeca0f529ab265a288b1b_XS.jpg [imageSmall] => /media/k2/items/cache/b6d7090a321aeca0f529ab265a288b1b_S.jpg [imageMedium] => /media/k2/items/cache/b6d7090a321aeca0f529ab265a288b1b_M.jpg [imageLarge] => /media/k2/items/cache/b6d7090a321aeca0f529ab265a288b1b_L.jpg [imageXLarge] => /media/k2/items/cache/b6d7090a321aeca0f529ab265a288b1b_XL.jpg [imageGeneric] => /media/k2/items/cache/b6d7090a321aeca0f529ab265a288b1b_Generic.jpg [cleanTitle] => Que pases la Navidad de 2018 realmente en paz [numOfComments] => 0 [text] =>

 

Con estos fáciles y sencillos consejos que te dicta mi corazón salvaje

Que no te agobien, que no te estresen, que no te coman ni la cabeza ni la moral, que no te hagan gastar mucho (al día de hoy parece una tarea de titanes casi y que no te obliguen a hacer lo que no quieras hacer. Porque sí, mi amada lectora, mi querido lector, en esto hemos convertido una fiesta religiosa que celebra la vida nueva y la esperanza. ¿Acaso nos hemos olvidado que estamos ante una festividad sagrada y no ante actos sociales profanos? Para muchos los últimos días del mes de Diciembre se convierten en un calvario casi por las obligaciones de todo tipo y por el amontonamiento de recuerdos que nos asaltan (de aquellos que ya no están o por situaciones desagradables vividas en otras navidades). Y, honestamente, creo que los que no gustan de estas fechas tienen muchas y buenas razones. Los preparativos son tantos y se hacen desde tan temprano (finales de Noviembre casi) que no me extraña que sean legión los que se apunten a otro tipo de festividades más sencillas (Halloween por poner un caso). Pero aún estamos a tiempo para amar la Navidad y vivirla realmente. Eso sí, lo mismo tiene que ser a tu manera o de una manera diferente. ¿Te apuntas?

La Navidad en Occidente se ha convertido, sencillamente, en una orgía de consumo y de actos sociales obligados. ¿Te digo de las comidas de empresa con compañeros o clientes peñazos, de las cenas con la familia política y sonrisa impostada, del agobio de los disfraces de los niños para el cole, de los regalos carísimos, de la obligación de consumir…? No, ¿verdad? ¿Para qué? Si ya sabes de esto. Así que, si eres de los que buscan una Navidad realmente en paz, empieza este 2018 a cambiar el chip con estas 5 ideas que, a poco que la lleves a la práctica, verás que son fáciles y te permitirán tener unas fiestas más que dichosas. Serán tanto que vas a empezar a soñar con las Navidades de 2019. Ya me contarás…

1.- No quieras estar en todos sitios y agradar a todos, especialmente si tienes muchos compromisos

La Navidad debe servirnos para estar con los que realmente amamos (de verdad y no porque lo diga un papel o venga impuesto socialmente). No te de apuro decir que no (ya sabes que es el primer paso para la felicidad) a cualquier invitación que realmente no se te apetezca o sencillamente te resulte muy difícil atender. Las horas son las que son y los días son los que son. No podemos estirar más las semanas. Pon en una lista si es necesario hacer esa merienda de última hora o lo que verdaderamente se te apetece es estar en casa remoloneando en el sofá, por poner un caso. Deja espacio para ti y los tuyos. Así podrás vivir esos momentos en plenitud. No tengas la agenda ocupada todos los días.

2.- Intenta no volverte loc@ con las compras

Aprovecha. Recicla. Utiliza cosas de otros años. No todo tiene que ser nuevo y de última moda. En mi caso, que pongo la salita atestada de muñecos típicos, tengo decoración navideña que ha cumplido sus buenos 20 o 30 años. ¿Qué es eso de empezar de cero cada Navidad? Limita los regalos, el importe y la cantidad de juguetes que se dejan a los niños. Las familias deben ponerse de acuerdo y convencer a los pequeños que la carta a Papá Noel no debe ser la lista de la compra del mes. Un tanto de lo mismo debes hacer con las cenas, comidas, meriendas, desayunos, horas del té y brunchs. Si los días de diario, cenas un filete de pollo con ensalada, imagínate cómo debe sentirse tu hígado la madrugada del 25 con medio pavo relleno, un cuarto de besugo con guarnición, turrones, bombones, mantecados, patés  y cinco o seis copas. Hay que disfrutar pero sin exagerar. No lo vamos a pasar mejor por poner la mesa con una tonelada de comida. Debería ser más bien una excusa para charlar, compartir y estar con los seres queridos. No compres al tuntún. Pregúntate si hace falta y regala siempre cosas útiles que hagan ilusión. Venga sí, con los niños esto es muy difícil, pero hay que hacer un esfuerzo también con los más pequeños. Y vale que alguno ha pedido el Iphone 7…

3.- Haz tus propósitos de Año Nuevo con convicción y de manera asumible

Que sí, que ya lo sé que todos queremos empezar estudiando inglés, acudiendo al gimnasio o cambiando radicalmente de forma de vida, pero ¿es lo que realmente queremos? ¿Es lo que vamos a hacer de verdad? ¿Podemos afrontarlo? La Navidad simboliza la nueva vida, el nacimiento de la luz, la esperanza en un mundo mejor. Pregúntate qué es lo que quieres hacer con la mayoría de tus días del próximo 2019 (todos podemos mejorar siempre, que no somos tan perfectos) para hacerlos más felices y más plenos. Y afánate por conseguirlo. Es verdad que luego llegan los problemas y se quedan muchos meses (a veces hasta años) apoltronados en el sofá, pero tenemos que marcarnos unos objetivos que no nos den estrés, que los podamos asumir y que nos llenen de alegría. El mío te lo puedo decir ya: dejar más escritos aquí para que tú los leas. Esa es mi ilusión. Esa es mi meta. Con eso (y la salud de mi familia) ya sería plenamente feliz.

4.- Y sigo con algo importante: mantén un espíritu positivo siempre

Y en Navidad mucho más. Que no te agobien los compromisos (volvemos al punto uno: no tengas empacho en decir que no con educación y cariño). Si no quieres estar con la familia política, con ese cuñado peñazo o con esa prima que le va de las mil maravillas y tú tienes que hacer un millón de malabares para llegar a final de mes siempre, pues no estés. No hace falta que te enfades con nadie. Simplemente limita el contacto. En España ya hay muchas parejas, incluso, que “se separan” por Navidad. ¿Quieres más ideas? No hay ningún problema si todo es convenido y está acordado de antemano. Y si lo hay, es mejor que no ocupes una silla en esa mesa que te va a echar en cara que no te comiste las uvas el año pasado. Piensa dónde va a estar feliz tu corazón y quédate allí. Si no es así, es mejor que no vayas o pases para saludar y poco más. Ten claro hasta donde llega la cortesía y donde está el cariño auténtico.

5.- Si te lo puedes permitir, quítate de en medio y viaja

Cada vez somos más (reconozco que estoy en el grupo) los que aprovechamos las semanas de vacaciones de los niños para viajar o para pasar algunas  noches, al menos, fuera de casa. La oferta y los destinos son múltiples y adaptados a todos los bolsillos. Vale que salir de casa siempre cuesta dinero, pero, a veces, merece la pena. Así tienes solo media Navidad y no tienes más remedio que ser selectivo con todo: con los actos sociales y con el desprendimiento económico a la hora de afrontar los regalos.  

En mi caso tengo muchas esperanzas en esta Navidad 2018. Me asalta la intuición y la ilusión de que va a ser diferente y que va a suponer un antes y un después en mi manera de ver, no solo los eventos de estas fechas, sino también la vida. ¡Que me he aplicado estos consejos a rajatabla! Recuerdo los actos sociales de hace quince años (por ponerte un caso) y hoy, me parecen sencillamente una locura, una forma de encarar estas fechas que mi corazón salvaje ya no me permite. Cada uno tiene su forma, su manera, su modo de disponerse a recibir la luz y la alegría de la nueva vida. Busca la tuya y ve a por la felicidad. Te la mereces y puedes alcanzarla.

Por mi parte, esta es mi mejor manera de desearte una feliz Navidad.

Por Candela Vizcaíno

 

[event] => stdClass Object ( [BeforeDisplay] => [AfterDisplay] => [AfterDisplayTitle] => [BeforeDisplayContent] => [AfterDisplayContent] => [K2BeforeDisplay] => [K2AfterDisplay] => [K2AfterDisplayTitle] => [K2BeforeDisplayContent] => [K2AfterDisplayContent] => ) )

stdClass Object
(
    [id] => 149
    [title] => ¿Por qué nos hemos apuntado a la fiesta de Halloween?
    [alias] => halloween
    [catid] => 57
    [published] => 1
    [introtext] => 

 

No es que nos hayamos apuntado a esta fiesta, es que hemos caído rendidos a ella. ¡Y en tan solo una década o poco más! Aquí la gran mayoría me va a decir que esto es una imposición de las costumbres americanas,  que es debido a la publicidad y a las películas de Hollywood y bla, bla, bla… Pero, en verdad, no es así solo o sencillamente o únicamente. El asunto es más complejo y más fascinante a poco que indaguemos algo. Porque Halloween, como fiesta ligada a los disfraces o a la conmemoración “del otro lado”, está rivalizando hasta con el Carnaval en la gran mayoría de las ciudades de Occidente.

Excepto en emplazamientos con raigambre consolidada en estos festejos (se me ocurre Cádiz o Venecia), el día de los espíritus, el que nos presenta aquello invisible y oculto (y a la par cotidiano), está cogiendo una aceptación entre la población de todo tipo que solo se explica si tenemos presentes mitos y símbolos universales. Sí, mi respetado lector, mi querida lectora, Halloween no se está imponiendo en España, por poner un caso, como en el resto de Europa, porque es una moda de Estados Unidos sino porque apela a lo que Jung llamó inconsciente colectivo. Y anota. Ha venido para quedarse. Y me atrevería a decirte que hasta a desbancar otras fiestas. Te guste o no, Halloween está con los tiempos y, a la vez, nos remite a nuestro espíritu arcaico. De aquí su éxito.

Un poco de historia de la fiesta de Halloween

No hace falta ni tener la memoria afinada para poner aquí que el boom de Halloween en España es cosa de antes de ayer. Hasta hace nada la festividad de Todos los Santos no se celebraba (en el término festivo del término) en España. Era y es día no laborable, pero el carácter patrio no es ni era tan dado a burlarse de los muertos y a recordarnos (de paso) que algunos podemos ser zombis a diario (pero eso para otro día).  Por estas tierras se recordaba a los difuntos honrándoles con flores y recuerdos en casa o en el camposanto, pero todo desde el punto de vista íntimo y espiritual. No había fiesta propiamente dicha.  Y aquí radica uno de los éxitos de Halloween. La sociedad hedonista y desmemoriada del siglo XXI no quiere regodearse en el dolor y en la pérdida como nuestros abuelos. Prefiere burlarse. Reírse. Divertirse y emborracharse.

Halloween es de origen celta. España también tiene una línea ancestral de esta tribu (toda la parte Occidental). Se celebraba durante una semana en Noviembre. Con sus ritos específicos, se daba inicio a la parte oscura del año (el otoño y el invierno). Eran estos días los de la transición entre la luz y las sombras, entre las cosechas y los campos parados. Y como días de paso que eran se abrían las puertas de los dos lados: el terrenal y el espiritual.  Estaba, por tanto, permitida la convivencia entre los seres de este mundo con los del otro. Los muertos visitaban a los vivos y estos tenían que tener cuidado de no dejarse ofuscar por el más allá. A la par, los difuntos podían disfrutar de los placeres terrenales. Había que andar precavidos con las brujas que confundían al personal (de uno y otro lado) y con los seres demoníacos. El Samhain, que tal era el nombre de estas celebraciones, era la festividad de los espíritus y, a la par, recordaba a los hombres ese lado oscuro, el que tira hacia la muerte que no tiene por qué ser física. Esto es, mientras se danzaba y se comía, avisaba al común de los mortales de los peligros de permanecer en la zona oscura (allí donde existen los vicios y la corrupción).

Con ese bagaje, los inmigrantes irlandeses desembarcaron en Estados Unidos donde comenzaron a celebrar una fiesta parecida, pero ya vinculada (mezclada o unida)  a la cristiana de Todos los Santos. Comienzan, a la par, las referencias a  Jack-o'-lantern, en esencia un alma condenada a vagar por la tierra porque no la quieren ni en el Cielo (por sus pecados) ni en el Infierno (porque engañó al mismísimo Diablo). Se inician los juegos del “truco o trato”, que recuerdan las artimañas de esta alma en pena con el Demonio. Se ponen de moda los adornos con calabazas (para que nos iluminen en las noches oscuras tanto en el plano psíquico como físico) y los disfraces. Como en el caso del Carnaval, Halloween nos muestra el otro lado (en este caso el de los difuntos), pero con un carácter festivo (a pesar de su punto terrorífico).

En Estados Unidos, Halloween rivaliza con Acción de Gracias y, en las últimas décadas, hasta con los festejos de Navidad, algo comprensible con el aumento de familias problemáticas. Y en España ha comenzado a imponerse y no solo por las clases de inglés de los niños en edad escolar. Ha entrado de lleno en la sociedad, sencillamente, porque, desde el punto de vista inconsciente, nos conecta con ese lado oscuro que nos dice que por aquí estamos de paso, que todo es provisional y que lo mismo deberíamos divertirnos un poco más. Y ya sabemos que la sociedad tecnológica del siglo XXI es hedonista por esencia.

Más razones por las que gusta Halloween en España

Podría enumerar muchas más pero con este puñado puede bastar por ahora. Son 8:

  • Porque, a pesar de que tiene sus “normas” (los disfraces, los juegos y poco más) es caótica y aún está por hacer.  Es ecléctica (como todas las fiestas) y flexible (como todo lo nuevo). Puede ser una celebración del nuevo ciclo, una fiesta subida de tono para los jóvenes, algo divertido para los pequeños y una ocasión para decorar la casa para los “trendy”.
  • Reitero: porque se presta a lo lúdico, a la música, al baile, a las discotecas, a la diversión nocturna.
  • Porque, como el Carnaval, invita, por unos días, a romper las reglas, a mostrar el lado salvaje que todos llevamos dentro y que las buenas maneras (afortunadamente) amordaza constantemente.
  • Porque es familiar sin tener que congregar al clan. Puedes salir con los niños a pedir caramelos o a una fiesta temática sin necesidad de sentarte en la mesa con la familia política (un alivio para muchos). Aunque esto parezca una chorrada, es uno de los puntos a su favor. En la era de las redes sociales, las congregaciones con la familia están empezando a ser un problema para buena parte de la sociedad y da algún que otro quebradero de cabeza a más de uno. Halloween lo puedes disfrutar con tu madre, con tus hijos, con los vecinos o con el último novio que te hayas echado y no quieres presentar aún. Es cuestión de poneros una careta.
  • ¿Y qué decimos del postureo? Que estamos en la era de Instagram y los disfraces de Halloween lucen mucho en las redes sociales.
  • Porque es una fiesta barata en todos los aspectos. No hay compromisos de regalos, de una cena formal y el atrezzo se agencia con ropa de desecho. En comparación con Navidad, por poner un caso, puede ser más divertida, lúdica o loca e infinitamente más barata.
  • Porque ha conseguido que nos adentremos en el otro lado (en el de los espíritus, en el de la muerte) con un punto jocoso tremendo.
  • Porque es pagana. No pertenece a ninguna tradición religiosa y, a la par, es políticamente correcta. No es ni cristiana, ni se mofa de ningún credo. Se apela al mundo de los muertos sin dogmatismo y sin el concepto de cielo (gracia) e infierno (lugar de penalidades). No hace referencia al pecado. La muerte existe pero se apela a ella como algo puramente físico. 

Halloween, creo, ha llegado para quedarse por mucho tiempo. No es una moda pasajera. Se irá imponiendo cada vez más a poco que los pequeños que hoy estudian inglés y cultura americana vayan creciendo y rivalizará con otras celebraciones arraigadas en la tradición mediterránea. ¡Al tiempo!

¿Cómo elegir disfraces de Halloween con cierto gusto?

Y termino con el asunto espinoso del atrezzo. Reconozco que no me gustan absolutamente nada esos disfraces de zombis de todo tipo, de carne a medio digerir por los gusanos. Halloween es una festividad que celebra el otro lado, el poder de los diablillos, las bromas de los ángeles oscuros, el peligro de los fantasmas, la perspicacia de las brujas… Se ha unido a Drácula (el no vivo, el no muerto que no podía amar), a los vampiros que no son de este mundo ni del otro, a las calabazas (que crecen en los huertos de Occidente por estas fechas) y a las casas abandonadas…

Se pueden hacer muchos disfraces con los personajes de la tradición gótica sin caer en lo chabacano ni en el mal gusto. Hay que tener especial cuidado con los niños. A ellos les gusta divertirse y no pasar miedo. Es verdad que a mí me gustan los de brujas (por su entronque tradicional con la “investigación” farmacológica), los de vampiresa (por ese punto sexy y, a la vez, salvaje), los de calabacita para los niños pequeños y poco más. Si pudiera dar un consejo (y que me siguieran muchos) pondría un poco de inventiva y me alejaría de la sangre fácil (de los cuchillos, de la carne en descomposición, de asesinos de todas las profesiones…) y haría atrezzo más simbólico.

¿Qué tal los que nos recuerdan los monjes medievales (sin sangre reitero)? ¿O a los druidas de los bosques celtas de donde procede la fiesta? La literatura gótica ha dado también grandes personajes a los que emular en un momento dado (desde los hombres lobos hasta los seres transformados por arte de magia). Y siempre se puede recurrir a la decoración de castillos en noche de tormenta, a la luz de las velas y al atrezzo del Romanticismo que tan bien se presta a ayudarnos a asomarnos hacia el otro lado.

Pues nada, amada lectora, querido lector, que tengas un feliz Halloween si has caído rendido a la celebración o que no te importunen mucho si eres de los que desean continuar la tradición patria.

Por Candela Vizcaíno

[fulltext] => [video] => [gallery] => [extra_fields] => [] [extra_fields_search] => [created] => 2016-10-28 10:31:16 [created_by] => 953 [created_by_alias] => [checked_out] => 0 [checked_out_time] => 0000-00-00 00:00:00 [modified] => 2019-11-15 10:42:25 [modified_by] => 953 [publish_up] => 2016-10-28 10:31:16 [publish_down] => 0000-00-00 00:00:00 [trash] => 0 [access] => 1 [ordering] => 6 [featured] => 0 [featured_ordering] => 64 [image_caption] => Halloween [image_credits] => Wikimedia Commons [video_caption] => [video_credits] => [hits] => 1170 [params] => Joomla\Registry\Registry Object ( [data:protected] => stdClass Object ( [enable_css] => 0 [jQueryHandling] => 1.8remote [backendJQueryHandling] => remote [userName] => 1 [userImage] => 1 [userDescription] => 1 [userURL] => 1 [userEmail] => 0 [userFeedLink] => 1 [userFeedIcon] => 1 [userItemCount] => 10 [userItemTitle] => 1 [userItemTitleLinked] => 1 [userItemDateCreated] => 1 [userItemImage] => 1 [userItemIntroText] => 1 [userItemCategory] => 1 [userItemTags] => 1 [userItemCommentsAnchor] => 1 [userItemReadMore] => 1 [userItemK2Plugins] => 1 [tagItemCount] => 10 [tagItemTitle] => 1 [tagItemTitleLinked] => 1 [tagItemDateCreated] => 1 [tagItemImage] => 1 [tagItemIntroText] => 1 [tagItemCategory] => 1 [tagItemReadMore] => 1 [tagItemExtraFields] => 0 [tagOrdering] => [tagFeedLink] => 1 [tagFeedIcon] => 1 [genericItemCount] => 10 [genericItemTitle] => 1 [genericItemTitleLinked] => 1 [genericItemDateCreated] => 1 [genericItemImage] => 1 [genericItemIntroText] => 1 [genericItemCategory] => 1 [genericItemReadMore] => 1 [genericItemExtraFields] => 0 [genericFeedLink] => 1 [genericFeedIcon] => 1 [feedLimit] => 10 [feedItemImage] => 1 [feedImgSize] => S [feedItemIntroText] => 1 [feedTextWordLimit] => [feedItemFullText] => 1 [feedItemTags] => 0 [feedItemVideo] => 0 [feedItemGallery] => 0 [feedItemAttachments] => 0 [feedBogusEmail] => [introTextCleanup] => 0 [introTextCleanupExcludeTags] => [introTextCleanupTagAttr] => [fullTextCleanup] => 0 [fullTextCleanupExcludeTags] => [fullTextCleanupTagAttr] => [xssFiltering] => 0 [linkPopupWidth] => 900 [linkPopupHeight] => 600 [imagesQuality] => 95 [itemImageXS] => 100 [itemImageS] => 200 [itemImageM] => 600 [itemImageL] => 800 [itemImageXL] => 1200 [itemImageGeneric] => 300 [catImageWidth] => 1200 [catImageDefault] => 1 [userImageWidth] => 100 [userImageDefault] => 1 [commenterImgWidth] => 48 [onlineImageEditor] => splashup [imageTimestamp] => 0 [imageMemoryLimit] => [socialButtonCode] => [twitterUsername] => [facebookImage] => Medium [comments] => 1 [commentsOrdering] => DESC [commentsLimit] => 10 [commentsFormPosition] => below [commentsPublishing] => 1 [commentsReporting] => 2 [commentsReportRecipient] => [inlineCommentsModeration] => 0 [gravatar] => 1 [antispam] => 0 [recaptchaForRegistered] => 1 [akismetForRegistered] => 1 [commentsFormNotes] => 1 [commentsFormNotesText] => [frontendEditing] => 1 [showImageTab] => 1 [showImageGalleryTab] => 1 [showVideoTab] => 1 [showExtraFieldsTab] => 1 [showAttachmentsTab] => 1 [showK2Plugins] => 1 [sideBarDisplayFrontend] => 0 [mergeEditors] => 1 [sideBarDisplay] => 1 [attachmentsFolder] => [hideImportButton] => 1 [googleSearch] => 0 [googleSearchContainer] => k2GoogleSearchContainer [K2UserProfile] => 0 [redirect] => 113 [adminSearch] => simple [cookieDomain] => [taggingSystem] => 1 [lockTags] => 0 [showTagFilter] => 0 [k2TagNorm] => 0 [k2TagNormCase] => lower [k2TagNormAdditionalReplacements] => [recaptcha_public_key] => [recaptcha_private_key] => [recaptcha_theme] => clean [recaptchaOnRegistration] => 0 [akismetApiKey] => [stopForumSpam] => 0 [stopForumSpamApiKey] => [showItemsCounterAdmin] => 1 [showChildCatItems] => 1 [disableCompactOrdering] => 0 [metaDescLimit] => 150 [enforceSEFReplacements] => 0 [SEFReplacements] => À|A, Á|A, Â|A, Ã|A, Ä|A, Å|A, à|a, á|a, â|a, ã|a, ä|a, å|a, Ā|A, ā|a, Ă|A, ă|a, Ą|A, ą|a, Ç|C, ç|c, Ć|C, ć|c, Ĉ|C, ĉ|c, Ċ|C, ċ|c, Č|C, č|c, Ð|D, ð|d, Ď|D, ď|d, Đ|D, đ|d, È|E, É|E, Ê|E, Ë|E, è|e, é|e, ê|e, ë|e, Ē|E, ē|e, Ĕ|E, ĕ|e, Ė|E, ė|e, Ę|E, ę|e, Ě|E, ě|e, Ĝ|G, ĝ|g, Ğ|G, ğ|g, Ġ|G, ġ|g, Ģ|G, ģ|g, Ĥ|H, ĥ|h, Ħ|H, ħ|h, Ì|I, Í|I, Î|I, Ï|I, ì|i, í|i, î|i, ï|i, Ĩ|I, ĩ|i, Ī|I, ī|i, Ĭ|I, ĭ|i, Į|I, į|i, İ|I, ı|i, Ĵ|J, ĵ|j, Ķ|K, ķ|k, ĸ|k, Ĺ|L, ĺ|l, Ļ|L, ļ|l, Ľ|L, ľ|l, Ŀ|L, ŀ|l, Ł|L, ł|l, Ñ|N, ñ|n, Ń|N, ń|n, Ņ|N, ņ|n, Ň|N, ň|n, ʼn|n, Ŋ|N, ŋ|n, Ò|O, Ó|O, Ô|O, Õ|O, Ö|O, Ø|O, ò|o, ó|o, ô|o, õ|o, ö|o, ø|o, Ō|O, ō|o, Ŏ|O, ŏ|o, Ő|O, ő|o, Ŕ|R, ŕ|r, Ŗ|R, ŗ|r, Ř|R, ř|r, Ś|S, ś|s, Ŝ|S, ŝ|s, Ş|S, ş|s, Š|S, š|s, ſ|s, Ţ|T, ţ|t, Ť|T, ť|t, Ŧ|T, ŧ|t, Ù|U, Ú|U, Û|U, Ü|U, ù|u, ú|u, û|u, ü|u, Ũ|U, ũ|u, Ū|U, ū|u, Ŭ|U, ŭ|u, Ů|U, ů|u, Ű|U, ű|u, Ų|U, ų|u, Ŵ|W, ŵ|w, Ý|Y, ý|y, ÿ|y, Ŷ|Y, ŷ|y, Ÿ|Y, Ź|Z, ź|z, Ż|Z, ż|z, Ž|Z, ž|z, α|a, β|b, γ|g, δ|d, ε|e, ζ|z, η|h, θ|th, ι|i, κ|k, λ|l, μ|m, ν|n, ξ|x, ο|o, π|p, ρ|r, σ|s, τ|t, υ|y, φ|f, χ|ch, ψ|ps, ω|w, Α|A, Β|B, Γ|G, Δ|D, Ε|E, Ζ|Z, Η|H, Θ|Th, Ι|I, Κ|K, Λ|L, Μ|M, Ξ|X, Ο|O, Π|P, Ρ|R, Σ|S, Τ|T, Υ|Y, Φ|F, Χ|Ch, Ψ|Ps, Ω|W, ά|a, έ|e, ή|h, ί|i, ό|o, ύ|y, ώ|w, Ά|A, Έ|E, Ή|H, Ί|I, Ό|O, Ύ|Y, Ώ|W, ϊ|i, ΐ|i, ϋ|y, ς|s, А|A, Ӑ|A, Ӓ|A, Ә|E, Ӛ|E, Ӕ|E, Б|B, В|V, Г|G, Ґ|G, Ѓ|G, Ғ|G, Ӷ|G, y|Y, Д|D, Е|E, Ѐ|E, Ё|YO, Ӗ|E, Ҽ|E, Ҿ|E, Є|YE, Ж|ZH, Ӂ|DZH, Җ|ZH, Ӝ|DZH, З|Z, Ҙ|Z, Ӟ|DZ, Ӡ|DZ, Ѕ|DZ, И|I, Ѝ|I, Ӥ|I, Ӣ|I, І|I, Ї|JI, Ӏ|I, Й|Y, Ҋ|Y, Ј|J, К|K, Қ|Q, Ҟ|Q, Ҡ|K, Ӄ|Q, Ҝ|K, Л|L, Ӆ|L, Љ|L, М|M, Ӎ|M, Н|N, Ӊ|N, Ң|N, Ӈ|N, Ҥ|N, Њ|N, О|O, Ӧ|O, Ө|O, Ӫ|O, Ҩ|O, П|P, Ҧ|PF, Р|P, Ҏ|P, С|S, Ҫ|S, Т|T, Ҭ|TH, Ћ|T, Ќ|K, У|U, Ў|U, Ӳ|U, Ӱ|U, Ӯ|U, Ү|U, Ұ|U, Ф|F, Х|H, Ҳ|H, Һ|H, Ц|TS, Ҵ|TS, Ч|CH, Ӵ|CH, Ҷ|CH, Ӌ|CH, Ҹ|CH, Џ|DZ, Ш|SH, Щ|SHT, Ъ|A, Ы|Y, Ӹ|Y, Ь|Y, Ҍ|Y, Э|E, Ӭ|E, Ю|YU, Я|YA, а|a, ӑ|a, ӓ|a, ә|e, ӛ|e, ӕ|e, б|b, в|v, г|g, ґ|g, ѓ|g, ғ|g, ӷ|g, y|y, д|d, е|e, ѐ|e, ё|yo, ӗ|e, ҽ|e, ҿ|e, є|ye, ж|zh, ӂ|dzh, җ|zh, ӝ|dzh, з|z, ҙ|z, ӟ|dz, ӡ|dz, ѕ|dz, и|i, ѝ|i, ӥ|i, ӣ|i, і|i, ї|ji, Ӏ|i, й|y, ҋ|y, ј|j, к|k, қ|q, ҟ|q, ҡ|k, ӄ|q, ҝ|k, л|l, ӆ|l, љ|l, м|m, ӎ|m, н|n, ӊ|n, ң|n, ӈ|n, ҥ|n, њ|n, о|o, ӧ|o, ө|o, ӫ|o, ҩ|o, п|p, ҧ|pf, р|p, ҏ|p, с|s, ҫ|s, т|t, ҭ|th, ћ|t, ќ|k, у|u, ў|u, ӳ|u, ӱ|u, ӯ|u, ү|u, ұ|u, ф|f, х|h, ҳ|h, һ|h, ц|ts, ҵ|ts, ч|ch, ӵ|ch, ҷ|ch, ӌ|ch, ҹ|ch, џ|dz, ш|sh, щ|sht, ъ|a, ы|y, ӹ|y, ь|y, ҍ|y, э|e, ӭ|e, ю|yu, я|ya [k2Sef] => 0 [k2SefLabelCat] => contenido [k2SefLabelTag] => etiqueta [k2SefLabelUser] => autor [k2SefLabelSearch] => buscar [k2SefLabelDate] => fecha [k2SefLabelItem] => 0 [k2SefLabelItemCustomPrefix] => [k2SefInsertItemId] => 1 [k2SefItemIdTitleAliasSep] => dash [k2SefUseItemTitleAlias] => 1 [k2SefInsertCatId] => 1 [k2SefCatIdTitleAliasSep] => dash [k2SefUseCatTitleAlias] => 1 [sh404SefLabelCat] => [sh404SefLabelUser] => autor [sh404SefLabelItem] => 2 [sh404SefTitleAlias] => alias [sh404SefModK2ContentFeedAlias] => rss [sh404SefInsertItemId] => 0 [sh404SefInsertUniqueItemId] => 0 [cbIntegration] => 0 [show_page_heading] => [categories] => Array ( [0] => 37 ) [menu_text] => 1 [secure] => 0 [page_title] => Vida sana [page_description] => [page_rights] => [robots] => [vfolder] => [afolder] => [vwidth] => [vheight] => [autoplay] => [galleries_rootfolder] => [enabledownload] => [inheritFrom] => 0 [num_leading_items] => 0 [num_leading_columns] => 1 [leadingImgSize] => Large [num_primary_items] => 10 [num_primary_columns] => 1 [primaryImgSize] => Medium [num_secondary_items] => 0 [num_secondary_columns] => 1 [secondaryImgSize] => Small [num_links] => 0 [num_links_columns] => 1 [linksImgSize] => XSmall [catCatalogMode] => 0 [catFeaturedItems] => 1 [catOrdering] => rdate [catPagination] => 2 [catPaginationResults] => 0 [catTitle] => 1 [catTitleItemCounter] => 0 [catDescription] => 1 [catImage] => 1 [catFeedLink] => 1 [catFeedIcon] => 1 [subCategories] => 0 [subCatColumns] => 2 [subCatOrdering] => alpha [subCatTitle] => 1 [subCatTitleItemCounter] => 0 [subCatDescription] => 1 [subCatImage] => 1 [catItemTitle] => 1 [catItemTitleLinked] => 1 [catItemFeaturedNotice] => 0 [catItemAuthor] => 1 [catItemDateCreated] => 1 [catItemRating] => 0 [catItemImage] => 1 [catItemIntroText] => 1 [catItemExtraFields] => 0 [catItemHits] => 0 [catItemCategory] => 1 [catItemTags] => 1 [catItemAttachments] => 0 [catItemAttachmentsCounter] => 0 [catItemVideo] => 0 [catItemVideoAutoPlay] => 0 [catItemImageGallery] => 0 [catItemDateModified] => 0 [catItemReadMore] => 1 [catItemCommentsAnchor] => 1 [catItemK2Plugins] => 1 [itemDateCreated] => 1 [itemTitle] => 1 [itemFeaturedNotice] => 0 [itemAuthor] => 1 [itemFontResizer] => 1 [itemPrintButton] => 1 [itemEmailButton] => 1 [itemSocialButton] => 1 [itemVideoAnchor] => 1 [itemImageGalleryAnchor] => 1 [itemCommentsAnchor] => 1 [itemRating] => 1 [itemImage] => 1 [itemImgSize] => Large [itemImageMainCaption] => 1 [itemImageMainCredits] => 1 [itemIntroText] => 1 [itemFullText] => 1 [itemExtraFields] => 1 [itemDateModified] => 0 [itemHits] => 0 [itemCategory] => 1 [itemTags] => 1 [itemAttachments] => 1 [itemAttachmentsCounter] => 1 [itemVideo] => 1 [itemVideoAutoPlay] => 0 [itemVideoCaption] => 1 [itemVideoCredits] => 1 [itemImageGallery] => 1 [itemNavigation] => 1 [itemComments] => 1 [itemTwitterButton] => 0 [itemFacebookButton] => 0 [itemGooglePlusOneButton] => 0 [itemAuthorBlock] => 0 [itemAuthorImage] => 0 [itemAuthorDescription] => 0 [itemAuthorURL] => 0 [itemAuthorEmail] => 0 [itemAuthorLatest] => 0 [itemAuthorLatestLimit] => 5 [itemRelated] => 1 [itemRelatedLimit] => 3 [itemRelatedTitle] => 1 [itemRelatedCategory] => 0 [itemRelatedImageSize] => Small [itemRelatedIntrotext] => 0 [itemRelatedFulltext] => 0 [itemRelatedAuthor] => 0 [itemRelatedMedia] => 1 [itemRelatedImageGallery] => 0 [itemK2Plugins] => 1 [catMetaDesc] => Información y consejos de viajes por España, Europa, Africa, Asia y América. [catMetaKey] => viajes, turismo, vacaciones, viajes por España, viajes Europa, viajes Asia, Viajes Africa, información viajes, qué ver y hacer en... viajes en familia, rutas naturaleza [catMetaAuthor] => Candela Vizcaíno ) [separator] => . ) [metadesc] => Un intento de comprensión del auge popular de la festividad de Halloween. [metadata] => robots= author=Candela Vizcaíno [metakey] => Halloween, [plugins] => [language] => * [acy_created] => 2016-10-28 12:32:41 [categoryname] => Consejos para la Familia [categoryid] => 57 [categoryalias] => consejos-para-la-familia [categoryparams] => {"inheritFrom":"1","theme":"","num_leading_items":"2","num_leading_columns":"1","leadingImgSize":"Large","num_primary_items":"4","num_primary_columns":"2","primaryImgSize":"Medium","num_secondary_items":"4","num_secondary_columns":"1","secondaryImgSize":"Small","num_links":"4","num_links_columns":"1","linksImgSize":"XSmall","catCatalogMode":"0","catFeaturedItems":"1","catOrdering":"","catPagination":"2","catPaginationResults":"1","catTitle":"1","catTitleItemCounter":"1","catDescription":"1","catImage":"1","catFeedLink":"1","catFeedIcon":"1","subCategories":"1","subCatColumns":"2","subCatOrdering":"","subCatTitle":"1","subCatTitleItemCounter":"1","subCatDescription":"1","subCatImage":"1","itemImageXS":"","itemImageS":"","itemImageM":"","itemImageL":"","itemImageXL":"","catItemTitle":"1","catItemTitleLinked":"1","catItemFeaturedNotice":"0","catItemAuthor":"1","catItemDateCreated":"1","catItemRating":"0","catItemImage":"1","catItemIntroText":"1","catItemIntroTextWordLimit":"","catItemExtraFields":"0","catItemHits":"0","catItemCategory":"1","catItemTags":"1","catItemAttachments":"0","catItemAttachmentsCounter":"0","catItemVideo":"0","catItemVideoWidth":"","catItemVideoHeight":"","catItemAudioWidth":"","catItemAudioHeight":"","catItemVideoAutoPlay":"0","catItemImageGallery":"0","catItemDateModified":"0","catItemReadMore":"1","catItemCommentsAnchor":"1","catItemK2Plugins":"1","itemDateCreated":"1","itemTitle":"1","itemFeaturedNotice":"1","itemAuthor":"1","itemFontResizer":"1","itemPrintButton":"1","itemEmailButton":"1","itemSocialButton":"1","itemVideoAnchor":"1","itemImageGalleryAnchor":"1","itemCommentsAnchor":"1","itemRating":"1","itemImage":"1","itemImgSize":"Large","itemImageMainCaption":"1","itemImageMainCredits":"1","itemIntroText":"1","itemFullText":"1","itemExtraFields":"1","itemDateModified":"1","itemHits":"1","itemCategory":"1","itemTags":"1","itemAttachments":"1","itemAttachmentsCounter":"1","itemVideo":"1","itemVideoWidth":"","itemVideoHeight":"","itemAudioWidth":"","itemAudioHeight":"","itemVideoAutoPlay":"0","itemVideoCaption":"1","itemVideoCredits":"1","itemImageGallery":"1","itemNavigation":"1","itemComments":"1","itemTwitterButton":"1","itemFacebookButton":"1","itemGooglePlusOneButton":"1","itemAuthorBlock":"1","itemAuthorImage":"1","itemAuthorDescription":"1","itemAuthorURL":"1","itemAuthorEmail":"0","itemAuthorLatest":"1","itemAuthorLatestLimit":"5","itemRelated":"1","itemRelatedLimit":"5","itemRelatedTitle":"1","itemRelatedCategory":"0","itemRelatedImageSize":"0","itemRelatedIntrotext":"0","itemRelatedFulltext":"0","itemRelatedAuthor":"0","itemRelatedMedia":"0","itemRelatedImageGallery":"0","itemK2Plugins":"1","catMetaDesc":"","catMetaKey":"","catMetaRobots":"","catMetaAuthor":""} [itemGroup] => leading [category] => TableK2Category Object ( [id] => 57 [name] => Consejos para la Familia [alias] => consejos-para-la-familia [description] => [parent] => 37 [extraFieldsGroup] => 0 [published] => 1 [image] => [access] => 1 [ordering] => 4 [params] => {"inheritFrom":"1","theme":"","num_leading_items":"2","num_leading_columns":"1","leadingImgSize":"Large","num_primary_items":"4","num_primary_columns":"2","primaryImgSize":"Medium","num_secondary_items":"4","num_secondary_columns":"1","secondaryImgSize":"Small","num_links":"4","num_links_columns":"1","linksImgSize":"XSmall","catCatalogMode":"0","catFeaturedItems":"1","catOrdering":"","catPagination":"2","catPaginationResults":"1","catTitle":"1","catTitleItemCounter":"1","catDescription":"1","catImage":"1","catFeedLink":"1","catFeedIcon":"1","subCategories":"1","subCatColumns":"2","subCatOrdering":"","subCatTitle":"1","subCatTitleItemCounter":"1","subCatDescription":"1","subCatImage":"1","itemImageXS":"","itemImageS":"","itemImageM":"","itemImageL":"","itemImageXL":"","catItemTitle":"1","catItemTitleLinked":"1","catItemFeaturedNotice":"0","catItemAuthor":"1","catItemDateCreated":"1","catItemRating":"0","catItemImage":"1","catItemIntroText":"1","catItemIntroTextWordLimit":"","catItemExtraFields":"0","catItemHits":"0","catItemCategory":"1","catItemTags":"1","catItemAttachments":"0","catItemAttachmentsCounter":"0","catItemVideo":"0","catItemVideoWidth":"","catItemVideoHeight":"","catItemAudioWidth":"","catItemAudioHeight":"","catItemVideoAutoPlay":"0","catItemImageGallery":"0","catItemDateModified":"0","catItemReadMore":"1","catItemCommentsAnchor":"1","catItemK2Plugins":"1","itemDateCreated":"1","itemTitle":"1","itemFeaturedNotice":"1","itemAuthor":"1","itemFontResizer":"1","itemPrintButton":"1","itemEmailButton":"1","itemSocialButton":"1","itemVideoAnchor":"1","itemImageGalleryAnchor":"1","itemCommentsAnchor":"1","itemRating":"1","itemImage":"1","itemImgSize":"Large","itemImageMainCaption":"1","itemImageMainCredits":"1","itemIntroText":"1","itemFullText":"1","itemExtraFields":"1","itemDateModified":"1","itemHits":"1","itemCategory":"1","itemTags":"1","itemAttachments":"1","itemAttachmentsCounter":"1","itemVideo":"1","itemVideoWidth":"","itemVideoHeight":"","itemAudioWidth":"","itemAudioHeight":"","itemVideoAutoPlay":"0","itemVideoCaption":"1","itemVideoCredits":"1","itemImageGallery":"1","itemNavigation":"1","itemComments":"1","itemTwitterButton":"1","itemFacebookButton":"1","itemGooglePlusOneButton":"1","itemAuthorBlock":"1","itemAuthorImage":"1","itemAuthorDescription":"1","itemAuthorURL":"1","itemAuthorEmail":"0","itemAuthorLatest":"1","itemAuthorLatestLimit":"5","itemRelated":"1","itemRelatedLimit":"5","itemRelatedTitle":"1","itemRelatedCategory":"0","itemRelatedImageSize":"0","itemRelatedIntrotext":"0","itemRelatedFulltext":"0","itemRelatedAuthor":"0","itemRelatedMedia":"0","itemRelatedImageGallery":"0","itemK2Plugins":"1","catMetaDesc":"","catMetaKey":"","catMetaRobots":"","catMetaAuthor":""} [trash] => 0 [plugins] => [language] => * [_tbl:protected] => #__k2_categories [_tbl_key:protected] => id [_tbl_keys:protected] => Array ( [0] => id ) [_db:protected] => JDatabaseDriverMysqli Object ( [name] => mysqli [serverType] => mysql [connection:protected] => mysqli Object ( [affected_rows] => -1 [client_info] => mysqlnd 5.0.12-dev - 20150407 - $Id: 7cc7cc96e675f6d72e5cf0f267f48e167c2abb23 $ [client_version] => 50012 [connect_errno] => 0 [connect_error] => [errno] => 0 [error] => [error_list] => Array ( ) [field_count] => 3 [host_info] => Localhost via UNIX socket [info] => [insert_id] => 0 [server_info] => 5.6.40-84.0-log [server_version] => 50640 [stat] => Uptime: 937896 Threads: 7 Questions: 1192961964 Slow queries: 55117 Opens: 11668308 Flush tables: 1 Open tables: 2048 Queries per second avg: 1271.955 [sqlstate] => 00000 [protocol_version] => 10 [thread_id] => 8417690 [warning_count] => 0 ) [nameQuote:protected] => ` [nullDate:protected] => 0000-00-00 00:00:00 [_database:JDatabaseDriver:private] => candelav_joom624 [count:protected] => 143 [cursor:protected] => [debug:protected] => [limit:protected] => 0 [log:protected] => Array ( ) [timings:protected] => Array ( ) [callStacks:protected] => Array ( ) [offset:protected] => 0 [options:protected] => Array ( [driver] => mysqli [host] => localhost [user] => candelav_joom624 [password] => yZU?(Dzm)[,W [database] => candelav_joom624 [prefix] => candv_ [select] => 1 [port] => 3306 [socket] => ) [sql:protected] => SELECT * FROM #__k2_tags WHERE name = 'consejosparalasfamilias' [tablePrefix:protected] => candv_ [utf:protected] => 1 [utf8mb4:protected] => 1 [errorNum:protected] => 0 [errorMsg:protected] => [transactionDepth:protected] => 0 [disconnectHandlers:protected] => Array ( ) ) [_trackAssets:protected] => [_rules:protected] => [_locked:protected] => [_autoincrement:protected] => 1 [_observers:protected] => JObserverUpdater Object ( [observers:protected] => Array ( ) [doCallObservers:protected] => 1 ) [_columnAlias:protected] => Array ( ) [_jsonEncode:protected] => Array ( ) [_errors:protected] => Array ( ) [link] => /vida-sana/consejos-para-la-familia.html ) [link] => /vida-sana/consejos-para-la-familia/halloween.html [printLink] => /vida-sana/consejos-para-la-familia/halloween.html?print=1&tmpl=component [imageXSmall] => /media/k2/items/cache/725ab2e5536ce3eac0a8dd17d083ff4e_XS.jpg [imageSmall] => /media/k2/items/cache/725ab2e5536ce3eac0a8dd17d083ff4e_S.jpg [imageMedium] => /media/k2/items/cache/725ab2e5536ce3eac0a8dd17d083ff4e_M.jpg [imageLarge] => /media/k2/items/cache/725ab2e5536ce3eac0a8dd17d083ff4e_L.jpg [imageXLarge] => /media/k2/items/cache/725ab2e5536ce3eac0a8dd17d083ff4e_XL.jpg [imageGeneric] => /media/k2/items/cache/725ab2e5536ce3eac0a8dd17d083ff4e_Generic.jpg [cleanTitle] => ¿Por qué nos hemos apuntado a la fiesta de Halloween? [numOfComments] => 0 [text] =>

 

No es que nos hayamos apuntado a esta fiesta, es que hemos caído rendidos a ella. ¡Y en tan solo una década o poco más! Aquí la gran mayoría me va a decir que esto es una imposición de las costumbres americanas,  que es debido a la publicidad y a las películas de Hollywood y bla, bla, bla… Pero, en verdad, no es así solo o sencillamente o únicamente. El asunto es más complejo y más fascinante a poco que indaguemos algo. Porque Halloween, como fiesta ligada a los disfraces o a la conmemoración “del otro lado”, está rivalizando hasta con el Carnaval en la gran mayoría de las ciudades de Occidente.

Excepto en emplazamientos con raigambre consolidada en estos festejos (se me ocurre Cádiz o Venecia), el día de los espíritus, el que nos presenta aquello invisible y oculto (y a la par cotidiano), está cogiendo una aceptación entre la población de todo tipo que solo se explica si tenemos presentes mitos y símbolos universales. Sí, mi respetado lector, mi querida lectora, Halloween no se está imponiendo en España, por poner un caso, como en el resto de Europa, porque es una moda de Estados Unidos sino porque apela a lo que Jung llamó inconsciente colectivo. Y anota. Ha venido para quedarse. Y me atrevería a decirte que hasta a desbancar otras fiestas. Te guste o no, Halloween está con los tiempos y, a la vez, nos remite a nuestro espíritu arcaico. De aquí su éxito.

Un poco de historia de la fiesta de Halloween

No hace falta ni tener la memoria afinada para poner aquí que el boom de Halloween en España es cosa de antes de ayer. Hasta hace nada la festividad de Todos los Santos no se celebraba (en el término festivo del término) en España. Era y es día no laborable, pero el carácter patrio no es ni era tan dado a burlarse de los muertos y a recordarnos (de paso) que algunos podemos ser zombis a diario (pero eso para otro día).  Por estas tierras se recordaba a los difuntos honrándoles con flores y recuerdos en casa o en el camposanto, pero todo desde el punto de vista íntimo y espiritual. No había fiesta propiamente dicha.  Y aquí radica uno de los éxitos de Halloween. La sociedad hedonista y desmemoriada del siglo XXI no quiere regodearse en el dolor y en la pérdida como nuestros abuelos. Prefiere burlarse. Reírse. Divertirse y emborracharse.

Halloween es de origen celta. España también tiene una línea ancestral de esta tribu (toda la parte Occidental). Se celebraba durante una semana en Noviembre. Con sus ritos específicos, se daba inicio a la parte oscura del año (el otoño y el invierno). Eran estos días los de la transición entre la luz y las sombras, entre las cosechas y los campos parados. Y como días de paso que eran se abrían las puertas de los dos lados: el terrenal y el espiritual.  Estaba, por tanto, permitida la convivencia entre los seres de este mundo con los del otro. Los muertos visitaban a los vivos y estos tenían que tener cuidado de no dejarse ofuscar por el más allá. A la par, los difuntos podían disfrutar de los placeres terrenales. Había que andar precavidos con las brujas que confundían al personal (de uno y otro lado) y con los seres demoníacos. El Samhain, que tal era el nombre de estas celebraciones, era la festividad de los espíritus y, a la par, recordaba a los hombres ese lado oscuro, el que tira hacia la muerte que no tiene por qué ser física. Esto es, mientras se danzaba y se comía, avisaba al común de los mortales de los peligros de permanecer en la zona oscura (allí donde existen los vicios y la corrupción).

Con ese bagaje, los inmigrantes irlandeses desembarcaron en Estados Unidos donde comenzaron a celebrar una fiesta parecida, pero ya vinculada (mezclada o unida)  a la cristiana de Todos los Santos. Comienzan, a la par, las referencias a  Jack-o'-lantern, en esencia un alma condenada a vagar por la tierra porque no la quieren ni en el Cielo (por sus pecados) ni en el Infierno (porque engañó al mismísimo Diablo). Se inician los juegos del “truco o trato”, que recuerdan las artimañas de esta alma en pena con el Demonio. Se ponen de moda los adornos con calabazas (para que nos iluminen en las noches oscuras tanto en el plano psíquico como físico) y los disfraces. Como en el caso del Carnaval, Halloween nos muestra el otro lado (en este caso el de los difuntos), pero con un carácter festivo (a pesar de su punto terrorífico).

En Estados Unidos, Halloween rivaliza con Acción de Gracias y, en las últimas décadas, hasta con los festejos de Navidad, algo comprensible con el aumento de familias problemáticas. Y en España ha comenzado a imponerse y no solo por las clases de inglés de los niños en edad escolar. Ha entrado de lleno en la sociedad, sencillamente, porque, desde el punto de vista inconsciente, nos conecta con ese lado oscuro que nos dice que por aquí estamos de paso, que todo es provisional y que lo mismo deberíamos divertirnos un poco más. Y ya sabemos que la sociedad tecnológica del siglo XXI es hedonista por esencia.

Más razones por las que gusta Halloween en España

Podría enumerar muchas más pero con este puñado puede bastar por ahora. Son 8:

  • Porque, a pesar de que tiene sus “normas” (los disfraces, los juegos y poco más) es caótica y aún está por hacer.  Es ecléctica (como todas las fiestas) y flexible (como todo lo nuevo). Puede ser una celebración del nuevo ciclo, una fiesta subida de tono para los jóvenes, algo divertido para los pequeños y una ocasión para decorar la casa para los “trendy”.
  • Reitero: porque se presta a lo lúdico, a la música, al baile, a las discotecas, a la diversión nocturna.
  • Porque, como el Carnaval, invita, por unos días, a romper las reglas, a mostrar el lado salvaje que todos llevamos dentro y que las buenas maneras (afortunadamente) amordaza constantemente.
  • Porque es familiar sin tener que congregar al clan. Puedes salir con los niños a pedir caramelos o a una fiesta temática sin necesidad de sentarte en la mesa con la familia política (un alivio para muchos). Aunque esto parezca una chorrada, es uno de los puntos a su favor. En la era de las redes sociales, las congregaciones con la familia están empezando a ser un problema para buena parte de la sociedad y da algún que otro quebradero de cabeza a más de uno. Halloween lo puedes disfrutar con tu madre, con tus hijos, con los vecinos o con el último novio que te hayas echado y no quieres presentar aún. Es cuestión de poneros una careta.
  • ¿Y qué decimos del postureo? Que estamos en la era de Instagram y los disfraces de Halloween lucen mucho en las redes sociales.
  • Porque es una fiesta barata en todos los aspectos. No hay compromisos de regalos, de una cena formal y el atrezzo se agencia con ropa de desecho. En comparación con Navidad, por poner un caso, puede ser más divertida, lúdica o loca e infinitamente más barata.
  • Porque ha conseguido que nos adentremos en el otro lado (en el de los espíritus, en el de la muerte) con un punto jocoso tremendo.
  • Porque es pagana. No pertenece a ninguna tradición religiosa y, a la par, es políticamente correcta. No es ni cristiana, ni se mofa de ningún credo. Se apela al mundo de los muertos sin dogmatismo y sin el concepto de cielo (gracia) e infierno (lugar de penalidades). No hace referencia al pecado. La muerte existe pero se apela a ella como algo puramente físico. 

Halloween, creo, ha llegado para quedarse por mucho tiempo. No es una moda pasajera. Se irá imponiendo cada vez más a poco que los pequeños que hoy estudian inglés y cultura americana vayan creciendo y rivalizará con otras celebraciones arraigadas en la tradición mediterránea. ¡Al tiempo!

¿Cómo elegir disfraces de Halloween con cierto gusto?

Y termino con el asunto espinoso del atrezzo. Reconozco que no me gustan absolutamente nada esos disfraces de zombis de todo tipo, de carne a medio digerir por los gusanos. Halloween es una festividad que celebra el otro lado, el poder de los diablillos, las bromas de los ángeles oscuros, el peligro de los fantasmas, la perspicacia de las brujas… Se ha unido a Drácula (el no vivo, el no muerto que no podía amar), a los vampiros que no son de este mundo ni del otro, a las calabazas (que crecen en los huertos de Occidente por estas fechas) y a las casas abandonadas…

Se pueden hacer muchos disfraces con los personajes de la tradición gótica sin caer en lo chabacano ni en el mal gusto. Hay que tener especial cuidado con los niños. A ellos les gusta divertirse y no pasar miedo. Es verdad que a mí me gustan los de brujas (por su entronque tradicional con la “investigación” farmacológica), los de vampiresa (por ese punto sexy y, a la vez, salvaje), los de calabacita para los niños pequeños y poco más. Si pudiera dar un consejo (y que me siguieran muchos) pondría un poco de inventiva y me alejaría de la sangre fácil (de los cuchillos, de la carne en descomposición, de asesinos de todas las profesiones…) y haría atrezzo más simbólico.

¿Qué tal los que nos recuerdan los monjes medievales (sin sangre reitero)? ¿O a los druidas de los bosques celtas de donde procede la fiesta? La literatura gótica ha dado también grandes personajes a los que emular en un momento dado (desde los hombres lobos hasta los seres transformados por arte de magia). Y siempre se puede recurrir a la decoración de castillos en noche de tormenta, a la luz de las velas y al atrezzo del Romanticismo que tan bien se presta a ayudarnos a asomarnos hacia el otro lado.

Pues nada, amada lectora, querido lector, que tengas un feliz Halloween si has caído rendido a la celebración o que no te importunen mucho si eres de los que desean continuar la tradición patria.

Por Candela Vizcaíno

[event] => stdClass Object ( [BeforeDisplay] => [AfterDisplay] => [AfterDisplayTitle] => [BeforeDisplayContent] => [AfterDisplayContent] => [K2BeforeDisplay] => [K2AfterDisplay] => [K2AfterDisplayTitle] => [K2BeforeDisplayContent] => [K2AfterDisplayContent] => ) )

stdClass Object
(
    [id] => 148
    [title] => 7 principios básicos para salir de tu zona de confort
    [alias] => zona-confort
    [catid] => 57
    [published] => 1
    [introtext] => 

 

¿Y para qué quiero yo salir de mi zona de confort si estoy “cómoda” o “cómodo” o “comodísima” o “comodísima”?  ¿Te respondo con otra pregunta? ¿Qué entiendes por comodidad? Porque si por algo se caracteriza y, a la par es donde reside el peligro de este peculiar emplazamiento, es por ese dejarse llevar que nos arrastra. Y que nos impide movernos hacia un lugar más cercano a la felicidad. No lo vamos a llamar dicha del todo, que ya sabemos que es un término bastante resbaladizo. Pero eso no quita para que nos llenemos la boca con la palabra: felicidad. Es la meta que debemos perseguir. Y la zona de confort es su mayor enemigo.

¿Qué es la zona de confort? Un intento de definición

Entonces, ¿qué es la zona de confort? En esencia, son esos hábitos, costumbres, prejuicios (sobre todo), puntos de pereza (que también lo hay), miedos (todos juntos y a la vez) que nos impiden cambiar a mejor. Son esas actitudes enquistadas en nuestro espíritu que, en el fondo y en la superficie, sabemos que nos hacen daño. Pero que, por hache o por be, no nos ponemos a apartarlas de nuestras vidas.

La zona de confort ejerce un poder de atracción tal que te atenaza de una manera brutal. Es tanto que no te deja moverte hacia otro lugar donde, intuitivamente, sabes o bien que vas a estar mejor o bien que vas a encontrar la felicidad. El apoltronamiento en la zona de confort se alimenta de una baja autoestima, del dolor del pasado, de los fracasos (que lo mismo no han sido tanto), de las espirales que no nos dejan ver qué hay más allá, de la soledad... La zona de confort es la que nos impide ser mejores.

La zona de confort nos ata tanto que no nos deja ir tras nuestros sueños.

Más características de la zona de confort

¿Y cómo he llegado hasta aquí? Cada uno tendrá su propia biografía, sus propias vivencias, sus propias circunstancias. Tampoco hace falta que tengamos una historia terrible detrás para atrincherarnos en este emplazamiento. La rutina mezclada con la desidia y, especialmente, los miedos inculcados hacen que la zona de confort sea uno de los lugares favoritos de la sociedad contemporánea.

Aunque esto es asunto para otro día, el poder actual (aquel que se transparenta en la TV e, incluso, en las redes sociales) busca meternos el miedo en el cuerpo desde todos los rincones posibles. Nos asustan con catástrofes diversas desde a enfermar hasta un atentado terrorista pasando por asuntos del corazón. Eso no quita para tengamos las debidas precauciones. Pero una cosa es el cuidado y otra muy distinta la aprensión enfermiza. Esta es la forma más sencilla de manipularnos y de realizar una particular censura. Con ello se consiguen individuos sumisos y sin cohesión social suficiente para rebelarse con el sistema.

Tienes que saber que la zona de confort es esa particular cárcel que cada uno de nosotros nos trazamos y no nos atrevemos a salir por miedo, en general, a lo desconocido. Pero también tienes que ser consciente que en la zona de confort, en un 98% de los casos, no se encuentran salidas a ninguno de tus problemas. Aquí tampoco está la felicidad. Que no te quepa la menor duda que eso está en otra parte.

7 ideas que te van a ayudar a salir de la zona de confort

¿Merece, por tanto, la pena salir de la zona de confort? ¡Claro que sí! Date prisa y anota estas 7 herramientas que te van a ayudar, a poco que la pongas en práctica, a ver la vida (y a sentirla) desde otro punto de vista.

1.-No te apoltrones en tu zona de confort

El nombre de zona de confort no es por nada. Es un símbolo de lo que significa esta actitud. Levántate del sofá. Apaga la televisión. Sal de tu cuarto si te pasas demasiadas horas. No le des demasiada vueltas a la cabeza. Eso es como estar encerrado en una habitación oscura dando vueltas. Rompe la espiral por aquí. Sal a la calle. Donde sea. Intenta moverte físicamente en la medida de tus posibilidades, tiempo o habilidades.

2.- Rompe con los prejuicios para poder salir de tu zona de confort

Aunque no lo creas, es uno de los mayores impedimentos para la felicidad. Cada uno tenemos un bagaje educativo imposible de eliminar (y ni falta que hace). Pero, en un porcentaje bastante alto, los métodos de enseñanza y de instrucción están llenos de prejuicios. A un lado está lo que debe ser. Al otro lo que no debe ser. Y no es que te esté invitando a cruzar fronteras peligrosas (ilegales o no) sino que es necesario (sobre todo cuando se llega a cierta edad) abrir un poco más tu mente. Amplía tu abanico de amistades. No te quedes con las de siempre. Habla. Charla. Conversa. Lee. Atrévete a mirar, al menos, un mundo que no es el tuyo, que no es en el que te has criado.

3.- Haz cosas que antes no habías hecho que es imprescindible para salir de tu zona de confort

Sin miedo (y con la debida prudencia que tirarse de un puente de cabeza no es un prejuicio) comienza a hacer actividades nuevas. Si te es posible, es bueno empezar un deporte, caminar, socializar o una tarea creativa. Eso hará que liberes endorfinas muy rápidamente y que muy pronto empieces a ver la zona de confort como ese lugar lleno de sombras y malos olores que realmente es. Y, por tanto, no quieras estar aquí. ¿Para qué?

4.- Busca nuevas ideas fuera de ti y sal de la zona de confort

Para eso tienes que mezclarte. Tienes que empezar a perder el miedo. Y tienes que empezar a preguntarte ¿Y si no fuera así? ¿Y si hubiera otra manera de resolver las cosas? ¿Y si la felicidad se encontrara en otra manera de estar en el mundo? No te grilles mucho con las preguntas. Contrasta. Intenta serenarte. Haz un esfuerzo para moderar la rabia. Aparece cuando te das cuenta que lo mismo has perdido meses preciosos de tu vida (o años o décadas que es aún peor) con el trabajo que no era para ti, con la persona incorrecta, con una forma de vida que no era la horma de tus zapatos…

5.- Actúa que sin eso no se sale de la zona de confort

Que pensar está muy bien y es necesario pero tampoco es cuestión de grillarse mucho y dar muchas vueltas con esa salida de la zona de confort. Si no actúas, si no te mueves, si no pruebas y vas tomando seguridad en ti mismo no vas a  conseguir absolutamente nada. Ponerse a dar vueltas sobre cómo cambiar no es el camino del cambio. Este solo se construye caminando. Recuerda el proverbio chino: “Para recorrerse el mundo necesitas dar el primer paso”.

6.- Cambia y crea y verás qué pronto sales de tu zona de confort 

Reconozco que yo cambio creando, que los batacazos y las penas las arreglo con un nuevo artículo, con la invención de un libro, con palabras… Mira dentro de ti y busca cuál es tu don, qué es lo que se te da mejor y no lo abandones. Los espíritus creativos no solo no se apoltronan jamás en la zona de confort sino que son resolutivos al máximo en todos los aspectos vitales. Y, con perdón, el artista nace, pero también se crea. Sin trabajo duro y constante poco o nada se puede hacer en la vida. Saca el artista (el creador) que hay en ti. Todos tenemos uno agazapado.

7.- Muestra tu nueva cara y mírate fuera de la zona de confort

¿Has probado a salir de tu zona de confort con un cambio de look? Arréglate desde por la mañana. Sonríe. Ten esperanza. Busca la ansiada felicidad fuera de los cauces trillados. No tengas miedo a enseñar tu nueva forma de ver la vida. Y de propagar a los cuatro vientos que estás peleando con tu zona de confort. Y que la meta es la felicidad.

El esfuerzo merece la pena. El camino mucho más.

Foto y texto por Candela Vizcaíno

[fulltext] => [video] => [gallery] => [extra_fields] => [] [extra_fields_search] => [created] => 2016-10-04 16:54:56 [created_by] => 953 [created_by_alias] => [checked_out] => 0 [checked_out_time] => 0000-00-00 00:00:00 [modified] => 2020-03-05 19:29:01 [modified_by] => 953 [publish_up] => 2016-10-04 16:54:56 [publish_down] => 0000-00-00 00:00:00 [trash] => 0 [access] => 1 [ordering] => 5 [featured] => 1 [featured_ordering] => 95 [image_caption] => Zona de confort [image_credits] => Candela Vizcaíno [video_caption] => [video_credits] => [hits] => 1944 [params] => Joomla\Registry\Registry Object ( [data:protected] => stdClass Object ( [enable_css] => 0 [jQueryHandling] => 1.8remote [backendJQueryHandling] => remote [userName] => 1 [userImage] => 1 [userDescription] => 1 [userURL] => 1 [userEmail] => 0 [userFeedLink] => 1 [userFeedIcon] => 1 [userItemCount] => 10 [userItemTitle] => 1 [userItemTitleLinked] => 1 [userItemDateCreated] => 1 [userItemImage] => 1 [userItemIntroText] => 1 [userItemCategory] => 1 [userItemTags] => 1 [userItemCommentsAnchor] => 1 [userItemReadMore] => 1 [userItemK2Plugins] => 1 [tagItemCount] => 10 [tagItemTitle] => 1 [tagItemTitleLinked] => 1 [tagItemDateCreated] => 1 [tagItemImage] => 1 [tagItemIntroText] => 1 [tagItemCategory] => 1 [tagItemReadMore] => 1 [tagItemExtraFields] => 0 [tagOrdering] => [tagFeedLink] => 1 [tagFeedIcon] => 1 [genericItemCount] => 10 [genericItemTitle] => 1 [genericItemTitleLinked] => 1 [genericItemDateCreated] => 1 [genericItemImage] => 1 [genericItemIntroText] => 1 [genericItemCategory] => 1 [genericItemReadMore] => 1 [genericItemExtraFields] => 0 [genericFeedLink] => 1 [genericFeedIcon] => 1 [feedLimit] => 10 [feedItemImage] => 1 [feedImgSize] => S [feedItemIntroText] => 1 [feedTextWordLimit] => [feedItemFullText] => 1 [feedItemTags] => 0 [feedItemVideo] => 0 [feedItemGallery] => 0 [feedItemAttachments] => 0 [feedBogusEmail] => [introTextCleanup] => 0 [introTextCleanupExcludeTags] => [introTextCleanupTagAttr] => [fullTextCleanup] => 0 [fullTextCleanupExcludeTags] => [fullTextCleanupTagAttr] => [xssFiltering] => 0 [linkPopupWidth] => 900 [linkPopupHeight] => 600 [imagesQuality] => 95 [itemImageXS] => 100 [itemImageS] => 200 [itemImageM] => 600 [itemImageL] => 800 [itemImageXL] => 1200 [itemImageGeneric] => 300 [catImageWidth] => 1200 [catImageDefault] => 1 [userImageWidth] => 100 [userImageDefault] => 1 [commenterImgWidth] => 48 [onlineImageEditor] => splashup [imageTimestamp] => 0 [imageMemoryLimit] => [socialButtonCode] => [twitterUsername] => [facebookImage] => Medium [comments] => 1 [commentsOrdering] => DESC [commentsLimit] => 10 [commentsFormPosition] => below [commentsPublishing] => 1 [commentsReporting] => 2 [commentsReportRecipient] => [inlineCommentsModeration] => 0 [gravatar] => 1 [antispam] => 0 [recaptchaForRegistered] => 1 [akismetForRegistered] => 1 [commentsFormNotes] => 1 [commentsFormNotesText] => [frontendEditing] => 1 [showImageTab] => 1 [showImageGalleryTab] => 1 [showVideoTab] => 1 [showExtraFieldsTab] => 1 [showAttachmentsTab] => 1 [showK2Plugins] => 1 [sideBarDisplayFrontend] => 0 [mergeEditors] => 1 [sideBarDisplay] => 1 [attachmentsFolder] => [hideImportButton] => 1 [googleSearch] => 0 [googleSearchContainer] => k2GoogleSearchContainer [K2UserProfile] => 0 [redirect] => 113 [adminSearch] => simple [cookieDomain] => [taggingSystem] => 1 [lockTags] => 0 [showTagFilter] => 0 [k2TagNorm] => 0 [k2TagNormCase] => lower [k2TagNormAdditionalReplacements] => [recaptcha_public_key] => [recaptcha_private_key] => [recaptcha_theme] => clean [recaptchaOnRegistration] => 0 [akismetApiKey] => [stopForumSpam] => 0 [stopForumSpamApiKey] => [showItemsCounterAdmin] => 1 [showChildCatItems] => 1 [disableCompactOrdering] => 0 [metaDescLimit] => 150 [enforceSEFReplacements] => 0 [SEFReplacements] => À|A, Á|A, Â|A, Ã|A, Ä|A, Å|A, à|a, á|a, â|a, ã|a, ä|a, å|a, Ā|A, ā|a, Ă|A, ă|a, Ą|A, ą|a, Ç|C, ç|c, Ć|C, ć|c, Ĉ|C, ĉ|c, Ċ|C, ċ|c, Č|C, č|c, Ð|D, ð|d, Ď|D, ď|d, Đ|D, đ|d, È|E, É|E, Ê|E, Ë|E, è|e, é|e, ê|e, ë|e, Ē|E, ē|e, Ĕ|E, ĕ|e, Ė|E, ė|e, Ę|E, ę|e, Ě|E, ě|e, Ĝ|G, ĝ|g, Ğ|G, ğ|g, Ġ|G, ġ|g, Ģ|G, ģ|g, Ĥ|H, ĥ|h, Ħ|H, ħ|h, Ì|I, Í|I, Î|I, Ï|I, ì|i, í|i, î|i, ï|i, Ĩ|I, ĩ|i, Ī|I, ī|i, Ĭ|I, ĭ|i, Į|I, į|i, İ|I, ı|i, Ĵ|J, ĵ|j, Ķ|K, ķ|k, ĸ|k, Ĺ|L, ĺ|l, Ļ|L, ļ|l, Ľ|L, ľ|l, Ŀ|L, ŀ|l, Ł|L, ł|l, Ñ|N, ñ|n, Ń|N, ń|n, Ņ|N, ņ|n, Ň|N, ň|n, ʼn|n, Ŋ|N, ŋ|n, Ò|O, Ó|O, Ô|O, Õ|O, Ö|O, Ø|O, ò|o, ó|o, ô|o, õ|o, ö|o, ø|o, Ō|O, ō|o, Ŏ|O, ŏ|o, Ő|O, ő|o, Ŕ|R, ŕ|r, Ŗ|R, ŗ|r, Ř|R, ř|r, Ś|S, ś|s, Ŝ|S, ŝ|s, Ş|S, ş|s, Š|S, š|s, ſ|s, Ţ|T, ţ|t, Ť|T, ť|t, Ŧ|T, ŧ|t, Ù|U, Ú|U, Û|U, Ü|U, ù|u, ú|u, û|u, ü|u, Ũ|U, ũ|u, Ū|U, ū|u, Ŭ|U, ŭ|u, Ů|U, ů|u, Ű|U, ű|u, Ų|U, ų|u, Ŵ|W, ŵ|w, Ý|Y, ý|y, ÿ|y, Ŷ|Y, ŷ|y, Ÿ|Y, Ź|Z, ź|z, Ż|Z, ż|z, Ž|Z, ž|z, α|a, β|b, γ|g, δ|d, ε|e, ζ|z, η|h, θ|th, ι|i, κ|k, λ|l, μ|m, ν|n, ξ|x, ο|o, π|p, ρ|r, σ|s, τ|t, υ|y, φ|f, χ|ch, ψ|ps, ω|w, Α|A, Β|B, Γ|G, Δ|D, Ε|E, Ζ|Z, Η|H, Θ|Th, Ι|I, Κ|K, Λ|L, Μ|M, Ξ|X, Ο|O, Π|P, Ρ|R, Σ|S, Τ|T, Υ|Y, Φ|F, Χ|Ch, Ψ|Ps, Ω|W, ά|a, έ|e, ή|h, ί|i, ό|o, ύ|y, ώ|w, Ά|A, Έ|E, Ή|H, Ί|I, Ό|O, Ύ|Y, Ώ|W, ϊ|i, ΐ|i, ϋ|y, ς|s, А|A, Ӑ|A, Ӓ|A, Ә|E, Ӛ|E, Ӕ|E, Б|B, В|V, Г|G, Ґ|G, Ѓ|G, Ғ|G, Ӷ|G, y|Y, Д|D, Е|E, Ѐ|E, Ё|YO, Ӗ|E, Ҽ|E, Ҿ|E, Є|YE, Ж|ZH, Ӂ|DZH, Җ|ZH, Ӝ|DZH, З|Z, Ҙ|Z, Ӟ|DZ, Ӡ|DZ, Ѕ|DZ, И|I, Ѝ|I, Ӥ|I, Ӣ|I, І|I, Ї|JI, Ӏ|I, Й|Y, Ҋ|Y, Ј|J, К|K, Қ|Q, Ҟ|Q, Ҡ|K, Ӄ|Q, Ҝ|K, Л|L, Ӆ|L, Љ|L, М|M, Ӎ|M, Н|N, Ӊ|N, Ң|N, Ӈ|N, Ҥ|N, Њ|N, О|O, Ӧ|O, Ө|O, Ӫ|O, Ҩ|O, П|P, Ҧ|PF, Р|P, Ҏ|P, С|S, Ҫ|S, Т|T, Ҭ|TH, Ћ|T, Ќ|K, У|U, Ў|U, Ӳ|U, Ӱ|U, Ӯ|U, Ү|U, Ұ|U, Ф|F, Х|H, Ҳ|H, Һ|H, Ц|TS, Ҵ|TS, Ч|CH, Ӵ|CH, Ҷ|CH, Ӌ|CH, Ҹ|CH, Џ|DZ, Ш|SH, Щ|SHT, Ъ|A, Ы|Y, Ӹ|Y, Ь|Y, Ҍ|Y, Э|E, Ӭ|E, Ю|YU, Я|YA, а|a, ӑ|a, ӓ|a, ә|e, ӛ|e, ӕ|e, б|b, в|v, г|g, ґ|g, ѓ|g, ғ|g, ӷ|g, y|y, д|d, е|e, ѐ|e, ё|yo, ӗ|e, ҽ|e, ҿ|e, є|ye, ж|zh, ӂ|dzh, җ|zh, ӝ|dzh, з|z, ҙ|z, ӟ|dz, ӡ|dz, ѕ|dz, и|i, ѝ|i, ӥ|i, ӣ|i, і|i, ї|ji, Ӏ|i, й|y, ҋ|y, ј|j, к|k, қ|q, ҟ|q, ҡ|k, ӄ|q, ҝ|k, л|l, ӆ|l, љ|l, м|m, ӎ|m, н|n, ӊ|n, ң|n, ӈ|n, ҥ|n, њ|n, о|o, ӧ|o, ө|o, ӫ|o, ҩ|o, п|p, ҧ|pf, р|p, ҏ|p, с|s, ҫ|s, т|t, ҭ|th, ћ|t, ќ|k, у|u, ў|u, ӳ|u, ӱ|u, ӯ|u, ү|u, ұ|u, ф|f, х|h, ҳ|h, һ|h, ц|ts, ҵ|ts, ч|ch, ӵ|ch, ҷ|ch, ӌ|ch, ҹ|ch, џ|dz, ш|sh, щ|sht, ъ|a, ы|y, ӹ|y, ь|y, ҍ|y, э|e, ӭ|e, ю|yu, я|ya [k2Sef] => 0 [k2SefLabelCat] => contenido [k2SefLabelTag] => etiqueta [k2SefLabelUser] => autor [k2SefLabelSearch] => buscar [k2SefLabelDate] => fecha [k2SefLabelItem] => 0 [k2SefLabelItemCustomPrefix] => [k2SefInsertItemId] => 1 [k2SefItemIdTitleAliasSep] => dash [k2SefUseItemTitleAlias] => 1 [k2SefInsertCatId] => 1 [k2SefCatIdTitleAliasSep] => dash [k2SefUseCatTitleAlias] => 1 [sh404SefLabelCat] => [sh404SefLabelUser] => autor [sh404SefLabelItem] => 2 [sh404SefTitleAlias] => alias [sh404SefModK2ContentFeedAlias] => rss [sh404SefInsertItemId] => 0 [sh404SefInsertUniqueItemId] => 0 [cbIntegration] => 0 [show_page_heading] => [categories] => Array ( [0] => 37 ) [menu_text] => 1 [secure] => 0 [page_title] => Vida sana [page_description] => [page_rights] => [robots] => [vfolder] => [afolder] => [vwidth] => [vheight] => [autoplay] => [galleries_rootfolder] => [enabledownload] => [inheritFrom] => 0 [num_leading_items] => 0 [num_leading_columns] => 1 [leadingImgSize] => Large [num_primary_items] => 10 [num_primary_columns] => 1 [primaryImgSize] => Medium [num_secondary_items] => 0 [num_secondary_columns] => 1 [secondaryImgSize] => Small [num_links] => 0 [num_links_columns] => 1 [linksImgSize] => XSmall [catCatalogMode] => 0 [catFeaturedItems] => 1 [catOrdering] => rdate [catPagination] => 2 [catPaginationResults] => 0 [catTitle] => 1 [catTitleItemCounter] => 0 [catDescription] => 1 [catImage] => 1 [catFeedLink] => 1 [catFeedIcon] => 1 [subCategories] => 0 [subCatColumns] => 2 [subCatOrdering] => alpha [subCatTitle] => 1 [subCatTitleItemCounter] => 0 [subCatDescription] => 1 [subCatImage] => 1 [catItemTitle] => 1 [catItemTitleLinked] => 1 [catItemFeaturedNotice] => 0 [catItemAuthor] => 1 [catItemDateCreated] => 1 [catItemRating] => 0 [catItemImage] => 1 [catItemIntroText] => 1 [catItemExtraFields] => 0 [catItemHits] => 0 [catItemCategory] => 1 [catItemTags] => 1 [catItemAttachments] => 0 [catItemAttachmentsCounter] => 0 [catItemVideo] => 0 [catItemVideoAutoPlay] => 0 [catItemImageGallery] => 0 [catItemDateModified] => 0 [catItemReadMore] => 1 [catItemCommentsAnchor] => 1 [catItemK2Plugins] => 1 [itemDateCreated] => 1 [itemTitle] => 1 [itemFeaturedNotice] => 0 [itemAuthor] => 1 [itemFontResizer] => 1 [itemPrintButton] => 1 [itemEmailButton] => 1 [itemSocialButton] => 1 [itemVideoAnchor] => 1 [itemImageGalleryAnchor] => 1 [itemCommentsAnchor] => 1 [itemRating] => 1 [itemImage] => 1 [itemImgSize] => Large [itemImageMainCaption] => 1 [itemImageMainCredits] => 1 [itemIntroText] => 1 [itemFullText] => 1 [itemExtraFields] => 1 [itemDateModified] => 0 [itemHits] => 0 [itemCategory] => 1 [itemTags] => 1 [itemAttachments] => 1 [itemAttachmentsCounter] => 1 [itemVideo] => 1 [itemVideoAutoPlay] => 0 [itemVideoCaption] => 1 [itemVideoCredits] => 1 [itemImageGallery] => 1 [itemNavigation] => 1 [itemComments] => 1 [itemTwitterButton] => 0 [itemFacebookButton] => 0 [itemGooglePlusOneButton] => 0 [itemAuthorBlock] => 0 [itemAuthorImage] => 0 [itemAuthorDescription] => 0 [itemAuthorURL] => 0 [itemAuthorEmail] => 0 [itemAuthorLatest] => 0 [itemAuthorLatestLimit] => 5 [itemRelated] => 1 [itemRelatedLimit] => 3 [itemRelatedTitle] => 1 [itemRelatedCategory] => 0 [itemRelatedImageSize] => Small [itemRelatedIntrotext] => 0 [itemRelatedFulltext] => 0 [itemRelatedAuthor] => 0 [itemRelatedMedia] => 1 [itemRelatedImageGallery] => 0 [itemK2Plugins] => 1 [catMetaDesc] => Información y consejos de viajes por España, Europa, Africa, Asia y América. [catMetaKey] => viajes, turismo, vacaciones, viajes por España, viajes Europa, viajes Asia, Viajes Africa, información viajes, qué ver y hacer en... viajes en familia, rutas naturaleza [catMetaAuthor] => Candela Vizcaíno ) [separator] => . ) [metadesc] => ¿Qué es la zona de confort y por qué hay que salir de ella? [metadata] => robots= author=Candela Vizcaíno [metakey] => zona de confort, salir de la zona de confort, qué es la zona de confort [plugins] => [language] => * [acy_created] => 2016-10-04 18:57:53 [categoryname] => Consejos para la Familia [categoryid] => 57 [categoryalias] => consejos-para-la-familia [categoryparams] => {"inheritFrom":"1","theme":"","num_leading_items":"2","num_leading_columns":"1","leadingImgSize":"Large","num_primary_items":"4","num_primary_columns":"2","primaryImgSize":"Medium","num_secondary_items":"4","num_secondary_columns":"1","secondaryImgSize":"Small","num_links":"4","num_links_columns":"1","linksImgSize":"XSmall","catCatalogMode":"0","catFeaturedItems":"1","catOrdering":"","catPagination":"2","catPaginationResults":"1","catTitle":"1","catTitleItemCounter":"1","catDescription":"1","catImage":"1","catFeedLink":"1","catFeedIcon":"1","subCategories":"1","subCatColumns":"2","subCatOrdering":"","subCatTitle":"1","subCatTitleItemCounter":"1","subCatDescription":"1","subCatImage":"1","itemImageXS":"","itemImageS":"","itemImageM":"","itemImageL":"","itemImageXL":"","catItemTitle":"1","catItemTitleLinked":"1","catItemFeaturedNotice":"0","catItemAuthor":"1","catItemDateCreated":"1","catItemRating":"0","catItemImage":"1","catItemIntroText":"1","catItemIntroTextWordLimit":"","catItemExtraFields":"0","catItemHits":"0","catItemCategory":"1","catItemTags":"1","catItemAttachments":"0","catItemAttachmentsCounter":"0","catItemVideo":"0","catItemVideoWidth":"","catItemVideoHeight":"","catItemAudioWidth":"","catItemAudioHeight":"","catItemVideoAutoPlay":"0","catItemImageGallery":"0","catItemDateModified":"0","catItemReadMore":"1","catItemCommentsAnchor":"1","catItemK2Plugins":"1","itemDateCreated":"1","itemTitle":"1","itemFeaturedNotice":"1","itemAuthor":"1","itemFontResizer":"1","itemPrintButton":"1","itemEmailButton":"1","itemSocialButton":"1","itemVideoAnchor":"1","itemImageGalleryAnchor":"1","itemCommentsAnchor":"1","itemRating":"1","itemImage":"1","itemImgSize":"Large","itemImageMainCaption":"1","itemImageMainCredits":"1","itemIntroText":"1","itemFullText":"1","itemExtraFields":"1","itemDateModified":"1","itemHits":"1","itemCategory":"1","itemTags":"1","itemAttachments":"1","itemAttachmentsCounter":"1","itemVideo":"1","itemVideoWidth":"","itemVideoHeight":"","itemAudioWidth":"","itemAudioHeight":"","itemVideoAutoPlay":"0","itemVideoCaption":"1","itemVideoCredits":"1","itemImageGallery":"1","itemNavigation":"1","itemComments":"1","itemTwitterButton":"1","itemFacebookButton":"1","itemGooglePlusOneButton":"1","itemAuthorBlock":"1","itemAuthorImage":"1","itemAuthorDescription":"1","itemAuthorURL":"1","itemAuthorEmail":"0","itemAuthorLatest":"1","itemAuthorLatestLimit":"5","itemRelated":"1","itemRelatedLimit":"5","itemRelatedTitle":"1","itemRelatedCategory":"0","itemRelatedImageSize":"0","itemRelatedIntrotext":"0","itemRelatedFulltext":"0","itemRelatedAuthor":"0","itemRelatedMedia":"0","itemRelatedImageGallery":"0","itemK2Plugins":"1","catMetaDesc":"","catMetaKey":"","catMetaRobots":"","catMetaAuthor":""} [itemGroup] => leading [category] => TableK2Category Object ( [id] => 57 [name] => Consejos para la Familia [alias] => consejos-para-la-familia [description] => [parent] => 37 [extraFieldsGroup] => 0 [published] => 1 [image] => [access] => 1 [ordering] => 4 [params] => {"inheritFrom":"1","theme":"","num_leading_items":"2","num_leading_columns":"1","leadingImgSize":"Large","num_primary_items":"4","num_primary_columns":"2","primaryImgSize":"Medium","num_secondary_items":"4","num_secondary_columns":"1","secondaryImgSize":"Small","num_links":"4","num_links_columns":"1","linksImgSize":"XSmall","catCatalogMode":"0","catFeaturedItems":"1","catOrdering":"","catPagination":"2","catPaginationResults":"1","catTitle":"1","catTitleItemCounter":"1","catDescription":"1","catImage":"1","catFeedLink":"1","catFeedIcon":"1","subCategories":"1","subCatColumns":"2","subCatOrdering":"","subCatTitle":"1","subCatTitleItemCounter":"1","subCatDescription":"1","subCatImage":"1","itemImageXS":"","itemImageS":"","itemImageM":"","itemImageL":"","itemImageXL":"","catItemTitle":"1","catItemTitleLinked":"1","catItemFeaturedNotice":"0","catItemAuthor":"1","catItemDateCreated":"1","catItemRating":"0","catItemImage":"1","catItemIntroText":"1","catItemIntroTextWordLimit":"","catItemExtraFields":"0","catItemHits":"0","catItemCategory":"1","catItemTags":"1","catItemAttachments":"0","catItemAttachmentsCounter":"0","catItemVideo":"0","catItemVideoWidth":"","catItemVideoHeight":"","catItemAudioWidth":"","catItemAudioHeight":"","catItemVideoAutoPlay":"0","catItemImageGallery":"0","catItemDateModified":"0","catItemReadMore":"1","catItemCommentsAnchor":"1","catItemK2Plugins":"1","itemDateCreated":"1","itemTitle":"1","itemFeaturedNotice":"1","itemAuthor":"1","itemFontResizer":"1","itemPrintButton":"1","itemEmailButton":"1","itemSocialButton":"1","itemVideoAnchor":"1","itemImageGalleryAnchor":"1","itemCommentsAnchor":"1","itemRating":"1","itemImage":"1","itemImgSize":"Large","itemImageMainCaption":"1","itemImageMainCredits":"1","itemIntroText":"1","itemFullText":"1","itemExtraFields":"1","itemDateModified":"1","itemHits":"1","itemCategory":"1","itemTags":"1","itemAttachments":"1","itemAttachmentsCounter":"1","itemVideo":"1","itemVideoWidth":"","itemVideoHeight":"","itemAudioWidth":"","itemAudioHeight":"","itemVideoAutoPlay":"0","itemVideoCaption":"1","itemVideoCredits":"1","itemImageGallery":"1","itemNavigation":"1","itemComments":"1","itemTwitterButton":"1","itemFacebookButton":"1","itemGooglePlusOneButton":"1","itemAuthorBlock":"1","itemAuthorImage":"1","itemAuthorDescription":"1","itemAuthorURL":"1","itemAuthorEmail":"0","itemAuthorLatest":"1","itemAuthorLatestLimit":"5","itemRelated":"1","itemRelatedLimit":"5","itemRelatedTitle":"1","itemRelatedCategory":"0","itemRelatedImageSize":"0","itemRelatedIntrotext":"0","itemRelatedFulltext":"0","itemRelatedAuthor":"0","itemRelatedMedia":"0","itemRelatedImageGallery":"0","itemK2Plugins":"1","catMetaDesc":"","catMetaKey":"","catMetaRobots":"","catMetaAuthor":""} [trash] => 0 [plugins] => [language] => * [_tbl:protected] => #__k2_categories [_tbl_key:protected] => id [_tbl_keys:protected] => Array ( [0] => id ) [_db:protected] => JDatabaseDriverMysqli Object ( [name] => mysqli [serverType] => mysql [connection:protected] => mysqli Object ( [affected_rows] => -1 [client_info] => mysqlnd 5.0.12-dev - 20150407 - $Id: 7cc7cc96e675f6d72e5cf0f267f48e167c2abb23 $ [client_version] => 50012 [connect_errno] => 0 [connect_error] => [errno] => 0 [error] => [error_list] => Array ( ) [field_count] => 3 [host_info] => Localhost via UNIX socket [info] => [insert_id] => 0 [server_info] => 5.6.40-84.0-log [server_version] => 50640 [stat] => Uptime: 937896 Threads: 7 Questions: 1192961965 Slow queries: 55117 Opens: 11668308 Flush tables: 1 Open tables: 2048 Queries per second avg: 1271.955 [sqlstate] => 00000 [protocol_version] => 10 [thread_id] => 8417690 [warning_count] => 0 ) [nameQuote:protected] => ` [nullDate:protected] => 0000-00-00 00:00:00 [_database:JDatabaseDriver:private] => candelav_joom624 [count:protected] => 143 [cursor:protected] => [debug:protected] => [limit:protected] => 0 [log:protected] => Array ( ) [timings:protected] => Array ( ) [callStacks:protected] => Array ( ) [offset:protected] => 0 [options:protected] => Array ( [driver] => mysqli [host] => localhost [user] => candelav_joom624 [password] => yZU?(Dzm)[,W [database] => candelav_joom624 [prefix] => candv_ [select] => 1 [port] => 3306 [socket] => ) [sql:protected] => SELECT * FROM #__k2_tags WHERE name = 'consejosparalasfamilias' [tablePrefix:protected] => candv_ [utf:protected] => 1 [utf8mb4:protected] => 1 [errorNum:protected] => 0 [errorMsg:protected] => [transactionDepth:protected] => 0 [disconnectHandlers:protected] => Array ( ) ) [_trackAssets:protected] => [_rules:protected] => [_locked:protected] => [_autoincrement:protected] => 1 [_observers:protected] => JObserverUpdater Object ( [observers:protected] => Array ( ) [doCallObservers:protected] => 1 ) [_columnAlias:protected] => Array ( ) [_jsonEncode:protected] => Array ( ) [_errors:protected] => Array ( ) [link] => /vida-sana/consejos-para-la-familia.html ) [link] => /vida-sana/consejos-para-la-familia/zona-confort.html [printLink] => /vida-sana/consejos-para-la-familia/zona-confort.html?print=1&tmpl=component [imageXSmall] => /media/k2/items/cache/3d10c9c21f6f61faeefd4aa27b190def_XS.jpg [imageSmall] => /media/k2/items/cache/3d10c9c21f6f61faeefd4aa27b190def_S.jpg [imageMedium] => /media/k2/items/cache/3d10c9c21f6f61faeefd4aa27b190def_M.jpg [imageLarge] => /media/k2/items/cache/3d10c9c21f6f61faeefd4aa27b190def_L.jpg [imageXLarge] => /media/k2/items/cache/3d10c9c21f6f61faeefd4aa27b190def_XL.jpg [imageGeneric] => /media/k2/items/cache/3d10c9c21f6f61faeefd4aa27b190def_Generic.jpg [cleanTitle] => 7 principios básicos para salir de tu zona de confort [numOfComments] => 0 [text] =>

 

¿Y para qué quiero yo salir de mi zona de confort si estoy “cómoda” o “cómodo” o “comodísima” o “comodísima”?  ¿Te respondo con otra pregunta? ¿Qué entiendes por comodidad? Porque si por algo se caracteriza y, a la par es donde reside el peligro de este peculiar emplazamiento, es por ese dejarse llevar que nos arrastra. Y que nos impide movernos hacia un lugar más cercano a la felicidad. No lo vamos a llamar dicha del todo, que ya sabemos que es un término bastante resbaladizo. Pero eso no quita para que nos llenemos la boca con la palabra: felicidad. Es la meta que debemos perseguir. Y la zona de confort es su mayor enemigo.

¿Qué es la zona de confort? Un intento de definición

Entonces, ¿qué es la zona de confort? En esencia, son esos hábitos, costumbres, prejuicios (sobre todo), puntos de pereza (que también lo hay), miedos (todos juntos y a la vez) que nos impiden cambiar a mejor. Son esas actitudes enquistadas en nuestro espíritu que, en el fondo y en la superficie, sabemos que nos hacen daño. Pero que, por hache o por be, no nos ponemos a apartarlas de nuestras vidas.

La zona de confort ejerce un poder de atracción tal que te atenaza de una manera brutal. Es tanto que no te deja moverte hacia otro lugar donde, intuitivamente, sabes o bien que vas a estar mejor o bien que vas a encontrar la felicidad. El apoltronamiento en la zona de confort se alimenta de una baja autoestima, del dolor del pasado, de los fracasos (que lo mismo no han sido tanto), de las espirales que no nos dejan ver qué hay más allá, de la soledad... La zona de confort es la que nos impide ser mejores.

La zona de confort nos ata tanto que no nos deja ir tras nuestros sueños.

Más características de la zona de confort

¿Y cómo he llegado hasta aquí? Cada uno tendrá su propia biografía, sus propias vivencias, sus propias circunstancias. Tampoco hace falta que tengamos una historia terrible detrás para atrincherarnos en este emplazamiento. La rutina mezclada con la desidia y, especialmente, los miedos inculcados hacen que la zona de confort sea uno de los lugares favoritos de la sociedad contemporánea.

Aunque esto es asunto para otro día, el poder actual (aquel que se transparenta en la TV e, incluso, en las redes sociales) busca meternos el miedo en el cuerpo desde todos los rincones posibles. Nos asustan con catástrofes diversas desde a enfermar hasta un atentado terrorista pasando por asuntos del corazón. Eso no quita para tengamos las debidas precauciones. Pero una cosa es el cuidado y otra muy distinta la aprensión enfermiza. Esta es la forma más sencilla de manipularnos y de realizar una particular censura. Con ello se consiguen individuos sumisos y sin cohesión social suficiente para rebelarse con el sistema.

Tienes que saber que la zona de confort es esa particular cárcel que cada uno de nosotros nos trazamos y no nos atrevemos a salir por miedo, en general, a lo desconocido. Pero también tienes que ser consciente que en la zona de confort, en un 98% de los casos, no se encuentran salidas a ninguno de tus problemas. Aquí tampoco está la felicidad. Que no te quepa la menor duda que eso está en otra parte.

7 ideas que te van a ayudar a salir de la zona de confort

¿Merece, por tanto, la pena salir de la zona de confort? ¡Claro que sí! Date prisa y anota estas 7 herramientas que te van a ayudar, a poco que la pongas en práctica, a ver la vida (y a sentirla) desde otro punto de vista.

1.-No te apoltrones en tu zona de confort

El nombre de zona de confort no es por nada. Es un símbolo de lo que significa esta actitud. Levántate del sofá. Apaga la televisión. Sal de tu cuarto si te pasas demasiadas horas. No le des demasiada vueltas a la cabeza. Eso es como estar encerrado en una habitación oscura dando vueltas. Rompe la espiral por aquí. Sal a la calle. Donde sea. Intenta moverte físicamente en la medida de tus posibilidades, tiempo o habilidades.

2.- Rompe con los prejuicios para poder salir de tu zona de confort

Aunque no lo creas, es uno de los mayores impedimentos para la felicidad. Cada uno tenemos un bagaje educativo imposible de eliminar (y ni falta que hace). Pero, en un porcentaje bastante alto, los métodos de enseñanza y de instrucción están llenos de prejuicios. A un lado está lo que debe ser. Al otro lo que no debe ser. Y no es que te esté invitando a cruzar fronteras peligrosas (ilegales o no) sino que es necesario (sobre todo cuando se llega a cierta edad) abrir un poco más tu mente. Amplía tu abanico de amistades. No te quedes con las de siempre. Habla. Charla. Conversa. Lee. Atrévete a mirar, al menos, un mundo que no es el tuyo, que no es en el que te has criado.

3.- Haz cosas que antes no habías hecho que es imprescindible para salir de tu zona de confort

Sin miedo (y con la debida prudencia que tirarse de un puente de cabeza no es un prejuicio) comienza a hacer actividades nuevas. Si te es posible, es bueno empezar un deporte, caminar, socializar o una tarea creativa. Eso hará que liberes endorfinas muy rápidamente y que muy pronto empieces a ver la zona de confort como ese lugar lleno de sombras y malos olores que realmente es. Y, por tanto, no quieras estar aquí. ¿Para qué?

4.- Busca nuevas ideas fuera de ti y sal de la zona de confort

Para eso tienes que mezclarte. Tienes que empezar a perder el miedo. Y tienes que empezar a preguntarte ¿Y si no fuera así? ¿Y si hubiera otra manera de resolver las cosas? ¿Y si la felicidad se encontrara en otra manera de estar en el mundo? No te grilles mucho con las preguntas. Contrasta. Intenta serenarte. Haz un esfuerzo para moderar la rabia. Aparece cuando te das cuenta que lo mismo has perdido meses preciosos de tu vida (o años o décadas que es aún peor) con el trabajo que no era para ti, con la persona incorrecta, con una forma de vida que no era la horma de tus zapatos…

5.- Actúa que sin eso no se sale de la zona de confort

Que pensar está muy bien y es necesario pero tampoco es cuestión de grillarse mucho y dar muchas vueltas con esa salida de la zona de confort. Si no actúas, si no te mueves, si no pruebas y vas tomando seguridad en ti mismo no vas a  conseguir absolutamente nada. Ponerse a dar vueltas sobre cómo cambiar no es el camino del cambio. Este solo se construye caminando. Recuerda el proverbio chino: “Para recorrerse el mundo necesitas dar el primer paso”.

6.- Cambia y crea y verás qué pronto sales de tu zona de confort 

Reconozco que yo cambio creando, que los batacazos y las penas las arreglo con un nuevo artículo, con la invención de un libro, con palabras… Mira dentro de ti y busca cuál es tu don, qué es lo que se te da mejor y no lo abandones. Los espíritus creativos no solo no se apoltronan jamás en la zona de confort sino que son resolutivos al máximo en todos los aspectos vitales. Y, con perdón, el artista nace, pero también se crea. Sin trabajo duro y constante poco o nada se puede hacer en la vida. Saca el artista (el creador) que hay en ti. Todos tenemos uno agazapado.

7.- Muestra tu nueva cara y mírate fuera de la zona de confort

¿Has probado a salir de tu zona de confort con un cambio de look? Arréglate desde por la mañana. Sonríe. Ten esperanza. Busca la ansiada felicidad fuera de los cauces trillados. No tengas miedo a enseñar tu nueva forma de ver la vida. Y de propagar a los cuatro vientos que estás peleando con tu zona de confort. Y que la meta es la felicidad.

El esfuerzo merece la pena. El camino mucho más.

Foto y texto por Candela Vizcaíno

[event] => stdClass Object ( [BeforeDisplay] => [AfterDisplay] => [AfterDisplayTitle] => [BeforeDisplayContent] => [AfterDisplayContent] => [K2BeforeDisplay] => [K2AfterDisplay] => [K2AfterDisplayTitle] => [K2BeforeDisplayContent] => [K2AfterDisplayContent] => ) )
Página 1 de 2

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información aquí

Acepto