Miau de Benito Pérez Galdós | resumen, análisis y comentario

Miau de Benito Pérez Galdós

Miau de Benito Pérez Galdós

Candela Vizcaíno

 

La novela Miau de Benito Pérez Galdós es una de las más representativas del realismo literario español. A través de sus páginas se va desgranando una tragedia familiar (trasunto de la nacional) alrededor de un mundo gris, triste y sin épica. Asistimos a la resignación, las apariencias y la menudencia de los personajes por medio de un retrato decadente sin que nada ni nadie se ponga a hacer algo (lo que sea) para remediar la situación. 

[Miau es] una parábola en torno al destino del hombre. 

Ricardo Gullón  

El tipo de cesante de los costumbristas entra en Galdós como problema social, histórico y político. En Miau, el tema se llena de contenido agobiante: Madrid es el mundo, y el empleado, el hombre. Morir es quedar cesante. 

Joaquín Casalduero

  

Resumen de Miau de Benito Pérez Galdós  

Galdós escribe Miau en 1888, diez años antes del desastre que generó la Generación del 98. La decadencia, por tanto, estaba en el aire. Madrid era un trajín de funcionarios, de políticos y burgueses acomodados incapaces de ejercer una mínima función de liderazgo. Para evitar males mayores se había acordado una alternancia entre conservadores y liberales que no lograba rehabilitar en lo más mínimo la política, la administración y la economía.  

Así, los funcionarios que servían a un partido se quedaban sin trabajo con el cambio de gobierno. La única vía que les queda a los desempleados era aguantar y esperar sus turno. Sin embargo, a nuestro protagonista le coge esto con el paso cambiado, ya que está a pocos meses de la jubilación. Hay que anotar, además, que el ambiente era de grisura, de trinchera en todos los aspectos vitales. Y es en este emplazamiento en el que se desarrolla la narración de Miau. 

Es su protagonista Ramón Villaamil, un funcionario honrado pero, a la vez, mediocre que es cesado (despedido) a pocos meses de la jubilación. Sin esa posibilidad de trabajo no puede acceder a la pensión después de años de servicio. En su desesperación, recurre a amigos y conocidos para que intercedan por él ante sus superiores. Villaamil se va resbalando cada vez más en el pozo no solo de la desesperación sino también de la pobreza. Su familia, compuesta por la esposa, dos hijas y un nieto, parece no enterarse del estado de vulnerabilidad en el que se encuentran. Las mujeres se empeñan en aparentar que no pasa nada y ante los demás (la comunidad o el barrio) se presentan con el modo de vida que han llevado antes. Van al teatro, meriendan e intentan empeñar los viejos muebles para subsistir. Mientras tanto, Villaamil se convierte en un moderno Odiseo. Sin embargo, su heroicidad será recorrer las calles de Madrid en busca de esa vuelta al trabajo necesaria para el sustento de su familia. Le ayuda el pequeño Luisito, su nieto, que, en su ingenuidad, le hace de recadero. Poco o nada puede hacer el niño que, además, tiene visiones en las que Dios se le aparece y le insta a escoger el camino del sacerdocio. La desesperación se agrava cuando aparece el yerno corrupto (Víctor Cadalso) y se presta a pagar su alojamiento como si de una pensión se tratara hundiendo así a Villaamil aún más en el bochorno y en la humillación. De tal dimensión es la ratonera emocional y económica en la que se encuentra el protagonista que, al final de la obra, escoge la vía del suicidio. 

Esta trama, en apariencia anodina, le sirve a Pérez Galdós para realizar prolijas descripciones del ambiente de decadencia y de pesimismo de la España de finales del siglo XIX. Nadie se escapa de su pluma crítica y esta, como veremos a continuación, no se hace reflejando opiniones personales sino por pura y dura descripción, una de las principales características del realismo.  

Análisis de la obra 

A.- Los temas 

Miau ha sido descrita (por Ricardo Gullón) como un tejido en el que los distintos hilos conforman una trama. El argumento principal se va completando, como si de círculos concéntricos se tratara, con las diferentes narraciones (que no peripecias) de los personajes. En la novela apenas pasa nada. No hay épica ni aventura y asistimos únicamente a un deambular por las calles y lugares de Madrid. Todos estos tipos de espacios literarios se van cargando de simbolismo con el único fin de estrangular las pocas esperanzas que le queda a su protagonista. Tenemos pues estos temas:  

1.- El problema de las cesantías y el descalabro económico en las familias de burócratas que dependen de ese único sueldo para su subsistencia. Poco más saben hacer y se atascan ante la imposibilidad de generar otras fuentes de riqueza. El emplazamiento de esta temática lo conforma el Ministerio con su laberinto de puertas, despachos y escaleras. 

2.- Las apariencias, tema harto tratado en literatura, desde Cervantes hasta la novela picaresca y que, de alguna manera u otra, conforma el carácter español, incluso en nuestros días. El espacio de este hilo es el de la casa. Esta deja de ser el hogar ancestral de acogida para convertirse en una importante fuente de conflicto. 

3.- La intriga y la manipulación de Víctor, el yerno, ensuciando el amor con sus maquinaciones y relaciones tóxicas

4.- Lo sagrado (aunque esto hay que ponerlo en cuarentena) por medio de las visiones del niño Luisito. Al margen de que el pequeño sufra alguna enfermedad psiquiátrica, en él se encuentra el espacio del más allá, del otro lado, de lo divino. El niño, con su inocencia, hace de frontera entre lo espiritual que él mismo representa y lo mundano que caracteriza al resto de los personajes.  

B.- Estructura y división argumental de la obra

La obra se divide en 44 capítulos cortos en los que se va desarrollando la trama. El resumen de Miau por capítulos es el que sigue: 

1.- En los nueve primeros hay una presentación del drama con la cesantía de Villaamil y la introducción al comportamiento de las mujeres de la familia. 

2.- Desde el capítulo diez hasta el veinte la narración se centra en el ambiente tóxico que genera el yerno del protagonista, Víctor Cadalso, y su desembarco en la casa humillando al anciano y generando lazos de dependencia emocional. 

3.- Del veintiuno al treinta y dos los hilos se van enredando con las idas y venidas de Villaamil al ministerio en busca de una salida digna en forma de puesto laboral complicándose con el drama que tiene lugar de puertas para adentro. 

4.-  A partir del treinta y tres asistimos a una auténtica bajada al infierno del protagonista. Es allí, degradado, flaco, humillado, desesperanzado donde Villaamil se da cuenta de que no hay salida para él y su familia. Las calles se vuelven hostiles y le devuelven (como un espejo) su poca insignificancia y su fracaso personal. El anciano, hundido y sin un asidero espiritual al que agarrarse, elige, al final de la obra, la vía del suicidio. 

C.- Los personajes  

Aunque ya han aparecido al abordar el resumen de Miau, ponemos en orden los nombres.  

1.- Ramón Villaamil es el cabeza de familia, despedido o cesado de su trabajo a pocos meses de la jubilación. 

2.- El siguiente círculo concéntrico lo forman Doña Pura, la esposa, y sus dos hijas Abelarda (de carácter inestable) y Luisa (madre de Luisito y en una relación de dependencia con Víctor Cadalso). Si bien estos son los personajes principales del emplazamiento “casa”, a su alrededor nos encontramos otros, como el portero. Miau es el apodo que los allegados dan a las mujeres de la familia, siempre acicaladas, presumidas, presuntuosas y superficiales. 

3.- En el emplazamiento “oficina” nos encontramos con los compañeros de Villaamil de vidas tan vacías y huecas como la del protagonista. Son seres sin más ambición que conseguir un mísero sueldo, sin ningún tipo de compromiso hacia el prójimo. La grisura es el hilo conductor en todos ellos. 

4.- Y, por último, está el mundo de los niños, el de Luisito, el inocente, el que tiene visiones (¿o una esquizofrenia?) y se presenta como la solución a los problemas de la familia. Sin embargo, la única vía que se ofrece al pequeño es la de cruzar la frontera hacia una vida espiritual o, en último extremo, hacia la locura. 

D.- Las descripciones de Miau  

La narración carece de épica, de aventura, de movimiento. Miau es una sucesión de descripciones (a veces desesperantes) cuyo único objetivo es meternos de lleno en el ambiente asfixiante en el que se encuentra atrapado el protagonista. Pérez Galdós nos desgrana los interiores de las iglesias, los personajes, las calles, la decoración de mal gusto repleta de muebles pesados y pasados de moda, símbolo del carácter inmovilista de la familia. Los diálogos son también descriptivos ya que nos ponen por delante una sociedad pequeño burguesa sin empuje alguno, acomodaticia y rendida.

Miau de Galdos 

Comentario de Miau de Benito Pérez Galdós

Benito Pérez Galdós no solo es uno de los mejores autores del realismo sino que su obra trasciende la mera descripción ambiental para cargarse con un profundo simbolismo. Así, el ministerio, con sus puertas, pasillos y escaleras, se convierte en el trasunto del infierno. La incomunicación, la falta de empatía o el egoísmo son la norma. Nada se puede pedir a quien no puede dar. Así, no encontramos en la novela ningún personaje que se embarque en la defensa de la más mínima justicia. 

Por otro lado, la casa deja de ser el hogar de acogida, el emplazamiento antropológico seguro para convertirse en un mero decorado, en un teatro del que tanto gustan las mujeres de la novela. Todo es apariencia y el amor ha sido arrinconado. Este sentido se ve potenciado por la manipulación del narcisista Víctor Cadalso que no duda en usar todas sus armas en su propio beneficio, aunque eso conlleve la particular bajada a los infiernos de las mujeres de la familia.   

Las calles de Madrid en Miau de Benito Pérez Galdós son el símbolo de una España que ha perdido cualquier empuje, que se ha degradado en extremo. De hecho, el país no levantaría cabeza hasta bien entrada la segunda mitad del siglo XX quedando rezagado en todos los aspectos con respecto a Europa.  

Por Candela Vizcaíno | Doctora por la Universidad de Sevilla  

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios

el bosque de las respuestas

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información aquí

Acepto