• Portada
  • Arte
  • Características de la arquitectura románica

Características de la arquitectura románica

Características de la arquitectura románica

Características de la arquitectura románica

Candela Vizcaíno

 

Fue poco a poco y hacia el siglo VI d.C. del antiguo esplendor pagano quedaban únicamente los restos. En el 476, oficialmente, cae el Imperio Romano de Occidente y las antiguas vías de comunicación (las que unían la capital con las provincias) se convierten en peligrosos caminos. Las que fueron florecientes ciudades son progresivamente abandonadas y comienza una época de recogimiento (en todos los sentidos). La vida se vuelve campesina, de subsistencia casi y gira alrededor de castillos defensivos con señores empeñados en cruentas guerras fratricidas. Las pestes, las malas cosechas y el analfabetismo van contribuyendo a crear un mundo progresivamente encerrado en sí mismo. Apenas hay avances científicos o literarios y los intercambios culturales terminaron con la gran Biblioteca de Alejandría. En este panorama surge, en los albores del primer milenio, las principales características de la arquitectura románica, una de las primeras manifestaciones del arte medieval en Europa 

Las 5 principales características de la arquitectura románica 

1.- La Europa medieval es profundamente cristiana con una sociedad desperdigada y fuertemente dividida en clases sociales. Los grupos de población giran en torno a los castillos defensivos mientras surgen grandes centros monásticos aislados de las zonas más pobladas. En ellos se intenta preservar lo que queda del conocimiento de la cultura clásica (no sin una potente autocensura) en códices que se copian a mano lenta y pacientemente. Aunque algunos libros medievales fueron miniados (ilustrados) dejándonos un testimonio de la cosmovisión de la época, el arte estaba concentrado en la arquitectura.  

2.- Aparte de la orfebrería de los pueblos llamados bárbaros (cuya pericia era sobresaliente) y algunos códices importantes (como el grupo de los Beatos en España), toda manifestación artística se concentraba en la arquitectura. Esta, además, (aparte de la defensiva de los castillos) giraba en torno a los edificios religiosos. 

 San Juan de la Peña

3.- En un mundo hostil con una población analfabeta cuyo único entretenimiento era la llegada de los juglares nómadas (y con ellos los cantares de gesta en España), la arquitectura románica se arroga una meta didáctica.  

4.- Una de las principales características de la arquitectura románica, por tanto, es que se centra en levantar iglesias o centros de culto. No hay otro tipo de edificación que pueda definirse como perteneciente al románico. Si bien el arte paleocristiano ya recogía esta tendencia, la misma se va afianzando una vez se supera el primer milenio con sus terrores del fin del mundo. 

5.- A igual que los libros propagaban la autoridad de los autores clásicos, los edificios presentan poca innovaciones y las que hay son evolución de la grandiosa arquitectura romana. Por eso se sigue utilizando la bóveda de las construcciones imperiales. Las medievales, sin embargo, presentan una evolución ya que, para aligerar este peso y hacerlas, a la par, más firmes, se colocan unas nervaduras en el centro que ayudan a los pilares a soportar la presión.  

Otras 5 características de la arquitectura románica 

6.- Antes del año mil, Europa era un campo de batalla constante cuyo protagonista era la destrucción en todos los sentidos. La esperanza llegó a la población tras superar esta fecha en la que se creía que llegaría el fin del mundo (algo parecido también pasó, aunque con no tanta intensidad, en el paso hacia el 2000). La vida siguió y, además, se introdujeron algunos cultivos nuevos y proyectos de ingeniería propuestos por los árabes. Esos pequeños inventos hicieron mejorar tímidamente la vida de la población. Y con esa fe en el futuro se lanzaron a construir nuevas iglesias donde se ensalzaba el valor de los evangelios. Por eso, en parte, la arquitectura románica está ligada a la escultura. El sentido último se recurría a  la comunicación de las enseñanzas de las escrituras utilizando potentes símbolos conocidos por todos, aunque hoy la población contemporánea los haya olvidado por completo.  

7.- A pesar de estos pequeños avances en el plano económico, los recursos eran muy limitados y una de las características de la arquitectura románica es la solidez, la sencillez, la tosquedad incluso. Los muros de estas iglesias son fuertes, planos, sin concesión al adorno o al movimiento, puesto que no había técnica para ello. 

 Interior de la Catedral de Módena

8.- Las primeras construcciones románicas tenían una sola planta realizada con este tipo de bóvedas que se sumaban entre sí hasta formar una nave que terminaba en el ábside de forma cónica.  Aunque se intentaban realizar obras de gran tamaño, no llegaron a la consideración de las catedrales góticas posteriores. 

9.- Posteriormente, estas construcciones evolucionaron hacia la planta en forma de cruz latina y hacia edificios de varias filas de arcadas abiertas siempre hacia el ábside, el remate en forma de bóveda o de medio cilindro en el que terminan siempre estos templos. Aquí se situaba el altar y se revestía con frescos representando escenas bíblicas. Estos se perdieron, en su mayoría, en los siglos posteriores. En este espacio sagrado se solía colocar una cripta subterránea donde se guardaban reliquias de los santos. Los fuertes muros, además, se refuerzan con contrafuertes y apenas hay aberturas al exterior dando una sensación de recogimiento total.  

10.- A pesar de que los distintos territorios europeos están encerrados en sí mismos con intercambios culturales o diplomáticos mínimos, las más importantes características de la arquitectura románica se va extendiendo desde Italia hacia todo el norte y el oeste del continente. Esto propició que, sobre unas bases comunes, se fueran desarrollando peculiaridades locales.  

Las características de la arquitectura románica en su relación con la escultura 

11.- Si bien los libros que se copiaban en los scriptoria de los monasterios intentaban preservar el saber para las generaciones futuras estos ni eran suficientes para sustentar una educación básica ni tampoco había una masa crítica alfabetizada. Hasta la llegada de la imprenta, a mediados del siglo XV, y la proliferación de las universidades, el pueblo iletrado recibía las enseñanzas o la literatura de manera oral. Por eso, las iglesias románicas tenían que ser (literal), un libro abierto donde se expusieran los Evangelios más allá de los sermones dominicales.  

12.- Sin teatro, reducida la literatura a los cantos de los juglares, la escultura tenía una función predominante dentro de las características de la arquitectura románica. En fachadas, en pórticos, en las puertas, se van desgranando los protagonistas bíblicos conocidos entre el público por elementos simbólicos diferenciados. Así, en el interior de la catedral de Módena, uno de los ejemplos más sobresalientes del románico, se han esculpido a modo de tapiz escenas del Antiguo Testamento: Caín y Abel, Adán y Eva con la consiguiente expulsión del Paraíso… La narración continúa con los Evangelios valiéndose de figuras humanas de gran fuerza expresiva a pesar de su tosquedad.  

13.- Las características de la arquitectura románica gira en torno al cristianismo y a su mensaje de salvación (y también de perdición). Hay poca concesión a otros temas. Cuando se ofrece un relato distinto, este está ligado a los ciclos de la naturaleza o de la cosecha. El mundo del campesino sencillo que se afana por arañar alimentos a una tierra no siempre generosa, el rezo monacal y la simbología cristiana copan todo el imaginario.  

14.- Progresivamente, los toscos edificios en piedra sin apenas movimiento o aperturas, se van elevando al cielo y se van estilizando. El baptisterio de Parma, con su forma octogonal y sus sucesivos pisos sostenidos, da paso al románico pisano o al normando, más elaborados en todos los aspectos.  

Características de la arquitectura románica de Pisa 

A partir del siglo XI, la ciudad toscana va adquiriendo relevancia estratégica y económica debido a un floreciente comercio. En el Campo de los Milagros se alzan tres construcciones imposibles en siglos anteriores caracterizados por una población sumida en la pobreza y en el miedo. Sin embargo, el superavit económico de la ciudad de Pisa durante estos siglos hizo posible levantar el denominado Campo de los Milagros, el cual aún hoy en día maravilla a quienes tienen la suerte de disfrutarlo. Junto a la catedral, se alza el baptisterio y la famosa torre inclinada. La tosquedad de los primeros edificios de este estilo ha evolucionado hacia una estilización en estas construcciones (a pesar del ángulo de la torre) con claras influencias del estilo oriental.

 Románico de Pisa

Las columnas se hacen esbeltas y además se repiten en una serie para aportar armonía. El diseño de la catedral tiene un orden matemático y el interior está embellecido con colores contrastados que no se daban en las pinturas murales de la Edad Media. Además, estos edificios abandonan la oscuridad que es característica de la arquitectura románica para volverse más luminosos por el método de abrir ventanas y huecos (avanzando en la técnica de ingeniería) y pierden la sobriedad anterior para tornarse más alegres y ligeros. En el románico pisano se comienza a abandonar el protagonismo de la piedra y se da paso a materiales nobles olvidados desde las grandes obras pertenecientes a la escultura romana. El mármol vuelve a ser un elemento favorito y no perderá este fervor en los siglos posteriores. Los interiores están realizados con el mismo afán de grandiosidad que el exterior. El recogimiento que había caracterizado a la sociedad y al arte de los siglos posteriores, en Pisa, entre el siglo XI y XII, abandona la simplicidad para adentrarse en otros derroteros.  

La arquitectura medieval en Sicilia  

Aunque de este estilo encontramos muestras en numerosos puntos europeos (en España sin ir más lejos con las recogidas iglesias del norte como la de Valdediós), durante estos siglos no se hicieron grandes obras arquitectónicas. En parte había carencia económica y también técnica que no se corrigió hasta el Renacimiento. Sin embargo, en la Edad Media, sin ser románico (aunque hay algunas estructuras que se recogen de este estilo), se levantó en Sicilia una obra brillante (hasta literal) en Monreale, a las afueras de Palermo.  Aquí las influencias orientales se funden con la sobriedad románica para aportar un conjunto repleto de gracia y serenidad hoy Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. 

 

Durante el reinado del rey normando Guillermo II se levantaron edificios en los que se fundían los motivos islámicos con el simbolismo cristiano. El claustro del monasterio benedictino es armónico y levantado de manera matemática.  Es sostenido por columnas finas colocadas por pares adornadas con motivos geométricos o en espiral. Además, se le han añadido mosaicos y taraceas doradas a igual que los muros de la catedral. El agua y las fuentes toman un protagonismo importante (a igual que sucede en la arquitectura musulmana) representando el centro del universo con los cuatro ríos que cruzan el paraíso. Semejante estructura podemos ver en el Patio de los Leones de la Alhambra de Granada. En Monreale, la fuente principal está protagonizada por una columna en forma de palmera, símbolo de la vida eterna entre los pueblos del desierto como el ciprés es de la cultura mediterránea. 

Los capiteles de las columnas del claustro de Monreale han sido bellamente decorados abandonando toda la sobriedad que es una de las características del arte románico imperante durante toda la Edad Media en Europa. Otras fórmulas expresivas, por tanto, se abrían paso en Europa. 

 

Por Candela Vizcaíno | Doctora en Comunicación por la Universidad de Sevilla

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios
CURSOS DGMAX

el bosque de las respuestas

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información aquí

Acepto