11 representantes del expresionismo

11 representantes del expresionismo

 

El expresionismo, al contrario que otros movimientos de vanguardia, surgió en Centroeuropa.  Y, concretamente,  de Alemania proceden los más importantes representantes del expresionismo.  Coetáneo con el cubismo en Francia o el futurismo en Italia, estos artistas pretendían una vuelta a la pintura realista sin obviar, de ningún modo, la creación más radical e innovadora. Sus obras son de una subyugadora belleza en la que predominan colores extremos realizados con pinceladas amplias y en el que se  prioriza la expresión.  

Porque de esa palabra surge, nace y se desarrolla el movimiento, ya que su objetivo era llevar al lienzo lo que acontecía en el interior del alma humana y todo ello sin símbolos o signos sino a través de la representación del físico. No es de extrañar, por tanto, que haya un interés por la figura, por los ambientes urbanos, por la desnudez, por el mundo onírico. Nos encontramos obras en las que predominan los trazos angulosos, radicales, rostros con aspiraciones de máscaras (como las del arte primitivo africano que tanto admiraban estos artista) y con una fuerza expresiva extrema. Estas características del expresionismo contribuyó a que fuera una de las estéticas que más perdurara en el tiempo y que fuera, junto con el surrealismo, uno de los movimientos más relevantes del siglo XX. Estos fueron sus artífices. 

1.- Wassily Kandinsky, uno de los representantes el expresionismo que llegó de Rusia 

No solo es uno de los artistas punteros del movimiento sino una referencia en el arte internacional contemporáneo (ni siquiera circunscrito al siglo XX). Nacido en Moscú en 1866, viaja a Europa antes de que comenzaran las grandes revoluciones socialistas. Su punto de encuentro será Munich, por entonces una urbe floreciente pero que no tenía nada que ver con un París que se sabía el ombligo del mundo. Aparte de una ingente obra que puebla los mejores museos del mundo, se involucró tanto en El Jinete Azul como en los Cuatro Azules, grupos, revistas y colegas de trabajo con unas miras semejantes. Kandinsky muy pronto evolucionó hacia el arte abstracto con obras coloridas en extremo en el que prima la geometría pura. Fue un teórico del arte con ensayos fundamentales como De lo espiritual en el arte (1910) o Punto y línea sobre el plano (1925). Fue profesor de la Bauhaus, el movimiento arquitectónico revolucionario del siglo XX. 

2.- También de Rusia es Alexei Jawlensky

Casi en la misma fecha en la que Kandinsky emigra a Munich,  se traslada Jawlensky desde San Petersburgo donde había realizado estudios de arte. Miembro también de El Jinete Azul, sus obras tienen un sello característico en los que las figuras humanas presentan un sustrato de las máscaras tradicionales africanas, con un fuerte colorido en el que se aprecia el amor por las obras de Van Gogh o Matisse.

3.- Otto Müller, uno de los representantes del expresionismo más difíciles de encasillar

Porque tuvo una formación artística de la escuela clásica y porque quizás era mayor que el resto del grupo. Sus obras de madurez se centran en maravillosos desnudos femeninos insertos en una naturaleza extraña y onírica. A igual que el resto del grupo utiliza colores imposibles con trazos gruesos (aunque no tan marcados) y en los rostros de sus protagonistas siempre vemos esos ecos de las máscaras primitivas que tanto atraían a los representantes del expresionismo.  

4.- Erich Heckel, el arquitecto del movimiento 

Nacido en 1883, tuvo una larga trayectoria vital ya que abandonó este mundo en 1970. Tuvo formación en arquitectura aunque muy pronto comenzó una carrera artística en la que se ven las huellas de Munch o los post-impresionistas. Es uno de los representantes del expresionismo que tiene una obra más radical, ya que presenta siempre unas líneas angulosas en los rostros en los que adivinamos su amor por las máscaras tradicionales. Así hace uso de colores muy fuertes en contraste que no duda en colocar a los rostros, los cuales vemos en unos intensos azules o verdes.  

5.- También fue arquitecto Ernst Ludwing Kirchner

Es uno de los abanderados de Die Brüke, otro grupo de los artistas del expresionismo. Su formación artística (aparte de la académica como arquitecto) proviene del estudio y la admiración de los primitivos alemanes como Durero o Lucas Cranach. Llegó a ser un maestro de la serigrafía la cual ensalzó como gran arte tras estar relegada y contextualizada como una expresión menor. Estaba interesado en los personajes que pueblan la gran urbe con su desarrollo eléctrico, sus avances en el campo de la ingeniería y sus tipos solitarios sin rumbo. De él es Calle con buscona de rojo que se encuentra custodiado. En el Museo Thyssen-Bornemisza, una de las obras más representativas del expresionismo donde la fuerza del trazo y los colores nos mete de lleno en el alma de una persona en busca permanente de un amor imposible.  

6.- August Macke, miembro del Jinete Azul, la revista del expresionismo 

Viajó a París donde tuvo contacto con el fauvismo, uno de los precedentes del expresionismo. En la Ciudad de la Luz toma contacto con el cubismo y el futurismo. Sin embargo, se dirigió hacia el expresionismo (totalmente contrario a estas dos últimas estéticas). Fundó El Jinete Azul junto con Kandinsky.  

7.- También perteneció Franz Marc al Jinete Azul 

Y de sus manos salió en 1912 la gran obra El sueño, exponente cumbre del expresionismo alemán. En ella encontramos todas las características del expresionismo que han hecho de este movimiento uno de los referentes en el panorama artístico internacional. Las referencias al mundo de los sueños, los colores intensos e imposibles en la naturaleza, el desnudo, la naturaleza exuberante, los caballos azules con un fuerte sentido simbólico… Todo ello hacen de esta obra, custodiada también en el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid, un referente. En su obra hay una claro sustrato de la obra de Paul Gauguin en cuanto a los temas como a las formas y los colores. Es, junto con Kandinsky, uno de los representantes del expresionismo de mayor altura y, además, uno de los que mejor responden a  la estética del movimiento.  

8.- Gabrielle Münter, la única mujer de entre los representantes del expresionismo 

Nacida en Berlín en 1877 donde dejó este mundo en 1962. Críticos hay que reconocen que se han necesitado más de una obra o dos para empoderar a Gabrielle tal como su obra merece. Sin entrar en políticas de género que no procede en este estudio, hasta hace nada se la consideraba únicamente la compañera de Kandinsky. Y ello de manera totalmente injusta. Iniciada en el fauvismo, como artista muestra una libertad (en los colores, formas y temas) que no siguen sus compañeros varones. Aparte de desarrollar una obra de calidad, actúo a la manera de mecenas, ya que en su casa de los Alpes (que compró con su dinero) reunía a todos los integrantes de El Jinete Azul. 

9.- Emil Nolde, el artista que viajó a los Mares del Sur

Como Gauguin se enamoró de aquella zona salvaje del mundo. Procedía de una familia de granjeros, del pueblo de Nolde, de donde tomó su apellido. Allí nació en 1876. Trabajó como artesano y antes de recaer en Munich viajó a Suiza donde impartiría clases de dibujo. Su obra tiene una fuerte connotación del llamado arte primitivo de líneas rotundas, colores puros y expresiones extremas. 

10.- Max Pechstein, del fauvismo al expresionismo 

Se inició en la pintura de mural con fines decorativos. Viajó por Italia donde conoció a los antiguos artistas del Renacimiento. Pasó por París donde entró en contacto con el fauvismo que influyó poderosamente en su obra. Fue una persona poco dada a quedarse en un sitio en concreto y también viajó hacia los Mares del Sur, que por entonces estaba ejerciendo una fuerza poderosa (como un imán) en los artistas europeos.  

11.- El último de los representantes del expresionismo es Karl Schmidt-Rottluff

Se formó en la escuela de arquitectura de Dresde y acabó sus días en 1976. Es uno de los fundadores del otro grupo de los expresionista Die Brüke. Influido por la fuerza artística de Van Gogh, su producción no se centra solo en el lienzo y realiza esculturas y grabados. Sus obras tienen un fuerte carácter espiritual y religioso. Por ello, fue perseguido por el III Reich, como tantos otros artistas del expresionismo o perteneciente a cualquier vanguardia no aprobada por el nazismo.  

Al contrario que otros movimientos de vanguardia cuyos artistas van y vienen de una a otra estética los representantes del expresionismo (con sus salvedades y evoluciones) fueron bastante fieles a los principios del grupo. Crearon una obra ingente que, al día de hoy, bien entrado el siglo XXI, sigue siendo objeto de admiración y protagonistas de exposiciones de altura. Quizás por ese deseo de indagar en el alma humana a través de los modos de lo físico (de lo exterior) estas obras han superado las pruebas del tiempo. Al fin y al cabo, las cuitas de los hombres y mujeres de entonces son las mismas que las de hoy en día. Y eso nos hace vernos representados en nuestra singularidad como criaturas. 

Otros temas de arte en este portal de noticias:

 

Por Candela Vizcaíno

 

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información aquí

Acepto