La escritura olmeca y el Bloque de Cascajal

Escritura olmeca

Escritura olmeca

Candela Vizcaíno

Introducción básica a la escritura olmeca, considerada la más antigua de Mesoamérica.

 

Mucho se ha dicho a lo largo de la historia sobre ese implícito deseo inherente al hombre que consiste en dejar labrado (en la piedra, en el papel, en el cuero del animal o en la arcilla blanda) aquello que es importante para la convivencia cívica (leyes, códigos o  deudas contraídas). Se hace para el alivio del alma (estelas funerarias, relatos sagrados, oraciones o cánticos) y para el regocijo del espíritu (la gran literatura con todas sus posibilidades).  Así que poco nos vamos a extender sobre este tema aquí. Y simplemente anoto que la escritura olmeca, con toda probabilidad, no es ajena a esta premisa 

El hombre nace cuando vislumbra la muerte y la historia empieza cuando, al ser consciente de esa fugacidad, se recurre a lo escrito para dejar constancia, en esencia, del paso del tiempo. Otra cosa es que nos haya llegado constancia de esa casi-sagrada actividad. Y esto sucede con este código escrito cuya única referencia se basa en el llamado Bloque de Cascajal, una estela de piedra encontrada por casualidad en 1999 en la Zona Arqueológica de San Lorenzo, en el estado mexicano de Veracruz.  

Los sistemas de escritura de la América Precolombina  

En otras entradas de este sitio he hablado, en diferentes ocasiones, de los distintos códices mayas que sobrevivieron a la hoguera y de la dificultad que los estudiosos tienen para descifrar lo que en ellos se dicen. Si es así para una cultura relativamente reciente como la maya, el asunto se vuelve más espinoso cuando se trata de otra más remota en el tiempo. Y esto viene al caso porque en los últimos días, buscando información para otra cosa, me he topado con las manifestaciones de una antigua cultura mesoamericana, con impresionantes obras escultóricas.  

Aproximación a la cultura olmeca 

Me refiero a los olmecas, pueblo antiguo y que parecía que habían desaparecido sin dejar rastro alguno, pero, por fortuna, en los últimos tiempos, están sacando a la luz interesantes muestras artísticas e, incluso, de una escritura con glifos que aún no ha podido ser descifrada pero sí ha podido ser datada, como mínimo, alrededor de año 650 a.c., es decir que tiene la friolera de más de veintisiete siglos. Los últimos ensayos del carbono 14 indican que la piedra en la que está escrita tiene 3000 años, aunque esto hay que leerlo con cuidado.  

Los reductos de este enigmático pueblo mesoamericano se encuentran desperdigados por distintos emplazamientos arqueológicos y una buena muestra de ellos se encuentra en el Museo La Venta en Villahermosa, México, una preciosa ciudad colonial irrigada por distintos ríos y lagunas prácticamente desconocida para el viajero occidental.  

La ciudad que nació a partir de la primera colonia fundada por Hernán Cortés, ha sufrido transformaciones de diversa índole que han afectado, incluso, a su nombre, pero aún conserva un rico patrimonio arquitectónico testigo de los avatares de la colonización y su lucha contra la piratería inglesa. Pero, lo que el viajero bibliófilo, el curioso o el buscador de novedades no debe perderse son estas megaesculturas olmecas y los restos de su enigmática escultura, la mayoría son antropomorfas representando cabezas en actitud de reposo o serenidad. 

La escritura olmeca y el Bloque de Cascajal 

Muy resumidamente tenemos:

1.- Hasta finales del siglo XX, cuando se encontró el Bloque de Cascajal en el estado de Veracruz, en México, se consideraba la escritura maya como la más antigua de América del Sur. 

2.- Sin embargo, se da por hecho que la escritura maya nació en el 200 a.C.

3.- El bloque de Cascajal, encontrado en 1999, según la prueba del carbono 14 tiene alrededor de 3000 años y pertenece a la cultura olmeca. Se ha encontrado en un sitio arqueológico de esta cultura y los símbolos son comunes con otras manifestaciones culturales olmecas. Sin embargo, con la datación hay un problema ya que fluctúa en ese 3000 a.C y una fecha cercana al siglo VII a.C. El asunto es de importancia porque estaríamos hablando, en el caso del más antiguo, del primer sistema escrito de la humanidad. 

4.- Estamos ante una tablilla con glifos y aún no se han descifrado la mayoría de ellos.

5.- Corresponde a la más antigua manifestación de la escritura olmeca y esta tablilla de piedra representa 62 glifos o símbolos. 

6.- La mayoría de ellos pueden asimilarse con objetos de la vida cotidiana y algunos no han podido ser descifrados aún. Son plenamente visibles los que representan maíz o insectos. También hay otros abstractos o geométricos. 

7.- Se ha puesto en duda su autenticidad simplemente porque no fueron escrupulosos con el proceso arqueológico y de presentación al público. 

8.- De demostrarse su originalidad, estaríamos ante el sistema de signos más antiguos del mundo compitiendo incluso con el arte egipcio

9.- La gran mayoría de los glifos del Bloque de Cascajal están presentes en otras manifestaciones de la cultura olmeca.  

10.- La interpretación de la tablilla es diversa y hay quienes sostienen que es una especie de código de la vida diaria, como une recordatorio de alguna ley importante o del sistema socio-político. 

Sin embargo, y termino esta introducción, aún queda mucho por conocer de las antiguas culturas precolombinas, las anteriores incluso a los mayas y a los libros aztecas. De demostrarse que este bloque lleva impreso auténtica escritura olmeca estaríamos ante una civilización mucho más avanzada de lo que se interpreta actualmente por los restos arqueológicos que han salido a la luz.  

Por Candela Vizcaíno | Doctora en Comunicación por la Universidad de Sevilla 

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios
el bosque de las respuestas

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información aquí

Acepto