La Biblioteca Colombina

Biblioteca Colombina

Biblioteca Colombina

Candela Vizcaíno

 

Nos adentramos en la fascinante Biblioteca Colombina, actualmente en Sevilla, con una importante colección de incunables del legado de Hernando Colón. 

 

En los albores del Renacimiento en España, uno de los hijos de Cristobal Colón, de nombre Hernando, se pone a la tarea de acaparar todos los libros que salen de las imprentas, cuyo invento se extendía por Europa. Es el germen y base de la actual Biblioteca Colombina, que tras muchos avatares y bastante descuido, aún conserva el grueso de sus obras en la Catedral de Sevilla. Aquí se conservan incunables o primeras ediciones de obras tan importantes para la historia europea o española como la primera impresión de la Gramática de Antonio Nebrija primorosamente realizada. También sobresalen ediciones impecables desde el punto de vista filológico de obras de la literatura griega o latina recuperadas por los eruditos de la literatura renacentista

Hernando Colón, el creador de la Biblioteca Colombina, una introducción a su vida y milagros 

La figura de Hernando Colón, segundo hijo de Cristóbal Colón, (Córdoba, 1488 - Sevilla, 1538) sobresale de entre todos los nuevos bibliófilos que nacieron a la par de la imprenta, los nuevos descubrimientos y las ideas cismáticas haciendo tambalear las ideologías imperantes herederas del Medievo. La economía, la sociedad y la política en el Renacimiento imponían un nueva cosmovisión, más global, culta e, incluso, pagana. Estas ideas que cristalizaron en España (únicamente en las élites) con el erasmismo propiciarían el cierre total de la época medieval. No se puede entender sin el avance de la imprenta y los nuevos bibliófilos que querían acaparar (coleccionando libros) todo el conocimiento disponible. Muy pronto se dieron cuenta de la imposibilidad de tal empresa.  

La labor bibliófila de Hernando Colón sobresale no solo por la cantidad de libros que logró reunir en vida (más de 15.000 volúmenes, una cifra astronómica para los parámetros de la época), sino también por el especial cuidado que puso en organizar su biblioteca. En ellos predominan los incunables, esto es, libros impresos hasta la fecha mágica de 1500. Fue el deseo de Hernando Colón, reflejado en sus disposiciones testamentarias, que se mantuviera y ampliara tras su muerte, haciendo la función de moderna biblioteca pública. Adelanto que dicho extremo no llegó a cumplirse ya que hoy es de difícil acceso para el lector de a pie.  

La pasión de Hernando Colón fueron los libros –no se le conoce amores de otra clase-. Logró reunir libros de todas las materias, en diversas lenguas pacientemente reunidos a lo largo de sus cincuenta años de vida. La biblioteca está formada por libros de los que se tiene constancia que ya empezaban a postularse como colección cuando nuestro protagonista contaba tan solo diecisiete años. Aquí encontramos volúmenes heredados de su padre y de su tío Bartolomé. Algunos fueron regalados por todos aquellos que conocían su interés bibliófilo. Encontramos ejemplares, sobre todo, comprados a los mejores libreros de Europa (Italia, Alemania, Suiza, Francia, Londres…) sin desaprovechar viaje en el que no se volviera a casa con grandes cantidades de ellos. 

La azarosa vida de la Biblioteca Colombina de Sevilla

1.- En vida de su creador: Hernando Colón 

Si la Biblioteca Colombina es interesante por la cantidad y diversidad de ejemplares que atesora, no menos importante son las descripciones que figuran en los mismos donde, de su puño y letra, Hernando Colón anotó el lugar, la fecha, el precio de compra o cualquier otro dato curioso. Ponemos un solo ejemplo para ilustrar al lector interesado:  

"Este libro costó un sueldo en León (Lión de Francia), al 21 de noviembre de 1535, haciendo gran frío y niebla".   

Así, también, y para facilitar la búsqueda y consulta de las obras, elaboró unas anotaciones, “unos manojos de papeles cortados y ensartados”, como él mismo los llamaba, en el que se reseñaban las principales características de los libros. Según los estudiosos, estamos ante el primer fichero de estilo moderno que se conoce.

Este amor desmesurado por los libros solo podía llevar a disponer en el testamento la conservación y la continuidad de la biblioteca tras su muerte. El objetivo era que aprovechara a estudiosos de todas las materias, como le había aprovechado a los estudiosos contemporáneos cuando el hijo del almirante permitía la visita y consulta a todo aquel que estuviera interesado. No se puede negar su labor filantrópica por tanto y otra cosa es lo que llegara después.  

2.- La Biblioteca Colombina tras la muerte de su creador 

Al no querer hacerse cargo de la misma –por las obligaciones que conllevaba la aceptación del legado- su sobrino y heredero don Luís, la Biblioteca Colombina pasó al Cabildo de la Catedral de Sevilla. Los expurgos fueron constante por razones diversas desde el robo hasta la quema en la hoguera, que de todo ha habido. En la actualidad, conforma un fondo aparte, aunque bastante mermado por sucesivos hurtos y hogueras inquisitoriales a lo largo de los últimos cinco siglos. Amén de un lamentable derrumbe del techo hace ya unas cuantas décadas, perdiéndose o deteriorándose irremediablemente más ejemplares con este suceso. Esto obligó a su traslado a estancias más seguras.  

Hoy la Biblioteca Colombina de Sevilla se sitúa frente a la calle bautizada con el nombre de tan insigne bibliófilo. Se abre al público a propósito de algunas exposiciones, bien con los fondos propios o con ejemplares afines. También es de acceso a investigadores previa petición al cabildo catedralicio.  La puedes encontrar en Google Maps con el nombre de Biblioteca Capitular Colombina.  

Por Candela Vizcaíno | Doctora en Comunicación por la Universidad de Sevilla

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios
el bosque de las respuestas

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información aquí

Acepto