Origen de Internet

Origen de Internet

Origen de Internet

Candela Vizcaíno

Si los nuevos inventos siempre responden a necesidades ya existentes, a patrones y preguntas previas; el desarrollo de la comunicación electrónica, en general, y la hipermedia, en particular, van a plantearse de acuerdo con estas premisas. Pero, ¿Cómo hemos llegado hasta aquí? En estos conceptos se basa el origen de Internet. Nos adentramos en uno de los inventos más fabulosos de la historia humana.​

Primera etapa: la creación de la hipermedia en el origen de Internet​​

Para ello, tenemos que remontarnos a todos aquellos trabajos que a lo largo del siglo XX –siempre vinculados a empresas de tecnologías o a ámbitos universitarios- se afanaron en buscar soluciones electrónicas para la ordenación de grandes volúmenes de información y la gestión de los correspondientes archivos. ​​El primer hito que conduciría a la creación de documentos electrónicos en formato hipertexto se produce en julio de 1945. En ese año el director de la U.S. Government’s Office of Scientific Research and Devolopmet, de nombre Vannevar Bush y quien no tiene que ver absolutamente nada con los distintos presidentes de USA, publica en Atlantic Monthly el artículo “As we hay think”. En el mismo daba forma a un modelo informático (bautizado con el nombre de “Memex” -MEMory Extension-) que operaba del mismo modo que lo hace el cerebro. Es decir, no de una manera lineal sino a través de conexiones mediante asociación de conceptos.

Había nacido la idea de red en la comunicación. ​​Un poco más tarde, Douglas Engelbart, del Stanford Reserch Institute, ideó, ya entrado los años sesenta,  otro modelo informático siguiendo los parámetros de Bush. Y a éste le añadió herramientas tan imprescindibles actualmente como el ratón, los iconos gráficos y las ventanas. Aunque ninguno de los proyectos se llevó a la práctica, ambos fueron la base para que este último laboratorio, unos cuantos de años más tarde, creara el “NSL/Augement”. Este es el primer sistema para la creación de hipertextos concebido como extensión del intelecto humano. Había nacido la hipermedia. ​​Los términos hipertexto e hipermedia, sin embargo, fueron acuñados por Ted Nelson (Universidad de Brown) en 1965 en su artículo “A File Structure for the Complex, The Changing and the Indeterminante”.

Este artículo fue recogido, más tarde, en el libro Literary Machines (1981).  ​​Se definen ya los conceptos tal como lo utilizamos hoy en los siguientes términos: ​​La explicación más breve del hipertexto sería “escritura no secuencial”, o no lineal. Si se une a imágenes y sonidos [multimedia], se convierte en hipermedia. ​​Pero esto no es todo. El hipertexto debe permitir sobre todo el libre movimiento del usuario. Esto es lo esencial. El desarrollo de la hipermedia se realizará a partir de los años setenta.

​​Segunda etapa: la utopía de Xanadú en el origen de Internet

​​Y esta a su vez se divide en dos fases claramente diferenciadas. Así, tenemos que hablar, en este sentido, de dos generaciones de sistemas hipermedia:

​​1.- La primera, que ocupa los últimos años sesenta y la década de los setenta. Esta primera etapa está marcada por un proyecto ambicioso, Xanadu, con en el que se pretendía crear una magna biblioteca virtual de textos en forma hipertextual.  Xanudu se erige en símbolo de la creación artística y de la memoria, el lugar “donde nada será jamás olvidado”(Nelson). Xanadu pretende, así, convertirse en esa soñada Biblioteca Universal con cabida para todos los libros, todo el saber; estamos, en definitiva, ante uno de los anhelos más antiguos del ser humano desde la creación de la Biblioteca de Alejandría.

​​2.- La segunda generación, con el desarrollo de imágenes, animaciones y sonidos de alta calidad, comienza en la década de los ochenta y se articula de tal forma que permite al usuario un acceso fácil a la información ofrecida.​​Si bien todos estos proyectos, junto con el uso del disquete, el CR-ROM y, en fecha temprana, el D.V.D., y la posibilidad del traslado de archivos de un punto a otro, son y han sido importantes, el cambio más profundo ha llegado con la expansión de Internet, la red de redes. ​​

Tercera etapa: la creación de la www y comienza la gran historia de Internet

​​Resumimos:

​​1.- Internet nació como un proyecto de telecomunicaciones del Departamento de Defensa de los Estados Unidos en 1969. Lo que se pretendía era interconectar ordenadores entre sí para enviar comunicaciones cifradas y selladas. Esto es, el origen primitivo de Internet hay que buscarlo en un proyecto militar de inteligencia. El primer nombre fue DARPANET y lo formaban tan solo cuatro ordenadores.

​​2.- Este evolucionó hacia ARPANET que se disolvió en 1989, justo cuando comienza la gran fase de expansión de Internet, ya desvinculado de sus orígenes militares, para convertirse en la red de redes.

​​3.- Internet se basa en la descentralización y en la implantación del protocolo TCP/IP que permite el correo electrónico, los grupos de noticias o las transferencias de ficheros. Y todo ello con una facilidad de acceso desde cualquier punto con conexión a la red, rentable y eficaz. ​​

4.- Es en 1989, ya en una segunda fase desvinculada de su origen militar, cuando se desarrolla y se propone un sistema de transmisión que tiene como base el hipertexto y la hipermedia. Estamos hablando del World Wide Web (WWW), implantado en la red a partir de 1991. Hasta aquí el desarrollo del hipertexto, paralelo a la revolución electrónica en todos los órdenes. ​​

Ahora bien, si los cambios han sido tan evidentes que han transformado no solo la vida académica, al tener acceso a una cantidad ingente de información, sino que, además, está significando, incluso, un cambio en la manera de organizar el conocimiento. Estos mismos cambios son los que le sirven a los detractores del sistema para augurar un futuro casi apocalíptico basado en la exclusión y en la manipulación que puede devenir con el uso indebido de las nuevas tecnologías. Quizás el origen de Internet salido de la inteligencia militar contribuya a ello. ​​ ​

Por Candela Vizcaíno | Doctora en Comunicación por la Universidad de Sevilla

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios
el bosque de las respuestas

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información aquí

Acepto