Leísmo, laísmo y loísmo explicados con ejemplos

Leísmo, loísmo y leísmo

Leísmo, loísmo y leísmo

Candela Vizcaíno

 

Los tres fenómenos son incorrecciones del pronombre átono de la tercera persona, tanto en singular como en plural. Se dan, especialmente, en España, en la zona de las dos Castillas. Y es muy raro en Hispanoamérica, Canarias, Andalucía e, incluso, Aragón. 

Usos correctos e incorrectos del leísmo 

A) Extendido en la lengua culta, está admitido en los siguientes casos:  

 

1.- En el llamado «leísmo de cortesía», cuando se refiere a usted.  

Le digo [a usted] que esto no estaba aquí antes. 

Por supuesto, que le mantengo el respeto debido [a usted].  

 

2.- Cuando forma parte de oraciones impersonales junto con «se». 

Le atendí y se marchó inmediatamente. 

Ni está ni se le espera. 

 

3.- Aunque no es lo correcto, también puede sustituir a «lo» cuando se refiere a un sustantivo masculino singular. 

Lo veo muy mejorado. [Forma correcta].

Le veo muy mejorado. [Forma aceptable]. 

Lo siento como si estuviera mirándome. [Forma correcta]. 

Le siento como si estuviera mirándome. [Forma aceptable].  

 

4.- También es aceptable (aunque no correcto) con los verbos creer, obedecer, escuchar, ayudar, ordenar, invitar… 

Lo ayudé todo lo que pude. 

Le ayudé todo lo que pude. 

No le obedecen en clase. 

No le invitan a nada. Se ha convertido en un paria social. 

 

5.- Cuando hay un complemento predicativo de objeto indirecto y siempre referido al masculino singular. 

A Manuel le gusta que [lo-le] inviten a pescar en esa zona. 

A Jorge no [le-lo] llaman para trabajar de lo que ha estudiado.  

B) Casos de leísmo incorrectos y considerados vulgarismos  

 

1.- Cuando se refiere (sustituye) a un sustantivo plural, excepto con los verbos ordenar, invitar, creer, obedecer, acusar, escuchar, ayudar… En estos casos siempre hay que utilizar «los». 

Les socorro para que el asunto no vaya a más. [Incorrecto].

Los socorro para que el asunto no vaya a más. [Correcto].

 

2.- Es inadmisible cuando el pronombre sustituye a un femenino. 

Las niñas hicieron un buen partido; así que les animamos. [Incorrecto].

Las niñas hicieron un buen partido; así que las animamos. [Correcto].

 

3.- Un tanto de lo mismo aplica para los objetos inanimados. 

Los móviles estaban en buen uso. Por eso les compré. [Incorrecto].

Los móviles estaban en buen uso. Por eso los compré. [Correcto].  

Uso del laísmo 

Está muy extendido en ambas Castillas y se refiere a la sustitución de un objeto indirecto femenino (plural o singular) en lugar de «le» o «les».  

Ejemplos de usos incorrectos de laísmo: 

La dije que se quedara quieta. 

No la hice caso. 

La gusta todos los vestidos de color rojo.

 

El loísmo 

A igual que el laísmo, es el uso incorrecto de «lo y los» en lugar de «le y les». Es un vulgarismo impropio de cualquier hablante con un mínimo conocimiento de la lengua. Un ejemplo de uso incorrecto de loísmo es:  

A los exámenes hay que darlos otro repaso.  

En lugar de:  

A los exámenes hay que darles otro repaso. 

 

Todos estos ejemplos son inadmisibles. Y, de los tres fenómenos lingüísticos (leísmo, loísmo y laísmo), quizás sea este último el más chocante para los oídos de los hablantes ajenos a las dos Castillas. Es, por tanto, el que hay que corregir con mayor prontitud, tanto en los textos escritos como en los orales. 

Candela Vizcaíno | Doctora por la Universidad de Sevilla 

 

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios
image.jpeg Filosofia Historia
 

Mi Último Libro

Cuento infantil
 
el bosque de las respuestas

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información aquí

Acepto