• Portada
  • Arte
  • Visitar el Museo Helga de Alvear de Cáceres

Visitar el Museo Helga de Alvear de Cáceres

Museo Helga de Alvear

Museo Helga de Alvear

Candela Vizcaíno

 

Acceder por el Arco de la Estrella desde la Plaza Mayor de Cáceres es poner un pie en otro mundo, uno olvidado y pasado. De golpe, nos introducimos en uno de los recintos medievales mejor conservados de Europa (rivalizando con Tallín y Praga) y reconocido como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Aunque está permitido el paso a ciertos vehículos de abastecimiento, el silencio es humano (especialmente al caer la tarde). Las calles empedradas albergan palacios (como el de los Golfines), iglesias, la catedral, museos y hoteles o restaurantes que conservan lo mejor de este pasado. Quizás por eso, cuando ya terminamos de recorrernos este laberinto de callejuelas sorprenda con toda su luminosidad y radical modernismo (aunque perfectamente integrado en el entorno) el Museo Helga de Alvear y las colecciones de arte contemporáneo que alberga.  

¿Quién es Helga de Alvear? 

Nacida en 1936 en Kirn/Nahe (Alemania) con el apellido Müller, recibe una exquisita educación en Constanza, Lausana, Ginebra y Londres. En 1957 recala en España para estudiar el idioma. Aquí conoce al que será su marido (Álvaro de Alvear) y de quien adopta el apellido. Se casa en 1959 y tiene tres hijas. En 1967 conoce a la galerista Juana Mordó y comienza su colección de arte centrada en artistas contemporáneos españoles, sobre todo, del grupo de Cuenca (Gustavo Torner, Fernando Zóbel y Gerardo Rueda) y Del Paso (Canogar, Feito, Juana Francés, Saura, Millares, Serrano, Chirino…) En 1980, en plena ebullición cultural española, entra a trabajar en la galería de Juana Mordó formándose en los entresijos de la gestión artística a la par que visita las ferias internacionales más importantes.  

Es en 1982 cuando funda ARCO, que andando el tiempo se ha convertido en un referente no solo en España sino en el plano internacional. A la muerte de Mordó, en 1984, continúa gestionando este espacio artístico el cual continúa abierto (sin apenas cambios) hasta 1994. Un año más tarde, inaugura la que, con toda probabilidad, es la galería más emblemática de la España contemporánea: la Helga de Alvear, situada junto al Centro de Arte Reina de Sofía, uno de los museos de Madrid perteneciente al llamado triángulo del arte. 

Su siguiente hito ha sido, precisamente, esta fundación y museo situado en el casco histórico de Cáceres tras descartar otros emplazamientos. El edificio con leves recuerdos del brutalismo arquitectónico y minimalista, está diseñado por el estudio de Emilio Tuñón y Álvarez para albergar expresamente una selección de la colección de más de 3000 obras de la galerista. En la actualidad, están implicados económicamente, además, la Junta de Extremadura, el ayuntamiento de la ciudad y la diputación provincial.  

¿Qué esperar en el Museo Helga de Alvear? 

1.- La entrada es gratuita aunque se solicita una reserva online para controlar el aforo. 

2.- En cada una de las salas hay apostado personal entendido que realiza una explicación somera sin acosar y siempre dispuesto a resolver dudas. 

3.- La colección es de rabiosa actualidad con artistas internacionales vivos. 

4.- La gran mayoría de las obras interrogan al espectador sobre su emplazamiento y forma de estar en el mundo coqueteando alguna de ellas con el concepto de no-lugar de Marc Augé. 

5.- Aunque hay pintura o escultura siguiendo los modelos tradicionales, sorprende la cantidad y calidad de obras que se acercan al Land-art (aunque estén en el interior), la instalación e, incluso, la performance (conseguida a través de audiovisuales). 

6.- No puede haber arte sin preguntas ni crítica y nos encontramos obras que ponen en evidencia las máscaras emocionales o la superficialidad contemporánea. 

7.- Casi todas las obras disponen de un QR que te lleva a una pequeña explicación en español e inglés haciendo las veces de audioguía tradicional. 

8.- El Museo organiza exposiciones temporales, talleres escolares, charlas y encuentros que reflexionan sobre el papel del arte en el mundo actual. 

9.- Ni que decir tiene que no se expone toda la colección de Helga de Alvear. Ha habido una selección de 145 obras donadas a la institución y las salas se han diseñado expresamente para la contemplación y diálogo de las de mayor entidad y/o tamaño. 

10.- Y, por último, es precisamente el espacio el hilo conductor temático de la exposición permanente.  

Aproximación a las obras del Museo Helga de Alvear 

1.- Nada más entrar te encuentras con la llamativa Descending Light (2007) del artista y activista chino Ai Weiwei (1957). En el suelo se despliega una llamativa y gigantesca lámpara de cuentas de cristal rojo engarzada en latón dorado. Este tipo de luminaria es la elegida por el gobierno comunista para los edificios oficiales. El artista ha multiplicado los tamaños originales y la ha colocado en el suelo en una clara alusión a ese gigante con los pies de barro (fabril y poderoso pero, a la vez, encerrado en la falta de libertad) que hoy es China. 

Ai Weiwei  Descending light  2007 

2.- Aunque la obra de Ai Weiwei se encuentra nada más entrar (y no puede dejar indiferente a nadie), se invita a comenzar el recorrido por una edición de Los Caprichos de Goya, considerado el primer artista moderno, el que no siguió condicionantes estéticos y se propuso con parte de su obra poner de manifiesto las contradicciones y lacras de un tiempo oscuro. A través de los grabados (realizados mezclando aguafuerte, aguatinta y punta seca) asistimos a la crueldad institucional, al maltrato familiar, a la hipocresía social, a la desfachatez de los sectores educativos anclados en la superstición, a la renuncia al avance a través de la ciencia… Reduciendo mucho, muestran el fracaso del sueño ilustrado del Siglo de las Luces en España.  

3.- Volviendo al espacio contemporáneo, las salas se suceden unas a otras con obras creadas a finales del siglo XX e, incluso, entrado el XXI. En la instalación Echo Activity (2017) de Olafur Eliasson, por poner un ejemplo, los espejos y elementos metálicos de sus partes obligan a entrar al espectador en un juego de reflejos que multiplican el espacio, obligándonos a cuestionarnos la realidad tangible. En la misma línea temática se encuentra la instalación (realizada con monitores de TV) de Zhang Peili.  

4.- Impactante es la instalación de Thomas Hirschhorn de nombre Power Tools (2007) realizada con materiales poco convencionales como cartón, clavos, maniquíes, herramientas y cintas de embalar de difícil reproducción fotográfica. En ella, se reflexiona sobre el trabajo manual y capacidad de sometimiento a todos los niveles. 

5.- Sin ánimo de conformar una lista exhaustiva, tampoco deja indiferente la obra de Katharina Grosse Faux Rocks de 2006, en el que unas enormes estructuras en forma de huevo coloreado parecen reproducirse entre sí amenazando con inundar el espacio. 

Katharina Grosse Faux Rocks 2006 

6.- Aunque la mayoría de las obras del Museo Helga de Alvear de Cáceres están realizadas en las últimas décadas y sus creadores aún siguen vivos, tampoco faltan muestras de artistas de las vanguardias históricas. Pablo Picasso, Kandinsky o Paul Klee (entre los más importantes representantes del expresionismo y del arte abstracto), está presentes. También están representados los nombres más conocidos del arte español de las últimas décadas como Antonio Saura, Antoni Tàpies o Luis Gordillo.  

En definitiva, el novedoso Museo Helga de Alvear de arte contemporáneo es una parada obligatoria si estás por Cáceres y, con toda probabilidad, se va a convertir en una referencia en los espacios expositivos actuales más allá de las entidades que resuenan en los oídos de todos.  

Fotos y texto por Candela Vizcaíno | Doctora en Comunicación por la Universidad de Sevilla

 

 

 

http://fundacionhelgadealvear.es

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios

 

el bosque de las respuestas

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información aquí

Acepto