Qué es el Romanticismo

Qué es el Romanticismo

Qué es el Romanticismo

Candela Vizcaíno

El Romanticismo es un movimiento cultural, artístico, literario y político que surge en Alemania e Inglaterra a finales del siglo XVIII y, progresivamente, se va expandiendo por el resto de Europa e, incluso, a América donde alcanza sus últimos coletazos en la segunda mitad del siglo XIX. El Romanticismo supone un nuevo estar en el mundo distinto a la cosmovisión de la cultura del Neoclasicismo, época que le precede. Aunque se asimila a las artes plásticas y a la literatura, sus ideas alcanzaron el plano político alimentando una transformación social importante. 

Entendemos sus límites para comprender qué es el Romanticismo 

1.- Libertad

Si por algo se caracteriza el romanticismo es por enarbolar la bandera de la libertad y lo hace en todos los planos posibles: desde el artístico hasta el político o el social. Efectivamente, el siglo XVIII es el de las revoluciones que finiquitan el Antiguo Régimen basado en las monarquías absolutas aliadas con el clero para dar paso a otros modelos políticos. El afán de libertad se manifiesta en el plano artístico en la denominada bohemia. Por primera vez en la historia, pintores y literatos niegan cualquier tipo de mecenazgo rechazando las ataduras de la vida burguesa. Paralelamente, se va imponiendo el capitalismo en su versión más salvaje. Y todo ello hace saltar por los aires los modelos conocidos. 

2.- Individualidad 

A consecuencia de esta perspectiva se hace honor al individualismo, a la visión personal. Esto se manifiesta especialmente en las características del arte del Romanticismo.  

3.- Los modelos pasados no sirven

Hay un intento de ruptura con la tradición anterior en todos los aspectos. Conforme va avanzando el siglo XIX con el desarrollo de la técnica y la ciencia, esta idea se afianza aún más. Con la fotografía y, más tarde, el cinematógrafo, se echa por tierra el papel tradicional de las artes plásticas. Ya no sería necesario servir de imitación de la realidad. Por tanto, los creadores tienen que abrir puertas a otros mundos posibles. Estos serán los del interior anímico e, incluso, las realidades paralelas (a veces creadas mediante alucinógenos) del simbolismo. En este sentido se sientan las bases para reformas sociales de todo tipo y para las vanguardias artísticas que llegarían después: fauvismo, expresionismo…  

Todo ello se abona con los avances en la ingeniería y en las comunicaciones que posibilitan el conocimiento y el encuentro con culturas pasadas: Estambul, Egipto, Grecia o las excavaciones en Pompeya. Comienzan los viajes del Grand Tour. Por tanto, la sensación de que hay realidades desconocidas a la espera de ser exploradas está servida. 

4.- Se impone el arte por el arte

Los artistas aspiran a crear arte de forma independiente sin ningún tipo de utilidad. Además, el artista no solo se presenta como un creador o transformador de la realidad sino también como un guía espiritual entre el mundo intangible y desconocido (sagrado casi) y la realidad mundana. 

5.- Cambio de la realidad  

Paralelamente y en contradicción con ese afán de libertad que niega cualquier soporte, se aspira a cambiar la realidad mediante actos políticos. Con el Romanticismo se produjeron importantes movimientos de emancipación en los países de América y revoluciones en Europa que desembocaron, con mayor o menor fortuna, en modelos republicanos. El nacionalismo también surge en la época romántica en España en su lucha contra la invasión francesa.  

6.- El papel de la naturaleza 

La naturaleza cobra vida y deja de ser pintoresca  (un mero decorado) para convertirse en actor principal. Y esta se reviste con sentimientos humanos. Las pasiones desatadas, los amores imposibles, el afán de libertad y la individualidad entendida como la irrepetibilidad del alma humana son una constante. Se bucea en el interior intentando buscar la verdad auténtica y de alguna manera adelantan los postulados del inconsciente según Freud. En esa búsqueda de lo desconocido nos encontramos con un gusto por los seres fantasmales, los entes de ultratumba, los marginados y los monstruos. Recordemos que el jorobado de Notre Dame, Drácula y Frankenstein son románticos. Paralelamente hay preferencia por mostrar la melancolía y estados anímicos tormentosos. 

7.- La realidad más allá de lo tangible y mundano 

Se buscan los estados alterados de conciencia como un camino de encuentro con la esencia de la verdad. Por primera vez se convierten en protagonistas aventureros, mendigos, locos o seres marginales. En líneas generales y resumiendo mucho (aunque sea a fuerza de reducir) para entender qué es el Romanticismo tenemos que tener en mente siempre la idea de ruptura y el sentimiento de que hay que encaminarse por derroteros desconocidos ya sean físicos o anímicos. Y se hace enarbolando banderas de libertad y de individualidad.  

En definitiva, la razón de la cultura neoclásica anterior se ve insuficiente para explicar tanto el mundo físico como el interior de los sentimientos. 

Por Candela Vizcaíno | Doctora en Comunicación por la Universidad de Sevilla

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios

el bosque de las respuestas

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información aquí

Acepto