Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /home/candelav/public_html/libraries/cms/application/cms.php on line 460
La novela morisca en la literatura castellana - Candela Vizcaíno

La novela morisca en la literatura castellana

La novela morisca en la literatura castellana

Al contrario de la novela pastoril que se extendió por todas las literaturas europeas, la novela morisca es un género nacido en lengua castellana, probablemente al calor de los hechos históricos acaecidos durante largos siglos de convivencia musulmana en la península. En ella, los protagonistas sufren de amores imposibles (o posibles) en el entorno árabe con tintes, en la mayoría de los casos, históricos o reales. 

10 Características principales de la novela morisca 

1.- Surgió a medios del siglo XVI y su éxito fue tan arrollador que, incluso, encontramos los últimos coletazos de la misma en el Romanticismo literario

2.- Además, no solo se encuentran los temas o fórmulas en la literatura castellana posterior al siglo XVI, sino que los relatos del Renacimiento son retomados por autores europeos posteriores. 

3.- Son novelas cortas escritas con un ritmo trepidante en las que se ensalzan un sentimiento amoroso al estilo de la lírica renacentista, pero este ya se ha ido transformando y volviendo más terrenal. Nos encontramos, por tanto, sentimientos radicalmente humanos, verídicos y alejados del platonismo extremo de los temas pastoriles. 

4.- Los protagonistas son árabes (y también parejas imposibles de distintas culturas) que luchan en contra de un sistema social que no permite su amor. 

5.- Aunque también se describe la naturaleza, el bucolismo de la literatura renacentista queda aparcado en post de la puesta en escena de suntuosas fiestas, brillantes cortejos, juegos de todo tipo y descripciones de palacios bellamente adornados y de indumentaria lujosa. 

6.- Todo en la novela morisca remite a un mundo culto, rico, decadente e, incluso, ocioso. 

7.- A igual que en las novelas de caballería, sus protagonistas están adornados con atributos de virtudes superiores, haciendo gala de buena educación, mejor corazón, fina inteligencia y modales formales refinados. 

8.- La valentía de los protagonistas es un hecho diferencial de la novela morisca que no se da en otro género literario de la época. Todos ellos se encontraban enfrascados en un mundo pasado, perfecto, sublime y muelle (en el sentido de fácil) en el que las acciones de arrojo personal no tienen lugar. Estas, las de la novelas moriscas, sin embargo, no son al estilo de los cantares de gesta donde se muestra la brutalidad de la guerra. Más bien, asistimos en las obras en prosa renacentistas a una virtud palaciega, mundana y refinada que adorna en todo momento al héroe.  

9.- Aunque conocemos pocos títulos, por referencias en otras obras, tuvieron un notable éxito en la época. 

10.- Los protagonistas de la novela morisca fueron retomados por artistas posteriores llegando hasta los albores del Romanticismo, cuando se vuelve a poner en alza los escenarios exóticos y los amores pasionales o tortuosos de los que participa esta tendencia literaria. Dentro de la literatura castellana, encontramos ecos, resonancias, temas o narraciones en Calderón, Lope de Vega, Antonio de Alarcón e, incluso en el neoclásico Moratín. Fuera de la lengua española, el ejemplo más conocido son los Cuentos de la Alhambra de Irving, aunque también fue del agrado de poetas de la talla de Chateaubriand o Víctor Hugo.  

Historia del Abencerraje y de la hermosa Jarifa, la más bella novela morisca en español 

De entre todos los títulos del género destaca este de autor anónimo y que, al parecer, narra hechos reales. La primera versión de la obra aparece intercalada en Los siete libros de Diana de Jorge de Montemayor, la obra más representativa de la novela pastoril. Esto no significa que este fuera su creador, ya que, en la época, no se ponía tanto celo en las ediciones como se hace actualmente. Aparece en una impresión de 1561 en Valladolid. Hay otra versión que se encuentra aprobada por la censura en 1551 y en la imprenta en 1565. Se trata de Inventario de Antonio de Villegas.  

En la obra se narra, al parecer, un hecho real acaecido en el sur de España. Abindarráez, de la estirpe de los Abencerrajes (víctimas de un acto cruel en La Alhambra momentos antes de caer el reino nazarí) es el protagonista. En esencia, el joven es apresado por el Alcalde de Antequera, el cual responde al nombre de Rodrigo de Narváez. De dicho caballero cristiano se tienen datos en distintos archivos administrativos y la crítica no duda de su existencia en el plano terrenal. Siguiendo con la historia, cuando el cristiano escucha los lamentos de su prisionero por no poder casarse con su amada Jarifa, en un gesto entre caballeros, lo deja marchar para que se consumen las nupcias. El trato es que tiene que volver. Sin embargo, el amor que todo lo puede, hace acabar la novela con la puesta en libertad del prisionero ya que, el vencedor, movido por el gran afecto de los esposos, tiene este gesto con ellos. 

Aunque el relato de esta hermosa novela morisca es muy simple, esta está escrita y levantada con un lenguaje claro, sencillo, natural y delicado que nos va introduciendo, como si de un poema se tratara, en los entresijos emocionales de los protagonistas. No solo el amor es el eje central temático, sino que también hay sentimientos de nobleza por ambas partes que acceden a realizar concesiones guiados por un espíritu noble. Sin duda, esta historia, así contada, encandiló a los lectores de la época que buscaban en los libros (y no solo en las características de las novelas de caballería) un mundo idealizado y perfecto en el que evadirse de los problemas cotidianos.   

La novela morisca en Ginés Pérez de Hita

Independientemente de la anterior que ha sido ponderada como la mejor y más perfecta de su género, el autor que abordó la temática con mayor acierto fue Ginés Pérez de Hita. De él apenas se conocen detalles de su biografía, ni siquiera la fecha de nacimiento aproximada. Parece que fue natural de Mula y que su vida transcurrió en la región de Murcia. Se le ha relacionado con el oficio de zapatero. A pesar de su trabajo de artesano, fue llamado a filas para formar parte de las guerras que se libraban contra los moriscos en las Alpujarras. Con toda probabilidad, sus aventuras bélicas le sirvió como inspiración y sustrato para sus libros.  

Se le conoce la Historia de los bandos de Zegríes y Abencerrajes o Guerras Civiles de Granada, que fue publicada en Zaragoza en 1595. En esta obra se narran los últimos años de los reinos nazaríes con sus historias de conspiraciones, amores, deslealtades, infidelidades y amoríos, los mismos que han pasado a formar parte de las grandes leyendas no solo de La Alhambra sino de toda Granada. En esta obra el escritor, como narra hechos del pasado (de 100 años antes), se permite una mayor libertad imaginativa en la que la historia se adoba con múltiples retazos literarios. Pérez de Hita se entretiene en presentar las aventuras amorosas y de la corte con una descripción colorida y fantasiosa en la que los protagonistas están repletos de las virtudes caballerescas en boga en la época obviando buena parte de la veracidad de los hechos históricos. 

De esta obra se publicó ya en el siglo XVII, en 1619, en Cuenca, una ampliación con la Rebelión de la Alpujarra en la que el escritor había formado parte como miembro del ejército de Felipe II. En estas páginas, sin embargo y al contrario de la primera parte, se abandona toda faceta artística (centrada en puntos inventados) y se crea un relato histórico. A ello, sin duda, contribuyó que el mismo novelista participó de estas aventuras y esa vivencia suplantó a la imaginación que adorna la primera obra. No obstante, en ambas relatos (pertenecientes al género de la novela morisca) intercaló algunos romances en los que se recogen amores, hazañas y aventuras. 

En definitiva, la novela morisca es un subgénero en prosa de la literatura amorosa del Renacimiento que había inaugurado Petrarca. Por las peculiaridades históricas de España, el ideal caballeresco también se colocó a los personajes árabes del reino nazarí, el mismo que había sido derrotado por los Reyes Católicos.  

Por Candela Vizcaíno | Doctora en Comunicación por la Universidad de Sevilla

 

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información aquí

Acepto