La Regenta de Leopoldo Alas, «Clarín»

«La Regenta» de Leopoldo Alas Clarin

«La Regenta» de Leopoldo Alas Clarin

Candela Vizcaíno

 

Leopoldo Alas, «Clarín» (1852-1901) no solo es conocido por ser el autor de La Regenta (1883-1885), su obra cumbre y una de las más importantes de realismo literario español, sino también por su papel de crítico formado en el krausismo. Hizo labores de periodista de la crónica negra de la época y, además, sobresalió como crítico duro, implacable, mordaz, sarcástico y que no dudaba en echar por tierra el trabajo de los demás con cuatro frases lanzadas sin piedad alguna.  

En La Regenta se refleja el sustrato de la literatura europea de la época. Al parecer, la obra fue escrita en un tiempo récord ya que el escritor necesitaba liquidez con carácter urgente para solventar algunas deudas.  

Características generales de La Regenta de Clarín  

1.- La obra pone de manifiesto los tipos y costumbres sociales de una época: una pequeña ciudad de provincias, Vetusta, trasunto del Oviedo de finales del siglo XIX y con apenas 25 000 habitantes.

2.- Los personajes son estereotipos en choque constante entre sí por sus ideas, anhelos y cosmovisión vital. Todos ellos están levantados según las características del naturalismo literario. Por tanto, son presentados al lector con el más mínimo detalle tanto en su aspecto físico como en su completa espiritualidad interior, con sus luces y sus sombras. 

3.- Comienza en «media res» y el texto está realizado con un alto conocimiento del lenguaje y sus fórmulas.  

4.- En La Regenta se pone énfasis en el factor tiempo, al estilo de Bergson, que tan magistralmente recogería un creador posterior: Antonio Machado en sus poemas

5.- Las situaciones están adobadas con buenas dosis de cinismo y parodia, las mismas que utilizaba «Clarín» en sus artículos de crítica literaria.  

6.- El tema de la obra es la búsqueda del amor (en este caso mediante adulterio y un extraño triángulo pasional, como veremos a continuación) en un medio pueblerino, cerrado y hostil. 

7.- La obra está estructurada en dos partes: 1) la que va del capítulo I al XV y 2) los restantes hasta completar el XXX. La primera se desarrolla en tan solo 3 días y la segunda en 3 años. Contrariamente a lo que pudiera parecer, la narración se desboca en la segunda parte, mientras que la primera nos presenta los personajes, sus relaciones y el emplazamiento de Vetusta. 

8.- Tal como era del gusto del realismo literario, nos encontramos con un uso extremo del denominado monólogo interior por el que conocemos las muchas penas y poco alegrías de los personajes.  

Obras de Leopoldo Alas

Argumento de La Regenta 

Ana Ozores es La Regenta, llamada así por el cargo que ocupa su esposo. Atrapada en la asfixiante Vetusta, su mundo gira a través de la insatisfacción. Sintiéndose prisionera en un matrimonio de conveniencia y anodino con Víctor Quintanar, sucumbe al juego de seducción de Alvaro Mesía, un simple donjuán provinciano y sin mundo. Por si esto fuera poco, el argumento de la novela se riza aún más cuando entra en escena un tercer hombre: Fermín de Pas, canónigo y confesor de Ana que se enamora de la protagonista.  

En este juego a varias bandas, el drama se construye sobre los deseos de todos los hombres. Fermín conspira para que Víctor, esposo de La Regenta, se entere de la infidelidad de Ana. Marido engañado y amante se retan a duelo. El desenlace es fatal, ya que Víctor muere y Álvaro tiene que huir. La protagonista se entera de estos hechos, además, por una carta enviada por su amante desde su escondite. Tras un periodo de duelo al borde de la depresión, busca consuelo en la religión. Sin embargo, se topa con Fermín, que la desprecia por los hechos sucedidos que, además, están en boca de todos con el consiguiente escarnio público. 

Ana queda reducida a la nada, a la asfixia y a la huida hacia el interior en un intento por seguir defendiéndose del medio hostil en el que se encuentra atrapada, ahora para siempre.  

Mínimo análisis de La Regenta 

En esquema, son tres las fuerzas con que hemos de contar: Vetusta, doña Ana y el magistral. Al decir Vetusta, el coro de la novela, incluimos en ella a don Álvaro Mesía. Este no es un personaje opuesto a la masa gris del coro, como lo son doña Ana y don Fermín. Don Álvaro es, para el lector, el corega, la cabeza visible del coro, aunque para doña Ana, por visión sublimada, sea figura muy destacada del mundo que le rodea. La novela se va a reducir a esto: si doña Ana, la inadaptada, la insatisfecha (por muy diversos motivos) va a hundirse en la rutina vetustense, va a pecar y gozar como los demás, o si va a huir más y más del ambiente  -el mundo- por la palabra y la fuerza.  

Emilio Alarcos Llorach: «Estructura de La Regenta» en Historia y crítica de la literatura española.  

Por tanto, la acción de La Regenta de Leopoldo Alas, «Clarín», tal como ha expuesto el académico, se desarrolla en un triple juego de contrarios enfrentados entre sí: Vetusta-Ana, Vetusta-magistral, Ana-Fermín. Dentro de Vetusta se encontraba el seductor don Álvaro, que no es un rebelde, ya que no pretender cambiar el estado de cosas. Simplemente se mueve por deseos, hedonismo o pasión aprovechándose de su papel de galán para sus propios intereses.  

Por Candela Vizcaíno | Doctora en Comunicación por la Universidad de Sevilla 

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios
image.jpeg Filosofia Historia
 

Mi Último Libro

Cuento infantil
 
el bosque de las respuestas

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información aquí

Acepto