stdClass Object
(
    [id] => 795
    [title] => Spas, balnearios, hammams y thalassos, la nueva moda viajera
    [alias] => spas-y-balnearios
    [catid] => 44
    [published] => 1
    [introtext] => 

 

Bajo todos estos nombres subyacen distintas evoluciones de las antiguas termas romanas, espacios no solo de higiene sino también de encuentro social. Los destinos, por tanto, no son nuevos tanto si se recurre a ellos como disfrute como si es una ayuda para mantener a punto la salud. Eso no quita para que en las últimas décadas hayamos asistidos a una proliferación (como setas) de estos lugares basados en el agua. Y se ha hecho de todas las formas posibles ya que se han rehabilitado algunos balnearios tradicionales y, además, han aparecido por miles modernos spas y thalassos. Tanto es así que ya no hay hotel de lujo que se precie que no cuente con su propio spa, la versión más sencilla y adaptable. Spas, balnearios, hammams y thalassos comparten un origen común  (las termas romanas) y también una materia prima única (el agua). En todos ellos se aprovechan las propiedades del líquido elemento para la higiene, la salud, el bienestar físico y el confort anímico. Ahora bien, bajo cada nombre hay una realidad distinta.  

¿Qué es un spa y en qué se diferencia de un balneario? 

La palabra spa procede del acrónimo de la locución latina salutem per aqua; esto es, salud por el agua. Son espacios, la mayor de las veces, insertos en establecimientos hoteleros que utilizan el agua corriente y moliente del grifo (y esto es muy importante) para crear circuitos de belleza o con carácter deportivo con unas propiedades saludables discretas. Suelen tener piscinas de chorros, jacuzzis, sauna seca (finlandesa), sauna húmeda (turca), duchas de chorros y fuentes de hielo. Los más modernos y lujosos, además, ya han incorporado gimnasios y algún rincón de relajación con bebidas frías y calientes. Estos lugares (reitero, que usan el agua del grifo) están diseñados más bien para el disfrute que para la salud, aunque, ¡qué duda cabe! regalan propiedades benefactoras. Al ser relajantes y calmantes, ayudan en los procesos de estrés o ansiedad, problemas digestivos y contratiempos diuréticos. Para acceder a ellos no se necesita consulta médica y, excepto las saunas, son aptos para niños e, incluso, bebés. Los spas han proliferado en las últimas décadas en hoteles de alto nivel situados tanto en ciudad como en el campo o en la playa. 

Extremo este último (el del emplazamiento) que es de diferente tenor en el caso de los balnearios. Y lo es ya que los balnearios, a diferencia de los spas, no utilizan el agua del grifo. Están situados en lagos (como el de Alhama de Aragón), piscinas naturales (el de Bath en Reino Unido puede considerarse de este cariz) o manantiales de aguas con propiedades medicinales que, la mayor de las veces, brota a distintas temperaturas. Cada uno de ellos es único ya que dependerá de las propiedades de sus aguas. Los más populares están centrados en las dolencias reumáticas, respiratorias, dermatológicas o nerviosas. 

La tradición de los balnearios del siglo XIX hasta nuestros días 

El público contemporáneo va en busca de los spas ya que están en emplazamientos muy cuidados, limpios y lujosos mientras que buena parte de los balnearios occidentales han entrado en una terrible decadencia a pesar de que, en los últimos años, se están recuperando los más vetustos. Aunque ya los romanos se reunían en las termas para solazarse y cuidar tanto el cuerpo como el alma, los balnearios que aún perduran al día de hoy proceden, en su mayoría, del siglo XIX. Fue la época dada a los viajes tanto de cultura como de placer auspiciados por los modernos ferrocarriles cuyo ejemplo más ilustre es el Orient Express, aún hoy en uso como opción viajera de super lujo. Las dolencias nerviosas leves (ansiedad, estrés o lo que por entonces se denominaba histeria y no era más que amargura) convivían con los graves problemas mentales sin opción a tratamiento (trastorno bipolar, demencia o esquizofrenia). Todo ello se adobaba con el ambiente represivo de la era victoriana (y no solo en Inglaterra) que casaba bastante mal con los aires de libertad del Romanticismo. Este cóctel anímico desembocaba en distintos cuadros depresivos que se intentaba paliar (por parte de la élite de la élite) con salidas a la naturaleza y la puesta en valor de los balnearios. 

Surgen así lugares en los que esta aristocracia se retiraba a descansar a veces durante meses en un ambiente idílico, con balnearios que aprovechaban las propiedades saludables de las aguas y hoteles con los mayores estándares de confort de la época. A su alrededor, además, se habilitaron paseos, modernas cafeterías (casi inexistentes hasta esa época), casinos y competiciones deportivas. Uno de esos lugares de encuentro de la élite internacional que, incluso, aparecen en las novelas fue Baden-Baden, hoy en Alemania en la frontera con Francia y muy cerca de Estrasburgo. Allí está situada la acción de la novela casi autobiográfica El jugador (1866) de Fiódor Dostoyevski (1821-1881), uno de los principales autores del realismo literario. Con este interés por parte de un público culto y adinerado, los balnearios fueron los más lujosos resorts de vacaciones desde finales de siglo XIX hasta la Segunda Guerra Mundial. Las décadas gloriosas de estos establecimientos fue la Belle Epoque y de esta fecha es, por poner un caso, uno de los más exclusivos de todos los españoles, el de La Toja, inaugurado en 1907.  Todo este glamour literario comenzó a olvidarse a partir de los años cincuenta del siglo XX y los balnearios se precipitaron en tal decadencia que, al día de hoy,  algunos de ellos enarbolan un aspecto inevitablemente rancio. 

Como están situados en edificios que (aunque casi abandonados o dejados, que nos dicen de la belleza que lucieron en otro tiempo de esplendor) hay iniciativas privadas-públicas para su puesta en valor. Todos ellos estaban condenados al olvido hasta que las nuevas fórmulas turísticas buscando el placer y la salud volvieron a ponerlos en el mapa. Como ya ha pasado tiempo desde sus décadas gloriosas, la mayoría de esos hoteles o centros lucen lo mejor de la arquitectura romántica (ecléctica como ella sola) o modernista y son muchas las cadenas que se están interesando por estos negocios ya enfocados desde otras perspectivas. Los más lujosos ofrecen experiencias de yoga, mindfulness, actividades deportivas (especialmente golf o tenis), alimentación saludable y una fórmula de vida holística en comunión con la naturaleza. Eso sí, la oferta no es uniforme y te puedes encontrar sitios decadentes al máximo con otros que te arreglan lo que tengas roto con todo el lujo que puedas imaginar a tu alrededor.   

Los hammams, los baños que llegaron a Occidente desde Oriente

Los hammams no existieron en Europa a excepción de lo situados en las medinas dentro de la cambiante frontera de Al-Andalus. Y todos ellos fueron olvidados, sepultados y arrinconados totalmente en el siglo XVI, ya que lo primero que hicieron los cristianos al ir ocupando estas tierras (lo que hoy es Sevilla, Toledo, Córdoba o la bella Granada) fue cerrar los hammams. Esas costumbres de higiene y de encuentro social no eran del agrado de los rudos guerreros cristianos que no se caracterizaban precisamente por su gusto por la limpieza. Por tanto, los bellos edificios en los que se encontraban fueron sepultados por el polvo del olvido y únicamente  rescatados en parte en los últimos años por empresas independientes. Este es el caso del Hammam Al-Andalus de Granada que reutiliza algunas estancias de estos antiguos baños árabes andalusíes. La experiencia (eso te lo aseguro), por todo lo que supone, se quedará grabada en el alma si te decides a probar. 

Los hammams perduraron en Oriente y hoy siguen vivos especialmente en Turquía y también en Marruecos. Son edificios públicos, espacios de higiene y de encuentro social,  normalmente divididos por sexos, realizados con sencillez de materiales aunque de gran belleza. Suelen estar rematados por una cúpula cerrada en la que se practica pequeños lucernarios y claraboyas que dejan pasar tenuemente la luz creando un ambiente de sutil misterio. El espacio central se articula alrededor de una gran losa calefactada de mármol o alicatada con azulejos coloridos. Y el agua se distribuye en tres piscinas: fría, templada y caliente. Estos hammams se quedan en eso y son cien por cien orientales desde la decoración hasta la música pasando por el té refrescante que ofrecen. Son pocos los hoteles contemporáneos europeos que ofrecen estos servicios ya que normalmente están situados en edificios tradicionales e independientes. Aún así, si te gusta la idea, apunta este nombre el Aire Hotel & Ancient Baths de Almería capital.   

Los thalassos al borde del mar 

Y nos quedan, por último, los thalassos, mezcla de spas y balnearios y todos ellos en la playa, ya que se aprovechan del agua del mar. Son más parecidos a los modernos spas. Son, en su inmensa mayoría, espacios contemporáneos que se valen de las propiedades medicinales de las algas, los lodos marinos y el yodo. Por eso son perfectos para desintoxicar tanto a nivel físico como mental. Un porcentaje de ellos usan agua sin tratamiento alguno y por eso el líquido elemento tiene un color verdoso que no es del agrado del higiénico y cuadriculado público occidental contemporáneo.  

Por lo demás, la costumbre de las vacaciones en balnearios fue una tradición europea que apenas tuvo cabida en América del Norte. Apunto también (aunque no puede asemejarse con lo que estamos tratando) que en México no se han perdido los usos de los cenotes de la cultura maya. Sin embargo, estos emplazamientos están más cercanos a lugares de rituales sagrados que a procesos de sanación individual. Y,  por último, el balneario japonés por excelencia es el onsen, que son baños termales en plena naturaleza. Son especialmente demandados los que se encuentran en los centros vacacionales de las montañas nevadas de las islas del norte. En Europa, mientras esperamos que la iniciativa privada recupere los decimonónicos balnearios tradicionales y los antiguos hammams andalusíes nos quedan los spas y  algunos thalassos al borde del mar. Es la mejor manera de cuidarse y mimarse.  

Por Candela Vizcaíno | Doctora en Comunicación por la Universidad de Sevilla

[fulltext] => [video] => [gallery] => [extra_fields] => [] [extra_fields_search] => [created] => 2023-02-25 12:16:22 [created_by] => 953 [created_by_alias] => [checked_out] => 0 [checked_out_time] => 0000-00-00 00:00:00 [modified] => 0000-00-00 00:00:00 [modified_by] => 0 [publish_up] => 2023-02-25 12:16:22 [publish_down] => 0000-00-00 00:00:00 [trash] => 0 [access] => 1 [ordering] => 6 [featured] => 1 [featured_ordering] => 342 [image_caption] => Spas y balnearios [image_credits] => Candela Vizcaíno [video_caption] => [video_credits] => [hits] => 315 [params] => Joomla\Registry\Registry Object ( [data:protected] => stdClass Object ( [enable_css] => 0 [jQueryHandling] => 1.8remote [backendJQueryHandling] => remote [userName] => 1 [userImage] => 1 [userDescription] => 1 [userURL] => 1 [userEmail] => 0 [userFeedLink] => 1 [userFeedIcon] => 1 [userItemCount] => 10 [userItemTitle] => 1 [userItemTitleLinked] => 1 [userItemDateCreated] => 1 [userItemImage] => 1 [userItemIntroText] => 1 [userItemCategory] => 1 [userItemTags] => 1 [userItemCommentsAnchor] => 1 [userItemReadMore] => 1 [userItemK2Plugins] => 1 [tagItemCount] => 10 [tagItemTitle] => 1 [tagItemTitleLinked] => 1 [tagItemDateCreated] => 1 [tagItemImage] => 1 [tagItemIntroText] => 1 [tagItemCategory] => 1 [tagItemReadMore] => 1 [tagItemExtraFields] => 0 [tagOrdering] => [tagFeedLink] => 1 [tagFeedIcon] => 1 [genericItemCount] => 10 [genericItemTitle] => 1 [genericItemTitleLinked] => 1 [genericItemDateCreated] => 1 [genericItemImage] => 1 [genericItemIntroText] => 1 [genericItemCategory] => 1 [genericItemReadMore] => 1 [genericItemExtraFields] => 0 [genericFeedLink] => 1 [genericFeedIcon] => 1 [feedLimit] => 10 [feedItemImage] => 1 [feedImgSize] => S [feedItemIntroText] => 1 [feedTextWordLimit] => [feedItemFullText] => 1 [feedItemTags] => 0 [feedItemVideo] => 0 [feedItemGallery] => 0 [feedItemAttachments] => 0 [feedBogusEmail] => [introTextCleanup] => 0 [introTextCleanupExcludeTags] => [introTextCleanupTagAttr] => [fullTextCleanup] => 0 [fullTextCleanupExcludeTags] => [fullTextCleanupTagAttr] => [xssFiltering] => 0 [linkPopupWidth] => 900 [linkPopupHeight] => 600 [imagesQuality] => 95 [itemImageXS] => 100 [itemImageS] => 200 [itemImageM] => 600 [itemImageL] => 800 [itemImageXL] => 1200 [itemImageGeneric] => 300 [catImageWidth] => 1200 [catImageDefault] => 1 [userImageWidth] => 100 [userImageDefault] => 1 [commenterImgWidth] => 48 [onlineImageEditor] => splashup [imageTimestamp] => 0 [imageMemoryLimit] => [socialButtonCode] => [twitterUsername] => [facebookImage] => Medium [comments] => 1 [commentsOrdering] => DESC [commentsLimit] => 10 [commentsFormPosition] => below [commentsPublishing] => 1 [commentsReporting] => 2 [commentsReportRecipient] => [inlineCommentsModeration] => 0 [gravatar] => 1 [antispam] => 0 [recaptchaForRegistered] => 1 [akismetForRegistered] => 1 [commentsFormNotes] => 1 [commentsFormNotesText] => [frontendEditing] => 1 [showImageTab] => 1 [showImageGalleryTab] => 1 [showVideoTab] => 1 [showExtraFieldsTab] => 1 [showAttachmentsTab] => 1 [showK2Plugins] => 1 [sideBarDisplayFrontend] => 0 [mergeEditors] => 1 [sideBarDisplay] => 1 [attachmentsFolder] => [hideImportButton] => 1 [googleSearch] => 0 [googleSearchContainer] => k2GoogleSearchContainer [K2UserProfile] => 0 [redirect] => 113 [adminSearch] => simple [cookieDomain] => [taggingSystem] => 1 [lockTags] => 0 [showTagFilter] => 0 [k2TagNorm] => 0 [k2TagNormCase] => lower [k2TagNormAdditionalReplacements] => [recaptcha_public_key] => [recaptcha_private_key] => [recaptcha_theme] => clean [recaptchaOnRegistration] => 0 [akismetApiKey] => [stopForumSpam] => 0 [stopForumSpamApiKey] => [showItemsCounterAdmin] => 1 [showChildCatItems] => 1 [disableCompactOrdering] => 0 [metaDescLimit] => 150 [enforceSEFReplacements] => 0 [SEFReplacements] => À|A, Á|A, Â|A, Ã|A, Ä|A, Å|A, à|a, á|a, â|a, ã|a, ä|a, å|a, Ā|A, ā|a, Ă|A, ă|a, Ą|A, ą|a, Ç|C, ç|c, Ć|C, ć|c, Ĉ|C, ĉ|c, Ċ|C, ċ|c, Č|C, č|c, Ð|D, ð|d, Ď|D, ď|d, Đ|D, đ|d, È|E, É|E, Ê|E, Ë|E, è|e, é|e, ê|e, ë|e, Ē|E, ē|e, Ĕ|E, ĕ|e, Ė|E, ė|e, Ę|E, ę|e, Ě|E, ě|e, Ĝ|G, ĝ|g, Ğ|G, ğ|g, Ġ|G, ġ|g, Ģ|G, ģ|g, Ĥ|H, ĥ|h, Ħ|H, ħ|h, Ì|I, Í|I, Î|I, Ï|I, ì|i, í|i, î|i, ï|i, Ĩ|I, ĩ|i, Ī|I, ī|i, Ĭ|I, ĭ|i, Į|I, į|i, İ|I, ı|i, Ĵ|J, ĵ|j, Ķ|K, ķ|k, ĸ|k, Ĺ|L, ĺ|l, Ļ|L, ļ|l, Ľ|L, ľ|l, Ŀ|L, ŀ|l, Ł|L, ł|l, Ñ|N, ñ|n, Ń|N, ń|n, Ņ|N, ņ|n, Ň|N, ň|n, ʼn|n, Ŋ|N, ŋ|n, Ò|O, Ó|O, Ô|O, Õ|O, Ö|O, Ø|O, ò|o, ó|o, ô|o, õ|o, ö|o, ø|o, Ō|O, ō|o, Ŏ|O, ŏ|o, Ő|O, ő|o, Ŕ|R, ŕ|r, Ŗ|R, ŗ|r, Ř|R, ř|r, Ś|S, ś|s, Ŝ|S, ŝ|s, Ş|S, ş|s, Š|S, š|s, ſ|s, Ţ|T, ţ|t, Ť|T, ť|t, Ŧ|T, ŧ|t, Ù|U, Ú|U, Û|U, Ü|U, ù|u, ú|u, û|u, ü|u, Ũ|U, ũ|u, Ū|U, ū|u, Ŭ|U, ŭ|u, Ů|U, ů|u, Ű|U, ű|u, Ų|U, ų|u, Ŵ|W, ŵ|w, Ý|Y, ý|y, ÿ|y, Ŷ|Y, ŷ|y, Ÿ|Y, Ź|Z, ź|z, Ż|Z, ż|z, Ž|Z, ž|z, α|a, β|b, γ|g, δ|d, ε|e, ζ|z, η|h, θ|th, ι|i, κ|k, λ|l, μ|m, ν|n, ξ|x, ο|o, π|p, ρ|r, σ|s, τ|t, υ|y, φ|f, χ|ch, ψ|ps, ω|w, Α|A, Β|B, Γ|G, Δ|D, Ε|E, Ζ|Z, Η|H, Θ|Th, Ι|I, Κ|K, Λ|L, Μ|M, Ξ|X, Ο|O, Π|P, Ρ|R, Σ|S, Τ|T, Υ|Y, Φ|F, Χ|Ch, Ψ|Ps, Ω|W, ά|a, έ|e, ή|h, ί|i, ό|o, ύ|y, ώ|w, Ά|A, Έ|E, Ή|H, Ί|I, Ό|O, Ύ|Y, Ώ|W, ϊ|i, ΐ|i, ϋ|y, ς|s, А|A, Ӑ|A, Ӓ|A, Ә|E, Ӛ|E, Ӕ|E, Б|B, В|V, Г|G, Ґ|G, Ѓ|G, Ғ|G, Ӷ|G, y|Y, Д|D, Е|E, Ѐ|E, Ё|YO, Ӗ|E, Ҽ|E, Ҿ|E, Є|YE, Ж|ZH, Ӂ|DZH, Җ|ZH, Ӝ|DZH, З|Z, Ҙ|Z, Ӟ|DZ, Ӡ|DZ, Ѕ|DZ, И|I, Ѝ|I, Ӥ|I, Ӣ|I, І|I, Ї|JI, Ӏ|I, Й|Y, Ҋ|Y, Ј|J, К|K, Қ|Q, Ҟ|Q, Ҡ|K, Ӄ|Q, Ҝ|K, Л|L, Ӆ|L, Љ|L, М|M, Ӎ|M, Н|N, Ӊ|N, Ң|N, Ӈ|N, Ҥ|N, Њ|N, О|O, Ӧ|O, Ө|O, Ӫ|O, Ҩ|O, П|P, Ҧ|PF, Р|P, Ҏ|P, С|S, Ҫ|S, Т|T, Ҭ|TH, Ћ|T, Ќ|K, У|U, Ў|U, Ӳ|U, Ӱ|U, Ӯ|U, Ү|U, Ұ|U, Ф|F, Х|H, Ҳ|H, Һ|H, Ц|TS, Ҵ|TS, Ч|CH, Ӵ|CH, Ҷ|CH, Ӌ|CH, Ҹ|CH, Џ|DZ, Ш|SH, Щ|SHT, Ъ|A, Ы|Y, Ӹ|Y, Ь|Y, Ҍ|Y, Э|E, Ӭ|E, Ю|YU, Я|YA, а|a, ӑ|a, ӓ|a, ә|e, ӛ|e, ӕ|e, б|b, в|v, г|g, ґ|g, ѓ|g, ғ|g, ӷ|g, y|y, д|d, е|e, ѐ|e, ё|yo, ӗ|e, ҽ|e, ҿ|e, є|ye, ж|zh, ӂ|dzh, җ|zh, ӝ|dzh, з|z, ҙ|z, ӟ|dz, ӡ|dz, ѕ|dz, и|i, ѝ|i, ӥ|i, ӣ|i, і|i, ї|ji, Ӏ|i, й|y, ҋ|y, ј|j, к|k, қ|q, ҟ|q, ҡ|k, ӄ|q, ҝ|k, л|l, ӆ|l, љ|l, м|m, ӎ|m, н|n, ӊ|n, ң|n, ӈ|n, ҥ|n, њ|n, о|o, ӧ|o, ө|o, ӫ|o, ҩ|o, п|p, ҧ|pf, р|p, ҏ|p, с|s, ҫ|s, т|t, ҭ|th, ћ|t, ќ|k, у|u, ў|u, ӳ|u, ӱ|u, ӯ|u, ү|u, ұ|u, ф|f, х|h, ҳ|h, һ|h, ц|ts, ҵ|ts, ч|ch, ӵ|ch, ҷ|ch, ӌ|ch, ҹ|ch, џ|dz, ш|sh, щ|sht, ъ|a, ы|y, ӹ|y, ь|y, ҍ|y, э|e, ӭ|e, ю|yu, я|ya [k2Sef] => 0 [k2SefLabelCat] => contenido [k2SefLabelTag] => etiqueta [k2SefLabelUser] => autor [k2SefLabelSearch] => buscar [k2SefLabelDate] => fecha [k2SefLabelItem] => 0 [k2SefLabelItemCustomPrefix] => [k2SefInsertItemId] => 1 [k2SefItemIdTitleAliasSep] => dash [k2SefUseItemTitleAlias] => 1 [k2SefInsertCatId] => 1 [k2SefCatIdTitleAliasSep] => dash [k2SefUseCatTitleAlias] => 1 [sh404SefLabelCat] => [sh404SefLabelUser] => autor [sh404SefLabelItem] => 2 [sh404SefTitleAlias] => alias [sh404SefModK2ContentFeedAlias] => rss [sh404SefInsertItemId] => 0 [sh404SefInsertUniqueItemId] => 0 [cbIntegration] => 0 [show_page_heading] => [categories] => Array ( [0] => 1 ) [menu_text] => 1 [menu_show] => 1 [menu-meta_description] => Ideas de viajes y turismo alrededor del mundo [menu-meta_keywords] => viajes, turismo, [secure] => 0 [page_title] => Viajes [page_description] => Canal educativo con noticias sobre literatura, arte, feminismo, viajes, historia y vida sana. [page_rights] => Candela Vizcaíno [robots] => [inheritFrom] => 0 [num_leading_items] => 0 [num_leading_columns] => 1 [leadingImgSize] => Small [num_primary_items] => 10 [num_primary_columns] => 1 [primaryImgSize] => Small [num_secondary_items] => 0 [num_secondary_columns] => 1 [secondaryImgSize] => Small [num_links] => 0 [num_links_columns] => 1 [linksImgSize] => XSmall [catCatalogMode] => 0 [catFeaturedItems] => 1 [catOrdering] => rdate [catPagination] => 2 [catPaginationResults] => 1 [catTitle] => 1 [catTitleItemCounter] => 0 [catDescription] => 1 [catImage] => 1 [catFeedLink] => 1 [catFeedIcon] => 1 [subCategories] => 0 [subCatColumns] => 2 [subCatOrdering] => alpha [subCatTitle] => 1 [subCatTitleItemCounter] => 0 [subCatDescription] => 1 [subCatImage] => 1 [catItemTitle] => 1 [catItemTitleLinked] => 1 [catItemFeaturedNotice] => 0 [catItemAuthor] => 1 [catItemDateCreated] => 1 [catItemRating] => 0 [catItemImage] => 1 [catItemIntroText] => 1 [catItemExtraFields] => 0 [catItemHits] => 0 [catItemCategory] => 1 [catItemTags] => 1 [catItemAttachments] => 0 [catItemAttachmentsCounter] => 0 [catItemVideo] => 0 [catItemVideoAutoPlay] => 0 [catItemImageGallery] => 0 [catItemDateModified] => 0 [catItemReadMore] => 1 [catItemCommentsAnchor] => 1 [catItemK2Plugins] => 1 [itemDateCreated] => 1 [itemTitle] => 1 [itemFeaturedNotice] => 0 [itemAuthor] => 1 [itemFontResizer] => 1 [itemPrintButton] => 1 [itemEmailButton] => 1 [itemSocialButton] => 1 [itemVideoAnchor] => 1 [itemImageGalleryAnchor] => 1 [itemCommentsAnchor] => 1 [itemRating] => 1 [itemImage] => 1 [itemImgSize] => Large [itemImageMainCaption] => 1 [itemImageMainCredits] => 1 [itemIntroText] => 1 [itemFullText] => 1 [itemExtraFields] => 1 [itemDateModified] => 0 [itemHits] => 0 [itemCategory] => 1 [itemTags] => 1 [itemAttachments] => 1 [itemAttachmentsCounter] => 1 [itemVideo] => 1 [itemVideoAutoPlay] => 0 [itemVideoCaption] => 1 [itemVideoCredits] => 1 [itemImageGallery] => 1 [itemNavigation] => 1 [itemComments] => 1 [itemTwitterButton] => 0 [itemFacebookButton] => 0 [itemGooglePlusOneButton] => 0 [itemAuthorBlock] => 0 [itemAuthorImage] => 0 [itemAuthorDescription] => 0 [itemAuthorURL] => 0 [itemAuthorEmail] => 0 [itemAuthorLatest] => 0 [itemAuthorLatestLimit] => 5 [itemRelated] => 1 [itemRelatedLimit] => 3 [itemRelatedTitle] => 1 [itemRelatedCategory] => 0 [itemRelatedImageSize] => Small [itemRelatedIntrotext] => 0 [itemRelatedFulltext] => 0 [itemRelatedAuthor] => 0 [itemRelatedMedia] => 1 [itemRelatedImageGallery] => 0 [itemK2Plugins] => 1 [catMetaDesc] => Información y consejos de viajes por España, Europa, Africa, Asia y América. [catMetaKey] => viajes, turismo, vacaciones, viajes por España, viajes Europa, viajes Asia, Viajes Africa, información viajes, qué ver y hacer en... viajes en familia, rutas naturaleza [catMetaAuthor] => Candela Vizcaíno ) [separator] => . ) [metadesc] => Diferencias entre spas, balnearios, hammams y thalasso, modelos de salud demandados por el turismo contemporáneo. [metadata] => robots= author=Candela Vizcaíno [metakey] => spa y balneario, que es un hammam, que es un balneario, que es un thalasso, balnearios, [plugins] => [language] => * [acy_created] => 2023-02-25 13:33:51 [categoryname] => Turismo Rural [categoryid] => 44 [categoryalias] => turismo-rural [categoryparams] => {"inheritFrom":"1","theme":"","num_leading_items":"2","num_leading_columns":"1","leadingImgSize":"Large","num_primary_items":"4","num_primary_columns":"2","primaryImgSize":"Medium","num_secondary_items":"4","num_secondary_columns":"1","secondaryImgSize":"Small","num_links":"4","num_links_columns":"1","linksImgSize":"XSmall","catCatalogMode":"0","catFeaturedItems":"1","catOrdering":"","catPagination":"2","catPaginationResults":"1","catTitle":"1","catTitleItemCounter":"1","catDescription":"1","catImage":"1","catFeedLink":"1","catFeedIcon":"1","subCategories":"1","subCatColumns":"2","subCatOrdering":"","subCatTitle":"1","subCatTitleItemCounter":"1","subCatDescription":"1","subCatImage":"1","itemImageXS":"","itemImageS":"","itemImageM":"","itemImageL":"","itemImageXL":"","catItemTitle":"1","catItemTitleLinked":"1","catItemFeaturedNotice":"0","catItemAuthor":"1","catItemDateCreated":"1","catItemRating":"0","catItemImage":"1","catItemIntroText":"1","catItemIntroTextWordLimit":"","catItemExtraFields":"0","catItemHits":"0","catItemCategory":"1","catItemTags":"1","catItemAttachments":"0","catItemAttachmentsCounter":"0","catItemVideo":"0","catItemVideoWidth":"","catItemVideoHeight":"","catItemAudioWidth":"","catItemAudioHeight":"","catItemVideoAutoPlay":"0","catItemImageGallery":"0","catItemDateModified":"0","catItemReadMore":"1","catItemCommentsAnchor":"1","catItemK2Plugins":"1","itemDateCreated":"1","itemTitle":"1","itemFeaturedNotice":"1","itemAuthor":"1","itemFontResizer":"1","itemPrintButton":"1","itemEmailButton":"1","itemSocialButton":"1","itemVideoAnchor":"1","itemImageGalleryAnchor":"1","itemCommentsAnchor":"1","itemRating":"1","itemImage":"1","itemImgSize":"Large","itemImageMainCaption":"1","itemImageMainCredits":"1","itemIntroText":"1","itemFullText":"1","itemExtraFields":"1","itemDateModified":"1","itemHits":"1","itemCategory":"1","itemTags":"1","itemAttachments":"1","itemAttachmentsCounter":"1","itemVideo":"1","itemVideoWidth":"","itemVideoHeight":"","itemAudioWidth":"","itemAudioHeight":"","itemVideoAutoPlay":"0","itemVideoCaption":"1","itemVideoCredits":"1","itemImageGallery":"1","itemNavigation":"1","itemComments":"1","itemTwitterButton":"1","itemFacebookButton":"1","itemGooglePlusOneButton":"1","itemAuthorBlock":"1","itemAuthorImage":"1","itemAuthorDescription":"1","itemAuthorURL":"1","itemAuthorEmail":"0","itemAuthorLatest":"1","itemAuthorLatestLimit":"5","itemRelated":"1","itemRelatedLimit":"5","itemRelatedTitle":"1","itemRelatedCategory":"0","itemRelatedImageSize":"0","itemRelatedIntrotext":"0","itemRelatedFulltext":"0","itemRelatedAuthor":"0","itemRelatedMedia":"0","itemRelatedImageGallery":"0","itemK2Plugins":"1","catMetaDesc":"Ideas para disfrutar de los pueblos o del turismo rural por España, Portugal y resto del mundo.","catMetaKey":"turismo rural, escapada rural, pueblos de España, pueblos de Portugal, ","catMetaRobots":"","catMetaAuthor":""} [itemGroup] => leading [category] => TableK2Category Object ( [id] => 44 [name] => Turismo Rural [alias] => turismo-rural [description] =>

A este espacio llegan los pueblos más bonitos de España (y también de Europa) para que tu viaje sea a un lugar pero también a través del tiempo. 

[parent] => 1 [extraFieldsGroup] => 0 [published] => 1 [image] => 44.png [access] => 1 [ordering] => 5 [params] => {"inheritFrom":"1","theme":"","num_leading_items":"2","num_leading_columns":"1","leadingImgSize":"Large","num_primary_items":"4","num_primary_columns":"2","primaryImgSize":"Medium","num_secondary_items":"4","num_secondary_columns":"1","secondaryImgSize":"Small","num_links":"4","num_links_columns":"1","linksImgSize":"XSmall","catCatalogMode":"0","catFeaturedItems":"1","catOrdering":"","catPagination":"2","catPaginationResults":"1","catTitle":"1","catTitleItemCounter":"1","catDescription":"1","catImage":"1","catFeedLink":"1","catFeedIcon":"1","subCategories":"1","subCatColumns":"2","subCatOrdering":"","subCatTitle":"1","subCatTitleItemCounter":"1","subCatDescription":"1","subCatImage":"1","itemImageXS":"","itemImageS":"","itemImageM":"","itemImageL":"","itemImageXL":"","catItemTitle":"1","catItemTitleLinked":"1","catItemFeaturedNotice":"0","catItemAuthor":"1","catItemDateCreated":"1","catItemRating":"0","catItemImage":"1","catItemIntroText":"1","catItemIntroTextWordLimit":"","catItemExtraFields":"0","catItemHits":"0","catItemCategory":"1","catItemTags":"1","catItemAttachments":"0","catItemAttachmentsCounter":"0","catItemVideo":"0","catItemVideoWidth":"","catItemVideoHeight":"","catItemAudioWidth":"","catItemAudioHeight":"","catItemVideoAutoPlay":"0","catItemImageGallery":"0","catItemDateModified":"0","catItemReadMore":"1","catItemCommentsAnchor":"1","catItemK2Plugins":"1","itemDateCreated":"1","itemTitle":"1","itemFeaturedNotice":"1","itemAuthor":"1","itemFontResizer":"1","itemPrintButton":"1","itemEmailButton":"1","itemSocialButton":"1","itemVideoAnchor":"1","itemImageGalleryAnchor":"1","itemCommentsAnchor":"1","itemRating":"1","itemImage":"1","itemImgSize":"Large","itemImageMainCaption":"1","itemImageMainCredits":"1","itemIntroText":"1","itemFullText":"1","itemExtraFields":"1","itemDateModified":"1","itemHits":"1","itemCategory":"1","itemTags":"1","itemAttachments":"1","itemAttachmentsCounter":"1","itemVideo":"1","itemVideoWidth":"","itemVideoHeight":"","itemAudioWidth":"","itemAudioHeight":"","itemVideoAutoPlay":"0","itemVideoCaption":"1","itemVideoCredits":"1","itemImageGallery":"1","itemNavigation":"1","itemComments":"1","itemTwitterButton":"1","itemFacebookButton":"1","itemGooglePlusOneButton":"1","itemAuthorBlock":"1","itemAuthorImage":"1","itemAuthorDescription":"1","itemAuthorURL":"1","itemAuthorEmail":"0","itemAuthorLatest":"1","itemAuthorLatestLimit":"5","itemRelated":"1","itemRelatedLimit":"5","itemRelatedTitle":"1","itemRelatedCategory":"0","itemRelatedImageSize":"0","itemRelatedIntrotext":"0","itemRelatedFulltext":"0","itemRelatedAuthor":"0","itemRelatedMedia":"0","itemRelatedImageGallery":"0","itemK2Plugins":"1","catMetaDesc":"Ideas para disfrutar de los pueblos o del turismo rural por España, Portugal y resto del mundo.","catMetaKey":"turismo rural, escapada rural, pueblos de España, pueblos de Portugal, ","catMetaRobots":"","catMetaAuthor":""} [trash] => 0 [plugins] => [language] => * [_tbl:protected] => #__k2_categories [_tbl_key:protected] => id [_tbl_keys:protected] => Array ( [0] => id ) [_db:protected] => JDatabaseDriverMysqli Object ( [name] => mysqli [serverType] => mysql [connection:protected] => mysqli Object ( [affected_rows] => 0 [client_info] => mysqlnd 5.0.12-dev - 20150407 - $Id: 7cc7cc96e675f6d72e5cf0f267f48e167c2abb23 $ [client_version] => 50012 [connect_errno] => 0 [connect_error] => [errno] => 0 [error] => [error_list] => Array ( ) [field_count] => 3 [host_info] => Localhost via UNIX socket [info] => [insert_id] => 0 [server_info] => 5.5.5-10.6.16-MariaDB-cll-lve [server_version] => 100616 [stat] => Uptime: 1418661 Threads: 8 Questions: 656389513 Slow queries: 2786 Opens: 11026072 Open tables: 4096 Queries per second avg: 462.682 [sqlstate] => 00000 [protocol_version] => 10 [thread_id] => 4332436 [warning_count] => 0 ) [nameQuote:protected] => ` [nullDate:protected] => 0000-00-00 00:00:00 [_database:JDatabaseDriver:private] => candelav_IDJWvC [count:protected] => 55 [cursor:protected] => [debug:protected] => [limit:protected] => 0 [log:protected] => Array ( ) [timings:protected] => Array ( ) [callStacks:protected] => Array ( ) [offset:protected] => 0 [options:protected] => Array ( [driver] => mysqli [host] => localhost [user] => candelav_IDJWvC [password] => eAvqxwu5GRDQ [database] => candelav_IDJWvC [prefix] => candv_ [select] => 1 [port] => 3306 [socket] => ) [sql:protected] => SELECT * FROM #__k2_tags WHERE name = 'viajesdelujo' [tablePrefix:protected] => candv_ [utf:protected] => 1 [utf8mb4:protected] => 1 [errorNum:protected] => 0 [errorMsg:protected] => [transactionDepth:protected] => 0 [disconnectHandlers:protected] => Array ( ) ) [_trackAssets:protected] => [_rules:protected] => [_locked:protected] => [_autoincrement:protected] => 1 [_observers:protected] => JObserverUpdater Object ( [observers:protected] => Array ( ) [doCallObservers:protected] => 1 ) [_columnAlias:protected] => Array ( ) [_jsonEncode:protected] => Array ( ) [_errors:protected] => Array ( ) [link] => /viajes/turismo-rural.html ) [link] => /viajes/turismo-rural/spas-y-balnearios.html [printLink] => /viajes/turismo-rural/spas-y-balnearios.html?print=1&tmpl=component [imageXSmall] => /media/k2/items/cache/4b0a3f295543bcdb7e84aacab1169fb5_XS.jpg [imageSmall] => /media/k2/items/cache/4b0a3f295543bcdb7e84aacab1169fb5_S.jpg [imageMedium] => /media/k2/items/cache/4b0a3f295543bcdb7e84aacab1169fb5_M.jpg [imageLarge] => /media/k2/items/cache/4b0a3f295543bcdb7e84aacab1169fb5_L.jpg [imageXLarge] => /media/k2/items/cache/4b0a3f295543bcdb7e84aacab1169fb5_XL.jpg [imageGeneric] => /media/k2/items/cache/4b0a3f295543bcdb7e84aacab1169fb5_Generic.jpg [cleanTitle] => Spas, balnearios, hammams y thalassos, la nueva moda viajera [numOfComments] => 0 [text] =>

 

Bajo todos estos nombres subyacen distintas evoluciones de las antiguas termas romanas, espacios no solo de higiene sino también de encuentro social. Los destinos, por tanto, no son nuevos tanto si se recurre a ellos como disfrute como si es una ayuda para mantener a punto la salud. Eso no quita para que en las últimas décadas hayamos asistidos a una proliferación (como setas) de estos lugares basados en el agua. Y se ha hecho de todas las formas posibles ya que se han rehabilitado algunos balnearios tradicionales y, además, han aparecido por miles modernos spas y thalassos. Tanto es así que ya no hay hotel de lujo que se precie que no cuente con su propio spa, la versión más sencilla y adaptable. Spas, balnearios, hammams y thalassos comparten un origen común  (las termas romanas) y también una materia prima única (el agua). En todos ellos se aprovechan las propiedades del líquido elemento para la higiene, la salud, el bienestar físico y el confort anímico. Ahora bien, bajo cada nombre hay una realidad distinta.  

¿Qué es un spa y en qué se diferencia de un balneario? 

La palabra spa procede del acrónimo de la locución latina salutem per aqua; esto es, salud por el agua. Son espacios, la mayor de las veces, insertos en establecimientos hoteleros que utilizan el agua corriente y moliente del grifo (y esto es muy importante) para crear circuitos de belleza o con carácter deportivo con unas propiedades saludables discretas. Suelen tener piscinas de chorros, jacuzzis, sauna seca (finlandesa), sauna húmeda (turca), duchas de chorros y fuentes de hielo. Los más modernos y lujosos, además, ya han incorporado gimnasios y algún rincón de relajación con bebidas frías y calientes. Estos lugares (reitero, que usan el agua del grifo) están diseñados más bien para el disfrute que para la salud, aunque, ¡qué duda cabe! regalan propiedades benefactoras. Al ser relajantes y calmantes, ayudan en los procesos de estrés o ansiedad, problemas digestivos y contratiempos diuréticos. Para acceder a ellos no se necesita consulta médica y, excepto las saunas, son aptos para niños e, incluso, bebés. Los spas han proliferado en las últimas décadas en hoteles de alto nivel situados tanto en ciudad como en el campo o en la playa. 

Extremo este último (el del emplazamiento) que es de diferente tenor en el caso de los balnearios. Y lo es ya que los balnearios, a diferencia de los spas, no utilizan el agua del grifo. Están situados en lagos (como el de Alhama de Aragón), piscinas naturales (el de Bath en Reino Unido puede considerarse de este cariz) o manantiales de aguas con propiedades medicinales que, la mayor de las veces, brota a distintas temperaturas. Cada uno de ellos es único ya que dependerá de las propiedades de sus aguas. Los más populares están centrados en las dolencias reumáticas, respiratorias, dermatológicas o nerviosas. 

La tradición de los balnearios del siglo XIX hasta nuestros días 

El público contemporáneo va en busca de los spas ya que están en emplazamientos muy cuidados, limpios y lujosos mientras que buena parte de los balnearios occidentales han entrado en una terrible decadencia a pesar de que, en los últimos años, se están recuperando los más vetustos. Aunque ya los romanos se reunían en las termas para solazarse y cuidar tanto el cuerpo como el alma, los balnearios que aún perduran al día de hoy proceden, en su mayoría, del siglo XIX. Fue la época dada a los viajes tanto de cultura como de placer auspiciados por los modernos ferrocarriles cuyo ejemplo más ilustre es el Orient Express, aún hoy en uso como opción viajera de super lujo. Las dolencias nerviosas leves (ansiedad, estrés o lo que por entonces se denominaba histeria y no era más que amargura) convivían con los graves problemas mentales sin opción a tratamiento (trastorno bipolar, demencia o esquizofrenia). Todo ello se adobaba con el ambiente represivo de la era victoriana (y no solo en Inglaterra) que casaba bastante mal con los aires de libertad del Romanticismo. Este cóctel anímico desembocaba en distintos cuadros depresivos que se intentaba paliar (por parte de la élite de la élite) con salidas a la naturaleza y la puesta en valor de los balnearios. 

Surgen así lugares en los que esta aristocracia se retiraba a descansar a veces durante meses en un ambiente idílico, con balnearios que aprovechaban las propiedades saludables de las aguas y hoteles con los mayores estándares de confort de la época. A su alrededor, además, se habilitaron paseos, modernas cafeterías (casi inexistentes hasta esa época), casinos y competiciones deportivas. Uno de esos lugares de encuentro de la élite internacional que, incluso, aparecen en las novelas fue Baden-Baden, hoy en Alemania en la frontera con Francia y muy cerca de Estrasburgo. Allí está situada la acción de la novela casi autobiográfica El jugador (1866) de Fiódor Dostoyevski (1821-1881), uno de los principales autores del realismo literario. Con este interés por parte de un público culto y adinerado, los balnearios fueron los más lujosos resorts de vacaciones desde finales de siglo XIX hasta la Segunda Guerra Mundial. Las décadas gloriosas de estos establecimientos fue la Belle Epoque y de esta fecha es, por poner un caso, uno de los más exclusivos de todos los españoles, el de La Toja, inaugurado en 1907.  Todo este glamour literario comenzó a olvidarse a partir de los años cincuenta del siglo XX y los balnearios se precipitaron en tal decadencia que, al día de hoy,  algunos de ellos enarbolan un aspecto inevitablemente rancio. 

Como están situados en edificios que (aunque casi abandonados o dejados, que nos dicen de la belleza que lucieron en otro tiempo de esplendor) hay iniciativas privadas-públicas para su puesta en valor. Todos ellos estaban condenados al olvido hasta que las nuevas fórmulas turísticas buscando el placer y la salud volvieron a ponerlos en el mapa. Como ya ha pasado tiempo desde sus décadas gloriosas, la mayoría de esos hoteles o centros lucen lo mejor de la arquitectura romántica (ecléctica como ella sola) o modernista y son muchas las cadenas que se están interesando por estos negocios ya enfocados desde otras perspectivas. Los más lujosos ofrecen experiencias de yoga, mindfulness, actividades deportivas (especialmente golf o tenis), alimentación saludable y una fórmula de vida holística en comunión con la naturaleza. Eso sí, la oferta no es uniforme y te puedes encontrar sitios decadentes al máximo con otros que te arreglan lo que tengas roto con todo el lujo que puedas imaginar a tu alrededor.   

Los hammams, los baños que llegaron a Occidente desde Oriente

Los hammams no existieron en Europa a excepción de lo situados en las medinas dentro de la cambiante frontera de Al-Andalus. Y todos ellos fueron olvidados, sepultados y arrinconados totalmente en el siglo XVI, ya que lo primero que hicieron los cristianos al ir ocupando estas tierras (lo que hoy es Sevilla, Toledo, Córdoba o la bella Granada) fue cerrar los hammams. Esas costumbres de higiene y de encuentro social no eran del agrado de los rudos guerreros cristianos que no se caracterizaban precisamente por su gusto por la limpieza. Por tanto, los bellos edificios en los que se encontraban fueron sepultados por el polvo del olvido y únicamente  rescatados en parte en los últimos años por empresas independientes. Este es el caso del Hammam Al-Andalus de Granada que reutiliza algunas estancias de estos antiguos baños árabes andalusíes. La experiencia (eso te lo aseguro), por todo lo que supone, se quedará grabada en el alma si te decides a probar. 

Los hammams perduraron en Oriente y hoy siguen vivos especialmente en Turquía y también en Marruecos. Son edificios públicos, espacios de higiene y de encuentro social,  normalmente divididos por sexos, realizados con sencillez de materiales aunque de gran belleza. Suelen estar rematados por una cúpula cerrada en la que se practica pequeños lucernarios y claraboyas que dejan pasar tenuemente la luz creando un ambiente de sutil misterio. El espacio central se articula alrededor de una gran losa calefactada de mármol o alicatada con azulejos coloridos. Y el agua se distribuye en tres piscinas: fría, templada y caliente. Estos hammams se quedan en eso y son cien por cien orientales desde la decoración hasta la música pasando por el té refrescante que ofrecen. Son pocos los hoteles contemporáneos europeos que ofrecen estos servicios ya que normalmente están situados en edificios tradicionales e independientes. Aún así, si te gusta la idea, apunta este nombre el Aire Hotel & Ancient Baths de Almería capital.   

Los thalassos al borde del mar 

Y nos quedan, por último, los thalassos, mezcla de spas y balnearios y todos ellos en la playa, ya que se aprovechan del agua del mar. Son más parecidos a los modernos spas. Son, en su inmensa mayoría, espacios contemporáneos que se valen de las propiedades medicinales de las algas, los lodos marinos y el yodo. Por eso son perfectos para desintoxicar tanto a nivel físico como mental. Un porcentaje de ellos usan agua sin tratamiento alguno y por eso el líquido elemento tiene un color verdoso que no es del agrado del higiénico y cuadriculado público occidental contemporáneo.  

Por lo demás, la costumbre de las vacaciones en balnearios fue una tradición europea que apenas tuvo cabida en América del Norte. Apunto también (aunque no puede asemejarse con lo que estamos tratando) que en México no se han perdido los usos de los cenotes de la cultura maya. Sin embargo, estos emplazamientos están más cercanos a lugares de rituales sagrados que a procesos de sanación individual. Y,  por último, el balneario japonés por excelencia es el onsen, que son baños termales en plena naturaleza. Son especialmente demandados los que se encuentran en los centros vacacionales de las montañas nevadas de las islas del norte. En Europa, mientras esperamos que la iniciativa privada recupere los decimonónicos balnearios tradicionales y los antiguos hammams andalusíes nos quedan los spas y  algunos thalassos al borde del mar. Es la mejor manera de cuidarse y mimarse.  

Por Candela Vizcaíno | Doctora en Comunicación por la Universidad de Sevilla

[event] => stdClass Object ( [BeforeDisplay] => [AfterDisplay] => [AfterDisplayTitle] => [BeforeDisplayContent] => [AfterDisplayContent] => [K2BeforeDisplay] => [K2AfterDisplay] => [K2AfterDisplayTitle] => [K2BeforeDisplayContent] => [K2AfterDisplayContent] => ) )
image.jpeg Filosofia Historia
 

Mi Último Libro

Cuento infantil
 
el bosque de las respuestas

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información aquí

Acepto