Resumen de El estudiante de Salamanca de José de Espronceda

«El estudiante de Salamanca» de José de Espronceda

«El estudiante de Salamanca» de José de Espronceda

Candela Vizcaíno

 

José de Espronceda (1808-1842) es uno de los poetas más importantes del Romanticismo en España. Trotamundos, ya que lo vemos en Lisboa, Londres, Bruselas o Madrid, su vida está marcada por la política, la literatura y los asuntos amorosos. De ideas liberales, funda el periódico El siglo y es miembro del Liceo artístico y literario

Las obras de Espronceda tuvieron buena acogida de público en vida del poeta, ya que, incluso, circularon en copias manuscritas. En ellas, como en la conocida Canción del pirata, encontramos todas las características del Romanticismo y su gusto por los seres fantasmales los escenarios de ultratumba, la defensa de la libertad y la rebeldía, el ritmo marcado y rimbombante, el recurso a un extraño mundo onírico que se vuelve de pesadilla… De espacial importancia para el canon literario español son, además, El estudiante de Salamanca y El diablo mundo.  

Breve introducción a El estudiante de Salamanca 

Apareció de forma fragmentada en distintos periódicos a partir de marzo de 1836. La obra es del gusto de la época y tiene un trasfondo histórico tratado de una forma bastante idealizada y libre. También encontramos la visión romántica exaltada y pasional de la vida. Está escrita en verso de distintas medidas y rimas. Además, algunos críticos han hecho notar que hay una sobreabundancia de adjetivos que denotan horror, miedo, violencia… Por otro lado, hay que volver a recordar que los temas sobre espíritus, espacios de ultratumba e historias de seres fantásticos son favoritos de la literatura romántica. 

Resumen de El estudiante de Salamanca 

La obra comienza describiendo Salamanca de noche con calificativos que nos intentan introducir en un mundo tenebroso y enigmático. De pronto, desde las sombras, se oye un lamento, un grito de alguien que parece que va a morir al instante. Quien así se lamenta es don Félix de Montemar, un estudiante pendenciero, narcisista, seductor y galante. A continuación, se nos presenta a la desdichada doña Elvira, seducida por tan destructor galán, quien sufre lo indecible por la burla y el abandono al que es sometida. La relación, en esencia, es la típica impuesta por un don Juan cualquiera que únicamente se guía por sus caprichos, instintos y deseos sin pararse a reflexionar sobre el daño que hace. 

Elvira, tras verse abandonada, primero enloquece y luego muere mientras que Félix vive distendidamente entre locales de juego. En una de estas, tras perder todo lo que llevaba, se apuesta el retrato de doña Elvira. El drama está servido cuando hace acto de presencia don Diego, hermano de la desafortunada joven, quien asiste al pisoteo de la memoria de la desdichada muchacha y del honor familiar. Y quien comete tal felonía es un pendenciero en un tugurio de mala muerte. Don Diego, tras afearle su conducta y el daño letal que ha infringido a doña Elvira, reta a don Félix mientras este se burla de la desgracia de la joven y, por extensión, de toda su familia.  

La narración de El estudiante de Salamanca se vuelve onírica 

Y llegados a este punto en la trama de El estudiante de Salamanca volvemos al inicio: a la calle oscura y al grito lastimero que se oye en la oscuridad. Es Félix enfrentado, espada en mano, al fantasma de Elvira que persigue al que fuera su seductor por las calles estrechas de la ciudad. Salen al campo y, en ese instante, doblan las campanas. Montemar ve pasar un entierro con dos féretros: uno es el don Diego y el otro, el suyo propio.  

Este emplazamiento onírico no termina con el fantasmal cortejo fúnebre, ya que Félix entra en una mansión y allí el esqueleto de Elvira se lanza sobre su burlador mientras el estudiante de Salamanca agoniza acompañado de una danza de cadáveres.  

El poema El estudiante de Salamanca termina con los comentarios de los parroquianos sobre los pormenores de la muerte de don Félix de Montemar al que el mismo diablo dio muerte y lo arrastró a los infiernos. 

Candela Vizcaíno | Doctora en Comunicación por la Universidad de Sevilla 

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios
image.jpeg Filosofia Historia
 

Mi Último Libro

Cuento infantil
 
el bosque de las respuestas

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información aquí

Acepto