Qué ver y hacer en El Rocío más allá de su romería

La aldea de El Rocío bajo el sol del verano

La aldea de El Rocío bajo el sol del verano

Candela Vizcaíno

 

Eclipsada por las noticias (de todo tipo y cariz) antes, durante y después de su Romería Grande, la aldea de El Rocío tiene mucho que ofrecer al viajero, sobre todo a aquel en busca de la naturaleza más radical. Decir El Rocío es decir de la Blanca Paloma, es decir de sus marismas donde pasta la yeguada de raza autóctona, es decir de sus miles de golondrinas, es decir de sus calles de tierra, es decir blanco… Es eso y más, porque la aldea está enclavada en el mismísimo Parque Nacional de Doñana (desde 1994 Patrimonio de la Humanidad). Pero eso no es todo, ya que, muy cerca de sus calles de arena, donde tienen preferencia los caballos sobre peatones y vehículos (por este orden), se encuentra Palos de la Frontera, de donde salió un intrépido Colón en busca de nuevas tierras. Además, por sus pinos y marismas se paseó el burrito Platero (el primero) y su creador Juan Ramón Jiménez.  Por si fuera poco, Sevilla con sus monumentos Patrimonio de la Humanidad y todo su ambiente cosmopolita está a menos de una hora en coche. Entonces, ¿qué hacer y qué ver en El Rocío? Anota y no te pierdas detalle:

Rocio3

Imprescindibles en el interior de la Aldea de El Rocío

1.- Visitar la ermita de la Virgen del Rocío y perderse por sus calles de arena

Vale que puede que seas ateo, pero (con el respeto debido a las creencias religiosas de otros) la Ermita de la Virgen del Rocío es un auténtico emplazamiento cultural. Hasta allí no solo se acercan peregrinos y creyentes, también personas de otros ámbitos con el deseo de vivir (aunque sea limitado y en parte) el fervor que la Blanca Paloma irradia hacia los que se acercan a ella. Procesiona durante la madrugada del Lunes de Pentecostés rodeada, a veces, de hasta un millón de personas. Como esos días son imposibles, lo mejor es acercarse hasta la ermita abierta al público durante casi toda la jornada cualquier otro día. Desde septiembre hasta Semana Santa, cada fin de semana tiene lugar las presentaciones de las distintas hermandades (a veces es una y otras veces son dos). Se celebra una misa especial para, posteriormente, recorrer la aldea con sus “sinpecados” y estandartes. Los horarios y todo lo relacionado con actos litúrgicos y culturales alrededor de la Blanca Paloma se publican en esta página dedicada en exclusiva a la Ermita

2.- Puesta del sol desde El Mirador de las Marismas

El Rocío engancha a quien se acerca. Y es normal por la fuerza de la naturaleza alrededor. Desde la carretera principal hasta el final de la aldea, bordeando las marismas, se despliega un paseo (en sus inicios losado y luego pasa a ser de tablas de madera) con vistas a este parque único en Europa. En cualquier época del año (esto es, siempre) pastorea la yeguada de raza autóctona y es muy fácil divisar patos o zancudas sin necesidad de prismáticos. La puesta de sol, con el silencio alrededor, es memorable (especialmente en otoño).

3.- Paseo por el Charco de la Boca para admirar la yeguada de raza marismeña

Este especial sendero rodea el conocido como Charco de la Boca por el que es muy fácil caminar sin perder de vista la Ermita para empaparse de toda la naturaleza alrededor.

Roco11

La aldea de El Rocío está en el interior del Parque Nacional de Doñana

4.- Safari fotográfico por Doñana en busca del esquivo lince

Sus casas blancas, sus calles de arena, las golondrinas que invaden los aleros de los tejados, los caballos… todo ello nos recuerda constantemente que El Rocío es parte del Parque Nacional de Doñana, refugio y hogar del escurridizo lince ibérico. Ni que decir tiene que, como área especialmente protegida, no es posible acceder por medios propios, aparte de que te quedarías atrapado en la primera duna. Hay distintas firmas que hacen el recorrido por el interior de Doñana. Asegúrate de que puedes acceder a los llamados trenes de dunas móviles y a los corrales de pinos. El Palacio de las Marismillas y el poblado original son también hitos interesantes a conocer.

Roco15

5.- Rutas de senderismo de intensidad baja entre pinos y acebuches

Desde los distintos centros de visitantes o desde algunos puntos nacen rutas de senderismo de intensidad muy baja (incluso adaptadas para cochecitos de bebés y minusválidos) que están perfectamente señalizadas. Aptas para las familias son estas tres:

a.- Palacio de Acebrón

Sale desde el aparcamiento y rodea la marisma. Te puedes parar en esta antigua finca de caza para conocer más en profundidad la historia del parque cuando era coto de caza.

b.- La Rocina

Se inicia en el centro homónimo tras pasar la interpretación contemporánea de una choza marismeña. Y el camino discurre entre tablas adentrándose en los pinos y tiene varias paradas con miradores hacia la laguna.

c.- El Acebuchal

Este centro es el encargado de la repoblación de los linces ibéricos y de aquí parten los camiones que hacen rutas por el interior de Doñana (son los que más se adentran). También tienen un sendero de baja intensidad adaptado que no llega a los cinco kilómetros.

d.- Ruta de El Rocío

Puedes dejar el coche junto al Charco de la Boca y llegar hasta el final de la aldea, donde se encuentra el Hotel la Malvasía, por el sendero primero solado y luego de tablas. Es de ida y vuelta.

e.- Ruta de las Dunas de Matalascañas

Este es un poco más complicado porque la playa se empeña en ir enterrando las tablas de madera, pero, con un poco de imaginación puedes ir siguiendo el camino como la Dorothy de El Mago de Oz. Se encuentra en el límite oriental de la playa de Matalascañas con el parque. 

Roco14

6.- Paseos a caballos para todos los niveles

Decir Rocío es decir caballos. Aunque la mayoría de las cuadras son privadas, no es difícil encontrar empresas y emprendimientos que hacen rutas incluso para los que no han montado en su vida. Este es el caso de Arte Andaluz que organiza tours por la playa (hasta llegar a la Torre del Pico del Loro) al atardecer. Los jinetes más experimentados también tienen su opción con caballos de nivel y la posibilidad de adentrarse por estos caminos tan especiales rodeados de dunas, pinos, acebuches, gaviotas…

7.- Choza marismeña en el interior del Centro de Interpretación de la Rocina y Palacio de Acebrón

Desde estos dos puntos (la choza y el palacio) salen rutas de senderismo. Si no quieres hacerlas, sí es interesante tanto la recreación de una antigua choza marismeña como acercarse a lo que fuera una finca de lujo de caza cuando se podía cazar en el parque. Afortunadamente, hoy las cosas han cambiado. Aves, ciervos, jabalíes, zorros, linces o gamos viven despreocupados en Doñana.

8.- Centro del Acebuchal para comprender el lince ibérico

Otro centro desperdigado por Doñana es el del Acebuchal. Este es el punto cero dedicado a la recuperación del lince ibérico. No puedes ver los animales. Todo se reduce a un audiovisual explicativo.

Rocio8

Playas cerca de la aldea de El Rocío

Si hay marismas, hay playas. Y si hay parque natural,  tiene que haberlas salvajes. Aunque no son todas y el incendio de 2017 ha dejado cerrado algunos accesos, anota las siguientes:

9.- Matalascañas con servicios pero saturada

Si entras en Google Maps, se ve claramente lo que es Matalascañas: un rectángulo casi perfecto en medio de Doñana con nombres militares (sector E, A, B...). Antes de 1970 aquí no había nada. Si acaso algunas chozas de pescadores en armonía con el entorno. Desgraciadamente, hasta aquí llegó la primera oleada de turismo masivo hiriendo el parque para siempre. No puede extenderse. Sí tiene servicios de todo tipo, pero la playa está saturada siempre.  

10.- Rompeculos, virgen, salvaje y espectacular

De distinta índole es la de Rompeculos. Su particular nombre le viene de un antiguo arroyo que desembocaba en el Océano. Se accede por el camino de Cuesta Maneli (cerrado en el verano de 2018) o por la bajada junto al Parador. Desde aquí la playa se extiende como lo que deberían serlo todas: un espacio natural fuera del alcance de la avaricia humana. Ni un chiringuito, ni una construcción (miento, una, que va a ser demolida), 32 kilómetros de arena fina frente al mar y bloqueada por un acantilado donde, de nuevo, empiezan a verse los pinos.

11.- Playa del Parador de Mazagón y visita al Pino Centenario

Es la que está a continuación de la de Rompeculos y llega hasta el asentamiento de Mazagón. La playa es semejante, que la naturaleza no entiende de fronteras. En el mismo aparcamiento se encuentra el robusto, bajo, achaparrado y un poco cansado pino centenario. Se cree que ha cumplido sus buenos 400 años.

Si éstas se te quedan cortas, siempre puedes cruzar la frontera y acercarte hasta Tavira o hacia las playas cuidadas en todos los aspectos que bordean el Sepal de Castro Marim en la vecina Portugal.

Rocio5

Rutas enológicas para conocer los vinos del Condado de Huelva

12.- Acercarse al Centro de Interpretación del Vino de Bollullos del Condado

Bollullos del Condado está apenas a 20 kilómetros de El Rocío. Aquí se ha levantado un contemporáneo edificio en honor al vino de la zona cuyo origen es centenario. No tiene acceso a las bodegas. Es meramente interpretativo y punto inicial de una ruta por las bodegas de la zona para los amantes de la enología.

13.- Disfrutar de los blancos elaborados con uva Zalema

La uva de la zona tiene el bonito nombre de Zalema. Con ella se elaboran vinos blancos, frescos, afrutados, suaves y perfectos para combinar con quesos, mariscos o pescados. Son, además, económicos. Aunque también se elaboran tintos, las estrellas son estos blancos muy blancos procedentes de bodegas centenarias como Diezmo Nuevo (1770), Andrade (1885), Sauci (1925)… Otro día una ruta más detallada que está el artículo larguísimo.

14.- El original vino naranja del Condado de Huelva

De nueva creación es este oloroso realizado con las naranjas que también pueblan la zona. Está delicioso. Es original y único como todo lo que rodea a la zona. Aunque no puede competir en fama con Oportos o Jerez olorosos, su calidad es casi similar.

Rocio24

Turismo cultural para toda la familia cerca de El Rocío

15.- Muelle de las Carabelas

Porque en El Rocío no es todo naturaleza o casi, que aquí también puedes encontrar hitos históricos para deleite de toda la familia. En la vecina Palos, junto al Océano, en la unión del Odiel con el Tinto, se encuentra una recreación de las carabelas que acompañaron a Colón en su primer viaje hacia las Indias que luego resultó ser un nuevo continente a ojos europeos.

16.- Monasterio de la Rábida

Justo al lado se ubica el monasterio donde el intrépido navegante pasó una buena temporada estudiando la ruta (que Google Maps no existía) y las mejores corrientes para tan arriesgado viaje. Todo en él gira alrededor de tal gesta incluso las pinturas de corte modernista de Daniel Vázquez Díaz.

17.- Parque Celestino Mutis

Con más tiempo, hay que perderse en el Jardín Botánico que se encuentra a continuación nombrado así en honor al primer botánico que realizó un catálogo inicial de la flora americana.

18.- Casa natal de Juan Ramón Jiménez en Moguer

Y los amantes de la poesía no van a escatimar tiempo y se van a  acercar hasta Moguer, lugar natal del creador de Platero: Juan Ramón Jiménez.

Comer en El Rocío, recomendación de la casa

19.- Restaurante Aires de Doñana

Y con tanto “pateo” seguro que os ha entrado hambre. En la zona es fácil (como en toda Andalucía) encontrarse con cafeterías y restaurantes más que aceptables. Lo bueno abunda como es el caso de Aires de Doñana, situado en la carretera de El Rocío y con vistas a la marisma primero y a la Ermita después. Tiene una cocina cuidada y elaborada con productos de la zona.

20.- Restaurante La Malvasía en el hotel homónimo

Abierto en mayo de 2017, como el hotel tiene un comedor elegante con platos más que correctos y un servicio de cinco estrellas. Merece la pena acercarse al atardecer para disfrutar de las maravillas de su terraza exterior.

21.- Cafetería La Garrocha con vistas a la ermita y las marismas

Y terminamos con un café (con sus cabezas de toro y caballos disecados) justo enfrente de la ermita. Si logras evadirte a la incomodidad del polvo (omnipresente en El Rocío), la experiencia del vuelo de las golondrinas, los caballos pastando en las marismas y la ermita con su trasiego de gentío se va a quedar en tu retina. Precios más que baratos y personal amable. Pregunta por Pere.

Roco20

Dormir en El Rocío, recomendación de la casa

22.- Hotel La Malvasía

La selección, advierto, es muy personal, pero honesta. Este hotel lleva abierto desde 2017 y todo en él rezuma serena elegancia al estilo de las haciendas de Andalucía. Un interior cuidado con telas de algodón, baños con detalles retro, zonas comunes de aires aristocráticos, bar, cafetería, biblioteca, restaurante y toda la marisma ante él en un entorno cuidado.

23.- Apartamento Luz del Camino

En la entrada de El Rocío, independiente y apto para familias. Cuidado y decorado con esmero con todas las comodidades de los amantes de Airbnb. Te dejo una foto, pero si quieres más o directamente alojarte, pregúntame que tengo las llaves. Y si no te convenzo con las fotos, desde ya te digo que es tan barato que hasta los bolsillos afectados por la crisis pueden pagarlo.

Qué comprar en El Rocío

24.- Ropa y accesorios de equitación

Como todo en la aldea, aquí las tiendas son también originales y nada tienen que ver con las que puedas encontrar en otros emplazamientos. Salpicadas entre casas encaladas donde se disfruta con amigos, encontrarás sitios con equipamiento para equitación tanto al estilo inglés elegante como el más campero andaluz. Ni que decir tiene que el peculiar estilismo del romero está en los escaparates de todas las tiendas.

25.- Bolsos y objetos de cuero de estilo campero

En la zona se hacen unos bolsos de cuero rígido de muy buena calidad y a un precio más que competitivo. Son originales y están pensados para que duren décadas.

26.- Calzado de Valverde del Camino

Sobre todo botas (de montar o de paseo) de piel de calidad extrema con el tacón bajo y también de una calidad superior. Merece la pena dejar presupuesto para esto porque te puedes encontrar algún modelo a un precio casi de risa.

Huelva es una de las provincias españolas más desconocidas. El Rocío, con su originalidad, quizás esté eclipsado por su famosa peregrinación anual, aunque el lugar dé para esto y más. Otro día te dejo un calendario con las festividades propias de la aldea que me está quedando muy largo el artículo. ¿Te animas? ¿Has ido? ¿Quieres dejar tu comentario?

Fotos y texto por Candela Vizcaíno

 

Rocio4

candela

Habla con Candela

Quiero hablar con ella
 
  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios
 x 

Carro vacío

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información aquí

Acepto