¿Son de fiar los usuarios de las redes sociales?

Redes sociales

Redes sociales

Candela Vizcaíno

 

Una introducción mínima a lo que son y suponen las redes sociales más utilizadas.

¿Cuánta verdad hay en las fotos de Facebook? ¿Sirve para algo Twitter? ¿Y el Google+? ¿Son reales los perfiles de desconocidos detrás del Messanger? ¿Por qué las empresas empiezan a mirar la activad en las redes sociales? Hay muchas y buenas preguntas tras un fenómeno que ha revolucionado la manera de estar e, incluso, de sentir el mundo por mucho que  algunos quieran negar esta evidencia. 

¿Qué son las redes sociales? Una pregunta tonta o no tanto

Y es que las redes sociales (su nombre lo indican) pueden ser una maraña de personas y, como todo en lo que se refiere al alma humana, cada uno de su padre y de su madre. Esto es, los hay veraces, los hay quienes han hecho del postureo (hay hasta un hashtag #postureo) su forma de vida, hay quienes reniegan de ellas por muchas razones, hay quienes les tienen miedo, hay muchos que cotillean, hay quienes las usan para trabajar (servidora) y para ver lo que hace la familia antes de ir de visita (reconozco que también servidora), hay quienes buscan verdadera amistad y están también los desalmados, los embusteros, los que no van de frente por la vida, los que intentan sacar tajada, los que bordean la ley, los que quieren entretenerse, los que  están enganchados, los que buscan información para utilizarla en tu contra… Vamos, que en las redes sociales, en la sociedad tecnológica del Siglo XXI, está (casi) todo el mundo con una conexión a Internet y un Smartphone en el bolsillo.

Son el correlato en Internet de la plaza pública, de la verbena popular, de la reunión de compañeros de trabajo o del colegio. Aunque agoreros hay que claman al cielo por su existencia, si se usan con un poco de cabeza (y mucho corazón) son una magnífica herramienta de comunicación. Pueden servir para casi todo: para conocer gente interesante (vale hay muchos que no lo son, pero que no te impidan ver el horizonte de lo valioso), para encontrar o enterarte de ofertas de trabajo, para estar al día con eventos de todo tipo, para buscar tiendas cercanas, para comprar y, ¿por qué no? para entretenerte…

¿Son fiables todos los usuarios de redes sociales?

Por supuesto que no. ¿Son fiables todas las personas congregadas en una plaza pública? ¿Dicen la verdad todos los habitantes de un pueblo? No, ¿verdad? Pues en las redes sociales sucede un tanto de lo mismo que en la vida offline. Porque esto es una proyección de lo que somos y lo que sentimos y es casi imposible (a no ser que tengas un trastorno bipolar de Tesis Doctoral) ser en el Facebook una persona y tu relación con los vecinos de otra. Y ahora me dirás que aquí hay mucho timador aprovechado. Y yo te digo que sí, pero que es aquí y fuera. En fin… que es un medio más para que “los malos hagan de las suyas”, pero también una herramienta maravillosa para mostrar lo que eres y cómo eres con sus debidas precauciones.

Sin ánimo de sentar cátedra ni de ser exhaustiva porque el tema es excesivamente complejo, si tu interés está haciendo que cada vez estés más volcado en el asunto, ten en cuenta lo siguiente:

1.- La red social por excelencia, la más popular y la más demandada por el público no profesional en estas lides (Community Managers, periodistas, comunicadores, expertos en marketing…) es el Facebook. Aquí puedes encontrarte la vecina de al lado o auténticos desconocidos que te piden amistad. Y ten en cuenta que hay verdaderas redes mafiosas dedicadas a timos de todo tipo. Si vas a aceptar la amistad de personal fuera de tu círculo, tienes que tener la suficiente confianza en ti mismo como para no caer en promesas falsas o cantos de sirenas de todos los colores.

2.- Desconfía de perfiles con imágenes de paisajes, iconos, personajes televisivos y fotos a todas luces falsas. ¿Por qué alguien debe ocultarse tras una careta si no es ni Carnaval ni Halloween? Es bien verdad que los hay tímidos, pero, un alto porcentaje tiene algo que ocultar. Y ese algo que ocultar seguro que no es nada bueno. El bien y el mal existen. No todo es una escala de grises como nos quieren hacer creer. Lo mismo te digo con fotos de personajes con look evidentemente “retro”. ¿Por qué pones una imagen de perfil de hace treinta años? Venga… contesta. ¿Y por qué mandas unas fotos por privado con poses de revista del corazón por privado? Algo no cuadra y todos los sabemos. 

3.- El muro de cualquier usuario de una red social es como un espejo que refleja su cultura, su forma de ver el mundo y la cantidad de serrín que tiene en la cabeza. Que te está pidiendo matrimonio alguien con el que no has quedado y solo publica chorradas y tú solo hablas de filosofía o del último avance científico, pues no tengo que decirte que eres lo suficientemente inteligente como para saber que  ese alguien al otro lado de la pantalla se está quedando contigo.  

4.- En este sentido no son de fiar los perfiles que piden amistad por Facebook, por poner un caso, sin conocerte de nada. Aceptas. Entras. Y ves poca cosa, pero luego sí tienen todas las apps para ligar o de contactos del mundo. Que no te vengan con la monserga de que no les gustan las redes sociales. Esas también lo son, pero de otra manera. Son más difíciles de investigar y, por tanto, están tratando de escatimar la información valiosa que deben dar sobre ellos. ¡Por algo será! Sopesa la cantidad/calidad de fotos públicas versus fotos que mandan por privado. 

5.- Cotillea sin pudor si alguien te propone cualquier cosa. Investiga qué es lo que sube. Desconfía de personas que dicen buscar el amor puro e incondicional (hay mucho, muchísimo me atrevería a decir) y no tiene ni una maldita foto comiendo con la familia. No es que aquí vayamos a desnudarnos sin recato alguno, pero una red social es eso: un lugar para socializar y socializar significa abrirse al otro. Este tipo de personas no son, en absoluto, nada de fiar.

6.- Si alguien te pide la amistad y está todo el día en el Messanger (el correo del Facebook, que es, repito, la más popular) pero no postea nada o lo que pone es chorrada variopinta, tampoco es un perfil, por decirlo de manera amable, saludable.  En la mayoría de los casos son personajes que no quieren darse a conocer (y no es por timidez, reitero), pero sí quieren saber absolutamente todo sobre ti.

7.- Si ya estás en las redes, cuidadín con lo que posteas de tu vida privada. Vale que yo pongo muchas fotos de mis viajes o de mis encuentros con amigos. Pero eso no quita para que sea escrupulosa a la hora de seleccionar aquello que debe saberse tanto entre conocidos como desconocidos.  Igual consejo es válido para opciones políticas, ideario o cualquier otra opinión. No es que nos pongamos auto censura, pero hay que ser precavidos con lo que se dice en las redes sociales porque puede ser utilizado en tu contra. Más de uno ha perdido su trabajo por irse de la lengua o por pasarse con las fotos subidas de tono o de copas (o ambas cosas) tras una reunión con los compañeros. En esto, como todo en la vida, se impone la elegancia y el saber estar.

8.- Desconfía de esos perfiles en los que eres incapaz de averiguar qué vida familiar lleva la otra persona (imprescindible cuando están cayendo rendidos de amor a tus pies), el trabajo o la formación e, incluso, sus aficiones. Recuerda que las fotos de paisajes y de frases motivadores se pueden descargar a un solo click en Internet. Eso “solo” no puede ser una persona medianamente estructurada psíquica, mental y espiritualmente. La gente a “medio hacer” suele dedicarse a mandar muchos mensajes que colapsan la pantalla. No dejes que te roben tu preciado y precioso tiempo.

9.- En España hay un alto porcentaje de usuarios de las redes sociales que pasan horas entretenidos con el Facebook o con el Instagram. No voy a ser yo quien se ponga a juzgar qué hace cada cual con su tiempo, pero alguien que gasta cinco horas diarias entrando y saliendo sin dedicarse profesionalmente a ello, no es una persona estable, en el mejor de los casos. Peor me lo pones cuando tienen un perfil con fotos sacadas de Internet. Esto es, cuando miras y poco o nada puedes intuir de su vida. Hay mucho personal pidiendo fotos, información o haciendo el tonto (en el mejor de los casos) que no es lo más conveniente como relación ya sea offline como online.

10.- Sin llegar al egocentrismo, las personas más fiables no tienen reparo en retratarse tal como son. Suelen tener fotos de distintas épocas y con distintas actividades más o menos interesantes o divertidas: encuentros deportivos, familiares, viajes, premios, exámenes, cumpleaños y las cosas normales de la vida. La gran mayoría ni tenemos la vida social de Isabel Presley ni las dotes deportivas de los astros del fútbol ni estamos con ropas bajadas de la pasarela todo el día, pero sí tenemos nuestros momentos. Y ¡claro! estos son los que ponemos en el Facebook. También hay quien se regodea en los malos, pero lo normal es que digamos lo bien que nos va. Y digo Facebook porque, insisto, es la que más tirón tiene en España.

Redes sociales más utilizadas

Porque, ¿cuáles son las redes sociales más utilizadas? Anota:

Facebook, la red social más popular

Independientemente de las favoritas de ciertos grupos de edad o con distintos intereses, sin lugar a dudas, la palma se la lleva Facebook. Es, también, la más peligrosa porque, al tener más público, también es la más usada por las mafias y desalmados para hacer de las suyas. Intenta controlar lo que otros pueden escribir en tu muro y lo que se publica en tu nombre haciendo uso de las opciones de privacidad. Utiliza la cabeza y no subas fotos subidas de tono o haciendo demasiado el tonto que luego pueden ser utilizadas en tu contra. Tampoco pongas a parir así sin más a la familia política, a tu ex a cualquier impresentable que se haya cruzado en tu camino esta mañana. Recuerda que los departamentos de recursos humanos se dedican a mirar en los muros de candidatos y empleados como norma general. Luce siempre una actitud positiva y amigable. Malos días y malas épocas tenemos todos y presentarte como un amargado o una desesperada tampoco es una buena idea. Eso no quita para que seas crítico.

Twitter

Tuvo su tirón hace un par de años, pero está siendo abandonada por los no profesionales de la comunicación o el marketing por distintos motivos. Mi humilde opinión es que no invita a contar las vidas corrientes y molientes, que es la que todos tenemos y, en verdad, el personal de a pie quiere mostrar sus anécdotas y enterarse de los avatares de los más cercanos. Para saber los entresijos de famosos, políticos o noticias internacionales tenemos ya la prensa convencional sea cual sea el formato que se utilice.

Google +

Aunque nació para desbancar a Facebook, se ha reducido al circuito profesional de blogueros, escritores, periodistas y comunicadores. Así que poco tengo que decir.

LinkedIn

Imprescindible para los profesionales de cualquier tipo porque, en esencia, es un currículum online donde vamos mostrando nuestras habilidades y actitudes. Ni se te ocurra publicar algo personal en esta red social.  Las actualizaciones de perfil y novedades están reservadas a links que lleven a trabajos tuyos.

Instagram

La red social del momento, la que más adeptos capta a diario y la que más futuro tiene a corto plazo. Se necesita un teléfono inteligente y, en esencia, es un álbum de fotos. Es la que más gusta a los adictos al postureo y a la apariencia. Pero, ¡ojo! si estás tentado a hacerte un Instagram mostrando viajes que nos ha hecho (ni vas a realizar ni en sueños), te digo desde ya que se nota a la legua cuando las fotos son tuyas o las has pillado de la web. Si lo que quieres es lucirte que sea verdad lo que enseñes. De otra manera puede resultar terriblemente patético. Otra cosa es que te des importancia (a ser posible mucha porque todos somos especiales).

Reconozco que el artículo me ha quedado demasiado largo y, para colmo, es solo un aperitivo de lo imprescindible que se debe saber de las redes sociales. Recuerda que los perfiles de Facebook más fiables rezuman autenticidad y veracidad.  Los de las personas más valientes no suelen entrar en polémicas absurdas y de lejos se ve la humanidad y el corazón.

¿Y tú? ¿Usas las redes sociales? ¿Tienes alguna anécdota para compartir? Te escucho. Te leemos.

Por Candela Vizcaíno

 

candela

Habla con Candela

Quiero hablar con ella
 
  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios
 x 

Carro vacío

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información aquí

Acepto