Biografía de Lope de Vega

Biografía de Lope de Vega

Biografía de Lope de Vega

Candela Vizcaíno

 

Repasando la biografía de Lope de Vega nos asalta una comparación tormentosa en este inicio de siglo XXI ya que el Fénix de los Ingenios hubiera sido un exitoso “influencer” con su lengua afilada, su capacidad para insultar a diestro y siniestro (incluso a los que está creando un perjuicio), sus amoríos complicadísimos,  el sinfín de hijos como consecuencia de los mismos, amén de alguna aventura bélica o bravucona con la espada. Todo ello no le restó tiempo para escribir más de 1500 comedias (otros números apuntan a 1800) y cerca de 3000 poemas donde cantaba y contaba, sin ningún pudor, los pormenores de su última conquista ya fuera la dama casada o soltera. La crítica es unánime con su obra, distinta a la de Miguel de Cervantes, cuya enemistad era manifiesta. Así, al contrario de las páginas de El Quijote donde se desgranan todos los recovecos del alma humana, en las de Lope asistimos a un arte ligero, basado en la vida, con un toque de cinismo y con preferencia por los temas que le interesaban a sus contemporáneos. Por su pluma afiliada y por coincidir con el sentir de un público ávido de aventuras, disfrutó en vida de un éxito que se le niega a la mayoría de los escritores del canon literario español. 

Biografía de Lope de Vega: infancia y juventud 

Nace en Madrid, ya convertida capital del reino, el 25 de noviembre de 1562. Era su padre bordador de profesión y con un carácter muy parecido al de su hijo, ya que este vino al mundo en una reconciliación familiar tras un escarceo amoroso del progenitor. Fiel a contar los mínimos pormenores de su vida, este hecho es plasmado en un poema donde Lope de Vega no tiene pudor alguno en dejar negro sobre blanco los más íntimos sentimientos tanto del padre como de la madre, de nombre Francisca Fernández Flores.  

Siguióle hasta Madrid, de celos ciega, 

Su amorosa mujer, porque él quería

Una española Elena, entonces griega.  

Con la llegada al mundo del pequeño Lope, que ya tenía dos hermanos mayores nacidos en Santander, la familia se instala en Madrid, en la Calle Mayor, por entonces un hervidero de artesanos y tiendas.  Se sabe muy poco de su formación académica aunque se apunta a que estudió en la Academia (especie de colegio privado de espíritu renacentista) de Vicente Espinel y también en el Colegio de Jesuitas. Algunas notas de su primera infancia lo califican como niño prodigio, extremo este que se demostraría después.  

Aunque tampoco está demostrado, parece que realizó estudios universitarios, primero en Alcalá de Henares y luego en Salamanca aunque su espíritu pendenciero lo empujaba por otros derroteros bien distintos. Su padre muere en 1578 y alrededor de 1582 ya había abandonado por completo las aulas para embarcarse en alguna aventura militar, como la expedición abanderada por el Marqués de Santa Cruz que conquistó la Isla Terceira, en las Azores. Ese hecho sucedió el 2 de agosto de 1583. 

Biografía de Lope de Vega: los años locos de su juventud 

A su regreso, cae rendido a los amores de Elena Osorio, la cual aparece retratada en sus poemas con el nombre de Filis. La dama en cuestión no solo estaba casada sino que alternaba varios amantes entre los que se encontraba Lope de Vega. Si bien el marido estaba siempre ausente (dando la relación por perdida acaso), nuestro protagonista se enfrascó en un rifirrafe con uno de los amantes más poderosos, de la familia de los Velázquez. Dado a publicitar su pormenores personales en poemas y libelos, fue denunciado por injurias y difamación. Pierde el juicio y es condenado a cárcel y a destierro (ocho de la corte y dos del reino). Este amorío tan poco edificante (en el que la figura geométrica de triángulo o cuadrado se queda corta) fue recreado (con su buena dosis de idealización) en el poema La Dorotea.

Sin embargo, en la biografía de Lope de Vega aún quedan muchos amoríos y aventuras pasionales más. Nuestro protagonista no se avino a acatar el destierro y precisamente no se anduvo con faltas menores. Se atrevió a raptar a Isabel de Urbina, de origen noble, ya que su padre fue regidor (alcalde) de Madrid y rey de armas de Felipe II. El escándalo fue de tal envergadura que la familia aceptó el matrimonio realizado por poderes ya que el casquivano Lope de Vega tenía prohibido poner un pie en la corte.  

Al parecer, la familia de la joven puso la condición de que se alistara en la Armada Invencible (1588). Al decir de las malas lenguas con la no secreta esperanza de que pereciera en tan arriesgada empresa. No fue así, ya que Lope de Vega zarpó en el San Juan, uno de los pocos barcos que no fueron hundidos o apresados por la flota de Isabel I. En Lisboa, de donde zarpaban los barcos españoles, conoció a una enigmática dama que inspiró los versos de “La hermosura de Angélica”. Esta anécdota de la biografía de Lope de Vega es recogida en uno de los capítulos de la serie de éxito española El Ministerio del Tiempo donde se da a entender que la protagonista de este canto es Amelia, la viajera del siglo XIX, culta, inteligente, feminista y adelantada a su época. Su hermano Juan no tuvo tanta suerte y murió en la refriega, según sus cronistas en los brazos del dramaturgo.   

La importancia de Valencia y Toledo en la biografía de Lope de Vega 

Tras su aventura militar se traslada a vivir a Valencia con su esposa, Isabel de Urbina, la cual aporta una suculenta dote al matrimonio. Allí en calma y amparado por las famosas imprentas que por entonces proliferaban manda sin descanso comedias a Madrid donde comienzan a ser representadas con notable éxito. Eso le permite vivir con holgura y dedicarse a tiempo completo a las letras. Su madre muere en esta etapa, en 1589. Y en el mismo año nace Antonia quien, al parecer, no es su primera hija ya que, se apunta a Manuela (1581-1585) como la primogénita cuya madre era hija de un panadero.  

Tras cumplirse el plazo del destierro, la familia se instala en Toledo y Lope se pone al servicio del Duque de Alba. En las tertulias y reuniones de la familia aristocrática entra en contacto con la obra de Juan de la Encina y Garcilaso de la Vega. La influencia de la lírica renacentista le lleva a escribir una novela pastoril, La Arcadia. 

Isabel muere a dar a luz a Teodora en 1594 y esta ya no estaba en este mundo en 1596 a igual que su hermana Antonia. La biografía de Lope de Vega da un vuelco a dejarlo como un hombre libre en todos los sentidos y cosechando rotundos éxitos con sus comedias. 

Un nuevo matrimonio le espera a Lope de Vega en Madrid 

En 1595, con 33 años, viudo, sin hijos a cargo, nuestro protagonista se instala en Madrid y debió volver muy pronto a las andadas porque en 1596 fue procesado por amencebamiento; esto es, por convivir sin estar casado. La nueva dama y protagonista de este último lance amoroso respondía al nombre de Antonia Trillo. Poco duraron estos amores porque en la biografía de Lope de Vega aparece una nueva esposa en 1598, Juana de Guardo, hija de un rico comerciante con una dote suculenta. Por entonces, el dramaturgo había cosechado fama entre el pueblo y era el protagonista de la pluma afilada de innumerables enemigos, los mismos que respondían así al veneno que destilaban sus palabras cuando se trataba de juzgar a otros.  

Sin embargo, la fidelidad no es que apareciera al poco tiempo sino que Juana tuvo que compartir a su casquivano marido con la bella Micaela de Luján, casada y cuyo marido se había marchado a Perú. Esta aparece en los versos del literato con el nombre de Camila Lucinda. El dramaturgo vivía entre el domicilio conyugal legal en Toledo y la vivienda de Madrid en la que mantenía a la amante con la que tuvo cinco hijos que fueron inscritos como hijos del marido de Micaela estando el señor en Perú. Sí, el colmo de la desfachatez dando pábulo también a todos sus enemigos. Estos amoríos se extendieron hasta 1608, cuando Lope de Vega se traslada a Madrid con su esposa legítima, Juana.  

En esta época tampoco dejó desatendida a su legítima esposa con la que tuvo cuatro hijos:  Jacinta, nacida en 1599 y fallecida poco después, Juana fallecida en 1604, Carlos Félix (1606-1612) y Feliciana, nacida el 4 de agosto de 1613 y que estaba viva en 1633, cuando se casa y su padre promete la dote. Nueve días después muere Juana de las complicaciones del parto de Feliciana.  A la muerte de la esposa, pasan a vivir en la casa paterna los hijos menores de Micaela (Marcela y Lope Félix), a pesar de que la relación con la madre ya había terminado años atrás.  

El sacerdocio en la vida de Lope de Vega 

¿Una contradicción? ¿Un sinsentido? La crítica es unánime al indicar que el carácter emocional contradictorio, pasional y dado a los extremos del dramaturgo compatibilizaba sin ningún remordimiento los más altos sentimientos religiosos con su vida de crápula. Por las cartas dirigidas al duque de Sessa, veinte años menor y con quien trabó amistad en 1605, se deduce que estos sentimientos eran del todo verdaderos por muy chocantes que pudieran parecer al público de su época y al de la posterior. En palabras de Juan Luis Alborg:  

“En Lope se abrazaban trágicamente las incontenibles pasiones de una naturaleza desmesurada con el fervor religioso más intenso; en Lope todo es sobrehumano; sus incesantes caídas iban seguidas siempre de firmísimos propósitos y atormentados arrepentimientos; solo que el desborde de su sensualidad los ahogaba torrencialmente hasta que el nuevo reflujo les permitía ascender de nuevo”.  

Y prueba de ello es lo que llegó a continuación en la biografía de Lope de Vega. Ordenado sacerdote en 1614 con una primera misa en el convento de las Carmelitas Descalzas, un año después ya estaba atrapado en el arrobo de una nueva pasión. Esta vez el objeto de tal amor era una joven de 26 años de exquisita educación, gustos aristocráticos, belleza sin par y casada con un tipo tosco. Lope tenía 54 años y se debía a los votos de castidad que había jurado un año antes. Esta nueva beldad aparece en sus versos como Marcia Leonarda o Amarilis y en la vida real respondía al nombre de Marta de Nevares Santoyo. Con ella tuvo una hija Antonia Clara en 1617. ¿Y qué pasó después? 

Los últimos años en la biografía de Lope de Vega 

El escándalo en la corte de Madrid fue mayúsculo dando material para todo tipo de sátiras y versos. Tanto fue así que el marido de Marta se dio por aludido e interpuso un nuevo pleito con divorcio de por medio. La joven se traslada a la casa familiar donde se amontonaban los distintos hijos del dramaturgo en no siempre serena convivencia. Quizás por eso, en 1621 abandona el hogar patriarcal Marcela (hija de Micaela) para ingresar en la orden de las Trinitarias Descalzas. Ese mismo año es encerrado Lope Félix.  

Las desgracias se le acumulaban a Lope de Vega y en 1628 (tras una ceguera) pierde la razón Marta para morir en 1632. Un año más tarde se casa Feliciana (y su padre promete la dote ya que no disponía de liquidez a pesar de su éxito en el teatro). Al siguiente muere Lope Félix en Venezuela y el colmo lo protagonizó Antonia Clara, su hija menor concebida con su último amor, Marta. Eso sucedió en 1634 cuando la muchacha tenía 16 años. Fue raptada (aunque con consentimiento) por Cristobal Tenorio cuyo protector era, nada más y nada menos, que el Duque de Olivares. Se queda solo y también sin secretaria ya que la joven hacía estas labores para su padre.  

La biografía de Lope de Vega se cierra el 27 de agosto de 1635 con su muerte y unas exquisitas exequias pagadas por el Duque de Sessa con quien compartió confidencias espirituales y otras más terrenales.  

Por Candela Vizcaíno | Doctora en Comunicación por la Universidad de Sevilla

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios

 

el bosque de las respuestas

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información aquí

Acepto