Qué ver en Buenos Aires

Qué ver en Buenos Aires

Qué ver en Buenos Aires

Candela Vizcaíno

 

Argentina tiene menos de cuarenta y cinco millones de habitantes y para que nos hagamos una idea de la importancia de su capital, el Gran Buenos Aires (en el que se incluye el área metropolitana) recoge casi un tercio de esas almas. Situada en la desembocadura del Río de la Plata, mirando, frente a frente, a Montevideo (capital de Uruguay), en la actualidad, lo que tienes que ver en Buenos Aires nos dice de su historia como capital cultural de Hispanoamérica. Porque, aunque el emplazamiento se fundó (por dos veces) a finales del siglo XVI, fue a partir del siglo XVIII cuando comenzó a crecer y a crecer debido a un ritmo casi frenético tanto de inmigración externa como interna. Buenos Aires es hoy un centro neurálgico cultural donde se despliegan espectáculos de tango junto con programación más novedosa o de música clásica. Aunque el asado (al estilo gaucho) es imprescindible, algunos de sus barrios, como Palermo (Soho Palermo y Hollywood Palermo) congregan lo mejor de la noche argentina con restaurantes y locales de moda, elegantes y sofisticados. Y eso, ¡por supuesto!, también hay que vivirlo. 

Buenos Aires 1 

1.- El Barrio de la Boca, lo primero que tienes que ver en Buenos Aires

Porque este entramado de callejuelas coloridas con galerías de arte informarles, tiendas de souvenirs y espectáculos callejeros de tango es una de las estampas más conocidas de la ciudad porteña. Su nombre proviene de la entrada de agua que hace en este emplazamiento el Arroyo Matanzas. Aunque hoy es un destino turístico y buena parte de los locales o viviendas están reconvertidas con ese fin, este colorido barrio ha sido hasta hace poco uno de los más humildes (casi un suburbio) donde se hacinaban de manera miserable personas de escasos recursos atemorizadas constantemente por el riesgo de riadas. Hoy no, hoy está recogido, pintado y abierto al viajero que busque en el Callejón Caminito la esencia del Buenos Aires más auténtico.  

2.- Y muy cerca está Puerto Madero, totalmente distinto en carácter 

Ya que esta zona, cercana al centro de Buenos Aires ha sido recuperada en las últimas décadas creando un espacio verde muy cuidado en el que se agolpan hoteles de lujo rodeados de parques con esculturas de arte contemporáneo. La zona es favorita de los bonaerenses ya que mira directamente al Atlántico y está rodeada de buenas tiendas, restaurantes y locales de ocio.  

3.- Barrio de Palermo, el más cool que ver en Buenos Aires 

O más bien que sentir porque todo en él parece un mundo aparte donde se agolpa la gente guapa para vivir la noche bonaerense entre restaurantes y locales de moda. Es también el más caro para alojarse y, a la par, el más sofisticado. De todos modos, aquellos que no sean de salir mucho de fiesta se van a encontrar deliciosos jardines que forman parte de las fronteras de esta zona de Buenos Aires. Uniéndose unos con otros se suceden el Jardín Botánico Carlos Thais con el Ecoparque homónimo para luego continuar con el Jardín Japonés, uno de los más originales de América del Sur y siguiendo la estética zen. Hacia el norte se despliega el Parque Tres de Febrero donde se inserta el Planetario Galileo Galilei que hace de frontera con el Club de Equitación. 

4.- El Cementerio de la Recoleta y el Barrio de la Recoleta 

Buenos Aires tenía poco más de 30.000 habitantes en el siglo XVIII para ir creciendo exponencialmente durante el XIX y, especialmente, en el XX. Por entonces, la arquitectura del Neoclasicismo estaba plenamente asentada en Europa y sus principios se exportaban a las nuevas metrópolis americanas. Amplios bulevares soleados, avenidas infinitas al estilo del Boulevard Haussman de París, edificios civiles o teatros se sucedían para dar cabida a una nueva visión basada en el racionalismo, los valores cívicos, el cientificismo y la elegancia clásica. Y en este contexto hay que leer todo el Barrio de la Recoleta con sus construcciones de esbeltas columnas siguiendo los parámetros del arte griego, una de las principales características de la arquitectura neoclásica que es seña de identidad de estas calles y avenidas. 

 Buenos Aires 3

El Cementerio de la Recoleta 

Entre casas aristocráticas, hoteles de gran lujo, embajadas y tiendas de alto standing sobresale un espacio de este particular  barrio: su cementerio. Aquí están enterrados grandes personalidades que nacieron o vivieron en estas tierras. La sociedad bonaerense que construía sus casas con todo el boato posible continuaba con la misma idea más allá de la vida. Honraban a sus muertos con tumbas tan artísticas que el de la Recoleta se considera un museo al aire libre. Su historia comienza en 1882 cuando se prohibieron los enterramientos en las iglesias. En ese momento se adecentó el camposanto anexo a la Iglesia del Pilar de la orden franciscana. El cementerio irá creciendo a lo largo de estos dos siglos y allí serán enterrados los más ilustres miembros de la sociedad argentina. Aquí descansan mandatarios y presidentes, científicos y novelistas,  poetas y familias burguesas enriquecidas con los negocios. La ruta en busca de sus nombres está, incluso, organizada. Lápidas, capillas, detalles arquitectónicos, elementos de herrería y hermosas cúpulas guardan los nombres ilustres de Buenos Aires: Sarmiento, Pellegrini, Bioy Casares, Silvana y Victoria Ocampo, Hernández, Girondo, Lugones, Leloir y Lamas… Y de entre los nombres famosos sobresale uno: Eva Duarte Perón cuya tumba aún es objeto de peregrinación por parte de propios y foráneos. 

El Cementerio de la Recoleta, siguiendo con el espíritu romántico con el que nació, es escenario de leyendas que aseguran la existencia de almas atrapadas entre los dos mundos y que claman por poner en orden algo que dejaron por hacer. Y de entre todas las tumbas destaca el de la desgraciada joven Rufina Cambaceres que sucumbió, al parecer, bajo los efectos perversos de una madre narcisista. En la actualidad, su tumba, siguiendo la estética art nouveau, muestra a una joven de rostro triste abriendo la puerta de su sepulcro. La truculenta historia que hay detrás nos habla de un enterramiento en vida a manos de la familia. Al parecer,  la joven era drogada por su madre ya que ambas se disputaban el mismo amante. Uno de esos días con dosis excesiva se la consideró muerta y fue enterrada creyendo que había fallecido. Sin embargo, únicamente se encontraba en estado catatónico.  Al despertarse de noche nadie oyó sus gritos y sin éxito quiso abrir el ataúd para escapar. La encontraron ya fallecida (por asfixia), boca abajo, con marcas de moratones y arañazos producidos en su intento por escapar de su fatal destino. 

 Buenos Aires 4

5.- No puedes dejar que ver en Buenos Aires un espectáculo de Tango 

Puedes incluso tomar clases en algunas de las propuestas que proliferan en el Barrio de la Boca. El Querendi, el teatro Astor Piazzola, La Ventana, Café de los Angelitos e, incluso, el Teatro Colón ofrecen espectáculos de este particular baile declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. El tango nació en los ambientes portuarios de Argentina y Uruguay a finales del siglo XIX. Y de aquí se expandió al resto del mundo. Es un baile de carácter urbano, cosmopolita, sensual, poético y sofisticado. En él se encuentran sustratos de la música negra, del jazz, del rock e, incluso, de ritmos electrónicos de las últimas décadas.  

Aunque puedes disfrutar de un espectáculo de tango en esos locales que te he reseñado, también se celebra un Festival Mundial en el que se pone a prueba la pericia de los bailarines llegados desde todos los rincones del planeta. Los espectáculos de baile se combinan con conferencias sobre el tema, presentaciones de libros, exposiciones de arte, cine… 

6.- Museos imprescindibles que ver en Buenos Aires 

En una ciudad levantada sobre inmigración, con un buen porcentaje de exiliados debido a sus ideas, no podía faltar un buen puñado de museos con lo mejor del arte local, latinoamericano o del resto del mundo. Aunque hay más nombres, estos son los que no te puedes perder

Museo de Arte Latinoamericano o MALBA 

Se centra en las obras de las denominadas vanguardias históricas de principios del Siglos XX con obras de los representantes del surrealismo como Matta, Lam o el particular universo de Frida Kahlo. También vas a encontrar ejemplos de la etapa cubista de Diego Rivera y representación de Protinari, Xul Solar, Oiticia, Grippo… 

A continuación se encuentran los espacios dedicados al Arte Decorativo y al Arte Oriental situados en el Palacio Errázuriz con tapices, obras de El Greco, Manet y mobiliario antiguo desde finales de la Edad Media hasta la época victoriana. 

Buenos Aires 2 

Museo Nacional de Bellas Artes de Buenos Aires

Está salvaguardado por una particular escultura de metal “viva”, ya que es sensible a los primeros rayos del sol abriéndose como una flor. Su nombre responde a Floralis Genérica y te la he dejado en la imagen. Aunque tiene obras antiguas, el grueso de la colección corresponde a creaciones de los siglos XIX y XX tanto de artistas europeos como argentinos. Sobresale Vahine no miti de Gaugin. 

Y por último, el Centro Cultural La Recoleta, entre el cementerio homónimo y la zona cool de Palermo, es un espacio dedicado a exposiciones y cine para todos los públicos (incluso para los niños) entre restaurantes y locales de ocio. 

Museo Nacional de Bellas Artes   La Plaza de Chirico 

7.-Barrio de San Telmo con sus fiestas al estilo gaucho

Cada domingo, a partir de media mañana, en la Plaza de Dorrego y en la Calle de la Defensa, señaladas como protagonistas en el mapa, tiene lugar la Feria de Antigüedades de San Telmo. Aquí no vas a encontrar un mercado de pulgas sin más con sus muebles y enseres que han superado el tiempo, sino que alrededor del mismo se crea una auténtica fiesta con los sones del tango en cada esquina. En el Mercado de San Telmo, además, te puedes proveer de las deliciosas viandas locales y en cualquiera de los puestos seguro que vas a encontrar todos los utensilios para preparar el mate, esta deliciosa bebida argentina con propiedades medicinales.  

Pero la fiesta no termina aún, ya que la colindante Feria de Mataderos te sumerge en la auténtica cultura gaucha, la misma que sobrevive a unos cuantos kilómetros de la capital en estancias desperdigadas por un campo infinito. Los bailes y los gigantescos asados harán las delicias de los que buscan la esencia argentina.  Aquí puedes encontrar artesanía, ropa gaucha o los deliciosos alfajores locales. 

8.- Paseo en Barco por el Río de la Plata hasta llegar a Tigre

Desde Puerto Madero zarpan los barcos que llegan hasta la localidad de Tigre perteneciente al Gran Buenos Aires y situada al norte. Su entramado de canales producidos por el Paraná han hecho que se bautice como la Venecia de América. Tigre creció en los primeros años del siglo XX ya que, atraídos por su casino (hoy un museo), en la localidad se daban cita empresarios y gentes de todo pelaje y pluma para divertirse a tope. Aquí se comía, se bebía y se jugaba muchísimo a las cartas. Hoy es destino de fin de semana de los bonaerenses que se pasean entre edificios clásicos buscando el mejor restaurante en el que deleitarse con todo tipo de recetas y cartas de todos los rincones del planeta.  

9.- Palacio Barolo, el edifico más esotérico que tienes que ver en Buenos Aires

Durante décadas, desde su inauguración en los años veinte, fue el edifico más alto de toda Latinoamérica. Hoy, sus 100 metros de altura, no puede competir con los grandes rascacielos levantados en los últimos años. Construido en un estilo ecléctico, está rodeado de símbolos de carácter esotérico con referencias a la Divina Comedia de Dante. Tanto es así que, incluso, en ciertos días del año, se producen alineamientos de luz en algunas de sus estancias. No solo está abierto al público sino que lo mejor es que tomes un tour guiado para conocer todos los detalles simbólicos de este particular edificio. 

10.- Librería Ateneo Grand Splendid en la Avenida de Santa Fe 

Es otro de los iconos culturales que ver en Buenos Aires. Está levantada sobre un antiguo teatro y conserva incluso la escena con su telón en terciopelo rojo. Los miles de libros que se amontonan en sus estanterías serán del agrado de cualquier lector. Además, está situada en la Avenida de Santa Fe donde se congregan otras librerías, galerías de arte y restaurantes con todo tipo de oferta culinaria.  

Librerías hay para todos, desde las que se dedican a las novedades (en las Avenidas de Santa Fe, Juramento o Corrientes) hasta las que ofrecen pequeñas y grandes delicias de bibliofilia, situadas, sobre todo, en San Telmo o Avenida de Mayo. Las más coquetas son, sin duda, las de libros viejos, raros y curiosos, es decir, las que no se dedican a las novedades y guardan en sus estanterías ejemplares antiguos de diversa índole. Codiciadas por los aficionados son, sin duda, las primeras ediciones de todos esos grandes narradores etiquetados como rioplatenses que han dado lustre al siglo XX.

Excursiones desde Buenos Aires: imperdible Colonia Sacramento 

Aunque ni siquiera se encuentra en Argentina, ya que está situada en Uruguay, en la provincia de Montevideo, su ambiente colonial y la cercanía a Buenos Aires hace de Colonia Sacramento la excursión perfecta. El emplazamiento fue fundado en 1680 por Manuel Lobo bajo el nombre portugués de Nova Colonia de Sacramento. Y allí se asentaron los primeros europeos. A partir de esa fecha se convirtió en el epicentro de la guerra entre España y Portugal por hacerse con el poder de las tierras americanas. Su maltrecho entramado urbano se restauró en 1968. Se encuentra rodeada de naturaleza, entre las desembocaduras de los ríos Uruguay y De la Plata y el campo extenso a las espaldas. Algunas de sus calles tienen fama por sí mismas, como la Calle de los Suspiros en pleno casco antiguo empedrado y adoquinado. Otros puntos que hay que visitar o recorrer con la pausa que da la historia son la Plaza Mayor, la Puerta de Campo, la Puerta de la Ciudadela, la Casa del Virrey o la Casa de Nacarello…  

Cómo llegar y hoteles en Colonia Sacramento 

Colonia Sacramento se ha convertido en el emplazamiento histórico por excelencia de esta parte de mundo. Y de su pasado colonial dan cuentan sus museos: portugués, municipal, español, sobre el azulejo…  Desde Buenos Aires se puede llegar en ferry con servicio para coches y también en unas embarcaciones rápidas de nombre aliscafos que alcanzan la otra orilla en menos de una hora. Como es destino de turismo de naturaleza o gastronómico, alrededor del lugar se han levantado alojamientos de todo tipo.  

Puedes encontrar hoteles en Colonia de Sacramento desde los cinco estrellas hasta albergues básicos. Es difícil dar algunos nombres, pero una opción puede ser el Charco Hotel decorado en tonos claros y en pleno casco antiguo con vistas. Cerquita se encuentra la Posada Plaza Mayor decorada con frescos y en estilo colonial. También las grandes firmas de hoteles de lujo han aprovechado el tirón turístico para levantar propuestas con spa, golf y servicios de vacaciones. Si es lo que buscas, una buena opción es el Sheraton Colonia Golf and Spa Resort. 

Si esto que tienes que ver en Buenos Aires y en sus alrededores (aunque haya que cruzar a otro país) no es suficiente, ten siempre en mente que estamos ante una vibrante ciudad cultural con propuestas gastronómicas, de ocio y de diversión sin límites casi.  

Por Candela Vizcaíno

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios
CURSOS DGMAX

el bosque de las respuestas

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información aquí

Acepto