10 mujeres pintoras famosas de la historia

Mujeres pintoras famosas

Mujeres pintoras famosas

Candela Vizcaíno

 

La lista tiene los 10 nombres de mujeres pintoras famosas, pero, por supuesto, fueron muchas más. Si traigo este número (diez) es, sencillamente, porque la enumeración y mínimo abordaje de todas las que son (aunque no estén) superaría con creces el espacio de un artículo divulgativo online. Y todo ello a pesar de que las condiciones sociales, culturales y políticas no han sido las adecuadas para el desarrollo femenino hasta hace escasas décadas. Sin embargo, todas ellas lograron abrirse un hueco (incluso disfrutando de merecida fama en vida) en los libros de historia. Otras, como el caso de Bárbara Longhi (1552-1638), ofrecieron de forma casi anónima su trabajo al taller familiar. Si sigo con los ejemplos, la labor callada de los scriptoria de la cultura medieval no era el propicio para la vanidad de la firma. Aun así, nos ha llegado el buen hacer de la monja Ende (que vivió en el siglo X), iluminadora de uno de los Beatos más hermosos que han llegado hasta nosotros: el de Gerona. Y eso sin contar que fueron muchas las que sufrieron la apropiación de su trabajo, fuerza y talento llegando, incluso, a situaciones de tragedia, como el caso de Camille Claudel (1864-1943), encerrada en un manicomio por orden de su familia. Porque a lo largo de la historia, las mujeres pintoras, artistas, literatas o, simplemente, de corazón salvaje, tuvieron que hacer frente a innumerables retos más allá del requerido por su trabajo creativo. Hoy tenemos esta lista de las diez imprescindibles mujeres pintoras famosas que hay que conocer sí o sí.

Mujeres pintoras famosas  Sofonisba Anguissola. jpg  

1.- Sofonisba Anguissola (1535-1625)  

Si los impedimentos fueron múltiples a la hora de desarrollar el talento creativo femenino, no fue el caso de Sofonisba Anguissola, perteneciente a una familia noble que alentó la formación artística de todos sus vástagos. Ya desde niña demostró sus cualidades para el dibujo y su padre se encargó de enseñar parte de sus trabajos a Miguel Ángel Buonarroti que alabó públicamente la calidad de los mismos. Tanto se abrió desde joven las puertas de los encargos y del éxito que fue llamada por el rey Felipe II. A la corte española llegó con tan solo veinte años y allí realizó retratos de la familia real a la par que se desempeñaba como dama de compañía de la reina Isabel de Valois. Vuelve a Italia en 1568. Se casa con Fabrizio Moncada y, con su esposo, se instala en Sicilia continuando con su tarea de pintora. Logra encargos religiosos (los mejores pagados en la época) como la Madonna dell’Itria. En 1572 se encuentra viuda y se instala en Liguria. Se vuelve a casar con Orazio Lomellini. El matrimonio monta casa en Génova. Y allí Sofonisba Anguissola se vale del ambiente enriquecido con el comercio al retratar (por encargo y previo pago) a los miembros de la aristocracia local. Muere a la edad de 90 años. 

  • Susana y los viejos (1610) de Artemisia Gentileschi
    Susana y los viejos (1610) de Artemisia Gentileschi
  • Jael y Sisara (1620) de Artemisia Gentileschi
    Jael y Sisara (1620) de Artemisia Gentileschi
  • Cleopatra de Artemisia Gentileschi
    Cleopatra de Artemisia Gentileschi
  • Judith y su sirvienta de Artemisia Gentileschi
    Judith y su sirvienta de Artemisia Gentileschi
  • María Magdalena en éxtasis de Artemisia Gentileschi
    María Magdalena en éxtasis de Artemisia Gentileschi
  • Sansón y Dalila de Artemisia Gentileschi
    Sansón y Dalila de Artemisia Gentileschi
  • Lucrecia de Artimesia Gentileschi
    Lucrecia de Artimesia Gentileschi
  • Judith decapitando a Holofernes de Artemisia Gentileschi
    Judith decapitando a Holofernes de Artemisia Gentileschi
  • Nacimiento de San Juan Bautista
    Nacimiento de San Juan Bautista
  • Salomé con la cabeza de San Juan de Artemisa Gentileschi
    Salomé con la cabeza de San Juan de Artemisa Gentileschi
 

2.- Artemisia Gentileschi (1593-1654)

La figura de una de los grandes pintores barrocos (de cualquier lugar y condición) está siendo rehabilitada en las últimas décadas ocupando el trono que se merece en los libros de arte. Hija del pintor Orazio Gentileschi, se inició en los rudimentos de la pintura en el estudio de su padre siguiendo la técnica de Caravaggio. Desde sus inicios trató los temas bíblicos desde una vertiente femenina. Y esta se convirtió en feminista (y vengadora casi) tras sufrir una terrible violación por parte de un discípulo de su padre antes de cumplir los 18 años. A pesar de los gritos de auxilio, no fue socorrida por las mujeres de la casa. Y, a pesar de ser una víctima, fue sometida a un juicio humillante y bajo tortura con el fin de doblegar su voluntad. No lo hizo. Y tampoco abandonó los pinceles. Es más, ese trauma lo transformó de tal modo que las mejores obras de Artemisia Gentileschi (como Judith decapitando a Holofernes) nos muestran una combinación aterradora de sangre, violencia y fuerza difíciles de encasillar incluso en el arte barroco más monstruoso y grotesco. Y todo ello fue ejecutado con una técnica sublime en la que los claroscuros toman forma y las escenas brillan a pesar del dramatismo y la brutal narración. Artemisia logró criar dos hijas ella sola y vivir con cierta comodidad y de forma independiente únicamente con los beneficios económicos que le reportaba su oficio artístico. Hoy es unánime insertar la mayor parte de sus obras en la lista de las mejores pinturas barrocas de la historia. 

 

  • Mary Cassat: La hora del té (1880)
    Mary Cassat: La hora del té (1880)
  • Mary Cassat: Mujer con sombrero negro y verde (1890)
    Mary Cassat: Mujer con sombrero negro y verde (1890)
  • Niña en sillón azul 1878
    Niña en sillón azul 1878
  • Mary Cassat: La fiesta en el barco (1893-1894)
    Mary Cassat: La fiesta en el barco (1893-1894)
  • Mary Cassat: Madre e hija (1902)
    Mary Cassat: Madre e hija (1902)

3.- Mary Cassat (1844-1926)

Incluso en una fecha tan cercana a la nuestra como el siglo XIX las mujeres tenían vetada todo tipo de educación superior. Recluidas en el entorno del hogar, únicamente las que provenían de familias adineradas podían recibir algún tipo de instrucción. Este es el caso de una de las mujeres pintoras famosas perteneciente al impresionismo. Nacida en Estados Unidos, Mary Cassat se formó en París donde aprendió las técnicas novedosas que, por entonces, trabajaban los artistas del Salón de los Independientes. Si bien trabaja la pincelada suelta y las posibilidades de la luz, no sigue a rajatabla las características del impresionismo, ya que sus obras muestran preferencias por interiores hogareños en lugar del gusto por la naturaleza de sus compañeros. Se vuelca, así, en narrar un mundo femenino, maternal, hogareño, sencillo y relajado donde el color toma protagonismo por sí solo. Es una de las mujeres pintoras famosas que han tenido mayor proyección internacional incluso tras su muerte. 

Mujeres pintoras famosas Berthe Morisot Dias de verano 

4.- Berthe Morisot (1841-1895)

Inserta también en la corriente impresionista, Berthe Morisot es una de las pintoras que pudo acceder a formación reglada. Perteneciente a una familia adinerada, estudió en la École des Beaux-Arts de París y también directamente con Corot. Expuso en el Salón en 1864 con críticas negativas y, al año siguiente, ya formaba parte del círculo de Manet, tanto que se casó con su hermano pequeño, Eugène. Su obra es de una sutil delicadeza caracterizada por la pincelada sutil propia del impresionismo. Sus lienzos giran alrededor de la figura humana tanto inserta en interiores (como La cuna de 1872) como en un ambiente natural o de jardín (ejemplo de ello es Día de Verano que reproduzco en la entrada). Sin embargo, al contrario que sus compañeros masculinos que se regodean en grandes paisajes, el universo pictórico de Morisot es, esencialmente, doméstico, de jardín, de elegantes figuras femeninas pertenecientes a la alta sociedad de la que ella misma provenía. Sus obras rezuman delicadeza, tranquilidad, sencillez y serenidad.

 Mujeres pintoras famosas Sonia Delaunay  Prismas electricos

5.- Sonia Delaunay (1885-1979) 

La vida de una de las más reconocidas pintoras de las vanguardias históricas comienza por un peregrinaje entre distintos puntos de Europa. Nace en Odessa. Sus estudios básicos se desarrollan en San Petersburgo. Continúa su formación en la escuela Karlsruhe de Alemania hasta recalar en París en 1906. Allí (por entonces emplazamiento ombligo del mundo en todos los aspectos), se casa con el también pintor Robert Delaunay, adoptando su apellido. Su obra pictórica bebe del cubismo órfico, con características del arte abstracto y con un gusto por los colores fuertes, brillantes y contrastados. También trabajó en el campo de la moda, utilizando los vestidos como fórmula de expresión artística. La acogida de una de las mujeres pintoras famosas de la historia se materializa en este hecho: disfrutó de de una exposición en vida (nada más y nada menos que en el Museo del Louvre). Murió a los noventa y cuatro años. 

 

  • Música Azul y Verde (1921) de Giorgia O'Keeffe
    Música Azul y Verde (1921) de Giorgia O'Keeffe
  • Dos calas sobre fondo rosa (1928) de  Giorgia O'Keeffe
    Dos calas sobre fondo rosa (1928) de Giorgia O'Keeffe
  • Número 8 especial (1916)  de Giorgia O'Keeffe
    Número 8 especial (1916) de Giorgia O'Keeffe
  •  Giorgia O'Keeffe: MI chabola
    Giorgia O'Keeffe: MI chabola

6.- Georgia O´Keeffe (1887-1986)

He tratado la vida y la obra de esta original pintora norteamericana en otro espacio de este sitio.  Estudió en la School of Art Institute de Chicago y muy pronto expuso en los círculos vanguardistas de New York con notable éxito. El opus artístico de Georgia O’Keeffe se centra en la reproducción de maravillosas flores que actúan como auténticos símbolos sexuales. Estas aparecen ampliadas y amplificadas utilizando un trazo suave y elegante.  Dicho esto, sus últimas obras (menos conocidas que las primeras) reflejan el sobrecogedor paisaje desértico de Nuevo México donde tuvo, primero, una casa y, posteriormente, residencia fija. Este espacio salvaje es retratado de forma naturalista, exento de cualquier figura o presencia humana y con un profundo despojo de todo artificio. Son también famosos los trabajos en los que los cráneos, huesos y cornamentas de animales cobran protagonismo. Tras su muerte, su obra fue adquirida por grandes museos internacionales. 

Tamara de Lempicka Autorretrato en  Bugatti verde 

7.- Tamara de Lempicka (1898-1980)

Exponente máximo del art decó de las primeras décadas del siglo XX, sus obras presentan figuras humanas en un ambiente sofisticado y desinhibido. El uso del color y de la posición es extremadamente novedoso así como la narrativa de algunas de sus obras. Ejemplo de este extremo es la pieza reproducida en la entrada: Autorretrato en verde conduciendo un Bugatti. La artista, con esta visión y narrativa de su vida, se convierte, así, en icono feminista ofreciendo una imagen de un ser independiente que conduce (con todo lo que implica simbólicamente) y que se maneja por sí misma. A pesar del éxito de sus primeros años, su vida se deslizó por una pendiente destructiva de fiestas, alcohol y drogas. 

Remedios Varo Ciencia Inutil o. El Alquimista 

8.- Remedios Varo (1908-1963) 

Nacida en un pueblo de Gerona, con 15 años se matricula en la Academia de Arte de Madrid para después continuar su formación en París. A su regreso, forma parte del grupo Logicofobista, en la vanguardia de la vanguardia. De ideas republicanas, se involucra en este bando durante la Guerra Civil y luego se exilia, primero, a Francia, y posteriormente, con el nazismo, a México. Allí crea lo mejor de su obra ya inserta en las principales características del surrealismo, el movimiento más importante de la segunda mitad del siglo XX. Su obra, al día de hoy, es motivo de litigio económico y legal. 

Maruja Mallo Sorpresa del grano 

9.- Maruja Mallo (1902-1995)

Una de las mejores representantes del surrealismo, es la primera mujer pintora española admitida en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y tiene presencia propia en ese templo del arte moderno que es el Museo Reina Sofía de Madrid. Sus primeras obras son coloridas y optimistas para ir apagándose conforme va pasando el tiempo y los avatares históricos. Tras la Guerra Civil, huyó a Argentina. Regresó a España en 1962 donde murió en 1995. Sus últimos trabajos, con un claro referente político y de compromiso social, están impregnados de un fuerte simbolismo. 

 Frida Kahlo Autorretrato con monos

10.- Frida Kahlo (1907-1954)

Es quizás la gran pintora de todo el siglo XX y uno de los referentes internacionales de la historia del arte. Tanto es así que sus autorretratos actúan como iconos simbólicos o referenciales. Además, sus obras son símbolos universales que representan la trascendencia del dolor tanto en el plano físico como en el anímico. Aquejada de polio desde pequeña, sufrió un terrible accidente con tan solo 18 años rompiéndose la columna y debatiéndose un tiempo entre la vida y la muerte. A lo largo de su vida tuvo más de treinta operaciones con la tecnología de la época. Tal grado de sufrimiento físico lo sublimó en sus obras. A igual que el dolor anímico de una auténtica relación tóxica con el también pintor Diego Rivera. Sus lienzos son de una personalidad única e irrepetible al impregnarse de los relatos míticos mexicanos y de los símbolos universales que conforman el arquetipo de Jung. El realismo y el trazo firme de los mismos participan tanto del surrealismo como del muralismo que tanta acogida tuvo (y tiene) en su país, México. Sin embargo, su trascendencia llega por su difícil clasificación y originalidad. Frida Kahlo, al día de hoy, no solo es referente universal dentro de las mujeres pintoras famosas sino de un feminismo que encuentra en su obra una sublimación de cualquier tipo de dolor.  

Ni que decir tiene que esta corta lista de las mujeres pintoras famosas más importantes de la historia no se acaba en esta enumeración. Las creadoras que, a lo largo de los siglos, han impuesto una visión novedosa de una realidad que nos concierne a todos, son muchas más, incluso tras sufrir una reiterada política de cancelación en forma de silencio en los libros de arte. Sin embargo, las diez que traigo hoy han aportado un legado de tal envergadura que sus nombres son imprescindibles de la cultura general.  

Por Candela Vizcaíno | Doctora en Comunicación por la Universidad de Sevilla

 

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios

el bosque de las respuestas

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información aquí

Acepto