Qué ver en Estepona y cosas que hacer en los alrededores

Qué ver en Estepona

Qué ver en Estepona

Candela Vizcaíno

 

Eclipsada por la fama (pasada) de Marbella con sus fiestas infinitas y sus personajes de la jet set (desde aristócratas ociosos hasta artistas de renombre), esta localidad malagueña ofrece más que el consabido paquete de sol y playa. Por eso es conocida y ello a pesar de que buena parte de sus playas tienen un acceso difícil de piedra, guijarros o arena gorda. Dicho esto, las opciones de diversión, ocio o descanso son variadas y para todos los gustos posibles: desde el que tiene como objetivo ponerse (o seguir) en forma hasta el que va al son del último tema de moda. Como hay mucho que ver en Estepona te he dejado esta lista de diez imprescindibles para todos los públicos y especialmente para familias que buscan el deporte, la naturaleza, la vida lenta y la posibilidad de zambullirse en un pueblo auténtico de Andalucía.  

  • Qué ver en Estepona: Senda Litoral-1
    Qué ver en Estepona: Senda Litoral-1
  • Qué ver en Estepona: Senda Litoral-2
    Qué ver en Estepona: Senda Litoral-2
  • Qué ver en Estepona: Senda Litoral-3
    Qué ver en Estepona: Senda Litoral-3
  • Qué ver en Estepona: Senda Litoral-4
    Qué ver en Estepona: Senda Litoral-4
 

1.- La Senda Litoral de Estepona parte de la de Málaga

El proyecto es tan ambicioso que, en un principio, parecía descabellado. Consiste en unir de punta a punta toda la provincia de Málaga con una senda asfaltada o con tablas o con arena o con cualquier otro material. Los requisitos son que vaya bordeando el mar, que sea sinuosa, transitable al máximo, cuidada y rodeada de plantas resistentes a la salinidad y la os vientos. Y en Estepona (con la excepción de algunos pocos tramos) casi se ha conseguido. Se trata de kilómetros y kilómetros preparados para montar en bici, para patinar, para correr o para caminar escuchando el murmullo del mar a un lado y, al otro, deleitándote con cuidados jardines privados. Los puntos de acceso son múltiples y aquí la agresividad de los coches queda olvidada. Desde cualquier recodo, en días despejados, puedes ver, a lo lejos, Gibraltar, con su peñón mirando a África, y las montañas marroquíes del Atlas. El lugar está repleto de público de todo pelaje (incluso mascotas) buscando aire limpio, sol y brisa. 

  • Qué ver en Estepona: Ruta de la Poesía-2
    Qué ver en Estepona: Ruta de la Poesía-2
  • Qué ver en Estepona: Ruta de la Poesía-4
    Qué ver en Estepona: Ruta de la Poesía-4
  • Qué ver en Estepona: Ruta de la Poesía-1
    Qué ver en Estepona: Ruta de la Poesía-1
  • Qué ver en Estepona: Ruta de la Poesía-3
    Qué ver en Estepona: Ruta de la Poesía-3

2.- La Ruta de la Poesía en el Casco Antiguo de Estepona

De distinto tenor es esta nueva propuesta situada en el mismísimo casco antiguo que conserva todo el sabor auténtico de los pueblos andaluces. Y todo ello a pesar de que el municipio se ha extendido con sucesivas oleadas inmobiliarias. En la primera, que arranca en los años ochenta, se hicieron edificios horrorosos que hoy no resisten la más mínima mirada amable. A partir de la segunda (ya bordeando el siglo XXI) se extendió hacia Marbella con urbanizaciones de lujo, primero, y de súper lujo últimamente. El resultado de esto último ha sido una nueva Milla de Oro donde nadie sabe quién se refugia tras los amplios ventanales con vistas al Mediterráneo. 

A pesar de ese amor por el ladrillo, el centro histórico conserva la esencia más auténtica que ver en Estepona. Aquí las calles peatonales empedradas están flanqueadas por viviendas humildes, sencillas, pequeñas, encaladas de blanco rabioso y engalanadas con macetas. Calles en las que lucen las begoñas en flor y plantas crasas aireadas por pequeñas plazas a tope de especies vegetales diversas. El rumor de las fuentes se confunde con el bullicio del gentío que se agolpa en cafeterías o que buscan una prenda de diseño en sus tiendas. Paseando por estas calles, que nos recuerdan a esas de Córdoba que ha merecido la protección de la Unesco, te encuentras pequeños poemas, fragmentos escritos, retazos de palabras que van acompañando al caminante en busca de alimento para el espíritu. Algunos rincones llevan nombre propio y nos nombra a Góngora, a la saeta, a Francisco Umbral…

3.-  Tomar café en una de las plazas del centro

Que no todo va a ser caminar y hay que dar reposo al cuerpo y al alma. No hay que buscar mucho, ya que las plazas (de las Flores, de Santa Ana…) se encuentran a cada trecho. Guíate por la Torre del Reloj que vigilia la localidad y es epicentro de la misma. Los locales están cuidados sin perder la esencia de un pueblo abierto a todos. En los últimos tiempos, además, han proliferado restaurantes con todo tipo de propuestas culinarias más allá de la dieta mediterránea también protegida por la Unesco. Son mayoría los cafés y tiendas de ropa con modelos sueltos de lino o ramio para lucir un elegante outfit playero.

  • Que ver en Estepona: Ruta de los Murales-1
    Que ver en Estepona: Ruta de los Murales-1
  • Que ver en Estepona: Ruta de los Murales-2
    Que ver en Estepona: Ruta de los Murales-2

4.- La Ruta de los Murales, el arte que ver en Estepona

La propuesta fue institucional y consistía en invitar a artistas plásticos muralistas o grafiteros a engalanar algunas fachadas del centro o de los barrios colindantes. Muy pronto aceptaron el reto que aún sigue vivo con obras repartidas por distintas calles y avenidas que te vas a encontrar a cada paso. La ruta es oficial y existen guías locales que adentran al interesado en los entresijos de esta peculiar propuesta artística inspirada en las pinturas de corte político de lo que un día fue el Muro de Berlín (hoy East Side Gallery).   

Puedes encontrar distintas rutas (algunas gratuitas) en el siguiente enlace. 

5.- El puerto y tomar un barco para pasear por el litoral 

Es pequeño sin la ostentación del vecino Puerto Banús, pero el antaño puerto pesquero ha sabido reconvertirse en uno recreativo de una forma bastante honesta. Como en el vecino Paseo Marítimo la oferta es amplia en cuanto a restaurantes, cafeterías o tiendas. Y, además, en los últimos años, emprendimientos privados ponen a disposición de los amantes del mar paseos privados (bastante económicos por cierto) que te acercan a esta línea de costa. Te dejo el link aquí para que no te pierdas. Bordeando urbanizaciones escondidas entre jardines tropicales se asoman las antiguas torres de vigilancia contra los piratas. Han quedado algunas, no tantas como en la provincia de Cádiz (imprescindibles la que da la bienvenida a la Playa del Palmar o las que delimita la Playa de La Barrosa), pero sí un buen puñado de ellas. La que ha recibido más mimo es la Torre Bermeja (cuya foto encabeza el artículo) junto a los restos de una antigua villa romana y rodeada de un césped cuidado con vistas a Gibraltar. 

  • Qué ver en Estepona: Selwo-1
    Qué ver en Estepona: Selwo-1
  • Qué ver en Estepona: Selwo-2
    Qué ver en Estepona: Selwo-2
  • Qué ver en Estepona: Selwo-3
    Qué ver en Estepona: Selwo-3
  • Qué ver en Estepona: Selwo-4
    Qué ver en Estepona: Selwo-4
 

5.- Selwo para las familias con niños

En los confines del municipio se encuentra este parque zoológico inmenso con animales salvajes en semi libertad de todas las especies y de ecosistemas tropicales o de África. Sorprenden los grandes mamíferos, los felinos y la variedad de aves. Existe la posibilidad de alojamiento en cabañas organizadas al estilo de un poblado de la sabana decoradas en tonos ocres y con las comodidades occidentales modernas. Si te vas a permitir el capricho, no escojas las que están en alto ya que tendrás que caminar un poquito o tomar un tren que te acerque a la zona de mayor concentración de especies. Alrededor de un lago artificial se despliegan los baños, las tiendas y los restaurantes haciéndote creer que estás en la naturaleza salvaje.  

La experiencia está completa si te animas a pasar una noche entre leones, cebras, jirafas, elefantes y leopardos como si estuvieras en la sabana.  También se puede visitar el parque de ida y vuelta, sin pernoctar. Tienes los tickets aquí.

6.- Días de playa y chiringuitos  

Que con todas estas propuestas se nos olvida que Estepona es un emplazamiento de playa, de sol, de veraneo y de diversión. Los mejores puntos para adentrarse en el mar se concentran entre la Urbanización Cancelada y el Hotel Kempinski, uno de los de más lujo de toda España. Aún así hay que ir buscando las zonas que no tengan piedras o que no hayan sido invadidas por las algas (que estos son los efectos colaterales del cambio climático). La brújula para guiarte en Google Maps son los nombres de restaurantes. Porque en los espacios donde es más placentero el baño plantan sus palapas, sombrillas y chambaos chiringuitos con zona de hamacas y música en directo al caer la tarde. Un ejemplo es la Playa del Saladillo que en verano instala una zona recreativa en el mar para pequeños y mayores. Y otra es la Playa del Velerín protegida por la torre homónima, con punto de socorrismo, restaurante y baños.  

7.- El orquidiario, una propuesta original que ver en Estepona  

Se encuentra en el Paseo Marítimo y no tiene pérdida ya que su cúpula de cristal se levanta sobre la cota del mar. Aquí se han concentrado cientos y cientos de orquídeas que conviven en un espacio artificial verde que recrea los distintos ecosistemas donde viven estas plantas. Contrariamente a la creencia popular, las orquídeas son comunes en distintos hábitats y se adaptan a condiciones climáticas adversas. Es perfecto para los amantes de la jardinería y para las familias con niños.  

8.- Deportes de todo tipo en Estepona: golf, tenis, ciclismo y disciplinas de agua

Afortunadamente quedó atrás el turismo mayoritario que iba a la playa a tumbarse al sol por la mañana e ir de fiesta por la noche. Queda, ¡claro está! pero le ha salido un competidor: el de la vida sana. Y más allá de todos estos puntos que ver en Estepona, la localidad y toda la línea de costa es perfecta para mover el cuerpo y alimentarse con platos sanos mientras te oxigenas con el aire salino del mar. Por la senda litoral puedes hacer ciclismo, running, patinaje… y van en aumento los emprendimientos que inician a los neófitos en deportes de agua. Alejándose de las corrientes del Estrecho de Gibraltar, las aguas calmas del Mediterráneo se prestan al kayak, al sup, al paddle surf e, incluso, al surf con viento favorable. Hay más opciones si sales de Estepona y te acercas a Marbella (a menos de veinte minutos en coche dependiendo del tráfico),  ya que aquí el mar sereno y sin apenas corrientes se presta a estas actividades con mayor seguridad.  

Tienes más opciones deportivas en el siguiente enlace.   

Y todo ello sin contar que toda la costa nació como destino para el turismo de élite internacional en una época en la que los deportes de moda eran otros. La aristocracia viajera de lo últimos setentas y ochentas buscaban practicar el golf o el tenis, los deportes de las clases altas de aquellos años. Así que toda la línea de costa está salpicada con instalaciones para estas disciplinas diseñadas por deportistas de renombre internacional.  

9.- Compras en Gibraltar, imprescindible de los alrededor que hacer y que ver en Estepona  

Con más tiempo y ganas hay que acercarse hasta Gibraltar, punto de discordia por siglos entre Reino Unido y España. Hoy es un emplazamiento libre de impuestos ajeno, a veces, a las leyes financieras internacionales. Adentrarse en sus calles es viajar a un pueblo típico inglés con sus pubs y tiendas con productos ingleses. Puedes comprar alcohol y tabaco a menor precio. Eso sí, hay que preguntar antes la cantidad permitida para que no te detenga en el control de acceso la Guardia Civil acusándote de contrabando. ¡Vamos que la aventura estaría completa! Recuerda que no se puede acceder a Gibraltar si no llevas pasaporte en vigor y que en La Línea hay un aparcamiento inmenso donde dejar el coche. Al centro se accede cruzando las pistas del aeropuerto. 

10.- El lujo y glamour de Puerto Banús

Si te sabe a poco esta lista con todo lo que hay que ver en Estepona, hacer y disfrutar, no te puedes perder Puerto Banús. Cuando Marbella era un pequeño pueblo agrícola y pesquero de poco menos de 10.000 habitantes en los años sesenta, aterriza aquí la élite aristocrática europea. Llega atraída por un micro clima privilegiado, una especie de eterna primavera atrapada entre la montaña de Sierra Blanca y los vientos suaves mediterráneos. Y con ellos se construye un puerto pequeño, blanco, accesible y coqueto al estilo de los de la Costa Azul. Nace Puerto Banús donde atracan yates cada vez mayores, se sitúan restaurantes con las cartas progresivamente más exquisitas y plantan sus escaparates las firmas de las pasarelas internacionales. Puerto Banús ha ido perdiendo ese carácter íntimo con el que nació, cuando la Costa del Sol giraba alrededor del Marbella Club, el Puente Romano y las villas propiedad de gentes con muchos apellidos. Aún así, es un imprescindible para recorrerse a pie y escandalizarse (¿o no?)con la ostentación desde todas las perspectivas posibles.  

Todo esto y más tienes que ver en Estepona o en sus alrededores, aunque faltan algunos nombres. Apunta Sotogrande y su ambiente exquisito (ya en la provincia de Cádiz), Casares, Benahavís en la montaña y sus restaurantes gastronómicos, Mijas, el pueblo de los burros-taxi, o Ronda, el destino de los viajeros románticos europeos.  

Fotos y texto por Candela Vizcaíno

 

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios

el bosque de las respuestas

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información aquí

Acepto