La menta: qué es, usos propiedades e infusiones

mentha

mentha

Wikimedia Commons

 

La refrescante y deliciosa menta posee muchas propiedades para la salud. Mejorar la calidad de vida es posible gracias a los recursos que nos proporciona la naturaleza y por eso descubrimos todos los beneficios de la menta.

Buscamos entre los remedios naturales aquellas plantas que más propiedades tienen y que mejor nos sirven para prevenir enfermedades y curar algunas dolencias. El objetivo es una vida sana y llena de energía y eso es algo que podemos conseguir en la propia naturaleza. El mundo antiguo buscó las mejores plantas curativas y nosotros rescatamos ese conocimiento.

Para algunos, la menta es simplemente una infusión deliciosa para tomar entre horas y poder así evitar otras bebidas como el café o el té. Para otros, esta planta no puede faltar en su cocina con el objetivo de mejorar sus platos estrella. Y para todos, la menta tiene infinidad de propiedades y beneficios para la salud. Nos refrescamos descubriendo todos los usos de la menta.

Qué es la menta

La menta es una planta de la familia de las lamiáceas que encuentra una gran variedad de especies o variantes, aunque la más conocida es la hierbabuena. Como planta curativa o como hierba aromática, son muchos los usos y las propiedades de esta planta originaria de Europa pero que hoy se puede encontrar en todo el mundo. Aunque la menta se encuentra fácilmente de forma natural, también se puede cultivar en casa, ya que no requiere mucho espacio ni muchos cuidados.

La popularidad de la menta va en aumento y hoy en día no falta en ningún hogar una maceta con esta planta. Además es muy fácil de cultivar, se adapta a todo tipo de suelos y no necesita demasiado sol. Si bien hay que regarla habitualmente, también hay que procurar que la tierra no se encharque. La planta puede llegar hasta 120 cm. pero su tamaño se puede ir controlando con la poda adaptándose al lugar. Y la recolección de las hojas es posible hasta tres veces al año.

Propiedades de la menta

Las múltiples propiedades de la menta convierten a esta planta en esencial para cualquier hogar. Estos son solo algunos de los beneficios que podemos extraer del consumo de menta.

1. Tiene un efecto digestivo que combate las digestiones lentas y pesadas y la infusión de menta es el final perfecto después de una comida copiosa.

2. Siguiendo con sus propiedades gastrointestinales, la infusión de menta también alivia los gases y el ardor de estómago.

3. La menta actúa como analgésico contra el dolor de cabeza y las migrañas leves.

4. Los mareos en los viajes encuentran en las hojas de menta un remedio natural alternativo a los fármacos contra el mareo.

5. Sus propiedades anticoagulantes actúan contra los problemas circulatorios como las varices y las piernas cansadas.

6. Por su acción antioxidante la menta puede ayudar a prevenir la aparición de catarata y otros problemas oculares.

7. La menta tiene propiedades antiinflamatorias, por lo que se alivia la tensión muscular y ayuda en el tratamiento de dolencias reumáticas y articulatorias.

8. Reduce la fatiga por su acción estimulante y se recomienda en infusión tras los periodos de convalecencia.

9. La infusión de menta actúa como remedio anticatarral y antigripal disminuyendo considerablemente la congestión nasal y de garganta.

10. Las erupciones en la piel, el acné, las picaduras de insectos o las quemaduras leves también encuentran alivio en esta planta todoterreno.

11. Su acción antifúngica elimina los hongos de la piel y de las uñas con rapidez y eficacia.

12. La menta es conocida en todo el mundo por combatir el mal aliento y por eso los productos de salud bucodental contienen su principal activo, el mentol.

13. Esta planta contiene hierro, potasio, fibra y vitamina A, por lo que ayuda a mantener las defensas del organismo en un estado óptimo.

14. Poca gente conoce una de las propiedades de la menta más curiosas. Parece ser que por su acción estimulante y tonificante también es un gran afrodisiaco.

15. El aroma de menta mejora la memoria y la concentración, por lo que se recomienda especialmente en época de exámenes para los más jóvenes. Además su acción estimulante favorece la creatividad.

Historia y curiosidades de la menta

La menta llamó la atención de los pueblos antiguos por su aroma intenso y su característico sabor refrescante, por eso ya griegos y romanos la empezaron a utilizar para aderezar sus platos más exquisitos y hasta masticaban sus hojas para un mejor aliento. Anteriormente, los pueblos primitivos utilizaron la menta contra el dolor de muelas y para combatir los resfriados.

Como ocurre con todas las infusiones y remedios naturales, el descubrimiento de las propiedades de cada planta es algo progresivo basado en el método de observación. Lo que está claro es que la planta de la menta llamó la atención de los antiguos y por eso se recoge en una de las historias de la mitología más curiosas.

Cuentan que Minthe era una ninfa del océano que pasaba sus días en la playa. Hasta que un día conoció al dios del inframundo, Hades, el señor de los muertos, y entre ellos surgió el amor. Nada más refrescante que esta ninfa para un dios que se pasaba el día en el mundo subterráneo. De los escarceos amorosos en el palacio del inframundo se enteró un día la esposa de Hades, Perséfone, y lanzó toda su ira contra Minthe.

Un día que la ninfa y Hades estaban en plena refriega amorosa, apareció Perséfone por la alcoba y se montó tremendo escándalo. Minthe salió corriendo del palacio perseguida por Perséfone que, llena de terrible ira, consiguió alcanzar a la ninfa ya en la playa a punto de sumergirse en el océano. La rabia de Perséfone era tal que tiró a Minthe a la arena y comenzó a pisotearla hasta que quedó triturada en pequeñas hojas verdes. Minthe hubiera desaparecido por completo salvo por el detalle de que mientras era pisoteada, despedía un aroma agradable y refrescante que fue calmando el enfado de Perséfone. Así fue como la ninfa se convirtió en la planta de la menta de la que hoy podemos disfrutar en todo el mundo.

Cómo utilizar la infusión de menta

La forma más habitual de tomar la menta es bebida en infusión, que se puede adquirir en bolsitas preparadas en cualquier supermercado o prepararla en casa con las hojas trituradas y secadas. La infusión de menta es, además de beneficiosa para la salud, de las más deliciosas.

  • El vapor procedente de la infusión se puede utilizar para inhalarlo en caso de resfriado o gripe.
  • La infusión de menta en su uso externo se utiliza también en baños para aliviar algunos problemas genitales como la vulvitis o la vaginitis.
  • Por su acción antiinflamatoria y astringente se recomienda un baño de asiento elaborado con la infusión de menta para tratar las hemorroides.
  • La belleza también presta atención a la infusión de menta para mejorar uno de los problemas cutáneos más habituales, la piel grasa.

Usos de la menta más allá de la infusión

  • La menta es un elemento fundamental en la cocina para aderezar ensaladas, salsas y postres. Muchas bebidas también acuden a las hojas de menta para potenciar su sabor y resultar aún más refrescantes.
  • El mentol es el componente principal de cualquier producto relacionado con la salud bucodental.
  • El sabor y el aroma de la menta no falta en chicles, caramelos y otras golosinas para los más pequeños.
  • Un cataplasma elaborado con menta alivia variadas afecciones de la piel como eccemas o picaduras de mosquito, pero también quemaduras y acné.
  • Las hojas de menta fresca se pueden masticar obteniendo así muchos de los beneficios que también proporciona la infusión.
  • El zumo o licuado de menta está ganando popularidad por quienes buscan llevar una vida más saludable.
  • El aceite esencial de menta es muy valorado en cosmética para fortalecer el cabello y también para la limpieza del cutis.
  • Un baño con aceite esencial de menta resulta un remedio natural vigorizante que además proporciona energía y frescor para el resto del día.
  • Las hojas de menta se utilizan como remedio casero para evitar las hormigas en el hogar.

Contraindicaciones de la menta

Por suerte la menta es una de las plantas curativas más seguras y con menos contraindicaciones, pero siempre nos gusta alertar de ese riesgo que conlleva utilizar los recursos naturales sin acompañarlo del sentido común. Los regalos de la naturaleza también pueden ser regalos envenenados si no los utilizamos de forma segura, así que conviene estar informados.

Como casi todas la plantas medicinales, hay que consultar al médico si se quiere consumir menta durante el embarazo y la lactancia. Una de las contraindicaciones más claras es que por sus propiedades estimulantes puede causar insomnio en aquellas personas que ya tienen alteraciones del sueño. Y siempre se aconseja que el aceite esencial de menta no se aplique directamente sobre la piel, sino acompañado de una base de, por ejemplo, aceite de argán, de coco o de oliva.

Por Laura Vélez

 

candela

Habla con Candela

Quiero hablar con ella
 
  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios
 x 

Carro vacío

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información aquí

Acepto