Contra el fanatismo de Amos Oz | crítica y aproximación a la obra

Contra el fanatismo de Amos Oz

Contra el fanatismo de Amos Oz

Candela Vizcaíno

 

“La semilla del fanatismo siempre brota al adoptar una actitud de superioridad moral que te impide llegar a un acuerdo”. 

Este librito en octavo de apenas cien páginas reúne las conferencias que el reputado intelectual israelita Amos Oz pronunció entre los años 2001 y 2002 sobre el tema del fanatismo, sus orígenes, circunstancias y consecuencia. Además en él se encuentra una disertación sobre la escritura como terapia liberadora de todos los fantasmas que encadenan el espíritu humano. El resultado fue Contra el fanatismo, libro de lectura imprescindible.  

Aproximación a Contra el fanatismo de Amos Oz

Contra el fanatismo se gesta en el afán de ser una pequeña medicina para dos de las enfermedades del alma más letales y destructivas; a saber: la vanidad y el complejo de superioridad. Una medicina cuyo uso –léase lectura- debiera ser de obligado cumplimiento  no ya en los colegios. Es aquí donde, por cierto, faltan demasiadas obras de lectura por prescripción facultativa. También debiera ser obligatorio (sin afán fanático) para todo aquél que se atreva a salir a la calle por la mañana; es decir, para todo humano que camine a dos pies.  

¿Por qué debe ser de lectura obligada Contra el fanatismo de Amos Oz? 

Y debiera ser de lectura obligatoria porque, en un lenguaje sencillo al extremo, y con unos planteamientos tan elementales como el dos más dos suman cuatro, Amos Oz es capaz de despertar la conciencia atontada y adormecida del ciudadano actual imposibilitado para ver más allá de su propio ombligo y de sus inventadas necesidades de hombre pequeño. La cuestión esencial que se plantea en el libro viene a resumirse en lo siguiente: en el fondo, un fanático es un ególatra (un consumado narcisista) que no puede ver más allá del reducido círculo de sus ideas cimentadas o martilleadas educacionalmente. Esto es, es un ser que no puede liberarse de las consignas ya sean religiosas, de partido o de cualquier otra índole. Un fanático es incapaz de imaginar que hay otra persona con ideas distintas a la suya y que esas ideas deben ser igual de respetadas que las que él/ella defiende y, en ocasiones, quiere imponer aunque sea utilizando la fuerza. En definitiva, los fanáticos pertenecen a ese grupo de la raza humana que no pueden entender los mundos posibles

Las tres conferencias reunidas en el libro pretenden ser “un aviso para caminantes”, una señal de advertencia y peligro, una ejemplificación de la catástrofe anímica, humana y material a la que se puede llegar cuando la intolerancia se reviste con excusas (nacidas, en el fondo, del miedo a cualquier cambio) del que solo quiere ver sus propios planteamientos y es incapaz de respetar al otro. Como ya se ha dicho antes,  Contra el fanatismo de Amos Oz es de lectura obligada. 

Por Candela Vizcaíno | Doctora en Comunicación por la Universidad de Sevilla

 

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios
CURSOS DGMAX

el bosque de las respuestas

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información aquí

Acepto