10 claves para no equivocarte con los zapatos colegiales

Zapatos colegiales niña

Zapatos colegiales niña

Pabloski

 

El cole ya está a la vuelta de la esquina  y vamos a ir preparándonos que luego todo son prisas y un corre que te corre organizando todo lo necesario. Y lo primero son los zapatos. ¿Y eso por qué? Porque no es lo que dura de un curso a otro. Sí puedes aprovechar algún material escolar, ropa, uniformes o mochilas, pero lo del calzado se hace casi imposible. Y cruzamos los dedos para que no nos veamos obligadas a reponer a mitad de curso. Por eso hay que tener en cuenta algunas claves antes de comprar.

La economía se impone, pero también el confort y la salud de tu hijo. Un buen calzado tanto de diario como el deportivo evita que los pequeños vayan cogiendo malas posturas o enfermedades víricas (hongos y todo eso) en los pies. Por eso hay que evaluar primero la relación coste calidad. Es verdad que soy de las que no renuncian a la calidad ni a la sencillez, pero es que eso, a la larga, tiene sus ventajas. Hoy te traigo estas 10 claves para acertar de manera segura.

1.- El pie de los niños crece durante el curso escolar una media de medio número a una talla más. Así que, si ahora gasta un 30, compra un 31. No te vayas, por favor, al 32 intentando ahorrar. Eso no es confortable para su esqueleto en crecimiento y, cuando le vayan a estar buenos, los zapatos (por muy buena calidad que tengan) no van a estar “ponibles” ni mucho menos. Además, el calzado demasiado grande, aunque se lleve con calcetines, hace rozaduras. No queremos esa tortura para nuestros niños. ¿Verdad?

2.- Elige, para el día a día, un modelo en piel auténtica con la suela de goma para evitar resbalones. Además, así permites que el pie transpire. Estos diseños, para convencerte aún más, suelen estar mejor pensados, ejecutados y pegados. Por tanto, son de mayor durabilidad. Los zapatos colegiales hechos con materiales sintéticos no aguantan tanto el agua, el frío, las rozaduras o, directamente, las patadas a las latas (alguno hay que se atreve hasta con las piedras). Cuando los niños son pequeños aún, intenta no comprar nada que lleven hebillas o cordones. Las tiras tipo velcro son más cómodas para que puedan quitárselos o ponérselos en el cole si es necesario (si hay un cambio de actividad, por ejemplo).

3.- Soy firme partidaria de los uniformes y de los modelos clásicos para los niños a la hora de elegir el calzado escolar. Un color oscuro, cerrado, sencillo, sin nada es la mejor elección. Es verdad que los pequeños de la Era Pokémon están saturados con productos de todo tipo. Pero hay que hacerles ver que esto es el cole y que aquí se impone la sencillez. Si logramos que entiendan este principio básico con la ropa y los zapatos colegiales estamos adelantando mucho. Por eso me gustan tanto los uniformes. No hay peleas por la mañana. “Es lo que hay. Y tú vas al cole y no a una pasarela de moda”. Deja los diseños más lucidos para los fines de semana.

4.- Aunque tengas economía desahogada, no te vuelvas loca, compra solo los colegiales del día a día y unas zapatillas deportivas que le sirvan para todo. A no ser que tu hijo se esté entrenando para ser un campeón olímpico, con unas deportivas de calidad tienes aseguradas todas las opciones de ocio. Es más, si el colegio te lo permite, y si sobre todo tienes un niño, lo mismo te puedes apañar con unas deportivas para todo. En este caso, sí se impone la calidad porque un único modelo le va a durar toda la temporada. Combinamos con pantalones vaqueros y listos.

5.- Si tienen que cambiar los zapatos colegiales por cualquier otro calzado (botines de fútbol, patines, zapatillas de ballet) en el mismo centro, márcalos correctamente para evitar disgustos y que tu niña vuelva descalza a casa cual Cenicienta. En Internet venden unas pegatinas personalizadas con el nombre del niño que, una vez pegadas en el interior, son inamovibles. Enséñales a reconocerlas aunque sean pequeños y que se hagan cargo de esta mínima responsabilidad.

6.- Evita las botas altas y los zapatos con muchos abalorios para el diario, sobre todo entre las niñas. Aunque no lo creas, las estamos introduciendo en una coquetería de manera temprana que muchas veces no corresponde. Si a ti te gustan, y a tu hija también, deja esos modelos para el fin de semana. Intenta distinguir entre el diario-escuela -sobriedad y festivo-ocio-nos-podemos-desmelenar. Si logramos esto con los zapatos colegiales y la ropa de diario estamos empezando a marcar unos límites sencillos sobre conceptos básicos vitales.

7.- No dejes las compras para última hora. No te vas a encontrar rebaja alguna. Más bien puede ocasionarte más que un quebradero de cabeza. Los fabricantes, como los de leotardos, calcetines y uniformes en general, generan un stock y ese es el que hay hasta el curso que viene. Puede ser que a mediados de septiembre no encuentres el número que necesitas o el modelo que creas más adecuado.

8.- Si bien los niños pueden “heredar” zapatos de otros niños (hermanos mayores, primos, amigos…) no es bueno que hagas esto con los zapatos colegiales. Ten en cuenta que no es lo mismo unas bailarinas ideales que un familiar un poco mayor se ha puesto cuatro veces que el calzado de diario que ha pillado la forma (de pisada) de otro niño. Esto puede acarrearle problemas de salud a lo más mínimo. No escatimes en calidad. Busca la mejor opción para ahorrar, pero, a no ser que tengas una economía de mínimos, invierte en los zapatos colegiales de tus niños.

9.- Muy problemático pueden ser los zapatos colegiales de las niñas (y los niños también) cuando comienzan secundaria. ¡Ojo con modelos de adultos con tacones y diseños que no corresponden! Intenta imponer una sobriedad sin caer en lo pacato y que los niños se centren en lo que debe ser: en los estudios y en el colegio. Deja la coquetería para los fines de semana, puentes y vacaciones (muchos por cierto). Sé que puede ser difícil a ciertas edades, pero hay que intentarlo. Y es nuestra obligación convencer mediante la palabra.

10.- Los modelos muy duros, con muchos rebordes o demasiados cerrados no son nada cómodos. Intenta buscar unos más ligeros.

Y, por último, en España hay firmas especializadas en calzado infantil que han solucionado con muy buen criterio todos los inconvenientes de estos modelos a una relación calidad-precio bastante buena. Investigan y sacan productos de una calidad de notable a sobresaliente. La mayoría tiene tienda abierta online y sirve a todo el país con bastante rapidez. A veces, sin gastos de envío si se alcanza cierta cantidad (se consigue con dos pares en casi todos los casos). Y resuelves el problema de un plumazo, que es como hay que resolver los problemas.

Y mañana nos ponemos con las mochilas.

Por Candela Vizcaíno

candela

Habla con Candela

Quiero hablar con ella
 
  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios
 x 

Carro vacío

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información aquí

Acepto