Feudalismo y vasallaje

Feudalismo y vasallaje

Feudalismo y vasallaje

Candela Vizcaíno

 

Mientras duró el Imperio Romano, media Europa se encuentra bajo un régimen homogéneo. La población vive bajo las mismas leyes, con una economía solvente y con buenas comunicaciones (calzadas, cloacas, sistemas de canalización de aguas y puertos). Con la caída del Imperio Romano, alrededor del siglo V, todo esto se viene abajo. Comienza, en líneas generales, la Edad Media en Europa caracterizada por el feudalismo y el vasallaje. 

Una definición de feudalismo 

Por feudalismo entendemos el sistema político, económico, cultural y social que perduró en Europa desde el siglo VII hasta bien entrado el siglo XIII. Se caracteriza por lo siguiente: 

1.- Las comunicaciones entre territorios se rompen propiciando la creación de distintos reinos independientes dirigidos por un señor. Las vías romanas quedan abandonadas sin ningún tipo de seguridad y son tomadas por bandidos y criminales. A esto se une la invasión de los llamados pueblos bárbaros del norte aumentando aún más la inseguridad e, incluso, el salvajismo como recogen algunos relatos conservados en los libros medievales

2.- La economía es de subsistencia y se basa en la agricultura y la ganadería con un mínimo espacio para la artesanía. 

3.- Las relaciones comerciales entre territorios quedan rotas y cada reino se ve obligado a ser autosuficiente. Los intercambios (de bienes o de ideas) eran tan poco frecuentes que se consideraba a alguien viajado aquel que hubiera osado trasladarse a unos veinte kilómetros de su lugar de residencia. Se nacía y se moría en el mismo sitio con los consiguientes problemas genéticos debido a la endogamia. 

4.-  Es por eso que la pobreza es la norma y la característica principal durante el feudalismo. A esto se une la falta de higiene, las distintas enfermedades que arrasan la población cada cierto tiempo. Se hace frente a la peste o a la viruela sin medicamentos. 

5.- La incultura es una constante y se olvidan los avances consolidados con el Imperio Romano, los mismos que recogen los libros de la antigua biblioteca de Alejandría. El pueblo (y hasta ciertos sectores de la nobleza) era eminentemente analfabeto. Los libros, el saber, el conocimiento científico (mínimo en esa época) y los textos históricos quedan enclaustrados entre los muros de los conventos y monasterios. Allí se copiaban pacientemente todo aquello que perduraba del pasado y ese fue el beneficioso papel de la Iglesia en la cultura medieval. Sin embargo, el poco conocimiento que existía no se ponía al alcance de la población. Se quedaba en silencio en ocultas bibliotecas al alcance de muy pocos. 

6.- La época del feudalismo ha sido descrita como de familiaridad con lo santo. Eran tantos los horrores que todos, desde el rey hasta el más mísero campesino, ponían las esperanzas en un más allá tras la muerte. Tanta era la penuria que el único consuelo era un paraíso celestial después del paso por la tierra. 

7.- Por si todo esto fuera poco, los distintos señores se enfrascaban en guerras constantes contra los vecinos por cualquier cosa, mermando aún más los recursos y las vidas humanas. 

8.- Toda esta inseguridad del feudalismo explica, en parte, el vasallaje. 

Definiendo el término de vasallaje 

La sociedad feudal estaba estrictamente dividida en tres estamentos inamovibles: nobleza, clero y pueblo llano. Los primeros ostentaban el poder económico (en forma de tierras y castillos) y también el militar. Eran los encargados de la guerra, una guerra que era constante. La cultura y las letras se quedaban para el clero que no siempre se dedicaba a las labores religiosas y con frecuencia se inmiscuían en los asuntos políticos. Tanto unos como otros recibían diezmos e impuestos de los únicos que producían: el pueblo llano. Este estaba conformado por una gran masa de campesinos, pastores y pequeños artesanos que trabajaban la tierra de manera rudimentaria. El analfabetismo era la norma así como la indefensión en el sentido amplio del término. Es en este contexto histórico y social donde nace el vasallaje. Los estamentos eran estancos. Nadie podía salir de la clase social en la que había nacido.  

El vasallaje implica obediencia, lealtad y entrega económica. No puede considerarse una esclavitud, ya que lo que prima es un contrato, en principio, libre entre dos partes. Cada una de ellas se compromete a algo. Excepto el rey, en la cúspide de la pirámide social, todo el mundo era vasallo de alguien porque todo el mundo, en mayor o menor medida, necesitaba protección. Y quien protegía tenía el poder y estos que ostentaban el poder ya se encargaban de que la situación fuera lo suficientemente violenta para que la rueda no parara en ningún momento. Los campesinos debían vasallaje (en forma de obediencia y tributo) a un señor que los amparaba bajos los muros de su castillo en caso de necesidad. Este señor, a su vez, debía obediencia a otro y este, con toda probabilidad, al rey. Y los reyes de los distintos territorios se entretuvieron conspirando, guerreando y saqueándose entre sí. Estos debían obediencia al Papa.  

El feudalismo y el vasallaje, reduciendo mucho, se explica por la inseguridad física, jurídica y económica de la Edad Media. Perduró durante tanto tiempo por la especiales circunstancias culturales de la época.  De hecho, todo fue diluyéndose cuando comenzaron a emerger las ciudades con una incipiente burguesía encabezada por hombres libres que se dedicaban al comercio, a las finanzas o a las artes liberales. Ya no necesitaban a un señor que protegiera tierras o ganado.  

Cómo se origina el vasallaje en el feudalismo 

Muy escuetamente y reduciendo muchísimo fenómenos complejos podemos organizar el siguiente orden cronológico.  

1.- Tras el colapso de Roma y su forma de entender el mundo, las caminos van quedando abandonados y se vuelven inseguros llenándose de bandidos. 

2.- Como las vías son peligrosas, el comercio decae y la economía se vuelve de subsistencia. Esto es, solo se consume lo que se produce en el territorio. Este orden de cosas crea pobreza y aislamiento. 

3.- El empobrecimiento aumenta la inseguridad ya que todo el mundo permanece en su territorio labrando las tierras o cuidando del ganado.  Lo que quedaba fuera de las lindes de los castillos se convertía en inhóspito, salvaje y peligroso. 

4.- Además, las invasiones de los pueblos bárbaros aumentan esta inestabilidad. 

5.- La población empobrecida también se enferma con mayor facilidad ya que está debilitada y es más fácil que las plagas (viruela, peste…) se propaguen. 

6.- Con este orden de cosas la población busca protección. ¿Quién podía ofrecer protección? Los nobles guerreros dueños de los castillos y las tierras. Así comienza el sistema de vasallaje donde un rey protege a una serie de nobles con ejércitos y estos a su vez dan cobijo a los campesinos. 

7.- El sistema de vasallaje va aumentando durante toda la Edad Media ya que los distintos señores, además, se dedican a guerrear entre sí. Todo esta situación aumenta aún más la inseguridad, la pobreza y la incultura. Los poemas épicos del mester de juglaría (el modelo literario popular de la Edad Media) nos narran de forma detallada y realista las distintas aventuras, hazañas y guerras de los diferentes señores. 

El feudalismo y el vasallaje se va diluyendo alrededor del siglo XIII. Es la hora de las pequeñas ciudades con una incipiente mentalidad burguesa. La agricultura y la ganadería van dando paso al pequeño comercio, a una mínima actividad financiera, a las profesiones liberales y a los artesanos. Progresivamente, se aumenta el porcentaje de ciudadanos libres de ese sistema de obediencia a un señor que, además, ven aumentadas su riqueza. Con el dinero llega la cultura y esta da un salto cuantitativo y cualitativo en la segunda mitad del siglo XIV con la implantación de la imprenta.  Nacen las primeras universidades y se reforman los estudios. Las monarquías adquieren cada vez más poder relegando el de los distintos señores feudales que se atrincheran en sus castillos. Tímidamente, en distintos puntos de Europa (especialmente en Italia) se va imponiendo la nueva mentalidad renacentista terminando de liquidar todo el sistema socio-político imperante en la Edad Media.  

Por Candela Vizcaíno | Doctora en Comunicación por la Universidad de Sevilla

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios

el bosque de las respuestas

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información aquí

Acepto