Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /home/candelav/public_html/libraries/cms/application/cms.php on line 460
Lope de Rueda | biografía y obras más allá de sus famosos pasos - Candela Vizcaíno

Lope de Rueda | biografía y obras más allá de sus famosos pasos

Lope de Rueda | biografía y obras más allá de sus famosos pasos

 

Hoy se definiría a Lope de Rueda, el más fino dramaturgo siguiendo el gusto italiano de las características del Renacimiento literario, como un auténtico showman. Aunque en la documentación de la época se dice de él que tenía por oficio el de “baltihoja” (batidor de panes de oro), en verdad fue un empresario teatral de éxito, autor original y actor entregado. El siguiente retrato proviene del mismísimo Cervantes y, por tanto, de una voz revestida de la máxima autoridad y juicio literario: 

“…yo, como el más viejo que allí estaba, dice que acordava de aver visto representar al gran Lope de Rueda, varón insigne en la representación y en el entendimiento. Fue natural de Sevilla, y de oficio baltihoja, que quiere dezir de los que hacen pan de oro; fue admirable en la poesía pastoril, y en este modo, ni entonces ni después acá ninguno le ha llevado ventaja; y aunque, por ser muchacho yo entonces, no podía hazer juycio firme de la bondad de sus versos, por algunos que me quedaron en la memoria, vistos agora en la edad madura que tengo, hallo ser verdad lo que he dicho…”

Biografía de Lope de Rueda 

Al parecer, nació alrededor de 1510 en Sevilla y no se sabe a ciencia cierta cómo cogió el gusanillo del teatro. Lo cierto es que muy pronto abandona estas tareas artesanas para fundar su compañía y recorrer toda España con ella. Preparaba las funciones donde se representaban piezas que él mismo componía y, además, encarnaba, con asiduidad, el papel de uno de los personajes. Se tiene constancia que estuvo entre 1551 y 1552 en Valladolid a sueldo del ayuntamiento. También se sabe que el Conde de Benavente, en 1554, lo contrató para amenizar una velada en honor del príncipe (futuro Felipe II) en su ruta hacia Inglaterra para casarse con María Tudor. Otro contrato lo sitúa en Sevilla en 1559 en las fiestas del Corpus Christi y un tanto de lo mismo nos encontramos en Toledo en 1561.  

De él hablan maravillas el mismísimo Cervantes quien, al parecer, se inspiró en la obra de Lope de Rueda para levantar sus entremeses. Parece que actuó en Madrid y en Valencia. Allí se avino con el impresor Timoneda que sería a la postre el editor de la mayoría de sus títulos conocidos. Se casó dos veces y murió en Córdoba en 1565.  

Las obras de Lope de Rueda 

Aunque, como veremos a continuación, el autor no se preocupó lo más mínimo por reunir y pulir sus textos como sí hicieron otros escritores agobiados incluso por la posteridad, estos aparecieron publicados en tres volúmenes tras su muerte en la imprenta valenciana de Timoneda. Tenemos:

1.- El primer libro sale a la venta en 1567. Allí aparecen cuatro comedias, dos coloquios pastoriles, en línea con las églogas de la lírica renacentista (de Garcilaso de la Vega o de Juan Boscán), pero de otro tenor estilístico y un diálogo. 

2.- En 1570 aparecen dos volúmenes en el que se insertan sus famosos “pasos” y entremeses.  

Aunque la crítica acepta que sus obras tuvieron que ser muchas más, en 1908, la Academia de la Lengua Española sistematiza todos los textos y fragmentos que pudieron reunir en los siguientes volúmenes: 

1.- Cinco comedias escritas tanto en prosa como en verso: Discordia, Cuestión de Amor, Eufemia, Armelia, Los engañados y Medora. 

2.- Tres coloquios pastoriles tanto en prosa como en verso: Cuestión de Amor, Camila y Tymbria

3.- Diez pasos en prosa entre los que destacan Las aceitunas, versión del cuento de origen árabe de La Lechera, Los criados, Los lacayos ladrones, La generosa paliza, El rufián cobarde, Pagar y no pagar, La tierra de Jauja, El convidado, Cornudo y Contento, La carátula.  

Características de las obras de Lope de Rueda 

1.- Nada se sabe de la formación en letras del autor, sin embargo, por los títulos que nos ha dejado y las pocas notas biográficas que conocemos de él, con toda probabilidad, no tuvo una formación humanística. Y esto se transparenta en sus comedias que nos han llegado escritas. 

2.- A Lope de Rueda no le interesa dejar un legado literario pulido y editado para la posteridad. Su meta es más mundana, ya que, con toda probabilidad, el objetivo de sus representaciones era despertar la risa, la carcajada sonora y el entretenimiento. 

3.- En él no hay fina ironía o crítica social. Más bien presenta, en apariencia, obras sencillas en la que los personajes son realistas al máximo invitando con su diálogo a la comicidad extrema. 

4.- Todo su teatro está levantado “a la manera italiana” y el enredo constituye parte fundamental de la trama. En cada uno de los títulos se resuelven de manera jocosa calumnias o las complicaciones provocadas por personajes que se parecen o se asemejan como gemelos. También echa mano al socorrido recurso de familiares perdidos que se reconocen en el tiempo presente. 

5.- Tiene un lenguaje sencillo, rudo a veces, sin pulir, gracioso, jocoso con golpes de efecto que provocan en el espectador la carcajada limpia. 

6.- A pesar de ser obras que no están levantadas sin ningún espíritu humanístico, fue del agrado de la nobleza, de la élite aristocrática e, incluso, de príncipes. 

7.- En sus comedias abundan los tipos característicos que se comportan según un esquema preestablecido y que el público conoce y reconoce de antemano. 

8.- No hay estudio psicológico de los personajes como tal. Estos son prototípicos y siempre están exagerados al extremo. 

9.- Aunque también escribe en verso, da carta de legitimidad a la prosa, sencilla, limpia y entendible por todos. 

10.- Las obras de Lope de Rueda estaban diseñadas para que intervinieran los actores de su compañía y él mismo. Por tanto, siempre estaban escritas teniendo en cuenta los medios con los que contaba.  

Los “pasos” de Lope de Rueda

Mención aparte merecen estos pequeños retazos cómicos de la vida cotidiana insertados en las obras mayores y cuyo creador fue nuestro escritor. Aunque, con posterioridad, Cervantes los retomaría para sus famosos Entremeses, en ese momento era algo novedoso en el teatro español. Los pasos son pequeñas escenas sueltas en las obras que tienen entidad propia con su inicio, nudo y desenlace. Si bien la gran mayoría de las comedias de Lope de Rueda aparecen ante nosotros deshilvanadas, los pasos, a pesar de ser muy breves, pueden representarse por separado. 

Estas anécdotas con un relato muy sencillo en el que intervienen personajes muy perfilados de antemano tienen como objetivo desencadenar la comicidad, la risa y la carcajada sonora. Para ello se recurre al enredo, pero también a los caracteres exagerados de personajes bufos que se comportan como se esperan de ellos al estilo de los modelos de los chistes contemporáneos. En los pasos de Lope de Rueda, el humor se consigue estirando la caricatura hasta la apoteosis.  

Aunque hay algunos críticos, que no encuentran en Lope de Rueda el literato puro, intelectual y formado tan común en la época, sí son unánimes a la hora de señalar su importancia. Y esta reside en el talento no solo para un tipo de comedia de enredo que se inaugura en el Renacimiento sino para presentarnos un retablo social con una tremenda sencillez, realismo y sin ningún interés por la crítica social. Que Cervantes, tal como he anotado al inicio, lo tuviera por un maestro también ha contribuido en su fama posterior.  

Por Candela Vizcaíno | Doctora en Comunicación por la Universidad de Sevilla

 

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información aquí

Acepto