Uso de las mayúsculas con ejemplos

Uso de las mayúsculas

Uso de las mayúsculas

Candela Vizcaíno

 

La mayúscula es un tipo de letra mayor o capital que se usa para diferenciarla de la minúscula y para aportar orden y coherencia a un texto en los siguientes supuestos: 

1.- Cuando da comienzo a un párrafo. 

No recuerdo cuándo comenzó todo o si aquel fue el principio o, simplemente, el cajón olvidado de donde pude entresacar retazos de memoria. 

2.- Se usa la mayúscula en la primera palabra tras un punto, ya sea este seguido o aparte. 

Allí me quedé sentada, en el parque, con la mirada vacía. Y todo fue como si un remolino se llevara todo lo que fui y soñé ser.  

3.- Cuando va detrás de los puntos suspensivos, siempre que esta marca ortográfica indique final de una frase. Así, se usa mayúscula en los casos que se asemejan a este ejemplo:  

Vagué por tierras extrañas, por desiertos olvidados, por ciudades bulliciosas, por altas montañas… En todos esos lugares ajenos a mis sueños buscaba un pedacito de un alma que se me antojaba aplastada.  

Sin embargo, no se coloca mayúscula si los puntos suspensivos no indican final de frase. 

Fui por la derecha, por la izquierda, por arriba, por abajo… por todos los lados. 

4.- También se utiliza la mayúscula después del uso de los dos puntos cuando: 

4.1.- Se reproduce un texto procedente de otra fuente y autor y hay que recurrir a las comillas.

En el inicio de El Bosque de las Respuestas leemos: «En un país de casas blancas y jardines de rosas vivía una niña». 

4.2.- Tras el saludo en una carta, incluso en la correspondencia online.  

Estimada Directora: 

Me pongo en contacto con usted para explicarle los pormenores del conflicto del pasado lunes. 

4.3.- En el lenguaje jurídico, tras el verbo principal. 

Otrosí digo: Que a tenor de los últimos acontecimientos de carácter violento…

5.- Con los nombres propios ya sean estos referidos a personas, ciudades, ríos, países o montañas:  

Luis Rodríguez acompañó a Octavia en su visita a Sevilla. El río Guadalquivir estaba grandioso y allí rememoraron sus días de bohemia por las calles y las plaza de Bruselas; los encuentros en Francia, junto al Loira, y aprovecharon para organizar la subida al Monte Fuji.  

6.- También hay que recurrir al uso de las mayúsculas en los topónimos de todo tipo, incluso cuando es nombre compuesto:  

Gran Vía, Calle Mayor, Plaza de la Libertad, Jardines de Hércules, Playa de los Caracoles, Residencia de Estudiantes, Barrio del Marquesado, América del Sur…  

7.- Llevan mayúsculas los sustantivos y adjetivos que componen el nombre de organismos, fundaciones, colegios, universidades, empresas, entidades gubernamentales o privadas.  

Comisión Europea, Consejo de Europa, Parlamento de España, El Corte Inglés, Departamento de Estudios Lingüísticos en Español, Universidad Internacional Menéndez Pelayo, Colegio Bilingüe Rosa de los Vientos…  

8.- La primera palabra de un título en una obra de creación de cualquier tipo va en mayúscula siempre.  

Ensayamos la Sinfonía en do menor de Rafael Cota. 

Va a realizar su trabajo para el nuevo periódico sobre la obra Noticias desde el exilio. 

El título de su nuevo libro es Soñamos un mundo imposible.  

En estos casos, los títulos siempre irán en cursiva cuando se trate de un texto impreso por cualquier medio u online y subrayados si estamos ante un trabajo manuscrito. 

9.- Se usa la mayúscula para los nombres de marcas comerciales, ya que, en esencia, son nombres propios.  

Mango, Dior, Chanel, Apple…  

Visitamos todas las tiendas de la calle. Nos detuvimos en Dior para ver los bolsos y de Chanel nos trajimos su mítico perfume Chanel nº 5. También nos paramos en Apple para echar un vistazo a las novedades, aunque no compramos nada. 

10.- Y, por último, también se usa las mayúsculas para denominar los grandes periodos de tiempo y en minúscula cuando tratamos un estilo artístico o un lapso temporal de menor envergadura. 

Si pudiéramos viajar a la Florencia del Renacimiento nos asombraríamos del mal olor de sus calles y de la falta de higiene con respecto a los parámetros actuales. Hay que esperar hasta la época del cubismo para encontrarnos ciudades aseadas. 

También, hay que tener en cuenta que, en algunos textos publicitarios o de marketing, se hace recurso del uso de las mayúsculas simplemente para hacer notar los mensajes aún sabiendo que, en ese caso en concreto, se rompen las normas de la ortografía en español. 

Candela Vizcaíno |  Doctora por la Universidad de Sevilla 

 

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios
image.jpeg Filosofia Historia
 

Mi Último Libro

Cuento infantil
 
el bosque de las respuestas

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información aquí

Acepto