Resumen de Teseo y el minotauro

Resumen de Teseo y el minotauro

Resumen de Teseo y el minotauro

Candela Vizcaíno

 

La historia de Teseo y el minotauro comienza con el rey de Creta (de nombre Minos y por entonces príncipe) rogando al dios de los mares (Poseidón) que adelantara su coronación. El deseo fue satisfecho y, a cambio, el dios le solicitó al gobernante que sacrificara un toro blanco que saldría del mar. Cuando el rey vio al hermoso animal se las amañó para quedárselo y en su lugar ofreció en los altares un ejemplar corriente de su ganadería. Poseidón, que para eso era un dios, se enteró de la artimaña y, preso de la ira, urdió una cruel venganza. 

Resumen de Teseo y el minotauro 

Minos, ya rey de Creta tenía una bella esposa de nombre Pasifae. Poseidón, para vengarse de la afrenta, hizo que la reina se enamorara locamente del toro. Esta, sucumbiendo a su ardor, pidió a Dédalo (el arquitecto real) que le construyera una vaca de madera recubierta con piel auténtica. Y en esta estructura se las ingenió para que la poseyera el toro sagrado que había enviado Poseidón. De resultas de estos “amores” nació Asterión, el minotauro, mitad hombre y mitad toro. Además, el dios de los mares no se conformó con esta maldición y la pobre criatura solo podía alimentarse de carne humana. Por tanto, el terror se apoderó de Creta.  

En vistas de los horrores que, progresivamente, cometía el minotauro, su madre solicitó a Dédalo un nuevo favor: que construyera un laberinto para el monstruo. El mito del minotauro nos dice que allí fue abandonado con el fin de que pereciera de hambre y soledad.  

Sin embargo, la historia no termina aquí, ya que Minos se enfrasca en una guerra con la vecina Atenas y vence en la batalla. Como botín pide siete doncellas y siete muchachos todos los años, aunque la leyenda difiere (según las versiones) tanto en el número de los prisioneros como en el tiempo. Una cosa sí estaba clara: estos jóvenes se ofrecían en sacrificio al minotauro.  

Teseo y el minotauro  

La escabechina, por tanto, estaba asegurada. Todo esto cambió cuando Teseo, príncipe griego, se presenta ante Minos, su enemigo, y solicita dar muerte al minotauro. Nadie antes lo había conseguido, aunque los intentos fueron múltiples. En esa audiencia se encontraba Ariadna, hija de Minos, princesa de Creta y hermana de Asterión, el monstruo. La joven se queda prendada de las virtudes de Teseo y se dispone a ayudarlo.  

Así,  siguiendo los consejos de Dédalo (el constructor del laberinto recordemos), Ariadna le da a Teseo una madeja de lana (aunque otras fuentes dice que los hilos eran de oro) con la que podía regresar a través del laberinto. Solo tenía que atar una de las puntas a la salida, no perder la madeja y seguir el camino indicado por el hilo.  

Así hizo Teseo. Se adentró en el interior del laberinto. Allí encontró al minotauro y lo mató con su espada. Luego siguió las instrucciones de Ariadna y encontró la salida. Con este acto libró a su pueblo de los sacrificios constantes de jóvenes y muchachas. 

En este breve resumen de Teseo y el minotauro no podemos olvidar que la historia continúa con los desgraciados amores de Teseo y Ariadna. El príncipe griego y la princesa cretense acordaron irse de la isla para continuar juntos de por vida. Sin embargo, Teseo abandonó a Ariadna en Naxos donde desembarcaron después de una terrible tormenta. El llanto y las lágrimas de la joven fueron de tal grado que conmovió a otro dios, esta vez a Dionisio. Apiadándose del dolor de la muchacha la hizo inmortal convirtiéndola en una constelación de estrellas.  

Por Candela Vizcaíno | Doctora en Comunicación por la Universidad de Sevilla

 

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios

el bosque de las respuestas

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información aquí

Acepto