Cuidado, cultivo y poda de rosales

Cuidado, cultivo y poda de rosales

 

Una introducción al cultivo de las rosas con las variedades más usadas en los jardines de todo el mundo.

Es una de las plantas más queridas, requeridas, utilizadas y manipuladas de la historia de la jardinería. Y ello no es de extrañar tal es la belleza, adaptabilidad y versatilidad de esta hermosa flor extendida por todo el mundo. Hoy nos adentramos en aspectos básicos de esta planta dando una clasificación muy somera de los tipos de rosas más frecuentes en los jardines occidentales. Por supuesto no están todas las que son, pero sí son todas las que están. Las rosas se encuentran en cualquier tipo de jardín desde los tipo ingleses hasta los sureños donde compiten con las calas, los narcisos o los geranios. 

rosa canina silvestre

Origen de las rosas

Aunque los híbridos modernos comenzaron a desarrollarse a finales del siglo XVIII, aún no se sabe a ciencia cierta cómo nacieron, ya que crece salvaje en innumerables hábitats.  De hecho, hay fósiles de la era terciaria y cuaternaria que pueden encuadrarse en esta familia. Los botánicos creen que su cultivo como planta ornamental comenzó en la China Imperial hace más de 5000 años. 

Desde entonces, los cruces  e híbridos, tanto de forma natural, como debido a la mano del hombre, sobre todo desde finales del siglo XIX, han sido tantos y de tal calado, que hay incluso algunos tipos de rosas que no se conocen con exactitud cuáles son las ramas principales que intervienen en ellas.


rosa china

Variedades de rosas según su procedencia geográfica

Hay cuatro grupos principales:

  1. Rosas  de Europea.  Son muy aromáticas y siempre de color blanco o rosa. Tremendamente rústicas, se defienden con fuertes espinas.  De este continente son la Rosa canina y la Rosa gallica, por ejemplo.
  2. Rosas de Oriente Medio. De aquí son las amarillas, como la Rosa foetida.
  3. Rosas de Asia. No tienen apenas espinas y pueden ser trepadores. Tipos de rosas asiáticas son la Rosa baksiae o la Rosa bracteata.
  4. Rosas de América. Suelen tener bonitos colores y una de las más lucidas en jardines es la Rosa foliolosa.

rosa centifolia

Tipos de rosas más utilizadas en los jardines


La primera división que tenemos que hacer es entre rosales antiguos y modernos.  Las primeras son más resistentes, pero de entre los segundos, hay verdaderas preciosidades para tu jardín. Comencemos:

Tipos de rosas antiguas

Vamos a traer solo cinco grandes grupos. Anota:

  1. Damascena, de origen desconocido y muy utilizada en fitoterapia. Es siempre de color rosa, con pétalos dobles y penetrante perfume.
  2. Centifolia. Florecen en verano o finales de primavera en climas cálidos. También es muy aromática. 
  3. Alba. Las más bonitas son las blancas de pétalos simples y hojas con un punto grisáceo.
  4. Borboniana. Procedente de la Isla de Reunión, es trepadora y florece en pleno verano o principios de otoño, según la climatología.
  5.  De té. Muy común y apreciada por ser trepadora y por su aroma.

rosa pimpinellifolia

Tipos de rosas modernas

Nos detenemos en seis variedades:

  1. Miniaturas. Tiene porte de arbusto, flores muy pequeñas, dobles y de floración muy abundante, de tal manera que en lugares como Andalucía, no paran de brotar flores desde primavera hasta bien entrado el otoño. Son una de mis favoritas, sobre todo las de color rosa pálido.
  2. Tapizantes. Se arrastran por el suelo debido a sus ramas extensas.
  3. Arbustivas. Son perfectas para hacer macizos aislados o una focalización dentro del jardín. La mayoría dan dos o tres floraciones si las condiciones son las adecuadas. De este grupo es la Rosa Bischofstadt Paderborn, con flores simples en color fucsia.
  4. Enredaderas. Estos tipos de rosas muy parecidas a las tapizantes, aunque suelen crecer en forma de ramilletes. Las más bonitas son las que tienen un color rojo. De este grupo es la Gruss an Heildelberg de color rosa fucsia y de tan reciente creación que fue presentada en sociedad en 1959 o la Danse du Feu, de la gama de los corales.
  5. Híbridos de té. Suelen tener las flores grandes, con dobles pétalos y están activas desde primavera hasta otoño. En este grupo entran, por ejemplo, laBaccara, Picadilly, Rosa indica, Rosa Grandpa Dickson, Gaujard, de color rojo, Ena Harkness, de tono rojo intenso y muy perfumada o Dame de Coeur, de la gama de los rosas.
  6. Floribundas. Protagonistas de un reportaje en preparación, son de color diverso. A este tipo pertenecen la Rosa Goldjuwel, Rosa Frühlingsmorgen, de color blanco simple o la apreciada Lili Marleen, con flores rojas dobles.


rosa gigantea

Algunos de estos tipos de rosas no solo sirven para alegrar nuestros jardines, también como flor cortada, para formulaciones de fitoterapia e, incluso, para elaborar ricos y suculentos platos dulces y salados.

Consejos básicos de siembra, trasplante y cultivo de las rosas más comunes.

Aunque la planta tiene fama no solo de ser bella sino también resistente, como todo lo que nace de la Madre Naturaleza, requiere algunos mimos.

Las rosas no crecen bien si no tienen sol abundante y no gustan de los inviernos demasiados fríos. Resisten las temperaturas altas, pero no son inmunes a las sequías. De todos modos, con unas cuantas notas básicas, válidas para cualquier tipo de rosas, se puede disfrutar de la elegancia, belleza y aroma de las reinas de las flores en Occidente. Anota:

  • No son muy exigentes con el suelo, pero sí requieren que estén abonados y con pH neutro.
  • Si la tierra tiene tendencia ácida, elige las variedades de Rosa canina.
  • Bajo ningún concepto admiten encharcamientos o estancamientos. Decántate por plantas semi acuáticas, como las calas, si tienes algún problema de drenaje en algún punto del jardín.
  • Solo crecen a la sombra si la temperatura ambiente es elevada. Es mejor situarlas a pleno sol.
  • Por el contrario, debes cuidar los rosales si la temperatura se desploma, por largo tiempo, por debajo de 0º C. En este caso, debes proteger las ramas desnudas y las raíces de las heladas con una cama de paja y/o con plástico sobre el arbusto.
  • Abona antes de que llegue la primavera para que la floración sea abundante.

rosales

Cultivo de los rosales

Puedes hacerte con estas bellas flores de distintas maneras. La más rápida es la de acercarte a cualquier vivero y realizar un trasplante adecuado. Una vez que haya alcanzado una consistencia de arbusto (pasado 2 años, más o menos) puedes reproducir más ejemplares utilizando las ramas de la poda. Pero, empecemos por el principio.


cultivo rosas

¿Cómo plantar un rosal que hemos adquirido o cultivado en una maceta? 

Primero, tienes que buscar el terreno más adecuado y procede así:

  • Elimina de malas hierbas y haz un alcorque de medio metro de diámetro aproximadamente y 25 cm de profundidad. 
  • Cuida el drenaje, ya que, como hemos apuntado arriba, las rosas no crecen bien en lugares estancados. Por eso, si tienes una composición arcillosa, mezcla la tierra con algunas (sin pasarse) piedras pequeñas o gravas.
  • Coloca la planta en el hoyo escavado y tapa con la misma tierra de jardín bien abonada para la ocasión.
  • Riega abundantemente y cuida de que no le falte el agua en las semanas siguientes.

¿Cuándo realizar esta operación? En pleno invierno. A igual que la poda.


cultivo rosas

Cúando y cómo podar rosales

Es enero el mes más adecuado para la poda de las rosas. No debes dejar pasar los últimos fríos del invierno para hacer esta operación. Asegúrate de que las tijeras (especiales) estén bien afiladas. El corte debe hacerse con decisión por encima de las yemas y siempre inclinado. Hay tres tipos de poda:

  • Larga.- Solo corta un tercio de las ramas redondeando la planta. Es mejor realizarla con rosales de buen porte y algunos años.
  • Media.- Hay que reducir la mitad de las ramas eliminando las más débiles.
  • Corta.- Solo apta para especialistas muy seguros de lo que hacen. Es perfecta para los híbridos y se deja un tercio de la planta, eliminando los dos tercios restantes.

Manejar con cuidado los restos de la poda introduciendo las ramas en un cubo con agua. Estas ramas pueden aprovecharse para cultivar nuevos rosales.


plantar rosales

Plantar rosales con restos de poda 

Es tan fácil como elegir la ubicación adecuada siguiendo las indicaciones del principio. Ir clavando cada una de las ramas muy juntas unas detrás de otras a más o menos 5 cm de distancia. Si se riega adecuadamente, un 10% aproximado de esta siembra especial logra prender y convertirse en un nuevo rosal.

Para mí las rosas son una de las plantas más queridas.  

Imágenes de contenido libre en Wikipedia y texto por Candela Vizcaíno

 

candela

Habla con Candela

Quiero hablar con ella
 
  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios
 x 

Carro vacío

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información aquí

Acepto