Estébanez Calderón y sus Escenas andaluzas

Estébanez Calderón y sus Escenas andaluzas

Estébanez Calderón y sus Escenas andaluzas

Candela Vizcaíno

 

Serafín Estébanez Calderón (1799-1876) es uno de los representantes del costumbrismo romántico. Estas obras, a menudo de corta extensión, se recreen en largas y detalladas descripciones de tipos, lugares y situaciones populares contemporáneas al autor. Y siempre es en detrimento de la acción que se paraliza casi. Sus pocas obras siguiendo esta estética fueron reunidas en el volumen Escenas andaluzas y estas se encuentran entre lo más representativo de la corriente costumbrista inserta en el Romanticismo en España

Biografía de Serafín Estébanez Calderón  

Nace en Málaga en una fecha indeterminada de la última semana de diciembre de 1799. Se queda huérfano de niño y es adoptado por unos tíos de buena posición económica. Por eso disfrutó de una esmerada educación, primero en Málaga y luego en leyes en Granada. En su ciudad natal abre un bufete al público en 1825 y pudo ejercer sin mayores problemas a pesar de que profesaba en el bando liberal. En 1830 se traslada a Madrid donde compagina su carrera de abogado con la escritura y, un poco más tarde, con la política alcanzando puestos importantes en la administración.  

En 1831 comienza a publicar bajo el pseudónimo de “El solitario al acecho” y más tarde simplemente como "El solitario”. Las tareas literarias las compagina con los distintos despachos que va recibiendo. Primero es designado jefe político en Logroño y después en Cádiz y Sevilla. En 1843, a pesar de ser propuesto para Auditor General del Ejército del Norte, viaja a París ya casado y luego visita también Londres. En 1844 es miembro de Academia de la Historia y en 1849 ocupa el cargo de Auditor General en Italia. Aún le quedaría más honores, ya que es nombrado Consejero de Estado un poco antes de morir. Este extremo acaeció en Madrid en 1876. 

Aunque sus ideas políticas no tuvieron gran predicamento en sus escritos, sí se reflejaron en su hacer en distintos emprendimientos educativos y culturales. Fundó el Museo de pintura y escultura de Cádiz. También tuvo interés por la cultura árabe, especialmente por la marroquí estudiando la lengua y la historia. Todo ello lo reflejó en Manual del oficial en Marruecos. Esta obra pretendía ser una guía para los mandos desplazados en dicho país con información básica sobre geografía, historia, religión y costumbres. Fue también un empedernido bibliófilo con gran amor por los libros viejos que compraba con compulsión apasionada.  

Escenas andaluzas de Serafín Estébanez Calderón  

Sin embargo, en la historia de la literatura ocupa un apunte por esta obra en la que reunió todos sus relatos de corte costumbrista. Fue publicada en 1846 y en ella se recogían los folletines publicados en los periódicos de la época, especialmente en Cartas españolas y en el Semanario Pintoresco Español. Todos ellos responden a las siguientes características literarias:  

1.- La acción es casi nula y la obra se reduce a descripciones detalladas de todo tipo de motivos. 

2.- Utiliza un vocabulario amplio, diverso, rebuscado y organiza las frases de manera ingeniosa torciendo la sintaxis al máximo. 

3.- Se hace acopio de exageraciones extravagantes que utiliza con abundancia. Quizás sea esta la características más sobresaliente de Escenas andaluzas de Estébanez Calderón. 

4.- Se entretiene en describir con un caudal de tropos y de torsiones estilísticas la realidad congelando al máximo, a la par, la acción que es, a veces, inconsistente. 

Títulos de Escenas andaluzas 

1.- El asombro de los andaluces

2.- Manolito Gázquez, el Sevillano

3.- El bolero

4.- Baile al uso y danza antigua

5.- Pulpete y Balbeja

6.- Gracias y donaires de la capa

7.- Fisiología y chistes del cigarro

8.- La rifa andaluza

9.- La feria de Mairena

10.- El Roque y el Bronquis

11.- Un baile en Triana

12.- Toros y ejercicios a la jineta

13.- Egás el escudero y la dueña donna Aldonza

14.- El collar de perlas

15.- Novela árabe

16.- Los tesoros de la Alhambra

17.- Don Opando o unas elecciones 

Estos relatos costumbristas recogidos en Escenas andaluzas de Serafín Estébanez Calderón aunque se insertan en el Romanticismo literario, son ajenos a las características del movimiento. Tanto es así que lo clasificamos casi por asimilación temporal. Estas obras son jocosas a veces y centradas en describir la realidad contemporánea sin más ambición. Para ello se hace una contorsión del lenguaje con brillantez extrema. Sin embargo, en ellas no se apelan ni a los sentimientos ni a hechos intangibles (ánimas, espíritus, leyendas, situaciones en cementerios o con naturaleza desbocada) tan propios del Romanticismo. En estas obras todo es cotidiano, sin importancia y se busca, la más de las veces, la bufonada fácil a través de uso extremo de las palabras.  

Por Candela Vizcaíno | Doctora en Comunicación por la Universidad de Sevilla

 

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios

el bosque de las respuestas

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información aquí

Acepto