Teoría del cisne negro de Nassim Taleb

Teoría del cisne negro de Taleb

Teoría del cisne negro de Taleb

Candela Vizcaíno

 

Breve definición de la teoría del cisne negro (2007) de Nassim Taleb (1960) 

Definición de un cisne negro y su impacto en la historia y los sucesos cotidianos

¿Qué es un cisne negro? Para empezar, es un suceso improbable, sus consecuencias son importantes y todas las explicaciones que se puedan ofrecer a posteriori no tienen en cuenta el azar y solo buscan encajar lo imprevisible en un modelo perfecto. El éxito de Google y YouTube, y hasta el 11-S, son cisnes negros. Para Nassim Nicholas Taleb, los cisnes negros son parte integrante de nuestro mundo, desde el auge de las religiones hasta los acontecimientos de nuestra vida personal. 

¿Por qué no podemos identificar este fenómeno hasta que ya ha sucedido? Según el autor, ello se debe a que los humanos nos empeñamos en investigar las cosas ya sabidas, olvidándonos de lo que desconocemos. Ello nos impide reconocer las oportunidades y nos hace demasiado vulnerables al impulso de simplificar, narrar y categorizar, olvidándonos de recompensar a quienes saben imaginar lo imposible.

La teoría del cisne negro de Nassim Taleb  

He transcrito literalmente parte de la contraportada de la obra y, hasta aquí, todo de acuerdo. Lo malo, y también lo bueno, de El cisne negro es que tanto el libro como la idea que acuña se han puesto muy de moda, especialmente entre aquellos muy dados a hablar (o vaticinar que es peor) sobre economía. Y, cuando un tema está en boca de todos, ya se sabe lo que pasa: que muchos hablan sin saber muy bien de qué o con una vaga (o errada) idea. Además, el cisne negro se ha convertido como una especie de refugio, como una excusa, en ocasiones vaga, para justificar la improvisación y la indolencia.  

Esto es, la teoría del cisne negro de Taleb es, en esencia un reivindicación de los mundos posibles, pero no los existentes sino lo que están por venir y necesitan ser imaginados. Los cisnes negros (esos sucesos imposibles y difíciles de prever) serán cada vez menores si somos capaces de adelantarnos al futuro imprevisible y sus posibles consecuencias. Los cisnes negros (al menos los que tienen un impacto negativo) se reducen con el poder de la imaginación.  

Los cisnes negros y su aplicación en la vida práctica 

Tanta repercusión tuvo la teoría cuando apareció en la primera década del siglo XX que cualquier hecho, acontecimiento o suceso se explica bajo esta denominación. Esto es, lo imprevisible puede explicarse incluso de una manera bastante imaginativa dejando, por cierto, a un lado, cualquier responsabilidad por nuestra parte. Así en un periódico de tirada internacional en el año 2011 ponían como base para la Gran Recesión ideas tan peregrinas como las que siguen. Aducían 1) una mala cosecha en Rusia, que no es un cisne negro; de ser así, no existirían los silos ni el lucrativo mercado de materias primas; 2) el terremoto de Japón, que tampoco lo es, porque el pueblo nipón debe aprobar una asignatura que lo prepara para el gran tsunami o para el gran temblor y 3) la subida del petróleo como consecuencia de las revueltas populares en el Magreb que sí son sucesos inesperados y hasta inexplicables (las rebeliones), pero no el alza del crudo, tan normal y cotidiano que la población general ni se pregunta por las causas de la subida. 

 Sospecho que esta empresa quería justificar unos malos resultados (no imputables a ningún cisne negro) con un argumento filosófico, este de los cisnes negros, pero, repito como todo lo que tiene éxito, se tiende a hacer lecturas superficiales cuando no manipuladas. Así, no podemos olvidar que un cisne negro es una rareza, algo ajeno a nuestra forma de entender el mundo y, por tanto, muy difícil de imaginar. Y es más, debe convertirse en un trastoque total de nuestra cultura. Un cisne negro nunca es un hecho que se produce por falta de previsión como pudiera ser la actual situación de las mujeres afganas con los talibanes. Eso es una indolencia por parte de quienes debían cumplir con su obligación puesto que era algo previsible. 

Un cisne negro nunca entra en las quinielas, nunca se estudia a priori porque no se ha imaginado. Un cisne negro es un hecho que trastoca el mundo conocido.  

Como el tema parece que va a entrar en nuestra cosmovisión cultural, en la llamada semiosfera contemporánea, el libro ya es de lectura obligada (también es muy bueno) para saber de qué nos están hablando cuando se recurre a la excusa de la teoría del cisne negro propuesta por Nassim Taleb.  

Por Candela Vizcaíno | Doctora en Comunicación por la Universidad de Sevilla

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios
CURSOS DGMAX

el bosque de las respuestas

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información aquí

Acepto