Los 10 mejores glamping de Europa, lo último en viajes de lujo

Los 10 mejores glamping de Europa, lo último en viajes de lujo

Glamping como brunch, es un neologismo inglés procedente de glamour y camping. Fríamente podría describirse como una oferta hotelera en medio de la naturaleza y alejada (en su concepción más que físicamente) de los establecimientos convencionales. Entran en la categoría de glamping campamentos con tiendas, con antiguas caravanas de madera, casas en los árboles, cabañas tradiciones, casas cuevas… Lo ideal es que esté concebido acorde con el entorno en el que se sitúe. Vamos… que no te pongan un iglú en el desierto ni una tienda de fina lona en medio de la nieve. Ni que decir tiene que todo tiene que estar montado y que la oferta de servicios debe ser similar a la de un hotel de cinco estrellas. A veces es, incluso, superior porque suelen ser negocios familiares o proyectos personales en los que se pone mucho mimo, empeño y trabajo.

¿De dónde ha salido esta moda del glamping?

Aunque la palabra glamping se ha puesto de moda en la última década y han proliferado establecimientos diversos a lo largo y el ancho del mundo, su concepto es antiguo. Si bien cabañas, yurtas, cuevas y similares eran utilizadas por la población local desde el principio de la historia, eso no puede considerarse el sustrato del glamping. Este tipo de viviendas eran utilizadas por la población humilde y, a veces, en condiciones extremas, carentes de cualquier servicio básico. Otra cosa es que se retomen estas construcciones tradicionales para adaptarlas a los gustos y exigencias actuales.

El origen del glamping se remonta más bien a las tiendas de campaña que los aristócratas europeos montaban en sus safaris por África allá por los inicios del siglo XX (incluso antes con las expediciones). Ellos sí tenían claro que por muy en la sabana salvaje que estuvieran no podían renunciar a su baño, al sofá de cuero, a la cama cómoda con su ajuar de lino o algodón, a la mosquitera y hasta un amago de aire acondicionado. Hoy en día, buena parte de los más lujosos se encuentran en este continente, pero eso para otro día.

Glamping00

Entonces, ¿Qué es y que características tiene un glamping de lujo?

Vamos a empezar por lo que no es. Una tienda de campaña con unos cojines en el suelo no es un glamping, una cabaña en un pantano rodeado de mosquitos no es glamping. Un sitio en medio de la nada con nula oferta deportiva con baño compartido no es un glamping. Un establecimiento en el que (ya en las fotos) se ve la falta de higiene, cuidado y hasta seguridad no es un glamping. Un yurta mongola sin baño, sin aire acondicionado y en medio del campo andaluz (que es todo precioso dicho sea de paso) o de un jardín no es un glamping…

Para que puedas considerar glamping a un campamento normal y corriente tiene que cumplir sí o sí los siguientes 10 requisitos. Si te lo están vendiendo como tal y no los cumple, tú sabrás. Anota.

1.- Un glamping tiene que tener baño privado y en el interior de tu espacio. También vale algo en la terraza fuera de la vista de los vecinos. Esto es sí o sí. ¿Qué es eso de pagar por utilizar duchas comunes y no poder relajarte en una bañera? Reitero: el cojín de la foto puede ser muy mono, pero hay unos servicios básicos al día de hoy a los que no podemos (creo que ni debemos) renunciar. El baño completo (ducha, inodoro, lavabo con sus toallas correspondientes) es uno de ellos.

2.- Un glamping tiene que estar situado en la naturaleza. No me vale una yurta en el jardín de una casa de ciudad. Eso no es glamping. Si te decides a vivir la experiencia que sea como es debido: en medio de una montaña nevada, con la arena fina de una playa solitaria, entre los pinos de un bosque o con vistas a la inmensidad.

3.- Si no es posible una naturaleza radical (reitero, no vale el jardín de una casa), tiene que situarse en un lugar cercano a algún emplazamiento cultural prime. Este es el caso del Glamping Canoci di San Marco, por poner un caso, que abre el reportaje. En medio del Veneto, en una finca privada,  puedes optar por visitar Venecia, Trento, Padua… o respirar tranquilamente en sus tiendas exquisitamente decoradas.

4.- Un glamping tiene que garantizar sí o sí el silencio, que para eso se sale a la naturaleza en primera instancia. Si estás pensando elegir esta opción (con precios similares a los de un hotel de lujo e incluso superior) es porque quieres evadirte del estrés casi con toda probabilidad. Sin silencio eso no es posible. Recuerda que no hay que confundir un glamping con las acampadas de lujo en festivales de música, eventos deportivos y similares. Eso es otra cosa (que también está muy bien) y para otro día.

5.- La experiencia tiene que superar a la que te ofrezca un hotel. Y cuando hablo de experiencia tiene que ser en la naturaleza: oferta deportiva, senderismo por parajes de gran belleza, equitación, acceso a pistas de esquí, posibilidad de visitas culturales…

6.- Un glamping tine que ofrecer servicios básicos de restauración (o cocina propia en su defecto), un teléfono para llamar (o recepción), una buena información de lo que se puede hacer en la zona, posibilidad de transporte o aparcamiento… No vale que te dejen tirado en la tienda de campaña y ya está. Para eso tampoco pagas.

7.- Se agradece un buen diseño “arquitectónico” que sitúe el glamping en medio de la naturaleza sin estridencias. Paralelamente, no vale poner una manta cualquiera. Si se quiere llamar glamping debe tener una decoración escogida y con gusto.

8.- De la higiene ni hablamos, que una cosa es estar en medio del campo y otra no pasar la escoba nunca. Si te van a cobrar (como lo hacen), todo tiene que estar limpio y cuidado.

9.- Toallas, sábanas, cacharros para la cocina, geles, champús, un edredón. Vas de glamping. Eso significa confort, comodidad, un poquito de lujo, detalles, servicios

10.- Un glamping, aunque esté en medio de la naturaleza, tiene que tener accesos más o menos normales. Sí que puedes llegar en helicóptero privado, pero esos no están en esta lista. Son más exclusivos aún que los que te dejo.

 Glamping para ir en plan romántico por Europa

1.- DDG Retreat

Se encuentra en las afueras del emplazamiento de moda de la Costa del Sol, Casares. Las tiendas son para quitar el hipo (también tiene cabañas de adobe), con una decoración exquisita, equipos de última generación tecnológica, servicios de hotel de cinco estrellas y vistas a los parques naturales de alrededor (Arconocales y Sierra de las Nieves) o al Mar Mediterráneo. No admiten niños. Es una idea pensada para adultos. Es para apagar el teléfono y no salir de aquí la verdad. 

Glamping 1

2.- Glamping Canoci di San Marco

Tiene una decoración tan exquisita que más bien parece que estás en una tienda de un torneo medieval o renacentista que tanto gustan en los alrededores. Es un sitio perfecto incluso para pasar una luna de miel por lo original de su concepción artística. Es el menos “natural” de la lista, pero es que su situación en imbatible: a 26 kilómetros de la plaza de San Marco de Venecia, a 60 kilómetros de las playas de Jesolo, a 28 kms de Padua, de fácil acceso a las maravillosas islas de la Laguna de Venecia

Glamping 2

Glamping de lujo para el invierno

3.- Whitepod en Suiza

En verano estos “pod” en forma de iglú, en color blanco pero con material tecnológico se cubren con una lona de camuflaje y la empresa oferta opciones para disfrutar de la magnífica naturaleza alrededor. Pero lo mejor del Whitepod es su oferta invernal para ir con niños: trineos con perros, senderismo con raquetas, esquí de fondo… Y todo ello al calor de una fantástica estufa privada con vistas al Mont Blanc y una infusión caliente para reponer fuerzas. Y si te cansas de tanto deporte, disponen de spa siguiendo la filosofía del Ayurveda ¡Es uno de mis favoritos!

Glamping 3

4.- Natura Glamping en Portugal

De similar concepto es Natura Glamping pero más sencillo tanto en las instalaciones como en los servicios. Está situado cerca de Fundao, en el centro-norte de Portugal.

Glamping 4

Glamping para  la primavera

5.- Chateaux dans les arbres

No son cabañas, son castillos y todo en ellos rezuma glamur, buen gusto, exquisitez… Están situados en la Dordoña, en la mitad sur de Francia. Te he dejado el link para que pasees por estas cabañas sobre el suelo (hay una a nivel de un lago) construidas en madera y siguiendo la estética de los cuentos de hadas. Jacuzzi en la terraza con vistas al bosque, baños al estilo decimonónico, una pasarela para que te sientas como un Robinson, desayuno en una cesta con pan caliente, equitación, tenis, canoas, visitas a bodegas… ¡Es, sencillamente, una pasada!

Glamping 5

6.- Glamping Dehesa de las Yeguas

Para perderse durante un fin de semana en un ambiente de relax, es perfecto el Glamping Dehesa de las Yeguas, situado en una finca particular (te tienen que guiar por las cuatro tiendas diseminadas entre los pinos) de 500 hectáreas. Salinas, caballos, silencio, pinos y toda la independencia del mundo. Apenas hay servicios comunes (aunque la dueña está de guardia siempre) pero, en contrapartida, las tiendas exquisitamente decoradas en estilo rústico andaluz tienen de todo. Cocina, cacharros, menaje, tv, aire acondicionado, baño, porche… Es el sitio perfecto para quedarse unos cuantos días y recargar las pilas en medio de la naturaleza aunque también puedes optar por visitar los pueblos cercanos de Cádiz, equitación, relajarte en las playas vírgenes de alrededor, senderismo, un curso de pintura sobre seda... ¡Sin agobios, eh! 

Glamping 6

El glamping es para el verano

7.- Roulotte Retreat en Escocia

En medio de la campiña escocesa, lejos del mundanal ruido pero cerca de algunos emplazamientos de interés se sitúa este campamento gitano. Está montado con antiguas caravanas de madera procedente de Rumanía. El interior está decorado profusamente siguiendo la estética victoriana. Algunos disponen de bañera en el exterior para que la experiencia bohemia sea más auténtica aún. Si vas con niños, tienes que preguntar dónde se pueden alojar. Como está todo tan montado al detalle, los dueños han decidido que algo se puede romper y tienen adaptadas para las familias solo algunas caravanas.

Glamping 7

8.- Casas Na Areia

Y el verano es para la playa. Y la playa es arena. Y una de las pocas playas vírgenes que quedan en Europa es Comporta, en la desembocadura del río Sado, a poco menos de una hora de Lisboa. Aquí se ha montado uno de los establecimientos más singulares de todo el continente. También es exquisito y caro. Las Casas na Areia siguen la estética de las cabañas de pescadores locales. Tanto es así que el salón no está solado. Te sientas en un fantástico sofá blanco con los pies en la arena. Como esto es glamping de verdad, los arquitectos han pensado que dormir con los pies sucios no es una buena idea y la zona de dormitorio dispone de una ducha en el exterior para refrescarse antes de acceder al suelo de tabla. Comporta es, junto con la Ría Formosa, uno de esos últimos paraísos naturales sobre la Tierra. Si encimas lo haces en un glamping como este, la experiencia se convierte en sublime por lo menos.  

Glamping 8

El glamping es también para el otoño

9.- Cabañas en los árboles en Pedras Salgadas Park

Está en un antiguo balneario descubierto en el siglo XIX, el Pedra Salgadas tiene también casas ecológicas pero lo que nos gusta son sus cabañas de diseño suspendidas en los árboles. Perfecto para disfrutar de los bosques otoñales o para reponer fuerzas en su spa. Es uno de esos sitios de innovación extrema, pero respetuoso con el medio ambiente, que tanto proliferan últimamente por Portugal.

Glamping 9

10.- Casas Cuevas Cazorla

Este también me lo he apuntado como uno de los favoritos. Vale que a mí me pilla relativamente cerca de casa, pero la idea es de lo más original. Tiene catalogación de casa rural por la administración, pero no es una más de las fantásticas que se desperdigan por el campo andaluz. Son auténticas casas cuevas (alojamientos trogloditas vinculados a los gitanos andaluces) en plena Sierra de Cazorla. Ni que decir tiene que todo está ejecutado con detalle siguiendo la estética andalusí y con todas las comodidades posibles: jacuzzi, cocina, porche, barbacoa… Perfecto para ir con niños.

Glamping 10

¿Te apuntas a la moda del glamping? A mí me parece de lo más divertido y emocionante. Por eso otro día más que el reportaje está quedando demasiado largo.

Por Candela Vizcaíno

 

candela

Habla con Candela

Quiero hablar con ella
 
  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios
 x 

Carro vacío

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información aquí

Acepto