La Celestina | Resumen

La Celestina | Resumen

 

 

La crítica, los lectores, los estudiosos y los que componen el canon son unánimes a la hora de evaluar la importancia de La Celestina, no ya para la literatura en lengua castellana, sino para la universal. Obra señera del siglo XV, ha llegado incólume al XXI dando uno de los personajes españoles más importantes del imaginario popular. La alcahueta, casamentera o mediadora en pasiones ocupa un podio de honor junto con el realista Sancho Panza, el idealista Don Quijote y ese espécimen entre truhan y desgraciado que es Don Juan. Su nombre, por tanto, ha quedado vinculado a una forma de ser y estar en el mundo cuya descripción o semblanza empieza y termina con ella misma. Hoy nos adentramos en el resumen corto de La Celestina, obra que ha copado obras de teatro, versiones cinematográficas e, incluso, musicales y óperas. 

El tema de La Celestina antes de abordar el resumen 

Los protagonistas principales de la obra son 1) Celestina, una casamentera, alcahueta o mediadora, por dinero, entre posibles enamorados, 2) Calisto  (joven aristocrático rendido a la pasión carnal sin medida) y 3) Melibea que se deja seducir por el muchacho. Aparte de esta triada de personajes nos encontramos con 4) Sempronio y 5) Pármeno, criados de Calisto retratados con vicios pequeños que les lleva a cometer grandes crímenes. También hay que destacar los nombres de 5) Alisa y 6) Pleberio, padres de Melibea que, aunque, en apariencia, están tratados con condescendencia también se vierten críticas sobre ellos.  

Porque La Celestina no es que solo sea una de las grandes obras de ficción de la literatura universal es que en ella, de una manera cruda y descarnada, se presentan todos los vicios, recovecos, maldades y, a la postre,  la menudencia de un alma humana que se niega a la trascendencia y se ufana en embarrarse en lodos morales. Y es aquí donde reside el tema de La Celestina. En ella no se canta al amor puro (cuya antítesis son las novelas de caballería que proliferaban en la época) sino que se entretiene en la más bajas pasiones carnales. Tampoco se llega al regocijo que pudiera presentar el Arcipreste de Hita en su Libro del Buen Amor, con su canto al hedonismo e instigación a vivir el momento. En La Celestina todo eso queda relegado y el ambiente se vuelve oscuro, espeso espiritualmente, asfixiante por la condena moral que viven los protagonistas incapaces de agarrarse a virtud alguna. Todos ellos están atrapados en almas que no pueden intuir los placeres de la grandeza humana y, por tanto, todos sus comportamientos son altamente retorcidos. Por eso, en la obra priman el egoísmo aberrante, las pasiones carnales descontroladas, la ruindad en todas sus aristas y, en último extremo, la falta de miras que conlleva un mínimo de responsabilidad moral para con el otro.  

Resumen corto de La Celestina 

Calisto es un joven aristocrático, ocioso y andariego que un día, persiguiendo uno  de sus halcones, recae en el jardín de Melibea. Allí se topa con la joven y,  al instante, cae rendido pasionalmente  ante la belleza de la muchacha.  Es tan loco su arrebato y de tal fulgor que hará lo imposible para que la doncella se encuentre entre sus brazos.  Ni que decir tiene que no hay en Calisto ningún atisbo de buenas intenciones (entendidas estas como el deseo de compartir y construir el amor con miras hacia el futuro). Y aunque la inocente Melibea, al principio, se deja requerir también sucumbe a esta pasión totalmente carnal y, entendemos, pasajera.  

Como Calisto no logra que, en un principio, la muchacha atienda sus requiebros, por medio de uno de sus criados, Sempronio, contrata a Celestina, una vieja dedicada a malmeter o a hacer sucumbir voluntades. Esta alcahueta, casamentera,  lenguaraz y desvergonzada trabaja por dinero. Aunque, en un principio Melibea se resiste a hacerse ver y tratar por el joven, por medio de la vieja accede a la petición. Como Celestina consigue sus objetivos, es recompensada generosamente por Calisto. Sin embargo, el premio (oro en mano) es llevado por los criados de este que, con el fin de procurarse una ganancia económica, entran en una pelea tan agresiva con la vieja que la asesinan cruelmente. El altercado llega a conocimiento de la justicia y ambos son sentenciados a muerte. Así que el resumen de La Celestina continúa con tres de sus protagonistas muertos de una manera violenta. 

Pero aún queda mucha sangre por correr en la obra, ya que los encuentros con Calisto se producen asaltando la tapia del jardín de Melibea, el cual (no hace falta que lo diga) se ha convertido en todo un símbolo. Y, una noche, debido a un traspié cae de mala manera y se mata. La joven, ante el percance y  sin poder afrontar la vida sin esa pasión y las consecuencias sociales y familiares de la misma, se suicida. Hay que anotar en este resumen corto de La Celestina que la obra termina con el lamento de los padres de la muchacha que no quisieron o no supieron ver los malos pasos de su hija.  

Argumento de La Celestina inserto en la misma obra 

Son legión los críticos que ven en la dureza de la obra una intencionalidad moralizante o educativa.  Y esto se subraya en el mismo resumen con el que aparece el texto. La Celestina es una obra de un realismo descarnado donde se pone, de manera magistral, en evidencia el lodazal de las pasiones más destructivas sin atener a ningún atisbo de grandeza. Todo ello se hace con un deseo de servir de advertencia. Este sentido viene manifestado así: 

“Por solicitud del pungido Calisto, vencido el casto propósito della -enterveniendo Celestina, mala y astuta muger, con dos sirvientes del vencido Calisto, engañados y por ésta tornados desleales, presa su fidelidad con anzuelo de codicia y de deleyte- vinieron los amantes, y los que los suministraron, en amargo y desastrado fin. Para comienço de lo que dispuso el adversa fortuna lugar oportuno, donde a la presencia de Calisto se presentó la deseada Melibea.” 

Y la intencionalidad moralizante de La Celestina queda, incluso, manifiesta en la introducción a la obra:  

“Síguese la comedia de Calisto y Melibea, compuesta en reprehensión de los locos enamorados, que, vencidos en su desordenado apetito, a sus amigas llaman e dizen ser su Dios. Assimismo fecha en aviso de los engaños de las alcahuetas y malos y lisongeros sirvientes”. 

Este resumen de La Celestina, sin entrar en otros condicionamientos literarios de la obra, ya nos dice de la originalidad y, a la par, de la intemporalidad de la misma.  

Por Candela Vizcaíno | Doctora en Comunicación por la Universidad de Sevilla

 

 

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información aquí

Acepto