8 islas de la Laguna de Venecia para visitar o hacer compras

Isla de Burano, en la Laguna de Venecia

Isla de Burano, en la Laguna de Venecia

© Candela Vizcaíno

 

Aunque hay viajeros que se recorren esta bellísima ciudad en tan solo dos días, te recomiendo que vayas sin prisas o con el tiempo adecuado para poder disfrutar de su ambiente sin andar un corre que te corre de puente en puente. Que para eso se sale de casa: para paladear ambientes distintos. Así que anota. 

Las cinco islas en la Laguna de Venecia que debes visitar sí o sí

IMG 20160322 190250 1

1.- Torcello y su monasterio

Es una de las sorpresas de la Laguna de Venecia: el Monasterio de Torcello a poco más de una hora en barco desde la Plaza de San Marcos. El embarcadero es tan mínimo que es solo para carga y descarga de los pasajeros. Una vez allí, tienes que adentrarte en la soledad (es literal porque apenas vivirán unas 20 familias) de esta isla dominada por un impresionante y bello monasterio terminado en el siglo VI. En el pasado, fue una próspera isla venida a menos cuando Venecia empezó a despuntar. Hoy se va a sentarse en el Trono de Atila, una piedra que, según la leyenda, perteneció a este legendario rey. Y especialmente a admirar los mosaicos y pinturas del gran Monasterio de Torcello. La belleza del exterior no es comparable con la del interior (previo pago) guardado por el aura de San Heliodoro, cuyos restos se conservan en un sarcófago en el altar mayor.

Venecia 21

2.-  Murano y sus fábricas de cristal

Está tan cerca que incluso se puede llegar en aqua-taxi. En verdad son varias islas unidas, como la Serenísima, por puentes de medio punto y recorrida por canales. Hoy está plagada de fábricas de cristal que sacan al mundo desde juegos de copas para mesas exquisitas hasta lámparas de techo pasando por joyas exclusivas. La gran mayoría de ellas se han estancado en la realización de chucherías para turistas, pero aún hay algunas que producen constantemente piezas de artesanía que son arte del de verdad. Las tiendas están abiertas al público y las compras dependerán de lo desahogado de tu bolsillo. Aparte de las fábricas de cristal, en Murano puedes visitar la basílica de Santa María y San Donato del siglo XII  con una columnata exterior de gran belleza. 

Venecia 20

3.- La colorida Burano y su artesanía

En el pasado fue una isla de pescaderos y sus casas bajas pintadas de brillantes colores son una delicia para las fotos en la era de Instagram (me he tomado de libertad de poner la mía). Merece la pena pasearse y sentarse en alguno de sus múltiples cafés.  Como Venecia, Murano y Torcello todo en ella es peatonal. La avenida principal está plagada de tiendas que exhiben las delicadas labores de artesanía (ajuar para la casa, ropa de cama, pijamas y canastillas de bebé) por la que es famosa también esta isla. Antes de comprar pregunta si es artesanía local, porque algunas tiendas han abandonado lo autóctono y ofrecen piezas extranjeras de menor calidad e interés.

4.- El Lido, la isla de Muerte en Venecia

Es la isla donde viven los que no pueden pagarse los altos alquileres de Venecia y tiene carreteras (¡ay que ya no nos gusta tanto!). En el pasado la isla fue un lugar balneario donde veraneaban (el concepto es distinto a nuestras actuales vacaciones) la aristocracia de finales del siglo XIX. Por entonces empezaron a conocerse los beneficios de los baños de mar y la clase alta ociosa de Europa escogió el Lido como uno de sus destinos favoritos (junto a Niza o Baden-Baden, tierra adentro). Se construyeron grandes hoteles, casinos  e infraestructuras que aún hoy perduran. Su playa repleta de casetas con rayas azules y blancas como las de antes es una de las más bonitas de las muchas que rodean Venecia.

5.- La Giudecca, la isla de Palladio

De distinto tenor es La Giudecca, la isla frente a Venecia donde se celebra la fiesta del Il Redontore. Esta iglesia, obra de Palladio, se terminó en un tiempo récord, en menos de quince años. Y el motivo no era para menos, ya que se celebraba la finalización de una terrible epidemia de peste.  Eso fue (oficialmente) el tercer domingo de julio del año del señor de 1576. Una vez que estuvo terminada la iglesia, cada año el dux y su séquito, con las góndolas debidamente engalanadas (más aún de lo que están normalmente) se dirigían hacia la iglesia y rogaban para que algo similar no volviera a asolar Venecia. Uno de cada tres venecianos sucumbió a la infección y fue durante siglos una de las lacras más temidas por una ciudad proclive al descontrol de las ratas. Hoy la fiesta de Il Redentore es una apoteosis de luz y del color, con conciertos hasta la madrugada y fuegos artificiales que se pueden disfrutar desde la mismísima San Marcos

Otras cinco islas interesantes en la Laguna de Venecia

Que duda cabe que estas cinco que te he dejado antes son las más interesantes desde el punto de vista cultural y también del comercial, pero Venecia tiene más. Así que anótate estas cinco ideas más:

6.- San Michele, solo aptos para mitómanos y góticos

Es la isla cementerio de Venecia, pero un lugar dominado por el arte no podía ser menos en el emplazamiento donde dejan a sus difuntos. Aquí están enterrados Ezra Pound e Igor Stravinsky. Hoy es imposible encontrar un hueco.

7.- San Lazzaro delgi Armeni

Que como su nombre indica fue un lazareto en el pasado. Esto es, el lugar donde se cuidaban (más bien se abandonaban) a los afectados por la lepra. Hoy está regida por monjes armenios que enseñan la isla a la par que tienen un centro de enseñanza.  Tienen una exposición apabullante donde se exhiben útiles, herramientas y libros antiguos sacados de su centenaria imprenta.

8.-San Clemente

La única construcción que existía en el siglo XIX en la Isla de San Clemente fue un hospital psiquiátrico. Allí olvidados de todos y lejos del ruido mundano se intentaban recuperar personas con dolencias espirituales diversas desde esquizofrénicos hasta aquejados de melancolía. Hoy ese edificio está recuperado para la modernidad y lo ocupa un hotel de súper lujo que ofrece retiro en el espectacular marco de la laguna de Venecia. 

Se accede desde la Plaza de San Marcos y lo tengo en mi lista de deseos para el futuro que a Venecia hay que volver una y otra vez.

Fotos y textos por Candela Vizcaíno 

candela

Habla con Candela

Quiero hablar con ella
 
  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios
 x 

Carro vacío

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información aquí

Acepto