Obras de Miguel de Cervantes Saavedra

Obras de Miguel de Cervantes

Obras de Miguel de Cervantes

Candela Vizcaíno

 

Eclipsadas y empequeñecidas por el gran mito del Quijote, las obras de Miguel de Cervantes Saavedra (1547—1616) han superado todas las pruebas del tiempo. Si comenzó su andadura literaria escribiendo versos al estilo de la poesía renacentista (aún preponderante en sus años de formación e introducida en España por Juan Boscán y perfeccionada por Garcilaso de la Vega), su contribución a la historia de la literatura universal gira en torno a la prosa. A poco que nos detengamos en la biografía de Miguel de Cervantes nos encontramos con una persona contradictoria que levantó una obra genial de la que no pudo disfrutar del merecido éxito en vida. Su azarosa existencia se movió entre problemas con la justicia por lances ilegales, misiones militares, viajes por casi todas las urbes mediterráneas de importancia, heridas de guerra en actos heroicos no recompensados, un cautiverio, la cárcel por malversación y muchos sinsabores más. Todo ello no impidió que el gran genio se reconociera en sus obras y que continuara (para beneficio de la Humanidad) con personajes de tal grandeza como los concentrados en el binomio Quijote-Sancho. 

Obras de Miguel de Cervantes escritas en verso

Aunque eclipsada por el brillo del Quijote, a comienzos de su andadura literaria compuso poemas de diversa índole, especialmente siguiendo los modos de la lírica renacentista de corte italianizante. Si Garcilaso de la Vega fue su primer modelo, muy pronto encontró una voz propia, enfrascándose en distintos metros y fórmulas estilísticas alejadas de los cánones clásicos. Encontramos sonetos sueltos y poemas dispersos insertos en su obra en prosa, cartas e, incluso, cancioneros colectivos. De los poemas largos que han llegado hasta nosotros destaco:  

1.- Canto de Caliope

2.- Epístola a Mateo Vázquez 

3.- Viaje al Parnarso, compuesta en tercetos,  narra las peripecias para llegar al Monte Parnarso, lugar simbólico donde residen los grandes genios de las artes y las letras. Fue publicada en vida del autor (1614) aprovechando el discreto éxito de la primera parte del Quijote

2.- Obras de Miguel de Cervantes de género teatral  

Conforme los modos clásicos se van diluyendo para instalarse la literatura barroca en España, el ambiente general se va tornando pesimista. Las crisis económicas se suceden unas tras otras junto con las derrotas militares, las pestes y la insalubridad en las ciudades. Todo ello lleva a un estado de abatimiento con tintes de resignación, que tan solo se atinaba a olvidar con sesiones diarias de teatro. En este sentido, cabe reseñar que las obras más exitosas que se representaban en los corrales de comedias se basaban en el enredo, en los malentendidos, en los juegos de los intérpretes que aportaban una parcela de evasión a un pueblo deprimido, tal como sucede hoy en día con las series televisivas. Es bien sabido (porque así lo dice él mismo) que Cervantes intentó probar fortuna con el género teatral pero sus obras, con cierta profundidad filosófica, no eran del agrado de un público acostumbrado a la gracieta fácil o de los promotores teatrales que, hoy como ayer, arriesgaban bien poco.  

2.1.- Obras de teatro de la primera época 

En este sentido, parece que escribió casi treinta comedias antes de la publicación de las Ocho comedias y ocho entremeses. Todas ellas, casi con toda probabilidad, fueron escritas tras regresar de su cautiverio en Argel, cuando se le cerraron definitivamente todas las puertas para levantar una carrera militar. De esta época únicamente nos han llegado dos títulos: 

1.- Los tratos de Argel

2.- La Numancia 

Sin embargo, citadas por el autor, aunque no conocemos su texto y únicamente tenemos los títulos, nos encontramos con:  

1.- La Gran Turquesa

2.- La Batalla naval

3.- La Jerusalén

4.- La Amaranta o la del Mayo

5.- El Bosque Amoroso

6.- La Única 

7.- La bizarra Arsinda

8.- La Confusa

Las obras de Miguel de Cervantes escritas para el teatro apenas tuvieron cabida entre el público popular (el mismo que abarrotaba a diario los corrales de comedias) e, incluso, las publicadas cuando ya tenía la ola favorable de la primera parte del Quijote tampoco llegaron a ser representadas en vida del autor, quien da las siguientes razones para tan escaso éxito: 

“- Pues ¿por qué no se representan? 

- Porque ni los autores me buscan, ni yo les voy a buscar a ellos. 

- No deben de saber que vuesa merced las tiene. 

- Sí saben; pero como tienen sus poetas paniaguados y les va bien con ellos, no buscan pan de trastrigo. Pero yo pienso darlas a la estampa, para que se vea de espacio lo que pasa aprieta, y se disimula o no se entiende, cuando las representan; y las comedias tienen sus sazones y tiempos, como los cantares” 

Cervantes en Adjunta al Parnaso 

2.2.- Obras de Miguel de Cervantes de teatro correspondiente a la segunda época

Todas las que aparecen a continuación fueron publicadas en las Ocho comedias y ocho entremeses bajo su cuidado cuando el joven Lope de Vega había puesto los modos y las formas del teatro de capa y espada o de enredo que hacía furor en la época.  La lista completa de las incluidas en el volumen son las que siguen:  

1.- El gallardo español 

2.- La casa de los zelos y selvas de Gardenia

3.- Los baños de Argel

4.- El rufián dichoso

5.- La gran sultana doña Catalina de Oviedo

6.- Laberinto de amor

7.- La entretenida

8.- Pedro de Urdemalas 

2.3.- Los ocho entremeses de Miguel de Cervantes 

De difícil cronología, representan la cima estilística de su género. Y, a pesar de su indudable e indiscutible calidad literaria, no solo no fueron representados antes de su publicación sino tampoco después. Es más, algunos críticos sostienen que estas pequeñas piezas teatrales fundamentales para entender la grandeza de la obra de Miguel de Cervantes fueron imitadas, manipuladas y plagiadas sin pudor tras su muerte. Nos han llegado ocho y los títulos son los que siguen: 

1.- El juez de los divorcios

2.- El rufián viudo llamado Trampagos

3.- La elección de los alcaldes de Daganço

4.- El vizcaíno fingido

5.- La guarda cuidadosa 

6.- La cueva de Salamanca

7.- El retablo de las maravillas

8.- El viejo celoso

3.- Obras de Miguel de Cervantes en prosa 

Es en la prosa donde el genio encontró su lugar y, aunque el éxito siempre le fue escamoteado en vida, sí pudo disfrutar de alguna acogida, especialmente cuando se publicó la primera parte del Quijote. Pero, para llegar hasta una de las obras cumbres de la literatura universal hubo, con anterioridad,  algunos ensayos.  

3.1.- La Galatea, la novela pastoril de Cervantes 

Aparece en 1585 titulada como égloga al estilo de la poesía renacentista que aún tenía el favor del lector culto. Está dividida en seis libros y en ella se narran los amores de Elicio y Galatea que conviven a orillas del Tajo. Siguiendo los cánones de la novela pastoril, la trama amorosa, totalmente idealizada, se entrecruza con otras historias paralelas siguiendo una narración tortuosa e inverosímil.  

3.2.- Las novelas ejemplares publicadas en 1613

Imposible saber la que fue escrita antes o después, ya que el autor no nos da ningún detalle ni hay ninguna seña al respecto en el libro. Uno de los pilares más importantes a tener en cuenta a la hora de abordar esta obra es que la crítica está de acuerdo con la afirmación de Cervantes al arrogarse ser el primero en utilizar la palabra novela (y el género) en castellano. Aunque, con anterioridad, nos encontramos algunas señas de la llamada novela morisca o de las exitosas novelas de caballería, en la época eran rotulados como libros o romances. Y, además, el género (aunque estuvieran escritas en prosa) no se corresponde al término conocido actualmente. Estas obras estaban levantadas (o copiadas) de los romances de aventuras que circulaban por toda Europa desde la Edad Media. Con Cervantes todo cambia y asistimos, por primera vez, a un texto original en prosa con una narración cerrada y levantada sobre ella misma. Las novelas ejemplares son 12 y sus títulos son los que siguen:  

1.- La Gitanilla

2.- El amante liberal

3.- Rinconete y Cortadillo, ejemplo clásico (aunque breve) de novela picaresca

4.- La española inglesa

5.- El Licenciado Vidriera

6.- La fuerza de la sangre

7.- El celoso extremeño

8.- La ilustre fregona

9.- Las dos doncellas

10.- La señora Cornelia

11.- El casamiento engañoso

12.- Coloquio de los perros 

 

3.3. Los trabajos de Persiles y Segismunda

Fue terminado unos cuantos días antes de morir nuestro autor, quien no vio, por tanto, publicada la obra. Es una novela de aventuras protagonizada por dos príncipes reales de viaje desde el norte de Europa hasta Roma donde contraen matrimonio. Se publicó en Madrid en 1617 cuando Cervantes ya había abandonado este mundo, tal como intuye en la sincera dedicatoria del libro dirigida al conde de Lemos:  

“Aquellas coplas antiguas, que fueron en su tiempo celebradas, que comiençan: `Puesto ya el pie en el estribo’, quisiera yo no vinieran tan a pelo en esta mi epístola, porque casi con las mismas palabras la puedo començar diciendo: 

Puesto ya el pie en el estribo

Con las ansias de la muerte, 

Gran señor, ésta te escribo. 

 

3.4.- Don Quijote de la Mancha

La gran obra de Miguel de Cervantes sobre la que pivota la literatura universal fue publicada la primera parte en Madrid en 1605 y pronto tuvo el favor de un público acostumbrado a la idealización extrema que es una de las características de la novelas de caballería. Aunque la obra está estructurada para hacer mofa de este tipo de héroes irreales, trasciende al crear unos tipos universales en los que se sintetizan el alma humana al completo. Más allá del sentido realista de un Sancho Panza en constante encontronazo con los sueños idealistas de un Quijote, nos encontramos personajes profundamente humanos en sus contradicciones, esperanzas y modo de estar en el mundo. Ni que decir tiene que este pequeño apunte no dice de una de las obras de Miguel de Cervantes que ha traspasado todas las brumas del tiempo, pero, como hay que hacer un esbozo, aquí va en espera de un estudio más detallado. Es el mismo que no puede resumir en unas cuantas líneas lo que significa esta gran obra de la literatura universal. 

Por Candela Vizcaíno | Doctora en Comunicación por la Universidad de Sevilla

 

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios

 

el bosque de las respuestas

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información aquí

Acepto