Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /home/candelav/public_html/libraries/cms/application/cms.php on line 460
Juan Luis Vives, aportes al humanismo español - Candela Vizcaíno

Juan Luis Vives, aportes al humanismo español

Juan Luis Vives, aportes al humanismo español

 

El Renacimiento español tiene una figura capital en la persona del humanista valenciano Juan Luis Vives. Su aportación al desarrollo de la pedadogía, de la incipiente psicología y de la nueva cosmovisión imperante en Europa a partir del siglo XV fue de una envergadura sobresaliente. Estudioso incansable, crítico inteligente, viajero y comprometido con las nuevas generaciones de su tiempo, su legado no ha sido estudiado con la atención debida. Vamos por partes.  

Biografía de Juan Luis Vives muy resumida 

Nace en Valencia en el año 1492, el mismo en el que Granada pasa a la causa cristiana, se descubre América para ojos europeos y se publica la Gramática de Antonio de Nebrija. De hecho, el año 1492, puede ser considerado el inicio del Renacimiento en España. Muy pronto abandonó las tierras españolas para estudiar en la Universidad de París desde donde se traslada a Brujas. Allí conoce a Margarita Valldeura, con la que comparte origen y lengua materna. Se casan y se trasladan a la Universidad de Lovaina, una de las más importantes de la época y de las que aún siguen conservando el prestigio de antaño. Allí da clases de filología clásica, ya que conocía tan bien el latín y sus autores que toda su obra está escrita en el considerado, por entonces, idioma de cultura. En Lovaina conoce a Erasmo de Rotterdam cuyas ideas reformadoras de la Iglesia Católica dejaría una profunda huella en Juan Luis Vives, como sucedió con otros intelectuales de la época. Fue tal el influjo que el filósofo realizó sobre el profesor que este no tiene empacho en dirigirse a él como: 

“Mi señor, mi maestro, mi padre” 

De Bélgica pasó a Inglaterra con una carta de recomendación del mismísimo Tomás Moro. Allí se pone bajo el amparo de Enrique VIII y se convierte en preceptor de quien llegaría a reinar como María Tudor. También es el lector de la reina Catalina de Aragón, tía de Carlos I. Combina estas labores en la corte con una cátedra en el afamado colegio Corpus Christi de Oxford. En 1525, con el divorcio de facto de los monarcas, Juan Luis Vives pierde el favor real y decide regresar a Brujas donde murió en 1540. Aunque desde España se le propuso una cátedra en la Universidad de Alcalá, no aceptó, quizás viendo las especiales circunstancias políticas, religiosas y sociales que condicionarían España al completo unas cuantas décadas más tarde. 

Obras de Juan Luis Vives 

Todas las obras de Juan Luis Vives están escritas en latín, considerado el idioma de cultura, de los intercambios diplomáticos y de los estudios de todo tipo hasta el Siglo de Las Luces. Sus obras completas fueron traducidas al español en 1498 por Lorenzo Riber.  Juan Luis Vives escribe de temática diversa (filología, filosofía, asuntos sociales, pedagógicos, teológicos…) como corresponde al espíritu renacentista que invoca el conocimiento de artes y ciencias dispares como una única vía para el progreso. Sin embargo, a Juan Luis Vives le preocupó especialmente todo lo concerniente a los métodos pedagógicos y ahondó en una incipiente psicología. Para el humanista, el alma (siguiendo las ideas de Erasmo) tiene que tener libertad para dialogar con Dios y buscar así la verdad, la bondad y la belleza. De entre la ingente cantidad de escritos que dejó para la posteridad o dejó publicados destaco: 

1.- In pseudialecticos de 1519, levantado bajo la influencia de las ideas erasmistas. En ella carga contra las fórmulas de aprendizaje de la escolástica tradicional dejando ver el pedagogo y reformador en el que se estaba convirtiendo a temprana edad. 

2.- La edición comentada de la Ciudad de Dios de San Agustín, por encargo expreso de Erasmo que había visto en Vives el genio brillante que necesitaba la nueva cosmovisión que giraba sobre el hombre en el Renacimiento

3.- De racione studii puerilis escrito para la princesa María Tudor, futura reina de Inglaterra.

4.- De vertiste fidei christianae. 

5.- De anima et vita, considerada una de las más importantes del humanista. 

6.- De causis corruptarum artium

7.- De tradendis disciplinis.

8.- De artibus

9.- De institutione feminae christianae

10.- Exercitatio linguae latinae. 

11.- De subventione pauperum

12.- Introductio ad sapietiam.  

Aportes de Juan Luis Vives al humanismo español  

Muy resumidamente anoto lo siguiente: 

1.- Fue un estudioso, un investigador, un pedagogo más que un reformador. 

2.- Por tanto, no creó ningún sistema filosófico nuevo. Su contribución gira alrededor de ese ambiente humanista que impregnaba todos los estudios de la época y que constituyen las principales características del Renacimiento. Juan Luis Vives supo ver las contradicciones de la época y el desfase que suponía el método escolástico de enseñanza que aún sentaba cátedra en las universidades europeas. 

3.- Al buscar las razones por las que habían decaído los estudios filosóficos entre los autores de la Edad Media se encontró con un dogmatismo que no soportaba la mínima crítica intelectual. Y, desde esos cimientos, propuso unos nuevos. 

4.- Conoció personalmente muy joven a Erasmo de Rotterdam, el autor de Elogio de la locura y reformador de la iglesia cristiana con sus ideas. Aunque no llegó a defender, como Lutero, el alejamiento de la corte papal (que en eso se había convertido), sí puso los cimientos para la reforma protestante con su centro en el alma humana más que en los ritos y normas del catolicismo de la época. 

5.- Estudió y enseñó en los centros universitarios más señeros de la Europa renacentista y, sin duda, se impregnó de los nuevos métodos que estaban en el ambiente con el acierto de saberlo sistematizar y ordenar en ensayos escritos en latín que podía leer toda la intelectualidad de la época. 

6.- Se adelantó a las teorías de Bacon al proponer el método empírico para el estudio de los fenómenos naturales. 

7.- Fue más allá, ya que propuso que la misma observación externa y experiencia que se podía aplicar para el estudio de la naturaleza, la medicina o la incipiente ciencia, también era extensible al conocimiento del alma humana. Es aquí donde se adelanta (en varios siglos) a la moderna psicología proponiendo un catálogo de singularidades que no sería completado hasta el siglo XX. Este se plasma, especialmente, en la obra De anima et vita, Sobre el alma y la vida según su traducción en español. 

8.- Juan Luis Vives fue un humanista preocupado por problemas sociales, tal como se intuía en algunos estamentos de la política en el Renacimiento. Esto es, no se conformó con ser un investigador puro encerrado en su torre de marfil sin bajar a aquello que le preocupaba a la ciudadanía corriente. En este aspecto, era un estudioso llevado por un sentido práctico y de ese realismo que tanto empapa el espíritu y la literatura castellana de todos los tiempos. 

9.- Por eso, era un acérrimo enemigo de la literatura de ficción pura (al estilo de las novelas de caballería) y fue un defensor de las obras con un sentido didáctico y moralizante. Para el estudioso, todo escrito tenía que tener como fijación y meta el progreso de la persona, un desarrollo personal incompatible con la imaginación desbordada que impedía centrarse en los problemas a resolver. 

10.- Quizás fuera por eso, o por otras razones más personales, por lo que abogaba por dejar a un lado el egoísmo, el individualismo y poner los dones personales al servicio de una comunidad. Contrariamente a lo que pudiera parecer, este bien general nunca podría llevarse si el grupo se conducía por ideas sectarias, obsoletas, demagogas o enfangadas en criterios liderados por corruptos poderosos que, de alguna manera u otra, él había ayudado a combatir. 

Esta pelea en Juan Luis Vives fue siempre blandiendo la espada del conocimiento, del estudio, de la investigación, de la escritura y de la educación. Sin duda, fue un ejemplo ético a seguir en cualquier época aunque algunas de sus obras en latín se nos antojen, al día de hoy, bastante lejanas.  

Por Candela Vizcaíno | Doctora en Comunicación por la Universidad de Sevilla

 

 

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información aquí

Acepto