Historia de la literatura náhuatl

Literatura náhuatl

Literatura náhuatl

©Candela Vizcaíno

 

Debido a su oralidad y carácter eminentemente anónimo, la historia de la literatura náhuatl solo puede recomponerse por los meticulosos estudios llevados a cabo a los códices aztecas que han sobrevivido a todo tipo de agresiones. A pesar de la dispersión, podemos hacer una categorización elemental por géneros o temas. En esencia, la náhuatl responde a las características de la literatura precolombina: oralidad ya anotada, textos anónimos y con afán divulgativo o de recordatorio de un pasado a medio camino entre el mito y la historia, perteneciente al folclore y ajena (eso sí, con excepciones) a la individualidad y al tono lírico.  Debido a estas características es complicado realizar un estudio cronológico de la misma y lo poco que ha llegado hasta nosotros permanece casi imperturbable hasta bien entrado el siglo XVI, cuando se fusiona con la cultura hispana de los conquistadores. Se circunscribe a la cosmovisión de los aztecas en lengua náhuatl. 

Géneros en la literatura náhuatl  

Aunque no podemos categorizar de esta manera, tal cual nos encontramos en la cultura occidental, en la historia de la literatura náhuatl nos encontramos poesía, prosa y una suerte de teatro ceremonial mezcla de danza y ritmos en los que también se utiliza la palabra. De hecho, de no ser así, no podría denominarse literatura. 

Los cuicatl o poemas náhuatl 

Aunque han sido recopilados algunos de ellos y publicados a lo largo del siglo XX, participan tanto de la palabra como del ritmo y la danza. Son poemas breves, concisos, reducidos en cuanto a temática y semejantes a los haikus por su intensidad expresiva. En ellos se repiten una serie de símbolos perfectamente conocidos por toda la comunidad que actúan como metáforas y también como estribillos que redundan en un puñado de ideas preconcebidas. Así, en toda la historia de la literatura náhuatl encontramos los mismos temas, ideas y conceptos. Las composiciones son creadas por una nobleza ilustrada. Estas se vertían al pueblo en las ceremonias del calendario litúrgico. Este era el depositario de ese conocimiento transmitido oralmente e incorporándolo, de nuevo, a la tradición en una retroalimentación constante.  

La temática de los cuicatl es siempre religiosa, filosófica, colectiva, social… Queda poco espacio para la innovación personal tanto en los asuntos a tratar como en los modelos formales. No hay espacio para la alegría o el hedonismo y todo se reduce a una sombría religiosidad por la que los dioses actúan a capricho dejando poco espacio de libertad a todos y cada uno de los integrantes de la raza humana. 

Tipos de cuicatl 

1.- Teocuicatl, poemas de temática religiosa que se declamaban en fechas señaladas del calendario. 

2.- Poemas filosóficos-líricos en los que se reflexiona, en un tono derrotista y pesimista, sobre la brevedad de la vida e, incluso, muestran pinceladas nihilistas. 

Poetas de la literatura náhuatl  

A pesar del anonimato de la literatura precolombina en general, sí han llegado hasta nosotros algunos nombres de reyes-poetas o de dinastías nobles que se dedicaban a crear estos textos. Los conocemos porque se han conservado en códices con jeroglíficos o pictogramas que, nada más comenzar la conquista, fueron vertidos en el alfabeto latino. Estos peculiares libros precolombinos eran desplegables y estaban cosidos a un lado. De entre aproximadamente trece nombres rescatados por la crítica, hay que destacar los siguientes:  

1.- Nezahualcóyotl (1402-1472), padre de Nezahualpili (1464-1515) y abuelo de Cacamatzin (1404-15520) que, por su importancia, estudiamos aparte.  

2.- Macuilxochitzin (nacida en 1435), mujer poeta de Tenochitlán. 

3.- Xicontécatl (1425-1522) en la zona de Puebla. 

4.- Aquiauhtzin (1430-1490), creador del «Canto de las mujeres de Chalco», de marcado carácter erótico y, por tanto, singular y original dentro de la historia de la literatura náhuatl. 

Poemas de la literatura náhuatl  

El ave roja de Xochiquetzal 

se deleita, sobre las flores. 

Bebe la miel en diversas flores; 

Se deleita, se deleita sobre las flores. 

 

**** 

Yo mismo soy el Enemigo: 

busco a los enviados y a los mensajeros

de mis tíos, los emplumados de negro. 

Aquí los tengo que ver. 

no mañana ni pasado mañana. 

Traigo aquí mi espejo mágico 

y traigo la celebración del signo quinto. 

Son los que rigen la marcha del día

hasta que sean encerrados, 

mis tíos, los emplumados de negro. 

****  

No es cierto que vivimos

y hemos venido a alegrarnos a la tierra. 

Todos aquí somos menesterosos. 

La amargura precide el destino 

aquí, al lado de la gente. 

 

****

Después destruirás a águilas y tigres, 

solo en tu libro de pinturas vivimos, 

aquí sobre la tierra. 

Con tinta negra borrarás

lo que fue la hermandad, 

la comunidad, la nobleza. 

Tú sombreas a los que han de vivir en la tierra.  

**** 

La prosa náhuatl o tlahtoli  

Se caracteriza por su afán moralizante, educativo e histórico. Son de dos tipos:  

1.- Huehtlahtolli o relatos históricos con tintes míticos de hechos y personajes relevantes cuyas hazañas tienen que ser recordadas por el pueblo. Por tanto, son textos literarios que, más que abrir mundos posibles a través de la belleza o la emoción, tienen una finalidad de pegamento, de aglutinador social. Es un título imprescindible Anales de Cuahtitlán que narra la «Leyenda de los dos soles» donde se relata cómo Quetzalcóatl, la serpiente emplumada, genera un aire que une los extremos de la naturaleza: la noche y el día, lo masculino y lo femenino, la violencia y la dulzura…  

2.- Thltolaca o textos de tipo legal, moral o normativos donde se dejan por escrito (recordemos que siempre utilizando jeroglíficos para ser interpretados) las leyes, nomas y costumbres de precepto obligado en todas las áreas de la vida.  

El teatro en la historia de la literatura náhuatl  

Está vinculado a las múltiples celebraciones religiosas en las que se prima el ritmo colectivo, el brillo de los tocados coloridos de plumas, la danza ritual, el recuerdo de las grandes hazañas o el relato de los inamovibles principios sociales.  

Estas fastuosas procesiones y ceremonias cuyo colorido maravilló a sus testigos españoles, que solo tenían para compararlo el austero teatro medieval, se celebraban con la periodicidad de un estricto calendario: tiempo de siembra o cosecha, efemérides militares, fiestas cortesanas, rogativas religiosas, ritos de fecundidad o iniciación, etc. Eran actos con una notable sugestión escenográfica, que exaltaban la grandeza del estado y la unidad del pueblo alrededor de masas orquestadas, mediante una combinación de antiguas creencias y oportunos intereses del poder político.  

Jose Miguel Oviedo  

Por tanto, en la historia de la literatura náhuatl, mas que de etapas o movimientos creativos, tal como acostumbramos a categorizar la cultura occidental, tenemos que atenernos a estilos, temas y conceptos que pervivieron, con pocas variantes, hasta el siglo XVI.  

©Candela Vizcaíno 

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios
image.jpeg Filosofia Historia
 

Mi Último Libro

Cuento infantil
 
el bosque de las respuestas

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información aquí

Acepto