Obras de Tirso de Molina

Obras de Tirso de Molina

 

Contemporáneo a Lope de Vega, las obras de Tirso de Molina fueron escritas casi en su totalidad en los años de juventud. Religioso de la Merced y alejado de buena parte del ruido mundano, fue capaz de levantar tipos y prototipos universales (como el Don Juan de El Burlador de Sevilla) descritos con un hondo perfil psicológico. A pesar de su pertenencia a una orden religiosa, su afilada pluma (en la que la ironía llegaba al cinismo y la crítica a ciertas costumbres acaban en mofa) hizo que tuviera algún que otro encontronazo con autoridades y superiores. El silencio de sus años de madurez y vejez se explican en la biografía de Tirso de Molina por una serie de prohibiciones. Al decir de los investigadores, sus textos rezumaban una fina crítica hacia los poderes establecidos. Por si esto no fuera suficiente, se entretiene en poner en evidencia los vicios de la época cuajados de hipocresía, falsa religiosidad o preocupación por un honor impostado. Esto no fue del agrado de los poderosos de la corte ni de sus superiores que no veían con buenos ojos que un consagrado tratara asuntos profanos con tanta desenvoltura. A pesar de esas prohibiciones, las obras de Tirso de Molina se llegan a contar por cientos (hasta trescientas según su creador) y eso que, al parecer, no nos ha llegado buena parte del grueso de las mismas. Estas son las más importantes. 

1.- Los grandes nombres en las obras de Tirso de Molina

1.1.- El Burlador de Sevilla y Convidado de Piedra, título por el que ha entrado en el canon a la par que ha levantado un prototipo universal 

Es la figura de Don Juan un conquistador que se dedica a seducir, con engaños y artimañas, a toda dama que se ponga por delante sin pararse en condición alguna. Don Juan es el egoísta (un auténtico psicópata más bien) por esencia que solo se mueve para dar rienda suelta a sus instintos sin percatarse del daño que puedan hacer sus actos. Su arrogancia y narcisismo le lleva a ir de aventura en aventura, cada vez más arriesgada desafiando a la muerte incluso. Tras seducir a la duquesa Isabela, a la pescadora Tisbea y a Ana, hija del Comendador, mata a este. No contento con cargar con un asesinato huye hasta encontrarse con una boda. Y antes de celebrarse la misma, seduce, sin pudor, también a la novia. Tras sus correrías, encuentra en una iglesia la estatua del Comendador a quien había dado muerte tras burlar a su hija (Doña Ana recordemos). Se mofa de la misma muerte y es en ese momento cuando la escultura torna a la vida invitándole a un convite al que Don Juan, siguiendo la temeridad que lo caracteriza, acepta. Justo cuando da la mano a la estatua, un rayo lo atraviesa y le da muerte antes de que pueda ser escuchado en confesión. A Don Juan, por tanto, le esperan las penas del infierno.  

1.2.- El condenado por desconfiado, otra de las grandes obras de Tirso de Molina  

Ha sufrido problemas de atribución y hay una parte de la crítica que no la considera una de las obras de Tirso de Molina. Sin embargo, la gran mayoría sigue la tesis de Ménendez Pelayo quien considera que tanto el lenguaje como el estilo o la temática entra en la estela del Don Juan. El protagonista, en este caso, es Paulo, un temerario que exige a la divinidad pruebas de su existencia. Por ello es castigado con la condena eterna. ¿Y cómo lo hace? El diablo se aparece a Paulo en forma de ángel y le dice que su fortuna correrá pareja a un delincuente napolitano de nombre Enrico. Al enterarse el protagonista que este era un bandido con crímenes de todo tipo a sus espaldas, se abandona al pecado. Sin embargo, lo que no sabe Paulo es que Enrico se salva gracias a la intermediación de su padre que logra llevarlo por el camino del arrepentimiento.  

2.- La importancia de las comedias religiosas dentro de las obras de Tirso de Molina 

De sincera fe, sus obras tienen todas un tono didáctico moral que se engrandecen al revestirlas con unos versos profundos a la par que una intrincada psicología. Los recovecos del alma humana se ponen en evidencia en casi todos sus títulos y especialmente en los dos grandes nombres citados arriba. Ahora bien, Tirso de Molina también escribió comedias religiosas. Destacamos las siguientes: 

2.1.- Comedias correspondientes al ciclo bíblico

  • La mujer que manda en casa, sobre Acab y Jezabel
  • La mejor espigadera, sobre la persona de Rut 
  • Tanto es lo de más como lo de menos, en la que se mezclan las parábolas del hijo pródigo con la del rico avariento. 
  • La vida y muerte de Herodes.
  • La venganza de Tamar.

2.2.- Comedias hagiográficas 

  • La trilogía sobre Santa Juana.
  • La ninfa del cielo, sobre una bandolera redimida por un ángel.
  • La dama del Olivar, basada en el milagro sobre el que se levantó la Orden de la Merced.

2.3.- Autos sacramentales entre las obras de Tirso de Molina 

A nuestro autor no le interesaba el formato tradicional del género, aunque compuso algunos. Para nuestro creador los tipos tenían que levantarse sobre una base profana, realista y contemporánea. Por tanto, no se sentía cómodo en el simbolismo de esta forma teatral. Aún así, nos ha dejado algunos títulos. Son: 

  • El colmenero divino
  • No le arriendo la ganancia
  • Los hermanos parecidos
  • El laberinto de Creta

Las comedias de Tirso de Molina

3.- Las obras de Tirso de Molina siguiendo el género de comedias de tema nacional 

Recoge figuras históricas de gran fuerza espiritual y reconocibles por el gran público a las que dota de dramatismo. Destaco: 

  • La prudencia en la mujer, sobre la figura de Doña María de Molina, esposa de Sancho IV. 
  • Dos obras sobre la figura de Álvaro de Luna: Próspera fortuna de Don Álvaro de Luna y Adversa de Ruy López Dávalos Y Adversa fortuna de Don Álvaro de Luna
  • A la estirpe de los Pizarros, procedentes de Trujillo donde Tirso de Molina había pasado un tiempo, le dedica tres obras: Todo es dar en una cosa, alrededor del conquistador del Perú Francisco Pizarro; Amazonas en las Indias, sobre las aventuras de Gonzalo Pizarro y La lealtad contra la envidia, centrado en Hernando Pizarro quien fue honrado con el título de Marqués de la Conquista. 

4.- Comedias de carácter psicológico en la que no falta el enredo y las aventuras

A este grupo pertenecen:

  • El vergonzoso en palacio
  • Marta la piadosa
  • El melancólico 

5.- Comedias de intriga y villanescas 

En las que el enredo e, incluso el travestismo, son el hilo conductor. Algunas de este grupo se encuentran entre las más famosas del autor. Son: 

  • Don Gil de las calzas verdes
  • Por el sótano y el torno
  • Los balcones de Madrid
  • En Madrid y en una casa
  • Averígüelo Vargas
  • Desde Toledo a Madrid
  • La huerta de Juan Fernández
  • La celosa de sí misma
  • La villana de Vallecas
  • La gallega Mari-Hernández
  • La villana de la Sagra

6.- Obras de Tirso de Molina realizadas en prosa 

Al estilo del Decamerón nos encontramos dos títulos compuestos, a su vez, por relatos cortos e hilvanados por un hecho sin trascendencia: la narración de un cuento para pasar el tiempo. Son dos obras: 

  • Los cigarrales de Toledo, compuesta por cinco narraciones. La más conocida es El celoso prudente y Los tres maridos burlados
  • Deleitar aprovechando en la que destaca El bandolero

Y por último, dentro de las obras de Tirso de Molina hay que reseña La historia de la Orden de la Merced escrita cuando se le prohibió componer comedias.  

Por Candela Vizcaíno | Doctora en Comunicación por la Universidad de Sevilla

 

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información aquí

Acepto