25 obras del cubismo más importantes

25 obras del cubismo más importantes

 

El cubismo fue el movimiento que inauguró las vanguardias históricas. Así sin más. Si el futurismo quiso ser el que rompiera con los moldes tradicionales, no lo consiguió del todo quedando ese honor para el cubismo. Aunque muy pronto abandonado por los mismos artistas que lo crearon, su pujanza fue sustituida por el surrealismo, línea estética que ahondaba en los terrenos vedados del inconsciente. Hoy traigo 25 obras del cubismo más importantes que nos ayudarán a comprender la importancia de este movimiento revolucionario en el plano plástico como lo fue el dadaísmo en el artístico en general. La lista a continuación, a excepción del primer ejemplo, es sencillamente aleatoria.  

Mis 10 obras del cubismo favoritas  

1.- Las señoritas de Avignon (1907) de Pablo Picasso primera obra del cubismo

Este lienzo de más de dos metros de lado que se custodia en el MOMA de Nueva York da el pistoletazo de salida al movimiento y fue ejecutado por uno de los mayores (si no el que más) representantes del cubismo. Todo en esta obra es original, vanguardista y rompedor empezando por la utilización de una paleta de ocres hasta terminar por la deformación de los modelos clásicos pasando por el tema mismo. Porque Las señoritas de Avignon representan la exposición de unas muchachas en el interior de un burdel. Si algunos artistas del impresionismo ya habían retratado a personajes considerados socialmente fuera del sistema, el arte clásico siempre rechazó esta representación. En esta obra del cubismo, además, se dan casi todas las características del movimiento. El cuerpo humano se deforma y se reduce, a posta, cualquier atisbo de perspectiva. Encontramos un sustrato de la pintura primitiva africana (un recuerdo de sus populares máscaras) a la par que el espacio se diluye y se hace plano. Es, sin duda, la primera y la obra cumbre del cubismo. 

2.- Autorretrato (1907) por Pablo Picasso 

Una de las obras del cubismo más conocidas (bien sea porque representa a su mayor exponente) es un pequeño óleo de menos de medio metro de lado en el que el artista se ha despojado de buena parte de su realismo para representarse con las formas cuadradas, angulosas, de trazos fuertes y con los colores ocres o  apagados característicos del movimiento. 

3.- Jarro, botella y limón (1909) de Georges Braque

El cubismo demuestra un gusto por las naturalezas muertas, bodegones o representaciones de interiores siguiendo el estilo de Cézanne. En esta obra el espacio se ha hecho plano y los objetos representados se ejecutan conforme a líneas marcadas. 

4.- Aria de Bach (1912-1913) de Georges Braque,  una de las obras del cubismo más geométricas

Y con geométrica me refiero a los objetos representados. Las líneas angulosas dan un paso más convirtiendo las cosas en figuras planas reducidas a rectángulos o cuadriláteros.

5.- En la misma línea es El estanque de Horta (1909) de Pablo Picasso

Donde los edificios se han reducido a meras figuras geométricas aunque conservan un halo de tridimensionalidad. 

6.- Violín y botella de vino de Juan Gris, una de las obras del cubismo características

En ella encontramos los colores apagados, el gusto por las composiciones de objetos, la pérdida de la tercera dimensión y una propensión a reducir la figura a meras formas geométricas. 

7.- Naturaleza muerta (1922) de María Blanchard

Es una de mis obras del cubismo favorita (si puedo hacer esa apreciación personal). En ella la artista, aún siguiendo los cánones del movimiento, evoluciona hacia una luz especial que no tiene otras obras representativas. El uso del color gris, el blanco y las formas curvas de lo que parecen unas uvas contribuyen a ello. María Blanchard fue una de las máximas representantes del cubismo, aunque su nombre (quizás por una perspectiva de género) no se nombra tanto como sus camaradas masculinos. Este lienzo es el utilizado como imagen de cabecera de este estudio. 

8.- La torre roja (1913) de Robert Delaunay una de las obras del cubismo con movimiento 

Si el futurismo fue la tendencia estética del movimiento, el cubismo, por su parte, aspirar a lo estático, a lo plano y a lo bidimensional. Sin embargo, esta obra presenta una cadencia distinta ya sea por las líneas cóncavas como por el uso acertado de colores contrastados. 

9.- Mujer haciendo punto (1919) de Jean Metzinger

Como en el caso de Las señoritas de Avignon intuimos la figura humana. Se ha hecho uso de los colores en gama azules que no eran de los favoritos de los artistas del cubismo. 

10.- Tres músicos (1921) de Pablo Picasso

Evolucionada en cuanto al uso del color aunque las formas se desarrollan de manera tan marcada que son puramente geométricas. 

Otras 15 obras del cubismo que hay que conocer y completamos las 25

11.- Violín “Joie Eva” (1912) por Pablo Picasso, favorita de los críticos por presentar todas las características del movimiento. 

12.- Desnudo (Gran bañista), realizada entre 1907-1908, por George Braque

13.- Bañista (1908-1909) de Pablo Picasso. 

14.- Retrato de Daniel-Henri Kahweilere por Pablo Picasso realizado en 1910 de una forma más desestructurada que el autorretrato comentado un poco más arriba. 

15.- También de Picasso es Naturaleza muerta con silla de rejilla realizado en 1912 y guardada en su museo de París. 

16.- Paisaje de L´ Estaque (1908) de Georges Braque. 

17.- Guitarra (1912) por Pablo Picasso que sigue la técnica del ensamblaje que tanta influencia generará posteriormente. 

18.- La guitarra (1913) por Juan Gris.

19.- Botella y vaso (1917) por Henri Laurens también utilizando una técnica mixta en la que se combina chapa con color y madera. 

20.- La mujer de azul (1912) de Fernad Léger.

21.- La mujer de la mandolina (1909) de Pablo Picasso. 

22.- Del mismo artista es Pan y frutero sobre una mesa

23.- Composición cubista (1916-1919) de María Blanchard.

24.- De la misma artista es también Mujer con guitarra custodiada en el Museo Reina Sofía de Madrid. 

25.- Y terminamos como empezamos, con Pablo PIcasso, y su Frutero y calabaza (1908-1909) que nos recuerda, a pesar de la genialidad y originalidad del artista, a las obras de Cézanne.  

El cubismo fue un movimiento rompedor con la tradición cuyo epicentro estuvo en París, por entonces, el ombligo del mundo. A partir de Las señoritas de Avignon, el arte no retomó ninguno de los moldes de los cánones clásicos. Fue, junto con el surrealismo, una de las líneas artísticas que más sustrato creó durante el siglo XX. 

 

Por Candela Vizcaíno

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  

 

 

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información aquí

Acepto