Desierto de Agafay

Desierto de Agafay

Desierto de Agafay

Candela Vizcaíno

Agafay es, sencillamente, la promesa de una aventura en el desierto para los viajeros (también turistas) occidentales. A 30 km de la medina y de los zocos de Marrakech, es un pedregal, una montaña de roca y polvo que los emprendedores locales han convertido en una auténtica mina de oro. Agafay no seduce por sus dunas (que no tiene) sino por ser un espacio natural vacío, un lugar alejado de la civilización que, hasta hace un par de décadas, en él únicamente se atrevían a entrar los camelleros y poco más. Hoy es perfectamente accesible y «disfrutable» para todo aquel de visita a Marrakech. 

Agafay 1 

Cómo llegar al desierto de Agafay desde Marrakech

Aunque te puedes adentrar en coche, ya que hay compañías de alquiler, lo mejor es contratar el traslado con chofer, guía o empresa local. El lugar, aunque habitado y colonizado por algunos emprendimientos, continúa siendo inhóspito y el calor aprieta, incluso en invierno. Como hay que esperar al caer la tarde y los caminos son lo que son (de cabras o camellos), lo más sensato es no hacer muchas concesiones a la aventura, especialmente si se viaja con niños o adolescentes. Que, por otro lado, les va a encantar la experiencia, que los saca de su mundo conocido. Al final de este post te he dejado todas las opciones posibles que puedes contratar por adelantado y así evitas estrés.  

Te adelanto, cosas de la industria turística actual, que la gran mayoría de empresas que trabajan en Agafay ya han resuelto el tema de los traslados y también el de los idiomas. Lo tienen todo bajo control y van recogiendo a los visitantes desde los puntos más señalados de Marrakech. Y, a pesar de que estamos en un sitio que responde a las características de desierto, es posible conectarse a internet (aunque con matices) si tienes alguna emergencia. Por eso, es una buena idea llevar una e-sim temporal que te de la mayor cobertura posible (en tu viaje a Marruecos al completo) y evitas sustos o contratiempos. A mí me gusta la de Holafly (con un pequeño descuento si la compras picando en la imagen a continuación), que es la que más prestaciones da. Además, es muy fácil de instalar. 

Holafly oferta Qué hacer en el desierto de Agafay

¿Por qué, aunque solo sea una vez en la vida, debemos poner nuestros occidentales pies en un desierto? ¿Qué ofrece Agafay? La experiencia nos trastoca, aunque esté controlada por profesionales locales, porque nos sumerge de lleno en una vida radicalmente distinta a la occidental. Es este un universo adverso, árido, seco y que no da abrigo a cualquier forma de vida. Aún así, la creatividad humana se las ha apañado para sacar provecho a lo que es: a una montaña de piedras que, a duras penas, ofrece un alimento. En el camino, además, te vas a encontrar pequeñas plantaciones de argán que, en manos femeninas, extraen el codiciado aceite utilizado para casi todo. Llegados a este punto, ¿qué hacer en el desierto de Agafay? Anota: 

 Espectáculo al atardecer en el desierto de Agafay

1.- La opción más sencilla es una cena con espectáculo para disfrutar de los colores anaranjados de la puesta del sol y de las rústicas construcciones beréberes de adobe en las que se mezclan el barro, los excrementos animales (si te acercas un poco, huele) y la paja. Los platos a disfrutar son los tradicionales de la cocina marroquí (té a la menta, cuscús, tajines, pinchos…) y se completan con algún show exótico (para nuestra mirada) de tragafuegos, músicos o bailarinas de danza del vientre. Esta opción es la mejor tanto para parejas (¡el plan no puede ser más romántico!) como para las familias con niños crecidos. Algunos ofrecen, además, un servicio de tatuaje a la henna. 

2.- Los más aventureros se van a apuntar a los tour con quad o buggies con centros en la entrada del desierto de Agafay. Son muy fáciles de conducir y la experiencia se va a quedar en el alma por mucho tiempo. Si lo tuyo no es la mecánica, también te puedes apuntar a un paseo en camello ataviado con la ropa tradicional beréber de color azul intenso. Estas experiencias también se puede contratar en el palmeral de Marrakech que está más cerca de la medina. 

 Agafay 3

3.- Y, por último, lo más completo, maravilloso y seductor es pasar una noche en un campamento de jaimas tradicionales. Están montados en plan glamping con su baño, luz y todos los servicios reseñados arriba. ¡Qué duda cabe que irse a la cama entre mantas beréberes disfrutando de las estrellas y levantarse con la luz anaranjada del amanecer se va a convertir en un recuerdo imborrable!  

Disfrutar Agafay por libre 

Como he anotado nada más empezar, está tan cerca de Marrakech que puedes llegar sin problemas en coche de alquiler teniendo la precaución de no despeñarte por las pistas de tierra y piedras y de conducir de día. No hace falta que te diga que, una vez abandones la carretera, no hay señal que valga hasta llegar a tu destino. Aún así, los glamping también ofrecen el servicio de traslado y los hay con instalaciones que quitan el hipo. Sea cual sea tu elección, en Marrakech hay para elegir entre hoteles convencionales y riads, las viviendas tradicionales cerradas por un alto muro en la fachada y abiertas alrededor de un patio con fuente. Picando sobre la imagen te vas a encontrar opciones para todos los gustos y bolsillos. 

Riad Sultan Bueno Booking

En definitiva, el desierto de Agafay, sea cual sea tu elección, no va a defraudar a casi nadie y es una experiencia que todo viajero debería disfrutar, al menos, una vez en la vida.

© Candela Vizcaíno, texto y fotos 

 

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios
image.jpeg Filosofia Historia
 

Mi Último Libro

Cuento infantil
 
el bosque de las respuestas

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información aquí

Acepto