Duque de Rivas | obras y biografía

Vida y obras del Duque de Rivas

Vida y obras del Duque de Rivas

Candela Vizcaíno

 

Ángel de Saavedra y Ramírez Baquedano, más conocido en la historia de la literatura como Duque de Rivas (1791-1865), es uno de los máximos representantes del Romanticismo en España. Comparte podio con Mariano José de Larra (en la prosa) y José de Espronceda (en el género poético). Conoció el éxito (mucho) en vida gracias a sus obras de teatro (que tuvieron una fantástica acogida por todo tipo de público). Y todo ello sin olvidar que también fueron apreciadas sus composiciones en verso, como El moro expósito. Su fama no se ha movido ni un ápice desde entonces. Compaginó su brillante carrera artística (admirada incluso por los intelectuales de algunos países europeos) con puestos políticos que le obligó al exilio más de una vez.  

La azarosa biografía del Duque de Rivas

Educación y años de juventud

Fueron tantos los títulos y cargos que atesoró que, incluso de bebé, ya fue condecorado. No podría explicarse esto sin conocer el origen aristocrático de su familia. Nació en Córdoba en 1791 y con seis meses ya tenía la cruz de Caballero de Justicia de la Orden de Malta. A los ocho años recibía el codiciado hábito de Santiago. Todo ello solo puede explicarse por la profunda influencia y poder que ejercía su clan que no dudó en buscar a maestros franceses para que recibiera la instrucción básica en casa. A los once años y hasta 1806 estudia en el Seminario de Nobles y, una vez se gradúa de la institución, se incorpora a la Guardia de Corps. Con sus compañeros estuvo involucrado tanto en los sucesos de Aranjuez como en la Guerra de la Independencia. Luchó defendiendo su país a pesar de su educación y cultura afrancesada. Fue herido en la Batalla de Talavera (1809) de cierta gravedad, aunque sin secuelas de importancia. Pasó el resto de la guerra en Cádiz realizando mapas para el gobierno.  

Con una breve escapada a París, su siguiente parada fue Sevilla, a partir de 1814. Aquí conoció a Alcalá Galiano y se inicia en la política ocupando, en primera instancia, el cargo de diputado por Córdoba en 1821. Sin embargo, el Trienio Liberal duraría bien poco y en 1823 Fernando VII da una vuelta de tuerca al absolutismo pasando por el paredón a todo aquel que consideraba enemigo. En la lista estaba nuestro protagonista, el Duque de Rivas. Tuvo que salir precipitadamente hacia Inglaterra tras una breve parada en Gibraltar. Gracias a sus buenos contactos pudo entrar en Italia a pesar de que existía un veto a los españoles. Tras varias peripecias por media Europa se casa. con Encarnación Cueto y Ortega (también de ilustre familia aristocrática) y se asienta en Malta, donde disfruta de paz y tranquilidad. Allí nacieron sus hijos y vivió hasta 1830. 

La biografía del Duque de Rivas tras la muerte de Fernando VII  

Tras la muerte de Fernando VII (en 1833), como otros exiliados, pudo regresar a España. Recibe el título de Duque de Rivas por el que es conocido en la historia de la literatura tras el fallecimiento repentino de su hermano mayor. Formó parte del gobierno de Istúriz y… vuelta al exilio en 1835. En esta ocasión tuvo que embarcar en Lisboa, con otra parada en Gibraltar. Los vaivenes políticos de la España del siglo XIX eran de tal calado que el Duque de Rivas, sin embargo, pudo jurar la Constitución de 1837, la que instauró la Monarquía constitucional. A partir de esa fecha vive en Sevilla aunque es nombrado senador por Cádiz. Ocupa un sillón en la Academia de la Lengua a partir de 1846. Su actividad política no termina aquí ya que, posteriormente, fue nombrado embajador en Nápoles y, tras su regreso, en 1853, miembro de la Real Academia de la Historia. 

En 1854 tiene lugar su breve (por horas) Jefatura del Gobierno y posteriormente en 1856 es nombrado embajador en París ante Napoleón III, cargo que mantiene hasta 1860. Su currículum no se detiene y aún le quedaría algunos cargos y honores más, como la presidencia de la Real Academia y la distinción con el Toisón de Oro a manos de Isabel II. Muere en Madrid el 22 de junio de 1865.  

Obras del Duque de Rivas 

Paralelamente a esta frenética actividad política, social e institucional levanta una obra ingente, reconocida y aclamada siguiendo los gustos y modelos del Romanticismo literario. Resumo su producción según el siguiente esquema:  

1.- La lírica del destierro caracterizada por el tono épico narrativo  

  • El poema El desterrado compuesto en el mar camino de Inglaterra.
  • El sueño del proscrito
  • El faro de Malta 
  • La sombra del trovador  

2.- Composiciones de su época sevillana  

  • A Don José Zorrilla
  • La catedral de Sevilla
  • La cancela
  • Un buen consejo
  • A un arroyo
  • La asonada 
  • La aparición de la Mergelina 
  • Fantasía nocturna, considerada la mejor composición de esta época. 

3.- Poesía narrativa del Duque de Rivas

El largo poema en cinco cantos y en octavas de título Florinda

4.- El moro expósito, la obra del Duque de Rivas que recrea la Edad Media española 

Una de las características del Romanticismo es su gusto por las épocas pasadas que son recreadas por los escritores con libertad imaginativa. También se entretienen en narrar amores truculentos e imposibles que acaban irremediable en drama y muerte. Y bajo estos parámetros hay que entender El moro expósito (publicada en 1844), la obra del Duque de Rivas que le abrió las puertas de la fama literaria. De hecho, críticos hay que encuentran entre sus versos reminiscencias de la poética de Homero. El texto nos sumerge en la tragedia de los siete Infantes de Lara. Sin embargo, no describe el asesinato de los hermanos y se recrea en los amores de Gonzalo Gustios (el padre de los jóvenes) con Zahira, princesa musulmana. De esta unión nace Mudarra, que vive y se comporta sin saber quienes son sus padres y el legado familiar (con sus cargas de honor) que hay detrás. 

La obra se debate en la dualidad tan del gusto del poeta romántico, en los contrastes y en el exotismo pasado personificado en esos choques entre culturas distintas (la cristiana y la musulmana).   

5.-  Los romances históricos, entre las obras del Duque de Rivas más conseguidas a nivel estilístico 

Fueron publicados en 1841 y los relatos abarcan la época que va desde el siglo XIV hasta hechos contemporáneos del autor. Vuelvo al esquema: 

5.1.- Dedicados a Pedro el Cruel

  • Una antigualla de Sevilla
  • El Alcázar de Sevilla
  • El fratricidio  

5.2.- Situados en la época de Carlos I

  • Un embajador español 
  • La muerte de un caballero 
  • Amor, honor y valor 
  • La victoria de Pavía  

5.3.- Dedicados a la corte de los Austrias 

  • El solemne desengaño 
  • Un castellano leal 
  • Una noche en Madrid en 1578 
  • El conde de Villamediana 

5.4.- Hechos alrededor del Descubrimiento de América

  • Recuerdos de un gran hombre
  • La buenaventura  

5.5.- Dedicados a  la Guerra de la Independencia en la cual participó el Duque de Rivas 

  • Bailén 
  • La vuelta deseada
  • El sombrerero
  • El cuento de un veterano

6.- Las leyendas 

Estas obras del Duque de Rivas siguen el esquema de poemas narrativos y fueron publicadas en 1854. Son tres: 

  • La azucena milagrosa
  • Maldonado 
  • El aniversario 

7.- Obras teatrales del Duque de Rivas  

  • Ataúlfo compuesta en 1814, actualmente perdida.
  • Doña Blanca de 1815, también está perdida.
  • Aliatar (1816)
  • El duque de Aquitania (1817) 
  • Malek-Adehel (1818)
  • Lanuza (1823) fue representada con bastante éxito y, posteriormente, censurada por sus críticas al sistema monárquico absolutista. 
  • Arias Gonzalo (1827)
  • Tanto vales cuanto tienes (1827)

8.- Don Álvaro o la fuerza del sino, la obra del Duque de Rivas por la que ha pasado al canon

Fue compuesta en Tours en 1832 y desde el principio hubo problemas con la misma y choques por la autenticidad con Próspero Mérimée. A pesar de toda esta controversia y el ruido mediático de la época, la crítica actual no duda (tras haber escudriñado ambos textos palabra por palabra casi) de su originalidad.

Estamos ante un texto eminentemente romántico en el que se tratan todos los elementos propios de la estilística de la época. Hay un gusto por las ruinas, los cementerios, la naturaleza desbocada (tormentas), el drama amoroso y la muerte como única salida. La obra nos presenta a don Álvaro, un indiano desconocido enamorado de doña Leonor, hija del marqués de Calatrava. Cuando los amantes se disponen a fugarse, por error don Álvaro mata al marqués. La joven, para purgar este hecho, se retira en penitencia a una cueva mientras el protagonista (creyéndola muerta) se refugia en la guerra de Italia donde da muerte al primero de los hermanos del clan Calatrava. A su regreso, se enfrenta al otro de los hermanos de su enamorada al lado de la cueva donde malvive doña Inés. El final es trágico con la muerte de todos, incluido don Álvaro que se decide por el suicidio al interiorizar que va sembrando dolor y destrucción entre todos aquellos a los que ama. El desenlace se presenta al más puro estilo del Romanticismo literario: con una tormenta y el canto del Miserere mientras el desgraciado se despeña buscando la muerte. 

9.- Las últimas obras teatrales

  • Solaces de un prisionero o Tres noches de Madrid
  • El crisol de la lealtad
  • El desengaño en un sueño
  • El parador de Bailén

Aunque El moro expósito tuvo un notable éxito en la época fueron las obras para teatro las que encumbraron al Duque de Rivas, incluso fuera de las fronteras españolas. A pesar de su azarosa vida (con destierros y hasta condenas a muerte de por medio), hasta esta época fue uno de los pocos literatos españoles (junto con Pedro Calderón de la Barca) que tuvo tanto el favor del público como de los entendidos. Don Álvaro o la fuerza del sino sigue representándose (como las obras de Lope de Vega) en los festivales clásicos contemporáneos sin perder un ápice el valor literario que demostró en su estreno.

Por Candela Vizcaíno | Doctora en Comunicación por la Universidad de Sevilla

 

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios

el bosque de las respuestas

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información aquí

Acepto