Los 10 monumentos esenciales que ver en París

Notre Dame de París

Notre Dame de París

Candela Vizcaíno

 

¿Quién no conoce la estampa de la Torre Eiffel sobre los Campos de Marte? ¿O la Mona Lisa del Museo del Louvre? ¿Quién no ha soñado con recorrer esas calles empedradas con mesas de café minúsculas abarrotando aceras estrechas? ¿Quién no ha cruzado con la imaginación todos los puentes del Sena? París te llama y te invita. No es solo una ciudad monumental. Es el destino preferido de los amantes del arte por sus apabullantes museos, pero también de los mitómanos en pos de los pasos de escritores, filósofos, políticos y agitadores de diferente pelo o pluma que anduvieron por esta gran ciudad. ¿Y qué decir de su consagración como ciudad del amor

Porque París fue durante décadas el ombligo del mundo. Desde todos los rincones del orbe llegaban gentes de todas las razas y de todos los credos posibles a la Ciudad de la Luz. Acogió a exiliados, a estudiantes, a artistas y a aventureros por igual. Librerías, galerías, cafés, bulevares y monumentos espectaculares esperan al viajero a llegar a París. Era destino, pero también una forma de entender la vida. En París todo era posible. Allí había (y hay) lo que no hay en otra parte del mundo. Hoy te dejo los 10 imprescindibles que ver en París. Puedes hacerlos (aunque en maratón) en un fin de semana. Anota:


1.- Museo del Louvre


No es apto para agorafóbicos, emocionales o aquejados por el Síndrome de Stendhal. Se ve desde el otro lado del río y hay que recorrer algunos kilómetros hasta acceder a su conocida pirámide de cristal que da acceso a las colecciones principales.


Dentro de él hay expuestas más de trescientas mil obras. Así que los ansiosos de conocimiento deberán seleccionar en la primera visita. Aunque algunas pinturas, como la Mona Lisa o La Gioconda de Leonardo da Vinci congrega una barbaridad de público, algunas salas (como las de Babilonia) son grandiosas y pueden recorrerse con cierta tranquilidad. De todos modos, si tienes tiempo (unas cuantas horas), buenas piernas (para patearte sala tras sala) y no te quieres perder lo mejorcito, anota estas 10 obras imprescindibles que ver en el Museo del Louvre de París.


1.- La Gioconda de Leonardo da Vinci, tan famosa que es quizás la obra de arte más “editada” en las redes sociales. Es un imprescindible aunque tengas que abrirte paso a codazos entre el gentío.


2.- La Venus del Milo, sin brazos y procedente de la isla de Milos (en el Egeo). Es una representación de la Afrodita, la diosa griega del amor.


3.- La balsa de la Medusa de Géricault recoge (con un patetismo extremo) un hecho real y se considera la apoteosis del arte romántico. La muerte y la vida, la esperanza y la derrota están simbólicamente representadas en la obra.


4.- Los caballos de Marly en mármol blanco realizado por Guillaume Cousteau en 1745.


5.-La victoria de Samotracia, una escultura griega alada del siglo II a.C. representando la victoria sobre el enemigo o quizás sobre nosotros mismos. Por eso su extraña belleza subyuga al quien la contempla.


6.- Fortaleza Medieval compuesta por los fosos donde se asienta el Museo del Louvre, ya que la construcción que conocemos data del siglo XII, cuando se construyó un castillo para defenderse de los ataques vikingos que hasta el Sena llegaban.


7.- Columnata de Perrault que es sencillamente una de las fachadas (la que da al Este) del Museo. Se ve desde la Avenida.


8.- La encajera es un pequeño cuadro de Johanes Vermeer y una de las obras más importantes de un museo que atesora cientos de miles.


9.-La pirámide de cristal, la cual no tiene pérdida ya que es el acceso al museo.


10.- La tumba de Philippe Pot del siglo XV y realizada en piedra caliza, plomo y oro. Es de un patetismo extremo y una de esas maravillas poco conocidas que ver en París.

2.- Museo d’Orsay


Y si lo del Louvre te parece poco, al otro del río se encuentra uno de los mejores museos del mundo, por la calidad de lo que atesora. Levantado sobre una antigua estación de tren que aún conserva su enorme reloj, el de Orsay es conocido por la apabullante colección de pintura pre impresionista, impresionista o post impresionista. Hay una sala entera dedicada a Renoir, otra a Van Gogh ¡Y se pueden hacer fotos! A diferencia del Louvre es de más fácil recorrido, sobre todo si te concentra en sus exquisiteces. No te puedes perder la sala dedicada al loco genio holandés porque te va a gustar incluso si no eres un fan del arte.


3.- Torre Eiffel


Puedes subir hasta media altura o hasta casi lo alto del todo. Eso sí, ni se te ocurra guardar la cola que ya estamos en la era de Internet y todo lo que tienes que ver en París se puede reservar o comprar el ticket vía online. En el mirador se encuentra el despacho de Gustave Eiffel, su “hacedor”. Los ascensores fueron una maravilla de la ingeniería cuando se estrenaron en su tiempo, en 1899. Si de día es hermosa, de noche es un espectáculo que te va a llenar el alma. No te apures que los jardines donde se sitúa son tan extensos que te va a salir una foto buena sí o sí. Es la Torre Eiffel de París, el símbolo de la civilización occidental. 


4.- Notre Dame de París


Escenario de obras literarias (el conocido El Jorobado de Notre Dame) está en “la isla” de París, esto es, en la zona medieval y más antigua de la ciudad. Si el rosetón norte con sus vidrieras auténticas del siglo XIII te van a sacar un suspiro, seguro que te estremecen las galerías de las quimeras con sus gárgolas diabólicas que pretenden espantar el mal. La aguja se ve desde el otro lado del río y sus arbotantes han sido inmortalizados, además, en un sinfín de obras de arte.


5.- Colina del Sacré-Coeur


Situada en el punto más alto de París, la iglesia se realizó para honrar la memoria de los soldados caídos en una de las interminables guerras entre Francia y Alemania. El interior es sobrio, pero las vistas, los artistas apostados con sus obras y los rezos por las almas de los muchachos inocentes muertos en batalla van a dejar boquiabierto a más de un viajero sensible.


6.- Arco de Triunfo


Situado en la confluencia de 10 avenidas, se puede subir a su mirador para contemplar el poderío urbanístico y político del París napoleónico. El mejor sitio para disfrutarlo a pie es en los Campos Elíseos, plagado de tiendas y cafés para todos los gustos.


7.- Jardines de Luxemburgo


Este remanso de paz en un extremo de Saint Germain des Pres, el barrio literario y bohemio de París normalmente no aparece en las guías como en el top diez de lo que hay que ver en París. Sin embargo, es una parada más que deliciosa tanto si se viaja solo, en pareja o con niños. Nos permite dar un respiro entre un césped verde y lagos artificiales donde se pueden echar a navegar barquitos de madera. Tiene una zona de ocio infantil, un establo con ponis que se pueden montar y hay conciertos de música clásica a diario y gratis.


8.- Panthéon


De planta en cruz, aquí están enterrados o guardados algunos ciudadanos ilustres de París. Hay que bajar a la cripta. Voltaire, Zola o Louis Braille reposan aquí. Tienes que ir hasta el centro donde se encuentra la cúpula con sus frescos. El Panthéon está en el Barrio Latino, el distrito de los estudiantes, filósofos y bohemios contemporáneos.


9.- Sainte-Chapelle


Inmensamente pequeña (y no me he confundido con las palabras), la Sainte Chapelle es una capilla minúscula en tamaño y enorme en belleza. Recubierta al completo de vidrieras multicolores, la sensación anímica que aporta al caer la tarde (o al amanecer) puede ser difícilmente trasladada a las palabras. Casi todos los días se organizan conciertos de cámara, piano o instrumentos de viento en su interior. No son demasiados caros y la experiencia merece la pena.


10.- Hotel des Invalides


Levantado en el siglo XVII por orden de Luis XIV para acoger a los solados mutilados de las múltiples guerras que Francia, por entonces, mantenía, su imponente fachada te va a sobrecoger. Aquí está enterrado Napoleón encerrado bajo siete llaves y seis ataúdes. No sabemos si por miedo a que su fantasma se ponga a deambular por la bella iglesia de este Hotel (hospital) tan particular. Mira hacia el techo para admirar su cúpula antes de pasearte por sus bellos jardines. El monumento alberga también un museo militar. Anexado al edificio se encuentra también el Museo de la Orden de la Liberación, la Iglesia del Dôme, San Luis de los Inválidos.


En París nada está cerca y nada está lejos. Sus inmensas avenidas muestran sin ningún pudor el orgullo de una potencia militar en el pasado que se jactaba construyendo edificios kilométricos repletos de obras de arte. Esto no es todo. Es solo una parte de una urbe que tiene mucho que ofrecer al viajero, pero es lo fundamental que ver en París de punta a punta.
Otro día traigo algunas ideas para viajeros amantes de la moda o del arte o consejos para hacer de las escapadas románticas un fin de semana más que memorable. 

Y aunque las excursiones alrededor de París merecen artículo aparte, por su belleza, peculiaridad y particularidad no te puedes perder el espectáculo en las fontanas de Versalles durante el verano. Son memorables. 


¿Y tú? ¿Has estado en París? ¿Qué es lo que más te ha gustado? La casilla comentarios está abierta a todas las opiniones.


© Fotos y texto por Candela Vizcaíno

candela

Habla con Candela

Quiero hablar con ella
 

Gente en la conversación

  • Invitado - Elías

    Sorprendido cuando visité Paris por primera vez, gracias por tu post, me parece muy últil, y por añadir algo de mi experiencia en la ciudad de las luces, en Navidad es un sitio maravilloso

    Me gusta 0 URL corta:
  • Invitado - Candela

    Seville, Sevilla, Spain

    Gracias Elías por tu comentario. Tendré que acercarme en Navidad y da cuenta de la maravillosa París en esta época.

    Me gusta 0 URL corta:
  • Invitado - Cristina Vazquez

    Me encanta París. Estamos preparando unas vacaciones para Navidad y sin duda visitaré los lugares que recomiendas. Gracias por tan buen artículo, tu página es genial

    Me gusta 0 URL corta:
Añadir comentarios
 x 

Carro vacío

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información aquí

Acepto