Definición de Neoclasicismo

Definición de Neoclasicismo

Definición de Neoclasicismo

Candela Vizcaíno

 

El Neoclasicismo es un movimiento cultural y artístico, vinculado a cambios políticos y sociales, que se desarrolla en el siglo XVIII por toda Europa expandiéndose, más tarde, a América. Desde el punto de vista intelectual y literario hay que ponerlo en relación con la ilustración del llamado Siglo de las Luces. Además, no podemos entender la definición de Neoclasicismo sin los esfuerzos por cambiar de régimen desde una monarquía absoluta hasta los nuevos parlamentarismos. Y tampoco se entiende sin las transformaciones (a veces fallidas) en un intento por adaptar la educación a las necesidades sociales y, a la par, por convertirla, al menos en la teoría, en universal. Desde el punto de vista estético se inspira en los modelos del clasicismo pagano buscando la elegancia, la sobriedad, la serenidad y el llamado buen gusto.  

Características principales que se encuentran en la definición de Neoclasicismo 

1.- Como sucedió con la literatura renacentista se vuelve hacia las manifestaciones paganas de las antiguas Roma y Grecia. Si bien en el siglo XV y XVI se mira hacia la literatura griega y romana, ahora, con las excavaciones de Herculano y Pompeya, salen a la luz otros géneros artísticos. Por eso se busca en la sobriedad clásica los modelos para levantar no solo la arquitectura del Neoclasicismo (bastante fértil) sino también cualquier otra manifestación artística. 

2.- Se desarrolla un rechazo total a la época anterior, la del recargado y excesivo arte barroco asociado a los fastos palaciegos de la monarquía y a los peores excesos de la iglesia. Por eso, se crean nuevas instituciones como las academias, las tertulias y el incipiente periodismo. Una de las características del Neoclasicismo es, por cierto, el desarrollo de estos espacios civiles de encuentro alejados del poder de la realeza o de la iglesia. 

3.- Ahondando en lo anterior, son las virtudes cívicas las que adquieren valor y se desligan de las creencias anteriores. Hilando con esto último, se hace hincapié en la reforma de la educación a todos los niveles y en la necesidad de la instrucción de la población en oficios útiles. 

4.- El lema artístico (y también vital) se centra en la razón en detrimento de las pasiones y el sentimentalismo. Por eso, se ensalzan los modelos científicos, el empirismo, la observación de la naturaleza o la incipiente ingeniería. 

5.- Esto conlleva a un rechazo de la poesía personal y lírica. El ensayo, como género literario, avanza en la época. Se convierte, así, en el vehículo literario preferido a la hora de poner en evidencia todos los fallos y lacras sociales, siempre con espíritu crítico y, a veces, irónico. Se busca la claridad, la concisión e, incluso, el prosaísmo ajeno a cualquier elemento supérfluo. En España un claro ejemplo de este tipo de escritor ilustrado es el Padre Feijoo

6.- La cultura del Neoclasicismo gira en torno a ese deseo de cambio en todos los órdenes para establecer una sociedad más igualitaria (con sus reservas que no podemos comparar este sistema con las democracias contemporáneas). El parlamentarismo y el republicanismo se imponen. A la par, comienzan los procesos de independencia de las naciones de América y, en Europa, el Antiguo Régimen desemboca en la Revolución Francesa a finales del siglo XVIII. 

Ahondando en la definición del Neoclasicismo  

El fenómeno cultural se desarrolló por todo Occidente con desigual fortuna. Mientras que el Neoclasicismo español, por poner un ejemplo cercano, se debatía de manera cruel incluso entre los moldes tradicionales  (los privilegios de la casta aristocrática apoyada por la iglesia) frente a un grupo de liberales cultos, en Estados Unidos, por poner otro caso, se pone la semilla de su apogeo. Siguiendo con los paralelismos, en España apenas tuvo predicamento más allá de una élite instruida consciente de que el avance pasaba por un nuevo régimen de libertades y por la universalización de la instrucción.  En Estados Unidos, por el contrario, estos principios continúan (a pesar de sus guerras y conflictos raciales) hasta el siglo XX incluso. En este país, además, la ideología en ebullición permitió crear una base educativa (hoy presente en prestigiosas universidades) cuya semilla se encuentra en el Neoclasicismo. Sin embargo, en España, a pesar del intento de las Cortes de Cádiz (1810-1814) la involución llega con Fernando VII y su infame reinado pasando por el paredón a todo aquel que osara contradecirle.   

En Francia, por poner otro caso, desembocó en un estado laico basado en el republicanismo convirtiéndose en el ombligo cultural y artístico durante los siglos posteriores. Tanto es así, que su supremacía ha acabado prácticamente en el siglo XXI. En Reino Unido, a pesar de la pervivencia de la monarquía, el fuerte parlamentarismo (y la necesidad de instruir a personal de gestión para las colonias) desarrolló un educación general que únicamente se ha puesto en entredicho en las últimas décadas. Distinta suerte corrieron los países de América del Sur donde únicamente podemos encontrar las características de la arquitectura neoclásica en sobrios edificios civiles y públicos y poco más del espíritu del movimiento.  

En la definición de Neoclasicismo, por tanto, tienen que entrar los conceptos de: 1) intelectualidad, 2) ilustración, 3) culto a la ciencia, 4) rechazo a los modelos políticos sociales y búsqueda de otros más igualitarios, 4) gusto por la sobriedad o la sencillez, 5) inspiración en la cultura pagana clásica y 6) empoderamiento de la razón como diosa suprema.  

Por Candela Vizcaíno | Doctora en Comunicación por la Universidad de Sevilla

 

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios
el bosque de las respuestas

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información aquí

Acepto