Pintura maya

Pintura maya

Pintura maya

Candela Vizcaíno

 

Reduciendo muchísimo un tema tan complejo como es el de una cultura ancestral con milenios de historia, el arte maya se divide en tres etapas que corresponden, a grandes rasgos, con tres zonas arqueológicas distintas. Son: 

1.- El preclásico, que se extiende desde el siglo X a.C. hasta el 300 y floreció en el área meridional de lo que son las montañas de Guatemala, sur de Chiapas y actual El Salvador. Los restos evidencian influencias del arte tolteca

2.- El clásico, desde el 300 hasta el 900 focalizado en la actual Reserva de la Biosfera Maya (Guatemala), Belice, Honduras y los estados mexicanos de Tabasco y Quintana Roo. Es esta una cultura sofisticada cuyo sustrato es el nahua. Conocían nociones matemáticas avanzadas (la existencia del cero, por ejemplo) y de astronomía. De esta época son los fascinantes emplazamientos de la arquitectura maya de Uxmal o Palenque. 

3.- El tercer estadio es el conocido como postclásico y alcanza el año 1250 aproximadamente floreciendo en el Yucatán. Es aquí donde podemos admirar, entre cenotes formados por la filtración de agua a través del suelo calcáreo, espectaculares y grandiosas construcciones como las de Chichén Itzá. 

Esto es, tenemos un movimiento que va desde el sur de la costa del Pacífico, atraviesa la selva para desembocar en las ciudades de Yucatán más al norte y hacia la costa este, la del Atlántico. Las últimas ciudades, como Tulum, no solo evidencian una cultura en decadencia sino también incursiones violentas al presentar murallas defensivas que no disponían otros emplazamientos mayas anteriores. Pues bien, la pintura maya que se ha conservado pertenece a los últimos siglos  del clásico y al postclásico. La gran mayoría de lo supuestamente realizado anteriormente se ha perdido o no ha sido encontrado.

Pintura maya Codice Madrid

Características de la pintura maya 

1.- La más interesante es aquella que se encuentra sobre frescos realizados con una mezcla de goma vegetal y minerales locales. Tampoco hay que desdeñar las ejecutadas sobre vasos, vasijas, platos, cántaros o utensilios de uso cotidiano que evidencian los mismos motivos que las murales.  

2.- Las pinturas de los mayas más antiguas presentan elementos esquemáticos o simbólicos y progresivamente van evolucionando hacia un estilo realista.  

3.- Este realismo se utiliza para plasmar escenas profanas, aunque también se encuentran elementos propios de los mitos de la cultura maya. 

4.- Los colores que predominan son el azul, el rojo o el ocre. Las figuras están delineadas con un trazo negro tal como nos encontramos en los pocos códices mayas que se han conservado.  

5.- Aunque reflejan una intención de volumen, la perspectiva es tosca. Esta se realiza dividiendo la narración en varios planos significativos y lineales, normalmente de «lectura» de abajo hacia arriba. Dentro de esta ordenación, las figuras y los protagonistas humanos se sitúan de manera desordenada o en corro. Para indicar lejanía, se dibujan los protagonistas en menor tamaño. 

6.- La gran mayoría de los frescos con pintura maya que han llegado hasta nosotros nos hablan de momentos históricos importantes para esta comunidad. Tal es el caso de las obras pertenecientes a Bonampak, descubiertas en 1946 por Giles Healy. Son del siglo VIII y en ellas se agasaja y se presenta a la comunidad el nuevo heredero recién nacido. En otras se narran o describen aspectos relevantes de la cultura maya con su división social, el ritual del sacrificio de los prisioneros e, incluso, momentos de la vida cotidiana. 

Pinturas mayas importantes 

 PINTURA MAYA MURAL DE LOS GUERREROS

El mural del Templo de los Guerreros de Chichén Itzá 

La más conocida es la que representa el traslado de prisioneros a través de un río. La obra está realizada de forma plana y la perspectiva se consigue estratificando la narración en varios niveles. En el primero (contando desde abajo) se ha representado un río con todo lujo de detalle, incluso dibujando elementos de la fauna marina. Se señala el movimiento del agua de manera elemental con líneas curvas en negro. Las barcas sobre el río ya nos dice del factor humano y, por tanto, civilizador.  

La obra pretende recoger el mundo maya al completo, ya que el siguiente nivel es el de la tierra (tras el agua) con sus árboles estilizados de doble copa y las chozas con tejado de paja diseminadas por la obra. A este estrato significativo pertenecen los artesanos, porteadores y figuras sentadas que se desperdigan por el relato. 

Entendemos que el elemento aire también está presente en la obra con esa ave que se precipita en picado hacia el curso del agua o con lo etéreo representado simbólicamente en la serpiente en espiral de la esquina superior derecha. 

Pintura Maya Bonampak 2 

Murales prehispánicos de Bonampak  

De mayor complejidad son estas pinturas mayas realizadas en el siglo VIII y que se refieren a hechos históricos acaecidos entre el 790 y el 792. Pertenecen a las últimas décadas del periodo clásico y pueden decirse que son las mejores conservadas hasta ahora. Estos murales revisten completamente el interior de un templo semipiramidal. 

Los murales de Bonampak, además, se encuentran en tres cuartos distintos. En el primero, se presenta al heredero, hijo del rey Yajaw Chan Muwan II. En el segundo, se rinde homenaje a la victoria de dicho rey sobre las tribus vecinas, hecho acaecido en el año 792. Y, en el tercero, se representa una fiesta con sus músicos y perceptivo banquete. En la obra predomina un bonito color azul que se combina con el cobrizo aportando un gran impacto visual al conjunto. 

Las escenas son realistas y los distintos personajes están retratados de manera diferenciada, de perfil, vestidos con sus atuendos y tocados particulares. La geometría, como la de la mesa de la celebración, es elemental, sin perspectiva, con los platos dibujados de frente. 

Como otros ejemplos de pintura maya, la narración se ha realizado por niveles claramente diferenciados por una línea negra y, además, por la combinación de los colores de fondo. Son obras, en esencia, para ser «leídas», para que sean actas históricas de las gestas de un soberano. 

Por Candela Vizcaíno | Doctora en Comunicación por la Universidad de Sevilla 

 

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios
image.jpeg Filosofia Historia
 

Mi Último Libro

Cuento infantil
 
el bosque de las respuestas

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información aquí

Acepto