• Portada

Significado de los sueños: ¿Cómo se hace una interpretación?

Significado de los sueños: ¿Cómo se hace una interpretación?


Sin ánimo de desautorizar el trabajo de nadie, voy a meterme hoy en camisas de once varas: en explicar cómo se hace una interpretación de un sueño. Es verdad que en Internet circulan significados de tal o cual sueño y, en algún que otro caso, se pone por escrito someras tonterías. Y el tema no es baladí ¡eh!, ya que buena parte de los lectores se acercan a esa información con no poca angustia por un sueño en concreto o por una pesadilla. Por eso creo que debemos tratarlos como se merecen: con cuidado, mimo y escribiendo con propiedad.


También podrás encontrarte, mi querido lector, mi querida lectora, con quien dice no creer en estas cosas. Como si la psicología no llevara más de un siglo resolviendo estos temas. Y como si no hubiera “pruebas” suficientes (en la literatura y en la mitología) que avalan la mayoría de los sentidos (los más comunes). Entonces, ¿cómo se hacen la interpretación de los sueños? Para entenderlo mejor, vamos a empezar con un poquito de historia


El significado de los sueños de Sigmund Freud


Antes del desarrollo de la moderna psicología inaugurada con Sigmund Freud (1856-1939), el ser humano era entendido como una entidad completa, con una personalidad única y sin fisuras. A partir de los estudios psicoanalíticos esta idea se derrumba por completo.


El hombre comienza a entreverse, ante todo, como un ser fragmentado y escindido entre su inconsciente y su consciente. Comienza a entenderse, por tanto, la idea de que existen fuerzas, elementos o condicionantes ocultos modeladores del comportamiento tanto de la psique individual como de la colectiva.


Freud publica en el año 1900 su obra más conocida, La interpretación de los sueños. A los pocos años de estar el libro en las estanterías ya supuso un antes y un después en lo que al conocimiento del hombre (al completo) se refiere. Pone en la calle una teoría de altos vuelos que va siendo paulatinamente aceptada desde un rechazo inicial. Estamos ante el inconsciente cuyos límites son resbaladizos.


No hablo de inconsciente como una especie de desván o sótano oscuro donde conviven y pugnan los deseos reprimidos y no satisfechos. Es, más bien y resumiendo mucho, un conjunto de ideas, instintos y pensamientos desconocidos para la conciencia.


Los sueños y arquetipos de Carl Gustav Jung y V. Frankl


C.G. Jung estudió el comportamiento y la cultura de algunos pueblos de los llamados “primitivos”, de los que no habían abrazado (ni conocido siquiera) los postulados de la razón cartesiana. De estos estudios llega a la conclusión que, al igual que nivel físico conservamos remanentes de estadios evolutivos pasados, en la mente, también se encuentran formaciones arcaicas olvidadas a nivel conscientes, pero operativas en el inconsciente. A estos moldes psicológicos los denomina arquetipos.


Más tarde, en el último tercio del siglo XX, Víctor E. Frankl (1905-1997) amplía la noción hacia lo que él denomina inconsciente espiritual. Este se activaría por medio de una fuerte conciencia de la libertad individual completado, posteriormente, por un compromiso por decidir por uno mismo. A modo de anécdota, decir que algunas de las citas de este filósofo hoy se mueven por la red convertidas en “muros” para reflexionar.


¿Cómo funciona entonces el inconsciente?


Los mecanismos por los que se manifiesta el inconsciente no pueden asemejarse a los de la conciencia. Las historias (tanto ficticias, como científicas o cotidianas) relatadas por la mente consciente tienen un principio, un desarrollo y un final. Nada de eso ocurre en el inconsciente, ya que cuando se manifiesta lo hace con ideas inconexas y sin significado aparente para el individuo.


El inconsciente elige para manifestarse todas la formas de arte y, sobre todo y especialmente, los sueños.


La relación de los sueños con los mitos y los símbolos


El inconsciente se manifiesta a través de los sueños y lo hace manejando símbolos (del arquetipo colectivo definido por Jung, tal como he expuesto antes). Y el problema para el soñante, para la persona corriente, es que ha perdido el significado de esos símbolos debido, principalmente, a una educación racional. Por eso no entiende lo que está pasando. Por eso no sabe interpretar sus sueños.


El símbolo ha sido utilizado desde la antigüedad más remota para describir, nombrar o hacer referencia a conceptos que no podemos entender del todo. Se han utilizado para:


1.- Nociones religiosas.
2.- Matices de sentimientos.
3.- Para expresar frustraciones.
4.- Para hacer salir las ansiedades del hombre.


Y esto mismo es lo que aparece en los sueños (los anhelos, preocupaciones y también alegrías) del hombre.


Entonces, ¿Cómo se producen los sueños?


En los sueños se producen símbolos individuales (que no pueden separase del individuo que los sueña). Por eso aparecen familiares, personas conocidas, hechos vividos de despierto… Pero también aparecen símbolos colectivos. Estos son manifestaciones espontáneas arraigadas en el espíritu general de la humanidad con una clara tendencia religiosa y/o de espíritu de superación, elevación o trascendencia. Los símbolos colectivos son los que C.G. Jung denominó arquetipos.


¿Y cuál es el problema? Sencillamente que la conciencia civilizadora se ha separado de sus impulsos básicos (arquetipos e inconsciente), pero los instintos no han desaparecido. El hombre, por tanto, ha perdido la unión o el hilo que mantenía (a veces tensado, a veces relajado) entre sus deseos primarios (alimentación, reproducción, sexo, diversión o placer) y la educación racional que intenta dar una explicación científica a todo. El resultado es un caos. Este caos se manifiesta en los sueños y, con frecuencia, en las pesadillas.


El hombre necesita saberse transcendente, no la mera marioneta de caprichosas fuerzas. Por eso busca, pero esa búsqueda tiene que hacerse a nivel inconsciente y el inconsciente (recordemos) habla la lengua de los símbolos. Y el hombre corriente contemporáneo ha perdido el significado de ese lenguaje. El sentimiento de pérdida, vulnerabilidad y aturdimiento está servido, por tanto.


¿Cómo podemos hacer una interpretación de los sueños “correcta”?


Por eso, son tan frecuentes las búsquedas en Internet buscando el significado de los sueños y su interpretación. Lo malo viene cuando ese sentido (que lo tiene desde el inicio de los tiempos) se hace al tuntún (por no decir otra cosa). Los sueños no predicen mala suerte, ni catástrofes personales ni colectivas. Ese tipo de actividad onírica tan elevada (con esa misión) está reservada a individuos con una alta unión de la conciencia y la inconsciencia. Así que si te encuentras que tal o cual animal en un sueño significa que la mala suerte se va a cebar con tu familia, recházalo de plano. Esto no funciona así.


El individuo occidental de los últimos siglos se encuentra desgajado, perdido y cada vez más vulnerable al no entender lo que le sucede. Y, lo que es más inquietante, conforme la humanidad se va sumergiendo en la idolatría hacia la técnica última, en la misma proporción va perdiendo las pocas respuestas que le quedaban a un sentido vital que le sea satisfactorio.

En definitiva, el ser humano necesita saber que tiene una misión en el mundo.


Y, previamente, necesita unir la mente consciente con la inconsciente. Sin esa unión es muy difícil llegar a realizar la misión que tenemos en el mundo (para cada uno será una cosa, claro está) que nos hace sentir, simple y sencillamente, felicidad.


Lo sueños nos van informando de nuestra progresión hacia ese estado de reunión, serenidad o “proceso de individuación”. Y lo hace con el lenguaje de los símbolos. Y para poder saber qué significan tenemos que conocer esa lengua. Todo lo demás son, con perdón, chorradas o tontadas. Por eso, los sueños que vamos dejando en este sitio están estudiado desde ese punto de vista: desde el de los símbolos universales, la única vía que tenemos para saber qué significan.


Interpretación de algunos sueños recurrentes

 

Por Candela Vizcaíno

 

candela

Habla con Candela

Quiero hablar con ella
 

Más en Significado de los Sueños

Gente en la conversación

  • Invitado - malanski

    Muito bom artigo. Sonhos podem ser mágicos, premonitórios, pesadelos, estúpidos, muito engraçados, pornográficos, conforme o sonhador e o estado de espírito deste sonhador. Já sonhei com números e ganhei na loteria. Já sonhei com aventuras e escrevi contos e poesias. Já sonhei que voava e no dia seguinte tentei realmente voar. Ás vezes, acho que sou na verdade um louco em um hospício, sonhando que vive esta vida normal e perfeita.
    A vida mental enquanto dormimos é inesperada e vasta, assim como somos todos nós inesperados e complexos..
    A principal razão de ter cursado Psicologia mas nunca ter exercido a profissão. é justamente por ter sempre teorias contraditórias e frágeis que não explicam satisfatoriamente as coisas da mente humana e uma atividade simples como sonhar ainda hoje é uma incógnita.
    Adoro seus artigos ecléticos e multidisciplinares.

    Me gusta 0 URL corta:
Añadir comentarios
 x 

Carro vacío

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información aquí

Acepto