Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /home/candelav/public_html/libraries/cms/application/cms.php on line 460
12 Beneficios de estudiar música en los niños - Candela Vizcaíno

12 Beneficios de estudiar música en los niños

12 Beneficios de estudiar música en los niños

 

Lo hemos visto en la dura cuarentena por Covid en los niños de toda España: la música ha sido una válvula de escape, un cometa al que agarrarse cuando no les podía dar el aire, una forma de expresarse cuando todas las emociones estaban contenidas. Ha sido el piano, la guitarra, el canto y, también, el arte plástico (junto con un amago de sentido religioso) los asideros a los que se han agarrado nuestros hijos (y los adultos con ellos). No hay que ir muy lejos ahora mismo para reivindicar el gran valor de las mal llamadas tres marías en el muy mejorable sistema educativo actual. Así, aquello que se suponía que se podía relegar se convierte, cuando las cosas vienen mal dadas, en lo único que tenemos para salir adelante. Aquí os dejo esta anotación para reflexionar más tarde y hoy nos adentramos en los innumerables beneficios de estudiar música en los niños sea cual sea su circunstancia social, familiar o personal. Son tantos que sorprende que esta maravillosa disciplina no tenga más peso en los currículum de niños y jóvenes.  

Los cinco beneficios de estudiar música en los niños más importantes 

1.- Tocar un instrumento ayuda al aprendizaje de las matemáticas 

Así sin más y, además, demostrado con un estudio científico por parte del doctor estadounidense Martin F. Gardiner, director de la Escuela de Música de Providence, en Rhode Island. Sus conclusiones han sido recogidas incluso por la prensa generalista (remito al artículo de El País) y la investigación se llevó a cabo con niños de entre 5 y 7 años durante tres trimestres. Pues bien, el grupo que había mostrado retraso en el curso anterior, al introducirle la enseñanza musical, llegan (en un solo año académico) a aventajar a sus compañeros en competencias matemáticas y de lectura.  

Al parecer, el área cerebral en la que se manejan los conceptos abstractos de las matemáticas es la misma que se activa cuando se estudia música. Por tanto, si somos capaces de desarrollar esa zona concreta a través del aprendizaje de un instrumento, el canto o la danza,  estaremos dando herramientas a nuestros hijos para que la asignatura de matemáticas no se les atreviese en el colegio. 

2.- Uno de los beneficios de estudiar música es, por supuesto, el desarrollo del oído y, por tanto, el aprendizaje de lenguas extranjeras 

Y hay mucho más, ya que está demostrado (desde hace décadas incluso) que la formación musical, especialmente a edades tempranas, incentiva el sentido del oído. Tanto es así que los niños que aprenden a tocar un instrumento se vuelven más hábiles a la hora de aprender una lengua extranjera u otra distinta a la materna. Esa agudeza que da la música también se manifiesta a la hora de hacer suyos los fonemas y distinta pronunciación de una lengua ajena a la propia. Voy a más, también son varios los estudios que ponen en relación esta circunstancia no ya con el aprendizaje musical sino con el hecho de escuchar temas clásicos a edades tempranas.  E, incluso, hay quienes se atreven a señalar que el bebé en el vientre de mamá escucha no solo su voz sino conciertos y sesiones de ópera tanto en vivo como en disco. Todo ello va a repercutir no solo en su agudeza auditiva sino que le va a dar más opciones de desarrollar una amplia inteligencia. Al margen de esta consideración intelectual, bajo mi humilde punto de vista, es la mejor manera de tomar contacto con la grandeza del mundo exterior. 

3.- Y no solo es beneficiosa cuando se trata de aprender lenguas no maternas sino que también se desarrolla el vocabulario y la expresión lingüística de la propia  

Los pequeños que tocan un instrumento (sea cual sea) también manifiestan una mayor riqueza de vocabulario y más complejidad lingüística. Esta se manifiesta especialmente por un mayor potencial para desarrollar frases complejas o subordinadas respecto a los niños de su edad. En otro orden de cosas, además, se ha encontrado que los peques expuestos a la música (y no necesariamente que se pongan a estudiarla) aprenden antes a hablar barajando una expresión más fluida a temprana edad.  

4.- Otro de los beneficios de estudiar música en los niños es el desarrollo de la atención  

Este extremo también fue comprobado por el doctor Martin F. Gardiner. El aprendizaje de un instrumento supone no solo memorizar o desarrollar el movimiento de las manos sino también pararse a pensar y a reflexionar antes de actuar. Hay que memorizar y colocar lo aprendido en su relación con el movimiento corporal. Todo eso incide positivamente en el cerebro plástico de los niños. Ni que decir tiene que un desarrollo de la memoria facilita una mayor pericia en la lectura tanto como aprendizaje primero de las letras como en la velocidad, modulación y comprensión del texto. A la postre, los niños que manejan la lectura con más soltura se encuentran con el camino despejado del estudio, ya que la misma es la base para la memorización de lo escrito.  

5.- La música introduce a lo niños en un universo sentimientos ricos, variados y complejos 

En este sentido los ayuda a manejar los valores elementales de tolerancia, respeto y autocomprensión. Y esto es aplicable no solo a los beneficios de estudiar música sino también a sus propiedades saludables simplemente si se escucha como una parte importante de sus vidas. Es una herramienta poderosa que entra a nivel inconsciente modulando la parte desconocida de la psique. La evocación que produce es capaz de sacar aquello que se encuentra reprimido (por eso la música se utiliza en las terapias psicológicas). Si a eso añadimos que el niño maneja un lenguaje nuevo con el que pueda expresarse,  le estamos ofreciendo, por tanto, herramientas para que reconozca sus sentimientos, sus desencuentros, sus sueños o aquellos problemas que, por su profundidad, les cuesta trabajo identificar. 

Otros beneficios de estudiar música en los niños 

6.-  Otro de los beneficios de estudiar música en los niños reside en el nuevo lenguaje que ponemos en sus manos. Así pueden sacar todas las aristas sensibles a través de las notas musicales, además de ofrecerles la posibilidad de desarrollar los valores estéticos. Con ello también facilitamos que acepten las fuerzas afectivas que a cierta edad pueden confundirles.  

7.- También hay autores que ponen en relación el estudio de un instrumento musical con un mayor desarrollo psicomotor.  

8.- En líneas generales los beneficios de estudiar música se concentran en un aumento de la inteligencia. Y llegados a este punto hacemos nuestras las palabras de Iñigo Pirfano expuestas en su libro La Inteligencia Musical (2013): 

“Los expertos en neurofisiología explican que la música es un ejercicio en el que participa todo el cerebro… demuestra por otra parte la importancia fundamental de la música, puesto que involucra, de manera admirable, a todos los elementos de nuestra mente y les hace entablar un diálogo: al hemisferio izquierdo con el derecho; requiere el concurso de la lógica y de la razón, pero también de los sentimientos.” 

9.-  Además, es una oportunidad para que los niños socialicen de manera saludable en torno a una actividad artística. Esto se manifiesta especialmente cuando los peques comienzan a formar parte de una banda o de un coro. 

10.- Otro de los beneficios de estudiar música es el desarrollo de la creatividad a nivel general.  

11.- Si, en las primeras etapas, se combina con la danza, ayudamos a su desarrollo muscular y al sentido del equilibrio. 

12.- Ni que decir tiene que otro de los beneficios de estudiar música es el desarrollo de la evocación y los recuerdos. Con ello también facilitamos el camino que les lleva a identificar los recovecos que habitan en el interior de sí.  Así conocen aquello que los sustentan para que puedan seguir adelante en momento difíciles y tengan más pericia a la hora de encontrar resultados a futuro. Todo ello es imprescindible para motivar en los niños y jóvenes el sentido de responsabilidad y de la rutina necesaria como peaje hacia el éxito en sus proyectos. 

Podríamos poner más y más razones (incluso las meramente estéticas) de los beneficios de estudiar música en los niños. Esta es una de las bellas artes que requieren un aprendizaje complejo y no se tiene en cuenta en los planes de estudios escolares. Lo cual no quita para que intentemos aportar a nuestros hijos esas herramientas de otro modo.  

Por Candela Vizcaíno | Doctora en Comunicación por la Universidad de Sevilla

 

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información aquí

Acepto