El arte fascista

Arte fascista

Arte fascista

Candela Vizcaíno

 

Bajo la denominación de arte fascista se engloba la producción de obras (normalmente por encargo) en los regímenes totalitarios previos a la Segunda Guerra Mundial. Por supuesto, en esta categoría no encajan las obras creadas siguiendo los parámetros de las distintas vanguardias históricas que convivieron en el tiempo con esta tendencia. De hecho, las catalogadas como arte fascista fueron bastante pocas y, además, las de alguna calidad se centran especialmente en Italia. 

El arte fascista bajo los regímenes totalitarios 

En la Alemania nazi cualquier expresión de vanguardia era tachada inmediatamente de “degenerada” y sus productos condenados al ostracismo o a la hoguera. En estas grandes piras ardieron libros y lienzos empujando muy pronto a los principales creadores al exilio ante la deriva del Tercer Reich. Un tanto de lo mismo sucedió bajo el mandato de Stalin que coartó de raíz las posibilidades expresivas hasta reducir la producción a lo mínimo. La libertad necesaria para la producción artística no puede florecer y reproducirse con la censura impuesta por regímenes totalitarios en extremo.  

Aunque en España, con el régimen de Franco, el exilio fue casi completo, llegado un momento pudieron instalarse y producir con cierta libertad algunas figuras de renombre. Tal es el caso de Salvador Dalí o Miró, ambos pertenecientes a la estética del surrealismo. En Italia, la persecución a los creadores no llegó a la brutalidad alemana. Por ello, decir arte fascista es centrarse en este país donde un puñado de creadores se adaptaron a los requerimientos impuestos y lograron levantar obras de cierta calidad casi siempre por encargo y con unos pliegos de condiciones estrictos.  

Características del arte fascista 

1.- El modelo creativo en todos los aspectos tiene como sustrato la arquitectura romana con sus edificios colosales que exaltan las victorias militares. Sin embargo, la escultura o la pintura de este época pierde cualquier atisbo de sensualidad pagana y se hace recta, lineal, geométrica y de carácter frío. Esa vuelta al pasado clásico no tiene (ni mucho menos) el cariz que, en su momento, plantearon los artistas del Renacimiento. Así, ahora, con el arte fascista, la revisión de las glorias pasadas se centra en los símbolos morales básicos que se ensalzan hasta el extremo. 

2.- Al hilo de lo anterior, se buscan temas alegóricos y simbólicos que pretendían llegar por la fuerza al ánimo del espectador. Por poner un ejemplo, en el mosaico del Palacio de la Justicia de Milán realizado por Mario Sironi en 1936, las figuras aparecen sin ningún tipo de emoción y reducidas a su papel simbólico. La justicia (representada por la balanza) une o separa (según se mire) a la fuerza (que lleva una espada) y a la ley (con el consiguiente libro). Se han retomado elementos del arte romano como las columnas y su referencia a Hércules. El águila imperial también es retratada en primer plano. 

Mario Sironi La justicia entre la ley y la fuerza 

3.- El arte fascista tachaba de degenerado o de no válido cualquier expresión que se remitiera a la abstracción y también las novedades del cubismo. Aunque el surrealismo empezó en estas décadas, tanto en pintura como en literatura, la expresión de una realidad oculta, personal, anímica y ajena a los fastos y conquistas militares y/o morales que querían representarse, también eran tildadas de peligrosas. Por tanto, estas obras eran apartadas. 

4.- El mundo representado en el arte fascista nunca podría ser la expresión de sentimientos individuales (aunque, en esencia, fueran reconocidos como comunes). Las líneas a seguir era lo colectivo, lo que une, el supuesto progreso bajo normas estrictas, los símbolos morales (entendidos en su acepción de costumbre) y la tradición. 

5.- Como la novedad era perseguida a la par que la abstracción, los creadores que aceptaron encargos de arte fascista tenían que levantar las obras con pliegos de condiciones tan estrictos que se coartaba del todo la libertad. Tanto fue así que las figuras que aparecen en algunas de estas obras se nos antojan sin alma, sin el brillo de la expresión individual, formando parte de un proyecto impuesto.  

Algunos nombres del arte fascista italiano

1.- Algunas obras de Giorgio Morandi (1880-1964) se encuentran en esta línea aunque muy pronto evolucionó hacia los postulados de la pintura metafísica con su poso surrealista y de despersonalización contemporánea.  

2.- El más conocido es Mario Sironi (1885-1961), el creador del citado mural en el Palacio de Justicia de Milán. Sus paisajes urbanos presentan una realidad inquietante y extrema con edificios cuadrados que parecen estar deshabitados. También refleja el mundo fabril de camiones y chimeneas de humo que se convierten en el símbolo de un progreso que acaba atrapando a la humanidad en una oscuridad inquietante. 

Mario Sironi Paisaje urbano 

3.- También se catalogan como arte fascista algunas obras de Felice Casorati (1883-1963) con la figura humana como protagonista indiscutible. Sus modelos se nos aparecen planos, sin  volúmenes, claroscuros o perspectivas,  siempre situados en espacios difusos, claros y en los que es imposible adivinar ningún paisaje interior o exterior. La mirada al frente en la mayoría de los casos. La falta de expresión interroga al espectador con rostros que han perdido el objetivo y posan de manera casi marcial.  

El arte fascista, en definitiva, tuvo escaso o nulo recorrido porque ambas palabras son de difícil unión. La creación y la búsqueda de una verdad o de una realidad más allá de la impuesta no puede estar sujeta a moldes exigidos por la fuerza casi. Bien es verdad que los distintos grupos artísticos han tenido su propia ideología o su método de hacer las cosas, pero esto último siempre fue abrazado con cierta convicción. Aunque escritores y pintores tenemos en la historia en connivencia con este tipo de regímenes, son los menos y, a veces, no es más que una forma de zafarse de censuras o persecución.  

Por Candela Vizcaíno | Doctora en Comunicación por la Universidad de Sevilla

 

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios

 

el bosque de las respuestas

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información aquí

Acepto